Carrera por la bomba atomica

Armas que cambiaron el curso de la historia militar

Moderador: David L

Avatar de Usuario
chemical
Miembro
Miembro
Mensajes: 172
Registrado: Mar Mar 20, 2007 1:44 am

Carrera por la bomba atomica

Mensajepor chemical » Mar Jul 17, 2007 1:24 am

Hola.

Voy a intentar tratar un tema que para mi sorpresa no esta en el foro. Aunque si que se trata indirectamente en muchos de ellos.
Se trata de los proyectos para crear una bomba atómica durante la guerra.
Habia tres proyectos de importancia. El sovietico era el más flojo y retrasado y más que en los avances de sus científicos se basaba en el de sus espias. Hay otro post que lo cuenta brevemente, asi que no insistere mucho en este.
Por otro lado estaban el Proyecto Manhattan de los americanos y el Uranio de los alemanes.


En el siglo XIX llego la primera revolución de la química (no física) cuantica, se sabia de la existencia de un núcleo, electrones, protones.... se llego a una primitiva estructura del atomo (Modelo atomico de Rutherford).
Pero en el siglo XX se perfecciona gracias sobre todo al trabajo de Bohr, fisico danes, que luego formaria parte del proyecto americano. Fue en los años treinta cuando comienzan los trabajos y las investigaciones de prácticamente todos los científicos que más adelante formarian los grupos americano y aleman.
Se consiguieron aislar los primeros isótopos radiactivos, el más importante sin duda fue el U-235.
En 1934 Enrico Fermi, todavía en Italia, bombardeo distintas sustancias con neutrones, pero cuando bombardeo al Uranio detecto otra sustancia radiactiva sin identificar, más adelante Otto Hahn descubrio que era bario, el bario tiene la mitad de peso atómico que el Uranio. Esto queria decir que el núcleo de Uranio de habia “roto”. Este fue el comienzo de la fisión nuclear y de la carrera Germano-Americana.
Lo que a mi me parece más curioso es que la mayoria de los científicos del proyecto Manhattan venian de paises del eje, Hungria , Italia, y sobretodo Alemania. Algunos huyeron por su condición de judios, o simplemente para escapar del fascismo. Otros escaparon tras la invasión de sus paises.


Esta carrera comenzo por el lado aleman en 1939 a partir de una propuesta del fisico Harteck que intento que el ejercito aleman comenzara las investigaciones a gran escala. A partir de esta propuesta comienza el proyecto Uranio, con Hahn y Heisenberg como principales investigadores
En Estados Unidos ocurre algo parecido, pero esta vez la propuesta parte del húngaro Szilard y de Einstein. Sin embargo la respuesta por parte del gobierno americano es muy escasa, una pequeña aportación para pequeñas investigaciones a nivel universitario.
Por otro lado la “aportación” británica llego de dos científicos judios alemanes que escaparon a tiempo de los nazis. Otto Frisch y Rudolf Peirels. Junto a ellos como colaborador trabajo otro exilado aleman, Fuchs, que resulto ser el principal espia sovietico. Su aportación científica fue importante, calculando la masa de Uranio necesaria para una desintegración auto sostenida. Pero lo mas importante fue que descubrieron que tan solo era necesario 2 kg de Uranio, y esto fue importante desde el punto de vista científico claro esta, pero ademas este descubrimiento convencio al gobierno americano de la viabilidad del proyecto. A partir de aquí nacia el proyecto Manhattan. Dicho proyecto estaba dirigido por Oppenheimer.

Las investigaciones americanas en el centro de Los Alamos fueron prometedoras, Fermi construyo un primer reactor nuclear que permitia una reacción nuclear autosostenida,
se construyeron aparatos para aislar y enriquecer isótopos. Fermi descubrio que la ruptura del núcleo liberaba tambien varios neutrones, que a su vez se podrían usar como iniciadores de la siguiente reacción, asi produciria una reacción en cadena.
Los trabajos de investigación se aceleraron muchísimo con la llegada de Bohr, el cual habia escapado de Copenhague, ocupada por los nazis, via Suecia.
Su llegada aumento la calidad científica del trabajo, pero sobre todo lo impulso debido a las noticias que portaba. Tras una entrevista con su antiguo colaborador, Heisemberg, este le puso al tanto de las investigaciones alemanas en el proyecto Uranio, Heisemberg trato de reclutarlo. Dicha reunión ocurrió en 1941, Heisemberg viajo hasta Copenhagen para reunirse con el que fuera su maestro, Niels Bohr, se hablo mucho después de la guerra sobre los temas tratados en esta entrevista, pero las versiones de ambos siempre fueron muy contradictorias. Pero lo que si quedo confirmado es que acabo con la amistad entre ambos.
Cuando Bohr informo del proyecto aleman, no pudo aportar datos exactos, pero el simple hecho de que los alemanes estuvieran investigando alerto al gobierno americano, y acelero muchísimo las investigaciones.
En cuanto a las aportaciones técnicas y científicas por parte de Bohr, la mas importante fue que descubrio que solo se podria utilizar el U-235 (muy escaso).
Finalmente el proyecto americano concluyo con la construcción en 1945 de tres bombas atómicas. Y las consecuencias que todos conocemos.

Los alemanes a pesar de haber comenzado antes sus investigaciones, y a pesar de sus prometedores comienzos no consiguieron éxito significativo alguno.
En 1938 Otto Hahn ya habia publicado varios articulos en los que explicaba la posibilidad de una reacción de fisión nuclear en cadena. A partir de esos articulos comenzaron los trabajos alemanes. Tras la petición del fisico Harteck fue apoyada por el gobierno y por el ejercito. Se prohibieron las exportaciones de Uranio y se creo un grupo de investigación.
Su intención en un principio era la construcción de un reactor nuclear que permitiria conocer el proceso de la fisión nuclear, y que ademas podria usarse como propulsión de los submarinos, dándoles una autonomia increíble.
Los motivos principales del fracaso fueron errores técnicos y falta de material, aunque solo es una opinión, ya que siempre desperto mucha polemica este tema y difícil asegurar nada dado el secretismo que rodeo al proyecto. Lo que si que es evidente es que nunca llegaron a calcular la masa critica de Uranio (masa mínima necesaria para la reacción). Incluso Heisemberg que lideraba el grupo más avanzado la estimo de manera aproximada en dos toneladas, dato muy lejano al real. Ademas su primer prototipo de reactor exploto, este hecho estuvo a punto de acabar con el proyecto Uranio. Pero los científicos convencieron a Speer para que mantuviera el presupuesto y el material.
Los alemanes pretendían usar agua pesada D2O (Deuterio, isótopo del Hidrógeno) como moderador de la reacción en su reactor experimental (Los aliados usaban grafito ultrapuro).
Esto ocasiono que los aliados pusieran un gran empeño en destruir o frenar la producción de agua pesada. Se intento destruir la planta Vemork en Telemark, Noruega.
Se emplearon comandos, bombarderos, partisanos.....
Incluso el director de la fabrica el noruego Bjarne Eriksen fue enviado a un campo de concentración acusado de entorpecer y frenar la producción.
Ademas los aliados bombardearon con insistencia el centro de investigación Kaiser Wilhelm, en el que se desarrollaban casi todos los trabajos, frenando aun mas el avance del proyecto.
Este solo fue salvado por la locura de Hitler, que soñaba con un arma fantastica que acabara con sus enemigos de un golpe. Esto hizo que siguiera activo hasta el final de la guerra.
Al final de la guerra todo el proyecto Uranio fue “saqueado” por los aliados, los americanos llegaron al centro Kaiser Wilhelm y capturaron a todos los científicos, los soviéticos debieron conformarse con algunos centros de menor importancia, aunque el Uranio enriquecido de sus primeros experimentos precedia del capturado a los alemanes.
Con el final de la guerra en Europa habia pasado el temor a una bomba nuclear alemana, y por ello la mayoria de los científicos, especialmente Bohr y Openheimer se opusieron al uso de las bombas contra Japón, aún asi fueron lanzadas con su oposición.
Por su parte los investigadores alemanes no se enteraron de las explosiones nucleares hasta dias después, pues fueron internados en el centro Farm Hall, en Inglaterra. Alli fueron interrogados, y grabadas sus conversaciones.
Pasados unos dias a Hahn se le da a conocer la noticia que comparte con sus compañeros, desde ese momento Hahn entra en una profunda depresión producida por su sentido de culpabilidad.
Permanecieron en este centro hasta enero de 1946 cuando los aliados dictaminaron que sus investigaciones buscaban una reacción nuclear con fines energéticos.

Pasados unos años casi todos los cientificos de ambos proyectos manifestaron de una u otra forma su deseo de que la energia nuclear solo se usara con fines pacificos. Entre los mas activos estaban Bohr y Openheimer, este ultimo fue acusado de "traidor" por lo americanos e incluido en la caza de brujas.
Hasta la victoria siempre.
Imagen

Avatar de Usuario
chemical
Miembro
Miembro
Mensajes: 172
Registrado: Mar Mar 20, 2007 1:44 am

Mensajepor chemical » Lun Nov 12, 2007 1:11 am

Hola.

He estado buscando estos dias información sobre Openheimer, por temas más cientificos que históricos, pero por casualidad he dado con un libro interesante
"Materiales para la historia del mundo" de Fernando Martinez Rueda y Mikel Urquijo.
Me llamo la atención porque incluye unos comentarios hechos a la oponión publica por parte de Openheimer, unos de los creadores de bomba atómica, poco tiempo despues de su lanzamiento.
Me parecen unas observaciones muy interesantes vistas desde nuestro tiempo.
He pensado que os podria interesar, ademas el libro incluye otros textos parecidos sobre otros temas, si tengo tiempo intentare añadir al foro.




"La razón por la que hicimos este trabajo es porque era una necesidad orgánica. Si eres un científico no puedes parar este asunto. Si eres un científico crees que es bueno averiguar como funciona el mundo; que es bueno averiguar como es la realidad; que es bueno devolver a la humanidad en general la gran posibilidad de poder controlar el mundo y de ocuparse de ello según sus conocimientos y sus valores.
Se ha hablado mucho de lo pernicioso del secreto, del encubrimiento, del control, de la seguridad. Algunos de esos comentarios han sido hechos en un plano bastante superficial, limitándose realmente a decir que es difícil o inconveniente trabajar en un mundo donde no eres libre para hacer lo que quieres. Pienso que los comentarios han sido justificados y que la casi unánime resistencia de los científicos a la imposición de un control y un secreto es una posición justificada, pero pienso que la razón para ello puede subyacer en algo más profundo. Pienso que proviene del hecho de que el secreto ha arraigado en lo que la ciencia es y para lo que es. No es bueno ser un científico, y no es posible, a menos que pienses que es de gran valor compartir tus conocimientos, compartirlos con cualquiera que este interesado. No es posible ser un científico a menos que e creas que el conocimiento del mundo, y el poder que ello otorga, es una cosa de valor intrínseco para la humanidad y que lo utilizas para ayudar a expandir el conocimiento, y querer considerar las consecuencias. (....)
Hay mucha gente que intenta escapar de ello. Dicen que la importancia real de la energía atómica no radica en las armas que han sido fabricadas; la importancia real subyace en los grandes beneficios que la energía atómica, que las diversas radiaciones, comportarán a la humanidad. Puede haber algo cierto en esto. Yo estoy seguro que hay algo de cierto en ello, porque nunca ha existido en el pasado un nuevo campo abierto donde sus frutos reales no hayan sido invisibles desde el principio. (....)
Otros intentan escapar de la urgencia de esta situación diciendo que, después de todo, la guerra siempre ha sido terrible; después de todo, se han logrado armas cada vez más nocivas; que ésta es sólo otra arma y no ha generado un gran cambio; que no son tan malas, bombardear ha sido malo en esta guerra y esto no supone un cambio en aquélla, sólo añade un poco de efectividad en los bombardeos; que algún tipo de protección puede ser encontrado. Pienso que estos esfuerzos para difundir y atenuar la naturaleza de la crisis la hace solo más peligrosa. Creo que tenemos que aceptar que es una crisis muy grave, darnos cuenta de que esas armas atómicas que han comenzado a fabricarse son terribles, que ellas implican un cambio, que no son sólo una leve modificación: aceptar esto, y aceptar con ello la necesidad de aquellas transformaciones en el mundo que lo hagan posible integrando estos avances en la vida humana.
El control de las armas atómicas no puede ser en sí mismo el único fin de la colaboración internacional. El único objetivo puede ser un mundo que esté unido, y un mundo en el que la guerra no tenga lugar. Pero esas cosas no suceden de la noche a la mañana, y en este campo parecería que uno podría comenzar, y comenzar sin encontrar aquellos obstáculos insuperables, los cuales la historia a menudo ha interpuesto en el camino de cualquier esfuerzo de cooperación.
Y cuando hablo de un nuevo espíritu en los asuntos internacionales pretendo llegar hasta lo más profundo de las cosas que nosotros queremos, y por las cuales los americanos han estado dispuestos a morir –y ciertamente muchos de nosotros somos conscientes de que hay algo más profundo que eso: a saber, el vínculo común con otros hombres. Sólo si tú haces eso tiene sentido; porque si te aproximas al problema y dices: “Nosotros sabemos que tenemos razón y nos gustaría utilizar la bomba atómica para persuadirte de ponerte de acuerdo con nosotros”, entonces estarás en una débil posición y no lo lograras porque bajo esas condiciones no conseguirás delegar la responsabilidad para la supervivencia del hombre. (....)
Quiero expresar mi mayor simpatía por los pueblos del mundo que se han esforzado por resolver este problema y en contundentes términos invitaros a no subestimar sus dificultades (....)
Creo que no tenemos ninguna esperanza si cedemos en nuestra creencia en el valor de la ciencia, en lo bueno que puede ser para el mundo conocer la realidad, la naturaleza, lograr gradualmente cada vez más control de la naturaleza, aprender, enseñar, comprender. Creo que si perdemos nuestra fe dejaremos de ser científicos, liquidaríamos nuestra herencia, perderíamos lo que tenemos de más valor para este tiempo de crisis.
Pero hay otra cuestión: no sólo somos científicos. Somos hombres también. No podemos olvidar nuestra dependencia respecto a nuestros compañeros hombres. Quiero decir que no sólo nuestra dependencia moral, en la que el valor de la ciencia debe subyacer en el mundo del hombre, donde se hunden todas nuestras raíces. Hay fuertes vínculos en el mundo, más incluso que aquellos que nos ligan unos a otros, los más profundos vínculos, que nos ligan a nuestros compañeros hombres"
Hasta la victoria siempre.

Imagen

Avatar de Usuario
gunsche
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 533
Registrado: Jue Abr 21, 2011 4:42 am

Re: Carrera por la bomba atomica

Mensajepor gunsche » Mié Mar 21, 2012 5:58 am

Ademas de los proyectos alemanes, sovieticos y americanos, estuvo tambien el proyecto nuclear britanico, que mencionas brevemente. En los primeros años de la guerra (mas especificamente, en 1940 y 1941) fue el proyecto mas serio, el que mas progreso obtuvo en resolver los varios problemas existentes en el camino de la bomba atomica. En 1940 se creo el comite Maud, liderado por James Chadwick, descubridor del neutron, los britanicos fueron los primeros que entendieron que la masa critica para iniciar la fision nuclear era cuestion de kilos y no de toneladas, vieron la difusion gaseosa del uranio como la solucion al problema de la separacion de los isotopos, comprendieron cuales iban a ser los efectos de la bomba. Al año siguiente, los britanicos consideraron que era mejor integrar su esfuerzo al de los Estados Unidos, que tenia los mayores fondos para hacer un proyecto de esta envergadura.


Volver a “Armas revolucionarias”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado