pub01.jpg

¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del1942

Grupos de Ejércitos, Ejércitos, Cuerpos de Ejércitos, Divisiones, Brigadas, Regimientos…Cuerpos especiales, órdenes de batalla

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2575
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del1942

Mensajepor Pierre Le Gloan » Lun Sep 10, 2012 7:03 pm

Bonjour,

Esta es una traducción y adaptación personales del artículo de Philippe Naud titulado “Caricat! La cavalerie italienne sur le Don. Été 1942” aparecido en la revista Histoire de Guerre nº 21 de diciembre 2001. Comienzo con la traducción.


La acción de las tropas italianas en Rusia comienza a ser relativamente bien conocida a través de ciertos episodios de bravura como la retirada del Cuerpo Alpino en enero de 1943 o bien la carga de caballería del regimiento de caballería Savoia Cavallería cerca del pueblo de Isbuschenskij en agosto de 1942. No obstante, estos “hechos de armas” permanecen prisioneros de clichés fijos como, si a pesar, de los recientes trabajos de los historiadores cuestionen muchas de las ideas recibidas del ejército alemán, no ha sido todavía posible efectuar un trabajo similar sobre el Regio Esercito. La carga de Isbuschenskij no es solamente la única carga de la caballería italiana en el sector ni tampoco la última del conflicto. Por último aquella se desarrolla en el transcurso de una batalla casi desconocida que opone, sobre todo, a tropas italianas y soviéticas y en la que el ejército alemán solo jugó un papel de apoyo.

Cuando Italia entra en guerra en junio de 1940, la caballería del Regio Esercito también está tan mal preparada para un conflicto moderno como el resto de las fuerzas armadas del Duce. La caballería cuenta con 13 regimientos de los cuales seis están encuadrados por parejas en tres divisiones “celere” (rápidas) a las que hay que añadir las unidades indígenas basadas en Libia y en África Oriental Italiana (AOI), como los “spahis”. Los regimientos independientes a menudo van a reunirse en los “Reaggrupamenti a Cavallo” (grupos montados) y otras unidades provisionales.

Un ejército obsoleto

Aunque sus oficiales brillaban en los concursos hípicos, la caballería italiana se cuenta entre las peor equipadas de Europa. En 1939, su homóloga polaca, a pesar de clichés tenaces, nunca se enfrentó a los panzers sino con sus cañones y fusiles antitanques y no con sus sables o lanzas (corresponsables de guerra italianos serían, además, el origen de este mito, retomado por la propaganda nazi). Así pues los regimientos italianos continúan armados solamente con pistolas, carabinas, fusiles ametralladores y ametralladoras, no hay ni morteros ni cañones antitanque, carencias que son muy comunes en el ejército italiano a pesar de las rimbombantes discursos del Duce referidos a los “ocho millones de bayonetas”.

Imagen
Regio Esercito Italiano.Bersagliere del 6° Reggimento - Battaglioni Bersaglieri Ciclisti.Divisione "Celere" P.A.D.A. (Principe Amedeo Duca d'Aosta).Uniforme de combate. ARM.I.R. (Armata Italiana in Russia).

Fuente: http://uniformisgaggero.altervista.org/ ... &numarr=17

Teóricamente la caballería italiana está entrenada para combatir a pie o a caballo según las circunstancias. Debe actuar gracias a su movilidad, por un lado, para misiones de reconocimiento y también, como reserva y/o explotación de una brecha. En lo que respecta a las divisiones “celere”, actúan en terreno, ciertamente accidentado, pero que permita el empleo de tropas móviles en una escala más importante que las mismas misiones de los regimientos a caballo. En la práctica, están faltas totalmente de “punch” tanto en el ataque como en la defensa, con sólo 24 cañones de 75 mm, de los cuales ocho hipomóviles, un regimiento mal equipado de “bersaglieri”, infantería ligera motorizada o ciclista, y un batallón de tanquetas CV 33 amadas de ametralladoras (las CV 33 eran despectivamente conocidas como “caccia di morto”, no hace falta traducción, por sus tripulaciones). Solamente disponen de una batería de ocho cañones de 47 mm como sus únicos medios contra-carro. De modo general, el Regio Esercito solamente servía para enfrentarse eficazmente en una guerra colonial y no a los ejércitos europeos. La Italia fascista no había todavía reducido su retraso respecto a las grandes potencias industriales.

El enfrentamiento en Rusia

En julio de 1941, una división “celere”, la 3ª Principe Amadeo Duca D’Aosta, parte para el frente de Rusia con su equipamiento insuficiente e inapropiado. En efecto, a pesar de sus decepciones africanas y balcánicas (recordemos que en octubre de 1940, el ejército italiano fracasa al invadir Grecia y pierde más de 150.000 hombres en una campaña que termina en abril. A primeros de febrero de 1941 los ingleses rechazan a los italianos en Libia y les infringen más de 130.000 prisioneros. Por último, en mayo de 1941, el Àfrica Oriental Italiana está prácticamente invadida por las tropas de la Commonwealth que han hecho más de 230.000 prisioneros) Mussolini estima su deber y en el interés de Italia seguir a Hitler en su cruzada antibolchevique. Los generales alemanes e italianos se muestran igualmente reticentes al envío de una fuerza tal probablemente más útil en el norte de África pero el Duce no cambia de opinión. Las unidades reciben dotaciones suplementarias de armas pesadas pero sin cuestionar ni su organización ni sus grandes lagunas iniciales, en particular los blindados y los medios anticarro. Las tres divisiones, de las cuales dos “autotransportabile” (solamente motorizadas en parte) del CSIR (Corpo Spedizione Italiano in Russia), mandado por el general Messe, alcanzan el frente en el Dnieper, en el sudeste de Italia en agosto.

Imagen
La batailla de Petrikovka, gran éxito de las tropas del Eje, señala el final del primer ciclo de operaciones de las tropas italianas en la URSS.
Fuente: http://www.italie1935-45.com/RE/histoire/csir1.html
Uploaded with ImageShack.us

La caballería del 3ª Principe Amadeo Duca D’Aosta, a saber, los regimientos Savoia Cavalleria y Lancieri di Novara, ganan difícilmente la URSS: faltos de transporte, los dos regimientos deben atravesar los Cárpatos a caballo, no obstante alcanzan algunos éxitos con la llegada de la “rasputitsa” literalmente en ruso la estación sin carreteras. Mientras que las tanquetas del Gruppo San Giorgio se atascan en el barro a pesar de sus cadenas, demasiado estrechas, los caballos consiguen pasar. La caballería apoyada por la artillería hipomóvil, puede realizar sus misiones tradicionales de protección de los flancos y lleva adelante ataques victoriosos. De este modo, el 17 de octubre, en el transcurso de la ofensiva contra la ciudad de Stalino, una sección del Savoia Cavalleria carga contra una posición de infantería rusa, mientras que los jinetes de los Lanceros de Novara, combatiendo a pie, retoman un pueblo. Sin embargo, las monturas sufren terriblemente por el clima y los dos regimientos a caballo son retirados del frente a la llegada del invierno. No participarán, pues, en la “batalla de Navidad” el ataque del ejército rojo finalmente rechazado por CSIR a finales de diciembre de 1941. La división Principe Amadeo Duca D’Aosta recibe además la parte más fuerte del choque.

Fuente: Traducción y adaptación propias del artículo de Phillipe Naud titulado “ Caricat! La caballería italiana en el Don. Verano de 1942” aparecido en la revista Histoire de Guerre nº 21 de diciembre de 2001.


À bientôt

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2575
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Pierre Le Gloan » Mié Sep 12, 2012 9:12 pm

Bonjour,

Prosigo con en artículo.

La caballería del ARMIR

En la primavera de 1942, rechazadas las ofensivas invernales enemigas, el Eje retoma la iniciativa y Mussolini cree ver de nuevo una oportunidad para “reverdecer los laureles” un tanto ajados del fascismo. Después de haber intentado en vano durante el verano y el otoño de 1941, reforzar el CSIR, vuelve a la carga frente a los alemanes. El Duce tiene unos argumentos simples. Desde julio de 1941 declara que “nosotros no podemos tener una presencia inferior a la de Eslovaquia y tenemos deudas que saldar ante nuestro aliado” (Eslovaquia, satélite del III Reich desde su creación después de la desaparición de Checoeslovaquia, compromete una división ligera motorizada y una división de ocupación en la URSS).
Es cierto que la llegada del Afrikakorps de Rommel ha salvado la presencia italiana en Libia pero Mussolini no tiene la posibilidad de enviar un cuerpo de tropas tan bien equipado como el alemán a la URSS. Alemania, cuya industria todavía funciona a una cadencia insuficiente es incapaz de proporcionarle el equipo y material que tanto le hacen falta. El Duce, no obstante, está siempre dispuesto a mostrarse generoso con sus soldados, ¡propone 20 divisiones en octubre! Las terribles pérdidas del invierno hacen cambiar, entonces, a los alemanes de opinión. Deben sacar partido de todo lo que se le ofrezca para proteger los flancos de su ofensiva hacia el petróleo de la montañas del Cáucaso donde el saber hacer de los Alpini (tropas de montaña) será bien recibido. El general Messe, escéptico desde el comienzo respecto al éxito de Barbarroja y a la utilización de unidades del Regio Esercito, se opone a cualquier refuerzo de su CSIR. Sustituido Messe otro general, Gariboldi, va a mandar el nuevo ejército.

Un ARMIR (Armata Italiana en Russia, ejército italiano en Rusia) se perfila como la 8ª Armata, incluye tres cuerpos, de los cuales uno es el antiguo CSIR rebautizado XXXV Corpo d’Armata. Se busca paliar las lagunas de la campaña anterior pero sin lograrlo realmente, a menudo por problemas logísticos. Un grupo con tres batallones de esquiadores debe reforzar al ARMIR, para de hecho limitarse a un solo batallón, el "Monte Cervino". El Raggrupamento Esplorante Corazzato (grupo blindado de reconocimiento) Cavallegeri di Lodi, formado por carros ligeros, autos blindados y cañones autopropulsados también está previsto pero permanece también en la península, del mismo modo que el 10º Raggrupamento Semoventi, teóricamente destinado su empleo contra los T-34, sus piezas autopropulsadas de 90 mm sufren demasiados y continuos problemas mecánicos. Solamente algunas unidades dispersas, como una legión fascista y Raggrupamenti de Camisas Negras, y algunos grupos de artillería de calidad variable refuerzan las diez divisiones de la 8ª Armata (cinco divisiones de infantería o autotransportabile, pero siempre formadas por dos regimientos (divisiones binarias), tres divisiones de Alpini, la 3ª Celere y la división de ocupación Vicenza). La división Principe Amadeo Duca D’Aosta se transforma completamente en división motorizada con dos regimientos de bersaglieri y blindados ligeros.

Imagen
Cañón autoporpulsado Semovente de 90/53 mm en este caso en el frente de Sicilia en julio de 1943Fuente: http://en.valka.cz/viewtopic.php/t/36661
Uploaded with ImageShack.us

En lo que respecta a la caballería, forma ahora un Raggrupamento a Cavallo a disposición directa del mando de ejército. La unidad está preparada desde mediados de junio.
Los italianos aprendieron las lecciones de la primera campaña y por supuesto el interés de las unidades montadas en un país como la URSS donde las buenas carreteras eran raras y los malos caminos numerosos. Los dos regimientos, Savoia Cavalleria y Lancieri di Novara no veían cambiar su organización teórica ni una coma, pero son reforzados por una batería motorizada antitanque de 47 mm con ocho piezas. Además los lanceros recuperaron unos pequeños lanzagranadas rusos de 52 mm que reagruparon en una sección de cuatro armas. Efectivamente los jinetes italianos están totalmente desprovistos de armas de tiro curvo. La presencia de tres grupos del Reggimento Artigliera a Cavallo Voloire palía, solo parcialmente, esta última carencia. Los 24 cañones de 75 mm son del 75/27, una pieza obsoleta. Sus sustitutos, los modernos cañones de 75/32, aceptados por el Regio Esercito en 1937, y comenzada su producción en 1940, ¡solamente hay 39 piezas en septiembre de 1942! (además 36 están reagrupados en un regimiento anticarro del ARMIR). Los jinetes ni siquiera tienen subfusiles Beretta y reutilizan desde muy pronto el armamento soviético similar capturado. La única baza del Raggrupamento a Cavallo permanece como siempre, la de su movilidad y la calidad de sus soldados. Aunque el soldado italiano no muestra ningún interés en esta campaña, mostrando además una cierta simpatía por la población rusa sometida a la brutal ocupación nazi, las unidades alpinas y de caballería se baten, sin embargo, siempre con valentía.

Las tropas a caballo permanecen acuarteladas hasta la primavera cerca de Dniepropetrovsk, en el río Dnieper, en grandes pueblos. El Savoia Cavalleria se encuentra, por ejemplo, en Avdejevska que tiene de ocho a nueve mil habitantes, en su mayor parte jóvenes, mujeres y personas mayores. El pueblo recuerda además a un cuartel de caballería. Los hombres adultos están en el Ejército Rojo, partisanos, trabajadores forzosos en el Reich o algunas veces en las unidades auxiliares de la Whermacht. Las relaciones militares-civiles son bastante amistosas, encontrando cada uno, a menudo, un interés comercial en esta especial situación. Claramente los ucranianos prefieren la presencia de los italianos a la de los alemanes. Resumen así su opinión “italianskij karascio, niemeskij niet” que se podría traducir por “los italianos son buenos, no los alemanes”. Las relaciones entre los dos aliados no son además demasiado buenas, aunque los soldados confraternicen entre sí a, veces. El 10 de junio se organiza un partido de futbol entre el equipo del Savoia y el de una unidad alemana. Con gran alegría de los “tifosi” locales, los rpimeros consiguen la victoria por 1 a 0.

RegioImagen

Uploaded with ImageShack.us
Ejército italiano, mayor del 5º Regimiento de Caballería "Lancieri di Novara". Uniforme ordinario mod 1940. ARMIR Armata Italia en Russia. Apodados "baberi bianchi" utlizando la corbata blanca distintivo de los "Lanceros de Novara"
Fuente: http://uniformisgaggero.altervista.org/ ... &numarr=23

Los regimientos reciben también a “VIPs”. El 22 se organiza un concurso hípico en honor de la visita de la esposa del coronel Bettoni y de Edda Ciano, esposa del ministro de exteriores y sobre todo ¡hija del Duce!. Ambas sirven en la Cruz Roja italiana. El 27 de julio Edda Ciano y el general Messe almuerzan junto a los oficiales del Savoia (recordar aquí que los oficiales italianos en campaña, disponen de mejores raciones alimenticias que sus hombres, hecho este que choca mucho en la Whermacht, mucho más “democrática” en este sentido que el ejército italiano). El general Messe va a dejar su puesto a finales del verano y regresar a Italia. Los regimientos a caballo se preparan también para acciones más aguerridas y los caballos, en particular son objeto de todas las atenciones. Se organizan maniobras en la estepa de los alrededores que se presta perfectamente a las maniobras de la caballería. La presencia del enemigo se reduce a algunos ataques aéreos nocturnos sin apenas consecuencias. Sin embargo a pesar de la relativa tranquilidad de la que disfrutan, la mayoría de los jinetes tiene añoranza de su país…

A finales de junio, el Raggrupamento a Cavallo, a las órdenes del general de brigada Barbò, ( Barbò había sido comandante del Savoia. Los soldados del regimiento eran apodados “cravate rosse”, corbatas rojas, simplemente por el color de sus corbatas. Su divisa era “Savoye bonnes nouvelles", en francés en el texto y “Abis Ardua” para los Lancieri di Novara, apodados los “baveri bianci” los cuellos blancos) está listo para moverse hacia el frente en la región de Korsun. Barbò ya ha mandado un grupo táctico en primavera en las regiones de Izium y Kharkov, con entre otros, los Lancieri pero estos últimos no libraron ningún combate. Los coroneles Bettoni, Pagliano y Colombo están al frente, respectivamente, del Savoia Cavalleria, Lancieri di Novara y del Voloire.



Fuente: Traducción y adaptación propias del artículo de Phillipe Naud titulado“ Caricat! La caballería italiana en el Don. Verano de 1942” aparecido en la revista Histoire de Guerre nº 21 de diciembre de 2001.

À bientôt

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2575
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Pierre Le Gloan » Vie Sep 14, 2012 5:51 pm

Bonjour,

Continúo con el artículo


En marcha hacia el Don

El 28 de junio los italianos se despiden de los habitantes de Advejevka y marchan para formar parte de la gran ofensiva de verano alemana lanzada el mismo día. El raggrupamento permanece en Korsun, una triste aldea sobre el curso de agua del mismo nombre, desde el 29 de junio al 12 de julio. Ven pasar las columnas motorizadas de la Wehrmacht por las polvorientas carreteras que llevan hacia el frente donde la Feldgendarmerie trata de poner un poco de orden evitando que no produzcan atascos. Se conocen las nuevas victorias del Eje, y en particular, la caída de Crimea y de Sebastopol. El domingo, la población mantiene relaciones amistosas con los militares italianos e incluso asisten a la misa, aunque esta sea de rito romano. Así mismo, la actividad aérea enemiga se limita a algunos ataques nocturnos realizados por biplanos Polikarpov Po-2. Sin embargo, el 9 de julio los italianos asisten al triste espectáculo de la guerra total nazi cuando una columna de judíos que proceden de Kiev y vigilada por soldados alemanes atraviesa Korsun hacia un destino desconocido. El ex-CSIR convertido en el XXXV Corpo d’Armata se pone a disposición del 17º Armee, a la espera de la llegada del grueso del ARMIR.

En efecto, por la misma época, el traslado de las unidades procedentes de Italia ya ha comenzado, pero se enfrenta a numerosas dificultades logísticas que retrasan su reagrupamiento. El 13 de julio, el raggrupamento abandona Korsun en el seno del XXXV CA del general Messe que parte para el ataque de Ivanovka, en la región minera del Donetz, junto a dos divisiones alemanas.

Imagen
Jinetes italianos atraviesan un pueblo camino al frente del este.
Fuente: http://www.italie1935-45.com/RE/histoire/csir1.html
Uploaded with ImageShack.us

La caballería no libra ningún combate pero descubre los vestigios de anteriores enfrentamientos así como las destrucciones realizadas por los rusos en su repliegue. Los jinetes sufren, pero sobre todo sus monturas, en unas condiciones climatológicas particularmente extremas: 40 grados C. el 16 de julio (se autoriza a causa del calor, a los soldados a estar en mangas de camisa y a quitarse la corbata, excepto al Savoia puesto que aquella representa los colores del regimentó). Dos días más tarde se abate sobre ellos un auténtico diluvio que empapa a hombres y bestias. Las pistas se convierten en verdaderos “via crucis” para el regimiento Voloire. Los caballos a penas pueden arrastrar los cañones en el espeso y pegajoso barro de Ucrania. Infantes, carromatos y vehículos automóviles del XXXV CA no están nada contentos y el tiempo parece haberse aliado con los rusos, retrasando en gran manera la persecución.
La caballería participa en la captura final de la cuenca minera de Krasni-Lutsch. No encuentran a nadie excepto fugitivos felices de rendirse, sobre todo a los italianos, pero sufren algunas bajas, sobre todo, a causa de las minas. Se recuperan también un cierto número de armas ligeras y ,en particular, excelentes subfusiles Ppsh con su cargador circular de 71 disparos que los jinetes a menudo prefieren a sus carabinas reglamentarias. Es cuando, probablemente, el Novara constituye su pelotón de lanzagranadas. En lo que respecta a los civiles, acogen a la entrada de sus pueblos a los soldados del Duce con huevos, requesón y pan.

Después de la toma de Ivanovka, las tres divisiones de Messe: Sforzesca, Pasubio y Celere, pasan ,por último, bajo el control de la 8ª Armata-ARMIR. El raggrupamento y la mayoría de las tropas italianas toman posición en el Don, entre Serafimovitch al este y Pavlosk al oeste. Están intercaladas entre las unidades del 6º Armee de von Paulus, al este, que deben ser reemplazados por tropas rumanas, y el 21 Ejército húngaro. El sector del ARMIR representa cerca de 270 kilómetros, un frente demasiado amplio para sus cinco divisiones italianas y dos alemanas. Cada gran unidad italiana, de dos regimientos solamente, defiende cerca de 35 kilómetros, es decir, seis veces más que lo teóricamente previsto. En cuanto el cuerpo alpino, debe, lógicamente participar en la ofensiva hacia el Cáucaso y por lo tanto no está disponible. Restan más de 200 kilómetros de marcha, en general, a pie, para llegar al gran río ruso.

El 28 de julio, Barbó y sus hombres atraviesan Vorochilovgrado, después Milerovo. Reconocen cerca de esta última ciudad los restos de la batalla de cerco librada semanas atrás, carros, cañones y otros materiales más o menos destruidos. Los alemanes han reunido, quizá, decenas de miles de prisioneros soviéticos en un campo provisional, sin ningún tipo de abrigo, ni instalación sanitaria. Los prisioneros mal alimentados, faltos de agua, están en un estado lamentable.

Imagen
Uniforme de subteniente del Regimiento de Artillería a caballo Voloire
Fuente: http://www.regioesercito.it/uniformi/coll_unif.htm
Uploaded with ImageShack.us

El raggrupamento prosigue su tranquilo ascenso hacia el Don. Aunque los ucranianos todavía acogedores, el paisaje parece cada vez más monótono. Campos, altas hierbas y algunos bosquecillos en el horizonte, a veces un pueblo o un accidente del terreno. Del enemigo, aún ni rastro, incluso cuando una patrulla descubre, el 3 de agosto, un almacén de armas, destinado, al parecer a los partisanos. El calor cada vez es más asfixiante, con un record el 9 de ese mes de agosto con 47 grados C. La logística se mueve con dificultad y la progresión se resiente a causa de ello. Después de una parada de una semana en el pueblo de Nikolskaya, la caballería se acuartela en Novopokrowsy y en las aldeas vecinas, a unos 30 kilómetros del río. Sirve de reserva a las divisiones Pasubio y Sforzesca del XXXV CA con el raggrupamento 3 Gennaio de la MSVN (Milizia Voluntarie per la Sicurezza Nazionale). La Celere está participando desde el principio de agosto en duros combates para reducir la cabeza de puente rusa de Serafimovitch, perdiendo cerca de un tercio de sus efectivos en estos combates.

El 14 de agosto, Barbó pasa revista en un desfile a sus unidades, bajo las cámaras del noticiario Luce. De hecho, los jinetes viven sus últimos momentos de calma antes de la tempestad.

Fuente: Traducción y adaptación propias del artículo de Phillipe Naud titulado “ Caricat! La caballería italiana en el Don. Verano de 1942” aparecido en la revista Histoire de Guerre nº 21 de diciembre de 2001.


À bientôt

Bordoni Bisleri
Miembro
Miembro
Mensajes: 96
Registrado: Sab May 19, 2012 7:01 am
Ubicación: puerto montt chile

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Bordoni Bisleri » Sab Sep 15, 2012 4:13 am

Esta muy interesante el articulo pierre , me gusta mucho todo lo referente a la campaña italiana en rusia,espero ansioso la continuacion

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2575
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Pierre Le Gloan » Sab Sep 15, 2012 8:40 pm

Bonjour,

Me alegro que el hio sea de su agrado, monsieur Bisleri. A mi también me interesan los temas referidos a las fuerzas armadas italianas, a veces muy poco conocidas e incluso en ocasiones menospreciadas.

À bientôt

Bordoni Bisleri
Miembro
Miembro
Mensajes: 96
Registrado: Sab May 19, 2012 7:01 am
Ubicación: puerto montt chile

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Bordoni Bisleri » Dom Sep 16, 2012 3:01 am

totalmente de acuerdo contigo pierre y gracias por tu excelente trabajo

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7283
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor tigre » Dom Sep 16, 2012 4:03 pm

Hola a todos :-D; muy buen trabajo y gracias por compartirlo con nosotros. Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2575
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Pierre Le Gloan » Lun Sep 17, 2012 7:06 pm

Bonjour,

La ofensiva soviética.

El avance nazi hacia Stalingrado inquieta en alto grado a la Stavka, el alto mando soviético, que trata por todos los medios debilitar la ofensiva enemiga. El amplio flanco norte de las tropas del Eje, que se apoya en un río Don en su mínimo nivel de estiaje, parece ofrecer interesantes oportunidades para un contraataque del 63º ejército del frente de Stalingrado que está frente al ARMIR. El Ejército Rojo no dispone de los medios para atacar de flanco al 6ª Armee de Paulus, pero al menos, puede obligar a este último a retirar unidades destinadas contra Stalingrado para tener que proteger su retaguardia.

Los italianos observan, bastante pronto, los preparativos enemigos gracias a los reconocimientos aéreos. Messe quiere reforzar sus divisiones y, desde el 16 de agosto, da la orden al raggrupamento de tomar posiciones en la región de Bolschoy, detrás de la Sforzesca, en la unión con la 79. Infanterie-Division de la 6ª Armee. Al día siguiente, una conferencia reúne al general Barbò, el general Pellegrini, comandante de la Sforzesca y el cónsul Diamanti, jefe del raggrupamento MVSN 3 Gennaio (debemos recordar que la milicia fascista utiliza los grados y la terminología romana de las ”legione”). Por el momento los rusos ponen a prueba, con cierto éxito, las defensas de la 79. Infanterie-Division y el Savoia envía algunas patrullas para restablecer el contacto con los alemanes. Estos últimos están tan escasos de efectivos como sus aliados y solo mantienen algunos puntos de apoyo. Los jinetes constatan, por lo tanto, que los rusos comienzan a atravesar el Don y comienzan a infiltrarse.

Pero durante la noche del 20 de agosto, aprovechando la debilidad del dispositivo italiano y del bajo nivel de las aguas del Don, el Ejército Rojo pasa el río a la fuerza en el sector del 54º Reggimento de Fanteria de la Sforzesca. Una breve preparación artillera precede el asalto de la infantería de la 197ª división de fusileros. Después de unos combates confusos, y aprovechando el terreno conquistado al este a la 79. Infanterie-Division, los rusos cercan el II/54º al amanecer. Al mismo tiempo, empujan también al 53º Reggimento Fanteria, hacia una posición más al oeste.

Imagen
Regio Esercito Italiano. Sargento.277° Reggimento Fanteria.Divisione "Vicenza".Uniforme de marcha.ARM.I.R. (Armata Italiana in Russia).
Fuente: http://uniformisgaggero.altervista.org/ ... &numarr=20
Uploaded with ImageShack.us

Ante la urgencia, parten refuerzos inmediatamente, bajo la lluvia, hacia los sectores amenazados. El LXIII bataglione del raggrupamento 3 Gennaio consigue a duras penas reconstituir una línea de frente detrás del II/54º mientras que el I/54º prepara un contraataque. Un grupo táctico del Savoia debe proteger el flanco y establecer enlace con los alemanes. Al mando del maggiore Conforti, comprende su I Gruppo Squadrone, con dos pelotones de ametralladoras (seis armas), un pelotón de dos cañones de 47 mm anticarro y una batería, cuatro piezas, del regimiento de artillería a caballo Voloire. El resto del Savoia es enviado hacia Kotovsky, dispuesto a intervenir mientras que los Lancieri di Novara se encuentran más la sudoeste en Gorbatovo.

El gruppo Conforti toma contacto con la infantería, y hacia las 16.00, avanzando a pie, como fusileros, avanza hacia el norte. Pasa ante los lamentables restos de la retirada sangrienta del II/54º (solamente 72 de los 680 soldados del II/54º Reggimento Fanteria consiguen alcanzar las líneas italianas) y recibe los primeros disparos de la artillería enemiga. Solamente puede constatar la fuerte presencia enemiga. En cuanto al contraataque del I/54º debe ser apoyado por un fuerte bombardeo aéreo de la orilla norte del Don, donde se encuentran las baterías rusas. Se debe llamar a los aviones alemanes ya que los italianos están ¡a falta de bombas! No obstante, les fanti, infantes, rechazan, al precio de fuertes pérdidas, las avanzadillas soviéticas, pero el Ejército Rojo, vuelve a pasar nuevos batallones hacia la orilla sur y mantiene todavía sus conquistas. Unidades de la 203ª División de Fusileros y de la 14ª división de la Guardia, está ahora al frente.

Imagen
El general Messe
Fuente: http://www.italie1935-45.com/RE/histoire/csir1.html
Uploaded with ImageShack.us

En lo que respecta a los prisioneros, estos alarman más a los italianos al afirmar que van a intervenir carros y obuses de 152 mm. El sector de la Sforzesca está más amenazado por la ofensiva rusa, que trata, sin éxito, explotar la cabeza de puente de Vekhne Mamon, más al oeste frente a la división Rávena. El general Messe debe, hacer uso de todas las tropas disponibles, a la espera de que la Celere llegue de Serafimovitch, y al atardecer del 20, los Lancieri di Novara llegan al frente. El mando del CSIR quiere retomar, desde el alba, los contraataques para eliminar las cabezas de puente adversarias, que han progresado una veintena de kilómetros en la orilla sur del Don.

Pero el Ejército Rojo pasa otra vez a la ofensiva con las primeras luces del alba. Un nutrido fuego de artillería y sobre todo de mortero se abate sobre los italianos. Lejos de poder contraatacar los “fanti” de los 53 y 54 Reggimento se repliegan con una parte de la artillería, demasiado expuesta. Se produce en ellos un cierta confusión, faltos de enlaces eficaces entre los distintos mandos italianos: el LXXIX battaglione del MVSN, que recibe la orden de organizar un punto de apoyo entre dos cotas, se encuentra cercado bajo el fuego enemigo en el momento en que bajan de sus camiones y se retira a duras penas.
La caballería parece ser el último recurso de Messe en este caos. Ordena al general Barbò neutralizar los elementos enemigos infiltrados que han aprovechado las “balkas”, arroyos característicos de estas regiones, y restablecer la situación en el frente. El Novara llega a Jagodniy, sede del mando de la división hacia el medio día, se divide en dos grupos. El magiore Morcaldi, con el II grupo di squadroni y dos pelotones de ametralladoras, se dirige hacia el norte de la aldea y establece contacto con el III/53 y se enfrenta a una fuerte resistencia soviética.

El maggiore Del Re, con una destacamento similar, reforzado por la sección de lanzagranadas y un pelotón anticarro, intenta retomar la cota 232.2 al nordeste, punto más elevado del sector. Durante este tiempo, el coronel Pagliano organiza la defensa de Jagodniy con su escuadrón de mando y los jinetes desmontados. Es apoyado por una parte del Voloire y un grupo de cañones 75/32 del 201º Reggimento artigliera motorizzato, una unidad anticarro destacada del ARMIR. La artillería va a, por otra parte, permitir a la defensa del sector, resistir hasta la noche.

Proseguiré en otro momento. À suivre.

Fuente: Traducción y adaptación propias del artículo de Phillipe Naud titulado “ Caricat! La caballería italiana en el Don. Verano de 1942” aparecido en la revista Histoire de Guerre nº 21 de diciembre de 2001.

À bientôt

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2575
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Pierre Le Gloan » Mié Sep 19, 2012 8:20 pm

Bonjour,

Prosigo con el relato


En cuanto al general Bettoni, se apresura hacia las 13.00 con el resto de su regimiento, apoyado por una batería a caballo y dos pelotones antitanques, hacia Chebotarevsky, situado en la orilla del Zuzkan. El general Barbò sigue con su estado mayor. Descubre entonces un lugar lleno de soldados derrotados y a los oficiales de la Sforzesca totalmente superados. Los servicios se repliegan hacia el sur, contribuyendo a la confusión y creando un inicio de atasco al sur del pueblo. Los jinetes de Bettoni ponen un poco de orden y Barbò logra reenviar al frente un destacamento de un centenar de infantes. Los “cravate rosse” se dirigen entonces hacia la cota 232 pero son bloqueados en las laderas orientales por el fuego ruso mientras que los “baveri bianci” se encuentran en la misma situación pero en la ladera oeste. Los jinetes no tiene los medios para ganar la posición y Barbó que no consigue contactar con sus unidades por radio debe enviar correos montados para darles la orden de repliegue. Efectivamente, el general se ha dado cuenta que Chebotarevsky es el objetivo principal de los soviéticos. Debe hacer regresar hacia la aldea los restos del 53º Fanteria y los “camicia nere” del LXXIX battaglione perseguidos de cerca por un enemigo muy superior en número. Por otra parte, al nordeste, la columna Conforti del Savoia y el LXIII battaglione de la MVSN está a punto de ser copados por su retaguardia. Jinetes, artilleros del Voloire y camisas negras consiguen, sin embargo, retirarse en una serie de combates encarnizados. El 1º Squadrone combate para recuperar sus caballos pero también carga a caballo, sable en mano, para liberar a una sección de infantería y a una batería de apoyo. La obscuridad proporciona, afortunadamente, una protección bienvenida para los italianos que llegan a Chevotarevsky hacia las 22.30. La defensa se encarniza frente al pueblo pero el I/54 cercado a su vez al final de la tarde, está práctimente destrozado; respecto al LXXIX battaglione de la MVSN no alinea sino un centenar de combatientes. La Sforzesca ha perdido un tercio, aproximadamente de su infantería en dos días.

Si el ala izquierda italiana resiste, más o menos, con el apoyo de la Pasubio y aunque los rusos parecen haber cesado todo asalto contra la 79 Infanterie-Division, el ala derecha y el centro italiano parecen al borde del hundimiento. El general Messe manda la infantería resistir a cualquier precio Jagodniy y Chebotarevsky. La caballería debe vigilar los doce kilómetros que separan las dos localidades. La situación se juzga suficientemente grave por el ARMIR para que Gariboldi envíe a la vez la Celere y al batallón de esquiadores Monte Cervino en socorro de XXXV CA.


La primera carga

El 22 de agosto la brecha soviética está a punto de consolidarse. Las unidades italianas están muy fatigadas por los combate de los dos días anteriores y los dos pueblos que ellos defienden están en una mala posición en el fondo del valle para organizar puntos de apoyo. Además aunque Jagodniy no cuenta más de 3.500 defensores, ingenieros e infantes, la situación es más inquietante en Chebotarevsky. Solamente 1.000 hombres de los que el 60% son camisas negras, mal dotados en armas automáticas, están disponibles.


Imagen

Regio Esercito Italiano. Teniente coronel.1° Reggimento Alpini.Divisione "Cuneense".Uniforme de marcha 1940.ARM.I.R. (Armata Italiana in Russia).
Fuente: http://uniformisgaggero.altervista.org/ ... &numarr=28

Uploaded with ImageShack.us

Es, sin embargo, Jagodniy la que sufre el primer asalto enemigo. Efectivamente, hacia el medio día, los soviéticos tratan de aislar el grupo del Novara del maggiore Del Rey, posicionado sobre la colina 218.9 al nordeste del pueblo. Se infiltran cerca de las posiciones italianas aprovechando las altas hierbas. Los lanceros abren un nutrido fuego pero sin frenar el avance adversario. El maggiore Del Rey da orden al teniente Spotti y a su 2º squadrone de cargar a caballo contra los rusos. Hace colocar en batería todos los fusiles ametralladores de su gtrupo, 18 en total y apoya de este modo con el fuego de todas sus armas colectivas, cañones anticarro, fusiles ametralladores y los famosos lanzagranadas capturados, la carga de sus subordinado. Este ultimo galvaniza a sus hombres lanzándose al ataque y gritando:” Caricat (¡A la carga!) y Savoia” grito de guerra de la caballería en honor de la casa real. Los lanceros se aprovechan por su parte, de los accidentes del terreno y de la vegetación para aparecer por sorpresa, sable en mano, sobre el flanco de los asaltantes. Ante esta inesperada actuación, los rusos huyen o se rinden, pero el teniente Spotti cae en el campo de batalla. Apenas hay un poco de respiro para los jinetes que al cabo de dos horas sufren un nuevo ataque, apoyado por morteros. Esta vez es necesario el apoyo de los cañones italianos para romper la tentativa enemiga. La aviación alemana hace, a su vez, aparición… ¡para bombardear por error el tren de bagajes de los lanceros! Un asalto directo sobre Jagodniy ha sido igualmente rechazado. El coronel Paggiano habría sido llamado por un “fuoriusciti”, comunista italiano refugiado en la URSS, conectado a una de las líneas de teléfono y que le habría pedido que desertase (aunque comunistas italianos participaron en acciones de propaganda hacia los soldados de Mussolini, este clase de historia parece dudosa. Los “fuoriusciti” habrían hostigado a columnas italianas cuando la retirada de invierno de 1942-43, pero parece más bien que fuese a causa del caos reinante en aquellos momentos). A pesar de todo, el frente resiste y los italianos reivindican un centenar de prisioneros.


Los esfuerzos rusos ante Chebotarevsky ofrecen pocos resultados. Hacia las 13.00 algunos soldados soviéticos se infiltran al oeste del pueblo hasta la posiciones del II Gruppo del Voloire pero son neutralizados por el Savoia. El peso esencial de la defensa de este sector recae sobre los “camici nere” y los jinetes pues los “fanti” de la Sforzesca están agotados. No obstante, los refuerzos comienzan a llegar. Los primeros elementos de la Celere se concentran al oeste de Jagodniy junto otras unidades italianas, la legión croata y de los batallones alemanes del IR 179 de la 62.Infanterie-Division, apoyados por dos grupos de artillería. Los repetidos fracasos del Ejército Rojo en los otros sectores del ARMIR permiten aprovechar medios para contraatacar. Dos columnas en progresión en el nordeste de Jagodniy, deben empujar al enemigo: a la izquierda elementos de la Pasubio, la legión croata y los infantes alemanes, a la derecha la Celere. Algunas unidades, zapadores, artillería, son enviadas a tomar posiciones al sur de las dos localidades para así frenar los posible contraataque soviéticos. Atra vez, al alba del 23, atacan de nuevo en vano. A partir de las 10.00, las fuerzas del Eje pasan, a su vez, a la ofensiva y progresan lentamente frente una viva resistencia acompañada de contraataques. Llega la noche, los italianos lamentan 126 muertos y desaparecidos y 476 heridos sin haber logrado realmente rechazado al enemigo. Las pérdidas croatas y alemanas permanecen desconocidas.

Por su parte, el raggrupamento a cavallo no permanece inactivo. En efecto, hacia las 14.00, Barbò recibe la orden de Messe de que el grueso de su unidad efectúe un gran movimiento para rodear por el sur de Chebotarevsky antes de remontar hacia el noroeste e instalarse sobre la cota 213.5, a una decena de kilómetros del río, para atrapar, al día siguiente a los rusos por su flanco, mientras sufren el ataque de las dos columnas italianas. Las circunstancias hacen que solo el Savoia, el II grupo del Voloire y dos secciones contra-carro de 47 mm puedan ser retiradas del frente. Los lanceros, todavía en el frente, buscan entrar en contacto con los “bersaglieri” de la Celere al noroeste de Jagodniy. Barbò ordena a Pagliano dirigirse hacia el norte. El coronel deja, pues, uno de sus escuadrones cerca de la localidad y avanza hacia el norte con el grueso de su regimiento, montado, acompañado de vehículos hipomóviles, llevando víveres, municiones y cañones antitanque. Se infiltra a través de la líneas enemigas, progresando en orden abierto: espectáculo asombrosos para una tropa a caballo en la línea del frente a mediados del siglo XX. Los jinetes se apoderan fácilmente de la cota 191, a unos kilómetros del Don, y se paran por la noche, completamente aislados del resto de las tropas italianas. Como las radios no funcionan aún correctamente, es necesario enviar un correo motociclista para informar a Barbò de la situación. Durante la noche, los lanceros sufren algunos disparos de artillería y el hostigamiento aéreo de los inevitables PO-2. Por otra parte, observan el paso del Don de nuevas tropas soviéticas.

Por su parte, el Savoia alcanza el norte de Chebotarevsky no sin haber sufrido algunos disparos de mortero particularmente precisos de los cuales uno mata no menos de 17 caballos del 3er escuadrón y aterroriza las pobres bestias supervivientes que huyen a través de la estepa perseguidas por sus jinetes. El regimiento debe avanzar en orden abierto a través de una zona batida por numerosos puestos rusos de ametralladoras y de morteros. Los primeros elementos llegan hacia las 18.30 al nordeste de Chebotarevsky, en la cota 213.5 no lejos del pueblo de Isbuschenskiy, pero el grupo estará al completo a la caída de la noche. Se colocan en batería las armas automáticas, apostados los centinelas y el regimiento busca un poco de reposo antes de retomar la marcha…


Proseguiré en otro momento.


Fuente: Traducción y adaptación propias del artículo de Phillipe Naud titulado “ Caricat! La caballería italiana en el Don. Verano de 1942” aparecido en la revista Histoire de Guerre nº 21 de diciembre de 2001.

À bientôt

Bordoni Bisleri
Miembro
Miembro
Mensajes: 96
Registrado: Sab May 19, 2012 7:01 am
Ubicación: puerto montt chile

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Bordoni Bisleri » Dom Sep 23, 2012 3:12 am

muy bueno pierre, desconocia que los lanceros tambien habian hecho cargas, felicitaciones por el buen trabajo

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2575
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Pierre Le Gloan » Lun Sep 24, 2012 3:17 pm

Bonjour,

Continúo con el artículo.


La carga de Isbuschenskiy

A las primeras luces del día el Savoia se apresta a marchar. Desde las 03.30 avanzan patrullas hacia el norte y el nordeste. A 800 m de la zona de vivac, en un campo de colza, caen sobre una columna del 812º regimiento de la 301ª división de fusileros que acaba de atravesar el Don y se encamina hacia el sur. Las armas colectivas, en posición durante la noche, abren fuego, rápidamente apoyadas por las piezas del Voloire. Los jinetes se despiertan y alcanzan sus monturas a toda prisa, bajo los disparos todavía imprecisos de los rusos que intentan refugiarse tras los pliegues del terreno y algunas máquinas agrícolas abandonadas. Sus morteros y cañones se vuelven cada vez más eficaces y Bettoni se da cuenta que debe actuar si no será aplastado por el fuego del enemigo: sus 650 hombres hacen frente a cerca de 2.000 enemigos.

A las 04.00, da la orden al 4º escuadrón de atacar a pie de frente, apoyado por las armas pesadas. Al mismo tiempo, envía al 2º squadrone del capitán Leone a cargar contra el enemigo. El oficial hace amago de retirarse hacia el sudeste, antes de dar media vuelta y lanzarse a la cabeza de sus hombres, sobre el flanco ruso, gritando “caricat” y “Savoia”. Algunos soldados atraviesan con sus sables a los infantes enemigos pero otros utilizan medios “menos ortodoxos” pero más eficaces, disparando con sus Ppsh capturados o lanzando granadas de mano (algunos jinetes utilizan también sables cosacos, sin guarnición, en lugar de los sables reglamentarios). La polvareda levantada por los caballos y las explosiones ayuda a la confusión en el campo de batalla y hace que el fuego ruso sea mucho menos mortífero que lo que pudiera pensar. Además, la artillería y las otras armas de apoyo italianas hacen sentir también su presencia. Las pérdidas de los asaltantes no son menos importantes, tanto para hombres como las bestias: De Leone ve su montura muerta bajo él, y se encuentra como muchos de sus hombres “cravate rosse” disparar a pie. El escuadrón pierde 30 soldados y 70 caballos de su centenar de jinetes. El maggiore Manusardi, ex-comandante del 2º squadrone toma el mando, para efectuar una segunda carga con los soldados todavía a caballo.

El 4º squadrone, a pie, llega entretanto al choque con le enemigo. Su comandante, el capitán Abba, máquina de fotos al cuello, dispara con su Ppsh. Vacía al menos cinco cargadores antes de sucumbir bajo una ráfaga de ametralladora en el momento que estaba sacando una foto. Sus hombres limpian varios focos de resistencia y el enemigo comienza a replegarse. Bettoni envía, en este momento, el 3er. escuadrón dirigido por el maggiore Litta, jefe del II grupo squadroni, a cargar a su vez. Sobrepasa al 4º squadrone, en pos de los rusos en plena retirada o que se rinden, pero cae entonces sobre un grupo muy decidido a resistir. Una salva mortal alcanza a caballos y jinetes, matando a Litta. El regimiento enemigo prosigue su retirada y, hacia las 06.30, los italianos son dueños del campo de batalla.

Imagen
Sargento,3° Regimiento "Savoia" Cavalleria.Divisione Celere P.A.D.A. (Principe Amedeo Duca d'Aosta).Uniforme ordinario, ARM.I.R. (ARMata Italiana in Russia).
Uploaded with ImageShack.us

El 812º regimiento de fusileros deja un botín nada despreciable en manos del Savoia: 4 piezas antitanque, ocho morteros, 20 fusiles anticarro, cuatro ametralladoras, ocho fusiles ametralladores y cerca de 200 armas ligeras. Los italianos declaran, a menudo, haber matado o capturado cientos de enemigos durante esta carga, sin embargo las cifras dadas por Barbò parecen más realistas, cuando se las compara con el número de armas recuperadas. El general comandante del raggrupamento a cavallo anuncia 150 muertos y un centenar de prisioneros a los que habría que añadir otros 150 rusos que al huir hacia el nordeste, han ido a caer en manos de las 79 Infanterie-Division. El 812º regimiento no está destruido pero sí muy debilitado e incapaz de ser una amenaza para Chebotarevski. Sea como fuere, uno contra a tres, los jinetes han logrado un gran éxito. Pero no ha sido gratis: ocho oficiales y 78 suboficiales y jinetes han causado baja, con un total de 33 muertos entre los cuales tres oficiales. Además el II grupo squadroni solo cuenta entre sus filas a dos oficiales ilesos. En lo que respecta a los caballos, es una carnicería con 150 animales muertos.

Imagen
Medalla de oro al valor del "Savoia cavalleria"
Uploaded with ImageShack.us

Sin embargo la noticia de la carga victoriosa del Savoia, es conocida rápidamente por las unidades del Eje en el sector gracias a Barbò. Messe dirige su felicitación al regimiento e, incluso, los alemanes felicitan a Bettoni. En cuanto al Novara, se ha retirado hacia las 01.30 temiendo ser cercado, y se ha retirado hacia el sudeste favorecido por la obscuridad con el fin de alcanzar al Savoia. Al alba alcanza las líneas de los “camicia nere” que defienden Chebotaresvsky. Barbò lo manda un poco más al sur a Deviatkin para su reorganización.

En este día, la contraofensiva italiana marca claramente la jornada. Los bersaglieri de la Celere encuentran, todavía, una fuerte resistencia, además el jefe del 3er regimiento y dos de sus comandantes de batallón están heridos. Algunas posiciones artilleras como las del 201º motorizzato sufren ataques de la infantería infiltrada y deben defenderse con bombas de mano. El éxito del Savoia solo parece conceder un poco de respiro a los italianos.


Fuente: Traducción y adaptación propias del artículo de Phillipe Naud titulado “ Caricat! La caballería italiana en el Don. Verano de 1942” aparecido en la revista Histoire de Guerre nº 21 de diciembre de 2001.

À bientôt

Bordoni Bisleri
Miembro
Miembro
Mensajes: 96
Registrado: Sab May 19, 2012 7:01 am
Ubicación: puerto montt chile

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Bordoni Bisleri » Mar Sep 25, 2012 2:55 am

grande el savoia

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2575
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Pierre Le Gloan » Mar Sep 25, 2012 11:25 am

Bonjour,

Prosigo con el relato.


Últimos combates defensivos

Efectivamente, al atardecer del 24 de agosto los rusos organizan su dispositivo para atacar Chebotarevsky. La localidad, devastada, es rodeada por tres lados, falta de enlace con la 79.Infanterie-Division. Desde el amanecer, la 14ª división de la Guardia pasa a la acción, progresando casa por casa, aprovechando la fatiga y la debilidad de los italianos. La artillería dispara a bocajarro, consigue salvar la mayor parte de sus piezas pero no puede apoyar a los defensores. Un cañón del Voloire se mantiene, sin embargo, en posición cuando su tiro de caballos es abatido. Chebotarevsky cae sobre las 04.30, entonces la mayoría de los camisas negras y los hombres de la Sforzesca inician un repliegue que se parece mucho a una derrota. Solamente se mantienen los lanceros del Novara apostados en Deviatkin.

El coronel Pagliano constituye apresuradamente un frente para presentar resistencia al avance enemigo. El II Gruppo se bate a pie, apoyado por las armas colectivas, el I Gruppo a caballo, está presto para apoyar cualquier punto amenazado, y el III Gruppo del Voloire hace fuego a alza cero. Los “baveri bianchi” protegen, así, la retirada de las otras unidades, pero deben romper el contacto para evitar, a su vez, ser cercados. Aprovechando su movilidad, mantienen a los fusileros rusos a distancia y retroceden siguiendo el valle del Zuzkan. A las 06.00, se lucha en Kotovsky, que también debe ser abandonado (Barbò afirma que sus hombres fueron hostigados por grupos de partisanos en los combates por Kotovsky, pero lo más probable parece que se tratase de soldados regulares infiltrados) Barbò trata entonces, en medio de las columnas en retirada, reagrupar medios de fortuna para organizar la defensa de Bolschoy. El Savoia, informado de la situación hacia las 04.00, se ha retirado precipitadamente hacia el sur. Toma contacto por la tarde con el Novara y puede, por fin, cubrir su flanco derecho, donde no se encuentra ni rastro de la 75. Infanterie-Division. Caballos y jinetes, todos, están exhaustos, incluso los rusos parecen haber llegado al máximo de sus posibilidades. Los dos regimientos son enviados hacia Gorbatovo para reconstituirse, pero el Novara nada más llegar, debe dar media vuelta para dirigirse a Bolschoy y participar en su defensa.

En efecto, el Savoia parece deshecho: además de sus bajas personales, le falta la mitad de sus fusiles ametralladores y una cuarta parte de sus ametralladoras y sus caballos no han recibido forraje alguno desde hace más de 24 horas (el Savoia lamenta 15 fallecidos y 20 heridos, a los que se debe añadir las bajas de la carga de Isbuscenskiy. Las pérdidas del Novara se desconocen). Reina la confusión en el campo italiano donde el avance ruso, cerca de 15 kilómetros ese día, inquieta no sólo al ARMIR sino también a la 6 Armee. En efecto, los camisas negras del Tagliamento y los infantes del54º fanteria,seis batallones, no alinean en total sino unos 700 hombres cuando los rusos han concentrado cinco divisiones en la cabeza de puente. Por su parte, la Celere no ha progresado ni un solo metro y es más, al oeste, la Ravena comienza a sufrir los ataques del enemigo. Se van a enviar refuerzos del cuerpo alpino y la 79.Infanterie-Division se encarga de una parte del sector de la Sforzesca. Además, Messe y el general Hollidt, jefe del XVII Armeekorps no llegan a un acuerdo sobre quien ejerce el mando en el sector, el segundo obtiene finalmente, gracias al apoyo de Gariboldi, el control de varias unidades italianas, entre ellas el Novara.

Al día siguiente, 26 de agosto, los rusos intentan capturar Jagodniy utilizando las mismas tácticas que la víspera. Hacia las 05.00, se infiltran al sur de la población, se apoderan del pueblo de Bachmutkin, pero son desalojados por los jinetes del Savoia y de los bersaglieri enviados por Barbò. La Celere resiste otros asaltos con, esta vez, la ayuda de un eficaz apoyo aéreo. El II grupo del Savoia avanza, a su vez, limpiando la zona al este de Jagodniy haciendo numerosos prisioneros. El Novara, en posición ante Bolschoy, pasa la jornada sin novedad.
El 27, los rusos renuevan, sin éxito, sus asaltos sobre el conjunto del frente. Un escuadrón de lanceros pasa por unos momentos críticos pero es apoyado por un contraataque de bersaglieri motociclistas, armados hasta los dientes, con equipo soviético capturado, entre él, los conocidos subfusiles Ppsh. El general Barbò se inquieta cuando ver perfilarse uno carros rusos en el horizonte… antes de darse cuenta de que se trata de carros simulados de madera.

Al día siguiente, hacia las 04.15, los centinelas del Savoia descubren dos columnas rusas que se infiltran a través de las delgadas líneas de su regimiento para atacar Jagodniy y Bachmutkin. El II grupo comienza a disparar con todas sus armas y obliga a los soviéticos a replegarse. El resto del día se desarrolla sin mayores consecuencias para la caballería. Los ataques frontales soviéticos lanzados contra Jagodniy por fuerzas de refresco, se saldan con fracasos sangrientos, y la Celere reivindica cerca de 400 prisioneros. La ofensiva soviética pierde visiblemente intensidad y solamente se suceden algunos ataques dispersos los días siguientes.

Imagen

Regio Esercito Italiano. Subteniente.9° Regimiento Alpini.Batallón "Aquila" División "Julia".Uniforme de marcha.ARM.I.R. (Armata Italiana in Russia).
Fuente: http://uniformisgaggero.altervista.org/ ... &numarr=29
Uploaded with ImageShack.us


Al alba del 29 de agosto, en el sector del Novara, una patrulla de “fanti” sale a efectuar un golpe de mano contra un “koljós”. La acción fracasa y los asaltantes se retiran bajo un nutrido fuego, cubiertos por las armas de apoyo de los lanceros. Globalmente los jinetes sometidos a duros combates, ya solamente juegan un papel meramente defensivo. El Eje prepara una contraofensiva mucho más importante, se prevé el empleo de elementos de la 22 Panzer-Division, y varias unidades llegan de refuerzo, como los “carros” L6/40 del LXVII bataglione Bersaglieri corazzati y los “alpini” de la división Tridentina. Los días 30 y 31 de agosto, los batallones Vestone y Val Chiese toman posiciones junto a la caballería.

La contraofensiva comienza el 1 de septiembre. El general Barbò presta su cooperación coordinando el tiro de la Voloire. Los resultados de los bombardeos aéreos y terrestres son, no obstante, mediocres y un fuego nutrido recibe a los carros y a los “alpini”. Se toman algunas colinas pero a un coste tremendamente elevado: varios L6/40 quedan en el campo de batalla y sobre todo, los dos batallones pierden más de 630 soldados (la 55ª compañía del Vestone habría sido reducida a una decena de hombres ilesos de un total de 200 soldados, interesante la lectura a este respecto del libro de Mario Rigoni Stern, “Regreso al Don” ed. Desjonquères). Las unidades alemanas ni siquiera atacaron. La ofensiva se detiene aquí, la cabeza de puente rusa es reducida pero no eliminada.

El frente del Don conoce a partir de ahora una cierta calma, aunque más al oeste, las divisiones Ravenna y Cosseria rechazan varios asaltos enemigos los días 11 y 12 de septiembre. La caballería permanece en la línea del frente, sin otra actividad que las patrullas y algún disparo de artillería (indicar que la 8ª Armata forma un destacamento de cosacos de 365 soldados con ex-prisioneros de guerra rusos. Está adscrito al Novara antes de unirse, en la primavera de 1943, a la futura 1.Kosakendivision alemana). La caballería abandona el frente a primeros de octubre y los dos regimientos regresan a Italia en 1943, excepto los artilleros de la Voloire que sufren lo indecible durante las ofensivas soviéticas del invierno de 1942. Además, solamente los veteranos de la campaña de 1941 tienen la posibilidad de regresar y el mando, incluso, trata de retenerles con primas. A partir de ahora la caballería italiana desaparece del frente ruso. En cuanto al ex-sector del CSIR, es asignado al 3er Ejército rumano, que fortifica, a duras penas, las brechas de la cabeza de puente.


Proseguiré en otro momento. À suivre.

Fuente: Traducción y adaptación propias del artículo de Phillipe Naud titulado “ Caricat! La caballería italiana en el Don. Verano de 1942” aparecido en la revista Histoire de Guerre nº 21 de diciembre de 2001.


À bientôt

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2575
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Pierre Le Gloan » Mié Sep 26, 2012 9:25 pm

Bonjour,

Prosigo y termino el relato.


Conclusión

Los regimientos de caballería italiana jugaron un papel importante en los combates de agosto de 1942, y muy a menudo, fue el último recurso de un mando superado por los acontecimientos. Recalcar que actuaron bajo unas condiciones excepcionales para la II GM: sin amenaza aérea, cuando la Lufwaffe va a diezmar regimientos enteros de cosacos rusos, incluso tampoco amenaza blindada, salvo, por supuesto, ¡“los carros de madera” vistos por Barbò el 27 de agosto! La artillería enemiga era poco numerosa, excepción hecha de morteros y las piezas de artillería de campaña de 76 mm. Además, el polvo, los desniveles del terreno y la hierba alta, ofrecían un abrigo muy eficaz a los jinetes. Estos últimos no cargaron, en realidad, sino contra enemigos sorprendidos, el Savoia, o poco numerosos, el Novara, y siempre apoyados por cañones, morteros ligeros y armas automáticas: ¡nada que ver con Reichoffen! (batalla en Alsacia, en los primeros días de la guerra franco-prusiana en la que la carga sable en mano del 2º regimiento de coraceros franceses costó la vida de 150 hombres) Por último muchos jinetes utilizaron medios mucho más eficaces que un sable: subfusiles y granadas.

Sobre el plano táctico, ninguna de sus acciones tuvo realmente un papel decisivo: al día siguiente de la carga de Isbuscenskiy, los italianos fueron rechazados varios kilómetros. Por otra parte, estratégicamente, aunque los rusos no debilitaron el avance hacia Stalingrado, conquistaron una cabeza de puente y obligaron a los alemanes, faltos de otras reservas, a enviar a los alpini hacia el Don, en vez de al Cáucaso donde harán, cruelmente, falta. Los rusos sufrieron, sin embargo, graves pérdidas: el 610º regimiento de fusileros de la 203ª División debe disolver uno de sus batallones para reconstituir, en parte, las pérdidas de los otros.

Imagen
Estandarte del Reggimento Artiglieria a Cavallo (3°) Voloire en el frente ruso (1942)
Fuente: http://nuke.caricatvoloire.it/Home/tabi ... fault.aspx
Uploaded with ImageShack.us

El general Guglielmo Barbò di Casel Morano, por muy orgulloso que estuviera del éxito de su raggrupamento no se equivoca cuando redacta su informe en septiembre. Pide que cada regimiento sea equipado con morteros de 81 mm y cañones anticarro y que el Voloire sea dotado con cañones más modernos. Los escuadrones deberían recibir, a su vez, morteros ligeros, como los del Novara. Por último, sugiere una mayor dotación de armas automáticas, subfusiles, sobre todo, y que los jinetes se entrenen en el lanzamiento de bombas de mano. El general también recomienda dar a todos los regimientos un verdadero servicio de remonta y de mantenimiento de las sillas y atalajes: las dos unidades han perdido decenas de caballos, agotados por los desplazamientos, mal cuidados por falta de tiempo y cuyos desgraciados esqueletos han sembrado las llanuras el frente. De hecho, el raggrupamento ha sido, sobre todo, eficaz por su movilidad y por la calidad de su personal. Barbò, habría también insistido sobre la necesidad de llenar las lagunas en material de transmisiones.

Para el mando y la opinión pública, permanece, sin embargo, la gesta del Savoia, ampliamente difundida por la prensa. A mediados de septiembre, la mayor parte de los periódicos italianos, entre ellos el Corriere della Sera, informan en términos elogiosos la famosa carga. Muchos oficiales, pero también las unidades, reciben condecoraciones y otras recompensas, incluidas varias alemanas. Estas cargas del verano de 1942 no serán las últimas de la guerra, ni mucho menos. La caballería del Duce va a participar en otra, en Yugoslavia, contra los partisanos de Tito ( la caballería de los USA parece realizar la última carga de la II GM, curiosa paradoja para el ejército más motorizado de la época. El 21 de abril de 1945, el escuadrón de reconocimiento de la 10th Mountain Infantry Division, única unidad montada del US Army en Europa, ataca a las tropas alemanas en retirada al sur del Po. Los jinetes son barridos por el fuego de ametralladora y de cañones de 88 mm que hacen una carnicería entre sus filas y les obligan a la retirada).

La caballería italiana no se beneficia, falta de medios, de ninguna de las mejoras sugeridas por Barbòy desaparece con el armisticio de septiembre de 1943. En cuanto al general, detenido en el verano de 1944 en Milán acusado de colaborar con la resistencia, es deportado a Alemania y muere el 14 de diciembre de ese mismo año en el campo de Flossemburg.



Fuente: Traducción y adaptación propias del artículo de Phillipe Naud titulado “ Caricat! La caballería italiana en el Don. Verano de 1942” aparecido en la revista Histoire de Guerre nº 21 de diciembre de 2001.



À bientôt

Bordoni Bisleri
Miembro
Miembro
Mensajes: 96
Registrado: Sab May 19, 2012 7:01 am
Ubicación: puerto montt chile

Re: ¡A la carga! La caballería italiana en el Don verano del

Mensajepor Bordoni Bisleri » Lun Oct 01, 2012 3:15 am

gran trabajo pierre me gusto mucho te felicito y te doy gracias por el esfuerzo,me entretuve y aprendi con la narracion


Volver a “Formaciones de combate del Eje”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados