U-47. El hurón en la madriguera del oso

Estrategia y tácticas de combate. Acciones de guerra de los submarinos.

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Avatar de Usuario
Verdoy
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Dom Jun 26, 2005 10:18 pm
Ubicación: Málaga
Contactar:

U-47. El hurón en la madriguera del oso

Mensajepor Verdoy » Sab Jul 09, 2005 6:57 am

Poco después de las siete de la tarde del 13 de octubre de 1939, junto a las islas Orcadas, las aguas del mar del Norte se abrieron a la ascendente tortea del submarino alemán U-47, y unos segundos más tarde alguien echaba hacia atrás la escotilla. El capitán de corbeta Günther Prien, uno de los más prometedores comandantes de submarinos de Hitler, tenso tras un día pasado en el fondo, subió al puente. Al hacerlo, reprimió una maldición.

La naturaleza le había jugado un truco enfurecedor. Aunque las condiciones climáticas eran perfectas, como se había predicho –una noche sin luna, un mar picado pero no demasiado revuelto, y una fresca brisa-, todo se veía estropeado por un espectacular fenómeno de luces árticas, la aurora boreal. Ondulaciones de coloreada luz cruzaba el horizonte septentrional, iluminando la mitad del cielo y amenazando con traicionar la presencia del submarino.

Prien consideró por unos momentos abandonar su misión. Pero pasarían semanas antes de que las condiciones ideales de marea y luna se presentaran de nuevo. Además, la moral que había transmitido a los hombres del U-47 cuando les puso al corriente de su misión tal vez fuera imposible de recapturar.

Para Prien, entonces con 31 años, e U-47 era su primer mando, y ésta su primera gran misión. Había sido elegido por el comodoro Karl Dönitz, jefe del ejército submarino alemán, para llevar a cabo la primera operación submarina especial de a guerra: un audaz ataque contra la flota británica en medio miso de su base de Scapa Flow.

Imagen
Prien parte para Scapa Flow desde Kiel

En toda la segunda guerra mundial, a ningún otro comandante de submarino alemán se le pediría que efectuara una misión más atrevida o difícil. Scapa Flow, una cuenca de aguas profundas casi pegada a tierra firme en las islas Orcadas, era uno de los fondeaderos más celosamente guardados del mundo. Su entrada estaba bloqueada por barcos hundidos, minas y redes, y patrullada por la Marina Real. Más aún, un submarino que intentara deslizarse a su interior iba a encontrarse con toda probabilidad con una serie de corrientes excepcionalmente fuertes.

Scapa Flow tenía un significado especial, amargo, para los alemanes. Las principales unidades de la flota alemana habían sido internadas allí después de la Primera Guerra Mundial. En 1919, mientras los aliados discutían sobre el destino final de la flota, las tripulaciones alemanas de mantenimiento que se ocupaban de los barcos escaparon con ellos y hundieron la mayoría.

Imagen
U-47 a la vuelta de Scapa.

Ahora los alemanes regresaban a Scapa Flow. El propio Dönitz había planeado la operación, tras estudiar una serie de fotografías aéreas para hallar la mejor ruta hasta el interior del fondeadero, y eligió personalmente a Prien para llevar a cabo el ataque (recordó a Prien, al hacerlo, que en la I GM dos submarinos alemanes habían intentado un ataque similar contra la flota británica en Scapa Flow, y que no habían regresado).

La mañana del 8 de octubre, el U-47 se deslizó de sus amarras en Kiel, en el norte de Alemania, , y cruzó el canal de Kiel en dirección al mar del Norte. Los miembros de la tripulación ignoraban todavía la naturaleza de su misión, pero las sospechas de que se trataba de algo especial no tardaron en florecer cuando el submarino divisó una columna de humo en e horizonte y Prien ordenó sumergirse sin ni siquiera investigarla. Sólo cuando el submarino se hallaba en la superficie no lejos de las Orcadas, recargando sus baterías y renovando su provisión de aire comprimido, divulgó Prien la noticia a su primer oficial de guardia, Engelbert Endrass. “Agárrese a algo, Endrass –le dijo- vamos a Scapa Flow”.

Imagen
U-47: Type VII B

Luego Prien se lo dijo a resto de la tripulación, y ordenó una fiesta especial para celebrar la ocasión. Fue una extraña celebración, con el submarino sumergido y los hombres sentados ante una comida de costillas de cerdo y col. Para rehuir el riesgo de detección, el cocinero, mientras servía la comida, andaba suavemente con los pies envueltos en telas.

Siete horas y media más tarde, el U-47, ahora en la superficie, se deslizó al interior de Holm Sound, una de las tres entradas a Scapa Flow. Las fotografías aéreas habían indicado a Dönitz que la entrada de Kirk Sound al norte de Holm Sound –un estrecho canal entre islas, que estaba casi completamente bloqueado por tres barcos hundidos- podía ser franqueada por un navegante osado con una embarcación pequeña. A medida que se acercaba la medianoche, Prien permaneció en su puente observando el canal, brillantemente iluminado por la parpadeante aurora. La tierra se cerraba a ambos lados, y las chimeneas y los mástiles de los barcos hundidos se alzaban amenazadoramente sobre el agua allá delante. “Es una fantasmagórica visión –escribió Prien en su diario de a bordo-. En tierra todo está oscuro, y muy alto ene l cielo pueden verse las parpadeantes luces septentrionales, de modo que la bahía, rodeada por altas montañas, se hall a directamente iluminada desde arriba. El bloqueo que forman los barcos yace hundido ahí delante, fantasmal como las bambalinas de un teatro”.

Imagen
La tripulación.

Al norte, a lo largo de la carretera de la costa de la isla a su derecha, Prien pudo ver a un ciclista de las Orcadas que se encaminaba de vuelta a casa con el faro de su bicicleta brillando débilmente en la oscuridad. Prien había memorizado el mapa, y no se molestó en orientarse por él mientras guiaba al submarino a través del paso. Había rebasado sin problema uno de los barcos hundidos –una goleta de dos mástiles hundida en aproximadamente 10 metros de agua-, cuando una corriente repentina hizo girar el submarino a estribor. El submarino rozó un cable de uno de los barcos hundidos, y Prien notó que el caso tocaba fondo. Cuidadosamente, delicadamente, desprendió el U-47, lo hizo girar ligeramente a babor, y luego, con una difícil y rápida maniobra, lo hizo pasar a través del hueco. A las 12:30 de la madrugada del 14 de octubre estaba dentro de Scapa Flow.

Donde le aguardaba el sobresalto de otra sorpresa. Mientras el U-47 avanzaba hacia el anclaje principal con la escotilla de su torreta abierta y las cubiertas ligeramente hundidas, Prien se halló rodeado por un amplia extensión de agua vacía allá donde había esperado hallar la flota británica. Con creciente impaciencia y ansiedad, giró hacia el norte. Al fin vio recompensada su persistencia. Primero divisó las bajas formas de los destructores anclados junto a al orilla, luego, emergiendo de la silueta de una colina tras ellos, los mástiles de dos grandes barcos se alzaron contra el cielo. Uno de ellos era el acorazado Royal Oak, y el otro el portahidroaviones Pegasus (en realidad Prien lo confundió con el acorazado Repulse). El comandante del submarino alemán contempló fascinado el Royal Oak, luego se volvió hacia Endrass. “Eche una mirada a eso –le dijo –hay otro detrás”.

Imagen
Ruta seguida por Prien en la incursión

El U-47 estaba ahora a 3600 metros de su presa, en posición para un golpe sensacional. Los cuatro tubos de los torpedos de proa estaban apuntados a las siluetas sobrepuestas de los dos barcos británicos, y Prien dio la orden de abrir fuego. Siguió el silbido de la presión de aire, el submarino retrocedió un poco ante el shock de al descarga, y los lentos y deliberados segundos tictaquearon mientras los torpedos cubrían la distancia que los separaba de su blanco.

Tres minutos más tarde, con un sólido y sordo golpe, un solitario torpedo estalló inofensivamente, a todas luces contra la proa del Royal Oak o la cadena de su ancla. Desconcertado y amargamente decepcionado, Prien hizo dar la vuelta a su submarino. Mientras lo hacía disparó su torpedo de popa; también falló el blanco.

Imagen
El Royal Oak

Por aquel entonces la situación del U-47 era precaria; seguramente toda la flota británica se hallaba ya alerta. El instinto de Prien fue correr en busca de seguridad. Pero, mientras aguardaba aprensivamente el contraataque que a buen seguro se produciría, empezó a darse cuenta de que , sorprendetemente, nadie a bordo de ninguno de los barcos anclados a su alrededor sospechaba todavía de su presencia. No tenía forma de saberlo, pero tanto el capitán W.G. Benn del Royal Oak como el comandante del 2º escuadrón de Combate, el contralmirante H E C Blagrowe, que también estaba a bordo, atribuyeron la explosión del torpedo a alguna causa interna indeterminada.

Increíblemente, los británicos le habían concedido a Prien otra oportunidad, y esta vez se propuso aprovecharla al máximo. Mientras los miembros de su tripulación recargaban los tubos de los torpedos, dio fríamente la vuelta de nuevo a fin de situarse otra vez en posición bajo las aún parpadeantes luces septentrionales.

Imagen
Otra imagen del HMS Royal Oak

Dio por segunda vez la orden de disparar. De nuevo los tripulantes del submarino aguardaron tensamente mientras los torpedos avanzaban hacia sus blancos. De pronto, todo ocurrió a la vez. “Se produce una fuerte explosión, un rugir y un retumbar –anotó Piren en su diario de a bordo-. Luego brotan columnas de agua, seguidas por columnas de fuego, y multitud de fragmentos vuelan por los aires. El puerto nace a la vida. Los destructores se iluminan, empiezan a sonar avisos por todas partes, y en tierra firme, a 200 metros de distancia de mí, los coches rugen por las carreteras. Un acorazado ha sido hundido, un segundo ha resultado dañado, y los tros tres torpedos han provocado incendios”.

Trece minutos después del ataque, el golpeado casco del Royal Oak volcaba de lado y se deslizaba bajo la superficie de Scapa Flow, llevándose consigo a 833 oficiales y marinos. Los tripulantes del submarino se sintieron exultantes; pero todavía tenían que pasar su peor prueba. Mientras Prien hacía dar la vuelta al U-47 y se dirigí a toda velocidad hacia el canal de escape, detrás del submarino se formó una claramente visible estela de agua blanca. Hacia babor la tierra firme se acercaba cada vez más, y un automóvil que recorría a toda velocidad la carretera a lo largo de la costa frenó bruscamente cuando sus faros captaron la torreta del U-47. Bruscamente, el coche dio la vuelta y partió a toda velocidad por el mismo camino por el que había venido, dejando a Prien con la seguridad de que había sido localizado y pronto sería atacado.
Imagen
Portahidros HMS Pegasus

La marea estaba entrando desde el este; incluso con los motores diesel y eléctricos al máximo, el U-47 se arrastró a una velocidad sólo ligeramente superior a un nudo, pero creaba una alta y rizada ola a ambos lados. A popa, Scapa Flow hervía de actividad, y uno de los destructores de búsqueda se estaba acercando, con su faro sondando ominosamente. Metro a metro, el U-47 forzó su camino hacia el estrecho hueco por el que había entrado, evitando apenas, en un punto determinad, una colisión con un muelle de madera que asomaba desde la orilla de la isla.

Mientras el submarino giraba hacia Holm Sound, el destructor perseguidor giró y dejó caer toda una andanada de cargas de profundidad muy atrás, probablemente debido a que el dispositivo electrónico rastreador de submarinos había confundido unos restos hundidos con el U-47. Fue el último roce cercano. Mientras el submarino alemán se deslizaba triunfante de vuelta al mar del Norte, Prien introdujo en su diario de abordo una nota más larga: “El resplandor de Scapa Flow todavía es visible.......”

Imagen
Pecio del HMS Royal Oak

Durante años, la Marina de guerra alemana había sido la hijastra del Tercer Reich, olvidada a favor del Ejército, la niña mimada del ex-cabo Hitler, y de la Luftwaffe, la preferida de Göring. Dönitz había argumentado repetidamente que la única arma que podía dominar a Gran Bretaña era una gran flota de submarinos; siempre fue ignorado. Pero la hazaña de Scapa Flow hizo abrir los ojos a muchos. Dos días más tarde, el 16 de octubre, el gran almirante Erich Raeder, comandante en jefe de la Marina de guerra alemana, distribuyó un memorando: “el Führer concede el permiso para las siguientes medidas”, empezaba. Sigue toda una serie de Odense de guerra; la más importante decía: “Todos los barcos mercantes definitivamente reconocidos como enemigos (británicos o franceses) pueden ser torpedeados sin advertencia previa”.

Cuatro días más tarde de la visita del U-47 a Scapa Flow, Günther Prien y su tripulación eran invitados de su Führer en la Chancillería de Berlín; allá, Prien fue condecorado con la codiciada Ritterkreutz, la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro.


Imagen
Prien felicitado por Raeder y Dönitz

La Batalla del Atlántico. Editorial Optima
www.u-47.org

Saludos :wink:
Alexandros el Argéada
Graecia capta ferum victorem cepit..

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4067
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya
Contactar:

Mensajepor Kurt_Steiner » Sab Jul 09, 2005 11:55 pm

Impresionante hazaña. Pese a que la conozco bien, aún me fascina leer sobre ella. Magnifico coraje el de Prien.

Crockett
Miembro
Miembro
Mensajes: 50
Registrado: Mié Ago 10, 2005 8:46 am
Ubicación: Torino, Italia

OPERACIÓN BALDUR: OBJETIVO SCAPA FLOW

Mensajepor Crockett » Jue Ago 11, 2005 6:23 am

Post editado por infracción normativa del foro, artículo 12 (Copy and paste)

"Operación Baldur".13 a 14 de octubre de 1939. Resumen elaborado por Enfermero Pinto
http://www.cyber-corredera.de/panoles/Panol-03.htm

George Patton
Usuario
Usuario
Mensajes: 27
Registrado: Lun Feb 13, 2006 2:11 am

Scapa Flow

Mensajepor George Patton » Dom Feb 19, 2006 4:57 am

La idea de atacar la base naval de Scapa Flow no era nueva, ya durante la Primera Guerra Mundial se había hecho un intento fallido con un submarino que resultó hundido al colisionar con una mina. Así que los británicos ya prevenidos tenían la base fuertemente protegida.

El plan de ataque fue ideado por el almirante Dönitz. Al igual que en la ocasión anterior, se pretendía penetrar en el fondeadero de Scapa Flow con un submarino y hundir allí algún buque de la Home Fleet británica. La empresa era extremadamente difícil, los pasos de entrada al fondeadero estaban muy vigilados, y cerrados por redes o barcos hundidos (block ships), además de las peligrosas corrientes.

Después de establecer los planes de la operación, Dönitz eligió para ejecutarla al teniente de navío Günter Prien que estaba al mando del U-47, y que aceptó voluntariamente la misión. Prien y su tripulación partieron del puerto de Kiel hacia Scapa Flow el 8 de octubre de 1.939. El 13 de octubre, el U-47 pasó el día descansando sobre el fondo a 90 metros, frente a las Islas Orcadas.

A las 19:15 salió a superficie y se dirigió hacia el Holme Sound. A las 22:00 se sumergió para evitar ser descubierto por un mercante, y emergió de nuevo a las 22:37. El tiempo era perfecto y la mar estaba en calma. Prien estuvo a punto de meterse por el Skerry Sound pero rectificó y se dirigió al Kirk Sound que era por donde Dönitz había planeado que podía entrarse en el fondeadero.

Después franqueó el Kirk Sound por el norte de los block ships donde a punto estuvo de quedarse enganchado con las cadenas de amarre de uno de los buques, no obstante consiguió penetrar en la rada. A las 00:27 Prien escribía: "Ya estamos en Scapa Flow". Una vez dentro Prien divisó al norte un acorazado y justo detrás otro buque.

Entonces, a las 00:58, lanzó dos torpedos, y acto seguido lanzó otro más contra el buque más cercano. Un cuarto torpedo no salió del tubo debido a un fallo mecánico. Pasados unos minutos se oyó una única explosión que asombrosamente no pareció llamar la atención de los británicos que probablemente pensaron en un primer momento que se trataba de un accidente. Los otros dos torpedos ni siquiera hicieron explosión. El U-47 dio la vuelta y lanzó otro torpedo por el tubo de popa que tampoco hizo explosión.

Entonces Prien ordenó cargar de nuevo lo tubos para atacar otra vez, y a las 01:22 lanzó tres torpedos más contra el acorazado. Esta vez sí, la explosión fue fortísima y el acorazado Royal Oak, de 29.000 toneladas, se hundió en unos minutos llevándose consigo la vida de 833 hombres. En ese momento se despertó toda la rada que estaba totalmente iluminada, y Prien se retiró por el Kirk Sound pero esta vez pasó al sur de los block ships.A las 02:15 el U-47 ya estaba fuera de la rada, y el día 17 llegó a Kiel.

Prien y su tripulación fueron recibidos con todos los honores; el acorazado Scharnhorst dio la bienvenida al U-47 con toda su dotación formada en cubierta. Además Prien fue condecorado con la Cruz de Caballero e invitado a almorzar junto con toda su tripulación por el propio Hitler. Por su parte Dönitz fue ascendido a contralmirante.

Por supuesto el mando alemán guardo el máximo secreto sobre el fallo de los torpedos, aunque no sería esta la última vez que fallasen. Respecto del buque que estaba detrás del Royal Oak, los alemanes afirman que era el acorazado Repulse, pero según parece ese buque no estaba en Scapa Flow esa noche y en realidad se trataba del viejo transporte de aviación Pegasus.

Debido a este éxito Reader obtuvo la autorización de Hitler para atacar a los trasatlánticos enemigos que navegaban en convoy, y para apoderarse de todos los mercantes neutrales que transportasen contrabando así como la autorización de atacar a todos los mercantes enemigos sin previo aviso.

Avatar de Usuario
Cpt_Morgan
Usuario
Usuario
Mensajes: 30
Registrado: Vie Jun 23, 2006 7:40 pm
Ubicación: Murcia-España

Mensajepor Cpt_Morgan » Vie Jul 07, 2006 2:36 am

durante la primera guerra mundia se intento ataca Scapa dos veces, las dos veces fueron fallidas...

Durante la IGM se había intentado la misma operación para castigar a la flota inglesa anclada en esa bahía, pero de los dos intentos realizados, uno el del submarino U-18 de von Henning en octubre de 1914 penetró en la bahía siguiendo la estela de un mercantes inglés pero la flota inglesa había salido al mar, y el otro intentado por el U-116 de von Emsman en 1918 acabó en el fondo del mar.

Menos conocida es la aventura de un miembro de la Abwehr gracias al cual se consiguieron los datos necesarios que posteriormente posibilitaron el éxito de Scapa Flow y otorgaron la Cruz de Hierro a la tripulación del submarino. He aquí la historia que gloso de las Crónicas Militares y Políticas de la 2GM:

“ Fue así como comienza la operación Baldur (nombre de una deídad nórdica), nombre cifrado del ataque a Scapa Flow. Ante todo hace falta un hombre idóneo, y la elección de Canaris recae sobre un ex oficial de marina, Alfred Wehring, que ha servido al emperador a bordo del Admiral Hipper. Quincuagenario, moreno, de media estatura, el capitán Wehring es un hombre simpático, culto y de carácter solitario, que nunca ha querido casarse. Aunque nació en Hannover, Wehring ha vivido siempre en el mar. Físicamente más parece español que alemán. Este oficial ha trabajado ya, durante la 1GM, para el servicio secreto de la marina, y su ficha lo caracteriza como ‘excelente oficial, escrupuloso, muy atento, agudo observador'. Licenciado al final de la guerra, ha estado empleado como contable en una pequeña fábrica de relojes propiedad de un tío suyo. En 1921, vuelto al servicio activo, ha estado encargado también de una investigación reservada sobre los equipos navales franceses. En 1925, cambiando su nombre por el de Karl Müller, se ha convertido en corredor de relojes de una conocida fábrica alemana y en dos años ha recorrido Francia a lo largo y a lo ancho. Sus informes mensuales a la empresa contienen –en cifra- interesantísimos datos sobre tonelaje, armamento y tripulación de todos los nuevos barcos de guerra que están en construcción en los astilleros de Brest, El Havre y Marsella.

El día de Navidad de 1927 el supuesto Müller es llamado a Berlín al despacho de Canaris. La conversación con el jefe de la sección ‘A-11 Marina' se desarrolla sin testigos, pero en seguida se sabrá que el futuro ‘pequeño almirante' le ha encargado de una misión excepcional: encontrar a toda costa el modo de establecerse en la base naval de Scapa Flow y descubrir el secreto de las barreras que hacen inviolable a la bahía. Todas las noticias que Wehring, alias Müller, pueda recoger, las debe transmitir al dueño de un cafetucho de La Haya. De allí llegarán en seguida a Berlín.

En enero de 1928, el relojero Müller – con el nombre nuevamente cambiado por el de Joachim van Schüllerman- parte hacia Holanda. Esta vez el agente de Canaris es físicamente distinto del corredor que viajaba por Francia. Sus cabello son ya rubios, lleva bigote y gafas de gruesos lentes ahumados. A quien le pregunta el motivo, van Schüllerman cuenta que un grave accidente de coche le ha provocado una disminución de la vista. Wehring pasa un año en Holanda vendiendo despertadores y cronómetros y aprendiendo bien el oficio de reparador de relojes. Por fin, en 1929 pasa a Suiza, donde toma el nombre de Albert Oertel. Esta es la ‘cobertura' decisiva para el espía de Canaris. Cuando, en verano del siguiente año, el falso Albert Oertel abandona Ginebra y va a residir en Gran Bretaña, en las cercanías de Londres, está provisto de un normal pasaporte suizo. Su verdadera identidad está ya enterrada, y oculta a cualquier posible encuesta. Wehring espera otros dos años –continuando siempre con su trabajo de representante y reparador de relojes- hasta que en 1932 solicita la ciudadanía inglesa. Su petición es pronto aceptada. ¿Quién podría sospechar que es un espía este pacífico caballero entrado en los sesenta años, tranquilo y digno, que centenares de personas ven todos los días inclinado sobre su mesa tras la vitrina de su negocio de Petham, cerca de Canterbury?

Y nadie sospecha de él cuando, en la primavera de 1933 (pocos meses antes Canaris ha sido nombrado jefe de la Abwehr, el servicio secreto alemán) el falso Oertel deja Londres y la Gran Bretaña y se va a Escocia y se traslada finalmente a Kirkwall – en la isla Pomona del archipiélago de las Orcadas, a pocas millas de la bahía de Scapa Flow- para abrir una tienda de relojes suizos y ‘souvenirs'.

En el pueblecito brumoso, Albert Oertel no tarda en hacerse popular. Es un hombre discreto, nada curioso, que habla bien aunque con un ligerísimo acento extranjero, y lleva una vida muy retirada. Todo su día lo pasa en el pequeño taller entre relojes y despertadores. Frecuenta regularmente la iglesia, no es avaro, y sólo se permite el lujo de algunos paseos por las cercanías, especialmente por las colinas que rodean la bahía de Scapa, pero siempre acompañado por un muchacho. ‘Tengo la vista demasiado débil', dice, ‘y no me atrevo a andar solo'. Todas las tardes hace un alto en la hostería del puertecito, donde bebe un par de cervezas en compañía de los pescadores y participa de buen grado en las largas discusiones sobre el mar, sobre excursiones de pesca y sobre la gente de los pueblos vecinos. Pero sobre todo, Albert Oertel escucha: escucha con aire indiferente, pero sin perderse una sola palabra, los relatos de los pescadores que con sus barcas llegan hasta la base naval de Scapa Flow a vender el pescado recién cogido o a organizar algún pequeño asunto de contrabando.

Entre una frase y otra van saliendo informaciones curiosas, e incluso interesantísimas. Por ejemplo, cómo traspasan los pescadores las barreras militares de acceso a Scapa dejándose arrastrar por la corriente de marea alta, cómo logran evitar los campos de minas en torno al fondeadero de la flota, cómo distinguen a los centinelas sobre los canales que llevan al exterior de la bahía, y cómo se aprovechan de la niebla para acercarse a los islotes que circundan la base.

Por eso, todas las tardes, cuando vuelve a casa desde la hostería, el relojero atranca la puerta, corre las persianas y cortinas, enciende una potente lámpara, despeja la mesa de trabajo y extiende encima un gran mapa con la reproducción de la bahía de Scapa Flow: la gran ensenada en forma de pan de azúcar, la costa erizada de rocas inaccesibles, el canal Hoy Sound entre las islas Stromness y Hoy, el canal Hoxa Sound entre Switha y South Ronaldsay, y el canal Holm Sound entre Burray y la tierra firme de Pomona. Aquí las barreras de portones eléctricos, allí las redes antisubmarinos y los campos de minas, aquí las plataformas de los cañones, los proyectores y, al lado, las baterías antiaéreas.



Plano de Scapa Flow en 1.939. Recuadrada, la zona del ataque de Prien.


Tarde tras tarde el mapa se llena de nuevos datos (sobre la posición de los navíos, los que salen y los que arriban, sobre la llegada de destacamentos de soldados) a los que Oertel añade los que él mismo ha descubierto con su aguda vista y su formidable memoria durante los paseos por las alturas que dominan Scapa Flow.

Pero hasta comienzos de septiembre de 1939, cuando apenas ha empezado la guerra, no logra el falso Oertel la información esperada por 12 años. El 12 de septiembre, mediante la oficina de La Haya, informa a la Abwehr. El mensaje cifrado dice: ‘ha llegado el paquete. Espero una nueva partida dentro de este mes. Ruego confirmación'.

Esto significa que el capitán Wehring ha descubierto un agujero en la coraza de hierro que protege Scapa Flow, y que por ese agujero podría pasar un sumergible. La entrada oriental de la base se llama Kirk Sound; es un estrecho y turbulento brazo de mar comprendido entre la costa rocosa de Pomona y el escollo arenoso de Lamb Holm. Un pescador, durante la acostumbrada velada en la hostería de Kirkwall, cuenta al relojero que este acceso a la rada de Scapa está bloqueado con tres pontones, pero que éstos. Impelidos por la impetuosa corriente, están bastante distanciados entre sí, de modo que los vapores más pequeños – como los dedicados al transporte de víveres- se arriesgan a pasar.

Dos días después, con el pretexto de un duelo en la familia (la muerte de su madre), Albert Oertel deja Kirkwall, llega a Londres en tren y desde allí, con otra inocente carta en la que se habla de relojes que hay que adquirir y otros que han quedado invendidos, describe minuciosamente la posibilidad de entrar en la base por el Kirk Sound. Pocas horas más tarde el almirante Canaris está al corriente e informa de todo a Doenitz, comandante de los submarinos. La ‘Operación Baldur' puede comenzar.

No está clara la suerte del capitán Wehring. Según una versión, aquella misma noche el falso relojero se alejó de Kirkwall pero siguió algunos meses en Gran Bretaña hasta que logró poco antes de la invasión de Holanda (mayo de 1940), llegar a Alemania. Según otros – pero el diario de navegación del U-47 no lo menciona- el comandante Prien, que sabía de la existencia del espía, antes de abandonar Scapa Flow emergió y, con un bote de goma, recogió a Wehring, que le esperaba en un punto predeterminado en la costa de Kirk Sound, llevándoselo a Wilhelmshaven.

Lo cierto es que, inmediatamente después del ataque a la base inglesa, el relojero desapareció de Kirkwall. Al día siguiente, cuando los vecinos, alarmados por su prolongada ausencia, entraron en alojamiento del falso Oertel, encontraron en la mesa un horario de ferrocarril abierto, con una señal de lápiz rojo junto al tren que partía para el sur de Inglaterra. Sobre la mesilla de la alcoba había algo de dinero. Una nota explicaba que era para la sirviente.

Por ello más de uno pensó que el relojero había tenido que salir inesperadamente. Sólo al final de la guerra fue posible saber por los archivos del Tercer Reich que el tranquilo Albert Oertel era en realidad un espía alemán.”

Bibliografía:

"Crónica Militar y Política de la IIGM" (Sarpe Ediciones).


Ruta seguida por el U-47

Avatar de Usuario
Brandi
Usuario
Usuario
Mensajes: 11
Registrado: Mar Abr 17, 2007 12:42 am
Ubicación: Madrid

Mensajepor Brandi » Mié Nov 28, 2007 10:52 pm

¡Gracias por el relato,fantastico¡¡
Con dos gotas de sangre y un rayo de sol Dios creo una bandera y se la dio a un Español

Avatar de Usuario
CHESTERNIMITZ
Usuario
Usuario
Mensajes: 10
Registrado: Mié Dic 05, 2007 1:06 pm
Ubicación: DERIO- VIZCAYA

Mensajepor CHESTERNIMITZ » Vie Dic 14, 2007 12:50 pm

:-D IMPRESIONANTE!!!!

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3565
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: U-47. El hurón en la madriguera del oso

Mensajepor Audie Murphy » Dom Abr 07, 2013 2:01 pm

Unidos en un mismo tema: "U-47. El hurón en la madriguera del oso", "Operación Baldur" y "Scapa Flow"


Por curiosidades de la vida, azar o "premoniciones" en 1937 la Royal Navy colaboró en el rodaje de una película de bajo presupuesto ambientada en la ficticia república caribeña de Bianco. El título era "Torpedoed" (título alternativo de "Our Fighting Navy"), donde usaron la tripulación y nave del HMS Royal Oak como extras para las escenas bélicas.

http://www.imdb.com/title/tt0029357/
http://www.rarewarfilms.com/index.php?r ... uct_id=329

Imagen
fuente: revista "WW2 (Weider History Group), enero-febrero 2005, p38
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7255
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: U-47. El hurón en la madriguera del oso

Mensajepor tigre » Dom Jun 22, 2014 3:49 am

Hello to all :-D; algunos comentarios y dudas al respecto.......................

¿Como surgió la idea de Scapa Flow?

Dos submarinos alemanes ya lo habían intentado durante la PGM, en Octubre de 1914, el submarino U-18 de von Henning accedió a la base de Scapa Flow, oculto tras la estela de un mercante inglés, pero para su desgracia la flota británica ya había zarpado y la base estaba desierta. En 1918, el U-116 de von Emsman llegó a la base, pero antes de poder atacar chocó con una mina, hundiéndose con toda su tripulación.

Cierto día de septiembre de 1939 el BdU Karl Dönitz estudiaba una carta de gran escala en su cuartel general de Kiel; se trataba de una carta de las Islas Orkney (Orcadas) al norte de Gran Bretaña, entre dos grandes islas el mar se expande hasta formar una bahía: Scapa Flow. El almirante planeaba algo especial, que no produciría al enemigo un revés táctico particularmente grave, pero haría saber al mundo que nada estaba a salvo de su fuerza de submarinos.

El 11 de septiembre de 1939, observando una fotografía aérea de la zona, Dönitz notó que varios buques de guerra capitales de la marina británica estaban anclados en la rada, eso constituía un apreciable blanco para una incursión con un submarino.

El 13 de septiembre de 1939 a las 09:00 horas zarpó desde Kiel el U-14 (Kplt. Horst Wellner); el sumergible debía operar contra el tráfico británico delante del Firth of Moray y reconocer los accesos a Scapa Flow.

Imagen
El U-14 (Tipo IIB) que ejecutó el reconocimiento sobre los accesos a Scapa Flow........................

Fuentes: Fotoalbum-U-Boot-Atlantikboot-Feindfahrten-FrontbootTop bei eBay_de 1918-1945 (endet 14_02_10 200556 MEZ)
http://www.u-boot-archiv.de/krieg/prien_gegen_sf.html
http://www.ubootarchiv.de/ubootwiki/index.php/U_14
KTB U-Bootwaffe. 1939-09 y 1939-10. Das Kriegstagebuch der U-Bootwaffe von Roland Berr.
Husarenstück in Scapa Flow. Die Versenkung der Royal Oak durch U-47 in Scapa Flow. http://www.seekrieg.de

Dudas: ¿desde cuando tenía Dönitz esta idea?...¿Intercambió opiniones con el Abwehr, es decir Canaris?...¿Alguna razón en particular para seleccionar al Kplt. Horst Wellner y su U-14 para el reconocimiento? Muchas gracias. Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
Antonio Machado
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5048
Registrado: Mié Ago 03, 2011 3:40 pm
Ubicación: Nueva York, E.E.U.U.

Re: U-47. El hurón en la madriguera del oso

Mensajepor Antonio Machado » Lun Jun 23, 2014 12:55 am

Hola amigos !


Esas preguntas tienen dedicatoria para nuestro compañero Eriol, experto en el tema...


Saludos cordiales desde Nueva York ,


Antonio Machado.
:sgm65:
Tú no vengas a rezar a mi casa, yo no iré a pensar a tu iglesia... :sgm62:
Imagen
ImagenImagenImagen

Con el Holocausto Nazi en contra de la Raza Judía la inhumanidad sobrepasó a la humanidad.

Avatar de Usuario
Scholtz
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 646
Registrado: Lun Oct 08, 2012 7:49 pm

Re: U-47. El hurón en la madriguera del oso

Mensajepor Scholtz » Sab Jul 05, 2014 8:51 pm

Sobre el ataque de Scapa Flow hay demasiada información de lo que saber todo el mundo pero poca de su planificación. En casi todos los libros que he leido se le atribuye al Grossadmiral la idea y planificación salvo en uno que no recuerdo en el que aparece que personal de otro departamento fue a Döenitz con la carta para que viese lo que habían descubierto.

El por qué se recurrió al U14 me imagino que sería porque Döenitz quería personal con experiencia y su comandante ya había patrullado aguas españolas en nuestra guerra y el día que zarpó Prien, el 8 de octubre de 1939, había 11 submarinos de patrulla y entre los que le quedaban Günther era el mejor.

Comentar también que después de éste hubo más intentos de penetrar en Scapa Flow, dos si no recuerdo mal.

Un saludo.
Imagen

"Escuchad chicos, acabamos de hundir un barco, es nuestro trabajo, estamos en guerra y son nuestro enemigo pero hay algo que jamás debeis olvidar, había marineros a bordo de ese barco, personas iguales que nosotros y ahora mismo se están ahogando y muriendo de la forma más miserable"

Rudolf Müller - 1WO U509

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7255
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: U-47. El hurón en la madriguera del oso

Mensajepor tigre » Dom Jul 06, 2014 3:12 pm

Hola a todos :-D; gracias Scholtz por el aporte. El final.......................

¿Como surgió la idea de Scapa Flow?

El 18 de septiembre de 1939 el BdU expuso al Almirante Raeder su idea sobre la incursión de un sumergible a la bahía de Scapa Flow, el Gran Almirante dió su aprobación aunque aclaró que no debía tratarse de una acción de minado submarino.

El 26 de septiembre de 1939 Dönitz recibió nuevas fotografías aéreas de la bahía y examinándolas centímetro a centímetro, vio que tres accesos estaban totalmente asegurados, pero el acceso desde el norte planteaba una posibilidad de infiltración para un sumergible. La tarea era riesgosa pues además de las medidas de seguridad en la zona tenían lugar poderosas corrientes de marea que podían superar los 10 nudos (un submarino en inmersión alcanzaba los 7 nudos).

El 29 de septiembre de 1939 a las 09:30 horas regresó a Kiel el U-14 con la valiosa información que esperaba el almirante. El Kaleun informó que la zona al este de Scapa Flow es vigilada constantemente mediante guardias fijas, aeronaves y grupos de tres a cuatro destructores en misión A/S y que debía contarse con que los buques disponían de equipos de rastreo. Sin embargo Wellner acotó que debido a las fuertes corrientes en el área los mismos perderían efectividad.

El domingo 01 de octubre de 1939 después de almorzar Dönitz citó a tres oficiales a su despacho, el Krv Kp Ernst Sobe (Comandante de Flotilla), Kplt. Horst Wellner (U-14) y Kplt. Günther Prien (U-47) para discutir el tema (SONDERUNTERNEHMEN „P“). Pese a tener 48 horas Prien aceptó la misión al día siguiente 02 de octubre de 1939 y el 08 de octubre de 1939 a las 11:00 horas el U-47 (Kplt. Günther Prien; IWO Oblt. z. S. Endraß, Engelbert; IIWO Oblt. z. S. Varendorff von, Amelung; LI Oblt z. S. Wessels, Johann-Friedrich; OStrm Spahr, Wilhelm) zarpó de Kiel y navegando a través del Kaiser-Wilhelm-Kanal con fuerza de viento 7 se dirigió al Mar del Norte, lo demás es historia......

Imagen
El U-47 en navegación al objetivo......................

Fuentes: Fotoalbum-U-Boot-Atlantikboot-Feindfahrten-FrontbootTop bei eBay_de 1918-1945 (endet 14_02_10 200556 MEZ)
http://www.u-boot-archiv.de/krieg/prien_gegen_sf.html
http://www.ubootarchiv.de/ubootwiki/index.php/U_14
KTB U-Bootwaffe. 1939-09 y 1939-10. Das Kriegstagebuch der U-Bootwaffe von Roland Berr.
Husarenstück in Scapa Flow. Die Versenkung der Royal Oak durch U-47 in Scapa Flow. http://www.seekrieg.de
Prien Greift An. Wolfgang Frank.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3565
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: U-47. El hurón en la madriguera del oso

Mensajepor Audie Murphy » Jue Abr 07, 2016 5:13 pm

Expertos de la Armada Británica han detonado esta semana un torpedo de la SGM descubierto en febrero pasado, durante una inspeccion rutinaria con sonar del fondo de Scapa Flow. Se cree que es un torpedo alemán disparado por el U-47
http://www.bbc.com/news/uk-scotland-nor ... d-35981770
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7255
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: U-47. El hurón en la madriguera del oso

Mensajepor tigre » Vie Ago 18, 2017 1:21 am

Hola a todos :-D; algo más............................................

El U-47 en el astillero Friedrich Krupp Germaniawerft, Kiel.

Imagen
El U-47 en Kiel al regreso de su sexta patrulla, 06 de julio de 1940............................................

Fuente: http://mmr.adlibhosting.com/madigopacx/ ... width=1600

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.


Volver a “Guerra submarina”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado