pub01.jpg

Comandos Paracaidistas Italianos

Grupos de Ejércitos, Ejércitos, Cuerpos de Ejércitos, Divisiones, Brigadas, Regimientos…Cuerpos especiales, órdenes de batalla

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Juan Manoel
Usuario
Usuario
Mensajes: 12
Registrado: Vie Ene 26, 2007 5:53 pm

Comandos Paracaidistas Italianos

Mensajepor Juan Manoel » Jue Feb 18, 2010 9:18 pm

margargola escribió:Tengo una duda, los italianos alguna vez tuvieron, regimientos o brigadas o divisiones aereotransportadas durante la segunda guerra mundial?

Es decir, fuerzas paracaidistas...

En la operación Hercules (que se cancelo) estaba previsto la utilización de estas fuerzas?


Aunque no soy un asiduo participante en este foro, si los visito a diario y leo sus trabajos.

Por esta razón es que me gustaría completar un poco la pregunta en este caso, con un trabajo mío que ya he publicado en otras partes, ya que los paracaidistas italianos fueron las únicas unidades de paracaidistas el Eje conocidas que fueron lanzadas en paracaídas en el Norte de Africa.

Esta es su historia.

Imagen

Comandos Paracaidistas Italianos (parte 01) :


A.- El X Regimiento Arditi :


1.- Antecedentes y Formación :

El Regimiento nació para crear una unidad de incursiones, zapadores y sabotaje a la igual que las unidades de comandos ingleses del LRDG y el SAS, que tantas molestias daban a la retaguardia italiana, y que operaban detrás del frente enemigo con episodios rápidos y peligros.

El regimiento fue puesto a los órdenes de un personaje excepcional, el coronel Renzo Cazzaniga. Un militar que, además de poseer la Orden Militar de Saboya, poseía una medalla militar de plata y dos de bronce, y que además tuvo al su haber una promoción por méritos de guerra y uno por méritos excepcionales.

La unidad, al mando de Cazzaniga, se articuló sobre varios batallones.

Pero volvamos un poco atrás.

El concepto “arditi” proviene del verbo, en italiano, “ardire” (“atreverse”), y por los tanto estaba dado a indicar algo así como “los corajudos, los valientes o los bravos”.

Los Arditi ya habían existido muchos años antes.

Las unidades Arditi se habían creado en la Primera Guerra Mundial, y correspondieron a las fuerzas de choque del Ejército Italiano en este conflicto, subsistiendo hasta la década de 1920.

El 15 de mayo de 1942, respecto de lo que dispuesto por la Circular del Estado Mayor del Ejército N° 0032340/3 del 26 de abril de 1942, fue constituido lo primero de estos batallones, que fue llamado 1° Batallón Especial Arditi, articulándolo en base a tres compañías : la 101ª Compañía Arditi de Paracaidistas, la 102ª Compañía Arditi de Nadadores y la 103ª compañía Arditi Motorizada.

La unidad estuvo inicialmente al mando del coronel Bersani, para luego tomar el mando el coronel Sotillos.

Posteriormente se creó el 2º Batallón Especial Arditi, al mando de mayor Marcianò, articulado en base a la 111ª Compañía Arditi de Paracaidistas, la 112ª Compañía Arditi de Desembarco y la 113ª Compañía Arditi Motorizada (más tarde llamada 120ª Compañía).

Mientras que el 1 º Batallón. terminó su formación en agosto de 1942, el 2 º Batallón. estaba listo en enero de 19'43.

Se había formado el X Regimiento Arditi, las fuerzas especiales del Ejército Italiano alas órdenes del coronel Cazzaniga.

Al principio del 1943 la unidad tenía la fuerza de un regimiento, ya que podía contar con los dos batallones formados y considerados operativos, y su fuerza aproximada era de entre 80 y 90 oficiales, entre 150 y 170 suboficiales y entre 550 y 700 hombres de tropa.

Se había formado el X Regimiento Arditi, las fuerzas especiales del Ejército Italiano.

En el mismo período en que el 2° Batallón acababa su adiestramiento, se inició el ciclo de instrucción el 3° Batallón, el que fue constituido el 1° marzo de 1943, al mando del mayor Riccitelli, y que constaba de tres compañías, la 121ª, la 122ª y la 123ª. Posteriormente el mando de este batallón recayó en el mayor Abeltino.

El 1° julio, del mismo año, se dio el inicio a la constitución del 4° Batallón, también compuesto de 3 compañías.

Las compañías fueron nombradas según el tipo de método utilizado para infiltrarse en la retaguardia del enemigo. Los métodos podrían ser, precisamente, por paracaídas, desembarco marítimo, usando submarinos o torpederos y llegando a la costa a nado (hombres rana) o en botes neumáticos especiales, o bien por carretera usando camiones o camionetas especiales, como las modalidades operativas empleadas por el SAS o el LRDG.


2.- Reclutamiento y Entrenamiento :

El reclutamiento de los aspirantes a Arditi fue especialmente selectiva, y de manera extrema para los aspirante paracaidistas. Durante alistamiento nada se indicaba a los aspirantes a zapadores sobre su destinación de empleo, y sólo se les indicaba en forma genérica que era para “misiones peligrosas de guerra”. Además, la regla de reclutamiento prescribió que los aspirantes ya tuvieran experiencias de combate y, que al menos, todos estuvieran condecorados con la Cruz Militar.

Una vez inscrito el Arditi se le vestía con el uniforme de las unidades especiales : chaqueta sin solapas, pantalones anchos, una boina y una daga en la cintura. El emblema de la boina estaba constituido por una granada, con el signo “X” impreso y con puñales cruzados, mientras el distintivo de Arditi era en un fondo de color negro con una espada con el lema “FERT”, y rodeado de hojas de laurel y roble, todo lo anterior en dorado.

Posteriormente se agregó un distintivo de dos flamas en azul con una estrella blanca.

El armamento de cada Arditi consistía en un puñal, una metralleta Beretta M-1938, una pistola calibre 9 mm. M-1934, granadas de mano y de una rica dotación de explosivos de varios tipos.

Como base para la formación se eligió Santa Severa, al norte de Roma, debido a la topografía particular de la zona, lo que permitió facilitar la realización del entrenamiento, además de su proximidad a la Escuela de Paracaidistas de Tarquinia y de la Escuela de Zapadores de Ingenieros de Civitavecchia.

La formación, con el objetivo de crear equipos de saboteadores de una docena de hombres bajo el mando de un oficial, que fueran muy unido y particularmente eficaces en la acción, fue llevado a cabo de una forma lo más similar a las condiciones reales de uso en la guerra. La instrucción para el uso de la daga, corriendo con máscara de gas y el lanzamiento de granadas contra patrullas enemigas, en el que dos equipos se arrojaban unos a otros granadas, y lanzándose repentinamente al suelo para evitar las esquirlas, eran el pan cotidiano de los alumnos a Arditi.

Vale la pena recordar que el empleo de explosivos era otra de las materias que componían el ciclo completo de educación que tendía a crear hombres tuvieran la mayor familiaridad posible con todo tipo de armas y explosivos. Además, el ciclo de preparación se hizo con el fin de hacer a los hombres capaces de sobrevivir en condiciones extremas y orientarse en cualquier lugar y en todas partes. En tal sentido, especialmente para los oficiales, se llevaron a cabo cursos muy precisos de cartografía.

No sólo para los paracaidistas se había diseñado un entrenamiento específico, sino que también para los nadadores de desembarco, el que celebrada en Pula, Livorno, y se caracterizó por la dureza extrema. Algunos nadadores fueron entrenados para salir de los tubos de lanzamiento de los submarinos, de ser expulsado dentro de una burbuja de aire, y llegando a la superficie junto con recipientes impermeables de armas y explosivos y con canoas neumáticas, las que les permitirían acercarse a la costa.

Imagen

Imagen
fuente "italian navy and air force special units" Elite 191 de Osprey

La insignia de paracaidistas Arditi sólo era obtenida después de realizar una serie de lanzamientos a muy baja altura (130 y 250 metros) y en diferentes condiciones de iluminación, incluso por la noche.

Hay que indicar que todos los integrantes de la unidad tenían entrenamiento paracaidista, pero obviamente, su intensidad variaba, si es que iban a ser destinados a las compañías paracaidistas o no.


3.- Operaciones :

Las cosas no empezaron bien para el regimiento en principio, ya que como siempre las equivocaciones ocurren.

Terminada la formación de la 103ª Compañía Arditi Motorizada, con sus fue enviada al desierto y se utilizó como una unidad común de exploración, siguiendo la mala costumbre de los italianos que querían “lavar el suelo de la colonia”, y que vio como espléndidas unidades especiales se perdían, como fue el caso de los paracaidistas de la “Folgore”, los que fueron empleados como una ordinaria infantería de asalto.

Imagen

Imagen

Esta unidad fue trasladada a Gabes y asignada junto a sus 24 camionetas AS-43 montando cañones de 20 mm. y varias ametralladoras, al Grupo de Exploración Sahariano. La compañía muchas misiones de reconocimiento, llegando a ser exitosa en este rol, pero nunca una misión de infiltración y sabotaje.


Se sabe que los elementos de esta unidad llevaron una amplia variedad de uniformes, pero este teniente lleva una boina gris verde, la casaca sin cuello estilo sahariana y el pantalón holgado de los paracaidistas. El distintivo de las dobles flamas azules con la estrella blanca es llevado sobre el pecho superior, y la insignia de los Arditi, ya mencionada anteriormente y la insignia de paracaidista diplomado se ven sobre la manga izquierda; su rango es llevado sobre los puños a la manera de regular; en su boina se ve la insignia de la granada mencionada anteriormente. Está armado de una metralleta Beretta M1938, una pistola M1934 y una daga de combate, y ha adquirido un par de binoculares alemanes.[/b]



Afortunadamente los paracaidistas Arditi fueron usados en acciones de sabotaje afines a su alto grado de formación.

La base establecida para el 1° Batallón Especial Arditi fue Cerdeña.

Tal como habíamos indicado, las compañías se repartieron en base a patrullas, las que además de la provisión para los miembros del personal, dispuso de binoculares prismáticos, cronómetros, brújulas y mapas, que por desgracia, no siempre respondían a la realidad de los lugares. La radio TXO, que tenía capacidad para funcionar incluso después de los saltos en paracaídas, una cantidad de moneda local de la zona de operaciones, y las dosis de morfina simpamina, fueron utilizados de manera inteligente en el Norte de Africa, en lo que ahora era la retaguardia del enemigo.

El sabotaje contra los anglo-americanos se inició en el Norte de Africa en 1943, tan pronto como las patrullas estuvieron operativamente preparadas.

De esta forma, el Regimiento Arditi, en equipos de 9 a 10 hombres, se lanza en paracaídas en varios lugares en Libia, Túnez y Argelia para realizar una guerra encubierta en la retaguardia aliada, aunque no tan acertado como ellos hubieran esperado ser, ellos lograron destruir o dañar los puentes en Bonira, Beni Mansour y el wadi Bouduvaou.

Una de las primeras acciones fue en contra del puente ferroviario de Eddous, cerca de Argel, el 10 de enero de 1943, que permitía las conexiones entre las retaguardias americanas y el frente tunecino. Esta operación fue seguida por una serie de sabotajes destinado a interrumpir el suministro de los americanos.

El 14 de enero otro equipo realiza acciones de sabotaje en Bonira, Argelia.

Un equipo de paracaidistas Arditi, al mando del teniente De Totto, fue lanzado por un trimotor SIAI SM82 despegado de Decimomannu la noche del 12 de febrero de 1943. La misión era la destrucción del viaducto de ferrocarril de Beni Mansur en Argelia. Aunque el equipo cayó a unos 30 km. del objetivo, a causa de fuertes vientos, los hombres de De Totto lograron llegar al puente, el día 15, después de una agotadora marcha forzada. Aquella noche los comandos se acercaron al puente, y comenzaron a poner algunas cargas, pero la misión fue frustrada, al ser descubiertos los zapadores, y obligados a retirarse por el fuego de fusilería enemigos. Los italianos lograron hacer saltar las pocas cargas que habían instalado, y pudieron dañar el viaducto, pero en forma muy temporal.



Imagen


Imagen

Tomas de la patrulla del teniente De Totto en Santa Severa antes de la operación. Nótese los uniformes típicos de los paracaidistas italianos.



El 10 de abril una patrulla del regimiento asalta aeródromo de Bilda en Argelia, siendo todos sus elementos capturados.

Ese mismo día 10 de abril de 1943, otra patrulla de 11 hombres, fueron lanzados para que atacasen el nudo de carreteras y el aeropuerto de Biskra y el ferrocarril en Le Khroub en Argelia, causando daños en estas instalaciones.

El 11 de abril 1943, otra patrulla ataca un campo de abastecimiento en Ain Balda, Argelia, los resultados vuelven a ser negativos y los paracaidistas capturados.

El 13 de abril de 1943, otra patrulla salta en Duvivier en Tunez, destruyendo la vía de ferrocarril que había en el sector. Sus elementos después de una travesía logran llegar a las líneas amigas en Mateur.

La acción más importante se llevó a cabo en junio de 1943 en forma concertada entre el Ejército y la Fuerza Aérea, con los paracaidistas del X Regimiento 10 Arditi y los hombres del ADRA (Arditi Distruttori Regia Aeronautica), unidad que mencionaremos más adelante.

Para la misión se establecieron 14 patrullas, de las cuales 4 eran del X Regimiento Arditi, correspondientes a las 101ª y 111ª Compañías Arditi de Paracaidistas, con el objetivo de para atacar el aeropuerto de Benina, Bengasi, Oulmene (Argelia), Castelbenito (Trípoli) y La Senia (Oran), entre otras, donde se concentraban miles de aviones anglo-americanos para su uso en las operaciones en Sicilia.

Los paracaidistas partieron entre el 13 y el 14 de junio de 1943 de varios aeropuertos. Los puntos de partida fueron Salon en Provence y Decimomannu en Cerdeña por los objetivos en Argelia, desde Gerbini en Sicilia para los objetivos en la zona de Tripoli y desde Heraklion en Creta para los aeródromos en el sector de Bengasi.

Una de las patrullas del regimiento se establecieron de la siguiente forma :

Una patrulla se dirigió a Benina, otra a Oulmene, y una tercera a La Senia.

La operación fue un fracaso, no sólo por los fuertes vientos reinantes que dispersaron los hombres y materiales, sino también porque fue el elemento de sorpresa.

Los paracaidistas al ser capturados una vez, tuvieron la clara sensación de que eran esperados, lo más probable que los agentes aliados o los Ultras contrarios e Mussolini en Italia habían puesto sobre aviso al enemigo. Esto se confirmó más tarde al saber los paracaidistas, que los aliados conocían hasta el nombre de los oficiales.

Sólo dos equipos del ADRA, alcanzaron el aeropuerto de Benina y destruyeron algunos aviones.

Pero nos falta una cuarta patrulla.

Por los pocos antecedentes se sabe que un SM-82 con una patrulla salió desde Heraklion en Creta, pero hacia el Este. Su destino......Chipre.

El avión nunca volvió. No se supo que pasó con su tripulación y su carga de paracaidistas.

El 19 de mayo de 1943, en vista del desembarco aliado en Italia, que ya se veía próximo, el Estado Mayor, con un documento reservado, elaboró un extenso plan con el objetivo de destinar patrullas Arditis en los territorios que presumiblemente serían ocupados por el enemigo. Tales patrullas, según el proyecto, se infiltrarían en territorio enemigo, luego dar vida a una guerra de guerrillas en su retaguardia de éste, con acciones del tipo “golpea y huye” (“hit and run”). Poco antes del desembarque en Sicilia los Arditis, especialmente sus compañías motorizadas, fueron destinados en Sicilia, y las de nadadores en Cerdeña junto al 1° Batallón, en cuánto se creyó posible un desembarque también aliado sobre esta isla. Las patrullas presentes en el territorio siciliano, realizarían una actividad predominantemente antiparacaidista.

En junio de 1943, el regimiento se reestructuró de la siguiente forma, transformando las compañías de nadadores se transformaron en compañías de desembarco :

1° Batallón de Incursores Arditi, compuesto de la 102ª Compañía de Desembarco, la 123ª Compañía Motorizada y, la nueva, 110ª Compañía Especial, la que era la antigua 131ª Compañía Paracaidista Arditi, recién entrenada en Santa Severa. La 102ª Compañía se estableció en Cerdeña, la 123ª Compañía cerca de Roma y la 110ª Compañía se encontraba en Santa Severa.

2° Batallón de Incursores Arditi, compuesto de la 112ª Compañía de Desembarco, la 113ª Compañía Motorizada y, la nueva, 120ª Compañía Especial, la que nunca llegó a concretarse, por lo que la 113ª Compañía tomó el nombre de 120ª Compañía. Este batallón se estableció en Sicilia.

3° Batallón de Desembarco Arditi, compuesto de la 122ª Compañía de Desembarco, la 133ª Compañía Motorizada y, la nueva, 130ª Compañía Especial, que se encontraba en construcción. Este batallón se encontraba en la base de entrenamiento en Santa Severa.

4° Batallón Paracaidista Arditi, compuesto de la 101ª Compañía Arditi de Paracaidistas, 111ª Compañía Arditi de Paracaidistas y la 121ª Compañía Arditi de Paracaidistas. Las dos primeras estaban en Cerdeña, mientras la 121ª Compañía se encontraba en Santa Severa.

Con el desembarco aliado en Sicilia y los acontecimientos posteriores, la situación, en cuanto a combate, fue más menos la siguiente :

La 112ª Compañía Arditi de Desembarco, transformada en la 112ª Compañía Arditi Motorizada, fue dotada de 24 camionetas AS-42 II y estacionada en Sicilia, y no se tienen antecedentes de su participación durante la conquista Aliada en la Operación Husky.

La 113ª Compañía Arditi Motorizada (ahora llamada 120ª Compañía), con sus 24 camionetas AS-42, también fue estacionada en Sicilia, y si se tiene constancia de su participación en la defensa contra los Aliados, especialmente junto a la 1ª División de Paracaidistas Alemana en Piana di Catania y en el puente de Primasole.

El 20 de julio, 4 patrullas de paracaidistas de la 121ª Compañía Arditi saltaron en la zona de Augusta en Sicilia, para realizar actividades de sabotaje, de las cuales no se conoce su resultado.

El 25 de julio, otra patrulla de la 121ª Compañía salta en Catania en Sicilia, para volar un deposito de municiones, del que tampoco se conocen resultados claros, pero algunos antecedentes indican que puede haber sido coronada con éxito.

En agosto, los Arditi 2° Batallón fueron salvados de la trampa de Sicilia en lanchas de desembarco alemanas y llevadas a la península de Santa Marinella en Italia continental, donde les sorprendió el armisticio del 8 de septiembre.

Después de la proclamación del armisticio la situación bélica de los Arditi se repartió. Virtualmente el regimiento se desbandó.

Los que se encontraban en Cerdeña se trasladaron a Nápoles. Insertados en las fuerzas aliadas participaron en los combates en Los Apeninos en Marchigiano y Tosco Emiliano, asumiendo la denominación de IX Regimiento de Asalto. Esta unidad se disolvió en agosto de 1946.

Algunos miembros de las compañías motorizadas que se encontraban en Sicilia, fuero hechas prisioneros.

La 123ª Compañía Arditi Motorizada con sus 24 camionetas AS-42 y AS-43, pasó directamente a luchar contra los alemanes en defensa de Roma tras el Armisticio, sin que disponga de mayores antecedentes de lo que pasó con ellos.

Algunos pocos paracaidistas que quedaban se unieron a la RSI, y fueron a engrosar las filas del Batallón de Paracaidistas Nembo.

Las unidades más menos nuevas quedaron prácticamente completas, y se quedaron junto a los alemanes.

Se sabe que 121ª Compañía Paracaidista Arditi y 110ª Compañía Especial (antigua 131ª Compañía Paracaidista Arditi) ambas del nuevo 1° Batallón de Incursores Arditi, las 112ª Compañía Arditi Motorizada, que había estado en Sicilia y pertenecía al 2° Batallón y la 122ª Compañía Arditi Motorizada del 3° Batallón, que también adhirió a la RSI, y continuaron luchando aliados de los alemanes. De la 113ª (120ª) Compañía Arditi Motorizada, se sabe que resultó severamente dañada en Sicilia, y que prácticamente dejó de existir, pero sus remanentes adhirieron a la RSI.

Estas unidades fueron enviadas a Alemania y se les entrenó de una forma parecida a los grupos de reconociemiento de la División de Infantería de Marina “San Marco”, redenominándose III Grupo de Reconocimiento, volviendo a Italia en julio de 1944 y luchando hasta el 30 de abril de 1945.

No es de extrañar que una parte importante de las tropas del X Regimiento Arditi hayan seguido al lado del Eje, ya que al igual de lo que ocurría en otros países, las tropas de fuerzas especiales tenían una tendencia política afín a Mussolini.

Por otro lado, una de las compañía en vez de adherir a la RSI, continuaron luchando junto a los alemanes, y fueron incluidos en la 2ª División de Paracaidistas. La que realizó un periplo por la guerra mucho mayor que sus compañeras.

Para comprender esto volveremos un poco atrás en la historia.

A mediados de 1943, comenzó la formación del 4° Batallón Arditi.

Dentro de lo que había que formar se encontraba la 133ª Compañía Arditi Motorizada.

En esa misma época, se encontraban en Italia dos batallones del Regimiento “Giovani Fascisti”, que eran jóvenes veteranos de Africa.

La caída del régimen de Mussolini en julio de 1943 se ordenó la disolución de las unidades “Giovani Fascisti”, por lo cual algunos de sus miembros pidieron autorización para inscribirse en el X Regimiento Arditi, con la esperanza de contribuir aún al esfuerzo bélico. Pues bien estos elementos pasaron a la formación de la 133ª Compañía.

La 133ª Compañía poseía, 107 hombres, y 6 camionetas saharianas AS-42 del modelo metropolitano (7 según otras fuentes), cada una armada con ametralladoras Breda 35 y con una tripulación de 9 hombres.

El 18 de septiembre, en Roma, estos miembros de la 133ª Compañía tomaron contacto con la 2ª División Paracaidista Alemana, los que los aceptaron al interior de sus efectivos.




En un primer momento los “Giovani Fascisti” fueron empleados para mantener el orden público en la ciudad y para garantizar el funcionamiento de las comunicaciones.

A los días, la 2ª División Paracaidista entera fue trasladada a Castel di Decima, cerca de la finca real de Castel Porziano, donde se unieron a ella los restos de la 112ª Compañía, formando “Gruppo Arditi Camionettisti Italiani” de la 2ª División Paracaidista Alemana al mando del capitán Paris.

La unidad constaba de dos secciones, y de un total de alrededor de 160 hombres. Se agregaron otras camionetas saharianas AS-42, llegando a un total de 15.

Por acerca de un mes el grupo fue sometido a un intenso adiestramiento, según los estándares alemanes, y a fines de octubre se inició el traslado de la División al frente oriental. A los Arditi les tocó así un largo y extenuante viaje ferrocarril, con las camionetas a continuación, variando entre la mala condición de la red ferroviaria y de los frecuentes bombardeos aliados.

Los Arditi italianos recibieron uniformes del Luftwaffe, pero, junto a grados e insignias alemanas, siguieron a usando el emblema de los Arditi sobre la manga izquierda y, los que correspondía, el distintivo de los “Giovani Fascisti” al pecho, por concesión del Mando de la División.

Los Arditi llegaron a Ucrania con el resto de la División “Ramke” en noviembre de 1943, teniendo su bautismo del fuego, a unos 40 km. de Kiev, donde lucharon contra las tentativas rusas de sobrepasar las líneas alemanas. A mediados de diciembre, los Arditi motorizados siguieron a dos compañías de paracaidistas alemanas y fueron trasladados a avión a Kirovograd, sin vehículos, para parar la avanzada rusa en la zona. Alcanzados por el resto de la División, y de las inseparables Saharianas, los Arditi fueron subdivididos en 4 patrullas, asignadas a igual número de compañías de paracaidistas alemanas, dejando de trabajar como unidad orgánica


Las patrullas se mantuvieron ocupadas en retaguardia y en funciones defensivas. En febrero de 1944 en la zona de Perwonaisk la unidad lamentó los primero caídos y la pérdida de algunas AS-42, en el curso de combates con tropas tártaras y mongoles. Después de duros combates en Olscanka, Jusefpol y Tchaussowo, la División se desplazó a Dnjestr, teniendo duros combates contra una cabeza de puente a soviética. Los paracaidistas y los Arditis siguieron combatiendo durante todo el repliegue, perdiendo una a una todas las camionetas. Estos vehículos, nacidos para una guerra de movimiento en zona desértica, fueron puestos a dura prueba en un terreno diferente al que habían sido diseñadas y en condiciones climáticas adversas, dando en todo caso, buena prueba de sí y demostrando de ser un buen producto de la industria italiana.



Imagen



La División se reunió en Galati en Rumania, donde llegaron muchos Arditis, después de haber caminado una larga distancia por la pérdida de los vehículos, sólo al precio de gran fatiga y con mucha suerte. Los rusos penetraron también en territorio rumano y la “Ramke” logró hacer volver a los soviéticos más allá del río Prett después de una sangrienta batalla, en el curso del que fueron hechos centenares de prisioneros y recobrados muchos materiales bélicos.

A fines de abril de 1944, gracias a la llegada de unidades de refresco, la División le fue trasladada a Vahn, cerca de Colonia y le fue concedida una licencia en premio de 40 días a los Arditi, por el gran valor demostrado, licencia que no pudo pero ser gozada por los italianos domiciliados en las zonas ya ocupadas por los anglo-americanos.

El 13 de junio de 1944 la División fue trasladada a Brest en Francia, para combatir a los Aliados desembarcados en Normandía, combatiéndoles en Carhaix, Landerneau y sobre los montes de Arree.

En estos combates muchos italianos perdieron la vida.

Retirados a la zona de Brest, los Arditis sobrevivientes llevaron a cabo valientes episodios nocturnos de sabotaje tras las líneas americanas, muy a menudo atacando con arma blanca, para explotar el factor sorpresa. Por fin la División se retiró definitivamente dentro de la ciudad de Brest, dónde la lucha continuó barrio por barrio hasta el 20 de septiembre, cuando fue recibida el orden de rendición.

En el curso de 12 meses de combates el “Gruppo Arditi Camionettisti Italiani” tuvo 25 muertos, 44 heridos y 5 Arditis tuvieron que regresar a Italia por las graves heridas recibidas.

Algunos de los sobrevivientes, capturados por los americanos en Francia, fueron enviados en Gran Bretaña e internados en un campo en las fueras de Londres, de dónde sólo volvieron a Italia en julio del 1946, más que un año después del fin del conflicto.

Se sabe de otros Arditi que se salvaron del cautiverio en Brest, continuando la lucha junto a las tropas paracaidistas alemanas, en Francia y Bélgica. Algunos incluso lucharon en Arnhem, después de lo cual fueron repatriadas y terminaron la guerra en las filas de la División de Infantería de Marina San Marco, en abril de 1945.



Fuentes :

Il Paracaudisti Italiani Nella Seconda Guerra Mondiale (Daniele Lembo)

The Italian Army 1940-45 (2). Africa 1940-43 (Philip S. Jowett/Stephen Andrew)

Axis Forces in North Africa 1940-43 (Claudio Antonucci)

http://www.comandosupremo.com

http://bascogrigioverde.blogspot.com

http://digilander.libero.it

http://www.zimmerit.com

http://forum.axishistory.com


Sigue....

Juan Manoel
Usuario
Usuario
Mensajes: 12
Registrado: Vie Ene 26, 2007 5:53 pm

Comandos Paracaidistas Italianos

Mensajepor Juan Manoel » Jue Feb 18, 2010 9:25 pm

Comandos Paracaidistas Italianos (parte 02) :


B.- ADRA (Arditi Distruttori Regia Aeronautica) :


1.- Constitución y Formación del ADRA :

La Regia Aeronáutica inició, a mediados de 1942, la formación de sus propias “unidades especiales” a través de la constitución del I Batallón de Asalto Paracaidista y del Batallón Aerotransportado “Loreto” con la perspectiva de su empleo en la operación prevista para la ocupación de Malta, al que la Regia Aeronáutica creyó un deber el proveer un propio “personal terrestre”. Las dos unidades, que habrían sido reunidos en el Regimiento de Asalto Amedeo d’Aosta en noviembre de 1942, habrían tenido que concurrir a la conquista y guarnición de los aeródromos de la isla y el restablecimiento de sus infraestructuras, garantizando de ello el uso de ellos durante las fases de afluencia de las tropas aerotransportadas de la fuerza de invasión de la isla.

Se estableció que este I Batallón de Asalto Paracaidista no fuera de gran tamaño y tuviera alrededor de 500 hombres.

Al mismo tiempo, el Estado Mayor de la Regia Aeronáutica también había identificado en las acciones de sabotaje un modo idóneo de afectar el potencial aéreo enemigo, atacando dentro de las bases dónde las deficiencias técnicas impidieran a los aviones italianos atacar a los aparatos enemigos : los bombarderos italianos, en general, tenían un limitado radio de acción, a excepción de los Piaggio 108B constituyentes de la 274° Escuadrilla Bombardeo de gran radio de acción. De esta forma, se proponía la constitución de un Batallón de Arditi Distruttori, el que mediante la acción de patrullas de no más de una decena de hombres habrían tenido que efectuar misiones de sabotaje con explosivos, lo que ocurrió pero sólo en el febrero de 1943, siete meses después de la emanación de la circular que estableció su nacimiento.

Lo anterior se debe a lo siguiente.

Debido a que ya se disponía de una batallón de paracaidistas en primera instancia se pensó en transformar el I Batallón de Asalto Paracaidista en ADRA, al abortarse la operación contra Malta.



Imagen

Los primeros entrenamientos de salto de los que se transformarían en los paracaidistas de ADRA, en 1942. Nótese la tenida de salto color arena (de un color), diseñada para la lucha en el Norte de Africa o Malta.



Pero al mismo tiempo, los acontecimientos en el Norte de Africa hicieron que este batallón fuera enviado a Túnez el 12 de noviembre de 1942 al mando del coronel Edvino Dalmas.

En estos días una unidad mecanizada italo-alemana al mando del comandante de paracaidistas alemán Witzig estaba enfrascada en difíciles combates contra los aliados que avanzan y, se necesitaban refuerzos. El batallón fue enviado para reforzar la posición de eje. El 17 de noviembre 308 hombres del batallón tomaron posiciones en Gebel Abiod. Después de que 10 días de resistencia, y sólo usando armas cortas, los refuerzos vienen y refuerzan la línea. Esta primera acción fue un éxito, pero el pago fue muy alto, ya que el batallón fue diezmado y el comandante seriamente fue herido por una granada británica y evacuado en Italia. A los pocos días todos los sobrevivientes vuelven a Italia.

Reconstruir esta unidad altamente entrenada tomará meses, y sólo estará disponible en junio de 1943.

Entonces retomemos el hilo y veamos definitivamente el Batallón ADRA.

Del mismo modo que las otras “unidades especiales” de la Regia Aeronáutica, también el ADRA se tuvo un gran número de voluntarios, con el objetivo de permitir una buena selección de aspirantes a Arditi. De 2.000 voluntarios, sólo 500 pasaron la prueba inicial, y muchos menos se transformaron en ADRA.

Particularmente duro fue el adiestramiento, con muchas especializaciones como la preparación atlética, lucha japonesa, natación, uso del puñal, tiro con varios tipos de armas. Un adiestramiento particular, obviamente, fue impartido en el uso de explosivos por un adecuado curso en la Escuela de Zapadores de Ingenieros, ubicada cerca de Civitavecchia.

La insignia de paracaidistas era alcanzada después de seis lanzamientos, un todas las condiciones, de día, de noche con luz de luna, de noche sin luna, y a diferentes altitudes.



Imagen

Salto de adiestramiento de los paracaidistas del ADRA.



Después de que esto, comenzaba un curso de sabotaje para mostrar como destruir un avión e instalaciones de bases aéreas sin explosivos (en caso de que el paracaidista del ADRA perdiera su equipo durante el lanzamiento). Luego empezaba un curso sobre explosivos y armas para mostrar como destruir usando pequeñas cantidades de explosivo y el empleo de diferentes tipos metralletas y pistolas, tanto propias como del enemigo, en combate.

El entrenamiento tenía como objetivo, por lo tanto, formar a un especialista polivalente capaz de superar todos los inconvenientes que podrían impedir el logro de la misión y, que en el caso de que no se pudiera cumplir el objetivo, fuera capaz de operar sobre objetivos alternativos provocando trastornos en el enemigo que lo obligaran al empleo y a la dispersión de fuerzas significativas.



Imagen

Paracaidista del ADRA en tenida de combate.



Inicialmente encuadrado en el Regimiento Amedeo d’Aosta, el Batallón se transformó en independiente e inmediatamente después pasa bajo la dependencia directa del Estado Mayor Aeronáutico para tareas especiales.

Otra de los requisitos de ingreso a este batallón, tenía que ver con la tendencia política. Todos los voluntarios deberían tener una tendencia afín a Mussolini, demostrable.

Lo anterior causó gran controversia al interior de la Regia Aeronáutica, ya que era la primera vez que se reclutaba personal de tendencia, relativamente probada, fascista, lo que causó algún rechazo en mandos altos.



Imagen

Un grupo de paracaidistas del ADRA posa delante de un avión de transporte.



A principios del verano de 1943 contaba con poco más que 300 hombres (14 oficiales, 24 suboficiales y 270 hombres de tropa), al mando del capitán Araldo De Angelis, que luego cedería el mando al teniente coronel piloto Dalmas, ex-comandante del I Batallón de Asalto Paracaidista de la Regia Aeronáutica, que como hemos visto, fue particularmente distinguido en acción en Túnez.

El Batallón se articuló sobre la base de 3 compañías y un pelotón mando. Cada compañía fue estructurada en no más de 9 equipos o patrullas de 9 hombres de tropa y un graduado (generalmente un sargento).

En el verano de 1943 fue diseñado un óvalo distintivo que debería llevarse sobre el pecho que, aunque estaba carente de la aprobación superior, fue adoptado internamente por el batallón.



Imagen

En el verano de 1943, paracaidistas del Batallón ADRA frente a sus tiendas de campaña. Algunos con casco Modelo 42, además de blusón de salto de camuflaje, pantalones de tela, rodilleras y botas de salto.



La tenida de combate consistía en una combinación mimética, el casco de paracaidista con barboquejo y cubre nariz, rodilleras y botas de lanzamiento. El armamento individual estaba compuesto por pistola calibre 9 mm. M-1934, una metralleta Beretta M-1938 con cargadores de 40 tiros, un puñal y seis granadas de mano. Completaron el equipo los explosivos (una bomba explosiva T4 y seis bombas incendiarias) y su utilería respectiva (cápsulas de encendido, mecha lenta y rápido), una brújula de plástico impermeable y fosforescente, un silbato de reconocimiento, tres raciones de víveres a alto contenido calórico, una cantimplora de agua. Más agua era incluida, junto con provisiones de alimentos adicionales en contenedores especiales que eran lanzados simultáneamente con los hombres.


2.- Operaciones :

En la primavera del 1943, el Batallón completaba su adiestramiento general, y 95 hombres ya estaban completamente “listos para su uso”.

Su empleo contra el enemigo tuvo lugar en el mes de junio de 1943. El día 9, se encontraban en el aeropuerto de Miramare di Rimini, 10 patrullas de saboteadores del ADRA y otras 4 del las 111° y a 101° Compañía de Paracaidistas del X Regimiento Arditi del Ejército. Se había diseñado y ordenado una maciza operación conjunta de sabotaje a realizarse contra los aeródromos Aliados de Africa del Norte, donde existía una gran concentración de aviones anglo-americanos.



Imagen

Paracaidistas del ADRA entes de su salto en el Norte de Africa.



La operación, cuya dirección estuvo encabezada por el general de división aérea Cappa, asignaba a las 10 patrullas del ADRA, los siguientes objetivos :

- Aeródromos de Benina 1 y 2 (Bengasi) : Patrullas del teniente Baccaro y subtenientes Balmas y Comis con partida desde el aeródromo de Heraklion (Creta).

- Aeródromo de Tafaraui (Argelia) : Patrulla del subteniente Marvulli con partida desde el aeródromo de Salon-en-Provence (Francia).

- Aeródromo de Blida (Argelia) : Patrulla del subteniente Confetto con partida desde el aeródromo de Salon-en-Provence (Francia).

- Aeródromo de Castelbenito (Tripoli) : Patrullas del subteniente Degli Effetti y el sargento Carraretto con partida desde el aeródromo de Gerbini (Sicilia).

- Aeródromo de Biskra (Argelia): Patrullas del sargento mayor Pennacchiotti y sargento mayor Stramaccioni con partida desde el aeródromo de Decimomannu (Cerdeña).

- Aeródromo de El Diem (Libia): Patrulla del sargento Di Giusto con partida desde el aeródromo de Gerbini (Sicilia).

Desaforadamente las patrullas Carraretto y Degli Effetti no lograron despegar por la destrucción de los aparatos SM-82 que los transportarían, en una incursión aérea enemiga sobre el aeropuerto de Gerbini.

Casi todos los otros aviones, despegaron con regularidad, pero se alejaron bastante de las rutas preestablecidas, por lo que los lanzamientos fueron efectuados en áreas muy lejanas de las zonas elegidas. Además un violento viento hizo extremadamente difícil el aterrizaje de los hombres, muchos de los cuales resultaron contusos, y que determinó, junto con un procedimiento de desenganche aproximado, una amplia dispersión de gran parte de los contenedores.



Imagen

Un SM-75 que transportaría a los paracaidistas del ADRA al Norte de Africa.



La patrulla de Baccaro, que aterrizó 40 km. de la zona preestablecida junto a la patrulla del X Arditi, fue capturada el día siguiente. La patrulla de Marvulli también acabó lejos del objetivo y, cercada, fue capturada después de un combate. La patrulla de Conffetto tocó el suelo a unos 70 km. del punto preestablecido y también ella fue capturada después de un tiroteo. Las patrullas de Pennacchiotti y Stramaccioni no lograron tampoco alcanzar el objetivo, logrando eludir la captura por cinco días.



Imagen

Es bastante difícil distinguir un elemento del ADRA de un paracaidista “normal”, el equipo es el mismo, salvo alguna excepción : Este soldado usa la tenida de salto camuflada italiana, pero el uniforme bajo éste no es él del ejército, ya que fue diseñado expresamente para la Regia Aeronautica, en este caso del color arena, específico para el Norte de Africa, ya que generalmente era del color gris típico de la Regia Aeronautica. El casco también es del tipo italiano de paracaidista Modelo 1942, con protección para la nariz. El paracaídas es el IF/41SP hecho en la seda (mimético durante el día y negro brillante durante la noche). El arma es una metralleta Beretta M-1938.



Tres miembros de la patrulla de Pennacchiotti logran escapar y después de 4 días de viajes destruye el puente de ferrocarril de Beni Mansur. En su retirada al punto de evacuación aérea, fueron capturados por una patrulla motorizada inglesa.

La patrulla de De Giusto fue neutralizada en cambio, al momento mismo del impacto al suelo.

Las patrullas de Comis y Balmas, fueron las únicas que aterrizaron cerca del objetivo, sin embargo, con varios lesionados, accidentados en el salto, y con una gran dispersión de los contenedores. Mantuvieron una conducta evasiva por un par de días pero, faltos de agua, y después de una serie de tiroteos, fueron cercadas y obligadas a la rendición. Pero dos de sus hombres el aviador primero Vito Procida y el aviador Francesco Cargnel, que habían sido enviados para un reconociemiento, lograron evitar la captura.



Imagen

Esta recreación de un paracaidista del ADRA, nos confirma un poco la anterior lámina. Pero nótese que el uniforme bajo la tenida de salto está en el color gris típico de la Regia Aeronautica, y no en color arena como para el Norte de Africa. Además, en ella se puede ver bien los explosivos.



Intuida la rendición de sus compañeros, los dos hombres decidieron encaminarse hacia los objetivos asignados.

Después de 3 noches y 2 días de marcha evitando la vigilancia enemiga y los árabes, particularmente estimulados por las recompensas prometidas por los ingleses, alcanzaron el punto establecido para el comienzo de la misión.

La ingestión de comprimidos de morfina simpamina para hacer frente a la fatiga física y la sed les dieron osadía y les permitió mantener la concentración necesaria para observar el área del objetivo y las rondas de vigilancia de éste. El aeródromo estaba a unos 7 km. del punto de observación y estaba lleno de cuatrimotores americanos a plena carga de bombas.

El 18 de junio de 1943, al llegar la oscuridad, verificaron sus armas individuales y las 10 porciones de cable de dotación de cada uno. A la medianoche iniciaron la acción posicionándose junto al alambrado. Abrieron una brecha con unas tijeras acercándose a los aviones, que eran tan numerosos que estaban alineados ala contra ala, y colocaron todas las cargas a disposición, además de usar 500 kg. de bombas alemanas abandonadas. La acción llevó a la destrucción de unos 25 bombarderos con su carga bélica y a la muerte de unos cuarenta miembros de las tripulaciones de vuelo, alojada en las tiendas de campaña, además de numerosos heridos.

Los dos aviadores, después de haber logrado alimentarse y calmar la sed gracias a la ayuda espontánea de un pastor árabe, un ex-soldado de las tropas coloniales, reanudaron su marcha hacia la zona donde una tentativa de recuperación estaba prevista por medio de un avión. Pero traicionados por otros árabes, que hiere a Cargnel con un disparo, y que rápidamente fue socorrido por su compañero, fueron capturados por los ingleses.

Cargnel, herido gravemente en su pierna, fue llevado al hospital de Bengasi, donde no fueron capaces de detener la infección y la pierna fue amputada.

Fueron enviados a varios campos de reclusión, llegando finalmente a un “campo para criminales fascistas” en la India (campos de prisioneros italianos que no reconocían la autoridad del nuevo Gobierno Italiano formado al sur después del armisticio, y que quedaron fieles al régimen fascista).

En ausencia, el Ejército Italiano de la RSI les otorgará a ambos, la medalla de plata al valor militar, en 1944.

Liberados más de un año después del fin de la guerra, vivieron como centenares de otros prisioneros al regreso, la indigna bienvenida de escupitajos e insultos a lo largo muelle de Nápoles en el octubre del1946.

Si bien es cierto la misión no fue exitosa, la confusión causada por la destrucción del puente, los aviones y otras pequeñas acciones, fue enorme.

Como hemos visto el plan contemplaba, un plan de recuperación de los hombres por vía aérea.

Aun que no se tienen muchos antecedentes de ella, algo se puede mencionar.

De esta forma, para recobrar las patrullas partidas por Heraklion, se había establecido, que diez días después del lanzamiento un avión se dirigiría al campo improvisado de Aisilian y lo sobrevolaría en espera de divisar eventuales señales. Si esta cita hubiera fracasado, tres días después otro avión volvería, pero esta vez aterrizaría en una localidad desértica situado a sur de El-Carruba. El 23 de junio por lo tanto, un SM-75, en el que viajaban, además de la tripulación, el teniente coronel Klinger cuál comandante de la operación de recuperación, un capitán de los ingenieros aeronáuticos como director técnico, y un capitán y tres paracaidistas del ADRA, despegaron de Heraklion, alcanzando el campo de Aisilian, lo sobrevolaron un largo tiempo, pero al no haber visto ninguna señal, retornaron a la base. El 26 de junio, un segundo SM-75 partió de Heraklion para de El-Carruba. Una vez sobre la zona pactada, decidieron aterrizar. El aterrizaje salió bien, y los hombres saltaron a tierra para tomar posiciones de defensa. El día en territorio enemigo fue largo y más de una veces fueron sobrevolados, pero no identificados por la aviación enemiga. Después del anochecer y después de una última pasada sobre el campo, el avión regresó a Creta.

El ADRA nunca se traslada a contener la invasión Aliada a Italia.

El 8 de septiembre de 1943, en Italia, la unidad sólo constaba de 200 hombres. Después del armisticio, aquellos hombres defendieron los campos de aviación de Tarquinia, Cerveteri y Viterbo, rechazando todos los ataques alemanes.



Imagen

Un paracaidista del Batallón Nembo de la RSI, unidad que constituiría el ADRA a partir de septiembre de 1943, con caco Modelo 42, mantiene el estandarte que, bajo el águila con el Fascio de Líctor, recoge el lema : “PER L'ONORE D'ITALIA”.



Después de este período de confusión la mayor parte de estos soldados sigue a su comandante (Dalmas) al norte, donde una parte de ellos, en Tradate, forman la escuela de paracaidista de la RSI. El resto pasa a engrosar las filas del Batallón Nembo, luchando hasta abril de 1945.



Imagen

Paracaidistas del ADRA, constituyentes del Batallón Nembo de la RSI, en un funeral en el norte de Italia en 1944.



Fuentes :

Il Paracaudisti Italiani Nella Seconda Guerra Mondiale (Daniele Lembo)

http://www.comandosupremo.com

http://digilander.libero.it

http://www.zimmerit.com

http://www.passatopresente.net

http://forum.axishistory.com

http://www.Wehrmacht-Awards.com

http://www.ww2f.com

http://www.cascoscoleccion.com


Sigue....

Juan Manoel
Usuario
Usuario
Mensajes: 12
Registrado: Vie Ene 26, 2007 5:53 pm

Comandos Paracaidistas Italianos

Mensajepor Juan Manoel » Jue Feb 18, 2010 9:31 pm

Comandos Paracaidistas Italianos (parte 03) :


C.- Análisis Final :

La verdadera limitante del X Regimiento Arditi y el ADRA estuvo en el hecho que una unidad de este género no se podía improvisar en cosa de un año, para responder a la necesidad de tener un organismo análogo a aquéllos formados por el enemigo. Una unidad de fuerzas especiales necesita años de preparación y adiestramiento de una unidad, y de esta forma crear un cuerpo de elite completamente nueva con reales requisitos de excepcionalidad.

Se puede decir, en este caso, que “no faltó el valor”, pero, como siempre, no faltó tampoco la improvisación itálica, sacando a la luz una unidad que habría tenido que nacer algunos años antes.

Del mismo modo, puede ser que el uso de planeadores podría haber ayudado a evitar la dispersión de las patrullas, pero Italia empezó muy tarde algún tipo de experimentación, en principio con planeadores alemanes, y posteriormente con los suyos propios.

Pero hay otros aspectos que ensombrecieron sus misiones, y que demuestran la falta de cuidado y seguridad al tratar las operaciones especiales y la poca contrainteligencia italiana, y que rozan casi en aspectos infantiles, o simplemente en la poca experiencia en este tipo de operaciones por parte de algunos mando que puede ser considerada sublime, o inclusive se puede pensar en la posibilidad de traición entre las filas del Ejército Italiano, dónde algunos pudieron creer en ganarse los altos grados entre los Aliados, en vista de una inevitable derrota.

Me limitaré a citar algunos hechos, sin emitir otros comentarios de ellos, para que Ustedes tomen sus propias conclusiones.

Los éxitos de la unidad se debieron sobre todo a la tenacidad y el valor de los hombres que hicieron que formaron parte de ella. Cabe destacar que éste últimos, además, entre otras cosas, carecieron casi siempre de soporte de inteligencia válido.

El SIM (Servizio Informazioni Militari), en muchas ocasiones, les proveyó foto y mapas de los objetivos a atacar completamente inadecuados a las necesidades, ya que se remontaban a varios años antes, o simplemente eran completamente inútiles, porque no podían dar una idea exacta de la situación.

Los miembros de las patrullas no tenían los conocimientos necesarios de los objetivos de sabotaje, ni habían podido llevar a cabo un estudio a fondo de los mapas topográficos que, por una “política de seguridad”, fueron puestos a disposición sólo el día anterior a la acción.

Durante los días de estancia en Rimini, en lugar de permanecer en confinamiento, el personal de ADRA se le concedió la libertad para salir, los que tomaron contacto con mujeres en los locales de la ciudad. Tal aspecto, debe contrastarse con lo declarado por algunos Arditis al regresar del cautiverio, y que reconocían que algunos de los oficiales británicos, que les interrogaron les consultaban por la disponibilidad de chicas en Rimini.

Elementos de ADRA informaron que los oficiales británicos en los interrogatorios sabían perfectamente los nombres de todos los comandantes de la patrulla. “¿Por qué Carraretto no está con usted?”, se oyó a uno de los miembros preguntar.

Algunos Arditis al momento del control en vuelo del equipo, encontraron las cantimploras de agua completamente vacías, siendo que ellos mismos las habían llenado antes de la salida, y que atestiguan estaban bien cerradas. También hubieron algunos contenedores que habían sido arreglados, que resultaron vacíos.

En el mismo SM-82 que transportó la patrulla Baccaro desde Heraklion, también viajaron el mayor de la aeronáutica Marco Beltrán y un radiotelegrafista con su respectivo aparato. Este último miembro debía asumir autónomamente la tarea de esconderse después del lanzamiento y de transmitir luego el resultado de las acciones de las patrullas partidas desde Heraklion. Los dos fueron capturados entre los primeros, al llegar a tierra.

Unos días antes de la salida se había distribuido al ADRA botas nuevas, por lo que estaban muy duras y rígidas, lo que causó, especialmente en Procida y Cargnel, molestas ampollas en los pies

Por fin, con respecto de la destrucción en suelo de los SM-82 que transportarían a los ADRA ocurrida en el aeródromo de Gerbini, pueden parecer sospechoso, que justo aquel día, se hubiera sido decidido una acción de bombardeo Aliada sobre él, la que, en realidad, era solamente una pista y que estaba abandonada desde hace tiempo.

Imagen

Esperando que este trabajo fuese de su agrado, me despido desde Chile.


Saludos.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7269
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Comandos Paracaidistas Italianos

Mensajepor tigre » Mié Feb 01, 2017 1:42 am

Hola a todos :-D; solo un complemento más.....................................................

A.D.R.A. Arditi Distruttori Regia Aeronautica.

República Social Italiana, (República de Saló) 1943.

Sólo otro hecho de armas estaba esperando al ADRA que se había quedado en Italia. En el norte de Lacio permanecían todavía unos 200 hombres del Batallón, adscrito a las distintas bases de la Fuerza Aérea. Ellos, como todos, sorprendidos por el armisticio del 8 de septiembre de 1943, en un principio no supieron qué hacer, entonces tomaron una posición firme y lograron mantener durante varios días en manos italianas los aeropuertos de Tarquinia, Cerveteri y Viterbo, evitando que los alemanes se apoderaran de ellos.

Pero más tarde la mayoría de los hombres del batallón ADRA prefirieron seguir en dirección al Norte con su comandante, el Coronel Dalmas, que en Tradate (un pueblo a 15 km de Varese) fundó y dirigió la escuela de paracaidismo de la República Social Italiana.

Dalmas logró reunir a su alrededor a los colaboradores más capaces y de confianza de los que conocía las virtudes y méritos por lo que casi todo el ADRA que permaneció en Italia después del armisticio siguieron fieles a la RSI con su comandante, cambiando el nombre de la unidad por el de ADAR (Arditi Destructores aviación republicana). La selección del lugar ideal para la nueva escuela recayó en Tradate (Varese) que tenía buenas conexiones ferroviarias y por carretera con Milan y estaba cerca de los campos de aviación de Malpensa, Venegono y Lonate Pozzolo y, finalmente, porque el territorio circundante era adecuado para el lanzamiento de paracaidistas y llevar a cabo ejercicios.

Oficialmente, la escuela comenzó como Agrupación Arditi paracaidistas de la Fuerza Aérea Republicana, organizada bajo su mando el 1º de noviembre de 1943 con elementos del ADRA, la Folgore y la Nembo. La agrupación se dividió en Comando, depósito, Servicios, Centro de Instrucción de paracaidistas y otros: Ca pilotos, compuestos principalmente de cadetes, Ca. Planeadores de Asalto, Ca. Paracaidistas veteranos, que incluían los ya patentados y todos los instructores, el Batallón de Cursantes Paracaidistas, inicialmente llamado Arditi destructores de la Fuerza Aérea Republicana (A.D.A.R.) y, desde el 15 de enero de 1944, Batallón Azul (Battaglione Azzurro), el color del uniforme del aire.

Imagen
Tradate (Varese), enero de 1944: jóvenes paracaidistas voluntarios arriban a la sede de la Agrupación Arditi Paracaidistas de la R.S.I. para iniciar un curso de formación ................................

Imagen
Tradate (Varese), en marzo de 1944. Un oficial paracaidista firma el acto de juramento individual a la RSI. En el centro está el reconocido Coronel Edvino Dalmas, comandante de la Escuela Tradate..................................

Fuentes: http://www.bunkerafrikano.it/wwadra.html (fuera de línea)
italian navy and air force special units. Elite 191 de Osprey
http://digilander.libero.it/avantisavoi ... uttori.htm
http://www.mymilitaria.it/liste_03/tessera_apar.htm

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7269
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Comandos Paracaidistas Italianos

Mensajepor tigre » Jue Mar 23, 2017 4:11 am

Hola a todos :-D; algo más.....................................................

El puente ferroviario de Beni Mansour 1943.

Giovanni De Totto, Conde, abogado, poeta, profesor y concejal de la ciudad de Roma, nació en Capodistria en 1913. Vivió en esa hermosa ciudad una parte de la adolescencia y la edad adulta. Voluntario en la guerra en Abisinia como oficial de artillería, ante el estallido de la segunda guerra mundial, retomó las armas, yendo a luchar en el frente greco-albanés.

Alistado en los paracaidistas fue asignado al Xº Regimiento Arditi (paracaidista), comandado por el Coronel Renzo Gazzaniga. La sede del regimiento estaba en Santa Severa, cerca de Tarquinia y Civitavecchia, asientos, respectivamente, de la Real Escuela de paracaidistas y Real Escuela de zapadores. Al regimiento solamente podían acudir voluntarios "para misiones riesgosas de guerra", con experiencia previa de combate, condecorado por su valor, por lo menos con la Cruz Militar. Las acciones fueron llevadas a cabo por patrullas compuestas de dos oficiales, suboficiales y arditis, para un total de 10 y 20 elementos. De Totto fue asignado al 1er Batallón - compañía 101 - segunda patrulla "Fede". Se le confió la misión de infiltrarse en Argelia para destruir un puente ferroviario ubicado aproximadamente a 5 km de la ciudad de Beni Mansour. La patrulla fue lanzado en paracaídas sobre territorio enemigo el 12 de febrero de 1943 a 40 Km del objetivo, al que llegaron mediante marchas forzadas el día 15. A las 01:30 horas del día 16, voló el puente. En la batalla que siguió, De Totto sufrió la amputación traumática de su antebrazo derecho. Fue capturado semi desangrado. Por esta acción valiente se le concedió la medalla de plata al Valor Militar con la siguiente motivación: "Ardito paracaidista con su patrulla fue asignado la acción de sabotear un puente de ferrocarril, después de haber saltado del avión, con firmeza y habilidad, condujo la patrulla en marchas largas y difíciles hasta alcanzar el objetivo que atacó con decisión llevando a término la acción de sabotaje. Herido por primera vez, no desistió de la acción;.. herido más severamente por la amputación del antebrazo derecho, indujo a ser abandonado para alcanzar las líneas italianas. Fue capturado inconsciente".

Imagen
Patrulla de paracaidistas Arditi, bajo el mando del teniente De Totto, transportada por un trimotor SIAI S.M. 82, que despegó de Decimomannu en la tarde del 12 de febrero de 1943. El objetivo previsto era la destrucción del viaducto ferroviario de Beni Man­sour. Aunque aterrizó a unos 40 km de la meta, debido a los fuertes vientos, los hombres de De Totto lograron llegar al puente el día 15, después de agotadoras las marchas....................................

Fuentes: http://miles.forumcommunity.net/?t=48626027
http://bascogrigioverde.blogspot.com.ar ... ta-la.html

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.


Volver a “Formaciones de combate del Eje”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados