Intrahistoria de la División Azul

Grupos de Ejércitos, Ejércitos, Cuerpos de Ejércitos, Divisiones, Brigadas, Regimientos…Cuerpos especiales, órdenes de batalla

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Dom Sep 09, 2007 11:07 am

Francis Currey escribió: A las 10:00 comenzó el acto con una misa de campaña. Una vez terminado el acto religioso se produjo un sileción sobrecojedor. El general Cochenhausen pronunció la formula de juramento de fidelidad en alemán, que tradujó el coronel Troncoso. ¿Juraís ante Dios y por vuestro honor de españoles absoluta obediencia al Jefe del Ejército alemán Adolf Hitler en la lucha contra el comunismo y juraís combatir como valientes soldados, dispuestos a dar vuestar vida en cada instante por cumplir ese juramento.

Toda la División, 16.000 gargantas sonaron al unisono: SI, JURO
La fórmula más arriba recogida se ciñó a los deseos españoles y pese a su clara lectura muchos comentaristas continúan repitiendo que ésta lleva inmersa una vinculación a todo cuanto el Tercer Reich significó, olvidando cuán distinta fue la fórmula empleada por otras unidades voluntarias:

"Ante ti, Adolfo Hitler, como jefe germánico juro comprometerme con lealtad y valor. Pongo a Dios por testigo que he de honrar hasta la muerte tu nombre y las leyes de obeidiencia y fidelidad prescritas por tí"

O este otro correspondiente a las SS:

"Yo te juro, Adolf Hitler, Führer y Canciller del Reich, fidelidad y valor. Prometo obediencia hasta la muerte a ti y a los superiores por ti designados. Que Dios me ayude".

Destaco que en los juramentos, incluido el de la SS, la palabra Dios está presente. Extraña formula para una organización como la de las SS que no se preciaba de ser religiosa, al menos a la manera que nosotros entendemos.
Un saludo.
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3175
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Dom Sep 09, 2007 12:15 pm

Muchas gracias amigo Gonzalo, interesantisimo los datos que apunta.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Mensaje por Kurt_Steiner » Dom Sep 09, 2007 12:53 pm

GONZALO escribió:O este otro correspondiente a las SS:

"Yo te juro, Adolf Hitler, Führer y Canciller del Reich, fidelidad y valor. Prometo obediencia hasta la muerte a ti y a los superiores por ti designados. Que Dios me ayude".

Destaco que en los juramentos, incluido el de la SS, la palabra Dios está presente. Extraña formula para una organización como la de las SS que no se preciaba de ser religiosa, al menos a la manera que nosotros entendemos.
Un saludo.
Si, es extraño

El juramento era preciso: 'Wir schwören dir, Adolf Hitler, als Führer und Kanzler des Deutschen Reiches Treue und Tapferkeit. Wir geloben dir und den von dir bestimmten Vorgesetzten Gehorsam bis in den Tod. So wahr uns Gott helfe!'.

Además, se les preguntaba

'Also glaubst Du an einen Gott?' (También crees en Dios)

Die Antwort lautet: 'Ja, ich glaube an einen Herrgott.' (Si, creo en un Señor Dios) Respuesta ambigua donde las haya. An einen Herrgott. Quizás es que me pierdo en las sutilidades del alemán o de la tortuosa mente del tito Heini.

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Mar Sep 11, 2007 8:39 am

Imagen
Así cuenta una anécdota vivida por él, el teniente médico Álvarez Salas-Morris, perteneciente a la Escuadrilla Azul durante una estancia en Berlín:
En época de guerra todo militar en misión de mando llevaba una placa sobre el uniforme que indicaba ese mando. Y, frente a cualquier otro militar, de cualquier graduación, aunque fuera ésta muy superior a la suya, aquel otro debía obedecer sus órdenes. Y he aquí la escena bien indicadora que recuerdo a este respecto. Llegué yo un lunes a una estación de Berlín (entonces todas las estaciones de metro o ferrocarril eran puestos militares). Allí debía recoger mis vales de racionamiento, que era con lo se compraba en toda Alemania. El suboficial de reparto de las tarjetas ostentaba, naturalmente, su chapa de mando y estaba sentado, mientras escribía el nombre de cada soldado en la respectiva tarjeta, este suboficial, debido al calor que hacía ya que su labor era sencilla, había dejado el casco, el cinturón y el correaje, todo en una silla al lado suyo, para más comodidad en su trabajo. Yo llegué y, como era oficial, creí que podía ponerme delante de los soldados, para recoger mi tarjeta, y así lo hice. Inmediatamente el suboficial se levantó, se puso rapidísima mente el casco y toda su impedimenta, se cuadró ante mí en posición firme de saludo y, con voz estentórea, anunció su nombre, la unidad a la que pertenecía y su misión allí, e inmediatamente me dijo "Mi teniente, usted llegó el último, colóquese por favor en la cola, detrás de estos soldados". Pero cuando la fila ya había corrido y yo estaba el segundo o el tercero, apareció un general sin chapa, y se colocó el primero; yo enseguida pensé "a ver lo que pasa ahora". El suboficial, que ya se había quitado otra vez el casco y los arreos, repitió ante el general la misma maniobra y la misma orden que frente a mí. El general, con toda mesura, le dijo que estaba en una reunión de Estado Mayor y que tenía cierta urgencia. Entonces el suboficial, con voz firme, dijo: "Mi general, no me gustaría repetir dos veces la misma orden. Colóquese en la fila, por favor". Y el general, silenciosamente así lo hizo y formó el último. Yo me quedé atónito y sólo pensé: "¡Igual que en España!".
Refª: LA ESCUADRILLA AZUL de Jorge Fernández-Coppel
Un saludo.
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Sep 11, 2007 10:18 am

Genial anécdota. Lo de la placa... no sería que el suboficial era de la Feldgendarmerie?
GONZALO escribió:Imagen
Me encanta :lol:

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Dom Oct 14, 2007 12:30 pm

Se repartió a cada hombre una sábana en forma de saco. Y todos se metieron aquella noche dentro. Yo creo que hubo muy pocas excepciones. Nadie le dio el uso debido. Según la costrumbre alemana, esas sábanas son las fundas de las mantas, que se colocan dobladas dentro. Para que queden sujetas disponen de unas cintillas en el lado abierto. Así preparadas se colocan sobre la cama como una especie de edredón. Es la única cubierta que tapa a los germanos. Pero yo conocí español que no sustituyera las mantas por su persona. Habían empezado metiéndose en aquel saco y así continuaron todo el tiempo, durmiendo enfundados.
Con la DEV en un campamento alemán de J.M. Troncoso
Un saludo.
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Dom Oct 21, 2007 6:08 pm

Durante la cena nos sorprendió una cosa: la promiscuidad -por decirlo así- de oficiales y tropa en el mismo local. Además, ningún subordinado se levantaba al entrar un superior, pues la cortesía militar alemana determinaba que cualquier militar al entrar o salir en o de algún local público en que haya otros militares, salude militarmente a la entrada o a la salida; pero si algún superior atraviesa por entre las mesas, los subordinados le miran a la cara, más sin levantarse. Por otra parte, los militares alemanes, tan pronto penetran en lugar público, por poco tiempo que vayan a estar sentados se desciñen el cinturón con las armas que todo militar porta siempre (para la tropa, es el machete, que se tolera sea propiedad del individuo y lo que en España llamamos de pega -materias más ricas y menos peso-; para oficiales la pistola y el puñal-espada).
MARTÍNEZ ESPARZA. J
Un saludo.
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Lun Oct 22, 2007 8:56 pm

Para los envarados nórdicos, los españoles carecían e disciplina y andaban sobrados de desenvoltura; descuidaban los uniformes; no se ponían la gorra en la cabeza; sino que solían llevarla metida en las hombreras; no era raro que tuvieran desabrochado el cuello de la guerrera y, característicamente, vagaban cabizbajos con las manos en los bolsillos y el cigarro colgado de los labios. Más de una vez detuvo a un divisionario y lo increpó un oficial alemán encolerizado y meticuloso. El otro no hacía más que reír; levantar los hombros y señalar el emblema de su manga diciendo "no entiendo, soy español". El teutón ibase refunfuñando y moviendo la cabeza....
Los oficiales mismos desconcertaban sin cesar a los germanos; rara vez se molestaban en escribir nada; sino que se reunían alrededor de una taza de café o de un vaso de vino y, discutiendo animadamente, llegaban al parecer, a tantas decisiones diferentes como oficiales hubiese; al final, salían bien las cosas, como por milagro. Pero los alemanes estaban inquietos por las cualidades poco marciales de sus amigos, que comenzaban a pensar si su presencia valía la pena de semejante confusión. Fueron tantas las quejas que el cuartel general de la División dictó una orden general, reprendiendo a los jefes españoles por la falta de disciplina de sus oficiales y tropa, concretamente por no saludar a sus superiores, vestir inadecuadamente el uniforme y emplear bicicletas y otros vehículos para fines que no lo eran.

Refª: PROCTOR R.

La mayoría de los autores de libros sobre la División recurren frecuentemente a los tópicos más convencionales: el soldado alemán disciplinado y ordenado no improvisaba nada; el español, todo lo contrario. Sin embargo, los expedicionarios no debían de ser menos disciplinados que sus compañeros alemanes. Como cualquier otro soldado, entre los integrantes de la División Azul habría quienes se embriagaban, desobedecían a la Policía Militar o circulaban por las calles del campamento sin ir correctamente vestidos, pero éstos constituían una minoría. LO que probablemente sucedía era que, por tratarse de soldados extranjeros, algunos mandos alemanes se fijaban especialmente en ellos. Además, alemanes y españoles tenían -como demuestran los comentarios del coronel Esparza sobre las cantinas de Grafenwöhr- un distinto concepto de la disciplina, lo que también producía algunas discordias.
Refª: EL SERVICIO DE INTENDECIA DE LA DIVISIÓN AZUL
Un saludo.
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Vie Oct 26, 2007 10:10 pm

En octubre de 1942 el teniente Amaro Lasheras recibe la orden de recibir y conducir hasta el Cuartel General una expedición de guripas recien llegados.
Una vez desembarcados, el teniente marcha junto a los nuevos voluntarios hacia el viejo palacio donde le esperan para ser recibidos. De repente el oficial manda alto y derecha, distinguiéndose tras una vieja verja un bosque de cruces coronadas por un casco.
¡Soldados!. Arenga Amaro, en este cementerio reposan las almas de muchos que nos precedieron, que Dios les conceda un merecido reposo y a nosotros nos de fuerzas para seguir su ejemplo. Quien sabe si, cuando la próxima expedición pase delante de esta verja algunos de nosotros tengamos ya nuestro puesto en los luceros. Por deber de gratitud os ruego recéis una oración conmigo por su Eterno Decanso.
Apenas había mandado descubrírse y comenzado a entonar un Padre Nuestro, se escuchó el ruido del motor de un vehículo que paraba detrás de la formación. Del coche bajan tres oficiales, uno de ellos, al que se le distingue claramente unas franjas carmesí en su pantalón, que delatan su condición de miembro del estado mayor, hace varios gestos al teniente avisándole de la llegada de un General.
Muñoz Grandes indica al oficial de su Estado Mayor que permita continuar el rezo, y descubriéndose se une a él.
Acbado la oración el teniente manda firmes ya da novedades al general, éste le felicita y dirigiéndose al oficial del Estado Mayor le dijo:
-Enhorabuena teniente, siempre primero el recuerdo al caído. Siempre está una oración por delante de una novedad, siempre un héroe por delante de un general.
Enhorabuena y gracias....

Refª: Revista de Comisario
Un saludo.
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Dom Nov 04, 2007 2:01 pm

Apuntes sobre Krasny Bor
*Los escuchas camuflados de las Compañías del 2º Batallón del 262 empezaron a dar señales de alerta con las primeras horas del miércoles 10 de febrero de 1943.
*Los rusos apresados muestran su ropa interior límpia, una costumbre que anuncia la inmenencia del ataque.
*Los hombres de la Plana Mayor y de los servicios (carteros, prácticantes, cocineros, asistentes) también empuñan las armas.
*Ulzurrn es el primero en caer; su Compañía. destrozada por la artillería rusa, resiste hasta el final; la mortandad es, sencillamente, espantosa.
*Los heridos se niegan a ser evacuados; la única consigna que reciben de Oroquieta es: ¡Arriba España!, ¡Viva la muerte!.
*El lauredao Huidobro recibe un tiro entre los ojos; a duras penas todavía pudo murmurar: "Yo pecador me confieso a Dios..."
*Escribe Esteban Infantes: "...el sufrimiento es aún mayor en país extraño, con sus fuerzas embebidas en grandes unidades de distintas psicología y hablando distinto idioma"
*Palacios, agotada l munición, llega a gritar a sus hombres en medio de la ferocidad del fuego: "¡Lanzad bolas de hielo!"
*El capitán José Aranda Uribe, con unos cuantos supervivientes de su 4ª de Ametralladoras, ya no sabe dónde ir y entabla combate una y otra vez cantando el "Cara al Sol" con su hombres.
*Aramburu Topete, en un golpe de audacia, ordena olocar los embalajes como si se tratara de nuevs minas; los carros rusos cayeron en el engño y no atacaron por miedo.
*El hospital es atacado; los que pueden empuñan las armas porque saben que si la soldadesca rusa llega hasta allí no habrá piedad para nadie.
*El capitán Rafael García Segura, que escapó de la muerte en el Cuartel de la Montaña en la GCE, cae mortalmente en la batalla.
*La noche ha caído, pero los combates continúan y los rusos han cedido en su empeño, dedicándose ya al pillaje en el terreno ocupado; la enorme mortandad propia ha enfriado a la infantería soviética.
*Los españoles con su heroica y numantina resitencia, estaban ganando increíblemente la partida a un precio tan elevado que podría ser incluso el de todas las fuerzas comprometidas en la batalla.
*La actitud del general Kleffel era la de quien actuaba como sin nadie resistiera en Krasny Bor; su comportamiento para los voluntarios españoles fue más que censurable.
*En la noche del 10 al 11 de febrero de 1943 aún quedaba un enclave español dentro del sector ocupado por los rusos; se trataba de los zapadores de Aramburu Topete.
*Los españoles fueron los grandes frustrantes de una gran ofensiva soviética, y los historiadores la han considerado como una batalla ganada con heroísmo.
*Algo más de 5.000 voluntarios españoles habían soportado el atque de más de 33.000 infantes soviéticos apoyados por carros y artillería.
*Los españoles, tras una batalla infernal, terminaron cediendo tan sólo entre tres y seis kilómetros, que al enemigo les costó un tercio de sus efectivos.
*La División Azul, al no hundirse ante la avalancha roja en las primeras y trascendentales horas, posiblemente acabó salvando todo un cuerpo de Ejército y el mismo cerco de Leningrado.
*Las bajas rusas fueron tan excesivas y desproporcionadas ante la superioridad evidente, que se tradujo en una caída de su moral posterior.
*El parte general alemán, por fín, decía así: "Los ataques rusos en el frente de Leningrado han fracasado; las fuerzas españolas han participado con éxito en estos combates.
*Las bajas divisionarias fueron, en total 2.252 hombres; los rusos perdieron 11.000 hombres y entre el 75 y 80 por 100 del material.
*Hasta el mes de junio del 43 los españoles habían sufrido un total de 19.399 bajas en combate; el número de congelados y enfermos había superado los 6.000.
*Los volúmenes de pérdidas en Krasny Bor anunciaban que la sangría no tendría parangón, y eso empezó a pesar en Madrid.
*El reticente general Kleffel elogia, el 18 de julio de 1943, en pleno frente y bajo el bombardeo, "el heroismo insuperable de unos soldados que se enfrentan a la muerte cantando sus canciones de guerra...".
Refª: La División Azul 50 años después
Un saludo.
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Vie Nov 09, 2007 11:12 am

En el frente, en continua actividad literaria y teatral los guripas adaptaron una letra la música de "Tatuaje", tan popular en aquella época, cantada por Concha Piquer. La letra que se compuso reflejaba de forma breve la vida diaria en el frente.

Yo los vi en un búnker
con una chimenea.
Los hallé en el frente
viviendo al revés.
Cuando los "karovos",
sobre las trincheras,
sus "organillos" dejaban caer.
Eran gordos y altos como Don Vicente,
como las chachas comían limón.
Pudorosísimos rascaba sus vientres
cazando los tigres con coplas de amor.
Entre las nieves impolutas
y cabriolas de dolor,
fueron contandome sus cuitas
los bestias de aquel pelotón.
Mira mi espalda tatuada con
ese as de bastos bestial,
fue una dama acodonizada
a quien jamás he de olvidar.
Ella me odiaba eternamente,
un energumeno fui yo,
y en una cita dulcemente
a fuego lento me tatuó.

Un saludo.Imagen
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3175
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Jue Nov 29, 2007 1:47 am

La primera cruz de hierro ganada por un divisionario: José Acosta Láynez

Imagen

En buena lógica, cabría suponer que la primera Cruz de Hierro concedida a un miembro de la División Azul lo sería una vez entrada ésta en línea de fuego, es decir, después del 12 de Octubre de 1941 en el frente del Wolchow, sin embargo, la primera Cruz de Hierro de 2ª Clase fue concedida el 21 de Agosto de 1941, cuando la División Azul aún se encontraba haciendo instrucción en el Campamento de Grafenwhör. ¿Cómo pudo ocurrir esto?

El día 30 de Julio de 1941, al mando del Teniente Coronel de Estado Mayor de la División, Luis Zanón Aldaluz, salió de Grafenwhör una expedición compuesta por un Oficial de cada uno de los Regimientos de Infantería; el Capitán Juan Manuel Ordás Rodríguez del Grupo de Antitanques 250; el Capitán de Ingenieros Jesús Guzmán Renshaw, de la Plana Mayor del Grupo de Transmisiones 250; el Capitán de Ingenieros Manuel Alonso Cabeza, de la Plana Mayor del Batallón de Zapadores 250; el Capitán de Artillería Rafael Barbudo Duarte, ayudante del Regimiento de Artillería 250; y el Teniente de Caballería José Acosta Láynez, ayudante del Grupo de Exploración 250, con destino al frente de guerra del Este, con la misión de permanecer algunos días para familiarizarse con los nuevos procedimientos de combate de la Werhmacht.

La primera etapa del viaje fue Berlín, de donde a la mañana siguiente emprendieron el vuelo hasta Lemberg, ya en Ucrania, y desde allí a Winiza, al sur-oeste de Kiev, donde les dieron la bienvenida en nombre del Mariscal von Rundstedt, Jefe del Grupo de Ejércitos del Sur.

Estos Oficiales permanecieron durante diez días agregados a una de las mejores Divisiones del Ejército Alemán y, distribuidos entre sus Unidades de acuerdo con sus respectivas armas, tuvieron ocasión de intervenir en los victoriosos combates para la reducción de la Bolsa de UMAN. En estos combates se distinguió el Teniente José Acosta Láynez, que actuó con la Octava Compañía Ciclista del Grupo Lang, de la Primera División Alpina, y como recompensa a su actuación, el 21 de Agosto de 1941, el Jefe del “Departamento de Personal del Ejército” –General de Infantería Bodewin Keitel- le concedía la Cruz de Hierro de 2ª Clase, siendo ésta la primera Cruz de Hierro concedida a un miembro de la División Azul.

Fuente: División Azul

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Vie Nov 30, 2007 11:30 pm

Buen apunte Francis, del que todo el mundo no tiene conocimiento.
Imagen
Dedicado a mi hermano Kurt.
Un saludo.
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Dic 01, 2007 2:48 pm

El General der Infantería Bodewin Keitel era, además de hermano del Generalfeldmarschall Wilhelm Keitel, jefe del OKW., un veterano de la Gran Guerra, en la que gana la EKI y II. Klasse. Fue Chef H.Pers.Amt -Departamento de Personal del Ejército- desde el 1 de septiembr de 1939 al 30 de septiembre de 1942, luego stellvertreter del XX C.E desde noviembre de 1944 hasta marzo de 1945, y, finalmente, inspector de Asuntos de Sanidad y aprovisionamiento desde abril a mayo de 1945.

Imagen

http://www.geocities.com/%7Eorion47/WEH ... DEWIN.html
GONZALO escribió:Imagen
Dedicado a mi hermano Kurt.
Un saludo.
Me encanta, hermano!"""


:-D

Avatar de Usuario
GONZALO
Miembro
Miembro
Mensajes: 113
Registrado: Dom Ene 15, 2006 4:06 am
Ubicación: Madrid (España)
Contactar:

Mensaje por GONZALO » Vie Dic 07, 2007 8:14 pm

OCTAVILLA DE PROPAGANDA ENEMIGA
Esta es una de las numerosisímas octavillas que los soviéticos sobre la línea defendida por la División Azul desde su entrada en fuego en el frente de del Voljov:

¡Soldados de la "División Azul". Españoles!
LEED ATENTAMENTE LO QUE OS DICEN VUESTROS
CAMARADAS Y REFLEXIONAR.
NO DEJAROS ENGAÑAR POR LAS MENTIRAS DEL
BURO DE INFORMACIÓN ALEMAN
NO LUCHEIS POR UNA CAUSA QUE NO ES LA
VUESTRA
EL PUEBLO RUSO NO ES ENEMIGO DEL PUBLO
ESPAÑOL NI DE NINGUN PUEBLO
VENIR HACIA NOSOTROS SEREIS TRATADOS COMO
HERMANOS.

CARTA DE LOS PRISIONEROS ESPAÑOLES
Soldados de la División Azul, hermanos, amigos, camaradas:
Desde la zona roja donde nos hallamos os transmitimos un saludo fraternal.
Fuimos como sabéis hechos prisioneros en la noche del 11 de noviembre y nos encontramos vivos y salvos. Nuestras vidas no corren ningún peligro.
Estamos profundamente emocionados por el trato cordial y amistoso que desde el primer momento venimos recibiendo. Las penalidades y sufrimientos que hemos padecido a vuestro lado han terminado para nosotros. Comemos más y mejor que en la división. Ya no nos asusta la espantosa pesadilla del frío. Dos de nuestro camaradas que llegaron heridos, Luis Arija Raba y José Carrión Herrero han ingresado en el hospital donde son cuidadosamente atendidos y curados.
Vuestra única salvación es venir hacia nosotros.
La guerra a nosotros españoles no puede reportarnos más que sufrimiento y calamidades sin fin. La muerte en las frías llanuras rusas. Ni nosotros, ni nuestras familias, ni nuestro pueblo tenemos interés alguno en esta sangrienta guerra desencadenada por Hitler contra la Unión Soviética.
A nosotros nos engañaron con promesas que no han cumplido como la de las 1.000 pesetas; diciendo que la división era algo simbólico para luego traernos al frente del Norte bajo la amenaza de los hielos.
Con promesas siguen engañando dejando correr el rumor de que revelarán la división para mandarla a España, lo que no cumplirán tampoco, pues Hitler cuyo ejército ha sufrido más de cuatro millones y medio de bajas -como nos hemos enterado- no lo conseguirán de ningún modo porque necesita carne de cañón pra continuar la guerra.
El invierno ruso está encima como una terrible amenaza. Los numerosos casos de camaradas que han perdido los pies a causa de los hielos se harán , tanto más que estáis casi descalzos y desnudos. La escasa ropa de que disponen los alemanes se la destinan, como sabéis, a sus soldados.
Camaradas nosotros nos sentimos contestos con nuestra suerte. Nos conmueve el trato que recibimos de los jefes y soldados del Ejército Rojo y su cariño y admiración hacia el pueblo español.
¡Pasaos sin ningún temor al lado del Ejército Rojo!
¡No opongáis resistencia rendíos!
¡No disparad contra los soldados rusos!
¡Salvad vuestra vida y evitad el luto y el dolor a los vuestros!
¡Viva la paz y la amistad entre los pueblos de España y la Unión Soviética!
Abajo Hitler.
nov. 1941
(firmado) José Mª González, Mariano de la Torre. Antonio Mata Guerra, Antonio Pelayo Blanco, Emilio Rodríguez, Luis Arija Raba, José Carrión Herrero, José Montañés.
Refª:DIVISION AZUL la gesta militar española del siglo XX

Un saludoImagen
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día."

Responder

Volver a “Formaciones de combate del Eje”

TEST