Blindados en la campaña malaya 1942.

La guerra en el Pacífico

Moderador: José Luis

Responder
Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10954
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Blindados en la campaña malaya 1942.

Mensaje por tigre » Lun Feb 01, 2021 1:11 am

Hola a todos :-D; empleo de tanques por parte de los japoneses en la campaña............................

La batalla del río Slim: Malaya, 07 de enero de 1942.

En su mayor parte, la historia del empleo de blindados por los japoneses en la guerra del Pacífico fue una triste historia de pequeñas unidades empleadas en funciones estáticas o de apoyo de infantería. La campaña malaya es el único caso de la Segunda Guerra Mundial en el que los japoneses utilizaron tanques de forma eficaz en un papel de explotación. El mejor ejemplo de esta campaña ocurrió en la batalla del río Slim el 07 de enero de 1942.

La derrota británica en Malaya ha sido objeto de muchos conceptos erróneos, el mayor de los cuales se produjo debido a la capacidad superior de lucha de los japoneses en la jungla. De hecho, se libraron muy pocos combates a más de unos pocos kilómetros de las carreteras transitables. La batalla por Malaya fue una batalla por los corredores de maniobra a través de las montañas y junglas malayas. Estos corredores tenían desde 50 metros hasta varios kilómetros de ancho, y estaban cultivados con plantaciones de árboles de caucho y otros tipos de agricultura.

Las ciudades salpicaban las carreteras principales y los ferrocarriles corrían a lo largo de los corredores. Aunque ciertamente exuberantes con vegetación, los corredores no se pueden clasificar realmente como selva. Significativamente, las plantaciones de caucho tenían numerosos caminos laterales que conectaban con la carretera principal y permitían transitabilidad paralela.

Para el 05 de enero de 1942, los británicos estaban en plena retirada del norte de Malaya. Habían sufrido durante un mes de enfrentamientos desastrosos, forzados a retirarse posición tras posición por los envolvimientos japoneses. En más de una ocasión, las unidades británicas que se dirigían a la carretera tuvieron que atacar a través de las barricadas japonesas para poder retirarse. Esta serie ininterrumpida de desastres había dejado su huella en todas las unidades británicas comprometidas, en particular en la 11° División India, que había protagonizado gran parte de los combates.

Los hombres que iban a ocupar las defensas en el río Slim estaban extremadamente fatigados y sufriendo de una baja en su moral por las derrotas constantes. Los japoneses, por otro lado, estaban en racha. Aunque menos en número de hombres, pudieron concentrar de manera más efectiva su poder de combate a lo largo de los corredores de maniobra. Sus tácticas eran simples pero efectivas.

Su avanzada, un batallón reforzado de elementos de armas combinadas, incluida la infantería (a menudo montada en bicicletas), blindados e ingenieros, se movería por el corredor hasta que hicieran contacto. Si no eran capaces de romper inmediatamente, los japoneses lanzarían envolvimientos de infantería del tamaño de un batallón o regimiento para ponerse detrás de las posiciones británicas, cortar sus líneas de comunicación y atacarlos por sus flancos desprotegidos.

La clave del éxito japonés fue su capacidad para mantener el impulso y mantener la presión sobre los británicos. El 04 de enero, las Brigadas 12ª y 28ª de la 11° División India se trasladaron a posiciones por delante de Trolak y se extendieron en profundidad hasta las proximidades del puente sobre el río Slim. El Comandante de la división, el General Paris, esperaba prevenir los efectos anteriores de los envolvimientos japoneses poco profundos colocando a sus tropas en profundidad. Para citarlo:

“En este país, hay una y solo una característica táctica que importa: las carreteras. Estoy seguro de que la respuesta es mantener las carreteras en profundidad”. Esta afirmación no es tan irrazonable como puede parecer a primera vista.

Aunque la cola logística japonesa era considerablemente más corta que la de los británicos, todavía tenía que utilizar el sistema de carreteras para mantener su fuerza. El General Paris razonó que cualquier intento japonés de realizar un breve envolvimiento a través de la jungla, como se experimentó anteriormente, podría ser contraatacado en profundidad por la brigada. El corredor de maniobras no presentaba mucho más que el frente de un solo batallón, incluso considerando los puestos de avanzada y elementos de seguridad ubicados hasta un kilómetro en la jungla a cada lado. En lugar de intentar extender sus fuerzas al monte para enfrentarse a los japoneses mientras se estaban infiltrando, los británicos comprometerían reservas para contraatacarlos cuando aparecieran. Esto mantendría a sus fuerzas móviles a lo largo del sistema de carreteras.

Fuente: A Study In Armored Exploitation. Lieutenant Colonel Martin N. Stanton. ARMOR — May-June 1996.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10954
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Blindados en la campaña malaya 1942.

Mensaje por tigre » Dom Feb 07, 2021 7:23 pm

Hola a todos :-D; algo más al respecto............................

La batalla del río Slim: Malaya, 07 de enero de 1942.

La 12ª Brigada tomó posiciones de avanzada con sus batallones dispuestos en profundidad, comenzando en las proximidades del poste de la milla 60 y extendiéndose hasta el poste de la milla 64 (ver mapa debajo). Dos batallones del ejército indio ocuparon las posiciones avanzadas; el 4/19 Hyderabad ocupó la posición de avanzada inicial y el 5/2 Punjabi ocupó la defensa principal aproximadamente a una milla atrás.

Un tercer batallón británico, el Argyl and Sutherland Highlanders, se colocó en las cercanías de la aldea de Trolak, donde la jungla comenzó a abrirse hacia una carretera estatal. La reserva de la brigada, el 5/14 Punjabis, se ubicó en Kampong Slim con la misión de estar preparada para trasladarse a una posición de bloqueo a una milla al sur de Trolak, cerca del poste de la milla 65. Las posiciones de la 28ª Brigada estaban al sur de la 12ª a lo largo del corredor de maniobras , y se dispusieron como batallones individuales en profundidad, al igual que la 12ª Brigada. Sin embargo, en la madrugada del 07 de enero, la brigada aún no había ocupado las posiciones, habiendo recibido instrucciones del General Paris de descansar y reorganizarse. Las unidades de infantería británicas tenían rifles antitanques de 12,7 mm y cañones antitanques de 40 mm. Los rifles AT fueron solo marginalmente efectivos. Los cañones AT penetrarían fácilmente en cualquier tanque japonés.

Una clave del esquema defensivo serían las defensas y los obstáculos a lo largo de la carretera principal. Los británicos deberían haber tenido tiempo suficiente para construir defensas que hubieran impedido un rápido avance japonés. Los británicos también se estaban preparando para demoler numerosos puentes a lo largo de la carretera principal. Sin embargo, varios factores conspiraron contra ellos.

El primer factor fue la fatiga. Sus fuerzas estaban cansadas, hasta el punto de que no hicieron un buen análisis del terreno cuando se establecieron en su defensa. Había muchos tramos de la antigua carretera paralelos a los tramos más nuevos que se habían optimizado. Estos viejos tramos corrían junto a la carretera principal a través de la selva y eran excelentes avenidas de acceso. También había numerosos caminos secundarios a través de las plantaciones de caucho, y muchos de estos caminos se pasaron por alto. Otros fueron notados, pero no se les asignaron fuerzas suficientes.

En segundo lugar, todas las unidades británicas habían sufrido numerosas bajas. Muchas de sus formaciones estaban bajo un liderazgo nuevo y más joven. Estos líderes estaban tratando de hacer frente a la monumental tarea de reorganizar sus unidades afectadas mientras realizaban preparativos defensivos, y sufrían de fatiga tanto (si no más) que sus tropas.

Otra deficiencia británica crítica fue el equipo de comunicaciones. La 11º División India había perdido gran parte de su equipo de señales en la retirada de un mes antes de la batalla de Slim River. Como resultado, no había suficientes equipos de comunicaciones para instalar cables de comunicación entre las brigadas.

Esta falta de comunicaciones, combinada con la fatiga, también impidió que la artillería británica se instalara y registrara sus baterías para apoyar las posiciones de infantería. Por último, los japoneses dominaban por completo el aire. Esto impidió que los británicos aumentaran sus suministros a la luz del día y limitó severamente el alcance de su preparación defensiva.

Todos estos factores se combinaron para privar a los británicos de su oportunidad de construir una defensa cohesiva. Tenían suficiente material de barrera, en forma de minas, bloques de hormigón y alambre de púas para construir un sistema de obstáculos eficaz en profundidad, pero en el momento del ataque japonés, solo una fracción de este equipo se había adelantado. En el lugar donde los japoneses realmente penetraron, solo había 40 minas AT y algunos bloques de concreto emplazados cuando los japoneses atacaron. En la tarde del día 05, el 5/16 británico (la fuerza de cobertura) se retiró, y poco después la vanguardia del 42º Regimiento japonés, perteneciente a la 5º División de Infantería, se puso en contacto con los elementos de avanzada del batallón de Hyderabad. Los japoneses sondearon las posiciones de avanzada de los Hyderabads y fueron rechazados. El comandante de la vanguardia japonesa, Coronel Ando, ​​decidió esperar los tanques y otras tropas de apoyo. Los japoneses pasaron el 06 de enero reconociendo las defensas británicas y preparándose para su habitual infiltración a lo largo de los flancos del adversario.

Imagen
Disposición de las fuerzas en el área del río Slim, enero de 1942......................................

Fuente: A Study In Armored Exploitation. Lieutenant Colonel Martin N. Stanton. ARMOR — May-June 1996.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10954
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Blindados en la campaña malaya 1942.

Mensaje por tigre » Dom Feb 14, 2021 4:55 pm

Hola a todos :-D; algo más al respecto............................

La batalla del río Slim: Malaya, 07 de enero de 1942.

El Mayor Shimada, el comandante de la unidad de tanques japonesa agregada al 42° de Infantería (una compañía más 17 tanques medianos y 3 ligeros del batallón de tanques orgánicos de la 5° División de Infantería japonesa) imploró al Coronel Ando que se le permitiera atacar directamente por la carretera. Ando al principio se mostró escéptico, pero finalmente accedió, razonando que si el ataque blindado fallaba, la infiltración aún podría continuar. La compañía de tanques japonesa, con una compañía de infantería agregada y un pelotón de ingenieros en camiones, estaba programada para comenzar el asalto a las 03:30 horas la mañana siguiente (07 de enero).

El ataque japonés comenzó con concentraciones de artillería y morteros que caían sobre las posiciones de avanzada del 4/19 Hyderabad, mientras que al mismo tiempo las unidades de infantería asaltaban las posiciones de avanzada de los Hyderabads y los ingenieros despejaban los primeros obstáculos antitanques a lo largo de la carretera. Aproximadamente a las 04:00 horas, la columna blindada japonesa comenzó a avanzar, los miembros de la tripulación inicialmente guiaron en tierra sus vehículos a través del obstáculo británico.

Los Hyderabads no tenían cañones antitanques, pero lograron pedir fuego de artillería sobre los japoneses, lo que inutilizó a un tanque. El resto de la columna japonesa atravesó la brecha y continuó por la carretera hasta la siguiente posición del batallón. Detrás de ellos, el resto del 3er Batallón, 42º de Infantería, completó la destrucción del batallón Hyderabad, dejando solo elementos desorganizados y flanqueados para ser limpiados más tarde.

La columna japonesa siguió adelante. A las 04:30 horas, había alcanzado el cinturón defensivo principal del 5 / 2º Batallón Punjabi. El tanque al frente chocó contra una mina y quedó inutilizado, y el resto de la columna se apiló detrás del vehículo alcanzado casi tanque contra tanque. Los punjabis intentaron dañar a los tanques japoneses con cócteles Molotov y rifles antitanques de 12,7 mm, pero fueron detenidos en gran medida por un gran volumen de fuego de los tanques y la infantería japoneses. En este punto, los japoneses encontraron una de las carreteras de desvío sin vigilancia que corría paralela a la carretera principal y la tomaron, evitando las defensas del Batallón Punjabi y tomándolas por el flanco. La defensa de los punjabis se colapsó en una serie de pequeñas unidades que luchaban donde estaban o intentaban escapar. Los blindados japoneses continuaron, dejando al incansable 3er Batallón, 42° de Infantería y otros elementos de la vanguardia japonesa para completar la destrucción de los Punjabis.

Desafortunadamente para los británicos, esta fue la última posición defensiva preparada frente a los japoneses. Los punjabis habían emplazado solo un pequeño campo de minas. A pesar de esto, de alguna manera lograron detener a los japoneses durante casi una hora, sufriendo muchas bajas por el fuego de los tanques, antes de que los japoneses encontraran otro desvío y avanzaran de nuevo. Eran alrededor de las 06:00 horas; los japoneses explotaban como corredores campo traviesa. Casi 1.000 soldados británicos e indios habían muerto, eran prisioneros o fugitivos en pequeños grupos que se dirigían al sur a lo largo del borde de la jungla.

Trágicamente para los británicos, ninguna noticia del fiasco había llegado ni a los batallones restantes de la 12ª Brigada (los Argyls y el 5/14 Punjabis) ni a la 28ª Brigada. El puño blindado japonés, (unos 16 tanques fuertes en este punto), con lo que quedaba de la infantería y los ingenieros acompañantes, continuó hacia el sur a un ritmo rápido.

La siguiente unidad que encontraron fueron los desprevenidos Argyl y Sutherland Highlanders, que habían establecido dos barricadas en su sector defensivo. La velocidad del movimiento japonés y la naturaleza abismal de las comunicaciones británicas cogieron a los Argyls desprevenidos y sin preparación. La columna japonesa irrumpió en la primera posición de bloqueo casi antes de que los Argyls pudieran ofrecer resistencia. La lucha en la segunda barricada tomó solo un poco más de tiempo, y los japoneses destruyeron varios vehículos blindados británicos antes de continuar. El resto del batallón Argyl fue engullido por la infantería japonesa que seguía de la misma manera que los otros batallones.

Para su crédito, los Argyls lucharon ferozmente en pequeños grupos y mantuvieron a la infantería japonesa más tiempo que cualquiera de los otros batallones. Esto, a su vez, aumentó la distancia entre la columna blindada japonesa y la infantería de acompañamiento. Si la 28ª Brigada hubiera tenido una mejor postura defensiva, esto podría haber marcado la diferencia. Tal como estaba, el sacrificio de los Argyls fue en vano.

Fuente: A Study In Armored Exploitation. Lieutenant Colonel Martin N. Stanton. ARMOR — May-June 1996.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10954
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Blindados en la campaña malaya 1942.

Mensaje por tigre » Dom Feb 21, 2021 4:22 pm

Hola a todos :-D; algo más al respecto............................

La batalla del río Slim: Malaya, 07 de enero de 1942.

Los tanques japoneses aprovecharon al máximo la confusión en la defensa británica para continuar su avance por la carretera principal hacia el puente del río Slim. Al llegar a Trolak, dispersaron a los ingenieros que preparaban el puente para su demolición. El líder del pelotón de tanques, el Teniente Watanabe, se bajó personalmente de su tanque de mando y cortó los cables eléctricos de demolición con su espada. El teniente y el comandante de su compañía sintieron que debían mantener el impulso en el avance y que era urgente mantener la presión sobre los británicos desorganizados. Los tanques japoneses y los pocos ingenieros e infantería que de alguna manera se habían quedado con ellos se lanzaron hacia adelante. Eran aproximadamente las 07:30 horas. Al sur de Trolak, los blindados japoneses se encontraron con los punjabis del 5/14, que avanzaban por la carretera en una columna de marcha hacia su posición de bloqueo designada. Los tanques atravesaron literalmente al sorprendido batallón, ametrallando a un gran número de punjabíes antes de que pudieran salir de la carretera. En solo unos minutos, la reserva de la 12ª Brigada dejó de existir como unidad efectiva. Los blindados japoneses continuaron su avance desenfrenado por la carretera principal.

Los británicos habían perdido la pista de la batalla. El General Paris no fue informado del avance hasta las 06:30 horas. Inmediatamente ordenó a la 28ª Brigada que ocupara sus posiciones defensivas y que destacara su batería antitanque hacia la 12ª Brigada. Desafortunadamente, la batería se encontró con los japoneses mientras avanzaba por la carretera y fue destruida antes de que pudiera emplazar sus armas y enfrentarse al enemigo. Por lo tanto, una de las pocas unidades de la 28ª Brigada que fue capaz de detener a los blindados japoneses fue eliminada al comienzo de la lucha de esa brigada. Increíblemente, la 28ª Brigada no había recibido noticias de la completa penetración de la 12ª Brigada.

Los tanques japoneses se estrellaron contra la 28ª Brigada mientras se movía a sus posiciones defensivas y la barrieron a un lado en una serie de breves y sangrientos encuentros. Al igual que el 5/14° Punjabis, el 2/1° Gurkhas fue sorprendido en una columna de marcha en la carretera mientras se movían a sus posiciones defensivas y sufrieron graves bajas antes de que pudieran apartarse del camino de los blindados japoneses. Los otros batallones de la 28ª Brigada, 2 / 9º y 2 / 2º Ghurkas, intentaron entablar combate con los blindados japoneses, pero sin obstáculos antitanques y solo unos pocos rifles AT de 12,7 mm, fueron rápidamente sobrepasados.

Los blindados japoneses siguieron avanzando por la carretera, disparando a las columnas de transporte e interrumpiendo los esfuerzos de demolición en la carretera y en tres puentes menores. Los tanques japoneses ya habían dejado atrás por completo a la infantería e ingenieros que los acompañaban. Los batallones de infantería de seguimiento continuaron luchando a través de las defensas desorganizadas que pasaban por alto los blindados. A continuación, los tanques japoneses destruyeron dos baterías de artillería del 137º Regimiento de Campaña antes de llegar al puente del río Slim aproximadamente a las 08:30 horas. Las defensas antiaéreas del puente consistían en cañones antiaéreos Bofors de 40 mm.

Estos enfrentaron a los tanques japoneses pero fueron ineficaces: sus proyectiles no penetraron. Sus tripulaciones sufrieron muchas bajas por el fuego de respuesta japonés. Los artilleros antiaéreos y los ingenieros que preparaban las demoliciones en el puente del río Slim se dispersaron. El Teniente Watanabe (que estaba herido en ese momento) dirigió el fuego de ametralladora de su tanque contra los cables de la demolición del puente y logró cortarlos. La fuerza japonesa (que en ese momento constaba de una docena de tanques) dejó a dos de ellos para proteger el puente y continuó hacia el sur por la carretera principal. Finalmente, después de continuar durante dos millas más, los japoneses se encontraron con otro batallón de artillería británico, el 155º Regimiento de Campaña. Esta unidad de artillería desplegó sus obuses de 4,5 pulgadas en el modo de fuego directo y enfrentó a los japoneses en modo miras abiertas a menos de 200 metros. El principal tanque japonés (comandado por el Teniente Watanabe) fue destruido y toda la tripulación murió. Otros tanques japoneses resultaron dañados. Detenidos por fin, los tanques japoneses regresaron al puente del río Slim para proteger su valioso premio.

La infantería japonesa que acompañaba a los tanques, nada menos que una compañía en fuerza, llegó unas horas más tarde. El cuerpo principal del 42º Regimiento de Infantería no se conectó con la unidad blindada hasta casi la medianoche. Los japoneses habían perdido unos ocho tanques, algunos de los cuales eran recuperables. Sus pérdidas de infantería habían sido moderadas, pero reemplazables. Su moral estaba por las nubes.

Fuente: A Study In Armored Exploitation. Lieutenant Colonel Martin N. Stanton. ARMOR — May-June 1996.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Responder

Volver a “Frente del Pacífico”

TEST