La isla Wake

La guerra en el Pacífico

Moderador: Grossman

Crockett
Miembro
Miembro
Mensajes: 50
Registrado: Mié Ago 10, 2005 8:46 am
Ubicación: Torino, Italia

La isla Wake

Mensajepor Crockett » Vie Ago 12, 2005 1:11 am

Wake es un atolón desértico en el Pacífico central. Fue anexionado por los Estados Unidos en 1899 y, al comenzar la guerra mundial, desempeñaba el papel de estación de tránsito aéreo. Wake fue uno de los primeros objetivos seleccionados por los japoneses para quebrar el poder norteamericano y establecer su cinturón defensivo. Una evidencia más de que Washington esperaba el ataque japonés en otra zona es que la guarnición de Wake estaba a un tercio de sus efectivos cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor.

Imagen
Imagen satelital de la Isla Wake

Imagen
Mapa de la Isla Wake

El día 8 de diciembre de 1941 la población de Wake era de 1.216 civiles, empleados de la Pan American y otras empresas, 449 infantes de marina, 68 marineros y cinco soldados del Ejército de tierra. Mandaba la guarnición el mayor James Devereux, que contaba además, con seis cañones de costa de 127 mm, 12 cañones antiaéreos de 76 mm y 12 anticuados aviones Grumman Wildcats.

No disponía de radar, ni de minas, ni siquiera de alambre de espino. Contra ellos había enviado Japón, al mando del contraalmirante Kajioka, tres cruceros ligeros, seis destructores y una fuerza de desembarco.

Imagen
Mayor James Devereux

Para ablandar cualquier posible resistencia, la aviación japonesa bombardearía la isla antes de la llegada de la fuerza naval. Efectivamente, la guarnición de Wake no había digerido aún la terrible noticia del ataque contra Pearl Harbór, cuando el 8 de diciembre cayeron sobre la isla 36 bombarderos japoneses, que destruyeron siete aviones. Los bombardeos continuaron durante los dos días siguientes, aunque parece que su eficacia fue nula. La fuerza de Kajioka se acercó a la isla la
madrugada del 11 de diciembre- Hacia las cinco de la madrugada, aún de noche, medio centenar de cañones abrieron fuego sobre la isla oscura y silenciosa. Devereux mantuvo callada su pobre artillería, para aprovechar la eficacia de sus 127 a corta distancia. Esto confió a Kajioka -aún eufórico por la gran victoria de Nagumo en las Hawai-, que acercó sus barcos a cuatro kilómetros de la costa para mejor proteger el desembarco. En ese momento abrieron fuego a placer los cañones de Devereux. La segunda salva averió al Yubari, buque insignia. Minutos después se iba a pique el destructor Hayate y eran alcanzados algunos
transportes de tropas, con lo que hubieron de renunciar al desembarco.

Imagen
El soldado Jack E. Davis, junto a una pieza de artillería de defensa costera. Después se encontraría operando un reflector en la cercana Isla Wilkes.

Origen foto:
http://www.mca-marines.org/Leatherneck/dec01wake.htm

Recomiendo la lectura de este artículo, muy interesante, se muestran testimonios de soldados americanos que estuvieron en la isla al momento de la invasión japonesa.

Ya de día, despegaron los cinco aviones que quedaban en la isla y, pese a su debilidad, al no hallar oposición aérea averiaron a dos cruceros ligeros y echaron a pique al destructor Kisavagi... El contraalmirante Kajioka ordenó la retirada de su maltrecha flota, con dos destructores hundidos, averiados media docena de buques y unos 600 hombres perdidos. Dos Wildcats resultaron derribados. Japón no podía tolerar la bofetada. La flota de Nagumo, en su regreso de las Hawai hacia Japón, envió contra Wake a los portaaviones Hiryu y Soryu, acompañados por cuatro destructores y dos cruceros pesados. Era el 16 de diciembre y ese mismo día Kajioka volvió sobre la isla.

Entre los días 18 y 22 de diciembre la guarnición fue bombardeada en multitud de ocasiones. Los últimos Wildcats fueron destruidos. Las piezas antiaéreas cayeron una tras otra. Los cañones de costa, parcialmente dañados, nada pudieron hacer en esta ocasión; en la madrugada del 23 las fuerzas de desembarco japonesas saltaron a tierra en puntos bien elegidos, fuera del alcance de los 127, que recibían una lluvia de metralla lanzada por los grandes cañones de la flota. Sólo una anticuada pieza norteamericana tuvo ese día a su alcance un buque japonés, un viejo destructor que se fue al fondo del mar tras ser alcanzado. Fue la última hazaña testimonial de la guarnición de Wake, que se rendía a las 7,30 de la mañana. Pese a su superioridad, los japoneses tuvieron 820 bajas. La guarnición norteamericana y los civiles sufrieron 122 muertos; el resto fue hecho prisionero.

Estos hechos inspiraron la película "Wake Island", que fue la primera película de guerra lanzada en los Estados Unidos después del ataque a Pearl Harbor.

Imagen
Cartel publicitario de "Wake Island"

El 24 de febrero de 1942, el portaaviones USS Enterprise atacó la guarnición japonesa que se encontraba en la isla Wake. Las fuerzas americanas bombardearon la isla desde 1942 hasta la rendiciónjaponesa en 1942. El 8 de julio de 1943, bombarderos B-24 provenientes de la isla Midway bombardearon la guarnición japonesa de la isla de Wake. Para El futuro presidente de los Estados Unidos George H. W. Bush fue su primera misión como aviador sobre la isla Wake. Después la isla fue ocasionalmente atacada, pero nunca masivamente. El 5 de octubre de 1943, aviones embarcados en el portaaviones USS Yorktown realizaron un ataque con éxito. Dos días después, temiendo una inminente invasion, el contraalmirante Shigematsu Sakaibara ordenó la ejecución de 98 prisioneros americanos, que habían realizado trabajos forzados obligados por los japoneses. Los prisioneros fueron traídos del extremo norte de la isla, vendados y muertos con fuego de ametralladoras. Uno de los prisioneros (su nombre nunca ha sido descubierto) escapó de la masacre, al parecer al huir al extremo norte de la isla. Este prisionero desconocido luego gravó sobre una gran roca de coral el siguiente mensaje:

98 US POW 5-10-43

La roca se encontraba cerca al lugar donde los cuerpos de los 98 prisioneros fueron incinerados en una fosa común. El prisionero desconocido fue recapturado después de una pocas semanas y Sakaibara personalmente lo decapitó con su katana.

Después de la guerra, Sakaibara y su subordinado, el teniente comandate Tachinaba, fueron sentenciados a muerte por este crímen y otros, ya que algunos oficiales japoneses capturados, antes de suicidarse, habían dejado testimonios que comprometían a Sakaibara. La sentencia de Tachinaba fue luego conmutada por la cadena perpertua.

EL 4 de septiembre de 1945, la guarnición japonesa se rindió a un destacamento de US Marines. En una breve ceremonia, los americanos retomaban el control de la isla de Wake.

Imagen
Rendición de la guarnición japonesa de la isla Wake, el 4 de septiembre de 1945. El contraalmirante Shigematsu Sakaibara es el oficial japonés a la derecha en primer plano.
Última edición por Crockett el Dom Ago 14, 2005 3:38 am, editado 2 veces en total.

Shaka_zero
Miembro
Miembro
Mensajes: 117
Registrado: Vie Jul 29, 2005 3:30 am
Ubicación: Argentina
Contactar:

Mensajepor Shaka_zero » Sab Ago 13, 2005 2:11 am

¿se pudo desifrar que quería decir el mensaje escrito en la roca por el soldado norteamericano?

Crockett
Miembro
Miembro
Mensajes: 50
Registrado: Mié Ago 10, 2005 8:46 am
Ubicación: Torino, Italia

Mensaje escrito en la roca de coral

Mensajepor Crockett » Sab Ago 13, 2005 1:28 pm

El mensaje escrito en la roca de coral hacía referencia a la fecha de la masacre y a la cantidad de cantidad de prisioneros ejecutados por los japoneses:

98 US POW 5-10-43

98: Cantidad de prisioneros ejecutados

US POW: United States Prisioners Of War

5-10-43: Fecha estilo US mes, día, año.

Un saludo.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4062
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya
Contactar:

Mensajepor Kurt_Steiner » Lun Abr 24, 2006 12:41 am

El desafortunado Almirante Kimmel, comandante de la Pacific Fleet en Pearl Harbour, había predicho que, al estallar las hostilidades con Japón, las primeras hostilidades de los japoneses irían dirigidas contra el atolón de Wake; y, actuando en consecuencia, las primeras tropas defensivas comenzaron a llegar en agosto de 1941. No obstante, en noviembre, cuando ya todas las armas estaban emplazadas en su sítio, sólo habían 400 hombres para manejarlas, apenas un tercio de la fuerza necesaria. Parte de las instalaciones de tiro no estaban instaladas, los radares estaban en Pearl Harbour para ser embarcados. No había ni minas ni alambre de espino ni cobertizos para los aviones.
El 4 de diciembre llegaron estos. Doce Gruman F4F Wildcat, del VMF 211, procedentes del portaaviones Entreprise. Con los pilotos, los efectivos en la isla se elevaron a 449 hombres, entre fuerzas de tierra y de aviación. El mando de las tropas de tierra lo ostentaba el comandante James P. S. Devereux, y al frente del VMF-211 se hallaba el comandante Paul S. Putnam.

El ataque japonés llegó el 8 de diciembre, a mediodía. Antes, a las 6,50 había llegado un informe que anunciaba el ataque a Pearl, y que hizo quoe sonara la alarma y los soldados tomaran sus posiciones.

Un intenso aguacero cayó sobre el atolón. Mientras los Wildcat reliazaban un vuelo de reconocimiento al norte, 36 bombarderos japoneses atacaron por el sur, siendo divisados por las defensas AA que abieron fuego inmediatamente. La violencia del ataque nipón destruyó 7 cazas en tierra, las escasas reservas de material y de repuesto y las instalaciones de radio. De los 55 hombres que se encontraban en tierra, el VMF-211 registró 23 muertos y 11 heridos. El exito era casi completo, pues dos tercios de los cazas norteamericanos disponibles en el atolón habían sido destruídos y las instalaciones de la defensa habían sufrido un gran daño.

La segunda oleada, sin embargo, no lo tuvo tan fácil, cuando regresaron al día siguiente. Los cuatro cazas que quedaban cayeron sobre las formaciones enemigas, y, aunque los japoneses lograron descargar sus bombas sobre la isla, sufrieron numerosas pérdidas.

Así continuó la defensa durante varios días. La artillería AA y los cazas lograron derribar otros 3 bombarderos japoneses el tercer día de combates, pero el almirante Kajioka se sentía satisefcho, y zarpó con su flota de invasión el 9 de diciembre, rumbo a la isla.

Dos cruceros y seis destructores que escoltaban la flota de invasión lanzaron un devastador bombardeo sin que se produjera reacción norteamericana alguna. Tras 45 minutos, con los japoneses bien adentrados en su campo de tiro, los cañones de la defensa abrieron fuego, alcanzando, entre otros, al buque insignia japonés Yubari y hundiendo al Hayate, el primer buque de guerra japonés hundido en el conflicto.

A las 7 se retiraron los japoneses, para ser hostigados en su retirada por los Wildcat, hundiendo al destructor Kisaragi en el proceso. Setecientas bajas niponas -la mayoría muertos- fue el resultado de este ataque.

Los días que siguieron fueron una repetición de este. Cada día sufría la isla un ataque, que era repelido por los aviones que sobrevivían al combate del día anterior, en numero claramente decreciente, y por los cañones, que apenas disponían de elementos para dirigir el tiro. Con aburmadora falta de material los mecánicos llegaron a realizar auténticos milagros volviendo a crear aviones casi de la nada.

Pero los recursos del atolón se estaban acabando.

Una formación de socorro fue enviada al atolón, al mando del contraalmirante Fletcher, encabezada por el portaaviones Saratoga, que transportaba un nuevo escuadrón de cazas para la isla, tres cruceros y nueve destructores. El 24 de diciembre, siendo ya demasiado tarde para que pudieran aportar ninguna ayuda, se ordenó su vuelta a casa. Por desgracia, el alto mando norteamericano desconocía que en aquellos momentos al este de Wake se hallaban cuatro cruceros japoneses sin ningún tipo de protección y que, por lo tanto, hubieran podido seguir el mismo destino que el Prince of Wales y el Repulse.

Reforzado por los portaaviones Hiryu y Soryu comenzó Kajioka el asalto final. Con el ultimo caza americano derribado el 22 de diciembre y con un sólo cañón disponible para la defensa comenzó el asalto japonés el 23 de diciembre por la noche. Y aún así fue rechazado en parte, a la luz de los proyectores, con una mezcla de personal de tierra de la aviación y de marines manejando el último cañón.

Al amanecer habían desembarcado 1000 soldados japoneses, que se fueron abriendo paso lentamente. No disponiendo ya de radar, con sólo la mitad de los hombres precisos para usar los cañones y defender el atolón, sin infatería de reserva y sin cazas, Devereux se vio obligado a rendirse, después de haber combatido durante dos semanas, derribar 21 aviones y luchar hasta el final a la bayoneta calada.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4062
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya
Contactar:

Mensajepor Kurt_Steiner » Lun Abr 24, 2006 12:58 am

Una formación de socorro fue enviada al atolón, al mando del contraalmirante Fletcher, encabezada por el portaaviones Saratoga, que transportaba un nuevo escuadrón de cazas para la isla, tres cruceros y nueve destructores. El 24 de diciembre, siendo ya demasiado tarde para que pudieran aportar ninguna ayuda, se ordenó su vuelta a casa. Por desgracia, el alto mando norteamericano desconocía que en aquellos momentos al este de Wake se hallaban cuatro cruceros japoneses sin ningún tipo de protección y que, por lo tanto, hubieran podido seguir el mismo destino que el Prince of Wales y el Repulse.

Reforzado por los portaaviones Hiryu y Soryu comenzó Kajioka el asalto final. Con el ultimo caza americano derribado el 22 de diciembre y con un sólo cañón disponible para la defensa comenzó el asalto japonés el 23 de diciembre por la noche. Y aún así fue rechazado en parte, a la luz de los proyectores, con una mezcla de personal de tierra de la aviación y de marines manejando el último cañón.

Al amanecer habían desembarcado 1000 soldados japoneses, que se fueron abriendo paso lentamente. No disponiendo ya de radar, con sólo la mitad de los hombres precisos para usar los cañones y defender el atolón, sin infatería de reserva y sin cazas, Devereux se vio obligado a rendirse, después de haber combatido durante dos semanas, derribar 21 aviones y luchar hasta el final a la bayoneta calada.

Fuente: Así fue la Segunda Guerra Mundial, volúmen 2, páginas 330-331.

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Mensajepor Antonio » Mié Abr 26, 2006 7:37 am

Te queda, Kurt, la mejor anécdota :

Ya sabes como son los yanquis.

Después de rechazar el ataque de los 3 cruceros, a la pregunta que se le hace a Devereaux por radio sobre qué necesitaba más, ha contestado:

"Send us more Japs" ... enviadnos más japoneses.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4062
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya
Contactar:

Mensajepor Kurt_Steiner » Mié Abr 26, 2006 7:40 pm

Muy buena esa! No la conocía!

Conozco, sin embargo, aquella otra, cuando en el 42 le preguntaron sobre como era posible que los marines de Wake hubieran resistido tanto tiempo y contestó:

"Y bien? Que otra cosa esperaban que hicieran los Marines?" :lol:

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3342
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensajepor minoru genda » Mié Abr 26, 2006 8:02 pm

Antonio escribió:Te queda, Kurt, la mejor anécdota :

Ya sabes como son los yanquis.

Después de rechazar el ataque de los 3 cruceros, a la pregunta que se le hace a Devereaux por radio sobre qué necesitaba más, ha contestado:

"Send us more Japs" ... enviadnos más japoneses.

Pos la verdad pelín bocazas si que fue porque luego se atragantó con tanto japo.
Pa shulo él :lol: :lol: :lol: :lol:
Muy bueno todo :wink:
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Mensajepor Antonio » Jue Abr 27, 2006 6:28 am

Hay que decir, en descargo de Devereaux, que él siempre negó haber pronunciado esa estupidez ... pero América la retuvo y repitió hasta la saciedad en una de sus horas más bajas. Pues todo lo que suba la moral es bueno ... :wink:

Avatar de Usuario
Harry Flashman
Miembro
Miembro
Mensajes: 151
Registrado: Mié Abr 05, 2006 8:29 pm
Ubicación: España

Mensajepor Harry Flashman » Lun May 22, 2006 10:10 pm

Hola.
El mayor Devereux jamás dijo esa frase. Al parecer todo fue una confusión procedente de la costumbre de "ensuciar" los mensajes cifrados con palabras inútiles al principio y al final de los mismos para confundir al enemigo. En esa ocasión las palabras del principio fueron "Send us", y las del final "more japs". Alguien en Hawaii, tras recibir el mensaje, las unió y salió la famosa frase, utilizada ampliamente por la propaganda estadounidense durante la guerra. Todo se explica en "Pacific Alamo. La batalla de la isla de Wake" de John Wukovits.
Saludos.

Avatar de Usuario
Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Vie Sep 01, 2006 12:55 am

Una vez liberado, en el transcurso de una conferencia de prensa, al comentar un periodista el hecho de que en otros sectores norteamericanos no había sido tan brillante como en Wake, preguntó al Comandante en Jefe de los marines, cómo podía explicar la intrépida y tenaz resistencia ofrecida en el atolón.

La respuesta fue rápida y enérgica como un disparo: "Y bien: ¿qué otra cosa podía esperarse de los marines?"

Una fotito del individuo en cuestión:

Imagen

In memoriam

Imagen
www.arlingtoncemetery.net

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3342
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensajepor minoru genda » Vie Nov 24, 2006 12:40 pm

julio64 escribió:Para conocer mas el tema recomiendo la lectura de "Pacific Alamo" de John Wukovits, cuenta el ataque, la defensa y el posteroior destino de los tabajadores y militares de la Isla de Wake.
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
vandergrift
Miembro
Miembro
Mensajes: 124
Registrado: Mar Nov 08, 2005 12:28 am

Mensajepor vandergrift » Mar Dic 05, 2006 4:20 pm

Una curisoidad dad el el Libro de Pacific Alamo, es que en Wake,hubo un marine que lucho en la segunda guerra mundial, Corea y Vietnam. Y fue en Vietnam donde su coronel lo mando a casa diciendolo que el llevaba mucha guerra en nombre de su pais

Avatar de Usuario
Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Vie May 09, 2008 11:23 pm

Una poco conocida foto del Mayor James Devereux en cautividad.

Aquí se le puede ver esperando su turno para enviar un mensaje a su familia.

Imagen
Fuente: World War II in photographs. Carlton Books Limited 2000

Saludos!
Última edición por Akeno el Mar May 27, 2008 9:03 pm, editado 1 vez en total.
ImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Mar May 27, 2008 7:10 pm

Kurt_Steiner escribió:El 24 de diciembre, siendo ya demasiado tarde para que pudieran aportar ninguna ayuda, se ordenó su vuelta a casa. Por desgracia, el alto mando norteamericano desconocía que en aquellos momentos al este de Wake se hallaban cuatro cruceros japoneses sin ningún tipo de protección y que, por lo tanto, hubieran podido seguir el mismo destino que el Prince of Wales y el Repulse.


Siempre me ha sorprendido la conclusión a la que llega el coronel Robert D. Heinl en "Así fue la SGM" de Noguer.

Los nortamericanos ya conocían desde el 21 de diciembre horario de Wake (20 de diciembre en las Hawaii) que en los alrededores de Wake estaba operando al menos un portaaviones japonés, cuando el atolón sufrió el ataque de los aviones embarcados del Hiryu y Soryu.

Igual el error se debe a que en el artículo se dice que las instalaciones de radio de Wake se destruyeron en el primer ataque el 8 de diciembre (7 en las Hawaii), cuando en realidad la guarnición de Wake mantuvo la comunicación con Pearl hasta el momento en que los japoneses echaron pie a tierra en la isla.

Kurt_Steiner escribió:Al amanecer habían desembarcado 1000 soldados japoneses, que se fueron abriendo paso lentamente. No disponiendo ya de radar, con sólo la mitad de los hombres precisos para usar los cañones y defender el atolón, sin infatería de reserva y sin cazas, Devereux se vio obligado a rendirse.


Devereux nunca dispuso de radar.

Wake fue un claro ejemplo del descontrol norteamericano en los meses anteriores a Pearl Harbor y su evidente falta de recursos.

Saludos!
ImagenImagenImagenImagenImagen


Volver a “Frente del Pacífico”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado