pub01.jpg

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Genocidios y deportaciones

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9075
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor José Luis » Mar Mar 09, 2010 5:54 pm

¡Hola a todos!

¿Los Einsatzgruppen recibieron órdenes, antes del inicio de la “Operación Barbarroja”, para asesinar a todos los judíos de la Unión Soviética?

La mayor parte de la historiografía actual responde de forma negativa a esta pregunta. La finalidad de este hilo es exponer las pruebas y argumentos que sostienen que, antes de Barbarroja, no se dio ninguna orden a los Einsatzgruppen para matar a todos los judíos soviéticos. Es necesario, a tal fin, hacer un breve resumen de la creación de los Einsatzgruppen para Barbarroja.

En la primavera de 1941, la Policía de Seguridad (Sicherheitspolizei, en adelante SIPO) comenzó a reclutar y organizar cuatro Einsatzgruppen (en adelante EG) en la escuela de subjefes de la SIPO de Pretsch (y en los pueblos colindantes de Duben y Bad-Schmiedeberg), un pueblo situado cerca de la ciudad de Leipzig, a unos 90 kilómetros del suroeste de Berlín. Debido a que la SIPO no contaba con el suficiente número de hombres disponibles para completar el personal requerido para formar los cuatro EG, tuvo que reclutar a personal de otros cuerpos de la SS, principalmente del Servicio de Seguridad de la SS (Sicherheitsdienst der SS, en adelante SD), de la Waffen-SS, de la Policía Criminal (Kriminalpolizei, en adelante KRIPO), y de la Policía de Orden (Ordnungspolizei, en adelante ORPO).

La persona responsable de reunir y equipar a los EG fue Bruno Streckenbach, jefe del departamento de personal (I) de la Oficina Central de Seguridad del Reich (Reichssicherheitshauptamt, en adelante RSHA). Cada EG fue organizado en sub-unidades llamadas Einsatzkommandos (EK), designados con números del 1 al 12, y Sonderkommandos (SK), designados con un número y una letra.

El tamaño total aproximado de los cuatro EG era de unos 3.000 hombres, así repartidos:

* Einsatzgruppe “A”: unos 990 integrantes bajo el mando del SS-Standartenführer Walter Stahlecker. Einsatzkommandos 2 y 3; Sonderkommandos 1a y 1b. Área de operaciones del Heeresgruppe Nord: estados bálticos y Leningrado.

* Einstazgruppe “B”: unos 665 integrantes bajo el mando del SS-Brigadeführer Arthur Nebe. Einsatzkommandos 8 y 9. Sonderkommandos 7a y 7b. Vorkommando Moskau. Área de operaciones del Heeresgruppe Mitte: desde Belorrusia a Moscú.

* Einsatzgruppe “C”: unos 700-800 integrantes bajo el mando del SS-Brigadeführer Dr. Otto Rasch. Einsatzkommandos 5 y 6. Sonderkommandos 4a y 4b. Área de operaciones del Heeresgruppe Süd: Ucrania central en dirección Kiev y más allá dirección este.

* Einsatzgruppe “D”: unos 600 integrantes bajo el mando del SS-Standartenführer Otto Ohlendorf. Einsatzkommando 12. Sonderkommandos 10a, 10b, 11a y 11b. Área de operaciones del 11. Armee y los ejércitos rumanos: desde Besarabia y sur de Ucrania hacia Crimea y el Cáucaso.

Se habría de formar un quinto EG más, pero no viene al caso.

El 21 de mayo de 1941, Himmler cursó una orden que dibujaba las líneas básicas de las operaciones que debían llevar a cabo las unidades de la SS y de la Policía en los territorios soviéticos que se tenían pensado ocupar una vez se iniciara la “Operación Barbarroja”. Himmler encargaba el mando principal a sus comandantes territoriales, los Jefes Superiores de la SS y de la Policía (Höheren SS- und Polizeiführer, en adelante HSSPF), cada uno de los cuales tendría “bajo su mando tropas de la SS y de la Policía, así como fuerzas de operación de la Policía de Seguridad, para ejecutar las tareas directamente impartidas por mí”. Esto significaba que, además de los Einsatzgruppen, había otras unidades que no habían sido mencionadas en los acuerdos alcanzados previamente entre Heydrich y Wagner, y que incluían tropas de la ORPO que cumplirían “sus tareas de acuerdo con mis instrucciones básicas” y unidades de la Waffen-SS que tendrían cometidos similares y “tareas especiales que les iré señalando oportunamente” (1).

Himmler convocó a varios de sus líderes SS a una reunión en el castillo de Wewelsburg que se celebró entre el 11 y 15 de junio de 1941. Entre otros asistieron su secretario Karl Wolff, su ayudante personal Rudolf Brandt, el jefe de la ORPO, Kurt Daluege, el jefe de la RSHA, Reinhard Heydrich, y los tres HSSPF previstos para los territorios soviéticos por ocupar: Hans Adolf Prützmann, Erich von dem Bach-Zelewski y Friedrich Jeckeln (2). Lo que se sabe del contenido de lo dicho por Himmler en esa reunión fue lo testimoniado por Bach-Zelewski después de la guerra en Nuremberg, donde declaró que recordaba a Himmler diciendo que el propósito de la campaña contra la URSS era diezmar la población eslava en unos 30 millones de personas. Probablemente Himmler estaba haciendo suya la cifra de “muertos por hambre” que se había calculado por el equipo de expertos económicos de Göring en su preparación de la “Política del Hambre”, cuyas directrices se redactaron el 23 de mayo de 1941. Precisamente, Himmler se había reunido con uno de esos expertos, Backe, el 10 de junio de 1941, es decir, el día antes de que comenzara su reunión con sus líderes SS en Wewelsburg (3). Pero, como veremos más adelante, todo hace suponer que Himmler no habló de las tareas concretas que debían acometer los Einsatzgruppen.

Las tareas concretas de los Einsatzgruppen debió especificarlas verbalmente Heydrich en una reunión con sus jefes de Einsatzgruppen y Einsatzkommandos celebrada probablemente el 17 de junio de 1941 en el hotel Príncipe Carlos de Berlín, y, quizás también, en la despedida oficial que dedicó a esos jefes en Pretsch. Pero esas instrucciones no quedaron registradas y sólo conocemos las controvertidas declaraciones de posguerra de algunos de esos jefes.

Por ejemplo, Karl Jäger, el comandante del EK3, dijo que todo lo que recordaba era a Heydrich diciendo que en el caso de una guerra con Rusia, sería necesario deshacerse de todos los judíos del Este. Pero añadió: 'Debo subrayar que no recuerdo si dijo “todos los judíos” o “los judíos”'. El Dr. Walter Blume, comandante del SK7a, declaró que Heydrich había dicho: 'que en la guerra inminente con Rusia, debía contarse con la guerra partisana, y que la región tenía una gran población judía que debía ser liquidada. Añadió que los judíos de Europa oriental -como un germen de la judería mundial- debían ser eliminados'. Según el testimonio ofrecido por Ohlendorf, tanto como testigo como acusado en Nuremberg, y los testimonios de otros cinco oficiales de los EG, la orden de matar a todos los judíos soviéticos fue dada por Streckenbach en Pretsch en nombre de Heydrich y Himmler pocos días antes de la invasión. Estos testimonios fueron cuestionados por los testimonios de otros oficiales de los EG, quienes afirmaron que la orden para matar a todos los judíos fue dada solamente a mediados de agosto de 1941. A su regreso de la cautividad soviética en 1955, Streckenbach negó que se hubiera dado antes de la invasión una orden para matar a todos los judíos, y algunos de los comandantes de los EK que en Nuremberg habían apoyado la versión de Ohlendorf admitieron ahora que Streckenbach tenía razón. Al parecer, Ohlendorf había montado una conspiración entre los acusados en el juicio de Nuremberg contra los Einsatzgruppen para prestar falso testimonio como parte de la estrategia de la defensa (4).

De todas formas, el propio Heydrich nos viene a sacar de dudas en su comunicado de 2 de julio de 1941. Debido a un grave error de organización, Heydrich no había podido informar personalmente a los HSSPF de las instrucciones para las operaciones de los EG, instrucciones que, sin embargo, ya había cursado a los líderes de los EG. Así que se vio en la necesidad de pasar dicha información a los HSSPF en un comunicado de 2 de julio de 1941. En las observaciones preliminares de ese comunicado, Heydrich anunció que el objetivo a corto plazo de toda la acción era la pacificación política de los territorios que pronto se iban a ocupar, objetivo que era esencialmente una cuestión de la SIPO. Sin embargo, el objetivo a largo plazo era la “pacificación económica” de los territorios, lo que venía a significar la re-estructuración de la economía de los territorios soviéticos de acuerdo con los planes de los expertos económicos de Göring (Backe, Thomas et al). Aunque todas las medidas de seguridad debían de orientarse hacia este objetivo de largo plazo, tenían que ejecutarse con una “severidad implacable”. Al mismo tiempo, las diferencias entre la diversidad de la población nativa, especialmente bálticos, bielorrusos, ucranianos, georgianos, armenios y azerbaiyanos, tenían que ser tomados “naturalmente” como una base para la acción y ser usados para el beneficio de los objetivos donde fuese posible. Heydrich concluía sus observaciones preliminares declarando: “La pacificación política es el primer requisito para la pacificación económica”. A continuación pasó a definir muy específicamente los grupos de víctimas de la “pacificación política”:

Todos los siguientes tienen que ser ejecutados [:]
Funcionarios del Comintern (y los políticos comunistas profesionales per se)
[,] Los funcionarios altos, medios y radicales inferiores del Partido, el Comité Central [y] los comités regionales y de distrito
Comisarios del Pueblo
Judíos en posiciones del Partido y del Estado
[,] Otros elementos radicales (saboteadores, propagandistas, francotiradores, asesinos, agitadores, etc. [)] (5).


Del contenido de este comunicado, es evidente que no existe sostén alguno para considerar las instrucciones dadas a los EG antes de la invasión como una orden para matar a todos los judíos soviéticos. Este documento de Heydrich es el único documento escrito que también se refiere a las órdenes verbales que él mismo dio a los líderes de los EG y EK, tal como expresó en su encabezado: “A continuación hago saber brevemente las instrucciones más importantes por mí dadas a los Einsatzgruppen y Einsatzkommandos de la SIPO y SD con el encargo de que ustedes las adopten...” (6).

La referencia explícita a “Judíos en posiciones del Partido y del estado” es una prueba clara de que los objetivos criminales de los EG no incluían a todos los judíos soviéticos. Esta conclusión viene reforzada por lo acaecido durante las primeras semanas de la invasión de acuerdo con los informes casi diarios de la RSHA (“informes de incidencias” o Ereignismeldungen, como eufemísticamente fueron denominados) recopilados de la información registrada por los mismos EG y enviada a Berlín. Durante las primeras seis semanas de la campaña, las principales víctimas asesinadas fueron hombres en edad de servicio militar (especialmente comunistas y miembros de la intelectualidad). La escalada sustancial tanto en el número como en grupos de víctimas asesinadas, incluyendo cifras sustanciales de mujeres y niños de todas las comunidades judías, no tuvo lugar hasta el mes de agosto. De los aproximadamente 800.000 judíos asesinados desde el 22 de junio hasta finales de diciembre de 1941 (7), “sólo” unos 57.000 habían sido asesinados a finales de julio. El EK3 del Dr. Walter Stahlecker (EG A) informó de 135 mujeres (poco más del 3%) entre los 4.239 judíos “ejecutados” durante julio de 1941, pero ya 26.243 mujeres (aprox. 46%) y 15.112 niños (casi el 27%) del total de 56.459 judíos asesinados en el mes de septiembre. El 20 de agosto de 1941, el EG de Rasch dio una cifra total de 8.000 personas asesinadas; pero a comienzos de noviembre la cifra se había multiplicado por diez. El EG de Ohlendorf dio la cifra de 4.425 personas asesinadas hasta el 18 de agosto (incluido); durante las cuatro semanas siguientes ejecutó al doble: 8.890 “judíos y comunistas”; en los 15 días siguientes asesinaron a 22.467 personas (8).

(1) Peter Lonerich, Heinrich Himmler (Barcelona: RBA, 2009), pp. 481-482. En el conjunto total de Einsatgruppen y resto de unidades de la SS y de la Policía, Himmler llegó a disponer de casi 20.000 tropas a finales de julio de 1941.
(2) Ibid., p. 483
(3) Ibid., p. 484. Para la reunión de Himmler-Backe, véase Alex J. Kay, Exploitation, Ressetlement, Mass Muder: Political and Economic Planning for German Occupation Policy in the Soviet Union 1940-1941 (Berghahn Books, 2006), pp. 162-163.
(4) Estos testimonios son resúmenes procedentes de Yitzhak Arad, The Holocaust in the Soviet Union (Jerusalem: Yad Vashem, 2009), p. 56. Los testimonios con algo más de detalle están recogidos en Christopher Browning, The Origins of the Final Solution (Jerusalem: Yad Vashem; Lincoln: University of Nebraska Press, 2004), a partir de la página 226. Un resumen de los mismos lo he expuesto en el segundo mensaje de viewtopic.php?f=68&t=10565&start=15
(5)Véase Alex J. Kay, Op. Cit., p. 105 y ss.; también Longerich, Op. Cit., p. 484, Browning, Op. Cit., p. 228 y ss., y Arad, Op. Cit., p. p. 56 y ss.
(6) Arad, Op. Cit., p. 57.
(7) Gerlach, “Die Ausweitung der deutschen Massenmorde”, p. 66, citado en Kay, Op. Cit., p. 117.
(8) Kay, Op. Cit., p. 107.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Chuikov
Administrador
Administrador
Mensajes: 624
Registrado: Mié Jun 15, 2005 9:38 pm
Ubicación: Granada, ESPAÑA

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor Chuikov » Mié Mar 10, 2010 6:38 pm

Hola,

Me gustaría participar en este interesante asunto y hacer algunos aportes al mensaje introductorio de José Luis. Para ello me basaré en el excelente trabajo de Michael Wildt, “An uncompromising generation. The Nazi leadership of the Reich Security Main Office” ( University of Wisconsin Press, 2010), y en concreto en el capítulo “Einsatzgruppen in the Soviet Union”.

La primera vez que se discutió de forma oficial en amplio círculo dentro del RSHA el asunto de la guerra contra La Unión Soviética fue a principios de 1941. Friedrich Pradel, a la sazón experto en vehículos de motor de la RSHA, declaró después de la guerra que Streckenbach encargó a las secciones I y II de la RSHA (Personal y Administración) prepararse para un gran despliegue. En la postguerra, en un interrogatorio al Dr Albert Filbert, subdirector (deputy head) de la oficina VI del RSHA (SD Extranjero) y más tarde cabeza del Einsatzkommando 9, recordaba una reunión en marzo del 41 “entre un círculo íntimo”, en la cual Heydrich informó a Streckenbach, Müller y Filberg acerca de la invasión de la URSS. Habría tres columnas en marcha, e inicialmente las áreas que quedarían entre ellas estarían en principio inseguras. Algunas unidades de la Wehrmacht y los Einsatzgruppen se encargarían de esta tarea, de cubrir estas áreas. Filbert agregó asimismo que los tres (él mismo, Müller y Streckenbach) se ofrecieron voluntarios para el despliegue. Sin embargo Heydrich rápidamente argumentó que no iba a desplegar a todos los líderes de sus oficinas y que todavía quería pensar a quién recomendaría a Himmler para el despliegue.

La formación de los Einsatzgruppen fue efectivamente en Pretzsch, en el rio Elba. Los componentes de los Einsatzgruppen inicialmente fueron alojados en la escuela de la policía fronteriza ( local border school), pero debido a problemas de espacio rápidamente tuvieron que expandirse a los pueblos vecinos de Düben y Bad Schmiedeberg. Por si había dudas acerca de dónde sería la misión, acudieron intérpretes rusos, alemanes étnicos con conocimientos sobre La Unión Soviética, y se impartieron clases, entre otras, sobre la Unión Soviética.

Las instrucciones más importantes que recibieron los líderes de los Einsatzkommandos fueron dadas por Streckenbach, Müller y Heydrich.

El conflicto legal y el debate académico de posguerra ( postwar legal conflict and scholarly debate)acerca del contenido y alcance de las órdenes dadas a los Einsatzgruppen – en concreto si ya antes de la invasión tenían la orden de liquidar a los judíos en los territorios soviéticos ocupados- han venido determinados en las últimas décadas por dos perspectivas que están entrelazadas: las declaraciones de miembros de los Einsatzkommandos y EG y las presunciones, suposiciones, diría yo, específicas acerca del proceso de toma de decisiones en la “solución final a la cuestión judía”.(specific presumpions about the decisión making process in the” final solution to the Jewish question”).

Hoy no tengo más tiempo, pero mañana, si es de interés, continúo con las declaraciones de miembros de los EG, especialmente de Ohlendorf y de Erwin Schulz, y las conclusiones de Wildt.

Saludos.
Carpe Diem

Avatar de Usuario
wintermute
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4366
Registrado: Mié Jun 10, 2009 2:11 am

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor wintermute » Mié Mar 10, 2010 6:56 pm

Donde fueron reclutados los miembros Einsatz ? , quienes eran ? de donde provenían ?
Hay algún estudio sobre ello?

Saludos

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9075
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor José Luis » Mié Mar 10, 2010 8:34 pm

¡Hola a todos!

Chuikov escribió:
El conflicto legal y el debate académico de posguerra ( postwar legal conflict and scholarly debate)acerca del contenido y alcance de las órdenes dadas a los Einsatzgruppen – en concreto si ya antes de la invasión tenían la orden de liquidar a los judíos en los territorios soviéticos ocupados- han venido determinados en las últimas décadas por dos perspectivas que están entrelazadas: las declaraciones de miembros de los Einsatzkommandos y EG y las presunciones, suposiciones, diría yo, específicas acerca del proceso de toma de decisiones en la “solución final a la cuestión judía”.(specific presumpions about the decisión making process in the” final solution to the Jewish question”).


Gracias, Chuikov, por unirte a este tema y por tu contribución (que espero continúe) al mismo. He citado el texto anterior para definirlo y evitar así que se mezclen o confundan aspectos y conceptos de un "mismo" tema.

1) En primer lugar tenemos el asunto de las órdenes dadas a los EG antes del inicio de la invasión alemana del 22 de junio de 1941. Aquí debo subrayar que este hilo que abrí pretende tratar de forma específica y explícita si los EG, antes de la invasión, recibieron instrucciones para asesinar a todos los judíos de la Unión Soviética. No pretende tratar sobre instrucciones a los EG antes de la invasión para asesinar a judíos en la URSS, pues eso fue un hecho. Así pues, lo que debemos tener en mente es la diferencia esencial, para el caso, entre instrucciones para asesinar a todos los judíos de la URSS e instrucciones para asesinar a judíos de la URSS.

2) Las declaraciones de posguerra de Ohlendorf y los oficiales que secundaron su declaración en el juicio de Nuremberg contra los EG, en el sentido de que habían recibido instrucciones de Streckenbach antes de la invasión para asesinar a todos los judíos de la URSS, son reconocidas casi de forma unánime por toda la comunidad de académicos como una conspiración de Ohlendorf y una estrategia de su defensa, tal como argumentó el historiador Alfred Streim, argumentación que ha aceptado, como digo, la práctica totalidad de la historiografía desde entonces.

3) La expresión “solución final” (Endlösung en alemán) a la “Cuestión Judía” no debe identificarse automáticamente con lo que hoy se entiende como “Solución Final” (asesinato masivo y sistemático de los judíos de la Europa gobernada o bajo control nazi). Hubo varios planes para resolver la “Cuestión Judía” que tenían una “solución final” diferente de la “Solución Final” (asesinato masivo....). Igualmente, la “cuestión judía” no siempre tuvo el mismo alcance en su significado: al principio sólo se refería a los alemanes judíos; luego a los judíos del Reich (alemanes, austriacos y checos judíos); después incluyó a los polacos, y así sucesivamente conforme el Reich iba conquistando territorios y países. A grandes rasgos, la política nazi de la “cuestión judía” buscó siempre una “solución final” de carácter territorial (emigración, expulsión, deportación, guetoización), que los propios nazis como Heydrich denominaron “solución territorial”, hasta que fue abandonada en favor de la “Solución Final” (el genocidio), donde la “Cuestión Judía” contenía a todos los judíos europeos (bajo dominio nazi).

4) Siguiendo el apartado anterior, el debate académico ha girado y gira en torno a cuándo tuvo lugar ese paso de búsqueda de una “solución final territorial” a la “Solución Final” (genocidio de los judíos europeos). Y se ha centrado desde las dos últimas décadas en el proceso de toma de decisiones del liderazgo nazi en esa política anti-judía, con la historiografía aceptando que no hubo una única orden para la “Solución Final”, sino ese proceso de toma de decisiones en el liderazgo nazi. Y en este sentido, muchos historiadores buscan determinar cuál de esas órdenes, cursadas a lo largo de dicho proceso de toma de decisiones, tuvo más relevancia o fue más crucial para la “Solución Final”.

5) Pero este hilo no busca establecer cuándo tuvo lugar ese cambio de “solución territorial” a “Solución Final”, ni cuál, en este sentido, fue la orden más importante. Pues eso se refiere a los “Judíos de Europa” (bajo dominio nazi). Lo que aquí se trata está ceñido a los “Judíos de la Unión Soviética” y si, antes de iniciarse la invasión alemana, los EG recibieron instrucciones de asesinar a todos los judíos de la URSS.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Chuikov
Administrador
Administrador
Mensajes: 624
Registrado: Mié Jun 15, 2005 9:38 pm
Ubicación: Granada, ESPAÑA

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor Chuikov » Mié Mar 10, 2010 11:44 pm

José Luis escribió:¡Hola a todos!


1) En primer lugar tenemos el asunto de las órdenes dadas a los EG antes del inicio de la invasión alemana del 22 de junio de 1941. Aquí debo subrayar que este hilo que abrí pretende tratar de forma específica y explícita si los EG, antes de la invasión, recibieron instrucciones para asesinar a todos los judíos de la Unión Soviética. No pretende tratar sobre instrucciones a los EG antes de la invasión para asesinar a judíos en la URSS, pues eso fue un hecho. Así pues, lo que debemos tener en mente es la diferencia esencial, para el caso, entre instrucciones para asesinar a todos los judíos de la URSS e instrucciones para asesinar a judíos de la URSS.

2) Las declaraciones de posguerra de Ohlendorf y los oficiales que secundaron su declaración en el juicio de Nuremberg contra los EG, en el sentido de que habían recibido instrucciones de Streckenbach antes de la invasión para asesinar a todos los judíos de la URSS, son reconocidas casi de forma unánime por toda la comunidad de académicos como una conspiración de Ohlendorf y una estrategia de su defensa, tal como argumentó el historiador Alfred Streim, argumentación que ha aceptado, como digo, la práctica totalidad de la historiografía desde entonces.

3) La expresión “solución final” (Endlösung en alemán) a la “Cuestión Judía” no debe identificarse automáticamente con lo que hoy se entiende como “Solución Final” (asesinato masivo y sistemático de los judíos de la Europa gobernada o bajo control nazi). Hubo varios planes para resolver la “Cuestión Judía” que tenían una “solución final” diferente de la “Solución Final” (asesinato masivo....). Igualmente, la “cuestión judía” no siempre tuvo el mismo alcance en su significado: al principio sólo se refería a los alemanes judíos; luego a los judíos del Reich (alemanes, austriacos y checos judíos); después incluyó a los polacos, y así sucesivamente conforme el Reich iba conquistando territorios y países. A grandes rasgos, la política nazi de la “cuestión judía” buscó siempre una “solución final” de carácter territorial (emigración, expulsión, deportación, guetoización), que los propios nazis como Heydrich denominaron “solución territorial”, hasta que fue abandonada en favor de la “Solución Final” (el genocidio), donde la “Cuestión Judía” contenía a todos los judíos europeos (bajo dominio nazi).

4) Siguiendo el apartado anterior, el debate académico ha girado y gira en torno a cuándo tuvo lugar ese paso de búsqueda de una “solución final territorial” a la “Solución Final” (genocidio de los judíos europeos). Y se ha centrado desde las dos últimas décadas en el proceso de toma de decisiones del liderazgo nazi en esa política anti-judía, con la historiografía aceptando que no hubo una única orden para la “Solución Final”, sino ese proceso de toma de decisiones en el liderazgo nazi. Y en este sentido, muchos historiadores buscan determinar cuál de esas órdenes, cursadas a lo largo de dicho proceso de toma de decisiones, tuvo más relevancia o fue más crucial para la “Solución Final”.

5) Pero este hilo no busca establecer cuándo tuvo lugar ese cambio de “solución territorial” a “Solución Final”, ni cuál, en este sentido, fue la orden más importante. Pues eso se refiere a los “Judíos de Europa” (bajo dominio nazi). Lo que aquí se trata está ceñido a los “Judíos de la Unión Soviética” y si, antes de iniciarse la invasión alemana, los EG recibieron instrucciones de asesinar a todos los judíos de la URSS.

Saludos cordiales
JL



Hola José Luis,

En esos términos he entendido el inicio de esta discusión, y sólo a eso me ceñiré mañana, Dios mediante.

José Luis escribió:“Cuestión Judía”


En un tiempo quiero contar una parte de la relación que unió a Hanna Arendt con su editorial en Alemania, Piper Verlag, a propósito de la "cuestión judía".

Saludos.
Carpe Diem

Avatar de Usuario
Chuikov
Administrador
Administrador
Mensajes: 624
Registrado: Mié Jun 15, 2005 9:38 pm
Ubicación: Granada, ESPAÑA

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor Chuikov » Jue Mar 11, 2010 7:01 pm

Sigo con las declaraciones.

Tan sólo un líder de Einsatzkommando se ciñó a su declaración original, en el juicio de los Einsatzgruppen de Nuremberg (1947-48), cuando posteriormente fue preguntado por ello, en la República Federal Alemana, durante los años 60 y 70. Se trata de Erwin Schulz, que fuera Jefe de la Gestapo en Bremen, director de la escuela de la Policía de Seguridad en Berlín-Charlottenburg, sucesor de Bruno Streckenback como cabeza de la Oficina I del RSHA y, en 1941, líder del Einsatzkommando 5 perteneciente al Einsatzgruppen C, dirigido por el Dr. Otto Rasch. Al contrario de lo que afirmaron sus codefensores en el juicio de los Einsatzgruppen en Nuremberg, Schulz fue la única persona que declaró que no sabía nada de orden alguna que dictara matar a los judíos de la URSS ocupada antes de levantar los campamentos de los Einsatzgruppen, sino que había recibido de Rasch “una orden del Führer” para matar a todos los judíos en Agosto del 41.

Todos los demás acusados en el juicio adoptaron la posición de Ohlendorf, el otrora líder del Einsatzgruppe D, que mantuvo que 3 o 4 días antes de levantar el campamento Bruno Streckenbach viajó a Pretzsch e informó a los líderes de los EG y EK acerca de las órdenes de Hitler de matar a todos los judíos en los territorios conquistados de la Unión Soviética. La función de esta declaración como parte de una estrategia de defensa, particulamente dado el preacuerdo al que habían llegado los codefensores, es inequívoca. Si tal Orden del Führer en realidad había sido dada antes del despliegue, eso significaría que los crímenes cometidos por los Einsatzgruppen habrían sido ordenados directamente por Hitler, y que por lo tanto los autores materiales podrían exonerarse de los crímenes cometidos apoyándose en que ellos “solo habían cumplido órdenes”.

José Luis escribió:Las tareas concretas de los Einsatzgruppen debió especificarlas verbalmente Heydrich en una reunión con sus jefes de Einsatzgruppen y Einsatzkommandos celebrada probablemente el 17 de junio de 1941 en el hotel Príncipe Carlos de Berlín, y, quizás también, en la despedida oficial que dedicó a esos jefes en Pretsch. Pero esas instrucciones no quedaron registradas y sólo conocemos las controvertidas declaraciones de posguerra de algunos de esos jefes.



Efectivamente, siempre siguiendo a Wildt, no ha sobrevivido ninguna nota ni protocolo sobre esa reunión del 17 de Junio. Sólo quedan algunos testimonios de personas que participaron en la reunión, pero no muy fiables, debido a que cuando hablaban lo hacían en su defensa en el juicio de los Einsatzgruppen. Karl Jäger, líder del Einsatzkommando 3, notorio por las ejecuciones de su comando, y que se suicidó en Junio de 1959, declaró que Heydrich, en esta reunión había ordenado la ejecución de judíos en el Este […at this meeting Heydrich had ordered the execution of Jews in the East]. Esto lo ha dicho ya José Luis.

Sólo porque Schulz fue el único que se desmarcó de la estrategia de defensa de Ohlendorf y además negó que hubiese habido una orden de asesinar a todos los judíos antes de la invasión, su descripción de la reunión con Heydrich el 17 de Junio puede resultar más creible. Según Schulz, Heydrich dijo que “la inminente guerra sería la más difícil y amarga que el pueblo alemán tendría que encarar […the most difficult and embittered that the German Volk would have to face].” No dejó duda, ni en su lenguaje ni en su actitud, acerca de la gravedad de la situación. Hizo énfasis en que no sería una lucha de Volk contra Volk sino, por primera vez, de ideología contra ideología. También hizo referencia a la tremenda extensión del territorio ruso y sobre las dificultades de hacer la guerra allí. Habló acerca del hecho de que el Bolchevismo en absoluto huiría de la guerra, como Lenin había explicado en sus escritos. Heydrich hizo especial hincapié en el rol de los partisanos, algo de lo que Lenin y otros se habían expresado en términos inequívocos. Todo el mundo necesitaba tener claro que los judíos en esta guerra participarían impávidamente. Se trataba de una guerra de “dureza contra dureza” [severity against severity]. Cualquiera que cediera sería el perdedor. Así pues sería necesario tomar medidas más drásticas contra los judíos, como la experiencia en Polonia lo había reflejado.

Después de esta reunión Heydrich resumió en un escrito las tareas que había encomendado a los Einsatzgruppen. El 29 de Junio se refirió explícitamente a este encuentro que habían tenido doce días antes y de nuevo dio instrucciones a los jefes de los Einsatzgruppen de fomentar pogromos a nivel local, pero que no se identificara a ellos como los instigadores o seguidores.(Fernschreiben Heydrichs an die Einsatzgruppenchefs, June 29, 1941, en Klein, Einsatzgruppen, p 318-319)

Sobre lo que se dijo en la reunión del 2 de Julio de Heydrich con los HSSPF (Höher SS- und Polizeiführer ) Wildt no añade nada que José Luis no haya indicado en el primer mensaje, pero sí deja una interesante conclusión, con la que termino mi intervención. El documento de Heydrich de esta reunión revela cómo interpretó el acuerdo que se había establecido entre la SS y la Wehrmacht, expandiéndolo significativamente a favor de la SS y del RSHA. Si bien en su documento se refirió a los acuerdos llegados con el General Quartermaster Wagner de Marzo del 41, la tarea de ejecutar de personas que había encomendado a los Einsatzgruppen difería de forma significativa de lo que es “asegurar” el material y “a personas particularmente importantes” en la retaguardia [in the rear army areas] e “investigar y combatir elementos hostiles al estado y el Reich” también en la retaguardia. Sin duda, la discrepancia entre las órdenes que el OKW había asignado a los Einsatzgruppen y las actividades asesinas que realizaron sin embargo, tuvo que ser algo obvio para muchos cargos militares sobre el terreno.

Saludos.
Carpe Diem

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9075
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor José Luis » Jue Mar 11, 2010 10:41 pm

¡Hola a todos!

Gracias nuevamente, Chuikov. Ya harás una reseña del libro del profesor Wildt cuanto lo termines, bien en biblioteca, bien en tu blog. Ahora parece que comienzan a traducirse al inglés los trabajos alemanes de Safrian, Longerich....y éste de Wildt, que en su original alemán es de 1992, si mal no recuerdo.

Chuikov escribió:Tan sólo un líder de Einsatzkommando se ciñó a su declaración original, en el juicio de los Einsatzgruppen de Nuremberg (1947-48), cuando posteriormente fue preguntado por ello, en la República Federal Alemana, durante los años 60 y 70. Se trata de Erwin Schulz, que fuera Jefe de la Gestapo en Bremen, director de la escuela de la Policía de Seguridad en Berlín-Charlottenburg, sucesor de Bruno Streckenback como cabeza de la Oficina I del RSHA y, en 1941, líder del Einsatzkommando 5 perteneciente al Einsatzgruppen C, dirigido por el Dr. Otto Rasch. Al contrario de lo que afirmaron sus codefensores en el juicio de los Einsatzgruppen en Nuremberg, Schulz fue la única persona que declaró que no sabía nada de orden alguna que dictara matar a los judíos de la URSS ocupada antes de levantar los campamentos de los Einsatzgruppen, sino que había recibido de Rasch “una orden del Führer” para matar a todos los judíos en Agosto del 41.


Browning, al tratar este asunto en su Origins of the Final Solution, refiere lo que está comentado en el enlace de una de mis notas anteriores. Es decir, hubo seis oficiales de EG (Ohlendorf, Blobel, Sandberger, Blume, Nosske y Klingelhöfer) en el juicio de Nuremberg contra las EG que declararon haber recibido de Streckenbach (y en algunos casos de Heydrich) una orden en los días previos a la invasión para matar a todos los judíos soviéticos. A esta declaración se opuso la de Otto Rasch, el oficial comandante del EG “C”, que a la sazón se encontraba fatalmente enfermo, y Erwin Schulz, oficial comandante del EK5, quien afirmó que sólo recibió esa orden a mediados de agosto de 1941. Cuando regresó de la cautividad Streckenbach, que negó haber recibido semejante orden, en la investigación judicial que siguió para su caso, sólo uno de los cinco testigos anteriormente citados (el sexto, Ohlendorf había sido ejecutado), Klingelhöfer, que había sido comandante suplente del SK 7b, continuó acusando a Streckenbach de haber emitido esa orden asesina. Dos, Sandberger y Blume, exoneraron a Streckenbach pero mantuvieron que habían recibido una orden pre-invasión de Heydrich. Nosske se posicionó ahora con Schulz, que permaneció fiel a su declaración anterior. Se encontraron e interrogaron a otros ocho comandantes más de EK y SK; cuatro de ellos (Batz, Jäger, Filbert y Zapp) apoyaron la existencia de una exhaustiva orden de pre-invasión para matar (Browning no especifica a quién, aunque es de suponer que sigue refiriéndose a “todos los judíos soviéticos” siguiendo la versión de Ohlendorf), aunque ninguno apoyó la versión original de Ohlendorf de que había sido pasada por Streckenbach; dos (Bradfisch y Prast) afirmaron haber recibido esa orden más tarde; y los otros dos (Ehrlinger y Kroeger) negaron haber recibido jamás esa orden.

Dejando a un margen las declaraciones de posguerra de oficiales de los EG y EK, hay una evidencia más que sustenta la tesis de que no hubo una ordden de pre-invasión a los EG para asesinar a todos los judíos soviéticos. La refiere Alex J. Kay en su obra citada, y tiene que ver con la declaración del general Antonescu, jefe del gobierno rumano, de 16 de agosto de 1941. Aquí se quejaba el general rumano porque las tropas alemanas estaban echando a los judíos de Besarabia en dirección a Rumania, después de que los propios soldados de Antonescu los hubieran echado al este. Antonescu subrayó que esta práctica estaba en contradicción con las directrices relativas al tratamiento de los judíos orientales que Hitler le había dado en Munich. El encuentro entre Hitler y Antonescu en Munich había tenido lugar dos meses antes, el 13 de junio de 1941. Y Kay escribe:

[This apparent transition by mid-August 1941 from the intention to deport the surviving Soviet Jews (along with the rest of European Jewry) deep into the Soviet Union after the war, to attempts to keep them in the killing zone is a further argument against the existence of a pre-invasion order to the Einsatzgruppen to annihilate all Soviet Jews and in favour of a change of course in this respect towards the end of July.] (pp. 111-112).

Es decir, que [Esta aparente transición de mediados de 1941 de la intención de deportar a los judíos soviéticos supervivientes (junto con el resto de la judería europea) en lo profundo de la Unión Soviética después de la guerra, a intentar mantenerlos en la zona de matanza es un argumento más contra la existencia de una orden de pre-invasión a los Einsatzgruppen para aniquilar a todos los judíos soviéticos y a favor de un cambio de curso al respecto hacia finales de julio].

Por otra parte, resulta evidente que una orden de pre-invasión a los EG para asesinar a todos los judíos soviéticos, si realmente se hubiese dado, resultaría completamente papel mojado, pues sería materialmente imposible, dado el tamaño de los EG (apenas 3.000 hombres), llevarla a cabo. Y si nos fijamos en los informes de los EG de las primeras tres o cuatro semanas de la invasión, observamos que las víctimas judías de sus acciones criminales fueron prácticamente en su totalidad varones judíos en edad militar. Sólo a partir del 16 de julio de 1941 (día en que Hitler celebró una muy importante reunión con Göring, Keitel, Rosenberg y Bormann, pero a la que Himmler no fue invitado) comenzó a moverse Himmler (Véase el Himmler de Longerich, pp. 488 y ss.):

[Que Hitler le negara al día siguiente (16 de julio) el papel central que deseaba tener en la reordenación política del Este fue una amarga derrota personal. Pero ese día marca también un giro decisivo en la política himmleriana, un giro que se explica por su costumbre de no renunciar, pese a los reveses, a los objetivos que se fijaba] (p. 488). Parte de ese “giro decisivo en la política himmleriana” fue su conclusión, según Longerich, de que '“la depuración del mapa etnográfico” en el Este debía ponerse en práctica ya, y no después de finalizar la guerra, como había planeado. El primer paso hacia la “eliminación” de “partes heteroétnicas de la población” consistiría en “liberar de judíos” a regiones enteras, ya fuese por ejecuciones masivas o guetoización de aquellos que todavía podían explotarse como trabajadores forzados' (p. 489).

Las órdenes de asesinatos masivos de mujeres y niños judíos comenzaron a finales de julio y principios de agosto de 1941, cuando Himmler ya tuvo operativas a sus brigadas de infantería y caballería. Precisamente, el 31 de julio, de visita a Baranovichi para ultimar los últimos detalles de la formación de la Brigada de Caballería al mando de Fegelein, ordenó 'según se desprende de un radiomensaje del II Regimiento de Caballería del 1 de agosto: “Orden expresa del RFSS. Fusilar a todos los judíos. Empujar a las hembras judías a los pantanos”. De una brutalidad similar fue la orden que el comandante de la Unidad Montada del I Regimiento de Caballería dio el 1 de agosto a los suyos: “En los pueblos, no quedará con vida judío varón ni familia residual alguna”' (Lonerich, 492).

Sólo a partir de agosto, con la inclusión de los cerca de 17.000 hombres más con que contaba Himmler, aparte de los 3.000 de los EG, y la colaboración crucial de grupos de nativos organizados de diferentes partes de los territorios soviéticos conquistados en las acciones criminales masivas (esos grupos llegaron a montar un total de unos 300.000 hombres), sólo así era materialmente posible poder llevar a cabo esos asesinatos masivos de todos los judíos soviéticos.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Chuikov
Administrador
Administrador
Mensajes: 624
Registrado: Mié Jun 15, 2005 9:38 pm
Ubicación: Granada, ESPAÑA

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor Chuikov » Vie Mar 12, 2010 12:12 am

José Luis escribió:Gracias nuevamente, Chuikov. Ya harás una reseña del libro del profesor Wildt cuanto lo termines, bien en biblioteca, bien en tu blog. Ahora parece que comienzan a traducirse al inglés los trabajos alemanes de Safrian, Longerich....y éste de Wildt, que en su original alemán es de 1992, si mal no recuerdo.


Bueno, gracias a tí por poner encima de la mesa tanto. Me acuerdo de la gente que escribe y traduce para el foro siempre que yo escribo y traduzco. Por poco que sea, siempre es trabajo. Pondré la reseña en biblioteca y también en mi pequeño rincón en la red.
La primera edición es de 2002, si bien la que se ha tomado para la traducción , según he podido ver en el libro, es de 2003. No obstante, la edición en alemán cuenta con casi 1000 páginas, mientras que ésta, la inglesa, tiene 568, y no es que carezca de notas precisamente.

José Luis escribió:Dejando a un margen las declaraciones de posguerra de oficiales de los EG y EK, hay una evidencia más que sustenta la tesis de que no hubo una ordden de pre-invasión a los EG para asesinar a todos los judíos soviéticos. La refiere Alex J. Kay en su obra citada, y tiene que ver con la declaración del general Antonescu, jefe del gobierno rumano, de 16 de agosto de 1941. Aquí se quejaba el general rumano porque las tropas alemanas estaban echando a los judíos de Besarabia en dirección a Rumania, después de que los propios soldados de Antonescu los hubieran echado al este. Antonescu subrayó que esta práctica estaba en contradicción con las directrices relativas al tratamiento de los judíos orientales que Hitler le había dado en Munich. El encuentro entre Hitler y Antonescu en Munich había tenido lugar dos meses antes, el 13 de junio de 1941.


Esto es esclarecedor, efectivamente.


José Luis escribió:Que Hitler le negara al día siguiente (16 de julio) el papel central que deseaba tener en la reordenación política del Este fue una amarga derrota personal. Pero ese día marca también un giro decisivo en la política himmleriana, un giro que se explica por su costumbre de no renunciar, pese a los reveses, a los objetivos que se fijaba] (p. 488). Parte de ese “giro decisivo en la política himmleriana” fue su conclusión, según Longerich, de que '“la depuración del mapa etnográfico” en el Este debía ponerse en práctica ya, y no después de finalizar la guerra, como había planeado. El primer paso hacia la “eliminación” de “partes heteroétnicas de la población” consistiría en “liberar de judíos” a regiones enteras, ya fuese por ejecuciones masivas o guetoización de aquellos que todavía podían explotarse como trabajadores forzados' (p. 489).


Pero esto no lo veo como algo que tuviera que ser por fuerza determinante. Algo me falta por entender de ahí o algo no me cuadra. Más bien lo entiendo, pero si Longerich sólo se basa en suposiciones sobre lo que Himmler pensó, entonces creo que es un poco atrevido ¿o no?

Saludos.
Carpe Diem

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9075
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor José Luis » Vie Mar 12, 2010 12:12 pm

¡Hola a todos!

Chuikov escribió:
José Luis escribió:Que Hitler le negara al día siguiente (16 de julio) el papel central que deseaba tener en la reordenación política del Este fue una amarga derrota personal. Pero ese día marca también un giro decisivo en la política himmleriana, un giro que se explica por su costumbre de no renunciar, pese a los reveses, a los objetivos que se fijaba] (p. 488). Parte de ese “giro decisivo en la política himmleriana” fue su conclusión, según Longerich, de que '“la depuración del mapa etnográfico” en el Este debía ponerse en práctica ya, y no después de finalizar la guerra, como había planeado. El primer paso hacia la “eliminación” de “partes heteroétnicas de la población” consistiría en “liberar de judíos” a regiones enteras, ya fuese por ejecuciones masivas o guetoización de aquellos que todavía podían explotarse como trabajadores forzados' (p. 489).


Pero esto no lo veo como algo que tuviera que ser por fuerza determinante. Algo me falta por entender de ahí o algo no me cuadra. Más bien lo entiendo, pero si Longerich sólo se basa en suposiciones sobre lo que Himmler pensó, entonces creo que es un poco atrevido ¿o no?


Antes de intentar despejar tus dudas, Chuikov, déjame decirte que confundí el año de edición del original alemán de Wildt con otras traducciones al inglés, en concreto las de Safrian (Eichmann's Men, que se publicó este año y su original alemán Eichmann Männer es de 1993) y Peter Longerich (Holocaust: The Nazi Persecution and Murder of Jews, que se publica este año y su original alemán Politik der Vernichtung es de 1998).

En cuanto a la cita de Longerich, no se trata de suposiciones, sino de una construcción (interpretación) histórica a partir de los hechos documentados. Aquí tenemos dos cuestiones básicas: las ambiciones de Himmler y su decisión de incrementar el alcance de los asesinatos de judíos soviéticos por los EG y sus unidades de la SS y Policía. La primera es el contexto o marco sobre el que se origina la segunda.

Ya el 10 de junio de 1941, Himmler había pedido a Lammers la “seguridad policial y política” de los territorios soviéticos que se esperaban conquistar, pretensión que provocó la protesta de Rosenberg, pues este último era el que estaba destinado a ser el responsable de la dirección de la administración de dichos territorios. Pero además, el 24 de junio de 1941, Himmler encargó a Konrad Meyer un Generalplan Ost, que éste le presentó finalmente el 15 de julio de 1941. Es decir, un día antes de la reunión que Hitler mantuvo con los personajes que he citado más arriba. En esa reunión, entre otros asuntos importantes, Hitler nombró a Rosenberg ministro para los territorios del Este, aunque debía respetar las competencias de otros organismos que Hitler definió como “seguridad policial de los nuevos territorios ocupados en el Este”, es decir, la competencia policial de Himmler.

Bajo ese contexto está la cita que he utilizado de Longerich “Que Hitler le negara al día siguiente (16 de julio)......”. Es decir, Himmler quiso ampliar a los territorios soviéticos que se iban a conquistar en 1941 las responsabilidades para el “fortalecimiento de la etnia alemana” que Hitler le había encomendado en octubre de 1939, algo que encontró el rechazo frontal de Rosenberg y Göring. Ante este fracaso, materializado el 16 de julio, Himmler reacciona ordenando un incremento de la escalada de acciones criminales dentro de la esfera de su propia competencia, y los judíos soviéticos son el primer objetivo afectado. Así, escribe Longerich:

[Pero su pertinaz afán de utilizar las competencias policiales como fundamento de la “reordenación” del espacio oriental no se limitaba a medidas de colonización. Y en ello radica el giro propiamente dicho que Himmler efectuó a partir de mediados de julio de 1941. El encargo del “fortalecimiento de la etnia alemana” que Hitler le había dado en octubre de 1939 no sólo abarcaba la “organización, mediante reasentamientos, de nuevos territorios de colonización alemana”, sino también la “eliminación de la perjudicial influencia de partes heteroétnicas (…) de la población”. Himmler había tratado de implementar ese punto en Polonia comenzando a deportar en masa a polacos y judíos de los territorios anexionados. Sin embargo, ese enorme programa de reasentamiento destinado a crear espacio para los alemanes étnicos había fracasado en su esencia: no se alcanzaron las cifras establecidas; se generó un caos considerable en el Gobierno General debido a las expulsiones, y la mayoría de los alemanes étnicos seguían paralizados en campos de reasentados.

A raíz de estas experiencias, Himmler llegó a la conclusión de que “la depuración del mapa etnográfico” en el Este debía ponerse en práctica ya, y no después de finalizar la guerra, como lo había planeado]

Este movimiento de Himmler, amigo Chuikov, nos lleva a considerar otra cuestión que está íntimamente relacionada y cuyo desarrollo conduciría a la “Solución Final” (genocidio judíos europeos).

Muy pocos historiadores, como refiere Kay, han intentado explicar por qué tuvo lugar ese cambio de “matar a ciertos judíos soviéticos” (instrucciones dadas a los EG antes de la invasión) a “matar a todos los judíos soviéticos” (instrucciones que se dieron a los EG y demás unidades de la SS y ORPO a finales de julio y principios de agosto de 1941). Al tratar este asunto, Kay cita las explicaciones, forzosamente especulativas, de tres historiadores que sí lo intentaron. Por ejemplo, el propio Longerich en su The Unwritten Order, donde, como hemos visto en las citas anteriores de su Himmler, coloca el motivo de ese cambio en un intento de Himmler de ampliar por propia iniciativa la autoridad y jurisdicción que ya poseía en los territorios soviéticos ocupados. Kay razona que esto es perfectamente posible, pero, sin embargo, casi con toda seguridad el paso de Himmler habría requerido previamente del consentimiento de Hitler. La pregunta (¿por qué Hitler dio este paso?) permanece en Longerich sin respuesta.

Quizás la explicación de Browning sea la más conocida; según este autor, los éxitos militares en la campaña militar a mediados de julio convencieron a Hitler de que la URSS estaba casi acabada, por lo que, embargado por un sentimiento de “euforia de victoria”, dio instrucciones para acelerar la matanza o “limpieza racial” en preparación para una colonización final del Este. Pero Kay, con razón a mi juicio, dice que aunque esta teoría parece a primera vista plausible, no está bajo ningún concepto claro que Hitler y su círculo íntimo estuvieran a esas alturas en un estado de “euforia de victoria”. Ya el 24 de julio, pocos días después de la presunta decisión de incrementar el asesinato de los judíos soviéticos, Goebbels anotó en su diario: “El ambiente en el Reich se ha vuelto algo más grave. Gradualmente, está resultando evidente que la campaña oriental no es un paseo a Moscú”. Además, añado yo, a mediados de julio de 1941 comenzó a complicarse el avance de las vanguardias blindadas del Heeresgruppe Mitte en torno a Smolensk.

Kay cita, finalmente, la explicación dada por un tercer historiador, Ludolf Herbst (Das Nationalsozialistische Deutschland), quien en su obra citada concluye que el liderazgo nazi expandió el alcance de la matanza porque, efectivamente, podía. Las experiencias de las primeras semanas de la campaña demostraron a quienes estaban al mando de las tareas criminales que se encontraron con poca oposición, bien de la población nativa no-judía, o bien, más importante, de la Wehrmacht. Esta explicación, muy plausible en mi opinión, vendría a significar que el liderazgo nazi contempló antes de la invasión la intención de eliminar a toda la judería soviética, pero se abstuvo de dar orden alguna a tal fin por su propia incertidumbre con respecto a la viabilidad práctica de esa idea. Pero una vez que comprobaron, tras las primeras semanas de asesinatos, la viabilidad de los mismos, entonces decidieron llevarla a la práctica ordenando el asesinato masivo de todos los judíos soviéticos.

En mi opinión, en el desarrollo de esa decisión de cambio de política nazi anti-judía soviética, cuyos primeros resultados comenzaron a materializarse en agosto de 1941, se encuadró también el proceso de toma de decisiones que condujo a la “Solución Final” como asesinato masivo y sistemático de los judíos de la Europa bajo dominio nazi, de tal forma que dicha “Solución Final” pasó a incluir también el resto de la judería soviética que todavía no había sido asesinada. Esta conclusión nos llevaría a analizar la autorización de Göring a Heydrich de 31 de julio de 1941, que algunos historiadores consideran como la decisión crucial que dio luz verde al desarrollo de la “Solución Final” (genocidio de los judíos europeos), pero que otros historiadores consideran de forma distinta (la autorización era para una “solución final territorial”), interpretación esta última que a mí me parece más consistente con la evidencia disponible. Pero tratar este tema nos desviaría de lo que se discute en este hilo, ceñido a la judería soviética.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9075
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor José Luis » Sab Mar 13, 2010 3:14 pm

¡Hola a todos!

Voy a traducir a continuación un pasaje del documento que recoge la conferencia de Wendy Lower en el simposio (The Holocaust in the Soviet Union) del año 2005 celebrado en el Center for Advanced Holocaust Studies del United States Holocaust Memorial Museum y que lleva por título The Holocaust and Colonialism in Ukraine: A Case Study of the Generalbezirk Zhytomyr, Ukraine, 1941–1944. Parte de este documento y argumentos similares ya fueron tratados por Lower en su Nazi Empire-Building and the Holocaust in Ukraine (Chapel Hill: University of North Carolina Press, published in association with the USHMM, 2005). Recojo igualmente las anotaciones que aparecen para ponerlas al final.

La cuenta de Lower pone de relieve la escalada gradual en el alcance de los asesinatos de judíos tal como hemos visto en los mensajes anteriores.

[(…) Los líderes regionales más activos que iniciaron el asesinato masivo en Zhytomyr fueron el mariscal Walter von Reichenau, que mandaba el Sexto Ejército; el HSSPF para Rusia meridional, general Friedrich Jeckeln, que era la mano derecha de Himmler en Ucrania; y los agentes del Jefe de la Policía de Seguridad Reinhard Heydrich, SS-Brigadier General (en el original inglés) Dr. Otto Rasch, comandante del Einsatzgruppe C, y su segundo el SS-Colonel (en el original inglés) Paul Blobel, jefe de un destacamento de policía secreta del Einsatzgruppe C, conocido como Sonderkommando 4a (8).

Aunque las directrices y acuerdos oficiales pre-Barbarroja habían dado efectivamente al ejército y oficiales de la SS y policía una licencia para disparar a judíos, en los primeros días y semanas de la invasión los Einsatzgruppen se dirigieron específicamente a judíos varones en las llamadas medidas de seguridad (9). Luego, a finales de julio de 1941, después de que la Wehrmacht hubiera ocupado Zhytomyr durante unas dos semanas, Jeckeln ordenó a sus unidades de la Policía del Orden y Waffen-SS a judíos varones y hembras (con edades comprendidas entre dieciséis y sesenta años) cerca de Novohrad Volyns'kyi. Jeckeln voló con su pequeño avión Storch al sitio de ejecución y supervisó personalmente esta masacre (10). Un mes más tarde, destacamentos del Einsatzgruppe C del Dr. Rasch y fuerzas de la policía y SS de Jeckeln junto con personal militar comenzaron a asesinar sistemáticamente a todos los hombres, mujeres y niños. En Berdychiv, mataron a 23.000 judíos entre el 26 de agosto y el 16 de septiembre (11). En Zhytomyr el Sonderkommando 4a de Blobel y la Waffen-SS dirigieron la matanza de más de 5.000 judíos; la mayoría de la población (más de 3.000) murió en un día cuando los alemanes liquidaron el gueto de Zhytomyr el 19 de septiembre (12). En ese mismo día 100 millas hacia el sur en la ciudad de Vinnytsia, el Sonderkommando 4b y los batallones 45º y 314º de la Policía del orden de Jeckeln comenzaron a masacrar a unos 15.000 judíos. Así, en cuestión de semanas, los alemanes ampliaron la matanza con agresividad sin precedentes, demostrando su intención de destruir a los judíos como una llamada raza, y no el Partido Comunista y aparato del estado per se (13).

El incremento espectacular en el número de judíos matados en agosto y septiembre es realmente asombroso e indica un cambio. Pero la fuente de este cambio todavía es incierta. ¿Qué acontecimientos incitaron a los líderes nazis en el centro del Reich y la periferia de los territorios ocupados a intensificar su campaña asesina?

En la región de Zhytomir, la transición de matar a judíos varones a matar mujeres y niños judíos no ocurrió automáticamente. Los líderes del Reich y sus suplentes regionales tuvieron que ejercer una presión extra sobre sus subordinados para, como ellos lo expresaron, “matar más judíos” o “actuar más agresivamente” contra todos los judíos. Para lograr este objetivo genocida, los líderes de la Wehrmacht y Policía-SS tuvieron que proporcionar la fuerza y material necesarios. También necesitaron ayuda de la población nativa no-judía.

Aunque algo superficial, hay evidencia de funcionarios superiores presionando a subordinados para ampliar las masacres de judíos varones a (masacres de) comunidades enteras. El SS-Sturmbannführer Erwin Schulz, comandante de una unidad móvil de matanza (Einsatzkommando 5, EK5) operando en Berdychiv y Vinnytsia, testificó en Nuremberg que a principios de agosto de 1941 fue llamado a Zhytomyr. Allí, su superior, el Dr. Rasch, le informó de que los de arriba estaban disgustados porque la Policía-SS no estaba actuando de forma suficientemente agresiva contra los judíos (14). Fue en Zhytomyr, recordó después de la guerra un miembro del Sonderkommando 4a (SK4a), que su comandante Paul Blobel anunció por primera vez que su propósito era la destrucción total de la población judía de la ciudad (15). Aunque algunos líderes individuales de la Policía-SS ya habían tomado la iniciativa de matar a mujeres y niños, desde la opinión del liderazgo nazi esas masacres esporádicas no eran suficientes para “resolver” totalmente el problema judío. Cuando Jeckeln se encontró con Himmler el 12 de agosto de 1941, el primero fue urgido también a actuar más agresivamente y a reportar diariamente sobre las matanzas (16).

En cuanto a la fuerza y material que se necesitaban para ejecutar esas órdenes, entre finales de julio y principios de septiembre el avance de la Wehrmacht se detuvo ante Kiev, posibilitando la acumulación de miles de SS, Policía del Orden y personal de seguridad del ejército, muchos de los cuales se vieron involucrados con o fueron testigos del Holocausto. Poco después de que Hitler nombrara a Himmler el jefe de todos los asuntos de seguridad y policiales en los Territorios Orientales Ocupados, Himmler lanzó sus planes para reclutar y utilizar policías auxiliares ucranianos, letones, lituanos y estonios. Como jefe recién nombrado de la SS y fuerzas de policía en el Este, decretó la formación de auxiliares no-alemanes, conocidos como Schutzmannschaften (17). De acuerdo con la orden de Himmler de julio de 1941, esos colaboradores de policía fueron escogidos de las milicias locales que habían surgido de la ocupación militar y de la revisión de grupos raciales aceptables entre los prisioneros de guerra, ante todo de los Volksdeutsche y luego ucranianos (18). Muchos de los nuevos reclutas ucranianos habían estado activos en el movimiento nacionalista. La policía nativa y otros ayudantes locales como los traductores alemanes étnicos jugaron un papel crucial en la identificación, registro, concentración y ejecución de los judíos.

Un incidente bien documentado que ocurrió en la ciudad de Zhytomyr a principios de agosto ilustra como todas esas varias fuerzas e individuos se juntaron e hicieron posible el genocidio en el verano de 1941. Muestra cómo la violencia anti-judía regional se intensificó en una campaña genocida patrocinda por el estado y cómo la expansión de la matanza fue llevada por individuos de diversos antecedentes étnicos, de clase y profesionales.

La masacre fue llevada a cabo por miembros del ejército alemán (Wehrmacht), fuerzas de Policía-SS y colaboradores ucranianos (19). El 7 de agosto colgaron públicamente a Moishe Kogan y Wolf Kieper en la plaza del mercado de Zhytomyr mientras 400 judíos varones fueron obligados a mirar y escuchar las burlas humillantes de la alborotadora muchedumbre de soldados alemanes y vecinos ucranianos. Personal del Sexto Ejército había reunido a los 400 judíos varones y publicado también el acontecimiento conduciendo por la ciudad con un altavoz y colocando carteles sobre los dos hombres condenados, que supuestamente habían sido miembros de la policía secreta soviética, NKVD. Mientras los dos hombres estaban en la horca con las sogas sobre sus cuellos, el SS-Capitán Müller preguntó a viva voz en ucraniano: “¿Con quién tienen que arreglar las cuentas?”. La muchedumbre respondió, “Con los judíos”. Ucranianos de la muchedumbre comenzaron a golpear y patear s los judíos reunidos durante unos cuarenta y cinco minutos (20). Según el testimonio de posguerra de un testigo visual, las mujeres ucranianas comenzaron a levantar a sus hijos para que pudieran ver la espantosa escena. Los soldados sacaron fotografías. Después de que funcionarios de la Policía-SS del SK4a colgaron a Kogan y Kieper, los funcionarios alemanes y sus ayudantes ucranianos metieron a la fuerza a los 400 judíos en camiones y los llevaron a la punta de la ciudad al cementerio de caballos donde habían sido preparadas tumbas masivas (21).

En el sitio de fusilamiento masivo, personal alemán militar, Policía-SS y sus auxiliares ucranianos obligaron a entre diez y doce judíos a alinearse enfrente del pelotón de fusilamiento. Una sección de hombres de la Waffen-SS les dispararon con fusiles. Pero según participantes de la SS y del ejército, este método fue ineficaz; no todas las víctimas que cayeron en la fosa estaban muertas. Así que se mantuvo una reunión improvisada entre miembros del SK4a (incluyendo al arquitecto y ambicioso SD, SS-Coronel Blobel) y dos funcionarios del Sexto Ejército, un juez, el Dr. Arthur Neumann, y un doctor prusiano especializado en medicina forense, el Dr. Gerhart Panning (22). (Panning estaba en el área conduciendo una “investigación” médica, comprobando los efectos de balas dum-dum en prisioneros de guerra judíos) (23). Juntos decidieron que debería disparársele a cada víctima en la cabeza, pero luego esta propuesta también se demostró inadecuada porque era, como lo describió un funcionario SS, demasiado “sucia” (24). El doctor del ejército y los funcionarios SS miraron en la fosa para asegurarse de que todos estaban muertos. Según un testigo visual que testificó después de la guerra, nada más y nada menos que el veinticinco por ciento no lo estaba, pero las matanzas continuaron, y muchas de las víctimas medio-muertas fueron cubiertas con más cuerpos y tierra. Esa noche más tarde los funcionarios del ejército y la Policía-SS se reunieron de nuevo para discutir el tipo de fusilamiento; al menos una persona presente se quejó de que era “intolerable para las víctimas y los miembros del pelotón de fusilamiento” (25).]

(8) Ralf Ogorreck, Die Einsatzgruppen und die “Genesis der Endlösung” (Berlin: Metropole, 1996), p. 202.

(9) Heydrich to his Einsatzgruppen chiefs, 1 July 1941, en Die Einsatzgruppen in der besetzten Sowjetunion, 1941/42: Die Tätigkeits- und Lageberichte des Chefs der Sicherheitspolizei und des SD, ed. Peter Klein (Berlin: Hentrich, 1997), p. 320. Sobre las directrices y acuerdos pre-Barbarroja, véase Richard Breitman, The Architect of Genocide: Himmler and the Final Solution (New York: Knopf, 1991), pp. 145–66.

(10) Véase la Einsatzbefehl de Jeckeln de 25 de julio de 1941 para Novohrad Volyns’kyi, NARA RG 242 T-501/R 5/000559-60.

(11) El gueto de Berdychiv se formó el 26 de agosto. El 27 de agosto Jeckeln ordenó que se tomasen y fusilasen 2.500 judíos del gueto. (German Police Decodes, 27 August 1941, ZIP/MSGP.28/12 September 1941. G.P.D.’s period 13–31 August, p. 5, “Executions,” NARA RG 457 Box 1386). Los Batallones de la Policía del Orden 45 y 320 fueron asignados a las aktionen de Berdychiv y Kamianets Podils’kyi junto con el Einsatzkommando 5. “Abschlussbericht” Case against Friedrich Becker, Schupo
Berdychiv, 204 AR-Z 129/67, 1000. Para la masacre del 26 de agosto, véase German Police Decodes, ZIP G.P.D. 335/30 August 1941, 10 September 1941, NARA RG 457, box 1386. Véase Ilya Ehrenburg and Vasily Grossman, eds., The Black Book (New York: Holocaust Library, 1980), p. 16. Véanse también testimonios y segmentos del Extraordinary Commission Report en Berdichevskaia tragediia, by Ster Iakovlevich Elisavetskii (Kiev: UkrNIINTI, 1991), pp. 81–85. Estoy agradecida a Asya Vaisman por ayudarme con las traducciones rusas.

(12) Véase el informe de 7 de octubre de 1941 del Einsatzgruppe C, en The Einsatzgruppen Reports: Selections from the Dispatches of the Nazi Death Squads’ Campaign against the Jews, July 1941–January 1943, editado por Yitzhak Arad, Shmuel Krakowski y Shmuel Spector (New York: Holocaust Library, 1989), p. 17.

(13) Raul Hilberg introdujo el significante papel de la Policía del Orden, y la erudición actual ha ampliado en gran medida su trabajo mostrando que numerosas unidades de la Policía del Orden llevaron a cabo las acciones de "limpieza" más grandes. Sobre el papel de la Policía del Orden en Barbarroja, véase Richard Breitman, Official Secrets: What the Nazis Planned, What the
British and Americans Knew
(New York: Hill and Wang, 1998), pp. 27–68; véase también Edward Westermann, “‘Ordinary Men’ or ‘Ideological Soldiers,’” German Studies Review 21 (1998), pp. 41–68; y Jürgen Matthäus, “What About the ‘Ordinary Men’?: The German Order Police and the Holocaust in the Occupied Soviet Union,” Holocaust and Genocide Studies 10:2 (1996), pp. 134–50. Sobre la toma de decisiones y orígenes del Holocausto, véase Christopher Browning, The Path to Genocide: Essays on Launching the Final Solution (New York: Cambridge University Press, 1992). Los estudios regionales más recientes siguen la opinión de Browning de que se tomaron dos decisiones fundamentales entre finales de julio y mediados de diciembre de 1941, una contra la judería soviética y la otra contra toda la judería europea. Véase Herbert, National Socialist Extermination Policies. Para una opinión diferente de la evolución de la política que subraya las claras intenciones del liderazgo ya a principios de 1941, véase Breitman, Architect of Genocide.

(14) Declaración jurada de Erwin Schulz, 26 May 1947, NARA RG 238 (Nuremberg Trials) NO- 3644, vol. 4, pp. 135–36. Schulz, nacido en 1900, ingresó en la Schutzpolizei en 1923, luego cambió a trabajo de inteligencia política en la SD en 1935. Después de marzo de 1938, ayudó a establecer oficinas de la Gestapo en Austria y se convirtió en inspector de la SD-Sipo en los Sudetes. En la Operación Barbarroja era el más viejo de los líderes de Einsatzkommandos. Antes de unirse al movimiento nazi, participó en aplastar la revuleta Espartaquista y estuvo en los Freikorps. Véase Michael Wildt, Generation des Unbedingten: Das Führungskorps des Reichssicherheitshauptamtes (Hamburg: Hamburger Edition, 2002), pp. 573–78. [El original alemán del libro que nos ha reseñado el compañero Chuikov]

(15) Ogorreck, Die Einsatzgruppen und die "Genesis der Endlösung,” p. 202.

(16) Véase Peter Witte et al., eds., Der Dienstkalender Heinrich Himmlers 1941/1942 (Hamburg: Christians, 1999), p. 191; Commander of the Order Police in Ukraine, Otto von Oelhafen testimony, Nuremberg, May 1947, NARA RG 238 (Nuremberg Trials) roll 50, m1019. Se pidió secreto. Un funcionario inferior de Policía-SS, Ernst Consee, que estaba al cargo de registrar los sucesos del SK4a en su diario de guerra oficial, reveló después de la guerra que el "fusilamiento de niños judíos era un asunto que no debía ser registrado en el diario de guerra" (Consee statement of 6 September 1965, Trial of Kuno Callsen et al., 207 AR-Z 419/62, Bundesarchiv Aussenstelle Ludwigsburg [hereafter BAL]). Véase también Klaus-Michael Mallmann, “Die Türöffner der ‘Endlösung’: Zur Genesis des Genozids,” en Die Gestapo im Zweiten Weltkrieg: “Heimatfront” und besetztes Europa, ed. Gerhard Paul and Klaus-Michael Mallmann (Darmstadt: Primus Verlag, 2000), pp. 437–63.

(17) Richard Breitman, “Himmler’s Police Auxiliaries in the Occupied Soviet Territories,” Simon Wiesenthal Center Annual, no. 7 (New York: Philosophical Library), pp. 23–39.

(18)Himmler especificó que esos auxiliares también serían utilizados en batallones móviles fuera de sus países nativos; así los auxiliares lituanos (11º Batallón estacionado en Korosten) y letones (25º Batallón estacionado en Ovruch) estaban activos en la región de Zythomyr en 1942-43 (NARA RG 242 T-454/R 100/699). Sobre la formación de ejército de Hilfspolizei ucranianos y grupos de milicia, véase la orden de 11 de julio de 1941, NARA RG 242 T- 501/R 5/000482–3; y la orden de 14 de septiembre de 1941, NARA RG 242 T-315/R 2216/000098-100. Otro relato, aunque propagandístico, sobre la formación de auxiliares ucranianos está disponible en Deutsche-Ukraine Zeitung (Lutsk), 2 October 1942, Library of Congress Newspaper Collection, Washington, DC.

(19) Este particular periodo fue el apogeo de la colaboración Ejército-SS en aktionen anti-judías. El día anterior (6 de agosto), Jeckeln había entregado temporalmente su mando de la 1ª Brigada SS (IR 8/10) al Sexto Ejército del mariscal Reichenau. Véase Fritz Baade et al., eds., Unsere Ehre Heisst Treue: Kriegstagebuch des Kommandostabes Reichsführer SS (Vienna: Europa Verlag, 1965), p. 24.

(20) Véanse las declaraciones de testigos visuales de un juicio de posguerra de un antiguo soldado de la Wehrmacht, P.
A., Landeskriminalamt Nordrhein-Westfalen, 27de febrero de 1964 y 26 de enero de 1966. Esta declaración, fotografías y un ensayo sobre los crímenes del Sexto Ejército están presentadas por Bernd Boll y Hans Safrian en “Auf dem Weg nach Stalingrad: Die 6. Armee 1941/42,” impresos en el catálogo de exposición, Vernichtungskrieg: Verbrechen der Wehrmacht 1941 bis 1944, ed. Hannes Heer y Klaus Naumann (Hamburg: Hamburger Edition, 1996), pp. 270–72.

(21) Según la declaración de J. A. Bauer, el conductor de Blobel, Blobel’s driver, la plana mayor del Wochenschau (el noticiario de propaganda semanal del frente) estaba presente en las ejecuciones (declaración de 29 de enero de 1965, Callsen Trial, 207 AR-Z 419/62, BAL).

(22) Véase Hans Mommsen, “Preussentum und Nationalsozialismus,” en Der Nationalsozialismus: Studien zur Ideologie und Herrschaft, ed. Wolfgang Benz, Hans Buchheim, y Hans Mommsen (Frankfurt am Main: Fischer Taschenbuch Verlag, 1993), pp. 29–41. El expediente personal de Blobel está reimpreso en Archives of the Holocaust: An International Collection of Selected Documents, ed. Henry Friedlander y Sybil Milton, vol. 11 (New York: Garland, 1989), p. 70.

(23) Panning regresó más tarde a la región en julio de 1943 como parte de una comisión de forenses que examinó los cuerpos desenterrados de víctimas de las purgas de Stalin en Vinnytsia (Friedrich Herber, Gerichtsmedizin unterm Hakenkreuz [Leipzig: Militzke, 2002], pp. 274–76).

(24) Véase la declaración de August Häfner, del SK4a, de 9 de junio de 1965. Háfner también afirmó que los soldados de la Wehrmacht aporrearon a los judíos que estaban esperando la ejecución, así que cuando llegaron a la fosa estaban cubiertos de sangre (Callsen Trial, 207 AR-Z 419/62, BAL).

(25) Véase la declaración de Ernst Wilhelm Boernecke de 5 de noviembre de 1965, Callsen Trial. Según un relato, los cerebros de las víctimas estaban salpicando a los tiradores; un tirador del SK4a llamado Janssen regresó al Reich para tratar un sarpullido de la piel en su rostro. (August Häfner, declaración de 10 de junio de 1965, Callsen Trial).

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

maximus

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor maximus » Dom Mar 14, 2010 11:57 am

Sigo con mucho interés estas magníficas aportaciones. Un dato me ha llamado la atención

Sobre la formación de ejército de Hilfspolizei ucranianos y grupos de milicia, véase la orden de 11 de julio de 1941, NARA RG 242 T- 501/R 5/000482–3; y la orden de 14 de septiembre de 1941, NARA RG 242 T-315/R 2216/000098-100.



Me ha sorprendido que fuese tan temprana la orden para organizar grupos de ucranianos armados. Sobre todo si se tiene en cuenta que los planes de colonización de Ucrania incluían la eliminación de la mayor parte de la población ucraniana urbana.

Supongo que el dato es exacto, pero me hace pensar en algún tipo de descoordinación entre administraciones nazis. ¿La creación de grupos armados ucranianos no sería un problema a la hora de "despejar" a la población ucraniana para permitir la inmediata colonización y el ahorro de recursos alimentarios?

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9075
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor José Luis » Lun Mar 15, 2010 2:35 pm

¡Hola a todos!

Las órdenes de Himmler para los Schutzmänner se aplicaron a las zonas civiles, no a las militares. El empleo de ayudantes de policía nativos por parte de la Wehrmacht fue realizado ad hoc. Así el 30 de julio de 1941 en Zhytomyr, el comandante militar alemán anunció en el periódico local, Ukrains'ke Slovo, la formación de una nueva fuerza de policía, especificando que debería haber un policía por cada diez casas. Al anuncio respondieron positivamente muchos ucranianos, aunque el trabajo no estaba pagado. En el transcurso de los siguientes dos meses, los alemanes seleccionaron y desplegaron 6.000 Hilfspolizei ucranianos en la mitad septentrional solo de la región (1).

(1) Wendy Lower, Nazi Empire-Building and the Holocaust in Ukraine (The University of North Carolina Press, 2005), p. 50. La autora remite en la nota 20, pp. 223-224, a las dos órdenes ya por mí especificadas. Pero añade que la formación de milicias por el ejército está documentada por los informes de situación del clandestino OUN-B*, julio-noviembre 1941, ZSA, P-1151-1-13; el 30 de julio de 1941, en Ukrains'ke Slovo, el comandante del ejército anunció la formación de policía ucraniana. Véase la orden de Rundstedt del Grupo de Ejércitos Sur sobre la formación de Hilfspolizei ucraniana, que colocó bajo el mando de las divisiones de seguridad del ejército y del HSSPF.

* OUN eran las siglas de la Organización de Ucranianos Nacionalistas (Orhanizatsiia Ukrains'kikh Natsionalistiv), el movimiento nacionalista ucraniano principal de entreguerras y tiempo de guerra que se escindió en dos facciones, una bajo Andrii Mel'nyk (OUN-M) y la otra bajo Stepan Bandera (OUN-B).

La cuestión de las repercusiones en la "política del hambre" por la formación de estas unidades de policía ucranianas es un asunto que escapa al tema central de este hilo. El asunto podía discutirse perfectamente abriendo otro hilo sobre los planes y las realidades de la política nazi de explotación económica.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

maximus

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor maximus » Mar Mar 16, 2010 10:05 am

Muchas gracias por la información. En efecto, he estado mirando un poco, y el asunto de la movilización de ucranianos por los nazis, en sus diversas etapas, daría para un topic. Yo ignoraba, por ejemplo, que Bandera y los del OUN no eran ciudadanos soviéticos, sino polacos de origen ucraniano (regiones de Galizia y Volynia), y las diferencias existentes entre ucranianos católicos de rito oriental ("rutenos", antiguos ciudadanos del imperio austro-húngaro) y los ucranianos del centro y este del entonces territorio soviético.
Hubo ucranianos movilizados ya en Polonia antes de "Barbarroja", entrenados por, parece ser, el Abwehr, y otros que fueron movilizados en el territorio soviético invadido, como el ejemplo que has puesto.


In November 1939 about 800 Ukrainian nationalists began training in Abwehr's military camps


http://es.wikipedia.org/wiki/Step%C3%A1n_Bandera

http://es.wikipedia.org/wiki/Ej%C3%A9rc ... _Ucraniano

http://en.wikipedia.org/wiki/Stepan_Bandera

Hay un topic en este foro, en el sub-foro "Ocupación" acerca de la ocupación alemana en Ucrania

viewtopic.php?f=38&t=1687&start=15

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9075
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor José Luis » Mié Jun 23, 2010 11:17 am

¡Hola a todos!

Peter Longerich en su recién publicada HOLOCAUST. The Nazi Persecution and Murder of the Jews (2010), una versión actualizada y revisada de su Politik der Vernichtung (1998), que en realidad es un libro "nuevo", pues ha sido retocado, acortado en partes y con nuevas secciones, y, a mi juicio, constituye una obra maestra de síntesis del tema, titula su capítulo 13 "Enforcing the Annihilation Policy: Extending the Shooting to the whole Jewish Population", para mostrar el cambio producido en el alcance y género de víctimas de los asesinatos producidos entre las primeras semanas de Barbarroja y lo que sucedió a partir de finales de julio.

Me parecen interesantes los siguientes ejemplos como aportaciones a este hilo:

1) La ya comentada visita de Himmler a Baranowicze de 30 de julio para encontrarse con Bach-Zelewski, donde el Reichsführer ordenó la ejecución de todos los hombres judíosy exigió "que se tomaran medidas violentas contra las mujeres", cuestión que quedó aclarada con el radiomensaje de 1 de agosto del 2º Regimiento de Caballería: "Explicit order from the Reichsführer SS. All Jews must be shot. Drive Jewish women into the marshes" (p. 220).

2) Alfred Filbert, líder del Einsatzkommando 9, indicó cuando fue interrogado que "the command to shoot women and children had been given to him by Nebe, the leader of Einsatzgruppe B, at the beginning of August" (p. 221).

3) Según su testimonio de posguerra, Otto Bradfisch, líder del Einsatzkommando 8, él también escuchó de Nebe en la primera mitad de agosto que "there is an order from the Führer in place according to which all the Jews, women and children included, are to be destroyed". También testificó que poco después, cuando Himmler estuvo en Minsk el 15 de agosto observando una ejecución de su comando, el Reichsführer también le dijo que "there is an order from the Führer in place for the shooting of all Jews" (p. 221).

4) Erwin Schulz, de quien ya se ha hablado en el hilo, líder del Einsatzkommando 5, testificó que durante su estancia en Berdichev (entre el 24 de julio y 17 de agosto), el comandante del Einsatzgruppe C, Rasch, lo llamó a Zhitomir para explicarle que también había que matar a las mujeres y niños judíos, aduciendo que tal orden provenía de Jeckeln. Según su testimonio, Schulz se fue inmediatamente a Berlín para ver esa orden confirmada por Streckenbach, quien le dijo que había hablado con Heydrich y éste le había confirmado que dicha orden venía directamente de Hitler. Esta versión fue confirmada por el testimonio de posguerra de Streckenbach. Ante tal situación, Schulz pidió ser reemplazado, y lo fue.

5) Finalmente (llega como muestra), Gustav Nosske, líder del Einsatzkommando 12, declaró en 1969 que hacia principios de septiembre, Ohlendorf (Einsatzgruppe D) y Rasch (Einsatzgruppe C), lo visitaron y le revelaron "that there is now an order from the Führer according to which all Jews are to be killed indiscriminately" (p. 227).

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7805
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: ¿Qué instrucciones recibieron los Einsatzgruppen?

Mensajepor Juan M. Parada C. » Mié Jun 04, 2014 5:31 pm

Imagen

Fuente: http://www.lasegundaguerra.com/viewtopi ... =52&t=8510

Me gustaría saber,con el debido permiso,si para esos momentos también se les ordenó a estas unidades o "Einsatzgruppen" el asesinato inmediato de los comisarios políticos rusos capturados en el campo de batalla.Tal como se aprecia en esta gráfico.
Saludos y bendiciones a granel.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642


Volver a “Crímenes contra la Humanidad”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado