CUATRO VETERANOS O PRUEBA DE ARMAS DE LA S. GUERRA MUNDIAL

Toda clase de armas usadas por los soldados de Infantería

Moderador: PatricioDelfosse

Responder
Tuzaro
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Vie Ene 22, 2010 1:52 pm

CUATRO VETERANOS O PRUEBA DE ARMAS DE LA S. GUERRA MUNDIAL

Mensaje por Tuzaro » Mar Sep 27, 2011 11:34 am

Hola,

Todos los aficionados al tema de este foro identificamos las armas de ordenanza de los principales contendientes de aquella guerra en cuanto vemos una foto, conocemos su calibre, sus datos técnicos, su historia… pero ¿Cuantos han tenido la oportunidad de tener una en la mano? ¿Cuántos han podido sentir su peso, llenar el cargador, manejar el cerrojo, probar su encare y sentir el golpe de la cantonera en su hombro al dispararlas?

Bueno pues yo hace ya algún tiempo, y gracias a dos buenos amigos de los que no puedo decir su nombre puesto que tanto a Juan como a Suso no les gusta salir en Internet, he tenido la oportunidad de probar cuatro de estas armas veteranas de la Segunda Guerra Mundial en la Galería de Tiro de La Coruña y, como en aquella ocasión me acompañó la cámara de fotos, si me lo permitís voy a compartir aquella experiencia con este foro.

Aunque daré algunos datos sobre las armas y sus municiones, la idea de este pequeño texto es transmitir – o al menos intentarlo – las sensaciones que produce el manejar y disparar armas militares históricas con más de 70 años de historia y, al menos, una guerra detrás de sí. Por lo que no voy a soltar ningún rollo sobre su historia, sus hitos o un ladrillo de características y datos técnicos.

Bueno, vamos al lío, lo primero presentar a los invitados, que figuran para revista en esta foto y que son, de arriba abajo los siguientes:

Imagen

• Lee Enfield Nº1 Mk III, según marcajes fabricado en un arsenal indio en 1.945.
• Mauser Karabiner 1.898… o casi. Desvelaremos el misterio más tarde.
• Mosin Nagant 1.891/30, salido del arsenal de Tula nada menos que en 1.932.
• Carabina M1A1, modelo de paracaidista, ésta del año 1.944.

Y ahora la munición que disparan, al lado de otros cartuchos más actuales y de arma corta, un poco para que podáis haceros una idea de las proporciones. De izquierda a derecha o lo que puede ser lo mismo, de menor a mayor:

Imagen

• .22 LR (Long Rifle)
• 9x19 ó 9 mm Luger o 9 mm Parabellum
• .40 SW (Smith & Wesson)
• .30 M1 Carbine (7,62x33)
• 7,62x54R (Russian)
• .303 British (7,7x56)
• 6,5 Sueco (6,5x55)

Vaya, parece que sobra algún cartucho “raro” y que falta el famoso 8 mm Máuser (8x57), pero no, no hay ningún error, están todos los que son. Así que ya tenemos las armas, disponemos de munición, hemos puesto la diana en el blanco… pues vamos al puesto de tiro a darle al gatillo, que de eso se trata. Seguiremos el orden de la prueba así que empezamos por la:

US CARBINE M1

Esta carabina nació como M1 “a secas”, es decir, con culata y guardamanos de una sola pieza de madera, y debió de pasarlas canutas, o bien por el fragor de las batallas en las que participó, o bien por que alguno de sus propietarios anteriores no la trató con mucho cariño. Aunque el receptor y el cañón están todavía en muy buen estado – y no parece haber sido repavonada – la madera original estaba llena de golpes y rayas, además de descolorida. Por lo que el propietario buscó tiendas en USA –vía Web, naturalmente - donde estas carabinas son muy populares y todavía hoy se hacen réplicas y accesorios por varios fabricantes, y encontró el “chasis” de una M1A1 aún sin estrenar, así como cargadores de 30 cartuchos más alguno de los originales de 15.

Como ya sabréis, la variante con culatín plegable y pistolete usada principalmente por paracaidistas se denomina M1A1. Hubo versiones ya tardías de este arma que incluso podían hacer fuego automático, con lo que: calibre “más o menos” de pistola, arma compacta y fuego en ráfaga: subfusil. Para esa versión es la que se desarrollaron los cargadores de 30 cartuchos que veis en la siguiente foto.

Como se puede observar en la foto superior, la munición calibre .30 (7,62 mm) de esta carabina es del mismo diámetro que la empleada por el US Garand 30-06 (también 7,62) aunque no tienen absolutamente nada que ver. La vaina que emplea este cartucho es practiamente igual al calibre de la punta y ésta es sólo un poco más larga que la de un cartucho de pistola estándar. Por otro lado el culote es del tipo ranurado, más adecuado para el uso con armas automáticas - bueno, en este caso semi - que el tipo pestaña, que es el que usan dos de los compañeros de tirada, que mencionaremos más tarde y que se pueden ver también en la foto.

Imagen

Bien, una vez que tenemos alimentado el cargador, no hay más que introducirlo por la parte baja del receptor, darle el golpecito en la tapa para asegurarse que ha quedado convenientemente trincado y montar el arma con un pequeño “gatillo” solidario con el bloque de cierre que hay en el lado derecho del arma. Como el calibre no es muy bestia -más bien es flojito - el muelle recuperador es suave y como las vainas son cortas, el recorrido del cierre también lo es. Vamos que es casi como montar una pistola, en cuanto a fuerza y recorrido.

Imagen

Pues ahora la tenemos en las manos y vamos a tirar. La primera sensación es la de tener un arma muy compacta y ligera y, además en esta unidad, muy nueva y bonita… casi no parece un arma de guerra. El hecho de tener pistolete la hace también muy fácil de empuñar y el gesto de empuñarla de pié - que es como hemos disparado todas las armas – es más natural que en los otros fusiles. Sin embargo el encare con una “culata” de alambre no es nada cómodo, pues no tienes nada firme en donde apoyar la mejilla.

Imagen

Sin embargo, la varilla metálica que conforma el culatín parece robusta y da confianza para tirar con precisión haciendo presa con el portafusil y sujetando el arma con fuerza contra el hombro.

El gatillo es de recorrido más bien corto y sin arrastres, algo que los tiradores deportivos apreciamos especialmente, y no muy duro. Lo mejor de esta carabina es que apenas hay retroceso o relevación. Incluso hemos puesto una diana en la distancia “de pistola”, 25 m y hemos disparado a una mano sin problemas, prueba de lo suave que va el chisme. Además el sonido es muy contenido; aunque no tenemos medidor de decibelios, mi impresión subjetiva es que es incluso un poco menor que una pistola de 9 mm; siendo su munición, más potente.

El mecanismo de disparo, expulsión y alimentación es rápido y eficiente: no somos capaces nosotros de apretar el disparador lo rápido que es la carabina en hacer su trabajo. Supongo que ha sido pensada, dado lo limitado del calibre .30 M1 comparado con las municiones de fusil en aquella época, para abatir al enemigo más que por tiros precisos, por saturación de balas sobre éste. De ahí su cargador de 15 cartuchos que, aunque hoy nos parece corto, es el triple que en el que aquel entonces usaba la competencia.

Imagen

Como se aprecia en las fotos, el sistema de puntería es el típico del Tío Sam: alza cerrada muy robusta y protegida, como se aprecia en las fotos, y punto con protección en V. El mismo del Garand - que también he probado, aunque no en esta ocasión- y que actualmente llevan los sistemas de armas basados en el AR-15/M-16. Estas miras son de buena precisión pero no se que sentido tienen en un arma de este estilo. Lo cierto es que en las distancias típicas de una galería de tiro española, gracias a sus buenas miras y a la suavidad del disparo, es muy fácil hacer buenas puntuaciones incluso tirando de pié, sin correa y para tratarse de un arma semiautomática; donde el vaivén del bloque de cierre siempre menea un poco el arma.

La carabina US M1 es, sin duda alguna, una de mis armas favoritas para divertirme en una galería, siempre y cuando no haya problema para hacerse con munición: los cargadores se vacían en segundos, a poco que uno tenga una mañana “caliente” como la de aquel día.

Bueno, por hoy no me lío más, espero que os haya gustado, si os parece dejamos para mañana los comentarios del siguiente veterano.

Saludos a todos,

Túzaro
Última edición por Tuzaro el Vie Sep 30, 2011 5:34 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: CUATRO VETERANOS MUY EN FORMA

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Sep 27, 2011 8:29 pm

Excelente hilo. Yo siempre pensé lo mismo, que para lo que había sido diseñado la M1, el cargador era poco adecuado para una situación de emergencia.

Me muero de curiosidad esperando a que desveles el misterio del "Mauser". ¿Vendrá en realidad de Asturias o del Bósforo? ¿O de otra parte?

Tuzaro
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Vie Ene 22, 2010 1:52 pm

CUATRO VETERANOS MUY EN FORMA

Mensaje por Tuzaro » Mar Sep 27, 2011 10:59 pm

Gracias por tus comentarios Kurt, aunque ya he dicho la procedencia del "Kar-98" en un comentario anterior.

Aprovecho esta pequeña respuesta para incluir una foto que se me ha quedado fuera en el post anterior:

Imagen

En ella se aprecia algo que a mi me parece curioso, puesto que es la primera vez que veo los marcajes de un arma en el extremo del cañón, cerca del punto de mira. Aunque la foto no es buena - de echo ninguna lo es - se aprecia perfectamente el año de fabricación: 1.944. Desconocemos el significado de los otros marcajes, pero se supone que indican el fabricante/arsenal del que salió.

Estoy escribiendo el texto y seleccionando las fotos de los otros fusiles, con la esperanza de que os interese el tema.

Saludos,

Túzaro

farre
Miembro
Miembro
Mensajes: 144
Registrado: Jue Dic 13, 2007 1:56 pm

CUATRO VETERANOS MUY EN FORMA

Mensaje por farre » Mié Sep 28, 2011 11:47 pm

Muy buenas armas, de aquí solo tengo el mossin nagant pero en tres versiones, después tengo algunas pero no están en forma ya que tienen unos agujeros como una maxim 1910 y una DT, sin contar la ppsh41 y 43 y una tt-33

Saludos

pd veteranos también tengo i estos están en forma un manlincher m-95( no tengo municion ni encuentro) , una carabina tigre 44-40 y tres mossins nagans modelo 1891/30 fabricado en el 1926, un modelo sniper y una carabina modelo 1944

Tuzaro
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Vie Ene 22, 2010 1:52 pm

CUATRO VETERANOS MUY EN FORMA

Mensaje por Tuzaro » Vie Sep 30, 2011 5:24 pm

MOSIN NAGANT 1.891/30

Imagen

El siguiente arma en pasar por la línea de tiro fue el más veterano de todos, el fusil Mosin-Nagant mod. 1.891/30 el cual, según los marcajes que se ven en la foto, salió del arsenal de Tula (al sur de Moscú) nada menos que en 1.932, ¡Casi 80 años!

Imagen

Cuando tengo un “fierro” de estos en las manos me es imposible no pensar en todo lo que ha sucedido en el mundo desde que el operario del arsenal le montó la última pieza – no sé por que me imagino que el conjunto del cerrojo -, y se fue a su casa esa noche. La Guerra Civil Española (miles de estas armas acabaron en España hasta el punto que fueron reglamentarias en algunas unidades del régimen de Franco, una vez acabada la guerra), la guerra contra Japón, la Guerra de Invierno contra Finlandia, la Segunda Guerra Mundial, Corea, Vietnam… y docenas de conflictos olvidados han tenido como protagonista destacado a este fusil que ahora en mis manos me dispongo a disparar.

La primera impresión visual es que se trata de un arma realmente larga y esbelta. Con la bayoneta calada, a mis ojos tiene una cierta estética de los viejos fusiles de avancarga napoleónicos. También la forma de la culata, desde siempre me ha parecido muy curiosa con su perfil curvado como el remo de una chalupa. Como ya he dicho antes, ha sido una experiencia de sensaciones, así que no he medido ni pesado las armas, ni siquiera he comparado tablas de características en la bibliografía que dispongo. Así que las sensaciones que me ha dado el Mosin, una vez lo he tenido en la mano es que es el más largo, esbelto y ligero de los tres (los otros dos son el Mauser y el SMLE, la US M1 no se puede comparar, es otra cosa, otro concepto).

Así como la carabina probada anteriormente estaba impoluta, con la “carpintería” del trinque, y parecía un arma de estreno; en el Mosín (o Moisin, que no tengo claro como se dice) sus 79 años cumplidos este 2.011, le han dejado arrugas por todo el cuerpo. Su madera, que posiblemente haya sido tratada en más de una ocasión – el brillo que se aprecia en las fotos es más que elocuente – tiene marcas y ralladuras, que también se aprecian en las fotos. El color que se le ha dado también es característico y diferenciador. Así como todas las armas que he visto han sido tratadas al aceite y tienen un color marrón con diferentes tonalidades y más o menos claro en función del tipo de madera, el tipo y las capas de aceite que hayan recibido, el Soviético tiene una tonalidad rojiza muy parecida al sapelly, aunque sin las vetas de éste. Supongo que por eso es tan común ver en fotos de la guerra en el invierno a los tiradores emboscados del Ejército Rojo cubriendo sus fusiles con fundas blancas: el tono rojizo del Mosín “canta” mucho más en la nieve que el marrón de los demás fusiles.

Sin embargo, el estado de la mecánica es excelente, algo que es común en las cuatro armas probadas. Retirados los cerrojos y vistos el interior de los cañones a la luz, el estriado se ve uniforme, sin desgaste apreciable y en perfecto estado. Este extremo es clave para la precisión que aún mantienen estos veteranos y con la que se pueden medir con otros jovencitos sin ningún complejo, y alguno hasta le puede sacar los colores…

El Mosín tiene un cerrojo muy característico, con una palanca recta, relativamente corta en comparación con la de los demás y acabada en una gran bola, que se inserta en un bloque rectangular de acero, muy diferente de los otros cerrojos a los que estaba acostumbrado. Pero lo más “extraño” aún es la forma en que se acciona el mecanismo: Con un Máuser o cualquier otro fusil/carabina de sistema similar, una vez realizado el encare, la carga y la repetición se realizan con la mano derecha girando la palanca hacia arriba hasta que queda más o menos horizontal, se tira de ella hasta que el cierre hace tope – expulsando la vaina vacía si hemos disparado y ésta se aloja aún en la recámara – y luego llevándola hasta delante para introducir el siguiente cartucho en el cargador, dejar en percutor montado y al llevar de nuevo la palanca hacia abajo, el arma queda lista para el siguiente disparo.

Pues en nuestro soviético, para realizar el mismo proceso hay que coger el cerrojo ya en la horizontal, subirlo hasta la vertical 90º justos y luego hacerlo retroceder en la misma posición. Con lo que pasas la mano por toda la línea de miras del arma, perdiendo la visión del blanco. Además la posición de la muñeca durante la maniobra se hace, más que incómoda, extraña por la falta de costumbre; o por la costumbre de hacerlo siempre de otra manera. El accionamiento es suave y sin apenas holguras, y los movimientos precisos y marcados con un “clac” cada uno de ellos.

Jamás me atrevería a juzgar como bueno o malo este sistema, el currículum de esta arma supera por varias decenas de años al mío como tirador. Tengo muy claro que un infante que haya disparado centenares de cartuchos y, además no haya conocido otro fusil, lo tendrá como lo más cómodo y natural del mundo, pudiendo realizar repetidos disparos con rapidez y sin perder encare.
Además, varios de los más famosos francotiradores de la Historia, y no sólo Soviéticos, han usado este fusil, por lo que no tengo nada más que decir al respecto.

Imagen

Imagen

El sistema de miras es el clásico de la época: alza de librillo regulada hasta los 2.000 m en intervalos de 50 y punto con posibilidad de corrección lateral protegido por un anillo metálico. Creo que se han pasado un poco de “optimistas”: hacer puntería a 2.000 metros a ojo es algo… en fin, sin más comentarios: “¡Eh, Herr Fritz, estése quieto un momento bitte, que voy a ver si ajusto correctamente el alza antes de darle un gatillazo! ¡Es que dudo si está Vd. a 1.250 o 1.300 m. pero no se preocupe eh, que un par de tiros de prueba y ya acabo, danke! “

Imagen

La munición es el tipo “con pestaña”, tan propia de las armas ruso/soviéticas como del Imperio de su Graciosa Majestad y en oposición de la ranurada del sistema Máuser con la que compartieron época. Éste es el motivo que los cargadores de poca capacidad de los fusiles sean triangulares y que los de gran capacidad como el de las ametralladoras sean curvados o circulares. En el caso del Mosín, el alojamiento de la munición se extiende por debajo de la acción, formando un falso cargador – no se puede sacar – y de sólo 5 cartuchos en disposición monohilera. Este punto es importante, las armas con cargador monohilera – otro ejemplo es la clásica Colt 1.911 -, son menos proclives al encasquillamiento por fallos en la munición, puesto que la misma, aparece siempre perfectamente alineada con la recámara del cañón; y el cerrojo no tiene más que empujar el cartucho linealmente hacia el interior de la misma. En las armas con cargadores o alojamientos para munición al tresbolillo, los cartuchos se presentan con una pequeña desalineación frente al eje de la recámara, siendo un cono mecanizado en ésta la que dirige la punta del proyectil a su ubicación. Lo que acabo de comentar se ve claramente en las fotos de abajo.

Imagen
Mosin Nagant

Imagen
Mauser

Imagen
Lee Enfield

Una vez en la línea de tiro, el encare es muy bueno, para mi gusto uno de los mejores. La forma curvada de la culata – la pala del remo – se ajusta bien a la altura de mi mejilla y yo soy de los tiradores que me gusta “apoyarme” en el arma cuando disparo. En los otros, ese apoyo me iba algo bajo; de todas formas estos temas ergonómicos son muy personales, influye mucho la talla de cada uno y su forma de tirar. Sólo puedo decir, en este aspecto, que a mí el Mosín se me “adapta” muy bien.

Imagen

El disparador es sensiblemente más duro que en la carabina, pero también puedo decir que es de mi gusto, sin arrastres y predecible. Hago un inciso para explicar que para lograr un buen afinado de los sistemas de disparo en las armas hay tres caminos:
a. Un disparador del tipo “match” en el cual se puede regular todo: peso de los tiempos, carrera, etc… sin más que ajustar el tornillo correspondiente.
b. Un buen armero que sepa manejar la piedra de Arkansas y pueda dejar el disparador “al pelo”, o como se quiera.
c. Miles de disparos sin necesidad de tocar nada. De esta manera se suavizan muelles y se liman asperezas por muy basto que sea el mecanismo.
Creo que este fusil tiene un disparador correctamente afinado por la vía “C”, de manera que dado el arma de que se trata – un fusil militar histórico – es mucho más que correcto.

Según tablas, el calibre 7,62x54R es un pelín menos potente que sus equivalentes alemán y británico, pero como he dicho antes, el Mosín es más ligero que ellos y la sensación que tengo es que el culatazo es mayor. Un culatazo dirigido directamente al hombro, sin apenas relevación del extremo del cañón, lo que avala la primera sensación de que arma está bien equilibrada. Curiosamente meses después he tenido ocasión de disparar un modelo carabina 1.944, mucho más corta y por lo tanto más ligera; pero no tengo el recuerdo de que la pegada fuese más dura que con éste, como en teoría tendría que suceder. Igual la carga de los cartuchos era más flojita, menos “picante”.

A lo único a lo que aún no me he acostumbrado del todo es a la repetición de los tiros con el arma encarada cosa que sí hago con otras armas de cerrojo, de las que algunas, además, soy propietario – más bien depositario, con permiso del Estado -. He tenido más oportunidades de disparar con otras unidades de este fusil y aún hoy desencaro y bajo el arma para repetir el tiro.
Con todo es una gozada disparar con él y da igual el culatazo, el tremendo ruido de estas municiones en una galería cerrada, y lo que haga falta… disparamos toda la munición que llevamos esa mañana a la galería y más hubiera, que allí iba a quedar.

Bueno, y eso es todo por hoy, el siguiente será el servidor de Su Graciosa Majestad el “old Lee Enfield”

Saludos,

Túzaro

Tuzaro
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Vie Ene 22, 2010 1:52 pm

CUATRO VETERANOS O PRUEBA DE ARMAS DE LA S. GUERRA MUNDIAL

Mensaje por Tuzaro » Lun Oct 03, 2011 11:36 pm

Lee Enfield Nº1 Mk III

Antes de esta ocasión ya había tenido la oportunidad de disparar tanto al fusil alemán como al soviético, pero aquella mañana fue la primera vez que tuve un Enfield en mis manos. Aunque ya lo conocía de haber leído sobre él y lo había visto “personalmente” en varios museos, no dejé de llevarme alguna sorpresa en esta ocasión que lo pude catar a fondo.

Imagen

Como podréis ver en los marcajes que se aprecian claramente en la foto, se trata de un Enfield Nº1 Mk III, o sea del modelo post Primera Guerra Mundial con el engarce para la bayoneta en forma de pitorro aún debajo del cañón, pero fabricado en 1.945; cosa que no me encajaba en absoluto. El dueño comentó que había investigado sobre los marcajes y que el arma muy probablemente había sido fabricada en un arsenal indio. Suponemos que los diseños junto a las máquinas de las armas que en la metrópoli habían quedado relegadas por nuevos diseños, se reciclaban enviándolas a las colonias “all around the Empire”.

Imagen

Hasta la aparición en nuestros días de las armas tácticas de polímero, que es una expresión muy guay para decir las armas tácticas de plástico – los plásticos no son otra cosa que cadenas de polímeros – en los fusiles de ordenanza militares el concepto “robustez a prueba del recluta más negado”, era un argumento capital en el diseño. Pues bien, en el Lee Enfield, ese concepto es llevado a las más altas cotas y para mí, el británico es el paradigma del fusil robusto, “la bestia” de esta comparativa. El grosor y la “cantidad” de madera empleada desde la culata hasta la boca del cañón, los herrajes a lo largo del fusil, los tochos de acero mecanizado que forman el receptor y el cerrojo… ya he dicho que no hemos pesado las armas, pero en mi impresión ésta es la más pesada y de impresión sicológica más “imponente”. No en vano este fusil se empleó para la mayor gloria del imperio más basto de su época… que a la larga se fue extinguiendo a medida que este excelente fusil se iba inexorablemente quedando obsoleto.

Imagen

Había leído mucho sobre las excelencias del mecanismo del Enfield para el tiro de repetición: que si la palanca gira sólo 60º en vez los 90º habituales, que si la suavidad excepcional de su acción, que si un sargento había disparado nosecuantos disparos en un minuto haciendo blanco a tropecientos metros… a mi me parece un fusil muy bien construido, con un cerrojo suave, desde luego más que el del Mosín, pero… no tanto como para marcar una diferencia abismal con el Máuser y su pléyade de derivados.

Si nos centramos en el cerrojo, que sale sin más que - una vez que alzamos la palanca -girar una pestaña que hay en la cabeza del mismo hasta alinearla con la guía superior, de forma que pase por debajo del “puente” una vez que extraemos hacia atrás el conjunto. Es llamativo también el extremo posterior del percutor, rematado en un “asidero” de dimensiones más que generosas.

Me han llamado la atención también cosas de ignoraba de este británico de origen indio. Por ejemplo, de todos es sabido que es el fusil de cerrojo de más capacidad de munición de las dos contiendas mundiales, y además doblando a las armas de la competencia, que no es poco. Pero lo que desconocía es que el cargador es extraíble, algo único – hasta donde yo salcanzo - en un fusil militar de cerrojo de los de la época. Para liberarlo y poder extraerlo, hay que accionar una pequeña pestaña justo frente a la cola del disparador, dentro del guardamonte. Desgraciadamente no he sacado ninguna foto del cargador fuera, pero os juro que salir, sale, palabra.

El .303 es el cartucho con la vaina más larga de todos - se puede comprobar en las fotos - así que una vez que empiezas a tirar del cerrojo para atrás el recorrido es enorme: a un cartucho así hoy se le llamaría “.xcientos mágnum”. Como ya hemos mencionado, el que sea un cartucho con pestaña, obliga a que el cargador tome esa forma triangular tan identificadora del modelo.

Otro detalle a mencionar es el mecanismo del seguro, una pestaña en el lado izquierdo según se mira desde el lado correcto del fusil, es decir, con el cañón hacia delante.

Imagen
Imagen

Bueno y después de tanto rollo ¿Cómo tira este fusil? Pues fundamentalmente con muy mala leche.

Una vez en la línea de tiro, el Enfield me hace ser consciente de su peso, su tamaño y sus formas. Supongo que los súbditos de Su Graciosa Majestad tienen mayor envergadura que los cosacos o siberianos del Zar y por eso el chopo lo han dimensionado a su talla.

En el encare, se me hace algo cabezón y no encuentro un buen apoyo en la mejilla, será que mis antepasados tiran más a la estepa que a la pérfida Albión, o más bien que necesito más entrenamiento con este fusil. Apunto al centro de la diana… vaya, ahora me acuerdo que no he dicho nada sobre las miras. Que tampoco tienen nada de particular… bueno sí, que en mi opinión teniendo un arma “larga” en todos los sentidos de la palabra, no se a que viene adelantarla tanto, perdiendo de este modo radio de miras y, por lo tanto, precisión. ¿Qué de este modo se pierde rapidez en el encare? Puede ser, pero yo veo las cosas desde la óptica que me confiere mi licencia “F” de tirador deportivo. He sido tirador militar, pero de eso hace ya tanto tiempo, que ya no me acuerdo.

Disparador afinado por el método “C” como hemos explicado comentando el arma anterior. Recorrido algo más largo que el del Mosín pero ninguna queja, no hay arrastres… salvo el de mi hombro tras apretar el gatillo. Este británico es poco flemático y se gasta malas pulgas, pero la munición .303 es lo que tiene, tanto vale para cazar en África como para salir de las alas de un Spitfire y ser igualmente letal en su cometido.

Imagen

El arma patea coces con herradura – los tres fusiles de cerrojo comparten una cantonera metálica -, algo que no entiendo puesto que antes de salir la pólvora sin humo, ya existía el caucho. Además se reeleva, según mi parecer en exceso, pero yo no soy quién para juzgar en estas líneas como un arma mal equilibrada al Enfield, con total seguridad no he sujetado al fusil correctamente; algo capital cuando se dispara un arma potente.

Ahora entiendo porque, según algún libro que he leído, no era muy popular el “Enfield Jugle Carbine” entre las tropas que combatían a los japoneses en la jungla: mismo cartucho, arma más corta y ligera… lo que no aguanta el arma lo aguantas tú. Cuando acabe de escribir estos textos basados únicamente en mis impresiones, buscaré documentación para hacer una comparativa de la balística de estas armas. Me ha picado la curiosidad de comparar, al menos sobre el papel, los datos de estos calibres con los de, por poner un ejemplo, el .300 win. Mag. Que es lo máximo que he llegado a disparar.

Y esto es todo, en cuanto pueda, vendrá el que queda.

Saludos,

Túzaro

Avatar de Usuario
cv-6
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2457
Registrado: Vie Sep 12, 2008 9:15 pm
Ubicación: España

CUATRO VETERANOS MUY EN FORMA

Mensaje por cv-6 » Mar Oct 04, 2011 11:27 am

Tuzaro escribió: Además, varios de los más famosos francotiradores de la Historia, y no sólo Soviéticos, han usado este fusil, por lo que no tengo nada más que decir al respecto.
Respecto al asunto de los Mosin para francotiradores, creo que sus cerrojos usaban el sistema "clásico" (es decir, al levantarlos quedaba la palanca del cerrojo en horizontal) ya que con un cerrojo Mosin "normal" no habría forma de poner la mira telescópica. Por tanto en este aspecto se puede decir que la versión "normal" y la de francotirador eran dos armas diferentes.
My body lies under the ocean
My body lies under the sea
My body lies under the ocean
Wrapped up in an SB2C


Un poco de ciencia aleja de Dios, pero mucha ciencia devuelve a Él (Louis Pasteur)

Tuzaro
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Vie Ene 22, 2010 1:52 pm

Re: CUATRO VETERANOS O PRUEBA DE ARMAS DE LA S. GUERRA MUND

Mensaje por Tuzaro » Mar Oct 04, 2011 12:29 pm

Hola CV-6,

Efectivamente el cerrojo del fusil con mira es curvo y sale de un lateral puesto que, de otra manera, sería imposible poner una mira telescópica sobre el arma. En cuanto a que sean dos "armas diferentes", lamento no poder estar de acuerdo contigo, puesto que ésta es la única diferencia que hay, cuando además los dos cerrojos son intercambiables.

En mi opinión, incluso es más diferenciador el hecho que los fusiles destinados a los "pacos" eran montados con piezas seleccionadas; es decir si se sustituía una broca gastada por una nueva para taladrar el cañón, las primeras unidades de estos cañones eran seleccionados para los fusiles de "sniper", que además eran montados por armeros expertos uno a uno y, una vez ya listos, probados para comprobar su precisión. Y esto mismo vale para las versiones de francotirador de los Mauser.

Aprovecho la ocasión para comentar, sobre el cerrojo del Mosín, que para su extracción no hay más que, una vez se retira el cerrojo hacia atrás hasta hacer tope, apretar el gatillo y ya queda desbloqueado para sacarlo. Más simple imposible.

Saludos,

Túzaro

Avatar de Usuario
cv-6
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2457
Registrado: Vie Sep 12, 2008 9:15 pm
Ubicación: España

Re: CUATRO VETERANOS O PRUEBA DE ARMAS DE LA S. GUERRA MUND

Mensaje por cv-6 » Mar Oct 04, 2011 12:32 pm

Tuzaro escribió:Hola CV-6,

Efectivamente el cerrojo del fusil con mira es curvo y sale de un lateral puesto que, de otra manera, sería imposible poner una mira telescópica sobre el arma. En cuanto a que sean dos "armas diferentes", lamento no poder estar de acuerdo contigo, puesto que ésta es la única diferencia que hay, cuando además los dos cerrojos son intercambiables.
Por supuesto que no son dos armas diferentes (yo y mi habilidad para explicarme :evil: ). Yo sólo me refería al asunto del cerrojo y la diferencia que por su causa puede haber en el manejo de una u otra versión.
My body lies under the ocean
My body lies under the sea
My body lies under the ocean
Wrapped up in an SB2C


Un poco de ciencia aleja de Dios, pero mucha ciencia devuelve a Él (Louis Pasteur)

Tuzaro
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Vie Ene 22, 2010 1:52 pm

Re: CUATRO VETERANOS O PRUEBA DE ARMAS DE LA S. GUERRA MUND

Mensaje por Tuzaro » Sab Oct 29, 2011 6:17 pm

MAUSER KAR 98, digo… CARL GUSTAF M38

Imagen

Imagen

Fabricado por Husqvarna en 1.941, es prácticamente un Mauser Karabiner Modelo 1.898. De hecho, aunque sabía de la “existencia” de este fusil, no fue hasta el momento que llegó a mis manos y ví los marcajes que se aprecian en las fotos, hubiese discutido con cualquiera que éste era el fusil alemán. Y de hecho lo es: mismo diseño de culata, acción, disparador, cañón… sólo que “made in Sweden”; y esto marca una diferencia más que notable: es el que tira más fino de todos. Dentro de los fusiles de cerrojo de dotación en un ejército, es lo que más se acerca a una carabina “match” de competición. ¿Por qué? Pues por lo siguiente:
• La base de partida es la acción del sistema Máuser, acción que ha sido base de muchos otros desarrollos para armas tanto de competición como de francotirador, desde la época de su inicio hasta hoy en día, prueba de la excelencia de este sistema.
• La calidad del acero sueco está fuera de toda duda y además los mecanizados, acabados, ajustes y pavonados están al mismo nivel.
• Suecia no ha participado en la guerra, ni tenía un ejército de millones de hombres como los otros países contendientes, con lo que se podía permitir el lujo de hacer cada fusil priorizando la calidad frente a la cantidad.
• El calibre 6,5x55, también conocido como 6,5 Sueco, goza de un fantástico coeficiente balístico, lo que le confiere una excelente precisión, por encima incluso del original 8mm Máuser (7,92x57).
Esta unidad además, goza de un excelente estado de conservación, tanto en la “mecánica” como en la “carpintería”, algo que se aprecia perfectamente en las fotos. Y no deja de ser sorprendente pues, detrás del ruso-soviético, es el más veterano de todos. Ya que estamos – en el momento en que escribo estas líneas- acabando el año 2011, nuestro sueco tendría ya sus buenos 70 años.

Imagen

En las galerías de tiro de hoy en día, y a lo largo de todo el mundo, son los fusiles más buscados y apreciados por su precisión y fiabilidad. Si alguien se molesta en buscar en Internet, en la categoría de “fusil militar” e incluso en la de “fusil libre”, encontrará a tiradores con “gustavos” entre las primeras posiciones. Y por si a alguien le molesta, pues que no se moleste, ya pongo yo un par de enlaces:

Esta nacional

http://www.armas.es/articulos/competici ... eciso.html" onclick="window.open(this.href);return false;

Y esta internacional

http://clubs.odcmp.com/cgi-bin/report_e ... &awardID=1" onclick="window.open(this.href);return false;

Para mí gusto, el sueco –alemán es el fusil más equilibrado de los tres, ni tan ligero y espigado como el ruso, ni tan mazacote y cabezón como el británico. Las miras son las conocidas con alzas tablón y punto abierto, más que suficientes para su función. De este fusil hay una versión específica para competición, con cañón seleccionado, disparador afinado y miras cerradas (dióptero y túnel) que aún hoy en día son auténticas máquinas de precisión de primer nivel… y mi oscuro objeto de deseo.

Debo ser cuellilargo, porque al igual que en el británico, me cuesta apoyar la cara en la culata, una vez encarada el arma. Solución: quitarme una vértebra, ponerle un suplemento – los hay en el mercado – o cambiar mi técnica de tiro. Lo de “cambiar” es un eufemismo para no decir “mejorar”.

La acción es larga, pero precisa y suave, tan suave que he ido a coger nuevamente al Enfield para mover el cerrojo repetidamente para poder comparar… y no puedo decir que haya notado ninguna diferencia. Diferencia que si he notado al disparar, bueno lo ha notado mi hombro, éste no patea tanto, y después de media mañana a tiros, se agradece. Para mí este es el mejor disparador de todos, tanto por recorrido, como por peso, como por “tacto”º: el que mejores sensaciones me ha dado.

Imagen

Imagen

Bueno, ¿y que tal tira? Pues comentar que la galería no tiene más de 50 m de largo y a esa distancia, si hablamos de armas de guerra, prácticamente estaríamos disparando a bocajarro – estas armas son letales a un kilómetro – por lo que no he contado puntuaciones ni he sacado fotos a ninguna diana. Sólo decir que todos los tiros han ido al negro sin apenas esfuerzo por parte del tirador y que TODAS las armas probadas son más precisas que quién las usa. Por lo demás, ese día estaba más interesado en llenarme de las sensaciones de manipular esos hierros que en hacer dieces.

Y ahora alguien puede hacerse algunas preguntas sobre estas armas:

¿Han visto acción? Forma fina de preguntar ¿Han matado a alguien? Pues unos probablemente sí y otros con toda seguridad no. Aunque lo que voy a escribir ahora es sólo especular con posibilidades muy en el aire:

Desde luego el Gustavo aunque ha nacido en pleno “lío”, no habrá pegado más tiros que los reglamentarios en la instrucción cuartelera y luego, ya de civil, ha pasado al mundo de las galerías deportivas.

El Enfield está fechado en el 45 con lo que dependiendo del mes en que haya salido de fábrica, lo mismo la guerra ya habría acabado. Y además ese modelo y tan lejos del meollo, lo mas probable es que haya chupado mucha instrucción y mucha garita. Luego tras la independencia de la India, supongo que el chopo volvió a “casa” y al almacén militar antes de pasar al mercado civil.

La carabina M1 es toda una incógnita. Pudo ni siquiera haber salido de los USA antes de pasar a manos civiles. O pudo estar en una unidad de segunda línea, lejos del frente… o haber participado en primera línea de fuego en Normandía, Okinawa, Saipán, el Cruce del Rhin… anda que no hubo lío desde el 44 hasta el fin de la guerra.

¿Qué sentido tienen o para que pueden utilizarse hoy en día en manos de civiles estas antaño armas de guerra? Pues pueden servir perfectamente como armas de caza y comportarse tan dignamente en ese cometido como cualquier fusil de cerrojo de los fabricados hoy en día y que pueden fácilmente valer más de 10 veces de lo que cuesta por ejemplo el Mosín (sobre 200 euros). También pueden servir para uso y disfrute en las galerías de tiro a los tiradores deportivos, puesto que hay disciplinas de competición creadas especialmente para ellos. Y por último, pero no menos importante, para coleccionistas aficionados a la historia militar o a las armas antiguas.

¿Es fácil encontrar munición para armas desarrolladas en alguno de los casos hace más de 100 años? Pues sí, sin ningún problema, para cualquiera de ellos. Además con diferentes puntas y cargas según el cometido que se desee: puntas deformables para caza, puntas especialmente calibrada para competición, etc. Aunque lo ideal en todos los casos es que cada tirador recargue su propia munición, caso de todos los cartuchos empleados en esta prueba.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: CUATRO VETERANOS O PRUEBA DE ARMAS DE LA S. GUERRA MUND

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Oct 29, 2011 7:05 pm

Que belleza de fusil. Me encanta. Y está en un estado magnifico! Felicidades por tener semejante criatura en tus manos!

Tuzaro
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Vie Ene 22, 2010 1:52 pm

Re: CUATRO VETERANOS O PRUEBA DE ARMAS DE LA S. GUERRA MUND

Mensaje por Tuzaro » Sab Oct 29, 2011 10:41 pm

Gute nacht, herr oberst Steiner und
Danke

Responder

Volver a “Armas de Infantería”

TEST