¿La muerte de Todt fue provocada o accidental?

Dudas e interrogantes sobre la Segunda Guerra Mundial

Moderador: José Luis

Responder
Plantigrado
Miembro
Miembro
Mensajes: 123
Registrado: Lun Sep 12, 2016 2:53 pm

¿La muerte de Todt fue provocada o accidental?

Mensaje por Plantigrado » Mar Ago 14, 2018 1:36 pm

Fritz Todt fue probablemente uno de los mandos nazis más inteligentes, sus cualidades como organizador me parecen indiscutibles y sobresalientes.

Se dice que fue uno de los pocos que se atrevió a decir tempranamente a Hitler que la guerra contra la URSS estaba perdida y que con ella el III Reich iba hacia el desastre. Que poco antes de morir precisamente había tenido una muy dura discusión al respecto con Hitler.

Oficialmente después tuvo un accidente de aviación (febrero de 1942), pero ¿pudo ser una venganza loca de Hitler por haberle contradicho?

Venganza muy loca en todo caso, pues con ello Hitler se desembarazaría de uno de sus hombres más capaces, a mi entender; por tan sólo tratar de hacerle ver la situación con realismo, lo que podía serle desagradable, pero tampoco es que fuese una traición. ¿Tan vengativo y loco era capaz de ser?

Parece que Speer, que describió los acontecimientos previos a la muerte de Todt en sus Memorias, tenía serias dudas de que la muerte de Todt hubiese sido accidental.
" El enemigo está ya a 200 metros. Nos ha invitado, con altavoces, a que nos rindamos. Le hemos contestado riéndonos".
"No hemos probado bebida ni alimento desde hace 5 días. La moral es muy alta. Vamos a librar nuestro último combate".

General Tadamichi Kuribayashi, Iwo Jima, marzo de 1945.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9146
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: ¿La muerte de Todt fue provocada o accidental?

Mensaje por José Luis » Jue Ago 16, 2018 9:16 am

¡Hola a todos!

No hay ninguna prueba, que yo conozca, que soporte la teoría de un atentado (instigado por Hitler). Como las circunstancias del accidente fueron poco claras, y dado el hecho de que ya desde noviembre de 1941 Todt había afirmado ante Hitler que la guerra ya no se podía ganar militarmente, y que poco antes de emprender ese vuelo fatal se había reunido con el dictador alemán (y aunque se supone que la conversación fue tensa, no tenemos un registro de la misma), pues...ya tenemos los ingredientes perfectos para abonar la senda de las teorías "conspiranoicas".

No tiene sentido alguno que Hitler, si realmente quisiera deshacerse de Todt, recurriese a eliminarlo en un accidente de aviación preparado. Le bastaría con darle el retiro como hizo con tantos otros.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
wintermute
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4380
Registrado: Mié Jun 10, 2009 2:11 am

Re: ¿La muerte de Todt fue provocada o accidental?

Mensaje por wintermute » Jue Ago 23, 2018 6:13 am

Una posibilidad quizás fuera que Todt dió argumentos que probaban de alguna manera lo que Hitler sabía o intuía.
Mire!, nosotros tenemos esto y en determinado perído de tiempo podríamos llegar a tanto.
Los recursos materiales y humanos hoy alineados contra nosotros nos superan y van a acrecentarse muy rapidamente.
Mi fühler: Vuelva a la política y salga de la guerra.
Debe de haber ardido Troya !

Hitler era vengativo?
claro, pero antes pragmático, y de loco nada.

Speer por otra parte se muestra especialmente confuso sobre ese tema en particular, me da la impresión que no supo posicionarse bien respecto a tal suceso.
Hitler sabía sacar provecho de los elementos que él consideraba de utilidad para sus intereses, y Todt estaba entre ellos.
Personalmente creo que es altamente improbable que el dictador estuviera involucrado con la muerte de su Ministro de Armamento.


Saludos

Rafaelfer
Usuario
Usuario
Mensajes: 13
Registrado: Lun Abr 30, 2012 3:32 am
Ubicación: Buenos Aires, Argentina

Re: ¿La muerte de Todt fue provocada o accidental?

Mensaje por Rafaelfer » Dom Ago 26, 2018 4:06 pm

En el libro "Yo fui Pilote de Hitler" del General Hans Baur hay una versión de la causa del accidente brindada por el propio Baur, quien presenció el incendio del aparato aunque no su caída. Esto lo escribo de memoria porque lo leí hace varios años y no tengo el libro actualmente, pero Baur señala que se le había asignado a Todt para dirigirse de Rastenburg a Berlín un avión HE 111 que se encontraba asignado a una unidad de combate, y que estos aparatos (a diferencia de los asignados a misiones de transporte) tenían una pequeña carga explosiva en el lugar asignado al radiooperador, que era donde viajaba Todt y que es posible que éste accidentalmente la haya accionado.
Esta versión la da Baur por los testimonios de quienes se encontraban de guardia en el aeródromo de Rastenburg quienes dijeron haber visto al aparato regresar a los pocos minutos que despegó, que se observó una llamarada azul en la carlinga y que posteriormente el avión explotó antes de aterrizar. Dado que iba con el tanque de combustible lleno, el avión se incendió rápidamente.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9146
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: ¿La muerte de Todt fue provocada o accidental?

Mensaje por José Luis » Lun Ago 27, 2018 7:09 am

¡Hola a todos!
Rafaelfer escribió:En el libro "Yo fui Pilote de Hitler" del General Hans Baur hay una versión de la causa del accidente brindada por el propio Baur, quien presenció el incendio del aparato aunque no su caída. Esto lo escribo de memoria porque lo leí hace varios años y no tengo el libro actualmente...
El pasaje íntegro en su edición inglesa reza:

Dr Todt, the chief of the famous Organisation Todt which did Germany such tremendous services during the war, often came to Hitler to report, and we all liked him. He was not only a brilliant man, but also a very modest and likeable one. One evening after he had reported to Hitler, I was chatting with him; he told me that he must leave very early the following morning for Berlin, and that Dr Speer would probably go with him. The next morning I drove to the airfield at about 08.30 as usual, and almost immediately I spotted a great cloud of smoke rising into the air. I knew what that was. When I came up I discovered that it was a burning Heinkel – Dr Todt’s plane. The Heinkel had just taken on seven hundred and fifty gallons of petrol, so the fire would go on for quite a while. I had long rods brought up, and whilst the firemen clamped down the intense heat to allow us to work, we hooked the bodies out of the wreckage. The remains of a shoulder strap on one of the bodies showed clearly that it was Dr Todt. Apart from him and the three men of the crew, there were two leave men in the plane, but Dr Speer had decided, after all, not to go off so early.

An investigation into the disaster was begun immediately. The weather was very bad, and there was a heavy storm at about a thousand feet with a certain amount of snowfall. The exact time of the take-off had been noted of course; about three minutes later the plane had returned with its undercarriage down. The pilot obviously intended to land, but observers were shocked to note that he was coming in to land with a powerful tail wind – which meant trouble, because the runway just wasn’t long enough. When the Heinkel was little more than a hundred yards from the edge of the airfield and coming in fast, a stab of blue flame suddenly shot up from its rump. All observers were in agreement about this, so it could not have been from the petrol, which was stored in wing tanks. The aircraft turned over at about a hundred feet, crashed, and burst into flames.

Of course, the possibility of sabotage was taken into account at once, but no outsider could have got anywhere near the machine; everyone who had had anything to do with the plane was tried and trusted, and Dr Todt was very popular. A commission of inquiry was appointed by the Reich Air Ministry, and, amongst other measures, every piece of debris was carefully examined – at first without result. Dr Todt’s usual machine had been called in for a periodic overhaul and re-check, and in the meantime he had been given another machine, the one in which he had died. It was a Heinkel which had been used as a frontline machine, and like all operational machines it had a built-in destructor device operated by a line with a ring at one end next to the pilot’s seat. This device had a three-minute fuse, and it enabled a pilot to let his crew get clear, set the fuse, and then escape himself before the plane blew up – to prevent its falling into the hands of the enemy.

It was known that Dr Todt always sat next to the pilot in the seat normally occupied by the wireless-operator-mechanic. Evidence showed that shortly before the start Dr Todt had walked through the small cabin to this seat. The gangway on this type of plane was very narrow, and Dr Todt had been wearing a bulky combination suit. He squatted down and waited for the wireless-operator-mechanic to vacate the seat after the start; thus he was in the gangway, and it was thought that probably the buckle on one of his flying-boots had caught in the line of the destructor device shortly after the take-off. The burning of the delayed action fuse would have been smelt, and any smell of burning in a plane is an urgent sign of danger, so no doubt the crew hastily tried to find out what the trouble was whilst the pilot lowered his undercarriage and turned back. They probably discovered the trouble to their horror, and then the pilot must have known that he was racing against death, which accounted for his neglecting all normal safety precautions and coming in to land with a strong tailwind – he just had no time to circle and come in against the wind.


Lieutenant-General Hans Bauer, I Was Hitler's Pilot. The Memoirs of Hans Bauer (Frontline Books, 2013), pp. 89-90.

En síntesis, lo que cuenta Bauer es que llegó al aeródromo cuando el accidente ya se había producido, y comprobó que se trataba de un Heinkel. Que se llevó a cabo una investigación de inmediato, que el tiempo era muy malo y que había una fuerte tormenta a unos mil pies con cierta cantidad de nevada. Que a los tres minutos de despegar, el avión regresó con su tren de aterrizaje bajo. Que, obviamente, el piloto estaba intentando aterrizar, y que los observadores se sobrecogieron al notar que lo estaba haciendo con un fuerte viento de cola. Que cuando el Heinkel estaba a poco más de 100 yardas de tomar suelo a gran velocidad, de repente salió una llamarada azul de la carlinga, hecho que demostró a los observadores que la explosión no se pudo deber a la gasolina, que estaba almacenada en los tanques de ala. Que el avión giró a unos cien pies, se estrelló y se incendió. Que se tuvo en cuenta la posibilidad de un sabotaje, pero que ningún extraño se podría haber acercado al aparato. Que se nombró una comisión de investigación y que se examinaron cuidadosamente los restos del aparato, inicialmente sin resultados. Que el avión que usaba habitualmente Todt estaba llevando a cabo una revisión regular, y que en su lugar se había puesto a su disposición otro aparato, el avión en el que murió, un Heinkel que se había usado en el frente y que, como todos las máquinas operacionales, llevaba incorporado un dispositivo destructor que se accionaba por un cable con una anilla en un extremo próximo al asiento del piloto. Que este dispositivo tenía una espoleta que una vez accionada tardaba tres minutos en estallar, tiempo en el cual piloto y tripulación podían saltar del avión antes de que se produjese la explosión. El motivo del dispositivo era para que el avión no cayera en manos enemigas.

Que se sabía que Todt se sentaba siempre cerca del piloto en el asiento que normalmente ocupaba el operador de radio. Que había evidencia de que poco antes del despegue Todt se había dirigido por la pequeña cabina hasta este asiento, que la pasarela de este tipo de avión era muy estrecha y que Todt llevaba un traje muy voluminoso. Que Todt se puso de cuclillas y esperó a que el operador de radio abandonase su asiento una vez despegado el avión. Que, de esta forma, Todt estaba en la pasarela, y que se creía que probablemente la hebilla de sus botas de vuelo quedó enganchada en el cable del dispositivo destructor poco después del despegue. Que probablemente olieron el quemado que producía la espoleta al accionarse, que sin duda la tripulación intentó encontrar apresuradamente el origen del olor mientras el piloto bajaba su tren de aterrizaje y daba vuelta. Que probablemente descubrieron con horror cuál había sido la causa, y que el piloto supo que estaba corriendo contra la muerte, lo que explica que descuidara todas las precauciones normales de seguridad y estuviera aterrizando con un fuerte viento de cola, no teniendo tiempo para girar y realizar el aterrizaje contra la dirección del viento.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Preguntas”