pub01.jpg

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Genocidios y deportaciones

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor José Luis » Vie Abr 16, 2010 4:37 pm

¡Hola a todos!

Para ilustrar los crímenes contra la humanidad que supusieron las deportaciones de grupos étnicos bajo el régimen de Stalin, quiero traducir a continuación la parte más sustancial de la introducción del libro de J. Otto Pohl, Ethnic Cleansing in the USSR, 1937-1949 (Westport: Greenwood Press, 1999), pp. 1-8.

[“Limpieza étnica” es un término que ha ganado reciente difusión con la guerra en Bosnia. Sin embargo, el traslado forzado de grupos nacionales de sus tradicionales áreas de asentamiento por el estado no es un fenómeno nuevo. Los asirios deportaron grandes números de judíos del Reino de Israel a Gozan y Media durante el siglo VIII a. C. En 587 a. C., los babilonios desterraron un gran número de judíos del Reino de Judea a Babilonia. Durante la Edad Media, muchas naciones europeas expulsaron a sus poblaciones judías: Inglaterra en 1290; Francia en 1306 y 1394; España en 1492; y Portugal en 1496. En 1609 el rey Felipe III ordenó la expulsión de los moriscos (moros convertidos al catolicismo) de España. Durante el siglo XIX, los militares estadounidenses realojaron numerosas naciones americanas nativas en reservas lejos de sus tierras ancestrales. El más implacable de esos reasentamientos tuvo lugar con los Cheroquis y Navajos. En 1838, el ejército estadounidense trasladó a la fuerza cerca de 18.000 Cheroquis de Georgia a Oklahoma, una distancia de unas 800 millas. Durante la caminata, llamada “Trail of Tears” (“Sendero de las Lágrimas”), murieron casi 4.000 personas. En 1864, el ejército estadounidense deportó unos 8.000 Navajos durante más de 300 millas desde sus tierras natales al este del Bosque Redondo, Nuevo México. Muchos Navajos murieron durante este reasentamiento forzado. Los Navajos se refieren a este trágico capítulo de su historia como “The Long Walk” (“La Larga Marcha”). En el siglo XX, el desarrollo de la tecnología de transporte y la organización política ha facilitado la tarea de limpieza étnica. Un estado con un poderoso y bien organizado aparato de coacción y con un sistema ferroviario en funcionamiento puede realojar naciones enteras en cuestión de sólo unos pocos días.

La Unión Soviética bajo Joseph Stalin perfeccionó este moderno estilo de limpieza étnica entre 1937 y 1949. Desde 1941 a 1948, el régimen de Stalin deportó a 3.266.340 personas desde sus tierras a asentamientos especiales en el interior de la URSS. Más de dos tercios de esa castigada gente eran miembros de grupos nacionales deportados en su totalidad en base a su etnia. Los asentamientos especiales estaban bajo la estricta administración y vigilancia de los órganos de seguridad soviéticos. Los colonos especiales vivían en condiciones materiales deplorables y no tenían casi ningún derecho. El gobierno soviético manejó los asentamientos especiales como prisiones sin muros. Kazajistán, Asia Central, los Urales y Siberia se convirtieron en áreas de exilio punitivo para naciones enteras.

El régimen de Stalin deportó rutinariamente grupos nacionales enteros al interior de la URSS. En 1937, el NKVD (Comisariato Popular de Asuntos Internos) deportó a los coreanos soviéticos desde Extremo Oriente a Kazajistán y Uzbekistán. Entre septiembre de 1941 y enero de 1942 el NKVD deportó a los alemanes soviéticos desde el Volga, Ucrania, el Cáucaso y la Rusia europea a asentamientos especiales esparcidos por la Asia soviética. Durante mayo de 1942 deportaron la primera oleada de griegos de la costa del Mar Negro y las repúblicas Transcaucasianas. A finales de 1943 el NKVD deportó a los kazakos y kalmukos, y a lo largo de 1944 deportaron a los chechenos, ingusetios, balkars, tártaros de Crimea, griegos de Crimea, turcos de Meskhetian, kurdos y khemshils a Kazajistán y Asia Central. Durante junio de 1949 y febrero y agosto de 1950 el MVD (Ministerio de Asuntos Internos) desterró a muchos de los restantes griegos de la costa del Mar Negro y del Cáucaso a Kazajistán. El régimen de Stalin fue responsable de un sistema de represión nacional que desposeyó a millones de personas de sus tierras ancestrales en base a su etnia. Las nacionalidades deportadas perdieron sus tierras, propiedad, mucha de su vitalidad cultural y cientos de miles de vidas en el exilio. Entre 1941 y 1950 más de 377.554 exiliados perecieron en asentamientos especiales. Más de una de cada diez personas deportadas a asentamientos especiales murió durante su confinamiento. La deportación de Stalin de grupos nacionales fue uno de los peores crímenes contra la humanidad perpetrados en el siglo XX.

El gran número de muertes entre grupos nacionales deportados a asentamientos especiales plantea la cuestión del genocidio. La propia palabra “genocidio” significa matar a una raza. Aunque la palabra genocidio es usada a menudo de forma frívola para referirse a cualquier masacre, debería estar reservada para los casos en los cuales un estado se dirige a un grupo étnico para su destrucción física. Existen tres casos claros de genocidio en el siglo XX: el intento de Turquía de exterminar a la población armenia; el intento de aniquilación de la Alemania nazi de los judíos y gitanos de Europa; y el intento sistemático del gobierno de la mayoría hutu de Ruanda de asesinar a todos los miembros de su minoría tutsi. En los tres casos el extermino total de la nacionalidad víctima fue detenido solamente por la derrota militar del estado perpetrador.

La deportación de minorías nacionales de Stalin cumple sólo una parte de esta definición de genocidio. El régimen soviético exilió deliberadamente a todos los miembros de ciertos grupos étnicos a áreas con climas malsanos, alojamiento deficiente y alimentación insuficiente. En algunos casos esta política insensible llevó a la muerte de más de un cuarto de la nacionalidad deportada como resultado directo de las condiciones en el exilio. Stalin y sus cohortes buscaron castigar a las naciones exiliadas en su totalidad y mostraron poca preocupación sobre la masiva mortalidad que naturalmente siguió de esta política. Aun así las deportaciones no constituyeron genocidio en el sentido que tuvieron los casos armenio, judío, gitano y tutsi. El gobierno soviético hizo poco para detener las muertes por congelación, enfermedad o hambre entre los exiliados; pero no persiguió el exterminio completo de las nacionalidades deportadas.

Además de la estricta definición de genocidio arriba discutida, el genocidio es un término legal en la ley internacional. Esta definición legal de genocidio es considerablemente más liberal en su aplicación que la definición literal de genocidio. La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Convención sobre la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio el 9 de diciembre de 1948. El Artículo II declara, “En la presente convención, el genocidio significa cualquiera de los siguientes actos cometidos con intención de destruir, en todo o en parte, un grupo nacional, étnico, racial o religioso”. La convención enumera luego cinco actos que pueden constituir genocidio. Entre estos actos está “Infligir deliberadamente sobre el grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física en todo o en parte”. Este pasaje describe acertadamente el exilio del régimen de Stalin de naciones enteras a asentamientos especiales. El régimen de Stalin infligió deliberadamente condiciones materiales sobre las nacionalidades deportadas que sabía provocarían su destrucción física parcial.

El régimen de Stalin abrazó los prejuicios étnicos de los antiguos zares. A pesar de sus orígenes georgianos, Stalin y Beria se portaron como bolcheviques chovinistas. Esto marcó una aguda divergencia de la antigua política bolchevique de korenzatsiia (“indigenización”) perseguida durante la década de 1920 y principios de la de 1930. El gobierno soviético adoptó oficialmente la política de korenzatsiia en la 12ª conferencia del partido en 1923. Bajo la korenzatsiia el gobierno soviético buscó activamente promocionar el desarrollo cultural y la participación política de las nacionalidades no rusas. Las diferentes unidades territoriales nacionales de la URSS tuvieron una autonomía cultural real durante la era de la korenzatsiia. A mediados de la década de 1930, tras la consolidación de Stalin del poder político, el gobierno soviético comenzó a restringir severamente esta autonomía.

Las políticas de la korenzatsiia incluían la creación de unidades territoriales nacionales para minorías nacionales, el apoyo de las instituciones culturales no rusas, y el incremento del número de no-rusos en el Partido Comunista y en puestos del gobierno soviético........

Stalin y Beria condenaron a muchos de los grupos nacionales de la URSS como inherentemente desleales al estado soviético. Estos grupos cayeron en dos categorías principales. La primera categoría consistía de grupos nacionales que inmigraron a la Unión Soviética desde otros países. Estos grupos tenían lazos étnicos y culturales con estados fuera de la URSS. El régimen de Stalin temía que estos grupos nacionales estuvieran llenos de potenciales espías y saboteadores esperando órdenes de sus patrias étnicas. Estas nacionalidades extraterritoriales incluían a los coreanos soviéticos, finlandeses, alemanes, griegos, turcos de Meskhetian, khemshils y kurdos. La paranoia motivó al régimen de Stalin a deportar estas nacionalidades como una medida profiláctica contra ataques de sabotaje.

La segunda categoría de nacionalidades deportadas consistía de nacionalidades autóctonas de la Unión Soviética que tenían una historia de conflicto con el Imperio Ruso. Este segundo grupo incluía a los kazakos, kalmukos, chechenos, ingusetios, balkars y tártaros de Crimea. Un pequeño número de estas nacionalidades sirvió en unidades armadas alemanas contra el ejército soviético durante la IIGM. El régimen de Stalin usó esta limitada colaboración como excusa para deportar a estas nacionalidades.

(…) En 1956, en el 20º Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, Nikita Khrusshchev denunció explícitamente la deportación de Stalin de kazakos, kalmukos, chechenos, ingusetios y balkars. Descuidó nombrar a los alemanes, tártaros de Crimea, o turcos de Meskhetian. Los cargos de traición del régimen soviético permanecieron contra los alemanes hasta 1964, y contra los tártaros de Crimea hasta 1967. A pesar de los esfuerzos de los tártaros de Crimea, alemanes soviéticos y turcos de Meskhetian para buscar la reparación del gobierno soviético, Moscú ignoró la difícil situación de esta gente hasta la época del glasnost.]

En mi siguiente mensaje agregaré un poco más de información sobre lo ocurrido a partir de la glasnost y un par de tablas sobre esos grupos nacionales.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor José Luis » Vie Abr 16, 2010 5:16 pm

¡Hola de nuevo!

El asunto de las deportaciones afloró en la URSS con motivo de la apertura de los archivos soviéticos en la década de 1980. El 14 de noviembre de 1989 el Soviet Supremo emitió una declaración titulada “Sobre el Reconocimiento de los Actos Represivos Ilegales y Criminales contra Pueblos Sometidos a Reasentamiento Forzoso y el Aseguramiento de sus Derechos”. Se condenaba de manera explícita la deportación de once pueblos reprimidos por el régimen de Stalin: coreanos, alemanes, kazakos, kalmukos, chechenos, ingusetios, balkars, tártaros de Crimea, turcos de Meskhetia, griegos y kurdos. A esta declaración siguieron varios actos legislativos hasta que finalmente, antes de colapsar, la URSS repudió formalmente la política stalinista de deportaciones nacionales.

La tabla siguiente lleva notas agregadas que remiten a las fuentes. Sólo reseño como importantes las notas 9 y 33 de las que incluyo sus datos:

Imagen
Fuente, Pohl, Op. Cit., p. 5

(9)El régimen de Stalin confinó 1.209.430 alemanes soviéticos en asentamientos especiales entre 1941 y 1945. Deportaron 846.340 de estos alemanes de acuerdo con órdenes de deportación específicas; otros 203.796 fueron repatriados de áreas antiguamente bajo control nazi; 48.001 fueron alemanes movilizados desmovilizados de colonias de trabajo y enviados a asentamientos especiales; y 110.332 fueron alemanes que ya vivían en Siberia, los Urales, Kazajistán y Asia Central. Los restantes 961 “alemanes” eran no-alemanes que acompañaron a sus cónyuges alemanes al exilio.

(33)El régimen de Stalin expulsó a un total de 194.155 tártaros de Crimea de Crimea. Además de los 183.155 tártaros de Crimea deportados a asentamientos especiales, el Ejército Rojo soviético reclutó a 6.000 tártaros de Crimea en batallones de trabajo, y la Compañía de Carbón de Moscú movilizó 5.000 tártaros de Crimea durante mayo de 1944.

Imagen
Fuente: Ibid. 8

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Rubén.
Miembro
Miembro
Mensajes: 470
Registrado: Dom Oct 31, 2010 2:22 am
Ubicación: España. Toledo (a veces Mallorca)
Contactar:

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor Rubén. » Lun Ene 10, 2011 8:36 pm

Interesante aportación José Luis.

“Infligir deliberadamente sobre el grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física en todo o en parte”.


Desde luego coincido en esa condición para que se cumpla el término genocidio.
El régimen de Stalin si hubiera durado dos décadas podía haber acabado totalmente con alguna o varias de las etnias expuestas a causa de su Estados de deportación criminal.

No me acuerdo dónde leí, creo que fue en el Libro Negro del Comunismo, que hubo un gran número de carelianos de etnia suomi también entre los deportados.

Rubén el Stuka.

Avatar de Usuario
Eisenhower
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 722
Registrado: Mar Jul 07, 2009 4:56 am
Ubicación: Republica Argentina
Contactar:

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor Eisenhower » Lun Ene 10, 2011 11:06 pm

Última edición por Eisenhower el Lun Ene 10, 2011 11:11 pm, editado 2 veces en total.
Imagen
Imagen+29
"Las frías piedras subrayan la brevedad de aquellas vidas segadas al empezar la edad adulta,hombres que nunca volvieron a ver a sus familias y sus hogares.Con el paso de los años,cada vez son menos las personas de edad avanzada que vienen a visitar estos solitarios rincones de Francia,Gran Bretaña, Bélgica,Polonia,las hawai,las Filipinas,Malaya y otras tierras extranjeras.La generación que hizo la segunda guerra mundial va fundiéndose con la sombra de la historia."La guerra que había que ganar.Muray y Millet

Avatar de Usuario
Rubén.
Miembro
Miembro
Mensajes: 470
Registrado: Dom Oct 31, 2010 2:22 am
Ubicación: España. Toledo (a veces Mallorca)
Contactar:

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor Rubén. » Mié Ene 12, 2011 8:03 pm

- ¿Existen cifras exactas sobre la represión estalinista?

El criterio "represión" puede interpretarse de diferentes formas. Yo me limito a la "represión política", es decir a los incriminados según el artículo 58 del código penal ("actividad contrarrevolucionaria y otros crímenes graves contra el estado"), que fueron condenados a muerte o a otras penas. Entre 1921 y 1953, pertenecen a este grupo unos 4 millones de personas. De ellos, cerca de 800.000 fueron condenados a fusilamiento. Además, suponemos que alrededor de 600.000 murieron en presidio, por lo que las muertes políticas fueron 1,4 millones.

- ¿Incluye ésta cifra de 4 millones, de ellos 1,4 muertos, a los "kulaks" (campesinos acomodados), los pueblos deportados, etc?

Los "kulaks" se dividían en tres categorías. Una es la de los detenidos y juzgados como delincuentes políticos. Estos sí que entran en nuestra estadística. Otra es la de los apresados y enviados a regiones del norte, y otra la de aquellos que simplemente eran expulsados de los pueblos y se buscaban la vida en las fábricas. Los dos últimos grupos, los más numerosos, no entran en nuestra estadística, de manera que entre los 4 millones el grupo de los "kulaks" es pequeño.

La cifra aún no se ha establecido. En la bibliografía se dan cifras absurdas de 6 a 10 millones de muertos, entre ellos de 3 a 7 millones en Ucrania. Pero gracias a la estadística demográfica sabemos que en 1932 en Ucrania nacieron 782.000 y murieron 668.000, mientras que en 1933 nacieron 359.000 y murieron 1,3 millones, Estas cifras incluyen mortalidad natural, pero está claro que la primera causa de muerte esos años fue el hambre.


Me parecen ridículas las cifras que se barajan en tu enlace, Eisenhower.
Lo cierto es que no puedo darlas crédito.
Se nota que quién las ha escrito es un marxista desilusionado que no sabe hacia donde tirar.

Rubén el Stuka.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor José Luis » Mié Ene 12, 2011 8:53 pm

¡Hola a todos!

Rubén. escribió:Me parecen ridículas las cifras que se barajan en tu enlace, Eisenhower.
Lo cierto es que no puedo darlas crédito.
Se nota que quién las ha escrito es un marxista desilusionado que no sabe hacia donde tirar.


Así comienzan las provocaciones, Rubén. Si te parecen "ridículas" las cifras, si no puedes "darlas crédito" deberías argumentar por qué, deberías presentar otras cifras y explicar las diferencias, si las hay. En vez de hacer eso, o algo semejante, es decir, en vez de refutar unas cifras, te contentas con descalificar a su autor, llamándole "marxista desilusionado" y desorientado. O sea, insultos a falta de argumentos.

Para hacer este tipo de intervenciones, es preferible que te abstengas o busques otro foro donde te lo consientan. Espero y deseo no volver a tener que llamarte la atención al respecto.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Rubén.
Miembro
Miembro
Mensajes: 470
Registrado: Dom Oct 31, 2010 2:22 am
Ubicación: España. Toledo (a veces Mallorca)
Contactar:

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor Rubén. » Vie Ene 14, 2011 2:51 am

José Luis, no has leído bien mi artículo. Pues no me refería a Eisenhower, sino al autor del artículo del link expuesto. Que por cierto no es ninguna mentira, pues él reconoce que es un marxista en su propio escrito.

Creo que decir que entre 1921 y 1953 hubo 1'3 millones de víctimas políticas y en el Holodomor 1 millón con algo, es reducir los crímenes de Lenin y Stalin juntos a unos 3 o 4 millones de personas. Cifras ridículas, pues basta ojear cualquier libro no comunista para comprobar que fueron muchas más. Y no voy a decir fuentes, pues es perder tiempo, es como discutir con aquellos que dicen que e Holocausto fueron 300.000 y no 6 millones o los que intentan minimizar el genocidio armenio más que a una pequeña represión.

Sinceramente, uno se harta siempre de estar escuchando aquellos que intentan minimizar los crímenes de los totalitarismos.

Rubén el Stuka.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor José Luis » Vie Ene 14, 2011 9:22 am

¡Hola a todos!

Rubén. escribió:José Luis, no has leído bien mi artículo. Pues no me refería a Eisenhower, sino al autor del artículo del link expuesto. Que por cierto no es ninguna mentira, pues él reconoce que es un marxista en su propio escrito.


Lo he leído bien, Rubén. El autor del artículo y de las cifras no es Eisenhower, quien sólo ha facilitado el enlace. Y que ese autor reconozca que es un marxista, nada tiene que ver con el tono peyorativo con que tú has pretendido descalificarlo.


Rubén. escribió:Creo que decir que entre 1921 y 1953 hubo 1'3 millones de víctimas políticas y en el Holodomor 1 millón con algo, es reducir los crímenes de Lenin y Stalin juntos a unos 3 o 4 millones de personas.


Bueno, ésta es una opinión o creencia tuya. Pero las opiniones o creencias no sirven como argumentos, y menos cuando se están descalificando cifras más o menos concretas y más o menos argumentadas de otro autor. Y conste que yo no me estoy pronunciando sobre la validez de las mismas. Pero si quisiera hacerlo, en primer lugar me abstendría de descalificarlo; tendría que consultar la bibliografía más relevante al respecto, especialmente la que se ha venido publicando desde la década de 1990 tras la apertura de los archivos rusos, contrastar sus conclusiones (que seguro varían en algunos aspectos), y luego contrastarlas a su vez con las del autor del artículo enlazado por Eisenhower (lo que muy probablemente me llevaría a tener que desentrañar conceptos y categorías). En cualquier caso y como mínimo, si quisiera refutar las cifras de ese autor, tendría que citar las cifras de otros autores y sus correspondientes obras. Sin embargo, esto nada tiene que ver con una opinión, creencia o descalificación, que es simplemente lo que has hecho tú.

Rubén. escribió:Cifras ridículas, pues basta ojear cualquier libro no comunista para comprobar que fueron muchas más. Y no voy a decir fuentes, pues es perder tiempo, es como discutir con aquellos que dicen que e Holocausto fueron 300.000 y no 6 millones o los que intentan minimizar el genocidio armenio más que a una pequeña represión.


Este argumento tampoco es válido, Rubén. Al contrario, debes citar con propiedad las fuentes que tú has leído o conoces y mostrar sus conclusiones. Esto no es perder el tiempo, todo lo contrario. Y no es como discutir las cifras del Holocausto, en absoluto. Del Holocausto tenemos trabajos académicos solventes desde hace más de 50 años, y desde entonces se han ido publicando regularmente artículos y libros desde el campo académico, de tal forma y en tal grado que hoy en día tenemos una literatura ingente sobre el tema. Hay para dar y prestar, y, dejando a un margen los "trabajos" negacionistas de los pseudohistoriadores, no existe ninguna discrepancia sustancial entre la abrumadora mayoría de los historiadores especialistas sobre la cifra aproximada de víctimas del Holocausto.

En cambio, ha sido mucho más problemático el estudio sobre las víctimas del régimen soviético, primero bajo Lenin y después bajo Stalin. Por tres razones fundamentales: en primer lugar, por la dificultad del acceso a las fuentes de archivo soviéticas y rusas; en segundo lugar, por la propia naturaleza política de la URSS durante el tiempo de su existencia; esto es, la censura y la imposición de una agenda política-ideológica entre los historiadores soviéticos; y en tercer lugar, por la compleja diversidad de conceptos a la hora de identificar y establecer las diferentes categorías en las que agrupar a las víctimas. Por ello son trascendentales los trabajos que se han venido realizando (y publicando) desde la apertura de los archivos rusos a finales de la década de 1980, y por ello es tan importante citar estos trabajos, si se conocen. Algo así como lo que hicimos sobre el Gulag en:
viewtopic.php?f=28&t=104

O como lo que pretendí hacer al iniciar este hilo con respecto a la llamada "limpieza étnica".

Recapitulando, más allá de expresar opiniones o creencias en asuntos opinables, hay ciertos temas, como el presente (y recuerdo que más allá de esta deriva, el hilo trata de las "limpiezas étnicas" en la URSS), que requieren, si se desea intervenir, aportación de datos, fuentes y, si hace y sobre los mismos, argumentos fundados. No sirven ni opiniones ni creencias sin más sostén que las mismas.

Y como punto final a esta deriva, si no recuerdo mal ya es la segunda vez que me veo obligado a salir al paso de tus intervenciones en un subforo en el que soy moderador. Por ello te agradecería me libres de esta pena evitando en el futuro intervenciones similares. La paciencia es virtud, pero tiene un límite. Si así lo deseas, contribuye, en la medida de tus posibilidades, a la divulgación del conocimiento en el foro; pero no contribuyas a la provocación y confrontación vacía de argumentos; si lo haces, hazlo como se debe hacer.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Rubén.
Miembro
Miembro
Mensajes: 470
Registrado: Dom Oct 31, 2010 2:22 am
Ubicación: España. Toledo (a veces Mallorca)
Contactar:

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor Rubén. » Sab Ene 15, 2011 12:01 am

Lo he leído bien, Rubén. El autor del artículo y de las cifras no es Eisenhower, quien sólo ha facilitado el enlace. Y que ese autor reconozca que es un marxista, nada tiene que ver con el tono peyorativo con que tú has pretendido descalificarlo.

Me gustaría defenderme pues to no he pretendido desccalificarlo. He dicho lo mismo que él ha dicho. En ningún momento le he insultado que yo sepa. "Marxista que no sabe por dónde tirar" puede tener múltiples interpretaciones. Si con eso alguien se ha sentido insultado pido perdón. De todas formas reitero que no me he referido a todos los marxistas, sólo a uno en concreto y sin ánimo de insultar.

Bueno, ésta es una opinión o creencia tuya. Pero las opiniones o creencias no sirven como argumentos, y menos cuando se están descalificando cifras más o menos concretas y más o menos argumentadas de otro autor. Y conste que yo no me estoy pronunciando sobre la validez de las mismas.


Según el autor las cifras vienen de antiguos fuentes de la GPU, NKVD, etc... No sé...no soy muy propenso a creer en lo que dicen los verdugos. Pero si alguien lo piensa está en todo su derecho, como no, no voy a ser yo quién le prohiba expresar tal cosa, aunque sí discutirlo si lo creo oportuno siempre que no ofenda.

Para fuentes uo prefiero a Stephan Courtis con El Libro Negro del Comunismo, también de la época post-URSS; o Archipiélago Gulag que nos aporta una muestra de lo terrorífico que era ese sistema concentracionario, siendo una auténtica máquina de matar que perfectamente podía haberse cobrado millones de vidas.

Ademas el link de Eisenhower no incluye en el artículo otras víctimas también muy numerosas como los bálticos que sufrieron una gran mortandad, los ataques seguidos de represión a las aldeas cosacas, los millares de prisioneros muertos del Eje en los gulags (alemanes, rumanos, japoneses...), los crímenes contra los guerrilleros ucranianos o polacos, Katyn, la brutalidad en la ocupación de Mongolia durante la década de las 30 o las grandas matanzas soviéticas en los primeros días de la Operación Barbarroja en cárceles como las de Vilna, Kaunas...
Creo que sumar esto ya eleva la cifra.

Hace unos años discutí con un señor que decía que con Stalin murieron 40 millones. Por supuesto nadie le dió la razón, pues es una cifra disparatada. Lo mismo pienso en este caso, pero a la inversa, 4 millones entre Lenin y Stalin es una cifra muy baja para los diferentes tipos de matanzas que hubo (sean de la categoría que sean: fusilamiento, hambre, deportación...). Sinceramente ha sido la primera vez en mi vida que he escuchado tal cifra y me ha impactado. No deseé provocar en ningún momento.

Este argumento tampoco es válido, Rubén. Al contrario, debes citar con propiedad las fuentes que tú has leído o conoces y mostrar sus conclusiones. Esto no es perder el tiempo, todo lo contrario. Y no es como discutir las cifras del Holocausto, en absoluto. Del Holocausto tenemos trabajos académicos solventes desde hace más de 50 años, y desde entonces se han ido publicando regularmente artículos y libros desde el campo académico, de tal forma y en tal grado que hoy en día tenemos una literatura ingente sobre el tema. Hay para dar y prestar, y, dejando a un margen los "trabajos" negacionistas de los pseudohistoriadores, no existe ninguna discrepancia sustancial entre la abrumadora mayoría de los historiadores especialistas sobre la cifra aproximada de víctimas del Holocausto.


También de los soviéticos tenemos extensa incluso antes de la Segunda Guerra Mundial. Por ejemplo la Cruz Roja registró muchas de las cifras en las hambrunas soviéticas.

Recapitulando, más allá de expresar opiniones o creencias en asuntos opinables, hay ciertos temas, como el presente (y recuerdo que más allá de esta deriva, el hilo trata de las "limpiezas étnicas" en la URSS).


El hilo expuesto tampoco tiene que ver con la "Limpieza étnica" salvo por un párrafo que lo cita de pasada.

Y como punto final a esta deriva, si no recuerdo mal ya es la segunda vez que me veo obligado a salir al paso de tus intervenciones en un subforo en el que soy moderador.


Tranquilo, ya no hago más intervenciones "raras" en este tema.

Rubén el Stuka.

Avatar de Usuario
cv-6
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2452
Registrado: Vie Sep 12, 2008 9:15 pm
Ubicación: España

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor cv-6 » Jue May 05, 2011 9:15 pm

Rubén. escribió:El régimen de Stalin si hubiera durado dos décadas podía haber acabado totalmente ...

Supongo que te referirás a "si hubiera durado dos décadas más". Lo digo más que nada porque sí duró dos décadas (casi tres) :wink:
My body lies under the ocean
My body lies under the sea
My body lies under the ocean
Wrapped up in an SB2C


Un poco de ciencia aleja de Dios, pero mucha ciencia devuelve a Él (Louis Pasteur)

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 322
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor maxtor » Sab May 14, 2011 11:33 pm

Saludos cordiales.

En cuanto al número de víctimas ocasionadas por el comunismo y en concreto durante el periodo de Stalin, hay discrepancias como en casi todo lo que tenga que ver con números. Hay estimaciones que calculan en 61.911.000 la cantidad de personas que mató el régimen soviético en los 70 años posteriores a 1917 (R.J. Rummel - Lethal Politics: Soviet Genocide and Mass Murder since 1917 - 1990). Otra estimación sólo para el período de 1937 - 1938 supera el millón de ejecutados, más los dos millones demuertos en los campos de concentración, que forman parte de las más de 20 millones de personas asesinadas en todo el período estalinista ( Robert Conquest, The Great Terror - págs. 484 - 487 - Ed. Londres - 1990).

Se puede mencionar un tercer cálculo de un informe de la propia KGB para Jruschov en el que en los seis años y medio comprendidos entre enero de 1935 y junio de 1941 se mató a siete millones de personas. En el libro Victims of Stalinism: How Many ?, de V. Tspalin, analizado por Alec Nove, se cifra en 9 millones de personas y medio la cantidad de víctimas del régimen durante la década de 1930 - 1940.

Muchas personas fueron ejecutadas en operaciones masivas. Algunas murieron en movimientos forzosos de población que en realidad solían ser asesinatos en masa. Otras mueriero por hambrunas provocadas intencionalmente, trabajando en gigantescos proyectos constructivos como mano de obra esclava, o como consecuencia del trato recibido en los campos de internamiento.

Los desplazamientos de población y hambruna deliberada se utilizaron a comienzos de los años 30 para destruir a los kulaks, que eran campesinos clasificados como burgueses, tomándose la decisión en el Comité Central del Partido Comunista en 1930 en pasar a la destrucción de los kulaks como clase social. Se arrancaba a comunidades enteras de sus hogares y se las dejaba en algún lugar inhospito sin medios para sobrevivir, incluso a veces se les prohibía cultivar cereales.

En Ucrania se hizo un esfuerzo para aplastar al msmo tiempo al nacionalism ucraniano y al campesinado, se imponían cuotas de producción agrícola imposibles de realizar cercándose las aldeas por la fuerza para impedir que llegara alimento del exterior. La hambruna deliberada mató entre 4 a 6 millones de personas según el libro "More Light on the Scale of Repression and Excess Mortality in the Soviet Union in the 1930s", de Stepheb G. Wheatcroft.

Las detenciones se producían por cualquier cosa; por vecinos celosos, o por cumplir una cuota de detención. El jefe de la policía secreta Yezhov envió a un funcionario el siguiente telegrama: "Tiene usted la tarea de exterminar 10.000 enemigos del pueblo. Informe de los resultados en código" - Conquest - The Great Terror - pág. 287.

Las cifras son espeluznantes y el trato en los interrogatorios brutal y deleznable y al igual que con los nazis, a mí personalmente me surge desde hace tiempo y reconozco que está obsesionando y monopolizando mis lecturas es intentar averiguar o una explicación al cómo unos seres humanos pueden hacer algo así a sus semejantes. En palabras de Nadezhda Mandelstam: "Lo único realmente extraño es que todo eso haya sido hecho por seres humanos, por los seres humanos más comunes... ¿Cómo podemos comprender o explicar tal cosa?. - Hope Against Hope - Mandelstam - pág. 251 - 252.
Imagen

Avatar de Usuario
Eisenhower
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 722
Registrado: Mar Jul 07, 2009 4:56 am
Ubicación: Republica Argentina
Contactar:

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor Eisenhower » Dom May 15, 2011 8:34 am

Aca algunos datos sobre la colectivizacion.

La colectivización fue central para el primer plan quinquenal puesto en práctica en 1929. Fue central para el programa de industrialización de la Unión Soviética y sin ella no había solución posible al atraso de la economía. En 1928 el número de granjas colectivas se había elevado de 14.830 a 33.258, lo que suponía un incremento de 194.200 a 416.700 propiedades campesinas colectivizadas. Pero esta tasa de crecimiento era inaceptable. Como el invierno de 1928/9 se acercaba, la amenaza del hambre se hizo seria.

La resistencia de los Kulaks (campesinos ricos) constituyó una grave amenaza para el plan quinquenal y para la propia construcción del socialismo. El 27 de diciembre de 1929, Stalin proclamó: "hemos pasado de una política de limitación de las tendencias de explotación de los Kulaks a una política de liquidación de los kulaks como clase". Los Kulaks destruían el grano y el ganado antes de permitir que quedara bajo la autoridad de las granjas colectivas. Se tomaron medidas indudablemente severas, incluyendo la confiscación de la propiedad y la deportación a Siberia y las regiones árticas.

Éste fue un período de intensa lucha de clases que, una vez en marcha, tuvo que ser completado en el tiempo más corto posible para restaurar y ampliar la producción en el campo. No había ninguna escapatoria para la resistencia de los Kulaks, y la campaña para completar la colectivización de toda la producción de grano alcanzó su punto culminante en el otoño de 1932. En octubre de 1929, el 4.1 por ciento de las propiedades campesinas habían sido colectivizadas.

En marzo de 1930, el número era superior al 50 por ciento, y en julio de 1934 era del 71.4 por ciento de las tierras de labranza y de las propiedades campesinas. Stalin hizo un alto en el proceso de colectivización en marzo de 1930, cuando publicó en Pravda su famoso artículo "El Vértigo del Éxito", en el que criticó el celo excesivo de los funcionarios del partido y reclamó un paréntesis en el fuerte proceso de agrupamiento de campesinos y de ganadería en las granjas colectivas. Criticó las distorsiones en la línea del partido y exigió el mayor cuidado en el trato a los campesinos, y declaró que en particular debía cesar el tratamiento de miles de campesinos pobres y medios como kulaks. Esto causó un retraso en el número de colectivizaciones, pero la campaña continuó de modo que, a mediados de 1931, el 52.7 por ciento de las propiedades campesinas habían sido colectivizadas. Aproximadamente 4 años más tarde el número se había elevado al 90.5 por ciento.

La colectivización era la piedra angular del primer plan quinquenal y de la propia construcción del socialismo. Pero la resistencia salvaje de los kulaks creó problemas enormes. Sólo en los primeros meses de 1930, 14 millones de cabezas de ganado fueron sacrificadas y, de los 34 millones de caballos existentes en la Rusia soviética de 1929, 18 millones fueron sacrificados. Tal sabotaje hizo de la industrialización de la agricultura una necesidad desesperada para prevenir el hambre. Pero ésta no podía prevenirse totalmente, y en realidad surgió antes de la campaña de colectivización. El invierno de 1932-33 fue un período de gran escasez en algunas zonas, pero fue seguido por una cosecha récord en 1933, que siguió mejorando en los años siguientes.
[/i]
Wilf Dixon

Fuente: Stalin Society, 16 de octubre de 1994.Wilf Dixon
http://www.oneparty.co.uk/index.html?ht ... ilftas.htm
Imagen
Imagen+29
"Las frías piedras subrayan la brevedad de aquellas vidas segadas al empezar la edad adulta,hombres que nunca volvieron a ver a sus familias y sus hogares.Con el paso de los años,cada vez son menos las personas de edad avanzada que vienen a visitar estos solitarios rincones de Francia,Gran Bretaña, Bélgica,Polonia,las hawai,las Filipinas,Malaya y otras tierras extranjeras.La generación que hizo la segunda guerra mundial va fundiéndose con la sombra de la historia."La guerra que había que ganar.Muray y Millet

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 322
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

"Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor maxtor » Dom May 15, 2011 11:30 am

Saludos cordiales.

Perdona por si no he interpretado bien tu escrito pero parece ser que la causa fundamental del terror soviético fue la resistencia de los kulaks o el campesinado rico y burgués a someterse o seguir las indicaciones gubernamentales?. Cuando hablas de medidas severas como confiscaciones y deportaciones a Siberia y regiones árticas, suena un poco sarcástico, ¿no?. Digamos que hubo ejecuciones masivas sumarias y se trasladaba a comunidades enteras, a pueblos enteros, a todo el mundo, fueran campesinos comprometidos con el régimen o no.

Alexander Solzhenitsin describió una de estas expulsiones. En 1930 diez mil familias fueron obligadas a hacer un viaje sobre el hielo del río Vasyugan. Muchos, sobre todo niños, murieron en el trayecto. A los supervivientes se les dejó sin comida ni herramientas en parcelas de tierra entre marismas. Los caminos de regreso estaban custodiados con ametralladoras. Murieron todos – Archipiélago Gulag, 1918 – 1956 – ed: Barcelona, Tusquets – 1998 –

Es cierto que la colectivización central fue clave para la supervivencia del régimen soviético y que había que tomar medidas económicas para ir haciendo crecer el nivel de vida del pueblo ruso y su industralización, y el pasar de una economía agraria a otra industrial no es fácil. Pero lo que dejó claro la colectivización es que fue un simple paso a la esclavitud, el poder equipararse al nivel de las sociedades occidentales en cuanto a niveles macroeconómicos se logró con el asesinato deliberado de millones de personas, que molestaban simplemente, no es que fueran enemigos declarados del régimen soviético sino que simplemente pedían sobrevivir dignamente de su trabajo. Eso es lo que hicieron los campesinos, se les asignaban cuotas de producción de grano que eran imposibles de cumplir, y no contento con ello, se les prohibió por la fuerza el consumo de cualquier otro alimento, la situación de hambre fue atroz llegándose a describir casos de canibalismo.

De hecho Stalin no inauguró el terror soviético que ya se remonta a los primeros días de la Revolución, en agosto de 1918 Lenin escribió a los bolcheviques de Penza que el kulak que se rebelara debía ser aplastado sin piedad:

1. Ahorcad – y de manera que todo el pueblo lo vea – no menos de 100 kulaks conocidos, ricos, chupasangre.
2. Publicidad sus nombres.
3. Quitadles todo el grano.
4. Identificad rehenes como describimos en nuestro telegrama de ayer.

Haced esto de manera tal que en cientos de kilómetros a la redonda el pueblo vea, tiemble, sepa y grite: están matando y seguirán matando a los kulaks chupasangre. Telegrafiad para decir que habéis recibido este cable e impartid – vuestras instrucciones - . Vuestro, Lenin. PS: Encontrar gente más dura.

Citado en “Lenin: Life and Legacy” – Dimitri Volkogonov – 1994 – pags. 69 – 70.

La retórica soviética o de los pro – marxistas, incluso hoy en día es escalofriante, ya que palabras como “resistencia salvaje de los kulaks”, a la lucha de clases y a la colectivización, suenan como simple castigo a la discrepancia, y a cualquiera que levantara la voz contra las medidas económicas tendentes a la esclavitud. El prestigio del comunismo se vendría abajo completamente si no podían mantener el ritmo económico con Occidente y si eso condenaba a millones de seres a la muerte se hacía y punto. “Encontrar gente más dura”. Y la encontraron:

Un ejemplo fue Lazar Kaganovich quién se labró una gran reputación ante Stalin por su insensibilidad durante la colectivización. Kaganovich fue responsable de una gigantesca cantidad de muertos, tanto en la deportación de los kulaks como en las purgas. Fue el encargado de la reconstrucción de Moscú y de la construcción de su metro. A pesar de ser judío se mantuvo en su puesto durante todo el período de Stalin – todo un record – pero tuvo que poner prácticas antisemitas de Stalin, tales como la denegación a los judíos de la promoción en el Partido. Hizo dimitir a Trashumov redactor de un periódico en Kiev, por judío. Su mujer le reprochó tales medidas : “¿No tienes sensibilidad, compasión ni sentimiento por uno de los tuyos?. Él es tu gente, no Stalin”. Kaganovich respondió: “Hago lo que tengo que hacer. Mi Dios es Stalin” – citado en libro “The Wolf of the Kremlin”, de Stuart Kahan – pag. 160 – 161.

Por lo tanto me parece claro que ya desde los inicios de la Revolución de 1917 los comunistas vieron claro que había que exterminar a sectores enteros de su sociedad al objeto de poder perpetuarse en el poder, no habían alcanzado el poder todavía y su intención era clara.

El marxismo mostraba indiferencia absoluta hacia los individuos apartados por su nueva visión del poder o políticas, Lenin, en 1908 escribió que el fracaso de la Comuna de París se debía a la “generosidad excesiva” del proletariado, que “debió haber exterminado a sus enemigos” en lugar de tratar de “ejercer una influencia moral sobre ellos” – fuente: Lessons of the Commune – citado en Richard Pipes, The Russian Revolution – 1991 – pag. 790.

Sólo esa indiferencia puede explicar actitudes occidentales como la del periodista norteamericano Walter Duranty, admirador de Stalin y reportero del New York Times que difundió por todo el mundo una frase que refleja perfectamente lo anteriormente dicho. En 1932 publicó en su periódico un poema titulado “Plaza Roja”, en el que figuran estos versos: “Los rusos pueden estar hambrientos y escasos de ropa y comodidad, pero no se puede hacer una tortilla sin romper huevos”. Lógicamente Walter escribía desde su cómodo despacho de Nueva York, no vaya a ser que el huevo roto le manchara en algo.

Walter Duranty y otros intelectuales durante años han tratado de desacreditar las muertes masivas, deportaciones, la hambruna del terror y los crímenes soviéticos, y tal periodista llegó a escribir: “para decirlo de una manera brutal, no se puede hacer una tortilla sin romper huevos” – fuente: S.J. Taylor – Stalin`s Apologist: Walter Duranty, the New York Time`s Man In Moscow – 1990 – págs. 185 y 207.

Tales actitudes han sido utilizada con frecuencia por los partidarios de Stalin, que aún quedan y por los seguidores marxistas, donde el fin justifica los medios.
Imagen

Avatar de Usuario
Eisenhower
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 722
Registrado: Mar Jul 07, 2009 4:56 am
Ubicación: Republica Argentina
Contactar:

Re: "Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor Eisenhower » Lun May 16, 2011 11:09 pm

Igual creo que no has leido lo que yo he puesto.

Los que defiendes aquellos Kulaks.Quemaron,sacrificaron y se opisieron a la nueva economia Sovietica impidiendo el crecimiento y la igualdad en los alimentos, por esos hombres ricos que no querian compartir su ganado

Pero la resistencia salvaje de los kulaks creó problemas enormes. Sólo en los primeros meses de 1930, 14 millones de cabezas de ganado fueron sacrificadas y, de los 34 millones de caballos existentes en la Rusia soviética de 1929, 18 millones fueron sacrificados. Tal sabotaje hizo de la industrialización de la agricultura una necesidad desesperada para prevenir el hambre. Pero ésta no podía prevenirse totalmente, y en realidad surgió antes de la campaña de colectivización. El invierno de 1932-33 fue un período de gran escasez en algunas zonas, pero fue seguido por una cosecha récord en 1933, que siguió mejorando en los años siguientes.



Los Kulaks destruían el grano y el ganado antes de permitir que quedara bajo la autoridad de las granjas colectivas. Se tomaron medidas indudablemente severas, incluyendo la confiscación de la propiedad y la deportación a Siberia y las regiones árticas.


Wilf Dixon

Aquellos "chupasangres" como los llamo Lenin parece que asi lo eran. Mataron a campesinos y a obreros en las ciudades. La lucha cruel de la guerra civil contra la URSS fue devastadora y dejo devastada la URSS. Luego se tenia que acelerar la economia hacia una economia socialista de total igualdad como asi fue luego de la colectivizacion , pero hubo otro problema la invacion nazi y las trabas contra Stalin.
Imagen
Imagen+29
"Las frías piedras subrayan la brevedad de aquellas vidas segadas al empezar la edad adulta,hombres que nunca volvieron a ver a sus familias y sus hogares.Con el paso de los años,cada vez son menos las personas de edad avanzada que vienen a visitar estos solitarios rincones de Francia,Gran Bretaña, Bélgica,Polonia,las hawai,las Filipinas,Malaya y otras tierras extranjeras.La generación que hizo la segunda guerra mundial va fundiéndose con la sombra de la historia."La guerra que había que ganar.Muray y Millet

JS-2
Miembro
Miembro
Mensajes: 134
Registrado: Mar Jun 21, 2011 10:55 pm

Re: "Limpieza étnica" en la Unión Soviética

Mensajepor JS-2 » Lun Jun 27, 2011 7:35 pm

Interesante.

Todo una exposición de desprecios por que no cuadran cifras en la realidad que le han fabricado a uno. Y como referencia se usa el "Libro Negro del Comunismo", que todos lo mencionan como si nadie lo conociese o fuese material de dificil acceso o algo requerido solo a sectores intelectuales, cuando es un libro completamente comercial al igual que el uso de información que da ese libro.

Ya ni que decir, de "Archipielago Gulag", una novela de la Guerra Fría escrita por uno de los "ColdWarriors" más aclamados por los anticomunistas de todo el globo. A día de hoy carece de todo crédito en los sectores medianamente serios.

¿Me hablan de la risa que os causa un tipo que afirmaba que Stalin mato a 40 millones de personas cuando en ESE LIBRO que después se referencia como fuente, el autor, sin cortarse un pelo afirma que se mato 60 MILLONES de personas ?

El titulo de este hilo es bastante poco serio. ¿ Limpieza étnica en la URSS ? ¿ No es una afirmación un tanto parcial que no engloba en su real contexto lo que paso en la URSS ?

Por lo tanto me parece claro que ya desde los inicios de la Revolución de 1917 los comunistas vieron claro que había que exterminar a sectores enteros de su sociedad al objeto de poder perpetuarse en el poder, no habían alcanzado el poder todavía y su intención era clara.


Bueno, obvio que si tratamos fuentes como Archipielago Gulag y el Libro Negro del Comunismo uno acabe por adoptar este tipo de opiniones. Otra cosa es que obedezcan a simple posicionamientos ideologicos personales por leer lo que uno espera encontrarse y con ello dar por CONCLUIDO la investigación, y otra cosa muy diferente es que esa afirmación tenga una minima seriedad de analisis.

¿ A quien exactamente se pretendio esxterminar en la URSS ? ¿ A los kulaks ? . A los Kulaks se les juzgo y se les condeno conforme a los crimenes que hubiesen cometido pro su lucha contra la colectivización desembocando en una Guerra Civil en el campo. Obviamente, NO TODOS LOS KULAKS eran criminales, peor los que si que lo eran, fueron los expulsados. ¿ Donde esta el crimen ?

La colectivización era la base de la economia y que sostendria la posterior Industrialización. ¿ Por que se hizo de forma drastica ? Pues , muy facil, por que la URSS habia sufrido una Primera Guerra Mundial, una Revolución, y el ataque de decenas de potencias que en apoyo a regimen zarista , perpetraron y destrozaron lo poco que quedaba en Rusia. Se sabia lo que iba a venir desde Occidente, otra vez, y que lo que paso en la Guerra Civil, fue un paseo al lado de lo que asomaba.

Sin colectivización, no habría habido industrialización de la URSS, y sin industrialización de la URSS, Kulaks, eslavos y todos los "mongoles-judios-bolcheviques" que a fin de cuentas eran lo mismo para los NAZIs, habrian sido esclavizados bajo las industrias NAZIs y para sus colonos, siendo el "sobrante" exterminado.

Insultar y despreciar el trabajo de Zemskov, por simple adoctrinamiento propagandistico, es bastante poco serio, sobre todo, por que Zemskov es un anticomunista que si se hubiese leido algo de ese señor, queda patente. Solo el que sus cifras no cuadren con las de libritos y manuales de proapganda "facil" , que de seguro ninguno que defiende esas cifras, ha perdido el tiempo investigando sus fuentes, no debe de ser razón NINGUNA, para desestimar trabajos SERIOS qeu SI QUE ESTAN fundamentados en investigaciones SERIAS y no en cotilleos , y en APROXIMACIONES DEL AUTOR en las que se basa pro ejemplo, la información de Archipielago Gulag. Zolzenitsin, el mayor disidente de la URSS, que alude cosntantemente a lo smillones de muertos en Gulags, campos de la muerte y todo tipo de barbaridades, y a el se le salvo de un cancer de estomago en el gulag ( pro que si, habian hospitales y medicos ), lo cuenta el en uno de sus libros, y sobre todo, que el trabajo de este tipo, era BIBLIOTECARIO de uno de estos campos.

El libro Negro del Comunismo, otro cachondeo que si se tiene pretensión de estudiarlo de forma medianamente seria y no buscando lo que a uno le apetece escuchar se ve la fraudulenta forma de sacar cifras.

¿ Alguien se a parado a investigar por ejemplo las muertes de Pol Pot ? Como es posible que los millones los achaquen al regimen ( gobierno reconocido por China y .....USA , en segundo lugar ) , cuando los criminales bombardeos yankes sobre las infraestructuras agrarias del pais, a dia de hoy son tema de debate, a que punto causaron los millones de muertos por las hambrunas causadas por la destrucción de la base economica y de sustento del pais.

Hay textos y fuentes, que por imprecisiones de este tipo,( y más ) pueden quedar completamente desestimadas como referencia en un debate medianamente serio.

¿ Me hablas de 20 millones ? Si no sabe ni el autor del Libro Negro del Comunismo ni de donde se los saca. Hace unos malabares metiendo en el mismo saco, represaliados, condenados a gulags , desplazados en el computo total de ¿ 20 millones de MUERTOS ? ¿ Esto es serio ? ¿ Me usan los muertos de la Guerra Civil causado por la invasión de la spotencias extranjeras en apoyo a los Zaristas y sus crimenes sobre la poblacion civil ? ¿ Me usan las cifras sobre el Holodomor , sacadas de la proapganda de Goebbels de la época ? ¿ Esto es serio ?





Hay cifras concretas de los presos de Gulag, cifras que se usan en todos lados, eso si, al margen de la parafernalia proapgandistica de los medios. También, hay cifras de Kulaks sobre el asunto.


Mejor es que investiguemos, el por que se desplazo a esas etnias y en que circusntancias se hizo. Aunque el intento que se hace por parte de la propaganda para achacarle un contencioso racista se usa para dejar en mejor lugar a los NAZIs incuslo no deja de ser argumentos completamente falaces.

Sobre el "afamado" Solzenistin, dejo aquí un texto de unos compañeros suyos del Gulag:

De nuestros camaradas de RKKA

¡Eres un sucio bastardo!

Autor: Almazov V.K.

Traducido por Nina Menshikh
Revisado por Facoquer





ESPECIALISTAS

Esta historia tuvo lugar en 1978 ó 1979, en un establecimiento de baños de barro que se llamaba "Talaya". Este establecimiento se situaba a escasos 150 kilómetros de Magadán. Yo llegué allí desde una pequeña ciudad de Chukotka, en Pevek, donde vivía y trabajaba desde 1960. Para pasar el tiempo, los pacientes se conocían y se reunían en la cantina, donde cada persona tuvo su propio sitio reservado. A cuatro días antes del cumplimiento del plazo de mi tratamiento, en nuestra mesa se sentó un "principiante" — Mijail Romanov. Fue quién empezó esta discusión. Pero primero vamos a hablar sobre los participantes de la misma.

El mayor se llamaba Semión Nikíforovich. Así le llamábamos nosotros, su apellido se borró de mi memoria. Él fue el coetáneo de la Gran Revolución de Octubre y ya estaba jubilado. Pero continuaba trabajando como mecánico nocturno en una gran empresa del sector automovilístico. En 1939 le habían enviado a Kolymá. Salió de la cárcel en 1948. El siguiente, por edad, fue Iván Nazarov, nacido en 1922. Le habían enviado a Kolymá en 1947, de donde salió en 1954. Trabajaba de operario de una sierra circular. El tercero fue Misha Romanov, mi coetáneo, del año 1927. Le habían enviado a Kolymá en 1948 y lo soltaron en 1956. Trabajaba como conductor de un buldócer en una administración de caminos. Yo fui el cuarto. Acabé en aquellos lugares voluntariamente, por una oferta de trabajo. Debido a que yo había vivido entre los ex-presos durante 20 años, ellos me tomaron por uno de los suyos, como participante de pleno derecho en la discusión arriba citada.

Desconozco las causas por las cuales ellos habían sido condenados. No es costumbre de hablar sobre estas cosas. Pero era evidente que ellos no eran ni "enchufados" ni reincidentes. Según la jerarquía carcelaria, ellos fueron los "mujíks" (patanes). El destino les había predestinado a ser condenados por alguna causa y tras haber cumplido la condena, se quedaron voluntariamente en Kolymá. Ninguno de ellos tenía enseñanza superior, pero a pesar de eso, ellos fueron unas personas bastante instruidas y cultas, especialmente Romanov, quien siempre tenía en las manos un periódico, revista o libro. Dicho de otra forma, todos ellos eran simples ciudadanos soviéticos, incluso usaban poco el argot "carcelario".

En vísperas de mi viaje de vuelta, durante la cena Romanov contó lo siguiente: "Yo acabo de volver de vacaciones, las había pasado en Moscú, con mis familiares. Mi sobrino, Kolya, el estudiante de un instituto pedagógico, me ha pasado para leer una edición ilegal del libro "Archipiélago GULAG" escrita por Solzhenitsyn. Yo lo he leído y, devolviendo el libro, dije a Kolya que este libro contiene una gran cantidad de mentiras y falsedades. Kolya se ha quedado pensativo y tras haber pensado un rato me ha preguntado si yo estaría de acuerdo en comentar este libro con los ex-presos, quienes habían estado presos junto con Solzhenitsyn. Le pregunté para qué quería eso. Kolya me respondió que en su grupo de amistades había muchos debates respecto a ese libro y en ocasiones debatían tan intensamente que llegaban a las manos. Si yo facilitaba los testimonios de los testigos que conozco a sus amigos, eso les ayudaría a llegar a un consenso. El libro no era de Kolya sino de otra persona, por eso él ha copiado en un cuaderno todo lo que yo había señalado en el libro."

Aquí Romanov nos mostró el cuaderno y preguntó si estábamos de acuerdo en satisfacer el ruego de su amado sobrino. Todos dieron su visto bueno.

LAS VÍCTIMAS DE LOS CAMPOS

Después de la cena nos reunimos en la habitación de Romanov.

—Voy a comenzar —dijo-, hablando sobre dos sucesos, los cuales son calificados por periodistas como "hechos sensacionalistas". Cito uno de estos "hechos": "Se dice que en diciembre de 1928, en Karelia (lugar Krasnaya Gorka) los presos fueron castigados por no cumplir sus tareas de manera siguiente: los presos fueron dejados por los guardias en el bosque durante toda la noche y a causa del frío 150 de ellos murieron por congelación. Eso es un método tradicional empleado normalmente en los campos de Solovkí, su veracidad es indudable. Mucho más difícil de creer sería otro relato, el cual nos cuenta que en febrero de 1929, en el camino de Kem-Ujta, cerca de la zona de Kut, una compañía de presos, 100 personas aproximadamente, por no cumplir sus tareas, fueron obligados a entrar en la hoguera, donde todos fueron quemados".

Romanov acaba la frase y Semión Nikíforovich exclama:

—¡Una mierda!... ¡No!... ¡Es una mentira cochina! —y miró arrogantemente a Nazarov, que confirmó:

—¡Vaya! El folklore en su estado más puro.

Todos se callaron. Romanov echó una mirada alrededor y dijo:

—Amigos, tenéis razón. Pero quisiera preguntar a Semión Nikíforovich: si una persona corriente, la cual jamás había oído sobre la vida de los presos, pregunta: "¿Por qué es "pura mentira"? ¿Acaso eso no fue posible en los campos de Solovkí? ¿Qué le respondería usted a él?

Semión Nikíforovich meditó un poco y respondió:

—No importa si se trata de un campo de Solovkí o de algún otro, de Kolymá, por nombrar alguno. Lo que sucede es que no solamente los animales salvajes tienen miedo al fuego, sino que un hombre también lo tiene. Hubo innumerables casos cuando la gente saltaba por las ventanas de un alto edificio en llamas para no ser quemados vivos. Pero en el caso de este "cuento", ¿¡tengo que creerme que unos pocos guardias pudieron obligar a meterse en la hoguera a un centenar de presos?! Porque cualquier preso preferiría ser ejecutado a tiros antes de meterse en una hoguera. ¡Pero por qué decir estas idioteces! Si los guardias con sus pistolitas (en aquél entonces los guardias no disponían de armas automáticas) hubieran comenzado a jugar con los presos a ese juego de los saltos en el fuego, los mismos presos meterían a los guardas en la hoguera. O sea, este "hecho sensacionalista" no es más que otra mentira gorda de Solzhenitsyn.

Ahora vamos hablar sobre el segundo "hecho". Aquí es incomprensible una cosa: ¿qué quiere decir "los presos fueron dejados en el bosque"? ¿Que los guardias se habían retirado a los cuarteles, dejando a los presos a solas? Pues, ¡eso mismo sería un sueño inimaginable para los presos! Especialmente para los "enchufados", los cuales inmediatamente se hubieran fugado a un poblado cercano, donde habrían comenzado a "morir por congelación" de modo que a los vecinos del poblado se les cayera el alma a los pies. De otro modo, si los guardias se hubieran quedado en el bosque, ellos, sin duda alguna, habrían encendido las hogueras para calentarse... En este caso todo sería mucho más interesante. Imagínense ustedes el espectáculo: en el bosque arden varias hogueras, formando un gran círculo. Cerca de cada circulo hay un centenar y medio de presos fuertes armados con hachas y sierras, muriéndose de frío sin decir ni pío... ¡congelándose vivos! Misha, una pregunta para rematar: ¿cuánto tiempo puede durar tal "espectáculo"?

—Esta claro -dijo Romanov-, solamente un necio puede creerse tal idiotez, uno que nunca había visto a unos presos leñadores ni a un simple bosque. Aquí estamos todos de acuerdo, que los dos "hechos sensacionalistas" en realidad no son más que puro delirio.

Todos asentimos.

—En cuanto a mí - comenzó hablar Nazarov-, yo ya he puesto en duda la honestidad de Solzhenitsyn. Siendo un ex-preso, Solzhenitsyn debe comprender que la esencia de esos "cuentos" no coincide para nada con la vida real y el reglamento interior del GULAG. Teniendo experiencia de diez años de la vida en GULAG, Solzhenitsyn, sin duda, debe saber que a los condenados a muerte nadie les transporta a los campos de prisioneros. Se ejecuta la sentencia en otros lugares. Sin duda, él debe saber, que cada campo no es solamente un lugar donde los presos cumplen sus condenas, sino que además un campo de presos es una unidad industrial que tiene su propio plan de trabajos. O sea, un campo de presos es una unidad productiva, donde los presos son los trabajadores y la administración del campo, en realidad, son directivos de producción. Si en un campo se han retrasado en cumplir el plan de producción la administración puede alargar la jornada laboral. Tales violaciones del reglamento ocurrían a menudo. Pero eliminar a sus propios trabajadores en compañías enteras... es una idiotez, por la cual la propia administración hubiera sido castigada severamente. Incluso con el fusilamiento. Hay que tener en cuenta que en los tiempos de Stalin se exigía la disciplina no solamente a los ciudadanos de a pie... a los directivos se les exigía responsabilidades de una manera mucho más rigurosa. Y si sabiéndolo todo eso, Solzhenitsyn cuela en su libro tales fábulas, entonces está claro que su libro no fue escrito para contar la verdad sobre la vida del GULAG. Lo que él ha escrito, yo, de momento, no lo comprendo. Pero vamos a continuar.

—Continuamos -dijo Romanov-, aquí hay otra 'historia macabra". "En el otoño de 1941, el Pecherlág (ferroviario) tuvo disponible, según la lista, a 50 mil personas y en primavera a 10 mil. Durante este tiempo nadie fue trasladado de allí, pues, ¿a dónde se metieron los otros 40 mil?" Es otro horrible enigma -terminó de citar Romanov y todos comenzaron a meditar...

—No logro comprender la broma - rompió el silencio Semión Nikíforovich—, ¿para qué proponer una enigma a los lectores? El mismo autor podría haber contado todo lo que allí había pasado...

Y miró interrogativamente a Romanov.

—Por lo visto, aquí entra en escena un elemento artístico, como si insinuaran al lector: el asunto es tan simple, que cualquier persona más o menos ingenua puede comprender la situación. O sea, los comentarios sobran...

—¡Paren! ¡Lo entiendo! —exclamó Semión Nikíforovich— aquí hay una "fina insinuación" sobre "hechos graves". O sea, ya que el campo es de ferrocarriles, de los 40 mil presos, quienes construían el camino debieron morir durante un solo invierno. Es decir, los huesos de 40.000 presos deben estar debajo de las traviesas del ferrocarril. ¿Eso es de lo que yo debo de darme cuenta y me lo tengo que creer?

—Parece que sí —respondió Romanov.

—¡Magnífico! Pues, ¿cuántas almas murieron por día? 40 mil durante 6 ó 7 meses, eso significa más de 6 mil por mes o más de 200 almas (dos compañías) todos los días... ¡Vaya, Alexandr Isaich [Solzhenitsyn]! ¡Menudo hijo de ***! En cuanto a nivel de falsificación va muy por delante de Hitler... qué digo... de Goebbels. ¿Recuerdan ustedes? En 1943 Goebbels declaró a todo el mundo que en 1941 los bolcheviques habían fusilado a 10 mil presos polacos, pero en realidad habían sido fusilados por los mismos alemanes. En cuanto a los fascistas todo está claro. Tratando de salvar su propio pellejo, con sus mentiras habían intentado poner en contra a la URSS con sus aliados. Pero en cuanto a Solzhenitsyn: ¿A dónde quiere llegar? En efecto, 200 almas asesinadas por día es todo un récord de mentiras...

—¡Espérate! —le interrumpió Romanov—, los "récords" todavía están por llegar. ¿Será mejor que nos digas por qué no lo crees y qué pruebas tienes?

—Pues, no tengo pruebas directas, pero si unas consideraciones serias. Son las siguientes: durante una época, la mortalidad elevada en los campos fue solamente a causa del hambre. ¡Pero no fue tan alta! Aquí se trata del invierno de 1941. Y yo te aseguro con toda seguridad que durante el primer invierno de la guerra la alimentación en los campos todavía era normal. Eso en primer lugar. En segundo lugar, Pecherlág, sin duda, construía las vías férreas hacia Vorkutá, ya que allí no hay más lugares donde se puede construir las vías. Durante la guerra esta obra fue de importancia crucial. Por eso, la responsabilidad de la dirección de la obra fue enorme. En tales circunstancias, la dirección trata de conseguir alimentación adicional para sus trabajadores. Y esto fue así, te lo digo de toda confianza. Por consiguiente, hablar del hambre entre los presos de esta obra es una mentira a priori. Y por último, es imposible ocultar un nivel de mortandad tal como de 200 almas por día. Ningún nivel de secretismo lo podría ocultar. Si nuestros medios de prensa no lo anunciaran, entonces, lo harían los medios extranjeros sin falta. Y te diré que en los campos estas noticias se propagan muy rápidamente. Eso también lo puedo testificar. Y yo jamás había oído hablar de tal mortalidad en Pecherlág en ningún lado. Las cosas son así.

Romanov miró rogativamente a Nazarov.

—Parece que yo sé la respuesta —dijo Nazarov—. Me trasladaron a Kolymá desde Vorkutlág, donde había estado durante dos años. Pues, ahora me acordé de lo siguiente: muchos de los antiguos habitantes de Vorkutlág decían que ellos habían resultado estar en Vorkutlág después de finalizar la construcción del ferrocarril y anteriormente habían figurado en las listas de Pecherlág. Por eso ellos no fueron trasladados a ninguna otra parte. Sin más.

—Es lógico —dijo Romanov —, primero construyeron el camino todos juntos. Luego la mayor parte de la mano de obra fue trasladada para construir las minas. Una mina no es solamente un agujero en la tierra, hay que construir muchas cosas sobre la superficie de la tierra para extraer el carbón. Y el carbón resultaba ser muy necesario para el país, ya que por aquél tiempo Donbass había sido capturado por Hitler. Resumiendo, Solzhenitsyn ha hecho trapicheo con las cifras, eso está claro más que el agua, creando otra historia macabra. Bueno, vamos a continuar.

VÍCTIMAS EN LAS CIUDADES

Aquí hay otro enigma de cifras que da: "Se considera que una cuarta parte de Leningrado fue encarcelada en los años 1934 y 1935. Que esta apreciación sea desmentida por una persona que tenga la cifra exacta".

¿Qué dice usted, Semión Nikíforovich?

—Pues, aquí se habla de los que fueron encarcelados en el "proceso de Kirov". En realidad, el número de los acusados en este proceso fue mucho mayor de los que hubieran sido realmente culpables. Simplemente aprovecharon el asunto para encarcelar a los trotskistas. Pero "una cuarta parte de Leningrado", sin duda, es una mentira descarada. Con más precisión lo puede testificar nuestro amigo, el "Proletario de Piter" (así me llamaba Semión Nikíforovich de vez en cuando chistosamente). Tú ya estabas allí por aquél entonces.

Me vi obligado a hablar.

Por aquel entonces tenía 7 años. Recuerdo perfectamente sólo las sirenas de luto. Por una parte se oían las sirenas de la fábrica "Bolchevique", por otro lado, los pitos de los trenes desde la estación ferroviaria de "Sortirovochnaya". Así, hablando en rigor, no puedo ser ni testigo de vista, ni deponente. Pero también coincido que la cantidad de presos dada por Solzhenitsyn es exagerada descaradamente. Pero no es un caso de "ciencia-ficción", sino de una ficción cutre. Que Solzhenitsyn está manipulando se ve a simple vista, por ejemplo, cuando dice una cosa y luego dice que alguien lo desmienta con la cifra exacta (sabiendo perfectamente que un lector no puede sacar esta cifra de ningún lado), pero el mismo Solzhenitsyn se saca de la manga "un cuarto de la población de Leningrado". Por aquel entonces en la ciudad vivían aproximadamente 2 millones de habitantes y "un cuarto" significa ¡500.000 personas! A mi juicio, esta cifra es una engañifa y no hay nada más que justificar.

—¡Sí que hay que justificar! —dijo con convicción Romanov —. Tratamos con el mismísimo y laureado premio de Nobel, ¿recuerdas?

—Bueno —lo consentí —, usted sabe mejor que yo, que la mayor parte de presos son varones, los cuales componen la mitad de población de una ciudad o incluso menos. En ese caso, la población masculina de Leningrado de aquél tiempo debía de ser de 1 millón de personas. Pero es imposible encarcelar a toda esta población: hay varones bebés, niños y ancianos. Y si yo digo que esos fueron 250 mil, entonces doy una gran ventaja a Solzhenitsyn, ya que en realidad esta parte de la población fue mucho mayor. Pero que sea así, 250 mil. Entonces, quedan 750 mil varones de mediana edad que teóricamente pueden ser encarcelados y de los cuales Solzhenitsyn "encarcela" ni más ni menos que a 500.000. ¿Sabes lo que esto puede significar para una ciudad? Por aquel entonces por todas partes trabajaban básicamente los hombres. Las mujeres se limitaban a ser amas de casa. ¿Crees que una empresa podría continuar su trabajo si de cada tres trabajadores "se encarcelan" a dos? ¡Toda la ciudad se hubiera paralizado! Pero esto jamás pasó.

Y otra cosa, aunque tenía solamente 7 años, puedo atestiguar con firmeza que ni mi padre, ni ninguno de los padres de mis compañeros y conocidos fueron arrestados. Según Solzhenitsyn, en nuestro patio habría muchos arrestados, pero en realidad no hubo ni una sola persona que conozca. He terminado.

—Tal vez, por mi parte añadiré lo siguiente —dijo Romanov—: Solzhenitsyn llama los casos de arrestos masivos como "flujos que fluyen hacia el GULAG". Y el flujo más grande, según él, es el que estaba formado por los arrestados en los años 1937 y 1938. Entonces, a lo que vamos. Si tenemos en cuenta que en los años 1934 y 1935 a los trotskistas les arrestaban por lo menos durante 10 años, está claro que para el año 1938 nadie de ellos habría vuelto. Con lo cual, en Leningrado simplemente no habría suficiente gente para arrestar y formar ese "gran flujo"...

—Y en 1941 —interrumpió Nazarov—, no hubiera habido hombres para ser llamados a filas para el ejército. Y he leído que en aquel entonces Leningrado envió al frente solamente a 100 mil "opolchentsy" (voluntarios civiles). Eso sin contar con los soldados del ejército regular. O sea, está claro que "encarcelando a un cuarto de Leningrado" Solzhenitsyn de nuevo va muy por delante del señor Goebbels.

Todos nos reímos.

—¡Exactamente! —exclamó Semion Nikíforovich— A los amantes de las charlas sobre "las víctimas de las represiones de Stalin" les encanta aumentar el número de estas víctimas a millones. Aprovecho la posibilidad y cito una conversación reciente. En nuestro poblado hay un jubilado, un amante de la etnografía territorial. Una persona muy interesante. Se llama Vasíly Ivanych, por eso tiene el apodo de "Chapai", aunque su apellido es también "poco corriente", Petrov. Él llegó a Kolymá 3 años antes que yo. Y no cómo yo, sino por un mandato, en viaje de trabajo. En 1942 se fue al frente voluntariamente. Después de la guerra volvió aquí, con su familia. Toda su vida conducía el coche. Pasaba frecuentemente por nuestra sala de billar en el garaje, ya que le encantaba jugar el billar. Una vez llegó un chófer joven, se le acerca a él y le dice: "Vasliy Ivanovich, dígame sinceramente, ¿en los tiempos de Stalin fue horrible vivir aquí?". Vasíly Ivanovich le miró con asombro y le preguntó: "¿De qué horrores me hablas?"

—¿Cómo que de qué horrores? —dijo el chofer — yo mismo lo oí en la cadena de radio "La voz de América". En esta zona por aquel entonces fueron asesinados varios millones de presos. La mayor parte de ellos murió durante la construcción de ruta de Kolymá...

—Vaya, me lo has aclarado todo —dijo Vasly Ivanych—, ahora escúchame atentamente: para matar en alguna parte a millones de personas, es necesario que esos millones estén allí. Aunque sea durante un tiempo corto, de otro modo no habría nadie a quien matar. ¿Sí o no?

—Es lógico —dijo el joven chofer.

—Ahora, "lógico", escúchame más atentamente —dijo Vasíly Ivanych y, volviéndose hacia mí, comenzó a hablar—: Semión, sabemos exactamente, y nuestro "lucidez", seguramente también sospecha, que ahora en Kolymá vive mucho más gente que en los tiempos de Stalin. ¿Pero hasta qué punto?"

—Pienso que 3 ó 4 veces más —respondí.

Bueno —dijo Vasíly Ivanych y, volviéndose al "chofercito", continuó—: según los últimos informes estadísticos (los cuales cada día son editados por el diario "La verdad de Magadán"), ahora en Kolymá (incluyendo a Chukotka) viven eso de 500 mil personas. Pero en los tiempos de Stalin allí vivían como máximo 150 mil... ¿Qué piensas de eso?

—¡No está mal! —dijo el "chofercito" —. Yo jamás podía imaginarme que una emisora de radio de un país tan serio (como EEUU) pudiera mentir de modo tal bellaco...

—Entonces, ya lo sabes —dijo Vasíly Ivanych—, en esta emisora de radio trabajan personas que son capaces de convertir una pulga en un elefante. Y empezar a comerciar con huesos de mamut a precio moderado. Sólo hay que amusgar las orejas..."

CUÁNTOS Y POR QUÉ

—Un buen relato. Importante, muy a tiempo —dijo Romanov que seguidamente me preguntó— ¿Me parece que tú quisieras relatar algo de un "enemigo del pueblo" a quién tú conoces?

—No es mi conocido, sino es el padre de uno de mis conocidos. En verano de 1938 él fue encarcelado por contar anécdotas antisoviéticas. Tuvo que estar en la cárcel durante 3 años, pero le liberaron anticipadamente tras haber pasado dos.

—¿Estás seguro de que le dieron 3 años por contar anécdotas antisoviéticas? —preguntó Romanov—. Según Solzhenitsyn, por contar anécdotas antisoviéticas daban 10 o más años, por faltar en el trabajo o por llegar tarde de 5 a 10 años y por robar espigas de los campo de cultivo 10 años. ¿Qué dices de esto?

—Por contar chistes antisoviéticos sí que daban 3 años, estoy seguro. Y en cuanto a los castigos a causa de retrasos o ausentismo laboral, aquí tu laureado de Nóbel miente descaradamente. Yo mismo tuve dos juicios a causa de ausentismo laboral según este decreto y ese hecho tiene reflejo documental en mi expediente laboral.

—¡Menudo proletario! ¡No lo esperaba de ti! —exclamó Semión Nikíforovich.

— ¡Bueno, bueno! —dijo Romanov —. Que confiese el hombre...

Me vi obligado a confesar.

—Después de la guerra la vida fue un poco más fácil. Y yo empecé a celebrar los sueldos con la bebida. Y donde hay la bebida, hay aventuras. A causa de mis dos tardanzas de 25 y 30 minutos tuve solamente dos amonestaciones. Cuando tardé una hora y media, como sanción tuve el "3-15", durante 3 meses se descontaron de mi sueldo 15%. Cuando acabé de ajustar las cuentas con los contables, de nuevo llegué tarde. Y esta vez fue ya el "4-20". Si hubiera ocurrido por tercera vez, me habrían aplicado el castigo de "6-25". Pero esta vez Dios me libró, ya que comprendí que el trabajo era deber sagrado. Sin duda, en aquel entonces me parecía que esos castigos eran demasiado severos ya que la guerra había terminado. Pero mis colegas superiores me consolaron diciendo que la disciplina en los países capitalistas era mucho más severa y los castigos mucho más crueles: si sucede algo semejante, simplemente te despiden del trabajo y te ves obligado a ponerte en la cola a bolsa de trabajo y nadie sabe cuándo tocaría el turno de obtener un trabajo nuevo. Pero en cuanto al encarcelamiento a causa de los ausentismos laborales, no conozco ningún caso. Oí que era posible ser encarcelado entre uno y un año y medio a causa de "ausencia no justificada en la fábrica sin obtener permiso". Pero no conozco ningún caso tampoco.

Ahora hablamos de las "espigas". Oí que a causa de "robos de productos agroalimentarios" de los campos era posible ser encarcelado. La duración del plazo de cárcel dependía de la cantidad robada. Pero eso se aplicaba a los campos donde la cosecha aún no estaba recogida. En cuanto a recoger los restos de patatas en los campos ya recolectados, pues yo mismo lo hice varias veces. Y estoy seguro de que arrestar a la gente por coger restos en los campos ya recogidos es un puro delirio. Si alguien conoce a personas encarceladas a causa de recoger los restos en los campos de cultivo, que nos lo cuente.

—Conozco dos casos parecidos —dijo Nazarov—, los dos tuvieron lugar en Vorkutá en 1947. Dos chavales de 17 años recibieron un plazo de cárcel de 3 años. Uno de ellos fue capturado con 15 kg de patatas robadas, además, en su casa se descubrieron otros 90 kg más de patatas. El segundo de esos chavales fue sorprendido con 8 kilogramos de espigas y en su casa se recubrieron otros 40 kg más. Los dos se ganaban la vida robando en los campos donde la cosecha aún no estaba recogida. Esos fueron auténticos robos. En cuanto a la recogida de la espiga en los campos ya recogidos, eso nunca jamás fue considerado "un robo" en ninguna parte del mundo. Solzhenitsyn miente aquí una vez más simplemente para desprestigiar a las autoridades soviéticas.

—Puede ser que Solzhenitsyn tenía alguna otra intención —interrumpió Semión Nikíforovich—, como la de aquel periodista, el cual al haber oído decir que un perro había mordido a un hombre, escribió un reportaje diciendo que el perro fue mordido por el hombre...

DESDE BELOMOR Y MÁS LEJOS

—Basta, basta —interrumpió nuestras risas Romanov y añadió con refunfuño—: habéis hundido completamente al pobre laureado... —después, echó mirada a Semión Nikíforovich y dijo:

—Recientemente calificaste la pérdida de 40 mil presos como un "récord". No es así. El récord indiscutible, según Solzhenitsyn, tuvo lugar durante la construcción de Belomorkanal. Escucha lo que dijo: "Se dice que durante el primer invierno entre 1931 y 1932, murieron 100 mil presos, la misma cantidad que estuvo presente de forma permanente en Belomorkanal. ¿Por qué no creerlo? Lo más probable es que esta cifra sea incluso reducida: en condiciones similares en los campos de presos durante la guerra tal nivel de mortalidad del 1% por día fue de costumbre y todo el mundo sabía de eso. Pues, en Belomorcanal estos 100 mil podían morir a lo largo de 3 meses y poco más. Después vino otro invierno, sin mencionar todo lo que fue entre estos dos inviernos... Podríamos incluso suponer que pudieran morir hasta 300 mil personas". Esta información nos causó tal furor que nos callamos confusamente...

—Lo que me sorprende es lo siguiente —de nuevo comenzó a hablar Romanov—: todos nosotros sabemos que a los presos les llevaban a Kolymá sólo una vez al año, durante el periodo de navegación. Sabemos que allí "el invierno dura 9 meses y el resto es verano". Entonces, según Solzhenitsyn, cada invierno de guerra los presos de todos los campos locales deberían extinguirse tres veces. ¿Y qué tenemos en realidad? Mires por donde mires, encuentras a los ex-presos, los cuales cumplieron sus condenas en Kolymá estando allí durante toda la guerra. Semión Nikíforovich, ¿de dónde sale tanta capacidad de supervivencia? ¿Para hacer rabiar a Solzhenitsyn?

—No seas irónico, no es el mejor caso —Semión Nikíforovich interrumpió a Romanov. Tras cabecear con la cabeza, comenzó a hablar— ¿¡300 mil muertos en Belomor?! Esto es una mentira tan estúpida que no se merece ningún comentario... La verdad es que yo en aquel preciso momento no estuve allí, ya que fui encarcelado en 1937. ¡Pero este infame embustero Solzhenitsyn tampoco estuvo allí! ¿De dónde había sacado esta patraña de mentira sobre 300 mil? Yo hablé bastante con los presos reincidentes que estuvieron en Belomor... Estos criminales por costumbre salen a la libertad sólo para divertirse un rato por allí y luego vuelven a ser encarcelados de nuevo. Para ellos cualquier autoridad es mala. Entonces, todos ellos nos contaban que en Belomor la vida había sido un verdadero placer. Y es que fue precisamente en Belomor donde las autoridades soviéticas pusieron a prueba un programa pionero de "reinserción", o sea, era un programa especial destinado a la reeducación de los presos premiándolos con remuneración especial por el buen y honesto trabajo. Precisamente en Belomor fue introducida una compensación en forma de una alimentación adicional y de mejor calidad para los presos que superaban los planes de producción. Y lo más importante es que fue introducido un sistema de "cuentas": un día de trabajo bien hecho se contaba como 2 ó 3 días, restándolos del plazo de encarcelación. Sin dudas, los criminales encarcelados inmediatamente aprendieron a conseguir los porcentajes de producción estipulados y quedaban en libertad anticipadamente. Pero del hambre, ¡ni hablar! ¿De qué otra forma podían morir los presos? ¿A causa de las enfermedades? Pues, a la obra de Belomor no se enviaban presos enfermos o con invalidez. Todo el mundo lo puede confirmar. O sea, Solzhenitsyn se sacó de la manga a esas 300.000 "almas muertas". Ésta es la única fuente de Solzhenitsyn, ya que nadie pudo contarle tales falacias. Esto es todo.

En la conversación entró Nazarov:

—Todo el mundo sabe que Belomor era visitado por varias comisiones de los escritores y periodistas, entre los cuales fueron también los extranjeros. Y nadie de ellos no dijo ni una sola palabra de tal elevada mortalidad. ¿Por qué razón Solzhenitsyn nos explica este hecho?

—Muy fácil —respondió Romanov—, los bolcheviques les amenazaron o les sobornaron a todos...

Todos se echaron a reír. Tras haber terminado de reír, Romanov me miró interrogativamente. Y yo narré lo siguiente:

"Al haber oído por primera vez de tal mortalidad, es decir la de 1% al día, se me ocurrió un cosa: ¿y qué tal estaban las cosas en Leningrado durante el cerco? Resultó ser que fue 5 veces menos que un 1%. Pues miren ustedes, según diversas estimaciones, durante el cerco de Leningrado en la ciudad se encontraban de 2,5 hasta 2,8 millones personas. Y la ración más pequeña de comida recibida por los habitantes de Leningrado fue durante de unos 100 días, ¡menuda coincidencia! Si la mortalidad durante aquel periodo de tiempo hubiera sido 1% al día, todos los habitantes de Leningrado habrían muerto dentro de este periodo de 100 días. Pero se sabe que a causa del hambre murieron aproximadamente 900 mil personas. De ellos, sólo 450-500 mil murieron dentro de este periodo de 100 días. Si dividimos la cantidad total de las personas (las cuales estaban en la ciudad cercada) por la cantidad de los muertos dentro de esos 100 días, obtendremos la cifra de 5. Es decir, en estos 100 horribles días la mortalidad en Leningrado fue 5 veces menos que el dichoso "1%". La pregunta es, ¿de dónde pudo surgir en los campos de presos durante la guerra tal mortalidad del 1% por día, si (como todos vosotros sabéis de lleno) incluso la ración en esos campos de presos tenía 4 ó 5 veces más calorías que la ración en la asediada ciudad de Leningrado? Y eso sin tener en cuenta que la ración de penalización se asignaba al preso como medida de castigo solo durante un breve periodo de tiempo. Y además, la ración obrera regular de los presos durante la guerra no fue menor que la ración de un trabajador voluntario cualquiera. Durante la guerra en la URSS se echó en falta la mano de obra, por eso matar de hambre a los presos hubiera sido pura estupidez por parte de las autoridades."

Aquí eché la mirada a Romanov y añadí: "Eso es información para contestar a tu pregunta burlona, el porqué sobrevivieron los presos en Kolymá...

Semión Nikíforovich se levantó, dio una vuelta alrededor de la mesa, con las dos manos sacudió la mía, hizo una reverencia chistosa y dijo emocionado:

—Estoy muy agradecido a usted, joven... —después, de haberse girado hacia nosotros, dijo— terminemos ya esta palabrería. Vayamos al cine, allí van a mostrar películas sobre Shtirlitz .

—Tenemos suficiente tiempo para llegar allí a tiempo —dijo Romanov, al haber echado una mirada a su reloj—, para finalizar nuestra conversación, quisiera saber vuestra opinión respecto al desacuerdo relativo en los hospitales de los campos para presos. Este desacuerdo surgió entre Solzhenitsyn y Shalamov, quien también es un "escritor sobre los campos de presos". Solzhenitsyn piensa que los servicios de sanidad de los campos de presos fueron creados con el único objetivo de exterminar a los presos. Solzhenitsyn acusa mucho a Shalamov porque "...apoya, por no decir que crea leyendas sobre el bienestar y buen servicio de sanidad en los campos..."

Le concedemos la palabra, Semión Nikíforovich.

—Shalamov cumplía su condena aquí. Pero la verdad que yo no llegue a verle. Pero oí muchas personas decir que, a diferencia de Solzhenitsyn, le tocó trabajar muchísimo. Pasar unos días en el servicio de sanidad después de un duro trabajo es un verdadero placer. Además, dicen que él tuvo la suerte de hacer cursos para enfermeros y al acabar sus estudios, resultó ser un trabajador del hospital. Entonces, él conoce el tema a fondo, tanto desde el punto de vista de un preso como desde el punto de vista del trabajador del servicio de sanidad. Por eso comprendo Shalamov. Y no puedo comprender Solzhenitsyn. Dicen que durante la mayor parte de su condena Solzhenitsyn trabajó como bibliotecario. En esta situación es comprensible que él no tuviera ganas de acabar en la enfermería. Pero precisamente fue en el servicio de sanidad del campo de prisioneros, donde le encontraron a Solzhenitsyn el tumor canceroso y fue donde se lo extirparon a tiempo, o sea, que salvaron su vida. No sé, puede ser eso es una mentira (como se demuestra en realidad, sí fue verdad). Pero si yo tuviera oportunidad de verle cara a cara, le habría preguntado: ¿eso es una mentira o no? Y si eso se hubiera confirmado, entonces, mirándole en la cara le habría dicho: "¡Eres un depravado! A ti no te estaban exterminando en el hospital de campo, sino te estaban salvando la vida... ¡¡¡Eres un sucio bastardo!!! No tengo nada más que decirte."

¡HABRÍA QUE PARTIRLE LA CARA!

En la conversación entró Nazarov:

—Ahora comprendí definitivamente por qué Solzhenitsyn miente tanto y tan descaradamente: su "Archipiélago GULAG" fue escrito no para decir la verdad sobre la vida de los presos, sino para crear el sentimiento de repugnancia hacia el poder soviético. Pues aquí en concreto pasa lo mismo. Si te pones a escribir algo sobre las desventajas del servicio de sanidad en los campo de prisioneros, eso no sería tan interesante ya que las desventajas uno las puede encontrar en todos los hospitales, incluso en cualquier hospital civil. Pero si escribes que "el servicio de sanidad en los campos está hecho para exterminar a los presos" esto sería mucho más interesante y se vendería mejor. Sería tan interesante como el relato sobre el perro mordido por un hombre. Lo esencial es sacar otro "hecho" más sobre lo "inhumano" que fue el poder soviético". Entonces, Misha, terminemos con esto de una vez, estamos hartos de remover estas mentiras.

—Bueno, vamos a terminar. Pero necesitamos una resolución —dijo Romanov y añadiendo a su tono un matiz de oficialidad, pronunció—: pido a todos los presentes expresar su propia opinión respecto a este libro y su autor. Pero que sea breve. Vayamos comenzando por los más mayores, así que demos la palabra a Semión Nikíforovich.

—¡A mi juicio, por escribir este libro no había que darle un premio internacional, sino hincharle la cara de ostias a su autor y hacerlo públicamente!

—Muy claro —estimó Romanov y miró Nazarov interrogativamente.

—Está claro que este libro está pagado, es un panfleto propagandístico. Y el premio no más que un anzuelo para los lectores. El premio ayuda a lavar el cerebro a los lectores superficiales y a los lectores que se tragan cualquier cosa que se les eche —dijo Nazarov.

—No ha sido tan breve, pero sí conciso —notó Romanov y me miró interrogativamente.

—Puede que este libro no sea el mayor récord del mundo por su falsedad, pero si su autor seguramente es el campeón por la cantidad de "dinero recibido" recibidas.

—¡Exacto! —dijo Romanov— Probablemente este será el "antisoviético" más rico... Ahora sé lo que puedo escribir a mi sobrino. ¡Gracias a todos por vuestra ayuda! Y vámonos al cine de una vez a mirar la película sobre Shtirlitz.

Al día siguiente, muy tempranamente, tuve prisa para tomar el primer autobús para llegar a tiempo hasta el avión con el vuelo desde Magadán a Pevek.

Nota de traductor: en la lengua rusa, el apellido "Solzhenitsyn" (Солженицын) es consonante con el verbo "mentir" («солгать»). No hay más comentarios... /Nina Menshikh/


Volver a “Crímenes contra la Humanidad”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado