El raid de Doolittle.

La guerra en el Pacífico

Moderador: José Luis

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Lun Mar 23, 2009 9:44 pm

¡Saludos a todos!

Es muy conocido el ataque de Doolittle al Japón el 18 de abril de 1942, de hecho existe y se puede disfrutar de una ingente información sobre este raid, no tanto a nivel literario como todo lo que se puede encontrar en la red. Intentaré contribuir a extender un poquito más este hito de la aviación y al mismo tiempo conseguir que sus intrépidos protagonistas y sus acciones llevadas a cabo nos sean un poco más familiares.


La génesis.

Las lamentables campañas que estaban sufriendo los EEUU a finales de 1941 y comienzos de 1942 trascendían enormemente en el estado de ánimo de los americanos y llegaba el momento de plantearse un cambio. Tras el ataque nipón en Pearl Harbour, Roosevelt y su Estado Mayor pensaban desquitarse quemando Tokio y Osaka, planeando devolver el golpe utilizando la fuerza aérea como respuesta.
Dos semanas después del ataque a PH se llevó a cabo una reunión en la Casa Blanca, con el Presidente. Los asistentes fueron los siguientes, algunos de los cuales aparecerán de aquí en adelante:

General George C. Marshall. Jefe de Estado Mayor del Ejercito.
General Henry H. “Hap” Arnold. Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Aéreas.
Almirante Ernest J. King. Jefe de Operaciones Navales.
Harry Hopkins. Consejero Especial de Roosevelt.
Almirante Harold R. Stark.
Henry Stimson. Secretario de Guerra.
Frank Knox. Secretario de la Armada.

Se informó sobre el desarrollo global de la guerra en África y Europa y finalmente se enfocó la situación hacia el Lejano Este. Las instancias del Presidente eran claras: quería devolver de inmediato el golpe a los japoneses y lo más pronto posible llevando a cabo una incursión aérea sobre Japón. Las demandas de Roosevelt se repetirían de continuo durante las semanas siguientes a cada Jefe de Estado Mayor involucrado.
Sin embargo las opciones eran limitadas. Las bases aéreas de las Filipinas ya no estaban disponibles, los pocos B-17 sin servicio en inventario, serían necesarios para Europa, los campos de aviación chinos no eran viables y los rusos no estaban dispuestos a ofrecer sus bases por miedo a represalias niponas debido a que incurrirían en un flagrante incumplimiento del pacto soviético-nipón. Incluso el B24 Liberator no disponía de suficiente autonomía para el ataque desde sus bases en Alaska. Roosevelt a pesar de esto insistía en llevar la guerra al mainland de Japón y estaba determinado a “encontrar la forma y manera de llevar al Japón mediante un ataque aéreo, el verdadero significado de la guerra […] y hacer todo lo humanamente posible para levantar la moral de América y de sus Aliados”.
El 22 de diciembre tuvo lugar la Conferencia de Arcadia, donde surgieron grupos de trabajo para desarrollar a largo plazo los planes necesarios para derrotar a los tres poderes del Eje. Durante la reunión de uno de estos grupos el 4 de enero, el Almirante King sugirió para la invasión del Noroeste de África, botar entre otras naves, tres portaaviones, uno de ellos con 70-80 cazas de la Armada, otro con unos 80-100 del Ejército y el tercero con munición, bombas, gasolina, suministros, aviones de carga y bombarderos de la Armada. Arnold no discutió de inmediato la idea de King y transcribió en sus notas posteriormente a la reunión:

“Transportando esos bombarderos de la Armada en un portaaviones, será necesario que despeguen del portaaviones, lo que lleva a la cuestión de que tipo de avión, ¿bombardero B-18 y el DC-3 <<cargo>>? Tenemos que intentar despegar los bombarderos desde el portaaviones. Nunca se ha hecho antes pero tenemos que intentarlo y comprobar hasta donde llegan”.
Este planteamiento se extrapoló al Pacífico en la División de Planes de Guerra de Arnold y fue estudiada por sus oficiales para comprobar su viabilidad.

El 18 de diciembre Amon G. Carter, editor de Fort Worth Star Telegram, escribió a su amigo el Comandante General Edwin M. “Pa” Watson, secretario militar del Presidente. Carter sugería que 500 bambarderos de largo alcance, dirigidos por pilotos de aerolíneas, deberían bombardear Tokio. Watson reenvió la carta de Carter al General Arnold el 30 de diciembre. El 7 de enero, sabiendo que la División de Planes de Guerra estaba considerando todas la vías posibles para el bombardeo a Japón, Arnold contestó a Watson que:

“...la idea fundamental está clara, pero el problema de ejecución es algo más de lo que expresa Mr. Carter. Sin embargo tendremos una solución en un futuro próximo con la cual esperamos conseguir los resultados deseados”.

La noche del 10 de enero, el Almirante King, recibió al Capitán Francis S. Low, un oficial de submarinos y operaciones de su staff . Adusto y cansado accedió a escucharle:

“Bien, señor, tengo una idea para bombardear Japón y me gustaría hablar con usted sobre ella. Hoy he volado a Norfolk para comprobar el Hornet, nuestro nuevo portaaviones, y he visto algo que me ha hecho pensar.
El enemigo sabe que el radio de acción de nuestros portaaviones is alrededor de 300 millas. Hoy mientras despegaba de Norfolk, he visto pintado en un campo de aviación el contorno de la cubierta de un portaaviones, donde los pilotos entrenaban despegues y aterrizajes desde un portaaviones.”


King dijo impaciente:
“No sé a donde quiere llegar, Low.”

Low continuó:
“Bien señor, he visto algunos aviones bi-motores realizando pases de bombardeo sobre esta cubierta de portaaviones simulada. He pensado que si la Armada tiene algunos bombarderos bi-motores, con un rango mayor que nuestros cazas, me parece que unos pocos de ellos pueden ser cargados en un portaaviones y usados para bombardear Japón.”

King se recostó y no dijo nada durante unos momentos, transcurridos éstos, le dijo a Low que se pusiera en contacto el Capitán Donald B. “Wu” Duncan, un veterano piloto de la Academia Naval graduado en 1917, oficial de operaciones del aire de King.

No deja de ser curioso que fuera a un oficial de submarinos a quien se le ocurriera la idea, de hecho Duncan fue quien tuvo que pulir la idea para que cumpliera unas premisas mínimas. Low, planteó a Duncan las dos principales cuestiones que requerían dilucidarse antes de seguir adelante:

1)¿Puede un bombardero medio de la Armada aterrizar en un portaaviones?
2)¿Puede un bombardero de operaciones terrestres despegar de la cubierta de un portaaviones, cargado con bombas, gasolina y por supuesto su tripulación?

Duncan le resolvió la primera cuestión con un rotundo NO. La cubierta de un portaaviones es muy corta para aterrizar con seguridad, incluso aunque así fuera, no se podría encajar en un elevador para ser estibado. Tampoco las colas de éstos están preparadas para soportar la parada de los ganchos de frenada.
En cuanto a la segunda, Duncan le solicitó más tiempo. Consultó manuales, informes y registros de la Armada para ver que modelo se adecuaría más. Después de cinco días finalizó su análisis con un informe de 30 páginas redactado a mano, el cual no confió a nadie para transcribirlo. Finalmente concluyó que el North American B-25 era el único avión que podía llevar a cabo la misión, tal y como la había visionado Low.

Fuentes:
"I Could Never Be So Lucky Again". Gen. James H. "Jimmy" Doolittle" with Carroll V. Glines. 1991 Bantam Books (Random House).
"The Doolitle Raid. American`s first strike back to Japan". OSPREY publishing.

Seguirá.
Última edición por kalmado el Mar Mar 24, 2009 10:52 am, editado 1 vez en total.
In principio...
Imagen
...amen.

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Mar Mar 24, 2009 10:30 am

¡Saludos a todos!
El contacto con Doolittle y la impaciencia de Roosevelt.

Sería una misión de alto riesgo para la Armada, puesto que una fuerza naval destacada al Oeste del Pacífico, para lanzar bombarderos sobre Tokio, representaría un excelente objetivo para los japoneses. Duncan tuvo la cautela de mantenerlo en el más estricto secreto puesto que podría poner en peligro la vida de más de 10.000 hombres, y la de una considerable fuerza naval, ya bajo mínimos después de PH. El elemento vital de la operación, era por tanto, la sorpresa.
El quinto día nada más finalizar su informe, Duncan y Low se reunieron con King, quien les prometió que pondría la Armada a su disposición si conseguían luz verde por parte de Arnold. Duncan y Low se citaron con él el 17 de enero. Arnold se mostró algo más entusiasta, pero no les dijo que la Armada ya estaba estudiando la posibilidad de llevar bombarderos del Ejército en un portaaviones. En vez de esto, llamó al Almirante King y entre los dos decidieron quienes estarían al frente de las diferentes operaciones. Duncan coordinaría las operaciones navales, y cualquiera que eligiera Arnold sería el responsable de las operaciones aéreas. Para ello, designó al Teniente Coronel James H. Doolittle.
A finales de enero Doolittle se entrevistó con Arnold. Éste le inquirió:

“Jim, ¿qué tipo de avión puede despegar en 150 metros, llevar mil kilos de bombas y volar dos mil millas con la tripulación al completo?”

Doolittle, un poco desconcertado sopesó las posibilidades:
El Boening B-17 y el Consolidated B-24 como bombarderos pesados era imposible que despegaran en 150 metros.
El bombardero medio, Martin B-26 con su alta velocidad de despegue y aterrizaje, nunca despegaría seguro con mil kilos de bombas en tan corta distancia.
Los bombarderos medios Douglas B-18, B-23 y el North American B-25 podrían despegar no sin dificultades en 150 metros.
Al día siguiente tras verificar ciertas especificaciones le informó al General Arnold de que el B-23 y el B-25 eran sus aviones si se añadían depósitos extras. Arnold le dio una variable más a Doolittle, para realizar su elección: el avión tenía que despegar en una espacio de una anchura no mayor de 25 metros. De esta manera el B-23 quedó descartado por su envergadura de más de treinta metros. Arnold estaba de enhorabuena puesto que Doolittle desconocía por completo los cálculos de Duncan, los cuales reflejaron el mismo veredicto. Armada y Fuerzas Aéreas coincidian independientemente. Iba a ser la tarea militar más importante de su vida, y de lejos, para Doolittle.
El raid iba englobado en la estrategia de la División de Planes de Guerra del Aire, que establecía el comando de una fuerza aérea global, para apoyar los esfuerzos bélicos en Birmania: la creación de la 10ª Fuerza Aérea. Se estableció para ello la Operación Águila, que estaba formada principalmente por cinco proyectos:

1)Los B-25 de Doolittle serían utilizados en China después de la misión. La tripulación y pilotos quedarían absorbidos en la 10ª Fuerza Aérea.
2)33 DC-3 serían asignados para formar una línea aérea de aprovisionamiento.
3)Un grupo de 33 A-20 comandados por el Coronel Leo H. Dawson serían asignados a 10ª Fuerza Aérea, según el acuerdo de Lend-Lease con China. Esta era la unidad conocida como Halpro Group, que fue la primera en abrir los ataques esteatégicos de larga distancia sobre Japón desde bases chinas.
4)23 B-24 bombarderos pesados comandados por el Coronel Harry A. Halverson, tambien serían destinados a la 10ª Fuerza Aérea.
5)51 P-40Es fueron ensamblados en Takoradi y enviados a China, para el Grupo de Voluntarios de Chennault, que quisieran o no, sería absorbidos por las USAAF.


El 26 de enero, Doolittle se enteró de un nuevo proyecto en estudio, que estaba impacientando al Presidente Roosevelt: Atacar a Japón desde Mongolia mediante bombarderos pesados. Quería saber algo en cuanto el trabajo se pusiera en marcha, pero Arnold tuvo que frenar las espectativas del Presidente, puesto que atacar desde Mongolia sin la colaboración de la Unión Soviética era del todo imposible. Además el gobierno de China no tenia un control efectivo de las regiones exteriores de Mongolia desde hacía años, y no existía de ninguna manera la posibilidad de ocupar dichas áreas.
A las 14:00 del 28 de enero de 1942, el General Arnold se reunió de nuevo con Roosevelt, el Secretario de Guerra, el Almirante King, el General Marshall y otros altos cargos. La discusión se centró en la deteriorada situación en el Pacífico y el Lejano Este. El Presidente, preguntó una vez más sobre los progresos llevados a cabo para el bombardeo a Japón. El proyecto de Doolittle estaba en camino, pero no todos los presentes en la reunión estaban al corriente de ello. Por lo tanto Arnold sólo habló de bombardear Japón a través de China y Rusia. Roosevelt insistió de nuevo, que en el aspecto psicológico, tanto para Japón como para Estados Unidos, era de vital importancia bombardear Japón cuanto antes.
Fuentes, ib.

Seguirá.
In principio...
Imagen
...amen.

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Mié Mar 25, 2009 11:32 pm

¡Hola de nuevo!

La preparación de los B-25.

Veamos el arma que iba a llevar el fuego a Japón. North American Mitchell B-25

Imagen

http://www.nationalmuseum.af.mil/shared ... 4P-023.jpg" onclick="window.open(this.href);return false;

Características generales:
Planta motriz: 2×motores radiales Wright R-2600-29 Cyclone, 1.380 kW (1.850 CV) cada uno.
Hélices: tripala de velocidad constante
Tripulación: 6
Longitud: 16,13 m
Envergadura: 20,57 m
Altura: 4,98 m
Superficie alar: 56,67 m²
Peso vacío: 9.580 kg
Peso cargado: 15.200 kg
Peso máximo de despegue: 15.876 kg

Prestaciones:
Velocidad máxima operativa: 443 km/h (275 mph)
Autonomía de combate: 2.173 km (1.350 mi)
Potencia peso: 0,181 kW/kg (0,110 CV/lb)
Altura máxima operativa: 7.375 m (24.200 pies)
Velocidad de ascenso: 338 m/min (1.109 pies/min)
Soporte alar: 286,22 kg/m² (58,86 libras/pie²)

Armamento:
Armas de proyectiles: 13 ametralladoras de 12,7mm
Puntos de anclaje: 1 bahía interna y 8 puntos bajo las alas con una capacidad de 2.700 kg
Bombas: bombas múltiples


Los B-25 de por sí eran incapaces de ser operativos con las mínimas garantías de éxito sin poner en un brete a las fuerzas navales expedicionarias que los acercarían a Japón. Para ello, Doolittle se encargaría de realizar las modificaciones pertinentes. Se pone manos a la obra enviando el 23 de enero de 1942 a la Mid-Continent Airlines en Minneapolis los primeros B-25 del modelo B -en principio se iban a modificar 24- para ser adaptados a los planes del ataque. Sus principales modificaciones vinieron a ser las siguientes:
1.La autonomía del B-25 escasamente superaba las 1.300 millas, que por completo eran insuficientes para superar la 2.000 millas que se deberían realizar para poder aterrizar en China después del ataque. Así, tres nuevos tanques de combustible y anclajes, irían colocados en la zona de las bombas, la pasarela interior y la torre inferior de artillería, para aumentar la capacidad de 2.445 litros a 4.320 litros. De esta manera, la autonomía del aparato aumentaría hasta las 2.400 colchón suficiente en caso de fuertes vientos, desvío de ruta, ataques aéreos... El reparto venía a ser del siguiente modo:
- Depósitos principales de las alas, 2.445 ltr.
- Depósito de la bahía de bombas, 852 ltr.
- Depósito de la pasarela interior, 607 ltr.
- Depósito de la torreta trasera, 227 ltr.
- Diez garrafas de 5 galones, 189 ltr.
2.Nuevos soportes para bombas.
3.Deshieladores y anticongelantes, aunque tenian el handicap de reducir levemente la velocidad del aeroplano, podrían ser vitales, puesto que, de verse obligados, en caso especialmente extremo a tomar una ruta de aterrizaje hacia el Norte, podrían enfrentarse a bajas temperaturas.
4.Cañones de señuelo fabricados de madera instalados en cola para persuadir al enemigo de que no atacase en esa dirección. Doolittle afirmaría después del raid que fueron particularmente efectivos. Estos fueron sugeridos por el Capitán C. Ross Greening. Aquí los he remarcado con una elipse.

Imagen
"The Doolitle Raid. American`s first strike back to Japan". OSPREY publishing.

5.Retirada de la cabina de disparo inferior, que a menudo daba problemas hidráulicos. Además disminuía la velocidad de crucero en unos 50 km/h.
6.Cámaras que funcionarían automáticamente nada más comenzar lanzar las bombas. Éstas iban colocadas en la cola cerca de los cañones traseros de señuelo.
7.Instalación de láminas de acero blindado ancladas al fuselaje alrededor de la torre superior.
8.Retirada de la radio de enlace, puesto que el silencio radiofónico era imperativo.
9.Retirada del dispositivo de alta sensibilidad de bombardeo a gran altura diseñado por Norden, puesto que los ataques se iban a efectuar a baja altura, y evitar al mismo tiempo que cayera en manos enemigas en caso de derribo o de estrellarse. Fue improvisado a lo Mark Twain un dispositivo de direccionamiento al objetivo, fabricado con dos chapas de aluminio que costaban 20 centavos en vez de $10.000 del de Norden, por el Capitán C. Ross Greening.

Imagen

http://www.doolittleraider.com/images/Bomb_Sight.jpg" onclick="window.open(this.href);return false;

Las bombas serían 2 explosivas de 250 kg cada una -estas serían lanzadas en primer lugar- y otros 500 kg de bombas incendiarias diseñadas especialmente por la Chemical Warfare Service.

Fuentes, ib.
http://www.doolittleraid.com/" onclick="window.open(this.href);return false;
Seguirá...
In principio...
Imagen
...amen.

Avatar de Usuario
Rafa
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1878
Registrado: Lun Mar 09, 2009 4:00 pm
Ubicación: Madrid, España

El raid de Doolittle.

Mensaje por Rafa » Jue Mar 26, 2009 11:27 am

Enhorabuena kalmado, es un excelente trabajo. Espero ansioso el desenlace.
"¡Quién habría pensado nunca que desde el frente occidental al oriental habría tan sólo un día de marcha!" Expresión del comandante de un batallón de la división Scharnhorst dirigiéndose hacia Berlin a finales de abril de 1945.

Imagen+7

Imagen

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Jue Mar 26, 2009 6:05 pm

Gracias tocayo, espero no decepcionarte!

Imagen
p56 Focus Storia Wars No.14 - Settembre 2014
In principio...
Imagen
...amen.

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Sab Mar 28, 2009 2:09 am

¡Hola de nuevo!

Las fuerzas navales.
Los preparativos de Doolittle estaban ya bastante avanzados en el momento que se informó al Almirante Chester Nimitz, Comandante de la Flota del Pacífico (CinCPAC), a finales de marzo, sobre el plan de bombardear Japón. Sobre su esfera de control caía la responsabilidad de encargar la fuerzas navales para llevar los aviones hasta el punto de lanzamiento. Para ello asignó al Almirante William F. Halsey, un agresivo y determinado líder – se le atribuyen eslóganes como “antes de que acabemos con ellos, el japonés sólo se hablará en el infierno”, “matar japoneses, matar japoneses, matar más japoneses”, o “golpea fuerte, rápido y a menudo”- con el gusanillo del combate, que se mostró encantado de tomar parte en la misión. Ya había participado en otros raids en Wake Island y Marcus Island, en un intento de desviar la atención de los japoneses, y así, rebajar la presión sobre Filipinas.
He de admitir que en cuanto a su rango Doolittle, durante el raid, le trata como almirante, pero en la Osprey y otras fuentes hasta el 18 de noviembre de 1942 -http://www.history.navy.mil/faqs/faq36-5.htm- no es promocionado a almirante, por tanto su rango sería vice-almirante. Desconozco por completo si Doolittle, atribuye a Halsey el rango de almirante de flota, utilizando su máxima graduación alcanzada, tan sólo como almirante.


"The Doolitle Raid. American`s first strike back to Japan". OSPREY publishing.


Las unidades navales utilizadas para ello iban a estar formadas por dos Task Force (TF) -fuerza naval, destacamento especial, o fuerzas expedicionarias-, la TF-18 (1) cuyo buque insignia sería el portaaviones Hornet, el principal protagonista, comandado por el Capitán Marc A. Mitscher y la TF- 16 del Almirante William F. Halsey destacado en el buque insignia Enterprise, comandado por el Capitán George D. Murray. Estas dos fuerzas se unirían eventualmente en la TF-16 bajo el mando conjunto de W.F. Halsey. Ambas estaban conformadas, cada una de ellas, por un portaaviones, dos cruceros, seis destructores y un buque cisterna.


El Hornet
http://www.history.navy.mil/photos/imag ... h81313.jpg


Características en puesta de servicio:
Desplazamiento: 19.900 tns. standard. 25.600 tns. a máxima capacidad de carga.
Eslora: 232 mtr. en línea de flotación. 251,4 mtr. en cubierta principal.
Manga: 25,4 mtr. en línea de flotación. 34,7 mtr. en cubierta principal.
Velocidad: 32,5 nudos. 60,2 km/h
Rango: 23.200 km a 15 nudos. 28 km/h
Tripulación: 2.919 en tiempo de guerra.

Formación de la Task Force 18
USS Hornet CV-8 Portaaviones
USS Vincennes CA-44 Crucero
USS Nashville CL-43 Crucero
USS Gwin DD-433 Destructor
USS Grayson DD-435 Destructor
USS Meredith DD-434 Destructor
USS Monssen DD-436 Destructor
USS Cimarron AO-22 Cisterna



El Enterprise
http://www.history.navy.mil/photos/imag ... n89185.jpg


Características en puesta de servicio:
Desplazamiento: 19.800 tns. standard. 25.500 tns. a máxima capacidad de carga.
Eslora: 232 mtr. en línea de flotación. 246,7 mtr. en cubierta principal.
Manga: 25,4 mtr. en línea de flotación. 33,4 mtr. en cubierta principal.
Velocidad: 32,5 nudos. 60,2 km/h
Rango: 23.150 km a 15 nudos. 28 km/h
Tripulación: 2.217 en tiempo de guerra.


Formación de la Task Force 16
USS Enterprise CV-6 Portaaviones
USS North Hampton CC-1 Crucero
USS Salt Lake City CA-25 Crucero
USS Balch DD-363 Destructor
USS Benham DD-397 Destructor
USS Fanning DD-385 Destructor
USS Ellet DD-398 Destructor
USS Sabine AO-25 Cisterna

He de añadir la participación de los submarinos Trout y Thresher que aunque sin conformar parte de por sí de las TFs, patrullaban y reconocían la zona desde donde se iban a realizar los despegues, informando de las condiciones meteorológicas y de que no hubiera ninguna fuerza naval que pusiera en peligro a la TF-16.

1)En algunas ocasiones la nomenclatura de la TF-18 puede ser denominada como la TF-16.2.


Fuentes,ib.
http://www.navsource.org/archives
Continuará...
Última edición por kalmado el Sab Mar 28, 2009 12:40 pm, editado 1 vez en total.
In principio...
Imagen
...amen.

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Sab Mar 28, 2009 12:20 pm

¡Buenos días!
Los primeros despegues, la tripulación y la logística.

El 31 de enero Duncan voló a Norfolk, Virginia, para encontrarse con Mitscher y preparar el Hornet para los primeros vuelos desde su cubierta. Mitscher no presionó a Duncan con cuestiones sobre los detalles de la misión.
El Teniente John F. Fitzgerald, había realizado la semana anterior unos treinta despegues en distancias cortas, simulando la cubierta del portaaviones. Al día siguiente subieron a bordo del Hornet dos B-25, se alejaron de la costa lo suficiente para evitar miradas curiosas y se prepararon para el momento más excitante. Fitzgerald revolucionó a tope el aparato, en cuanto le dieron la señal de salida soltó los frenos y con los 45 nudos de viento frontal sólo necesitó acelerar hasta de las 25 millas por hora para conseguir despegar. Sorprendido por la facilidad con que se elevó tuvo que controlar el avión puesto que se le desviaba hacía la isla de la cubierta. El otro B-25 fue pilotado por el Teniente McCarthy sin ningún problema. Ambas tripulaciones desconocían por completo qué había detrás de semejantes despegues y Doolittle siempre recordará amargamente el poco reconocimiento que se les dio para algo que nunca se había intentado antes.
Doolittle encargo modificar 24 B-25 para poder asegurarse, que al menos, pudiera utilzar 18 de ellos. Llamo a Arnold para solicitar qué tripulaciones podía elegir y le indicaron que los escuadrones 34, 37, 39 y 95 del 17 grupo de bombarderos, comandados por el Teniente Coronel William C. Mills y el 89 escuadrón de reconocimiento del Mayor John A. Hilger estaban disponibles. La mayoría de los tripulantes estaban cualificados para el B-25 y algunos de ellos tenían experiencia en patrullas anti-submarinas en las costas de Washington y Oregón. Todos ellos fueron voluntarios.
Para Doolittle el campo de aviación de pruebas debería de cumplir ciertos requisitos:
1)Aislado para evitar intromisiones y curiosos, así como concentrar a la tripulación.
2)Cerca del agua para que los navegantes practicaran navegación sobre agua.
3)Instalaciones para entrenamiento de artillería.
4)Campos auxiliares para despegues en cortas distancias.
Finalmente la elección fue Eglin Field, Florida. Todas las tripulaciones fueron llegando entre el 27 de febrero y el 3 de marzo, junto con un instructor de la armada, el Teniente Henry L. Miller, para enseñar a los pilotos despegues en la cubierta de un portaaviones. Para todos era de enorme estupor entrenar despegues en cortas distancias para despegar más adelante sobre un portaaviones y encima con un bombardero.


Las tripulaciones

Imagen

"The Doolitle Raid. American`s first strike back to Japan". OSPREY publishing.



Doolittle sólo dio algunos detalles a los jefes de escuadrón sobre el cometido a llevar a cabo pero sin desvelar el objetivo, con la intención de transferir mas urgencia en el entrenamiento del resto de los hombres. Él mismo recibió el curso del Teniente Miller, aun y todo sabiendo que no iba a ser tan bueno como los jóvenes pilotos -ya con 45 años-, relegándose en principio, así mismo a copiloto. Pero Doolittle tenía el punto de mira en comandar la misión en persona, ya en la IGM se quedó sin entrar en combate y tenía la sensación de que se le iba a pasar la oportunidad de ello incluso en la IIGM. Fue claro con el General Arnold:

“General, soy el que más sabe de esta misión, he modificado los aviones y entrenado a la tripulación. Son los mejores chicos con los que he trabajado y quiero su autorización para comandar la misión en persona.”

Arnold:
“Lo siento Jim, te necesito aquí. No me puedo permitir dejarte marchar a cada misión que planifiques”.


Sin embargo, Arnold sabiendo la desazón que le creaba no haber entrado en combate le propuso que si su Jefe de Estado, el Brigadier General Millard F. Harmon estaba de acuerdo, tendría su autorización. Éste, le dijo que “cualquier cosa que esté bien para Arnold, lo está también para mí”. Doolittle no desperdició la ocasión y le dijo que Arnold estaba de acuerdo. ¡Estaba enrolado en la misión!.
El 23 de marzo recibieron órdenes de enviar los B-25 a Sacramento, en concreto al depósito de McClellan, para ser inspeccionados y posteriormente estibados en el Hornet que se dirigía ya a San Francisco a través del Canal de Panamá. Los temores de Doolittle del palo burocrático que iba a recibir se hicieron realidad cuando todas las modificaciones realizadas fueron descubiertas por los inspectores. Tuvo que ponerse en contacto inmediatamente con Arnold para saltarse todos los trámites de la inspección, quien evitó todo el papeleo. Tuvieron todavía la osadía de ofrecerle un cuestionario sobre la satisfacción del servicio ofrecido en el cual escribió en letras grandes y en diagonal: LOUSY, pésimo. Después de superar los escollos burocráticos, los B-25, uno a uno, fueron volando hasta Alameda -curiosamente lugar de nacimiento de Doolittle- donde ya embarcarían definitivamente en la Bahía de San Francisco. De los 18 aviones que Doolittle planeaba utilizar originalmente, dos se cayeron de la lista para que el resto fueran embarcados con más seguridad en el portaaviones, y uno de los otros 16 iba a ser despegado por el instructor, el Teniente Miller, cuando estuvieran a 100 millas de la costa, para demostrar que era posible despegar desde la cubierta. Este aparato regresaría a su base en Columbia, Carolina del Sur. A pesar de que se retiraron dos aparatos, su tripulación también fue embarcada como suplente en caso de que alguien causara baja. El 1 de abril el Hornet, atracado en el muelle número nueve de la base naval de Alameda, recibió a las tripulaciones cuyos conformantes, ninguno de ellos, incluido Doolittle, nunca habían estado antes en un portaaviones. Tras una corta reunión con sus muchachos, les dio una grata noticia, podían ir a la ciudad por última vez antes de partir al día siguiente, eso sí, insistiendo en el secreto de la misión.


El Capitán Mitscher, izquierda y Doolittle, con parte de las tripulaciones.

Imagen

"The Doolitle Raid. American`s first strike back to Japan". OSPREY publishing.
Fuentes, ib.

Continuará.
In principio...
Imagen
...amen.

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Sab Mar 28, 2009 1:01 pm

Por cierto señores, si no me equivoco mañana con "El Correo" en el Pais Vasco y con ABC en el resto del Estado, entregan el fascículo relativo a este ataque. No estoy seguro si es el 10.Contraataque a Japón: los EEUU en guerra, que es el que toca mañana o el 12.Bombas sobre Tokyo: los EEUU contraatacan, según el listado que ha puesto raulvz en

viewtopic.php?f=21&t=9485" onclick="window.open(this.href);return false;.


Me parece que el 12 no se va a entregar. Este es el que tengo yo de Osprey, ¿que opinais será el de mañana, o nos quedamos sin él?

Imagen
In principio...
Imagen
...amen.

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Sab Mar 28, 2009 9:09 pm

Desafortunadamente mis temores se han cumplido, según el compañero Johannes Steinhoff. No se entregará, ni mañana ni más adelante, puesto que lo han excluido, al igual que otros números. Será el 10.Contraataque a Japón: los EEUU en guerra sobre Guadalcanal.
Gracias otra vez, Johannes Steinhoff.

viewtopic.php?f=21&t=9485&start=60" onclick="window.open(this.href);return false;
In principio...
Imagen
...amen.

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Dom Mar 29, 2009 7:21 pm

¡Buenas tardes!

La planificación del ataque.

El 2 de abril de 1942 la comitiva del Hornet partió de Alameda, mientras que Halsey debería volar a Hawai para partir con el Enterprise el 7 de abril, ambas fuerzas deberían reunirse el 12 de abril -latitud 38º 00´, longitud 180º 00´. Sin embargo, el vuelo de Halsey se tuvo que retrasar por los fuertes vientos del Oeste y no llegó a Honolulú hasta el 6, aplazando la partida hasta el 8. Halsey radió a Mitscher que el día del encuentro se pospondría al 13 de abril.
La partida del Hornet la mañana del 2 de abril no dejó de sorprender a Doolittle y los muchachos de las tripulaciones, puesto que tanto secreto estaba siendo “desvelado” al zarpar de día y ser objetivo de miles de miradas. Más adelante conocieron la razón cuando al patrón del Vincess, el Capitan Frederick L. Riefkohl, le entrevistaron después de la guerra: alrededor del cincuenta por ciento de la tripulación eran reclutas y nadie iba a arriesgarse a desatracar en plena noche con una tripulación tan verde.


Quedaban todavía ciertos aspectos en el tintero, pero principalmente se presentaba el inconveniente del regreso de los bombarderos, ya que éstos no disponían de tailhooks (enganche de cola para frenar la aeronave al aterrizar) y su velocidad de aproximación era muy elevada para aterrizar en un portaaviones. Duncan ya era susceptible a esto. Las alternativas a tomar eran las siguientes:

Amerizaje cerca de los portaaviones.*
Aterrizaje en aeródromos rusos.
Aterrizaje en aeródromos chinos.

Las dos primeras fueron desechadas; el amerizaje era muy arriesgado intrínsecamente y los rusos daban largas por estar sujetos a Japón mediante el pacto de neutralidad. La única opción viable era China y para ello Arnold tenía al General Joseph E. Stilwell, enviado en febrero para la creación de la 10ª Fuerza Aérea. Sin embargo Arnold tuvo la cautela de ofrecer escasos detalles sobre el raid, puesto que era bastante conocido entre el personal militar de EE.UU, que la oficina de Chiang Kai-shek, en Chungking, era un verdadero colador de información. Stilwell no debería saber bajo ningún concepto desde donde saldrían los aviones. Arnold solicitó a Stilwell los aeropuertos y la cantidad de gasolina necesaria para abastecer los B-25. Cinco de ellos eran apropiados -Kian, Yuhan, Lishui, Kweilin y Chuchow- pero tras la interdicción de Chiang, se redujeron a dos: Kweilin y Chuchow. Tras los informes de Stilwell, Arnold le telegrafió:

“PROYECTO ESPECIAL LLEGARÁ A DESTINO EL 20 DE ABRIL. SI HAY CAMBIO DE FECHA DE LLEGADA SE INTENTARÁ NOTIFICÁRSELO. DE CUALQUIER MANERA DEBE ESTAR PREPARADO PARA CUALQUIER VARIACIÓN SIN PREVIO AVISO.”


Chiang y Stilwell


"The Doolitle Raid. American`s first strike back to Japan". OSPREY publishing.


El plan original era lanzar los bombarderos a unas 500 millas de Tokio, para que la autonomía de los aeroplanos permitiera aterrizar en China. También se decidió volar a baja altitud para no ser sorprendidos e interceptados, evitar en mayor medida las baterías antiaéreas y disfrutar de una mayor precisión para alcanzar sus objetivos. Así mismo se barajaron tres opciones para el planteamiento operacional del ataque:

1- Despegar tres horas antes del amanecer y atacar a las primeras luces. Esto ofrecía una sorpresa mayor y la máxima seguridad para los portaaviones. El problema radicaba en la dificultad de despegar de noche los bombarderos, lo cual obligaría a encender la luces del portaaviones descubriendo su posición.
2- Despegar al amanecer, llevar a cabo los ataques durante plena luz del día y aterrizar al anochecer. Las opciones de navegación y el resultado del ataque se verían mejorados por estas condiciones, sin embargo se estarían más expuestos a ser interceptados .
3- Despegar justo antes del anochecer, bombardear a la noche y aterrizar al amanecer. Doolittle en cabeza con bombas incendiarias marcaría el camino para el resto. Esto proveía al grupo de apoyo (la TF-16) y al de bombarderos una mayor seguridad, pero disminuían las probabilidades de identificación de los objetivos. Está fue la opción preferida desde el momento en que minimizaba los riesgos y maximizaba la sorpresa.

(*) Para Doolittle Rusia hubiera sido con creces la mejor opción, pero ni hace mención de tal posibilidad de amerizaje. Sin embargo, Osprey, aunque muy de pasada si lo menciona. No deja de ser insólito haber tanteado esta contingencia, no sólo por lo arriesgado, si no por que no entraría dentro de los planes estratégicos de creación de la 10ª Fuerza Aérea.


Fuentes, ib.

Continuará.
In principio...
Imagen
...amen.

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Mar Abr 07, 2009 4:44 pm

¡Buenas tardes!
La Task Force navega hasta el punto de despegue.

El viaje hasta el punto de encuentro con Halsey no estuvo libre de dificultades, mar gruesa, fuertes vientos y visibilidad casi nula, fue lo que se encontró la comitiva. Los B-25 sufrían sin piedad los pantacazos del Hornet y a menudo se desanclaban de las sujeciones, se aflojaban las tomas de los depósitos añadidos y los sistemas hidráulicos fallaban continuamente. Incluso el Cimarron tuvo que rescatar dos hombres que cayeron al agua. Durante todo el embarque las tripulaciones practicaron con la artillería, navegación celeste e incluso recibieron nociones básicas de chino.



La ruta de la TF-16

Imagen

"The Doolitle Raid. American`s first strike back to Japan". OSPREY publishing.



Los B25 por su gran tamaño tuvieron que ser amarrados en cubierta y fueron despojados de parte de su armamento defensivo. A las veinticuatro horas de zarpar de San Francisco, Doolittle reveló los detalles de la operación advirtiendo más adelante a los hombres designados para bombardear Tokio que bajo ningún concepto atacaran el palacio de Hiroito, como respeto a un lugar histórico y religioso, pero ante todo para no soliviantar la moral japonesa.
El 13 de abril el Hornet y el Enterprise se reunieron y marcaron rumbo a Tokio uniéndose ambas fuerzas en la definitiva TF-16.
La comitiva desconocía que desde el 10 de abril los japoneses sospechaban de la presencia en el Pacífico Occidental de fuerzas enemigas, aparentemente deducido por la interceptación de radio mensajes, fuerzas que incluían dos o tres portaaviones. También la TF 16 desconocía por completo una línea conformada por pequeños picket boats patrullando en una línea a 650 millas al Este de Japón.
El 15 de abril la tripulación se estremeció radiando una emisora japonesa que se burlaba de una falsa noticia de un ataque aéreo americano sobre Tokio. La noticia de la agencia Reuter informaba sobre un ataque de tres bombarderos americanos que habían lanzado sus bombas sobre Tokio. Radio Tokio informó a sus oyentes:


...es absolutamente imposible para los bombarderos enemigos estar a menos de 500 millas de Tokio. En vez de preocuparse por esta locura de cosas, los japoneses están disfrutando de una estupenda primavera soleada y de los cerezos en flor.


El día anterior al ataque se realizó una breve ceremonia donde cinco medallas japonesas concedidas antes de la guerra a americanos se fijaron sobre una de las bombas que caerían sobre Tokio. Las medallas fueron enviadas al Secretario Naval Frank Knox, por tres antiguos hombres de la Armada que conmemoraban la visita de la Armada Americana a Japón en 1908.


Doolittle sujetando las medallas a una bomba.

Imagen

"The Doolitle Raid. American`s first strike back to Japan". OSPREY publishing.

El plan de ataque, previsto para el 18 de abril, era que Doolittle despegaría primero trataría de llegar al objetivo al anochecer y arrojaría sus bombas incendiarias sobre Tokio marcando de esta manera el objetivo. Así mismo esperaban llegar sobre China al amanecer para localizar más fácilmente los aeródromos para el aterrizaje. Sin embargo el plan cuidadosamente elaborado parecía venirse abajo en la madrugada del 18, cuando se localizaron dos buques japoneses a 12 millas de distancia. Fue necesario un ligero cambio de rumbo para evitar ser descubiertos. Poco después, a las 07:44 otro buque fue localizado muy próximo, advirtiendo por radio que había avistado a “tres naves a 650 millas naúticas al Este de Inubo Saki”. Se trataba del pesquero Nitto Maru perteneciente a la 5ª Flota de la Armada Imperial Japonesa, radiando el mensaje al buque insignia de la 5ª Flota, el Kiso. Éste informó de inmediato al Estado Mayor de la AIJ. Halsey dio orden al Nashville de hundir al Nitto Maru tras los intentos fallidos de los Wildcats y los Dauntless. El Nashville gastó la friolera de 928 proyectiles de seis pulgadas para hundirlo por el fuerte oleaje que hacia complicado apuntar correctamente.


El Nitto Maru

Imagen

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Ja ... #filelinks" onclick="window.open(this.href);return false;



El factor sorpresa se había perdido y a Halsey se le presentaban tres opciones principalmente:
-Retirarse inmediatamente.
-Deshacerse de los B-25 y enfrentarse al enemigo.
-Ordenar de inmediato el comienzo del raid.
Halsey, a las 08:03 aumentó la velocidad del Hornet a 22 nudos y decidió ordenar la partida de los B25 a pesar de estar 150 millas más lejos de lo previsto, hecho del cual no informó a nadie por la confusión en que se encontraban. Para colmo las condiciones meteorológicas no acompañaban al despegue de los bombarderos. La voz de Mitscher bramó por los altavoces: Army pilots, man your planes!.
Posteriormente a la guerra, los informes de avistamiento del Nitto Maru -que evidentemente provocaron un despegue prematuro- fueron recibidos en Japón, pero al mismo tiempo se pidió confirmación de ello, la cual nunca llegó puesto que el pesquero ya había sido hundido. El gobierno japonés decidió ignorar por tanto el aviso, como no, hasta que las primeras bombas alcanzaron su objetivo.
A las 08:20 Doolittle despegó aprovechando la elevación de la proa del portaaviones. Los restantes pilotos despegaron sin problemas, salvo el último que vaciló por un momento, tras desconcertase al arrollar a un marinero que había patinado sobre la cubierta cortándole un brazo, colocó mal los flaps para el despegue pero finalmente pudo controlarlo. Éste despegó a las 09:21. Todos ellos debían girar sobre su derecha alrededor del Hornet para tomar los parámetros de navegación.
Objetivo, Tokio pero se harían incursiones también sobre Yokohama, Nagoya, Osaka y Kobe, elegidos por el servicio de inteligencia de la fuerza aérea. Entre ellos estaban la Nippon Electric Company, o la Tokyo Gas and Electric Company. Los objetivos fueron especificados por el Brigadier General Carl “Tooey” Spaatz de la Oficina de Inteligencia del Aire del General Arnold. Spaatz envió al Hornet al Teniente Comandante Stephen Jurika, adjunto como asistente naval en la embajada americana en Tokio en 1939 donde se dedicaba a la identificación y recopilación de datos de áreas industriales. Jurika les confesó que una de sus mejores fuentes era un agregado naval soviético que llevaba tiempo reuniendo información sobre los japoneses.
Doolittle organizó el ataque en cinco grupos, de tres o cuatro aviones cada uno:

1er vuelo, en el que iba él incluido, atacaría el norte de Tokio, comandado por el Teniente Travis Hoover.
2º vuelo, sector sur de Tokio, liderado por el Capitán Davey Jones.
3er vuelo, sur de Tokio y norte-centro de la Bahía de Tokio, al frente el Capitán Ski York.
4º vuelo, atacaría el sur de Kanegawa, Yokohama y la Base Naval de Yokosuka, encargado al Capitán Ross Greening.
5º vuelo, permanecería unido hasta cerca de Nagoya donde se dividiría y atacaría un avión a cada localidad objetivo, Nagoya, Kobe y Osaka, Jack Hilger dirigiría el grupo.

También ordenó que el 4º vuelo volara en un frente de 50 millas abarcando la máxima cobertura y engañando así a cualquier observador japonés dando la impresión de que el ataque pareciera mayor de lo que era, reduciría facilitar los ataques de baterias antiaéreas y de cazas, y sorprenderían más al enemigo. A partir del despegue cada piloto debía ir por su cuenta sin esperar que se volara en formación y sin ningún contacto radiofónico
Pasados dos minutos desde el último despegue Halsey ordenó a la flota regresar a Pearl Harbour con el Enterprise al frente. A las 11:07 el Nashville se unió a la comitiva después de su affaire con el Nitto Maru.
Fuentes, ib.

Próximo, el bombardeo a Japón.
In principio...
Imagen
...amen.

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Dom Abr 26, 2009 8:07 pm

El ataque y los destinos de las tripulaciones. I

Como curiosidad se dio la circunstancia de que al mismo tiempo que se efectuaba el despegue de los bombarderos, en Tokio se estaba realizando un simulacro de incursión aérea.
La flota japonesa puso manos a la obra y se lanzaron a buscar a los dos portaaviones norteamericanos tras las sospechas de los mesajes de radio del 10 de abril. Mientras Doolittle y sus muchachos ya estaban sobre suelo japonés observados despreocupadamente por los granjeros nipones, sin embargo quien si se quedo estupefacto fue el Primer Ministro Hideki Tojo que volaba rumbo a una base aérea y se cruzó con uno de los B-25.
Sobre las 12:30 p.m. H.L. Comenzaron a caer las bombas sobre Tokio y hasta que no explotaron sobre sus objetivos la mayoría de los japoneses creyeron que se trataba todavía del simulacro de incursión.
Pero finalmente había que pagar las 150 millas de despegue prematuro y los B-25 quedándose sin combustible debían llegar cuanto antes a China lo que prácticamente significaba un aterrizaje forzoso en territorio ocupado por los japoneses.



Tripulación 1. (Tripulación de Doolittle) Para el resto de la tripulación ver cuadro adjunto.

Doolittle despegó a las 08:20, latitud 35º43´N; longitud 153º25´E, exactamente a 824 millas del centro de Tokio. Media hora después se unió la tripulación 2 del Teniente Hoover volando a 70 metros del agua. A la hora divisaron un pequeño barco camuflado que pensaron que sería un crucero ligero. A las dos horas observaron entre las nubes un hidroavión de reconocimiento que se dirigía rumbo a la TF. Se acercaron a Tokio desde el Norte evitando así las defensas antiaéreas al Oeste de la ciudad.
Desde tierra, la gente saludaba y se cruzaban con biplanos y otros aviones aparentemente entrenándose. A 10 millas al Norte de Tokio divisaron nueve cazas en tres grupos de tres que lograron esquivar, pero no así las ráfagas de las baterías antiaéreas que perforaron parte del fuselaje. Cuando localizaron los edificios de las fábricas que eran su objetivo ascendieron a 400 metros y soltaron las cuatro bombas incendiarias que tenían. Eran las 12:30 p. m. en Tokio. Instantáneamente ascendieron al tope de su altura operativa y se dirigieron al Sur.
Más adelante observaron como convergían hacia ellos desde el Sur cinco cazas que evitaron tras una maniobra en S en unas colinas cercanas, la primera “curva” los cazas no perdieron el rastro, pero en la segunda lograron ser despistados. Cuando llegaron a Yaku-Shima cambiaron el rumbo hacia el Oeste, a China, mientras poco a poco descendían hasta 200 metros, pero el viento era de frente y calcularon que se quedarían a unas 150 millas de la costa China. Comenzaron a realizar preparativos para un amerizaje, pero afortunadamente el viento roló poco a poco hasta 25 nudos de cola.
Nada más cruzar la costa la China ascendieron a unos 2600 metros de altitud e intentaron establecer contacto con Chuchow en 4495 kilociclos pero sin respuesta alguna, lo que significa que tanto ellos como el resto de las tripulaciones tenían nulas posibilidades de lograr un destino seguro. Chuchcow estaba situado en un valle de unas dos millas de ancho por doce de largo, sin contacto por radio era imposible encontrarlo, tan sólo podían navegar a estima en dirección a Chuchow, abandonar la nave y esperar a caer en territorio chino no ocupado. Ese momento llegó a las 09:30 p.m. horas del Hornet, cuando los contadores de combustible marcaban cerca de cero, con trece horas de vuelo a sus espaldas y habiendo recorrido unas 2250 millas. Saltaron en la oscuridad, Doolittle el último, aterrizando sano y salvo.
Se dirigió a lo que parecía una ligera luz dentro de una pequeña choza, llamando a la puerta y diciendo: Lushu hoo megwa fugi (Soy americano). Pero Doolittle se debió equivocar con el dialecto, o con personas que no querían problemas por que oyó como por dentro se corría un cerrojo, se apagaba la luz y cayó un silencio sepulcral. Continuó andando en la oscuridad hasta llegar a lo que parecía un pequeño almacén, entró y divisó dos grandes cajas apoyadas sobre caballetes, las cuales estaban ocupadas por dos ancianos muertos, había dado con el tanatorio de la villa. Descansó lo que pudo sin apenas dormir.
Al amanecer para hacerse entender dibujó un pequeño tren en un papel, se lo mostró a un pequeño aldeano el cual le llevó hasta lo que parecía un cuartel militar donde el comandante que sabía un poco de inglés enseguida le desojó de pistola a lo cual Doolittle se negó arguyendo que era americano y acababa de saltar esa misma noche en paracaídas. El comandante quiso comprobar si era cierto, pero ya no había rastro del paracaídas y los agricultores de la zona negaron por completo oír ni ver nada es misma noche. La situación era ya muy embarazosa, y en el momento que fueron a reducirle para hacerse con su arma, surgieron dos soldados de una casa con el paracaídas. El comandante inmediatamente le dio la bienvenida a China, y para gran consuelo suyo poco después encontraron al resto de su tripulación. Todos sanos y salvos excepto un esguince en el tobillo del Teniente Potter.
Poco después fueron a revisar los restos del avión cuyo completo destrozo desmoralizó a Doolittle. Era su primera misión de combate y probablemente la última, aunque la primera parte de su misión se hubiera llevado a cabo con éxito, la segunda, entregar los B-25 a la 10ª Fuerza Aérea, era un fracaso total y para colmo y lo que mas le pesaba, desconocía por completo el destino del resto de sus hombres. ¿Cuantos han sobrevivido? ¿Han tenido que amerizar en el mar de China? ¿Han sido
hechos prisioneros? En estos pensamiento el Sargento Leonard le preguntó:


L- ¿Qué cree que pasará cuando lleguemos a casa?
D- Bueno, a mí me harán un consejo de guerra y me encerrarán en Fort Leavenworth.
L- No señor, le diré lo que pasará: le ascenderán a general.
L- … y le darán la Medalla del Congreso.


Finalmente con la intención de confortar a su jefe, dijo:

L- Coronel, yo sé que le van a dar otro avión, y cuando lo hagan, me gustaría volar con usted como su jefe de tripulación.


Fuentes, ib.
Secretos de la Segunda Guerra Mundial. "El Asombroso Coronel Doolittle". BBC. VSO español, runtime 24´40"-26´10".
In principio...
Imagen
...amen.

Avatar de Usuario
John H. Miller
Miembro
Miembro
Mensajes: 90
Registrado: Vie May 08, 2009 1:02 pm
Ubicación: CASTELAR, BS AS. ARGENTINA.

El raid de Doolittle.

Mensaje por John H. Miller » Sab May 09, 2009 7:17 pm

En el fime Pearl Harbor, Alec Baldwin interpreta perfectamente el papel del James Doolittle.-

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

El raid de Doolittle.

Mensaje por homer5275 » Sab May 09, 2009 8:45 pm

Hola a todos

Quiza la mas famosa foto. El despege de los B-25

Imagen
Fuente:southcarolina1670.files.wordpress.com

Tambien os dejo este video de you tube


y dos docus





Un saludo

kalmado
Miembro
Miembro
Mensajes: 200
Registrado: Dom Nov 11, 2007 9:12 pm
Ubicación: Gasteiz

El raid de Doolittle.

Mensaje por kalmado » Sab May 16, 2009 2:00 pm

Se agradecen los aportes, Homer 5275.
In principio...
Imagen
...amen.

Responder

Volver a “Frente del Pacífico”