pub01.jpg

En España no es delito la negación del Holocausto

Genocidios y deportaciones

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
Barbarossa
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 550
Registrado: Vie Mar 24, 2006 11:00 pm
Ubicación: España

En España no es delito la negación del Holocausto

Mensajepor Barbarossa » Vie Nov 09, 2007 9:19 am

El Tribunal Constitucional de España, mediante una nota informativa, ha anticipado el Fallo de una Sentencia que se publicará la semana que viene y que declara parcialmente inconstitucional el artículo 607.2 del Código Penal que tipificaba el delito de exaltación del Genocidio en los siguientes términos:

Art. 607.2 CP: "La difusión por cualquier medio de ideas o doctrinas que nieguen o justifiquen los delitos tipificados en el apartado anterior de este artículo, o pretendan la rehabilitación de regímenes o instituciones que amparen prácticas generadoras de los mismos, se castigará con la pena de prisión de uno a dos años".

El Tribunal Constitucional ha adoptado la siguiente decisión:

1º. Declarar inconstitucional y nula la inclusión de la expresión "nieguen o" en el primer inciso de artículo 607.2 del Código Penal.

2º Declarar que no es inconstitucional el primer inciso del artículo 607.2 del Código Penal que castiga la difusión de ideas o doctrinas tendentes a justificar un delito de genocidio, interpetado en los términos del fundamento jurídico 9 de esta sentencia.

En definitiva, lo que ha hecho el Tribunal Constitucional ha sido mantener el delito para quienes justifiquen el genocidio o el Holocausto, y, al mismo tiempo, despenalizar la conducta de quienes solamente niegan esos hechos.

La cuestión de inconstitucionalidad fue promovida por la Audiencia Provincial de Barcelona con motivo de un recurso de apelación interpuesto por Pedro Varela, propietario de la librería Europa, condenado por vender publicaciones que exaltaban y divulgaban el régimen nacional-socialista

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Lun Nov 12, 2007 9:00 pm

No entiendo este tipo de acciones, la verdad máxime cuando se condena y persigue en casi toda Europa.

Lo único que podemos hacer desde este foro es recordar lo que fue la Shoah para que aquellos que pretenden que esta parte atroz de la historia, quede olvidada.

Un saludo

ferandrade
Usuario
Usuario
Mensajes: 10
Registrado: Lun Nov 19, 2007 8:29 am

los crimenes cometidos por los gringos

Mensajepor ferandrade » Lun Nov 19, 2007 11:05 pm

Mensaje eliminado por la moderación.

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2583
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Re: los crimenes cometidos por los gringos

Mensajepor Shindler » Mar Nov 20, 2007 12:18 am

Mensaje eliminado por la moderación.

Le recuerdo que debemos tratar temas sólamente de la SGM y en este caso la negación del holocausto judío y las leyes de penalización.


Gracias por estar
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
David L
Moderador
Moderador
Mensajes: 2245
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: los crimenes cometidos por los gringos

Mensajepor David L » Mar Nov 20, 2007 12:53 am

Mensaje eliminado por la Moderación

Me parece que vas a tener que seguir leyendo un poquito más para que llegues a entender lo que significó el Holocausto judío durante la IIGM. Estás confundiendo, como decimos en España, churras con merinas.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3346
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensajepor minoru genda » Mar Nov 20, 2007 2:09 pm

El problema de negar o no algún acto criminal reside en que las personas inteligentes y con cierta cultura al contrario de los necios o poco instruidos, no niegan las atrocidades cometidas no solo en la segunda guerra mundial y por miembros de uno u otro bando si no que tampoco niegan actos criminales que se cometen en todas las guerras por todos los contendientes, que en unos casos son aislados y producto de batallas en el fragor de las cuales pasa de todo y en otros sistemáticos y premeditados (no no me olvido de sádicos y otras calañas que forman parte de un ejército y roban, violan y matan a la menor oportunidad sin tener la más mínima compasión por todo aquel que tiene la desgracia de cruzarse en su camino).
Sin embargo siempre aparecen ciertas personas dispuestas a afirmar o negar algo con arreglo a unos fines o ideas y solo aceptan aquello que les conviene y niegan lo que no les conviene aún desmostrándoles que están equivocados, ante ésto cabe decir la famosa frase "no hay más ciegos que los que no quieren ver".
Yo siempre defendí y defenderé que en las guerras ocurren cosas terribles y que los abusos de los que vencen son en ocasiones inaceptables, pero lo ocurrido con los judíos en los campos de exterminio no tiene comparación porque no se llevaron a cabo en los campos de batalla si no que se llevaron a cabo de un modo sistemático y premeditado con seres indefensos que llegaron a los campos engañados y obligados.
El tema del exterminio y el Holocausto me resulta asqueante y procuro no olvidarlo aunque salvo en casos como éste prefiero no comentar al respecto, porque me pone de mal humor que haya quien defienda un crimen, citando otro crimen del opuesto, si algo está mal lo mismo da quien lo haya hecho, pero hay cosas que por su maldad superan con creces a otras que aunque no menos malvadas tienen el atenuante de la falta de premeditación y engaño.
En un campo de exterminio los prisioneros no tenían oportunidad, no se podían esconder ni se podían defender tampoco podían escapar, como en un campo de batalla o una ciudad atacada en cuyos casos siempre quedaba la alternativa de defenderse, escapar o esconderse.
El trato previo no era menos denigrante ni injusto contra personas que solo eran "culpables" de pertenecer a otra raza tener otras ideas o ser de otra religión, eran transportados en vagones en condiciones más inhumanas que las del ganado, tratados de un modo humillante antes de comenzar el viaje y a término del mismo hay además un detalle que no se me escapa y puede que haya mucha gente que no se haya dado cuenta de él y es ni más ni menos que el comportamiento actual xenófobo y racista de la mayoría de aquellos que niegan el Holocausto, es el preámbulo de aquellos hechos que significaron la muerte de millones de serees indefensos.
Como se puede ver hay grandes y sutiles diferencias a la hora de ver quienes son unos criminales sin escrúpulos y quienes son combatientes superados por una situación límite y caótica lo que tampoco justifica abusos ni crímenes si los hay (que en algunos casos aislados suele haberlos en toda batalla o combate)
En fin que podría estar escribiendo horas y horas sobre el tema, pero lo dicho, "no hay más ciego que el que no quiere ver, ni más sordo que el que no quiere oir"
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
Klaus
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 744
Registrado: Dom Mar 25, 2007 1:43 pm
Ubicación: Asturias

Mensajepor Klaus » Mar Nov 20, 2007 3:08 pm

En Alemania SI es delito negar el holocausto, y no se queda solo ahi, hay una normativa muy estricta sobre la tenencia/difusion de simbologia o ideologia relacionada con el III Reich
En España solo esta recogida como delito la difusion de dicha ideologia (racista o xenofoba) pero en el resto hay un total vacio legal
Parece ser que hoy en dia aun queda gente que niega que la tierra sea redonda...
Imagen
"Grita: devastacion! y suelta los perros de la guerra" William Shakespeare

<<Klaus Berger>>

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3346
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensajepor minoru genda » Mar Nov 20, 2007 4:53 pm

Klaus escribió:En Alemania SI es delito negar el holocausto, y no se queda solo ahi, hay una normativa muy estricta sobre la tenencia/difusion de simbologia o ideologia relacionada con el III Reich
En España solo esta recogida como delito la difusion de dicha ideologia (racista o xenofoba) pero en el resto hay un total vacio legal
Parece ser que hoy en dia aun queda gente que niega que la tierra sea redonda...

Pues yo lo niego, la tierra es en realidad amorfa acepto que se diga que sea redonda y eso es algo de algún modo convenido pero en realidad la tierra se parece más a una "patata" :twisted: :wink:
Al margen de todo eso en mi opinión todos esos que niegan el Holocausto y defienden esas ideologías radicales y extremas en exceso, tienen siempre las ideas más cortas que su pelo, su cerebro no ha madurado lo suficiente y no se puede perder el tiempo intentando convencerles hasta que no hayan aprendido a escuchar y razonar
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Mensajepor TMV » Mar Nov 20, 2007 6:08 pm

Bien solucionados algunos "problemillas", podemos seguir con el hilo del post.

Un saludo

TMV
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
www.callejondelpau.es

Avatar de Usuario
Banerwa
Miembro
Miembro
Mensajes: 67
Registrado: Mié Nov 14, 2007 4:08 am
Ubicación: Venezuela
Contactar:

Mensajepor Banerwa » Mié Nov 21, 2007 4:10 am

Para dar mi opinión quiero decir que para comentar algo con tanto fervor hay que haber vivido en carne propia cualquiera de estos actos ya conocidos por nosotros ó por lo menos alguno parecido a lo q pasaron todos los habitantes de Europa durante la segunda guerra mundial (los países y ciudades en guerra). En la actualidad hay países en los cuales se viven casos parecidos a los ya antes mencionados pero ninguno con todos los actos realizados en esta guerra....

Avatar de Usuario
Barbarossa
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 550
Registrado: Vie Mar 24, 2006 11:00 pm
Ubicación: España

Mensajepor Barbarossa » Jue Nov 29, 2007 11:09 am

El Tribunal Constitucional de España acaba de hacer público el contenido íntegro de la sentencia.

A continuación, hago un resumen literal de los Hechos Probados de la sentencia y de sus Fundamentos Jurídicos más relevantes. Los resaltes en "negrita" son míos.

Sentencia del Tribunal Constitucional 235/2007, de 7 de noviembre

HECHOS PROBADOS

El acusado Pedro Varela Geiss, mayor de edad y sin antecedentes penales, actuando en su condición de titular y director de la librería Europa ... ha venido procediendo de forma habitual y continuada, con posterioridad al mes de junio de 1996, y a sabiendas de la entrada en vigor en España de la actual legislación penal en esta materia, a la distribución, difusión y venta de todo tipo de materiales en soporte documental y bibliográfico, libros, publicaciones, cartas, carteles, etc..., en los que de forma reiterada e inequívocamente vejatoria para el grupo social integrado por la comunidad judía, se negaba la persecución y genocidio sufridos por dicho pueblo durante el periodo histórico de la Segunda Guerra Mundial, masacre colectiva programada y ejecutada por los responsables de la Alemania nazi que gobernaron en la época del III Reich. La inmensa mayoría de dichas publicaciones contenían textos en los que se incita a la discriminación y al odio hacia la raza judía, considerandoles seres inferiores a los que se debe exterminar como ‘a las ratas’”; “en la citada librería se vendían también publicaciones relativas a Arte, Historia y Mitología religiosa, pero su número era manifiestamente testimonial en comparación con las obras dedicadas al revisionismo del holocausto judío. El público habitual del establecimiento eran jóvenes caracterizados por su afinidad con las ideologías defensoras de la violencia como método de resolución de conflictos.

Dichas publicaciones y material estaban a la venta al público y se exportaban por correo a multitud de clientes en Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Chile, Argentina y Sudáfrica, entre otros países. La librería Europa figuraba en toda la correspondencia remitida y recibida como editora y distribuidora del material comercializado”. Junto a ello se recogen algunos extractos de los contenidos de algunos de los libros ocupados negando el genocidio o justificando el mismo, o bien con afirmaciones incitando al exterminio.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

El primer apartado del art. 607 CP cierra el sistema específico de protección exigido por los instrumentos internacionales en la materia que vinculan a nuestro Estado, castigando las diversas modalidades de comisión de este delito y exigiendo, en todo caso, un dolo específico concretado en el propósito de destruir a un grupo social.

Complementariamente, en su apartado segundo el legislador ha venido a añadir un tipo penal independiente, en el que ya no se incluye dicho dolo específico y que castiga la difusión de determinadas ideas y doctrinas. Con independencia de su objeto, la incidencia de este tipo punitivo previsto en el art. 607.2 CP sobre el derecho fundamental a la libertad de expresión (art. 20.1 CE) viene determinada por la inicial descripción de las conductas perseguidas, consistentes en difundir por cualquier medio ideas o doctrinas ya que, puesto que no se exige expresamente elemento suplementario alguno, hay que considerar que en principio se trata de una difusión en cierto modo “neutra”, con independencia de la repulsión que determinadas afirmaciones puedan causar.

Aceptando, como no podía ser de otro modo, el carácter especialmente odioso del genocidio, que constituye uno de los peores delitos imaginables contra el ser humano, lo cierto es que las conductas descritas en el precepto cuestionado consisten en la mera transmisión de opiniones, por más deleznables que resulten desde el punto de vista de los valores que fundamentan nuestra Constitución. La literalidad del ilícito previsto en el art. 607.2 CP no exige, a primera vista, acciones positivas de proselitismo xenófobo o racista, ni menos aún la incitación, siquiera indirecta, a cometer genocidio, que sí están presentes, por lo que hace al odio racial o antisemita se refiere, en el delito previsto en el art. 510 CP, castigado con penas superiores. Las conductas descritas tampoco implican necesariamente el ensalzamiento de los genocidas ni la intención de descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas. Lejos de ello, la literalidad del precepto, en la medida en que castiga la transmisión de ideas en sí misma considerada, sin exigir adicionalmente la lesión de otros bienes constitucionalmente protegidos, viene aparentemente a perseguir una conducta que, en cuanto amparada por el derecho a la libertad de expresión (art. 20.1 CE) e incluso eventualmente por las libertades científica [art. 20.1 b)] y de conciencia (art. 16 CE) que se manifiestan a su través (STC 20/1990, de 15 de febrero, FJ 5), constituye un límite infranqueable para el legislador penal.
En tal sentido, no estamos ante un supuesto de limitación de la libertad de expresión por parte del Código penal, sino que éste interfiere en el ámbito propio de la delimitación misma del derecho constitucional. Más allá del riesgo, indeseable en el Estado democrático, de hacer del Derecho penal un factor de disuasión del ejercicio de la libertad de expresión, del que hemos advertido en otras ocasiones (SSTC 105/1990, de 6 de junio, FFJJ 4 y 8; 287/2000, de 11 de diciembre, FJ 4; STEDH caso Castells, de 23 de abril de 1992, § 46), a las normas penales les está vedado invadir el contenido constitucionalmente garantizado de los derechos fundamentales. La libertad de configuración del legislador penal encuentra su límite en el contenido esencial del derecho a la libertad de expresión, de tal modo que, por lo que ahora interesa, nuestro ordenamiento constitucional no permite la tipificación como delito de la mera transmisión de ideas, ni siquiera en los casos en que se trate de ideas execrables por resultar contrarias a la dignidad humana que constituye el fundamento de todos los derechos que recoge la Constitución y, por ende, de nuestro sistema político.

Un análisis meramente semántico del contenido del precepto legal permite distinguir en su primer inciso dos distintas conductas tipificadas como delito, según que las ideas o doctrinas difundidas nieguen el genocidio o lo justifiquen. A simple vista, la negación puede ser entendida como mera expresión de un punto de vista sobre determinados hechos, sosteniendo que no sucedieron o no se realizaron de modo que puedan ser calificados de genocidio. La justificación, por su parte, no implica la negación absoluta de la existencia de determinado delito de genocidio sino su relativización o la negación de su antijuricidad partiendo de cierta identificación con los autores. De acuerdo con los anteriores fundamentos jurídicos, el precepto resultaría conforme a la Constitución si se pudiera deducir del mismo que la conducta sancionada implica necesariamente una incitación directa a la violencia contra determinados grupos o un menosprecio hacia las víctimas de los delitos de genocidio. El legislador ha dedicado específicamente a la apología del genocidio una previsión, el art. 615 CP, a cuyo tenor la provocación, la conspiración y la proposición para la ejecución de los delitos de genocidio será castigada con la pena inferior en uno o dos grados a la que les correspondiese. El hecho de que la pena prevista en el art. 607.2 CP sea sensiblemente inferior a la de esta modalidad de apología impide apreciar cualquier intención legislativa de introducir una pena cualificada.

Procede, por tanto, determinar si las conductas castigadas en el precepto sometido a nuestro control de constitucionalidad pueden ser consideradas como una modalidad de ese “discurso del odio” al que, como ha quedado expuesto anteriormente, alude el Tribunal Europeo de Derechos Humanos como forma de expresión de ideas, pensamientos u opiniones que no cabe incluir dentro de la cobertura otorgada por el derecho a la libertad de expresión.

En lo que se refiere a la conducta consistente en la mera negación de un delito de genocidio la conclusión ha de ser negativa ya que dicho discurso viene definido —en la ya citada STEDH Ergogdu e Ince c. Turquía, de 8 de julio de 1999— como aquél que, por sus propios términos, supone una incitación directa a la violencia contra los ciudadanos o contra determinadas razas o creencias, lo que, como también ha quedado dicho, no es el supuesto contemplado en ese punto por el art. 607.2 CP. Conviene destacar que la mera difusión de conclusiones en torno a la existencia o no de determinados hechos, sin emitir juicios de valor sobre los mismos o su antijuridicidad, afecta al ámbito de la libertad científica reconocida en la letra b) del art. 20.1 CE. Como declaramos en la STC 43/2004, de 23 de marzo, la libertad científica goza en nuestra Constitución de una protección acrecida respecto a las de expresión e información, cuyo sentido finalista radica en que “sólo de esta manera se hace posible la investigación histórica, que es siempre, por definición, polémica y discutible, por erigirse alrededor de aseveraciones y juicios de valor sobre cuya verdad objetiva es imposible alcanzar plena certidumbre, siendo así que esa incertidumbre consustancial al debate histórico representa lo que éste tiene de más valioso, respetable y digno de protección por el papel esencial que desempeña en la formación de una conciencia histórica adecuada a la dignidad de los ciudadanos de una sociedad libre y democrática” (FJ 4).

La mera negación del delito, frente a otras conductas que comportan determinada adhesión valorativa al hecho criminal, promocionándolo a través de la exteriorización de un juicio positivo, resulta en principio inane. Por lo demás, ni tan siquiera tendencialmente —como sugiere el Ministerio Fiscal— puede afirmarse que toda negación de conductas jurídicamente calificadas como delito de genocidio persigue objetivamente la creación de un clima social de hostilidad contra aquellas personas que pertenezcan a los mismos grupos que en su día fueron víctimas del concreto delito de genocidio cuya inexistencia se pretende, ni tampoco que toda negación sea per se capaz de conseguirlo. En tal caso, sin perjuicio del correspondiente juicio de proporcionalidad determinado por el hecho de que una finalidad meramente preventiva o de aseguramiento no puede justificar constitucionalmente una restricción tan radical de estas libertades (STC 199/1987, de 16 de diciembre, FJ 12), la constitucionalidad, a priori, del precepto se estaría sustentando en la exigencia de otro elemento adicional no expreso del delito del art. 607.2 CP; a saber, que la conducta sancionada consistente en difundir opiniones que nieguen el genocidio fuese en verdad idónea para crear una actitud de hostilidad hacia el colectivo afectado. Forzar desde este Tribunal una interpretación restrictiva en este aspecto del art. 607.2 CP, añadiéndole nuevos elementos, desbordaría los límites de esta jurisdicción al imponer una interpretación del precepto por completo contraria a su tenor literal. En consecuencia, la referida conducta permanece en un estadio previo al que justifica la intervención del Derecho penal, en cuanto no constituye, siquiera, un peligro potencial para los bienes jurídicos tutelados por la norma en cuestión, de modo que su inclusión en el precepto supone la vulneración del derecho a la libertad de expresión (art. 20.1 CE).

Diferente es la conclusión a propósito de la conducta consistente en difundir ideas que justifiquen el genocidio. Tratándose de la expresión de un juicio de valor, sí resulta posible apreciar el citado elemento tendencial en la justificación pública del genocidio. La especial peligrosidad de delitos tan odiosos y que ponen en riesgo la esencia misma de nuestra sociedad, como el genocidio, permite excepcionalmente que el legislador penal sin quebranto constitucional castigue la justificación pública de ese delito, siempre que tal justificación opere como incitación indirecta a su comisión; esto es incriminándose (y ello es lo que ha de entenderse que realiza el art. 607.2 CP) conductas que aunque sea de forma indirecta supongan una provocación al genocidio. Por ello, el legislador puede, dentro de su libertad de configuración, perseguir tales conductas, incluso haciéndolas merecedoras de reproche penal siempre que no se entienda incluida en ellas la mera adhesión ideológica a posiciones políticas de cualquier tipo, que resultaría plenamente amparada por el art. 16 CE y, en conexión, por el art. 20 CE.

Para ello será necesario que la difusión pública de las ideas justificadoras entre en conflicto con bienes constitucionalmente relevantes de especial trascendencia que hayan de protegerse penalmente. Así sucede, en primer lugar, cuando la justificación de tan abominable delito suponga un modo de incitación indirecta a su perpetración. Sucederá también, en segundo lugar, cuando con la conducta consistente en presentar como justo el delito de genocidio se busque alguna suerte de provocación al odio hacia determinados en grupos definidos mediante la referencia a su color, raza, religión u origen nacional o étnico, de tal manera que represente un peligro cierto de generar un clima de violencia y hostilidad que puede concretarse en actos específicos de discriminación. Debe subrayarse que la incitación indirecta a la comisión de algunas de las conductas tipificadas en el art. 607.1 CP como delito de genocidio —entre las que se incluyen entre otras el asesinato, las agresiones sexuales o los desplazamientos forzosos de población— cometidas con el propósito de exterminar a todo un grupo humano, afecta de manera especial a la esencia de la dignidad de la persona, en cuanto fundamento del orden político (art. 10 CE) y sustento de los derechos fundamentales. Tan íntima vinculación con el valor nuclear de cualquier sistema jurídico basado en el respeto a los derechos de la persona permite al legislador perseguir en este delito modalidades de provocación, incluso indirecta, que en otro caso podrían quedar fuera del ámbito del reproche penal.

El entendimiento de la difusión punible de conductas justificadoras del genocidio como una manifestación del discurso del odio está, además, en absoluta consonancia con los textos internacionales más recientes. Así, el art. 1 de la Propuesta de Decisión Marco relativa a la lucha contra el racismo y la xenofobia, aprobada por el Consejo de la Unión Europea en reunión de 20 de abril de 2007, limita la obligación de los Estados miembros de adoptar medidas para garantizar que se castigue la apología pública, la negación o la trivialización flagrante de los crímenes de genocidio a los casos en los que “la conducta se ejecute de tal manera que pueda implicar una incitación a la violencia o al odio” contra el grupo social afectado.

Por lo demás, el comportamiento despectivo o degradante respecto a un grupo de personas no puede encontrar amparo en el ejercicio de las libertades garantizadas en el art. 20.1 CE, que no protegen “las expresiones absolutamente vejatorias, es decir, las que, en las concretas circunstancias del caso, y al margen de su veracidad o inveracidad, sean ofensivas u oprobiosas” (por todas SSTC 174/2006, de 5 de junio, FJ 4; 204/2001, de 15 de octubre, FJ 4; 110/2000, de 5 de mayo).

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4067
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya
Contactar:

Mensajepor Kurt_Steiner » Sab Dic 08, 2007 12:55 am

Francis Currey escribió:No entiendo este tipo de acciones, la verdad máxime cuando se condena y persigue en casi toda Europa.

Lo único que podemos hacer desde este foro es recordar lo que fue la Shoah para que aquellos que pretenden que esta parte atroz de la historia, quede olvidada.

Un saludo


Completamente de acuerdo con las palabras de Francis. En fin, que más podemos decir o hacer.

sopas
Miembro
Miembro
Mensajes: 132
Registrado: Mié Ago 03, 2005 2:50 am
Ubicación: Madrid, España
Contactar:

Mensajepor sopas » Mié Dic 19, 2007 10:06 pm

Si no me equivoco en el Reino Unido y Estados Unidos por poner sólo un ejemplo, tampoco es delito negar el Holocausto. En Alemania y Austria si lo es y no se si en Francia también. David Irving que ha negado el Holocausto en varias ocasiones estaba libre hasta que viajo a Austria y bajo la legislación vigiente en ese país, fue detenido, juzgado, y condenado a unos meses de carcel si no recuerdo mal.

Avatar de Usuario
ROMMEL_DAK
Miembro
Miembro
Mensajes: 169
Registrado: Mié Nov 28, 2007 9:22 pm
Ubicación: sant feliu de guixols
Contactar:

Mensajepor ROMMEL_DAK » Mié Dic 19, 2007 11:44 pm

Editado.

Eckart
Imagen

Es cierto que mi forma es muy extraña,
pero culparme por ello es culpar a Dios;
si yo pudiese crearme a mí mismo de nuevo
me haría de modo que te gustase a ti.
Si yo fuera tan alto
que pudiese alcanzar el polo
o abarcar el océano con mis brazos,
pediría que se me midiese por mi alma,
porque la verdadera medida del hombre es su mente.
Joseph Merrick

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4626
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Mensajepor Eckart » Jue Dic 20, 2007 12:44 am

ROMMEL_DAK: a pesar del aviso de un moderador y de mi advertencia personal vía MP, sigues yendo a la tuya. Si vuelvo a dirigirme a tí será para anuciarte tu exclusión del foro.

Un saludo.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw


Volver a “Crímenes contra la Humanidad”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado