El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Crímenes contra los prisioneros de guerra y la población civil

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2106
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Mié May 12, 2010 11:08 pm

¡Hola José Luis y la_respuesta!

Muchas gracias por esas palabras y el apoyo. Y a José Luis por añadidura por su ayuda y paciencia con mis reiteradas consultas :-D En cuanto a lo de interrumpir, lo prefiero y agradezco, para dejar aclarado cada apartado antes de entrar al siguiente.

Cuando hayamos visto de los PG soviéticos los preparativos, las decisiones y el proceso de muerte masiva, abordaremos también los esfuerzos que se hicieron para que fueran tratados según la legalidad, por parte de la Cruz Roja Internacional, la Unión Soviética y las “potencias protectoras”, y los aprietos en que esa propuesta puso a la cúpula del Reich. Con lo que tendrá a su pregunta la_respuesta la respuesta :wink:

Y aprovecho la entrada para señalar hilos donde este tema se ha tratado en el foro.

■ Del compañero Medina “ARTICULO: ANIQUILACION DE PRISIONEROS RUSOS EN BIELORRUSIA”, lo dicho, es una traducción de un fragmento amplio de una de las obras de referencia sobre este tema, “Kalkulierte Morde”, de Christian Gerlach. En viewtopic.php?t=573

■ Del compañero beltzo “Una guerra de criminales”,describe los principales puntos del tema de los PG soviéticos y después la discusión deriva en la aparente paradoja de que algunos de los perpetradores participaran después en la conspiración del 20 de julio de 1944. En viewtopic.php?f=69&t=4588

■ Del compañero tigre “Incidentes y acciones en el Frente del Este - 1941”. El hilo comienza narrando atrocidades de soldados soviéticos contra PG alemanes pero después el tema cambia hacia el crimen contra los PG soviéticos. En viewtopic.php?f=5&t=9945

Ahí José Luis dejó bibliografía accesible en la Red, que reproduzco:

José Luis escribió:...
Quien tenga interés en los crímenes nazis contra los prisioneros de guerra soviéticos, tiene una buena lectura en Christoph Dieckmann, Murders of Prisoners of War and of Civilian Population in Lithuania, 1941-1944, de la que está accesible: http://www.komisija.lt/Files/www.komisi ... er_ENG.pdf

Este breve artículo de Christian Gerlach*, Soviet Prisoners of War, 1941 to 1945 en: http://www.enotes.com/genocide-encyclop ... soners-war

Aquí hay un caballero (Roberto) que ha traducido algo de Gerlach:
http://rodohforum.yuku.com/reply/38407/ ... f-War.html

* Gerlach escribió una obra hercúlea de 1.232 páginas: Kalkulierte Morde: Die deutsche Wirtschafts- und Vernichtungspolitik in Weissrussland 1941 bis 1944 (Hamburg, 1999).
...
The Crimes of the German Wehrmacht del Hamburg Institute for Social Research:
http://www.verbrechen-der-wehrmacht.de/pdf/vdw_en.pdf

Saludos a todos
Grossman
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8931
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor José Luis » Mar May 18, 2010 6:57 pm

¡Hola a todos!

Mientras el amigo Grossman prepara su próxima aportación, yo quiero traer aquí el testimonio de algunos oficiales alemanes sobre el tema del trato dado por el Ostheer a los prisioneros de guerra soviéticos.

Estos testimonios son, en realidad, conversaciones mantenidas entre esos oficiales mientras se encontraban recluidos como prisioneros de guerra en manos de los británicos en Trent Park (por cierto, una lujosa mansión inglesa donde disfrutaban, relativamente, de toda clase de comodidades). Son testimonios de un valor inestimable, pues los realizaron sin temor alguno a represalias nazis y en la creencia de que nadie, ajeno a su círculo, les escuchaba. Sin embargo, sus conversaciones estaban siendo grabadas y registradas. El historiador alemán Sönke Neitzel hizo una selección de esos registros y los presentó en su libro Abgehört Deutsche Generäle in britischer kriegsgefangenschaft: 1942-1945 (Berlin: Propyläen Verlag, 2005). En español fue publicado por Tempus (primera edición, octubre de 2008) con el título de Los Generales de Hitler. Transcripciones de Conversaciones Secretas: 1942-1945.

De entre las conversaciones que tratan sobre los prisioneros de guerra soviéticos he escogido dos que se comentan por sí mismas. Mantengo entre paréntesis las notas en su numeración original (tal como aparecen en la citada edición de Tempus) y las copio al final de la conversación.

En esta primera conversación, mantenida entre el 2 y el 4 de agosto de 1944, intervienen el Generalmajor Georg Neuffer, capturado por los británicos el 9 de mayo de 1943 en Túnez, y el Oberst Hans Reimann, también capturado en Túnez. Neuffer pertenecía a la Luftwaffe, sirviendo en varios puestos de estado mayor, siendo del 1-12-1941 al 17-4-1942 jefe de estado mayor del Luftgau-Kommando, Moscú. Reimann participó en Barbarroja como oficial al mando del Kradschüten-Bataillon 16 y II/Schützen-Reg. 64.

La conversación se recoge en las páginas 258-259 de la obra citada de Tempus:

Neuffer: En 1941, el Führer dio la orden de que se dejara con vida la menor cantidad posible de prisioneros rusos, y de que se matara a tantos como fuera posible (253).

Reimann: ¡Qué barbaridad!

Neuffer: ¡Aquel transporte de los rusos a la retaguardia desde Vyasma (254) fue algo espantoso!

Reimann: Verdaderamente truculento. Estuve presente cuando los estaban trasladando desde Korosten hasta las afueras de Lvov. Fueron conducidos como ganado desde los transportes hasta los abrevaderos, y los golpearon para que siguieran en fila. En las estaciones había abrevaderos, corrían hacia ellos y bebían como animales; después, recibían una pequeña porción de alimento. Los volvían a meter en los vagones; ¡había sesenta o setenta hombres en cada vagón de ganado! Cada vez que el tren se detenía sacaban fuera a diez muertos; se asfixiaban por falta de oxígeno. Estuve en el tren con el guardia del campo, y se lo oí decir al Feldwebel, un estudiante, un hombre con gafas, un intelectual, a quien pregunté: “¿Cuánto tiempo hace que ocurre esto?”. “Bueno, yo lo llevo haciendo cuatro semanas; no podré aguantarlo más tiempo, tengo que salir de aquí; ¡no lo soporto más!”. En las estaciones, los prisioneros se asomaban por las estrechas aberturas y gritaban en ruso a los rusos que estaban por allí: “¡Pan! Dios os bendecirá”, etc. Arrojaban desde el tren sus viejas camisas, su último par de calcetines y zapatos, y los chiquillos se acercaban y les traían calabazas para comer. Les tiraban las calabazas al interior, y entonces se escuchaba un terrible barullo, como el rugido de animales salvajes dentro de los vagones. Probablemente, se estaban matando unos a otros. Eso acabó conmigo. Me senté en un rincón y me tapé los oídos con las solapas del abrigo. Le pregunté al Feldwebel: “¿Es que no tienen nada de comida?”. “Señor, ¿cómo íbamos a tener algo si no se ha preparado nada?”, contestó.

Neuffer: En serio, fue increíblemente espantoso. Sólo la visión de aquella columna de prisioneros después de la doble batalla Vyasma-Briansk, cuando los prisioneros fueron conducidos a la retaguardia a pie, mucho más allá de Smolensk. Yo viajaba a menudo por esa ruta: las cunetas, a ambos lados, estaban repletas de rusos fusilados. Los coches les pasaban por encima; ¡era realmente horrible!

(253) No existe registro de semejante orden
(254) Vyasma/Viasma

Esta segunda conversación tuvo lugar entre el 27 y 28 de agosto de 1944. Participan el Generalleutnant Friedrich (Fritz) Freiherr von Broich y el Generalleutnant Kurt Wilhelm von Schlieben. Broich fue hecho prisionero en mayo de 1943 en Túnez y Schlieben en junio de 1944 en Normandía. La conversación corresponde a la página 263 de Tempus.

Broich: En el frente oriental, en...., pasamos por un campo (259) donde había veinte mil prisioneros. Por la noche aullaban como bestias salvajes. No tenían nada que comer. Incluso si hubiéramos querido darles algo, no hubiera sido posible, porque nosotros apenas teníamos nada tampoco. En aquellos momentos, todo era un gigantesco caos. Después nos pusimos en marcha por la carretera, y por detrás iba una columna de unas seis mil figuras tambaleantes, completamente descarnadas, ayudándose unas a otras. Cada cien o doscientos metros, dos o tres se derrumbaban. Nuestros soldados, montados en bicicletas, los vigilaban con sus pistolas; los que se caían eran rematados y arrojados a la cuneta. Eso ocurría cada cien metros.

Schlieben: Estuve hablando con un general ruso, que me dijo: “¿Sabe usted?, los que fueron capturados en Stalingrado habrán sufrido la misma suerte que los prisioneros que capturaron ustedes aquel invierno”. En la práctica resultaba poco menos que imposible alimentar de repente a tal cantidad de prisioneros en Stalingrado.

? Broich: Una vez hablé con el Oberst Von Graevenitz (260), ahora será General, que era un inspector de prisioneros de guerra del ministerio. Me contó que había recorrido aquellos campos de Pomerania, adonde llegaban los prisioneros directamente desde Rusia, y que nunca había visto nada igual. A los hombres no les quedaban nalgas, sino tan sólo un orificio. Estaban totalmente destrozados, no eran más que piel y huesos. Además, todos tenían disentería y cosas así.

(259) No se sabe a qué campo se refería Broich
(260) El aludido aquí es el más tarde Generalleutnant Hans von Graevenitz (14-7-1894 – 9-12-1963), jefe de Asistencia y Suministros del OKW del 1 de agosto de 1938 al 31 de marzo de 1943. El encuentro entre Broich y Graevenitz debió de producirse antes del ascenso de éste último a Generalmajor el 1 de febrero de 1942.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2106
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Mié May 19, 2010 9:10 pm

Imagen
Prisioneros de guerra soviéticos en Smolensk (agosto 1941)

¡Hola!

Muchas gracias por estos testimonios tras cuya lectura no puede uno quedar indiferente :(

Vamos a ver ahora qué preparativos hizo Alemania para custodiar a los prisioneros de guerra soviéticos (PGS), cómo se organizó, y de dónde y por parte de quién emanaban las principales decisiones sobre su suerte.

La organización para los prisioneros de guerra

Todos los PG en poder de Alemania dependían de la WM, responsable de su transporte, alojamiento, alimentación, ropa y trato.

En 1937 el "Reichsministerium für Bewaffnung und Munition" (=Ministerio de Armamento y Munición del Reich) promovió la construcción de una organización para los PG que, contra lo que este hilo pudiera sugerir, se llevó a cabo con gran atención a los preceptos de la Convención de Ginebra de 1929. Ello obedecía tanto a querer presentar una buena imagen ante los estados neutrales, como para indirectamente mejorar la suerte de los soldados alemanes que fueran a caer cautivos. En noviembre de 1938 esta organización ya tenía forma pero cuando comenzó la campaña contra Polonia dejó claro que no se la había dotado de los medios materiales para cumplir con su cometido.

El principal organismo encargado de los PG era el "Wehrmachtverluste und Kriegsgefangenenwesen" (WVW, =Departamento de Pérdidas de la Wehrmacht y Administración de Prisioneros de Guerra), indisolublemente vinculado al "Wehrmachtauskunftstelle für Kriegerverluste und Kriegsgefangene" (WaSt, =Servicio de Información de la Wehrmacht sobre Bajas y Prisioneros de Guerra). Ya vimos antes que uno de los puntos de la Convención de Ginebra era facilitar al contrario información sobre sus PG. Ambas formaban parte del "Allgemeines Wehrmachtsamt" (AWA, Oficina General de la Wehrmacht), una de las cuatro principales entidades que conformaban el OKW, dirigido por Hermann Reinecke, una figura clave en la responsabilidad por los PG.

Organigrama de la administración de los PG en el OKW
[url=http://img227.imageshack.us/i/....

En la planificación del ataque a la Unión Soviética el OKW sería responsable de los PGS en el Reich, Generalgouvernement, Reichskomissariat Ostland y Reichskommisariat Ukraine, mientras que el OKH lo sería en el área de operaciones y Rumanía.

El principal organismo del OKH para los PG era la "Abteilung Kriegsverwaltung des Generalquartiermeister" (GenQu Abt KV, =Departamento de Administración de Guerra del Jefe del Cuartel General [=Quartermaster general]). Dirigida por Eduard Wagner. A este estarían subordinados los comandantes de los PG de cada circunscripción ("Kriegsgefangenen-Bezirkskommandanten", KgfBezKdt) y a estos los comandantes de los campos de prisioneros (CP) de transición ("Kommandanten der Kriegsgefangenen Durchgangslager").

Organigrama de la administración de los PG en el OKH
Imagen

Tras su captura los PGS debían ser trasladados a los campos de reunión de cada división, de allí a los campos de reunión de cada ejército, y de allí a la retaguardia del área de operaciones, a CP transitorios denominados "Durchgangslager", abreviado "Dulag". Hasta aquí serían responsabilidad del OKH. En los Dulag permanecerían el menor tiempo posible para ser trasladados, bajo responsabilidad ya del OKW, a zonas de traspaso, en los Reichskommisariat, Generalgouvernement y Wehrkreis I (Prusia Este). De allí se llevarían a CP permanentes, los "Stammlager", donde unos serían para oficiales, Oflag, y otros para suboficiales y tropa, Stalag.

Vemos sobre el mapa la zona de operaciones (Operationsgebiet) donde los PG eran responsabilidad del OKH y las zonas de administración civil (Reichkommisariat) a partir de donde lo eran del OKW
http://img225.imageshack-........
Fuente: MGFA “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg. Bd.4 Der Angriff auf die Sowjetunion. Beiheft”. DGV (1983) p.27

En el plan de 1938 un Stalag tendría una capacidad para 10.000 PG y contaría con una comandancia con 130 soldados y una serie de empleados y auxiliares, mientras que un Oflag tendría una capacidad para 1.000 oficiales. Además de instalaciones para el trabajo, también las habría, entre otras, para el personal sanitario del estado enemigo y para oficiales de inteligencia. Para la vigilancia de los CP se pondría a disposición de cada comandante dos batallones de fusiles con 1.000 hombres.

Frente a esos planes, los que se construyeron en 1941 para la campaña soviética eran de una capacidad teórica de entre 30.000-50.000 PG y poco más que un terreno vallado que esperaba que los propios prisioneros construyeran los alojamientos.

¿Qué cifra de PGS se barajó en los preparativos? Un año antes de la invasión de la Unión Soviética, en julio de 1940, Alemania contaba con capturar en grandes bolsas una parte significativa del Ejército Rojo, pero no se conocen documentos sobre un número concreto. A partir de la capacidad teórica de los CP previstos en el territorio del Reich (790.000) y Generalgouvernement y Prusia Este (560.000), de que esa capacidad probablemente sería rebasada y que se vaciarían con los que fueran enviados a trabajar, se ha estimado que el OKW calculaba con tomar, en un período de 6 a 8 semanas, entre 2 y 3 millones de PGS (1,2).

Como preparación para la campaña soviética y con la idea de explotarlos para la economía, se levantó en el Reich una red de CP para 790.000 PGS. Pero unas semanas antes del inicio del ataque Hitler súbitamente prohibió la entrada en Alemania de cualquier PGS. Con la impronta viva de la Revolución de 1918, la entrada de judíos y comunistas, así como de todo aquel que hablara alemán, aunque fueran prisioneros fue vista como una seria amenaza. Además, en ese momento se desestimó a los PGS como fuerza de trabajo para el Reich. En consecuencia se ordenó mantenerlos en el territorio fronterizo de OKH y OKW (Prusia Este, Generalgouvernement, los Reichskommissariate y retaguardia de las áreas de operaciones) para filtrar cuidadosamente lo que entraba en territorio alemán. El OKW decidió, además, emplear un gran número de PGS para trabajos en las áreas de combate, lo que estaba explícitamente prohibido por las convenciones de Ginebra de 1929 y de la Haya de 1907. El territorio donde tras esa decisión la gran masa de prisioneros iba a quedarse atascada, carecía de suficiente infraestructura para custodiar y alimentarlos. Por la comida competían además los aproximadamente 4 millones de hombres que la WM había llevado al frente, y el propio Reich, que planificó una explotación despiadada de los territorios conquistados para asegurar a los alemanes una reserva de nutrientes.

Aparte del impacto de esa decisión, los CP para PGS estaban en pésimas condiciones materiales ya de entrada. Por un lado porque su equipamiento y dotación de personal no gozaban de prioridad alguna, y por otro, por la radicalización progresiva de la cúpula del Reich entre abril y junio de 1941. Así, un informe del 30.5.1941 de la inspección de rearme (Rüstungsinspektion) que solicitaba mayor dotación material decía:

“De lo expresado por los responsables de la administración del Wehrkreis VI se deduce que las instalaciones para alojar a los futuros prisioneros deberán ser construidos por ellos mismos y que en primera instancia los deberán permanecer en un espacio vallado, pero por lo demás no preparado. Es de suponer que se trata de prisioneros que no van a ser tratados de la forma normal”

Y una orden del OKW del 16.61941, por ejemplo, que ordenaba construir seis Dulag donde los PGS debían ser alojados “hasta el límite máximo de la capacidad de recepción”.

Las decisiones principales sobre los PG se tomaban a nivel del OKW, por lo que con Hitler, los más influyentes eran Keitel (OKW), Jodl (EM del OKW), Göring (OKL) y Reinecke (AWA). A nivel interministerial, en la cuestión de los PG el OKW mantenía una relación particularmente estrecha con el "Auswärtiges Amt" (AA,= Agencia de Asuntos Exteriores [=Ministerio de Asuntos Exteriores]), para consultar su postura respecto a la legalidad internacional. Aunque las cuestiones técnicas sobre el trato de los PGS emanaban del AWA, no está claro, en qué medida el OKH estaba ligado a ellas. Lo que sí se sabe es que Hans-Joachim Breyer, al frente del WVW (Wehrmachtverluste und Kriegsgefangenenwesen) subordinado al AWA, tenía poco margen de maniobra y unas competencias que se limitaban casi exclusivamente al Frente Occidental, poco conflictivo legalmente. La figura clave, pues, en el OKW en la cuestión de los PGS y uno de los grandes responsables de su masacre, fue Reinecke.

Reinecke
ImagenFuente: HAMBURGER ... p.193
Hermann Reinecke (1888-1973). Herido en la PGM, ingresó en el Ministerio de Guerra prusiano, hizo después carrera en el Ministerio de la Reichswehr de la República de Weimar. En 1939 se hizo cargo del Allgemeine Wehrmachtsamt (AWA) desde donde ejercía la máxima responsabilidad sobre los PG hasta junio de 1944 en que pasó a Himmler. Completamente identificado con el nacionalsocialismo, promotor de la nazificación de la WM y cooperación con la SS se ganó el apodo de “pequeño Keitel”. El Tribunal Internacional Militar lo halló culpable de:
    -selección, maltrato, trabajo forzado ilegal y asesinato de prisioneros de guerra
    -saqueo
    -asesinato y maltrato de civiles
Por lo que fue condenado a cadena perpetua pero liberado en 1954.


Wagner
ImagenFuente: HAMBURGER ... p.193
Eduard Wagner (1894-1944). Combatió en la PGM, como miembro del Freikorps Epp participó en la sangrienta sofocación de la Revolución de Munich de 1919, desde 1939 formaba parte del Cuartel General del OKH ejerciendo de Generalquartiermeister, cargo de que ocupó oficialmente el 1.10.1940 y desde el que ejerció la máxima responsabilidad sobre los PGS en la circunscripción del Heer. Con los sucesivos fracasos militares de Alemania contactó con la oposición y fue uno de los conspiradores del 20 de junio, suicidándose el 20.7.1944.

Mapa de campos de prisioneros en verano 1941 (los triángulos rojos)
http://img201.imageshack.us/i/stalagsh1....
Fuente: HAMBURGER ... p.199

***

Esto es lo que hay sobre los preparativos. En la próxima entrega veremos las directrices bajo las que se iba a llevar a cabo la Operación Barbarroja y la influencia que eso tuvo en el destino de los PGS.

Un saludo cordial
Grossman

Fuentes:
■ OVERMANS R “Die Kriegsgefangenenpolitik des Deutschen Reiches 1938 bis 1945” en MGFA “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg” Bd.9/2. DVA (2005) p.738-42
■ STREIT C “Keine Kameraden. Die Wehrmacht und die sowjetischen Kriegsgefangenen 1941-1945”. Dietz (1997) p.67-82
■ HAMBURGER INSTITUT FÜR SOZIALFORSCHUNG “Verbrechen der Wehrmacht. Dimensionen des Vernichtungskrieges 1941-1944. Austellungskatalog”. Hamburger Edition (2001) p.191-9
■ GECK S “Das deutsche Kriegsgefangenenwesen 1939-1945”. Tesis doctoral presentada en la Geschichtwissenschaft der Johannes Gutenberg-Universität Mainz (1998). En:
http://ubm.opus.hbz-nrw.de/volltexte/20 ... f/diss.pdf" onclick="window.open(this.href);return false;
■ “Fall 12. Das Urteil gegen das Oberkommando der Wehrmacht” Rütten&Loening (1960) p.237-50

★ Fuente de la foto http://en.wikipedia.org/wiki/File:Bunde ... olensk.jpg

Citas:
(1) STREIT C Ibid. p.76
(2) OVERMANS R Ibid. p.804
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8931
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor José Luis » Mié May 19, 2010 11:49 pm

¡Hola a todos!

He borrado los mensajes previos de antfreire y Grossman por escapar del tema que aquí se trata. Como ya estoy un poco cansado de recordar el Artículo 16 de la Normativa del Foro y solicitar su cumplimiento, ésta será la última vez que lo haga aquí y en cualquier otro hilo del foro. La próxima vez habrá sanción y esto va especialmente por el compañero antfreire, debido a sus reiterados incumplimientos al respecto.

JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

antfreire
Colaborador económico
Mensajes: 640
Registrado: Vie Ene 15, 2010 6:56 pm

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor antfreire » Jue May 20, 2010 1:01 am

Perdone señor moderador pero yo no lei en ningun lugar que el foro "crimen contra los prisioneros de guerra sovieticos" se refiriera solo a los crimenes contra estos cometidos por los Nazis. Yo entendi que la deportacion en contra de su voluntad era tambien un crimen.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8931
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor José Luis » Jue May 20, 2010 9:37 am

¡Hola a todos!

antfreire escribió:Perdone señor moderador pero yo no lei en ningun lugar que el foro "crimen contra los prisioneros de guerra sovieticos" se refiriera solo a los crimenes contra estos cometidos por los Nazis. Yo entendi que la deportacion en contra de su voluntad era tambien un crimen.


Se supone que todo aquel que desea participar en un hilo de este foro tendrá, al menos, la deferencia de leer previamente lo que se ha escrito en él. Por varias razones fundamentales: primero por respeto al autor y participantes del hilo; luego para informarse de qué va el tema por si el título del mismo no es suficientemente claro; y finalmente para evitar el tratar o repetir aspectos ya comentados sin aportar nada nuevo.

El compañero Grossman, que me consta que está haciendo un enorme esfuerzo de investigación y escrutinio de fuentes, ha expuesto en su introducción al tema cuál era el motivo del mismo:

Grossman escribió:En la guerra germano-soviética murieron en cautiverio alemán unos 3,3 de un total de 5,7 millones de prisioneros soviéticos (58%), por lo que constituye, después del judío, el segundo mayor colectivo de víctimas criminales del nazismo. Resulta asombroso, así, el olvido en que la historiografía ha dejado este crimen descomunal; más, teniendo en cuenta que fue juzgado y los principales responsables condenados por parte del Tribunal Militar Internacional de Nuremberg.

Problemas logísticos, planificación, guerra ideológica, jerarquía de naciones, trabajo forzado: ¿porqué murieron tantos, cuáles fueron las causas, quienes los responsables, porqué hablamos de un crimen?

Rescatar la memoria de las víctimas de este inmenso homicidio y responder a preguntas como las formuladas es el objetivo de este hilo. Que forma parte, a su vez, de un propósito más general de esclarecer la responsabilidad en la política criminal del III Reich de una Wehrmacht que dio un paso al lado cuando los focos apuntaron a Hitler, el partido nacionalsocialista, las SS y el aparato policial, mientras con la complicidad negligente de una pléyade de historiadores se tejía el mito de la “Wehrmacht limpia”.


Por tanto, las deportaciones que ordenó Stalin con los prisioneros de guerra soviéticos en poder de los alemanes, además de ser un tema propio de la inmediata posguerra, no parece que tengan mucho sentido sacarlas a colación en este hilo, a no ser que se quiera entorpecer el desarrollo del mismo, cosa que no voy a permitir. Tampoco voy a permitir más "perdones" o "justificaciones" aquí, ni absolutamente nada que no tenga que ver con el tema expuesto por Grossman. Si alguien tiene dudas o desea manifestar cualquier cosa, que lo haga reglamentariamente, es decir, que me envíe un mensaje privado.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2106
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Jue Jun 03, 2010 10:18 pm

Si se tiene en cuenta que durante la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las muertes no tuvieron lugar en el frente o en su proximidad, sino que fueron resultado del terror y de las condiciones que se impusieron en los territorios ocupados, habrá que reconocer que el estudio de la administración y los sistemas de ocupación se merecen una atención mayor de la que hasta ahora han recibido.
                              Czeslaw Madajczyk (1)

La planificación de Barbarroja

La suerte de los PGS estaba ligada, más que los PG de otras nacionalidades, a la cuestión de qué era lo que Hitler buscaba en su confrontación con la Unión Soviética y de qué medios pensaba valerse para conseguirlo. Contra los intentos de atribuir la masacre a factores accidentales, o a problemas logísticos que también compartió la Wehrmacht, lo que vamos a ver a continuación son elementos determinantes que fueron anteriores al comienzo de la invasión alemana. Por un lado, el rosario de órdenes criminales anteriores al 22 de junio, y por otro, la planificación de un expolio en un grado tal que se calculó -y aceptó- un coste de varias decenas de millones de vidas.

1. Los objetivos de la invasión de la Unión Soviética

En el orden mundial surgido tras la PGM Alemania era una de las “potencias insatisfechas”. Con una población de 75 millones de habitantes y 25 millones más de germanoparlantes en los países vecinos, con una fuerte pujanza industrial, tecnológica y cultural, y un elevado prestigio como país, sentía que no estaba ocupando en el mundo el lugar que le correspondía. El objetivo general de Hitler cuando desencadenó la guerra era, pues, que Alemania se hiciese un sitio en la elite de las grandes potencias y intentar incluso dominarlas. El medio de conseguirlo era expandir su territorio apoderándose del soviético europeo y el Cáucaso. Así lo vio también Inglaterra que en su tradicional papel de vigilancia del equilibrio en el Continente, haría lo posible para impedirlo.

El grossraum de la Europa Oriental y Cáucaso iba a proporcionarle un enorme territorio de colonización con unos recursos agrícolas, minerales y energéticos que en Alemania escaseaban y que le daría inmunidad frente a un bloqueo aliado. Pero además, la campaña para conquistarlo permitiría liquidar lo que Hitler identificaba como dos de las principales amenazas para Alemania: el comunismo y el judaísmo, así como reducir a parte de la población eslava.

Era la única guerra que Hitler deseaba. En 11.8.1939 había manifestado (2):

Todo lo que emprendo está dirigido contra Rusia; si Occidente es demasiado necio y ciego para comprenderlo me veré obligado a entenderme con los rusos, batir a Occidente y tras su derrota reunir todas mis fuerzas y lanzarlas contra la Unión Soviética.

Y así fue. El problema para Alemania era que en 1941 no tenía una economía capaz de sostener una campaña militar duradera, por lo que Hitler y la cúpula de la WM, cegados por los éxitos precedentes y con un error fatal en la evaluación de la capacidad enemiga, lo fiaron todo a una campaña corta.

Además de los objetivos generales de convertirse en una superpotencia y aniquilar comunismo y judaísmo, a esas alturas de la contienda los recursos de Europa Oriental y el Cáucaso eran para Alemania ya una urgencia estratégica.

Era tanta la confianza en lograr derrotar al ER en una campaña corta de 6-8 semanas que Alemania desdeñó la baza potencial de ganarse y utilizar del territorio conquistado a una población muy resentida contra Stalin, que en un primer momento bendijo la llegada del invasor. Por el contrario, la zona ocupada sería objeto de una expolio radical que en la fase de planificación se contaba que costaría la vida a varios millones de sus habitantes.

¿Y no necesitaba el Reich la fuerza de trabajo que representaban los PGS? No en un primer momento. En unas cuentas que se basaban exclusivamente en la derrota del ER en una campaña rápida, las necesidades militares posteriores se reducirían a mantener en los territorios conquistados sólo una fuerza de ocupación, lo que permitiría liberar 50 divisiones, con lo que se añadirían a la economía del Reich 300.000 hombres. Por lo que en el momento de planificar Barbarroja los PGS eran, desde ese punto de vista, prescindibles. En cambio fueron empleados de forma masiva para trabajar en las áreas de combate a sabiendas que estas carecían de suficientes alimentos.

2. La administración del territorio conquistado

En diciembre de 1940 Hitler había comunicado a la cúpula militar que el territorio conquistado sería administrado por Alemania pero no incorporado al Reich. Unos meses después, en marzo de 1941, dispuso que la administración militar sería sustituida en el menor tiempo posible por una de carácter civil. Reconocía que el Heer necesitaba una zona propia, pero esta debía reducirse al máximo. Comenzaría así el desmembramiento de la Unión Soviética en la zona ocupada, donde en su lugar habría tres estados, cada uno de los cuales se denominaría “Reichskommissariat”: Báltico, Bielorrusia y Ucrania.

Al frente de cada Reichskommissariat habría un “Reichskommissar” que estaría en contacto directo con Hitler. Un “Wehrmacht Befehlshaber” (WBF, =mando de la Wehrmacht), con competencias exclusivamente militares dependería en parte del OKW y en parte del OKH. La seguridad interna estaría encomendada a fuerzas policiales que en su mayor parte dependerían del Reichskommisar y una parte directamente de Himmler en calidad de “Reichsführer SS und Chef der Deutschen Polizei”.

En el área de operaciones, es decir el que dependía del OKH, unidades de la SS podrían actuar de forma autónoma para cumplir misiones especiales del Führer.

3. Las órdenes criminales de la fase de planificación

Un preludio de la serie de órdenes criminales ejecutadas durante Barbarroja fue una frase que Göring dirigió en febrero de 1941 a Georg Thomas ("Chef des Wehr Wirtschafts- und Rüstungsamtes im OKW", =jefe de la oficina militar de economía y armamento) refiriéndose a la invasión de la Unión Soviética: “se trata de liquidar de inmediato y rápidamente a los líderes bolcheviques”.

En diciembre de 1940 Hitler había dictado unas directrices generales para el ataque a la Unión Soviética, la “Weisung Nr. 21” sobre las que el OKW hizo un borrador que el 3.3.1941 Hitler mandó elaborar de nuevo con indicaciones sobre la organización de los territorios conquistados, así como de los planes de exterminio.

Vamos a ver a continuación las principales órdenes ilegales previas al inicio de Barbarroja; después siguieron dictándose más.

    a. “Richtlinien auf Sondergebieten zur Weisung Nr. 21
    b. “Regelung des Einsatzes der Sicherheitspolizei und des SD im Verbande des Heeres
    c. “Barbarossa Erlass” (“Erlass über die Ausübung der Kriegsgerichtsbarkeit im Gebiet ‘Barbarossa’ und über besondere Massnahmen der Truppe”)
    d. “Richtlinien für das Verhalten der Truppe in Russland
    e. ”Kommissarbefehl” (“Richtlinien für die Behandlung politischer Kommissare”)
    f. ”Kriegsgefangenenwesen im Fall Barbarossa

a. ”Richtlinien auf Sondergebieten zur Weisung Nr. 21”

“Instrucciones de áreas especiales de la directriz nº 21”, del 13.3.1941. Esta es la raíz de las restantes. Daba poderes a Himmler para cumplir las indicaciones de Hitler de eliminar la intelectualidad “judeo-bolchevique” junto con la del 28.4.1941 que veremos después, y que se explica por su nombre: ”Regelung des Einsatzes der Sicherheitspolizei und des SD im Verbande des Heeres” (=regulación del funcionamiento de la policía de seguridad y del SD en el ámbito del Heer).

El 30.3.1941 Hitler pronunció ante 250 altos oficiales del Ostheer un discurso de dos horas y media de duración para dejar claro los métodos que exigía de la WM en la lucha contra la Unión Soviética. Los siguientes son apuntes que fueron recogidos por Halder:

... Deberes coloniales.
Lucha de dos ideologías enfrentadas. Bolchevismo es igual a delincuencia asocial. Comunismo enorme peligro para el futuro. Debemos apartarnos del concepto de la camaradería del soldado. El comunista no es un camarada antes y no es un camarada después. Se trata de una lucha de aniquilación. Si no lo entendemos así lograremos batir al enemigo pero en 30 años volveremos a tener al enemigo comunista delante. No hacemos la guerra para conservar al enemigo ...

Combate contra Rusia.
Aniquilación de los comisarios bolcheviques y de la intelectualidad comunista. Los nuevos estados deben ser estados socialistas, pero sin intelectualidad propia. Hay que impedir que se forme una nueva intelectualidad. Aquí es suficiente una intelectualidad primitiva socialista.

La guerra debe llevarse adelante contra el veneno de la misericordia. No se plantea la cuestión de las leyes en la guerra. Los jefes de la tropa deben saber de qué se trata. Deben mandar en el combate. La tropa debe defenderse con los medios con que es atacada. Comisarios y gente del GPU son delincuentes y deben ser tratados como tales.
... Los mandos deben hacer el sacrificio de superar sus escrúpulos.

El discurso eludía la cuestión del exterminio racial por una cuestión de prudencia. Hitler obraba entones con tacto a la hora de imponer la ideología NS, midiendo a cada paso los efectos del anterior, sabiendo detenerse cuando hallaba oposición. Pero no la hubo y no solo eso sino que había incluso sintonía con el mensaje.

Una semana después, el 8.4.1941, el nazi disidente Ulrich von Hassell hizo la siguiente anotación del encuentro con Ludwig Beck y Hans Oster (de la Abwehr):

... Se le ponen a uno los pelos de punta con las órdenes suscritas por Halder sobre los procedimientos en Rusia y de la transformación sistemática de la justicia militar hacia la población en una caricatura del Derecho ... Con este sometimiento a las órdenes de Hitler Brauchitsch ha sacrificado la honra del ejército alemán.

Tras el discurso en el OKW y OKH se pusieron manos a la obra para convertir las demandas de Hitler en órdenes. El hecho de que no se limitaran a transmitir sus palabras sino que las elaboraran para darles forma de orden es donde la WM demostraba estar implicada en la política destructiva nazi. En el OKW, en el OKH y por parte de mandos de Grupos de Ejércitos y Ejércitos.

Halder firmó el 3.4.1941 una orden sobre el trato a la población y los prisioneros de guerra que violaba los acuerdos de La Haya y Ginebra sin que el discurso de Hitler hubiese tocado esa cuestión. La base de esa forma de proceder en ese momento no parece tanto la identificación con la ideología NS como el simple abuso imperialista de poder, donde la diferencia estaba en el trato a la población, que en principio al OKW interesaba mantener para servirse de ella, en contraposición al NS que la veía como un elemento de la guerra racial, por tanto como un rival contra el que actuar.

b. ”Regelung des Einsatzes der Sicherheitspolizei und des SD im Verbande des Heeres”

“Regulación del funcionamiento de la policía de seguridad y del SD en el ámbito del Heer”, firmado por Brauchitsch el 28.4.1941. Los Einsatzgruppen estarían subordinados al Heer en cuanto a orden de marcha, aprovisionamiento, alojamiento, pero “en el marco de su misión podrá tomar medidas ejecutivas contra la población civil bajo su propia responsabilidad”.

En la retaguardia del área de operaciones del Heer su actividad se limitaría a

... asegurar, desde el principio de las operaciones, objetos fijos (material, archivos, mapas) de organizaciones, bandas y grupos hostiles al Reich y al estado, así como individuos particularmente importantes (emigrantes líderes, saboteadores, terroristas, etc).

Es decir, en ese momento la orden no permitía a los Einsatzgruppe exterminar masivamente a judíos y comunistas en el área del Heer. Por otro lado, el comandante del Ejército guardaba la facultad de excluirlos por motivos militares.

El 17.3.1941 Hitler había estado instruyendo a Wagner, en presencia de Halder, sobre los objetivos que demandaba:

La intelectualidad establecida por Stalin debe ser aniquilada. En todo el gran espacio ruso es necesaria la aplicación de una violencia brutal. Actualmente el armazón ideológico no es suficientemente fuerte para mantener unido el pueblo ruso. Se romperá cuando apartemos a los funcionarios.

Aquí es significativo que no abordó aun la cuestión racial. Hitler seguía midiendo minuciosamente sus pasos para que la radicalización fuera aceptada de forma paulatina. Dado que el Heer compartía el objetivo de un imperio oriental, no puso objeciones. Las semanas siguientes llegaron a acuerdos con Heydrich primero Halder y después Wagner. El escrito que este y Heydrich elaboraron fue firmado por Brauchitsch sin tocar una coma. El OKH no pretendía que los Einsatzgruppen estuvieran alejados del área de combate sino clarificar su intervención respecto a la de las tropas propias y que las ejecuciones se llevaran a cabo fuera de la presencia de estas. Nadie olvidaba el malestar que en 1939 las masacres de la SS en Polonia sembró en el Heer; entonces Hitler había dado a entender al OKH:

Si la Wehrmacht no quiere tener nada que ver [con al exterminio racial] tendrá que aceptar que la SS y la Gestapo hagan su aparición a su lado.

c. ”Erlass über die Ausübung der Kriegsgerichtsbarkeit im Gebiet ‘Barbarossa’ und über besondere Massnahmen der Truppe”

“Decreto sobre el desempeño de la jurisdicción militar en el distrito de ‘Barbarroja’ y para medidas especiales de la tropa”, abreviado “Barbarossa Erlass” (=decreto de Barbarroja), firmado por Keitel el 13.5.1941. Dejaba a la población civil indefensa ante las acciones del ejército alemán, que podía actuar contra ella con impunidad. Su justificación era la dificultad para una tropa tan reducida de controlar un territorio tan vasto.

I. Manejo de faltas perpetradas por civiles enemigos
-Las faltas perpetradas por civiles enemigos no serán competencia de las cortes marciales.
-Los irregulares deben ser ejecutados por la tropa en el combate o en la huida sin consideraciones
-También otros ataques de civiles contra la Wehrmacht, sus integrantes o tropas auxiliares, deben ser combatidos con los medios más expeditivos hasta la eliminación del agresor.
-Cuando la medida no ha sido posible, los elementos sospechosos deben ser conducidos ante un oficial. Este decidirá si deben ser fusilados.
-Contra los lugares donde la Wehrmacht haya sido atacada con traición o perfidia y no se pudiera determinar con rapidez la autoría, será tomadas medidas colectivas violentas que deberán ser ordenadas por un oficial de un rango mínimo de mando de un batallón.
-Se prohibe explícitamente guardar a los sospechosos hasta el restablecimiento de la justicia sobre los habitantes en los juzgados.
-En los territorios suficientemente pacificados, los comandantes de los Grupos de Ejércitos, de conformidad con los mandos de la Luftwaffe y de la Kriegsmarine, podrán restablecer la justicia castrense sobre la población civil.
-En las áreas de administración civil esta medida sería tomada por el jefe del OKW

II.Manejo de faltas perpetradas por integrantes de la Wehrmacht y tropas auxiliares contra civiles enemigos.
-Para el manejo de faltas perpetradas por integrantes de la Wehrmacht y tropas auxiliares contra civiles enemigos no existe ninguna obligación de perseguirlas; tampoco cuando el hecho sea una falta o delito militar.
-En el juicio de estos hechos hay que considerar en cada uno de los casos el colapso de 1918 y el sufrimiento posterior del pueblo alemán y la lucha contra el nacionalsocialismo que, con innumerables víctimas, fue llevada a cabo por un movimiento de decidida influencia bolchevique, y que ningún alemán ha olvidado.

... El jefe del tribunal ordenará la persecución de actos contra los habitantes en un procedimiento marcial solo cuando sea necesario la conservación del orden y seguridad de la tropa ...

Uno de los que protestaron sin éxito esta orden fue Fedor von Bock (Heeresgruppe Mitte) que se horrorizó de que ...

... cada soldado tiene el derecho a disparar a cualquier ruso que le parezca un irregular o que mantenga que se lo parecía, por delante o por la espalda.

d. ”Richtlinien für das Verhalten der Truppe in Russland”

“Directrices para el comportamiento de la tropa en Rusia” del 19.5.1941. Complementaba el “Decreto de Barbarroja” (“Barbarossa Erlass”) y la “Orden de los Comisarios”. Exigía a la tropa medidas drásticas contra instigadores bolcheviques, irregulares, saboteadores y judíos.

El bolchevismo es el enemigo mortal del pueblo alemán nacionalsocialista.

Esta lucha pide una intervención enérgica y sin miramientos contra instigadores bolcheviques, irregulares, saboteadores, judíos y alejamiento definitivo de cualquier tipo de resistencia activa o pasiva.

Frente a todos los integrantes del Ejército Rojo, también los prisioneros, debe guardarse extrema precaución y la máxima atención porque hay que contar con conductas pérfidas. Sobre todo los soldados asiáticos del Ejército Rojo son sinuosos, imprevisibles, traicioneros y carecen de sentimientos.

Ahora sí. Por primera vez se menciona al judío como delincuente, por lo que esta orden constituye un paso significativo en la radicalización.

e. ”Richtlinien für die Behandlung politischer Kommissare”

“Directrices para el trato a los comisarios políticos”, abreviado “Kommissarbefehl” (Orden de los Comisarios) del 6.6.1941. Determinaba que los comisarios políticos fuesen inmediatamente ejecutados. Para facilitar a la tropa su cumplimiento decretaba que los comisarios políticos no podían ser considerados soldados. Dado que el Kommissarbefehl va a tener en este hilo un post exclusivo, no me extiendo ahora más en él.

f. ”Kriegsgefangenenwesen im Fall Barbarossa“

“Régimen de los prisioneros de guerra en la Operación Barbarroja”, del 16.6.1941. Establecía las competencias (OKW versus OKH como hemos visto en el post anterior) en el régimen de los prisioneros de guerra en el Frente Oriental y las líneas directrices del trato a los PGS. El hecho de contener afirmaciones como:

Nuestro rival no ha suscrito el Convenio sobre el trato a los prisioneros de guerra del 27.7.1929. A pesar de ello esta constituye la base del trato a los prisioneros de guerra

sugiere que quizá los oficiales tenían poco conocimiento sobre el espíritu y el contenido de la Convención de Ginebra y pone de relieve el esfuerzo de la propaganda para difundir la idea de que a pesar de la forma excepcional de proceder se actuaba en la legalidad internacional.

Los principales puntos de esta orden son:

    1. Los prisioneros de guerra no iban a ser insertados como fuerza de trabajo en la economía del Reich sino solo para las necesidades irremediables de la tropa.
    2. El trabajo no iba a ser remunerado; tampoco oficiales ni sanitarios.
    3. La no necesidad de registrar nominalmente y enviar a la WASt (puesto de información de la Wehrmacht
    4. Conservar la ropa y los útiles de cocina de los prisioneros. Alojamiento en tiendas de campaña hasta que ellos mismos hubiesen acabado de construirse sus propias barracas.
    5. Prohibición de establecer contactos entre los prisioneros y la potencia protectora
    6. Prohibición de representantes de los intereses de los prisioneros
    7. Los castigos a los prisioneros de guerra no estarían limitados por la Convención de Ginebra

Exigía de la tropa actuar con energía y sin miramientos al mínimo indicio de insubordinación, sobre todo por parte de instigadores bolcheviques.

Vale la pena detenerse en el punto 3 y preguntarse porqué una administración tan obsesivamente burocrática como la alemana permitía que no se registraran nominalmente los PGS y porqué lo plasmó en una orden. Más expeditivo era al respecto la que le siguió 10 días después “Befehl des Oberkommandos über die Erfassung und Behandlung der sowjetischen Kriegsgefangenen” (=orden del mando supremo sobre la captura y trato a los prisioneros del guerra soviéticos) del 26.6.1941:

I. Organización ...
II Captura de los prisioneros de guerra
    En los Dulag (que existen solo en el ámbito del Heer)
    1.Ningún registro de datos nominales. No deben confeccionarse listas de recepción y transmisión.
    ...
    El registro de datos nominales debe realizarse en principio en los Stalag del Reich pero no en los de la Organización de la Patria (Generalgouvernement y Wehrkreis I). Sobre el momento en que deba realizarse el registro en estos campos de prisioneros habrá una orden especial.

Para que estas órdenes se cumplieran no era suficiente el compromiso del OKW con el nazismo sino que, además, el resto del mando y la tropa comprendieran y hiciesen suyos sus postulados y se prestaran a actuar criminalmente. La cuestión de la politización de la Reichswehr/Wehrmacht escapa al propósito de este hilo, pero el caso es que los años de adoctrinamiento y la propaganda de última hora habían dado sus frutos y hubo, en general, poca resistencia a cumplir esas órdenes y en muchos casos una cooperación entusiasta. No solo en el Estado Mayor del OKW y OKH se elaboraban los deseos de Hitler sino también los mandos de los Grupos de Ejércitos y de los Ejércitos realizaron contribuciones de cosecha propia. Una forma de hacer frente al problema de los escrúpulos era apelar a la necesidad de medidas extraordinarias de seguridad debido la supuesta gran perfidia del enemigo.

Una pequeña muestra del cambio que se operó en la WM es que hasta el inicio de Barbarroja el libro del soldado tenía pegada una hoja con un código de comportamiento, “Los diez mandamientos del soldado alemán” que prohibía el comportamiento cruel e ilegal; con el inicio de la campaña contra la Unión Soviética esta hoja fue retirada.

4. Los preparativos para el expolio

Aparte de la idea general de expansión del Reich y que este fuera abastecido de comida y materias primas por la Europa Oriental, existían unos determinantes más inmediatos para los planes de expolio de la comida:

    1. La necesidad de que la WM se auto-abasteciera en Europa Oriental
    2. La aspiración a una autarquía que la inmunizara al Reich respecto al bloqueo anglosajón
    3. Asegurar para la población alemana unas reservas de alimentos con un estándar alto
Donde en las dos últimas tuvo mucho peso la experiencia del hambre sufrido durante la Primera Guerra Mundial, un recuerdo que se convirtieron en una verdadera obsesión para la jerarquía NS, por lo que el tercer punto adquirió una alta prioridad en la planificación estratégica.

En primavera de 1940 Hitler encargó a Göring la preparación de un plan de expolio para la Unión Soviética. Este se lo encargó a Georg Thomas, el jefe del “Wirtschafts- und Rüstungsamt im OKW” (oficina de economía y armamento del OKW) y este a Wilhelm Schubert que dirigía un grupo de sovietólogos denominado “Estado Mayor de Trabajo en Rusia”. Schubert sería más adelante nombrado jefe del “Wirtschaftsstab Ost” (=estado mayor económico este). El resultado, además de advertir de la bajada de la producción debida a la guerra y que Alemania no podría hacer frente a una campaña larga (advertencia que por estar seguros de una victoria rápida la cúpula del Reich se pasó por el forro) valoraba que los rusos estaban acostumbrados a las malas cosechas y que tenían capacidad de adaptarse a las privaciones.

Göring encomendó a Thomas fundar una entidad para expoliar los territorios soviéticos conquistados que se denominó primero “Wirtschaftsstab Oldenburg” (=estado mayor económico Oldenburg) y después “Wirtschaftsstab Ost” (=estado mayor económico Oeste), cuyo jefe sería Schubert. En una reunión el 2.5.1941 en la que además de Schubert parece que asistieron Thomas y Herbert Backe, se concluyó lo siguiente:

1.La guerra puede continuarse si en el tercer año la Wehrmacht al completo se alimenta de Rusia.
2.Con ello con seguridad van a perecer de hambre unos cuantos millones de personas si se toma del país lo que nosotros necesitamos.

Siguiendo estos puntos el 23.5.1941 un grupo del Wirtschaftsstab Ost formuló una propuesta denominada “Wirtschaftpolitische Richtlinie für die Wirtschaftorganisation Ost, Gruppe Landwirtschaft” (=directriz político-económica para el Wirtschaftsstab Ost, grupo Landwirtschaft) que determinaba las cantidades que debían requisarse :

    - 1 millón de toneladas de trigo
    - de 1.2 a 1.5 millones de toneladas de avena
    - 475.000 toneladas de carne
    - 100.000 toneladas de grasa
y hacía la siguiente consideración:

La población de esos territorios, sobre todo la población de las ciudades va a tener que hacer frente a una gran hambruna. Sería conveniente por ello desviar a la población hacia el espacio siberiano. Dado que no va a poder contarse con el transporte ferroviario, este va a ser un problema particularmente difícil de resolver.

También la conveniencia de sacrificar las reses antes de que lo hiciese la población local para carne para Alemania. Y dado que Hitler había ordenado aumentar las raciones de carne hasta el otoño, ello solo sería posible “a costa de una importante reducción de la cabaña rusa”.

Las consecuencias criminales del plan también estaban claras:

Varias decenas de millones de personas van a ser innecesarias en estos territorios [en las zonas boscosas e industriales del norte] y morirán o deberían emigrar a Siberia. La idea de salvar a la población de morir de hambre llevando a las zonas estériles los excedentes sólo es posible a costa de la provisión para Europa. Ello comprometería la capacidad de Alemania de sostener la guerra y debilitaría la resistencia de Alemania y Europa al bloqueo. Sobre ello debe reinar claridad absoluta.

Entre los 12 mandamientos de Herbert Backe (Secretario de Estado ) de “Para el comportamiento del soldado alemán en el este y trato con los rusos” (1.6.1941) uno rezaba:

El ruso soporta desde hace siglos pobreza, hambre y frugalidad. Por ello su estómago está acostumbrado. De ahí que no debe ser objeto de ninguna falsa compasión. No intentéis establecer como patrón el estándar de vida alemán y modificar la forma de vida rusa.

Alfred Rosenberg, ideólogo del nazismo, experto en Rusia, inminente “Reichsminister” de los territorios del Este, y con gran influencia sobre Hitler, había manifestado el mismo mes de junio de 1941:

La alimentación del pueblo alemán se halla en estos años sin ninguna duda en la cima de las exigencias alemanas en el Este, donde las regiones del sur y del Cáucaso Norte habrán de trabajar para equilibrar la nutrición del pueblo alemán. Sin duda va a ser necesario una evacuación masiva y a los rusos les esperan con seguridad años difíciles.

Y el “día antes” el 21.6.1941:

No tenemos la obligación de alimentar al pueblo ruso en los territorios de excedentes. Sabemos que eso constituye una necesidad muy dura que se halla fuera de cualquier sentimiento.

5. Conclusión

La suerte de millones de sus habitantes y prisioneros estaba escrita antes de comenzar el ataque a la Unión Soviética. A estas alturas del hilo, y sin que se hubiese disparado un solo tiro, hemos visto ya una serie de factores que resultarían decisivos en las semanas siguientes para que este crimen pudiese tener lugar:

1. Una política radical de expolio de los recursos nutricionales en el territorio conquistado
2. Una política radical de aniquilación del judaísmo y del comunismo
3. Una política racial antieslava
4. El desprecio a la legalidad internacional
5. El desprecio a los valores humanitarios
6. La decisión de prescindir de los PGS para la economía alemana
7. La decisión de emplearlos, en cambio, para trabajar en el área de combate
8. La decisión de última hora de impedirles entrar en Alemania
9. La politización de la Wehrmacht y su disposición a perpetrar crímenes en masa
10. Órdenes específicas de dureza en el trato

Para finalizar dejo una reflexión de Evan Mawdlsey que resume el carácter que tuvo la planificación de Barbarroja (3):

Las atrocidades que tuvieron lugar en Rusia tras el 22 de junio de 1941 fueron en parte una prolongación de los métodos desarrollados primero en la Alemania nazi y después probados en Polonia entre 1939-1941. Existía una fuerza institucional conductora que era la SS. Muchos miembros del cuerpo de oficiales de la Wehrmacht compartían los perjuicios anticomunista, antisemita y antieslava de los nazis. Lo que se pensaba que iba a ser la naturaleza de la campaña rusa jugó aquí un papel decisivo. Si la campaña hubiese tenido unos fines limitados -apoderarse de parte del territorio o hacer inútil el esfuerzo de guerra británico- no hubiese sido necesaria una política de ocupación tan violenta. Los planes bárbaros de los invasores nacieron de la expectativa de una victoria fácil, no de una resistencia soviética persistente. El brutal y explotador régimen de ocupación planificado antes del 22 de junio empeoraría por la sed de sangre que desencadenó la propia lucha, con atrocidades en ambos bandos y con la declaración del gobierno soviético de su propia guerra ideológica. Pero antes del primer disparo en Rusia el ataque alemán se planificó de una forma, para el frente y en la retaguardia, que lo convertiría en la campaña militar más cruel jamás luchada.

* * *

Hasta aquí el preludio, en los próximos post veremos ya cómo se desarrolló este drama.

Saludos cordiales
Grossman

Fuentes:
■ STREIT C “Keine Kameraden. Die Wehrmacht und die sowjetischen Kriegsgefangenen 1941-1945”. Dietz (1997) p.31-44, 62-65, 73-4, 191-2
■ FÖRSTER J (MGFA) “VII. Das Unternehmen ‘Barbarossa’ als Eroberungs- und Vernichtungskrieg” en “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg. Bd.4 Der Angriff auf die Sowjetunion”. DVA (1983) p.413-21
■ ”Das Urteil von Nürnberg” DTV (2005) p.73, 76-9
■ HAMBURGER INSTITUT FÜR SOZIALFORSCHUNG “Verbrechen der Wehrmacht. Dimensionen des Vernichtungskrieges 1941-1944. Austellungskatalog”. Hamburger Edition (2001) p.67

Citas:
(1) citado por UMBREIT H (MGFA) “Auf dem Weg zur Kontinentalherrschaft” en “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg. Bd.5/1 Organisation und Mobilisierung des deutschen Machtberichs. Kriegsverwaltung, Wirtschaft und personelle Ressourcen 1939-1941” DVA (1988) p.3
(2) HAFFNER S “Von Bismarck zu Hitler. Ein Rückblick”. Knaur (1987) p.287. Frase pronunciada al Völkerbundkommissar suizo Carl J. Burckhardt.
(3) MAWDSLEY E “ Thunder in the East. The Nazi-Soviet War 1941-1945”. Hodder Arnold (2005) p.12
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2106
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Mié Jun 16, 2010 12:04 am

Kommissarbefehl
(1ª parte)

Partes del 16º Ejército de julio a noviembre de 1941 (p.235)
Parte matutino 14.7.1941. Incidencias especiales: 1 comisario fusilado
Parte matutino 27.7.1941. Incidencias especiales: 1 comisario fusilado
Parte vespertino 10.8.1941. Prisioneros y botín del 38 al 9.8: 1 comisario y 7 partisanos fusilados.
Parte vespertino 17.8.1941. Prisioneros y botín del 10.8 al 16.8.41: 4 comisarios y 47 partisanos fusilados.
Parte vespertino 31.8.194. Del 24.8 al 30.8: 8 partisanos, 10 civiles y 1 politruk fusilados.
Parte vespertino 14.9.1941. Del 7.9 al 13.9: 35 partisanos y 3 comisario fusilados y 1 medida colectiva.
Parte vespertino 21.9.1941. Del 14 al 20.9.1941: 2 comisarios y 34 partisanos fusilados y no medidas colectivas.
Parte vespertino 28.9.1941. Del 21.9 al 27.9: 111 partisanos, 2 comisarios y 4 civiles fusilados.
Parte vespertino 5.10.1941. Del 28.9 al 4.10: 90 partisanos y 5 comisarios fusilados.
Parte vespertino 12.10.1941. Del 5.10 al 11.10: 80 partisanos, 3 comisarios y 3 mujeres fusilados.
Parte vespertino 19.10.1941. Del 12-10 al 18.10: 121 partisanos, 2 pollitruk y 1 espía fusilados.
Parte vespertino 26.10.1941. Del 19-10 al 25.10: 240 partisanos, 1 mujer y 5 comisarios fusilados.
Parte vespertino 2.11.1941. Del 26-10 al 1.11: 150 partisanos y 3 comisarios fusilados y 7 partisanos ahorcados.
Parte vespertino 15.11.1941. Del 1 al 15.11.41: 225 partisanos, 11 espías y 10 politruk fusilados.
Parte vespertino 30.11.1941. Del 16 al 30.11.1941: 676 partisanos, 1 comisario, 2 politruk, 3 mujeres y 4 menores de edad fusilados.

Declaración de Theodor B., antiguo miembro del Batallón de Vigilancia “Varsovia”, el 6.12.1968 (p.231)
Al principio de la campaña rusa llegamos con el Batallón de Vigilancia “Varsovia” a Minsk. En los aledaños se había erigido un campo de prisioneros en un cuartel. Llegamos allí como unidades de vigilancia ...

En el patio los SS habían colocado una mesa. Cada prisionero pasaba por allí y era interrogado. No alcancé a oír las preguntas. Supe entonces que los oficiales políticos, que los rusos llamaban “politruk”, eran seleccionados. La mayoría tenían rango de oficial. A los seleccionados los colocaron aparte. Tras haber reunido un grupo los SS los llevaron fuera del campo, a un lugar donde había un montículo de arena. Creo que había sido antes un campo de tiro. Oímos desde allí disparos y nos imaginamos que estaban fusilando a los que se habían llevado. Al poco rato los SS volvieron. Por lo que vi se habían llevado diez hombres y en mi opinión los fusilaron. Nosotros no participamos, pero tampoco preguntamos.

Declaración de Bruno M., antiguo miembro de la 12ª Compañía del 354º Regimiento de Infantería, el 8.9.1961 (p.231)
En julio [1941] llegamos a Minsk donde debíamos vigilar el campo de prisioneros. Supe que también allí se buscaba a los comisarios entre los prisioneros, que generalmente eran fusilados la mañana siguiente. Según supe los comisarios eran en su mayor parte judíos. Los fusilamiento fueron efectuados en su mayor parte por soldados de nuestro batallón.

Declaración de Adolf M., antiguo miembro del Dulag 203 (en Kochanovo), el 4.12.1941 (p.237)
Sabíamos que se fusilaba prisioneros en el campo Ic. No llegue a conocer las órdenes correspondientes. Yo no tenía trato con los prisioneros de guerra pues trabajaba en la carpintería. Max Bendler se encargaba de las selecciones y traslados al campo Ic.

Sabíamos con certeza que allí tenían lugar fusilamientos.

Se seleccionaba a los comisarios.

Las selecciones tuvieron lugar durante todo el tiempo que pertenecí al Dulag 203


Fuente: HAMBURGER INSTITUT FÜR SOZIALFORSCHUNG "Verbrechen der Wehrmacht. Dimensionen des Vernichtungskrieges 1941-1944. Austellungskatalog" Hamburger Edition (2001)
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2106
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Mié Jun 16, 2010 1:04 am

Kommissarbefehl
(2ª parte)

Captura y ejecución inmediata de un comisario político
Imagen

Imagen

Imagen
Fuente: COSTELLE D “Der Krieg. Menschen im Zweite Weltkrieg” Bucher (2010) p.87

Un comisario político interrogado en Vistytis (Lituania)
Imagen
Fuente: HAMBURGER INSTITUT FÜR SOZIALFORSCHUNG "Verbrechen der Wehrmacht. Dimensionen des Vernichtungskrieges 1941-1944. Austellungskatalog" Hamburger Edition (2001) p.235
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2106
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Jue Jun 24, 2010 10:14 am

Kommissarbefehl
(3ª parte y última)

No es el número de muertos lo que ha hecho célebre la “Orden de los Comisarios” o “Kommissarbefehl" (KB a partir de ahora), sino su carácter. Tras las protestas del Heer por los crímenes masivos de la SS en Polonia en 1939, ahora el landser debía ejercer de asesino. El KB ordenaba a la tropa identificar de inmediato entre los prisioneros de guerra a los comisarios políticos del Ejército Rojo y en el mismo punto de captura ejecutarlos.

De esta orden afirmó el Tribunal Militar Internacional de Nurenberg:

“Pertenece de forma patente a las más malvadas, más condenables y más criminales órdenes que nunca un ejército ha promulgado”

El oficial de la Wehrmacht Ulrich Gunzert dijo de ella:

“Bien mirado el Kommissarbefehl era una invitación a asesinar. No se puede matar a cualquiera porque luzca las insignias de comisario”

Y el soldado Horst Kühne:

“Esa orden se contraponía a toda tradición militar. En la batalla, incluso cuando se trata de tomar una posición, es necesario disparar contra el enemigo. Pero no así a un hombre al que se ha hecho prisionero y que está desarmado ante ti; ¡a este no se le mata!”

Los acusados del “Proceso del OKW” de Nurenberg negaron vehementemente que se hubiese aplicado el KB en sus demarcaciones y después, cuando los confrontaron, como pruebas, con los comunicados de las ejecuciones, afirmaron que estos eran ficticios y elaborados y transmitidos para mantener engañado al mando superior.

Eso no tendría mayor importancia –porque al acusado se le permite mentir en su defensa- si no fuera porque la historia militar se ha hecho eco, en general, de la tesis de la defensa en lugar de la sentencia del tribunal, que no le dio validez. Así, las consecuencias del KB han sido minimizadas y resulta llamativo que incluso tras la sonada difusión entre el público de los crímenes de la Wehrmacht tras dos exposiciones, una serie de debates televisivos y la creciente ola de publicaciones sobre el tema, en el texto escolar alemán de historia, el “Handbuch der deutschen Geschichte” figure (hasta el 2004 al menos) la versión “aligerada” del tema según la cual la cifra de comisarios ejecutados fue de solo unos pocos cientos, y por orden de oficiales aislados. En la fecha en que el texto se editó, la investigación había publicado más de mil casos documentados y valorado que esa era solo una parte minoritaria de la cifra total.

El trasfondo de esta orden era la guerra ideológica, la aniquilación del comunismo y sus portadores y transmisores. Existía el temor de que los comisarios pudieran contaminar de ideología comunista lo que tuviesen alrededor y que aun siendo prisioneros, lograran propagarla entre la propia población alemana. Influía en ese temor el que el trauma de 1918 siguiera muy vivo. Los comisarios eran identificados, por añadidura, con el judaísmo.

Los comisarios políticos

¿Quienes eran los comisarios políticos del Ejército Rojo? Paralelamente al mando militar se había establecido una red de mando político, el Directorio Principal para Propaganda Política del Ejérito Rojo que el 16.7.1941 se reorganizaría en Directorio Político Principal del Ejército Rojo (GlavPu RKKA). Esta organización debía velar por el mantenimiento de una disciplina política estricta y la lealtad a Stalin. Lo hacía por medio de los comisarios políticos, subordinados a ella, que debían estar presentes en los consejos militares en cada rango. A nivel de compañías, baterías y escuadrones se denominaban “politruk” (“politruki” en plural). En teoría debían ayudar a los comandantes y jefes de estado mayor a tomar las decisiones adecuadas pero en realidad fiscalizaban y entorpecían el proceso de decisión. A la vez que representaban la autoridad del estado en el frente y tenían responsabilidad en las actividades de combate, participaban en algunos aspectos del mantenimiento técnico y material de la tropa y supervisaba y coordinaba el movimiento partisano. Recibían el entrenamiento militar normal y podían convertirse en comandantes de tropa, como fue el caso del mariscal Ivan Konev.

Texto

Se denominaba “Richtlinien für die Behandlung politischer Kommissare" (directrices para el trato de los comisarios políticos), abreviado "Kommissarbefehl". Fue promulgado el 6.6.1941, tenía carácter secreto, para su difusión la versión escrita debía repartirse solo hasta los comandantes de los ejércitos y a partir de allí transmitirse verbalmente.

Directrices para el trato de los comisarios políticos.

La lucha contra el bolchevismo no puede llevarse a cabo sobre los fundamentos del trato humanitario o legal.

Es de esperar un trato hacia nuestros prisioneros lleno de odio, cruel e inhumano por parte, en especial, de los comisarios políticos, los verdaderos portadores de la resistencia.

Las tropas deben saber:

1. En la lucha contra estos elementos la observación de preceptos legales constituye un error. Son un peligro para la propia seguridad y para una rápida pacificación de los territorios conquistados.

2. Los comisarios políticos son los artífices de los métodos bárbaros de los asiáticos. Hay que proceder contra ellos sin demora y con toda contundencia.

Por ello, tan pronto sean capturados, bien en la lucha, bien ofreciendo resistencia, deben ser inmediatamente liquidados con las armas.

Por lo demás valen las siguientes normas:

I. Área de operaciones

1. Los comisarios políticos que se dirigen contra nuestras tropas deben ser tratados según el “Erlass über Ausübung der Gerichtsbarkeit im Gebiet «Barbarossa»“. Esto vale para comisarios de cualquier tipo y posición, incluso cuando solo haya sospechas de resistencia, sabotaje o instigación.

Se remite a las “Richtlinien für das Verhalten der Truppe in Russland”.

2. Los comisarios políticos, como órganos de las tropas enemigas, son reconocibles por determinadas insignias - una estrella roja con un martillo y una hoz doradas cosidas en la manga - (para más detalles ver “Die Kriegswehrmaht der UdSSR. OKH/Gen dH O Q IV Abt. Fremde Heere Ost (II) Nr. 10/41 g. del 16-1-1941 del anexo 9d). Deben ser separados inmediatamente, es decir, en el mismo campo de batalla. Ello es necesario para reducir cualquier influencia sobre los soldados prisioneros. Los comisarios no tienen consideración de soldados; tampoco vale para ellos la protección legal internacional para los prisioneros de guerra. Tras la separación deben ser ejecutados.

3. Los comisarios políticos que no fueran hallados culpables de actuar con enemistad o que no fueran sospechosos de esa actitud no deben sufrir daño en un primer momento. Solo cuando haya continuado la penetración en el país será posible decidir si los funcionarios que se han quedado podrán continuar quedándose o deben ser entregados a los Sonderkommando. Se pretende que sean estos los que lleven a cabo la comprobación.

Para el juicio de “culpable o no culpable” ha de valer sobre todo la impresión personal sobre la mentalidad y actitud del comisario, más que unos hechos quizá no demostrables.

4. En los casos 1 y 2 debe hacerse un breve informe del incidente a:

a) en el caso de tropas divisionario al mando de la división (Ic),
b) en el caso de tropas subordinados a un cuerpo de ejército, a un ejército o a un grupo de ejércitos, al mando del cuerpo, etc (Ic).

5. Todas las medidas mencionadas no deben detener las operaciones. Las tropas combatientes no deben llevar a cabo operaciones planificadas de búsqueda y limpieza.

II. En la retaguardia del territorio del Heer

Los comisarios apresados en la retaguardia del territorio del Heer por comportamiento dudoso deben ser entregados a los Einsatzgruppen o a los Einsatzkommando de la Sicherheitspolizei (SD).

III.Restricciones de los consejos de guerra y cortes marciales

La ejecución de las medidas 1 y 2 no deben ser confiados a los consejos de guerra y cortes marciales de los comandantes de los regimientos, etc.”

Cuando el 8.6.1941 Brauchitsch envió el KB a los comandantes del frente, adjuntó al mismo un escrito con dos cláusulas. Una era al punto 1:

El procedimiento contra un comisario político debe tener como condición previa que este tome una actitud reconocible contra la Wehrmacht alemana

La otra al punto 2:

La ejecución de los comisarios políticos por parte de la tropa tras su separación debe llevarse a cabo en un lugar alejado de la zona de combate de forma discreta y por orden de un oficial.

En el frente no había quedado muy claro si los politruk estaban incluidos en el KB. No lo estaban. El hecho de que los mandos del frente consultaran esta cuestión al OKH contradice su proclama de que hicieron todo lo posible para no aplicarlo pues dejándolos vivos no incurrían en desobediencia y en todo caso el problema pasaba a los Dulag. En el OKH, Müller ni siquiera sabía qué era un politruk y tuvo que ser asesorado. Como respuesta, a finales de agosto 1941 el OKH aclaró que el KB incluía también a estos.

Elaboración

Aunque promulgada por el OKW, el KB era una obra del OKH. Según declaró Brauchitsch durante la instrucción del Proceso de Nuremberg, el discurso de Hitler el 3.3.1941 provocó malestar entre los generales del Heer, que lo manifestaron en voz alta cuando Hitler abandonó la sala. Añadió que intentó hablar sin éxito con Keitel para modificarlo. Los argumentos por los que se oponían no fueron de tipo ético sino por socavar los principios de la condición de soldado y la conservación de la disciplina.

Tras las anotaciones de Halder del mencionado discurso:

aniquilación de los comisarios bolcheviques ... Comisarios y gente del GPU son delincuentes y deben ser tratados como tales

este encargó la elaboración del borrador a Eugen Müller, con la asistencia del jurista militar del OKH Erich Lattmann. Eugen Müller era “general de destino especial del OKH” (“General zur besonderen Verwendung beim Oberbefehlshaber des Heeres“ abreviado “General z. b. V”) y se encargaba de las consultas de cuestiones legales en el OKH. Encargo que simultaneó con otro: el “Barbarossa Erlass” (=decreto de Barbarroja). La consigna de Halder para ambos fue:

En la campaña del Este la tropa debe participar en la guerra ideológica

El borrador fue presentado primero a Warlimont. Este era el jefe de la “Abteilung Landesverteidigungsführungsamt” del OKW (WFA/L), encargada del desarrollo de los planes operativos y la transmisión de las órdenes del OKW. Warlimont se incomodó visiblemente con el tema e intentó sin éxito evitar que el KB quedara plasmado por escrito. Después incorporó la propuesta de Rosenberg de preservar a los funcionarios soviéticos de rango medio y bajo por considerarlos imprescindibles para la administración del territorio conquistado. Porque el borrador que había recibido contemplaba que fueran ejecutados de inmediato todos los funcionarios políticos apresados por la tropa. El 12.5.1941 Warlimont presentó el texto a Jodl y finalmente, el 8.6.1941, Brauchitsch lo remitió a los comandantes de los Heeresgruppen, Ejércitos y Panzergruppen con las dos cláusulas que hemos visto en el apartado anterior. El KB llevaba la firma de Warlimont.

El recorrido del Kommissarbefehl en su elaboración
Imagen

Aplicación, reacciones y suspensión

Las estimaciones sobre el número de ejecuciones son imprecisas, en una de ellas se da una cifra de 7 a 8.000 (1). En lo que sí hay acuerdo es que el seguimiento fue mayoritario, alrededor del 80% de las divisiones. Sin que eso signifique que en las divisiones donde se aplicó lo hicieran todos los batallones y compañías. Algunos comandantes de unidad se negaron abiertamente a cumplir el KB.

El soldado Horst Kühne recordaba de la noche del 22 de junio de 1941 cuando por la noche se dio a conocer el KB:

El jefe de nuestra compañía la leyó en voz alta y dijo “se la he leído porque era mi obligación. Lo que piense cada uno de ustedes es cosa totalmente suya y de su conciencia”. Y entonces todos nosotros optamos de forma abierta y convencida por no obedecer tal orden y tuvimos mucho cuidado con lo que dijo nuestro jefe de compañía

Algunas de las objeciones no eran por el hecho de que los comisarios fueran ejecutados, sino por no corresponder esa tarea a un soldado, sin mayor pega en entregarlos a los comandos policiales y de la SS, con los que la colaboración, a diferencia de 1939, era fluida. Preocupaba también a los mandos el efecto negativo que la barbarización pudiera tener sobre la disciplina de la tropa.

Como los comisarios podían deshacerse de las insignias que los identificaba, o las unidades del frente no aplicar el KB, la labor de búsqueda y captura continuó en los Stalag por parte de la policía y la SS que se servían de redes de confidentes.

En el frente enseguida se valoró que una consecuencia de la orden era el aumento de la resistencia soviética. En todos los escalafones se pensaba que los comisarios eran la principal causa de esa resistencia porque al conocer su destino si caían prisioneros, luchaban hasta el final y obligaban a hacerlo también a la tropa, valiéndose para ello de los medios más brutales. Por este motivo, el 23.9.1941 por medio de un escrito en el que afirmaba que Brauchitsch estaba de acuerdo, Müller se dirigió al OKW solicitando que se revisara el KB en su concepción original. Warlimont se lo pasó a Jodl y este a Hitler que rechazó la petición.

No fue hasta el 6.5.1942 en que el KB fue finalmente suspendido, sin embargo en áreas supeditadas al OKW continuó la búsqueda y ejecución de los comisarios.

Propaganda

Era necesario, para asegurar el cumplimiento del KB, salir al paso de escrúpulos por actuar contra la legalidad, el honor militar o las convicciones religiosas. Hemos visto en su preámbulo que la orden apelaba a la seguridad propia y la rápida pacificación de las zonas ocupadas, y señalaba a los comisarios como instigadores de los métodos bárbaros enemigos.

Por añadidura se condujo una campaña propagandística para transmitir a la tropa que estaban protagonizando una cruzada para destruir un movimiento ateo, y que los comisarios políticos representaban una amenaza judeo-bolchevique para el pueblo alemán. Proclamas de la propaganda era que el bolchevique es un ser nihilista, sin valores, lazos, creencias ni carácter, o que el bolchevismo ruso-judío establecía su reinado sobre el terror y la destrucción del alma. Sobre los comisarios se lanzaron mensajes como el siguiente:

Cualquiera que haya echado una mirada al rostro de un comisario rojo sabe lo que es un bolchevique. Aquí ya no hacen falta discusiones teóricas. Puede decirse que ofendemos a los animales si decimos que los rasgos de estos esclavistas tienen carácter animal. Son la materialización de lo infernal, del odio hacia la nobleza de la humidad. En la imagen de estos comisarios se representa el levantamiento del ser subhumano [“Untermensch”] contra la sangre noble. Las masas enviadas a la muerte con frío terror y terrible instigación hubieran causado el fin de cualquier tipo de vida superior de no haberlo hecho fracasar a última hora.

El soldado Peter Schilling recordaba:

Se nos dijo que los rusos eran cerdos que no hacían prisioneros y que sacaban los ojos a los que capturaban, entre otras historias parecidas. Esta propaganda de la crueldad la conocíamos solo de oídas

Para salir al paso de los escrúpulos respecto a la honra militar que pudieran tener soldados y oficiales para cumplir el KB, este determinaba que, aunque llevaran uniforme, los comisarios políticos no eran combatientes, equiparándolos a irregulares.

Incluso el territorio enemigo era objetivo de la propaganda mediante octavillas dirigidas a los soldados soviéticos:

¡Dispara al comisario judío, ladrillos es lo que sale de sus bocazas!” …

“¡Abate al judío! ¡Abatidlos, a los verdugos, los comisarios, no deis crédito a los embusteros, a los dirigentes políticos …

¡pasaros a nuestro bando! ...

¡Matad a todos los comisarios y judíos, ellos son vuestra desgracia y vuestra destrucción

Además, la supresión de los comisarios políticos era anunciada propagandísticamente a la población, por ejemplo en el sector del 11º Ejército:

Los comisarios culpables de vuestro sufrimiento han sido apartados.


El Kommissarbefehl en el Proceso de Nurenberg

La responsabilidad en la elaboración, transmisión y aplicación del KB fue uno de los cargos en el “Proceso de la OKW” (o Proceso de los Generales”), el último y más largo de los Procesos de Nuremberg. A destacar que el Tribunal Militar Internacional señaló que el hecho de transmitir el KB a las unidades subordinadas constituía de por sí un delito.

Resumo a continuación la parte dedicada a este cargo en la sentencia de cada uno de los acusados del mismo.

Wilhelm von Leeb. Comandante del Heeresgruppe Nord hasta enero 1942. Protestó reiteradamente contra el KB y no lo transmitió. Las unidades subordinadas lo recibieron directamente del OKH y lo ejecutaron: el 18º Ejército (Küchler), el 16ºEjército (Busch) y el Panzergruppe 4 (Höppner). Fue declarado inocente del KB.

Wilhelm Küchler. Comandante del 18ºEjército y después del Heeresgruppe Nord. Transmitió el KB y fue aplicado. Fue declarado culpable del KB.

Hermann Hoth. Comandante del Panzergruppe 3 (del Heeresgruppe Mitte) hasta el 9.10.1941 y del 17º Ejército hasta el 15.5.1942. Transmitió el KB y en el juicio adujo que esperaba que sus subordinados no lo cumpliesen por su carácter deshonroso, por lo que se ganó la siguiente apreciación del TMI: “Él esperaba que ellos tuvieran el valor -el que a él faltaba- de desobedecer la orden”.

Hasta el año de celebración del proceso, 1947, se conocieron de unidades a sus órdenes los siguientes comunicados sobre ejecución de comisarios:

-de la 20ªDI: 1 el 22.6.1941 y varios el 23.6.1941
-de la 12ªDPz: 1 el 30.6.1941, 1 el 6.7.1941, 20 entre el 5 y el 19.7.1941, 1 el 26.7.1941
-de la Panzergruppe 4: 50 hasta el 18.7.1941, entre junio y julio 170

La Panzergruppe 3 informó también que “el cumplimiento de la orden no representó para la tropa ningún problema”.

Fue declarado culpable del KB.

Hans Reinhardt. Comandante del 41º Panzerkorps (del Heeresgruppe Nord) y a partir del 5.10.1941 del Panzergruppe Nord. Transmitió la orden verbalmente a los comandantes de las divisiones subordinadas.

Hasta el año de celebración del proceso, 1947, se conocieron de unidades a sus órdenes los siguientes comunicados sobre ejecución de comisarios:

-de la Panzergruppe 4: 101 hasta el 10.7.1941, de los que 97 son del 41ºPanzerkorps (Reinhardt) y 4 del 56º Cuerpo de Ejército. En los 9 días siguientes 71 más.

Fue declarado culpable del KB.

Karl Hollidt. En febrero 1942 se hizo cargo del 17º Cuerpo (del 6º Ejército). No se hallaron pruebas de su implicación en el KB y fue declarado inocente del mismo. A tener en cuenta que cuando se hizo cargo del 17º Cuerpo faltaban solo tres meses para la suspensión del KB.

Karl von Roques. Befehlshaber de la retaguardia de los territorios del Heer hasta 27.10.1941. No transmitió el KB pero en el territorio donde era la máxima autoridad se aplicó. Fue declarado culpable del KB.

Hermann Reinecke. Jefe del AWA, no estuvo relacionado con el KB.

Walter Warlimont. Jefe de la Abteilung Landesverteidigungsführungsamt (WFA/L) del OKW. Recibió el borrador del KB por parte de Müller, lo elaboró y dejó estampada su firma. Fue declarado culpable del KB.

Otto Wöhler. Jefe del Estado Mayor del 11º Ejército. No se demostró que una transmisión de la orden por su parte hubiera tenido algún efecto y además se consideró que la responsabilidad no correspondía a un jefe de estado mayor, sino al comandante de la unidad. Fue declarado inocente del KB.

Rudolf Lehmann. Jefe de la Rechstabteilung (Departamento legal) del OKW. Fue declarado inocente del KB.


La infamia tiene rostro

Veámoslo.

Hitler lo ordenó
Imagen f1

Halder lo encargó
Imagen f2

Müller lo redactó
Imagen f3

Lattmann le asesoró
Imagen f4

Warlimont lo acotó y firmó
Imagen f5

Jodl lo supervisó
Imagen f6

Brauchitsch lo distribuyó
Imagen f7

* * *

Fin de la Orden de los Comisarios. Lo próximo que vamos a ver son las muertes masivas durante los traslados.

Un saludo cordial
Grossman

Fuentes:
■ “Fall 12. Das Urteil gegen das Oberkommando der Wehrmacht”. Rütten&Loening (1960)
■ STREIT C “Keine Kameraden. Die Wehrmacht und die sowjetischen Kriegsgefangenen 1941-1945”. Dietz (1997) p.83-7
■ FÖRSTER J (MGFA) “VII. Das Unternehmen ‘Barbarossa’ als Eroberungs- und Vernichtungskrieg” en “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg. Bd.4 Der Angriff auf die Sowjetunion”. DVA (1983) p.435-40
■ KNOPP G “La Wehrmacht”. Tempus (2007) p.125-30
http://www.zeit.de/2008/45/A-Kommissarbefehl
■ GLANTZ DM “Colossus Reborn. The Red Army at War, 1941-1943” University Press of Kansas (2005) p.379-82

Cita:
(1) KNOPP G Ibid. p.127

Fuentes de las fotos:
f1 http://bettman.files.wordpress.com/2007/09/hitler39.jpg
f2 http://www.psywar.org/psywar/images/halderpc.jpg
f3 http://de.wikipedia.org/wiki/Eugen_Müller_(General)
f4 http://www.historic.de/Militar/22.%20ID ... ng22ID.htm
f5 http://en.wikipedia.org/wiki/File:Walter-Warlimont.jpg
f6 http://www.google.es/imgres?imgurl=http ... uZ_QaFvqQP
f7 http://media.photobucket.com/image/brau ... hitsch.jpg[/quote]
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
expersonalidad naval
Miembro
Miembro
Mensajes: 295
Registrado: Vie Jun 26, 2009 5:54 pm

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor expersonalidad naval » Jue Jun 24, 2010 11:28 pm

Muy bueno el hilo.

Realmente no se entiende como los alemanes olvidaron las más elementales y admitidas reglas de la guerra en el frente del este... Y no digo que lo hicieran, respetar esas elementales reglas, por altruismo, sino por puro egoismo, pues en el fondo las reglas generalmente admitidas de trato de prisioneros, etc, se basan en una esperanza de reprocidad mutua del tipo "si yo no trato mal a tus soldados, tu no tratas mal a los míos, que arrieritos somos".

Es increible como el odio, los prejuicios raciales, y su absurda doctrina racista les cego hasta tal extremo de tirar pesadas piedras contra su propio tejado...
Imagen
Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta. ( Atribuida a Socrates)

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2106
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Sab Jun 26, 2010 11:56 am

¡Hola!

expersonalidad naval escribió:Muy bueno el hilo.

Gracias :-D

expersonalidad naval escribió:Realmente no se entiende como los alemanes olvidaron las más elementales y admitidas reglas de la guerra en el frente del este... Y no digo que lo hicieran, respetar esas elementales reglas, por altruismo, sino por puro egoismo, pues en el fondo las reglas generalmente admitidas de trato de prisioneros, etc, se basan en una esperanza de reprocidad mutua del tipo "si yo no trato mal a tus soldados, tu no tratas mal a los míos, que arrieritos somos".

Es increible como el odio, los prejuicios raciales, y su absurda doctrina racista les cego hasta tal extremo de tirar pesadas piedras contra su propio tejado...

Las manifestaciones de la brutalidad del III Reich podían tener determinantes más inmediatos que el carácter radical del régimen nazi en general. Un ejemplo de ello lo vimos en la cita anterior, de Evan Mawdlsey, respecto a que la Guerra Germano-Soviética no fue planificada de esa forma tan atroz porque se esperara la gran resistencia que la Unión Soviética ofreció, sino justo por lo contrario. Así por ejemplo, una victoria fácil causaría un número bajo de PG alemanes, con lo que el principio de reciprocidad en la cuestión de los PG perdía enteros.

Pero en el asunto que plantea el compañero expersonalidad naval hay también otros factores. Así, cuando en diciembre de 1941 Alemania había tomado 3 millones de PG soviéticos y la Unión Soviética 30.000 alemanes, Goebbels anotó en su diario que estuvo hablando con Reinecke sobre el destino de estos, y que coincidieron en que los 30.000 alemanes cautivos no podían ser abandonados a su suerte. Sin embargo, cuando plantearon a Hitler establecer contactos con los soviéticos por este tema, este se negó. Su motivo lo vemos en los dos ejemplos que siguen.

A principios de diciembre de 1941 la Cruz Roja Internacional propuso suministrar alimentos y vacunas contra el tifus exantemático para los PGS en poder alemán y los PG alemanes en poder soviético, pero Hitler lo rechazó, fundamentándose en que el soldado alemán no debía adquirir la creencia errónea de que era posible sobrevivir en cautiverio soviético.

Y repitió el mismo argumento para prohibir a principios de 1943 que llegaran a sus hogares las cartas escritas por los PG alemanes.

En esa misma línea, el efecto de la propaganda alemana sobre las atrocidades esperables de los soviéticos contra los PG alemanes provocó, por ejemplo, que muchos se suicidaran para evitar la cautividad.

Saludos a todos
Grossman

Fuente: OVERMANS R “Die Kriegsgefangenenpolitik des Deutschen Reiches 1938 bis 1945” en MGFA “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg” Bd.9/2. DVA (2005) p.799-801
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
expersonalidad naval
Miembro
Miembro
Mensajes: 295
Registrado: Vie Jun 26, 2009 5:54 pm

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor expersonalidad naval » Lun Jun 28, 2010 5:38 pm

Muy interesante las explicaciones sobre ese tema, que yo desconocia. En fin, otra iniquidad más de Hitler... supongo que si un hijo suyo hubiera sido PG de los rusos pensaría de otra forma...
Imagen
Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta. ( Atribuida a Socrates)

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2106
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Vie Jul 30, 2010 6:16 pm

Muertes masivas durante los traslados

Un testigo:
En la estación de tren de Vinnitsa nos alineamos y fuimos asignados a una Marscheinheit (unidad de marcha). Surgió entonces una columna de figuras grises que fueron introducidos por la escolta, fuertemente armada, en los vagones de ganado. Para que fueran más deprisa les golpeaban. Los hombres estaban rapados y con la cabeza sin cubrir.

Un deportado:
En cada vagón moría gente de hemorragias, tétanos, septicemia, hambre, sed y falta de aire. Esta tortura inhumana duró del 4 al 7 de julio de 1941. El tren se detuvo. Al mediodía comenzó la descarga de los prisioneros de guerra. Los muertos fueron arrojados directamente al suelo.

Informe del Rückwärtiges Heeresgebiet (noviembre 1941):
Los vagones abiertos no deben ser empleados más para el transporte de prisioneros. En el último transporte de Bobruisk a Minsk murió el 20% de los prisioneros (de 5.000 hombres=1.000 hombres).

La mayor parte de los prisioneros de guerra soviéticos (PGS) murieron de hambre en los campos de prisioneros (CP). El siguiente mayor grupo de víctimas fue el de los que murieron durante los traslados. Por extenuación, hambre, frío y disparos. A lo largo del trayecto ni los que marchaban ni los transportados en tren recibían suficiente comida y estaba prohibido que se la diera la población local. A finales de julio de 1941, por ejemplo, en la región lituana de Vilnius, los PGS marchaban de 30 a 40 Km diarios para lo que recibían una ración de 100 a 200 g de pan y 30 g de mijo. Cundía la opinión en el mando alemán de que la mayoría no alcanzarían el destino debido a la extenuación.

Declaración de Emil Just, antiguo Comandante Militar de Lituania sobre los métodos de aniquilación de los prisioneros de guerra soviéticos:
... los métodos eran la extenuación y los disparos.

1. Muertes masivas por extenuación

¿Cuántas calorías se gastan caminando? Un adulto de 70 Kg a una velocidad de 5,6 Km/h 60 Kilo-calorías (Kcal) cada kilómetro. Por lo tanto, en las marchas de 30 Km 1.800 Kcal y en las de 40 Km 2.400 Kcal. A este consumo energético habría que sumar los restantes requerimientos diarios. Para un adulto hombre de edad entre 19 y 50 años el requerimiento diario estándar (95% de la población, según RDA: “Recommended Dietary Allowances”) es de 2.700-2.900 Kcal. Estas cifras no pueden sumarse a las anteriores tal cual porque el último valor incluye ya cierta cantidad de ejercicio. Para dar una idea de los requerimientos de adultos con menor actividad física, un hombre de más de 50 años necesita cada día 2.400 y una mujer de más de 50 años 1.800 Kcal. A partir de estos datos y a grosso modo podría estimarse los requerimientos energéticos diarios para los prisioneros que marchaban en 3.500-5.000 Kcal. Para el ejemplo anterior, 200 g de pan y 30 de mijo crudo proporciona aproximadamente 840 Kcal de energía. Las consecuencias de la falta de aporte energético sostenido es la malnutrición, y sus síntomas: debilidad, inactividad física, pérdida de la grasa de debajo de la piel, pérdida de masa muscular, y reducción de la frecuencia cardíaca.

En "Barbarroja" el recorrido de los PGS desde el lugar de captura hasta los campos de prisioneros (CP) era de duración particularmente larga. Comparado con el Frente Occidental en 1940, donde también se tomó una enorme masa de prisioneros, 1.9 millones, influyó en "Barbarroja" que la extensión era mucho mayor y la red de carretera muy pobre. Pero estos no fueron los factores determinantes de la gran mortalidad de los PGS; lo fue sobre todo que en "Fall Gelb" Alemania tenía el propósito claro de cumplir los acuerdos internacionales de La Haya y Ginebra y en "Barbarroja" no.

Estaba previsto destinar una gran parte de los PGS a trabajar en las áreas de combate; el resto debía ser trasladados hasta los Stalags en los trenes y camiones que volvían de vacío de abastecer el frente. El propósito era que las columnas no entorpecieran aun más el difícil tráfico por la insuficiente red de carreteras. Sin embargo, en la mayor parte de los casos los responsables de los ferrocarriles y de los convoyes de camiones rechazaron transportarlos. Aducían que ensuciaban e infestaban de parásitos los vagones. Aunque la administración de los prisioneros y las autoridades de las retaguardias de los grupos de ejércitos protestaron, no fue suficiente y al final el OKH ordenó que el traslado de los PGS se llevara a cabo por regla general a pie, y si era en tren, exclusivamente en vagones abiertos. En la práctica el recorrido era a pie la primera parte del trayecto y después en tren. En el Heeresgruppe Mitte (HM) durante el mes de julio el traslado se realizó casi siempre mediante marchas y solo a final de agosto, la última parte en tren.

Las marchas cubrían distancias en línea recta de hasta 500km, podían durar hasta 3 ó 4 semanas, y las distancias diarias variaban de 25 a 40 Km. Los PGS de la Batalla de Kiev tuvieron que marchar más de 400 Km hasta los Stalag del Reichskimmissariat Ukraine (septiembre y octubre de 1941). Los de las batallas de Viazma y Briansk, marchar 150 Km hasta Smolensk y 250 Km hasta Gomel respectivamente, desde donde fueron transportados en tren hasta el Reichskommissariat Ostland.

Además, por fallos en el aprovisionamiento o por hallarse embolsados, muchos de los soldados soviéticos no habían recibido alimentos en varios días, antes de caer cautivos y se hallaban ya en malas condiciones físicas.

El transporte ferroviario tenía complicaciones burocráticas y de seguridad. Había que pedir permisos pero gozaba de una prioridad baja, y nadie era claramente responsable de los PGS, lo que provocaba largas esperas, a veces durante días. Como había que evitar las fugas, los trenes no podía parar en cualquier estación sino en lugares donde pudieran vigilarse, lo que contribuía a prolongar el traslado.

Remito al post de José Luis del 18.5.2010 con los testimonios sobre el transporte de los PGS por parte de los horrorizados oficiales alemanes de alta graduación cuando fueron espiados.

La llegada del invierno complicó las marchas y en noviembre se prohibieron. Sin embargo seguían transportándose a los PGS en vagones abiertos a pesar de que a partir del 19 de septiembre helaba por las noches y a partir del 10 de octubre comenzó a helar de día y nevar. Se añadía la circunstancia de que muchos PGS habían sido despojados de su ropa de abrigo.

Se dispuso después el traslado en vagones cerrados, pero no disponían de calefacción. También acortar las etapas, limitándolas a 12-18 horas. A pesar de la orden, se siguió transportando a los PGS en vagones abiertos; los mandos locales tenían prisa en deshacerse de la “carga” que suponían y, sin dotarlos de medios para garantizar su supervivencia, no miraban a las consecuencias.

No fue hasta finales de octubre de 1941 que la cúpula dirigente del Reich se dio cuenta que necesitaba a los PGS como fuerza de trabajo y comenzó a tomar medidas para conservarlos con vida. Tardaron en concretarse y no fue hasta el 8 de diciembre que el OKW/Kgf estableció un catálogo de condiciones de transporte:

    -los vagones debían proveerse de calefacción
    -los PG debían disponer de mantas y lecho de paja
    -los vagones debían desparasitarse dos veces para prevenir el contagio del tifus exantemático
    -el máximo de PG en los vagones era de 50
    -había que dar a los PG de comer
    -debía permitirse a los PG hacer sus necesidades en las paradas fuera de los vagones
Sin embargo no se hizo provisión para cumplirlo. Al respecto informó el Quartiermeister de la retaguardia del HM:
Esta orden no puede cumplirse porque faltan estufas, pajas y mantas. En los períodos de frío intenso, de -30ºC, los transportes deben evitarse en la medida de lo posible. La experiencia dice que la mortalidad de los tranportes en esas condiciones es muy elevada.

De forma que el transporte siguió cobrándose un alto tributo, algunos ejemplos:

    -en un traslado desde Bobrujsk a Minsk, 20 Km, murió en noviembre de 1941 el 20%
    -en un solo traslado en el sector del 16º Ejército murieron en enero de 1942 varios cientos
    -en un traslado de 2.347 prisioneros a Cudovo murieron 760
    -en otro traslado a Cudovo murieron 1.340 prisioneros de 2.000
En líneas generales, el porcentaje de mortalidad en el transporte ferroviario osciló entre un 25 y un 70%. Los traslados sin muertos eran una singularidad, como cuando en marzo de 1942 llegó un transporte de 3.080 prisioneros del Generalgouvernement al Stalag II B Hammerstein (Pomerania) y el Kommandeur der Kriegsgefangenen recibió una felicitación escrita:
A destacar que los vagones fueron dotados de paneles de paja en las paredes y en el suelo pare reducir el frío y que se proveyeron adecuadamente de alimentos.

Además, cuando Alemania se dio cuenta de que necesitaba la fuerza de trabajo de los PGS no pudieron traer prácticamente a ninguno porque la epidemia de tifus exantemático había hecho estragos en los CP y una gran proporción no estaba en condiciones físicas para trabajar. Así, desde principios de diciembre de 1941 hasta marzo de 1942 los transportes al Reich estuvieron interrumpidos. En primavera volvieron a ponerse en marcha y para entonces el transporte de los PGS había recibido mayor prioridad por parte de la dirección política: por delante estaba solo el de tropas y el de bienes económicos. El 15.5.1942 el OKH emitió una circular “Merckblatt über Abschub neu angefallener Kriegsgefangenen” (circular sobre deportación de nuevos prisioneros de guerra) que establecía:

    -un trato correcto a los PGS y su conservación como fuerza de trabajo
    -los PGS debían guardar su ropa, botas, utensilios de cocinar y comer y mantas; también durante el transporte; y si no tenían, debían proveerse de los caídos
    -llevarse las cocinas de campaña
    -emplear todos los medios de transporte y limitar al mínimo necesario las marchas
Y para las marchas:

    -establecer en las rutas cada 25 ó 30km campamentos para pasar la noche, a ser posible cubiertos, donde se proveyera de alimentos calientes
    -las escoltas debían ser de al menos 2 para cada 100 PG
    -los grupos no debían superar los 2.500 PG, las distancias entre un grupo y otro debía ser mayor de 1Km
    -cada grupo debía contar con personal sanitario
    -las marchas se acompañarían de vehículos en número suficiente para poder llevar a los enfermos
    -las estaciones de tren debían disponer de instalaciones para albergar y dar de comer a los PG
    -durante los tranportes los PG debían recibir comida caliente
Estas directrices deben ser transmitidas a cada uno de los soldados alemanes que participan en la custodia de los prisioneros de guerra.

2. Muertes masivas por disparos

Las distintas quejas de los responsables de los PGS señalaban, reiteradamente, que contribuía a las elevadas cifras de mortalidad el que decenas de miles eran muertos por disparos durante los traslados. Los heridos o demasiado cansados para mantener el ritmo de marcha eran simplemente abatidos; también los que intentaban escapar. Con frecuencia la escolta de pequeños grupos de prisioneros destinados a campos alejados varios cientos de kilómetros regresaba al poco tiempo aduciendo que habían tenido que matarlos a todos por intentar escapar, con lo que se ahorraban el esfuerzo de la marcha.

El 22.8.1941 el Comandante del HM, Bock, había anotado en su diario:
Durante la deportación de prisioneros de guerra se han producido brutalidades contra las que he emitido una orden tajante a los ejércitos. Por el agotamiento de los prisioneros y la imposibilidad de alimentarlos de forma suficiente a lo largo de las largas marchas por amplios territorios deshabitados, su evacuación resulta un problema particularmente difícil.

De la inquietud de la población civil tras el paso de las columnas de prisioneros alertó incluso la Einsatzgruppe B desde Smolensk, por ....

... los cadáveres de prisioneros rusos, que yacen en gran número y de cualquier manera a lo largo de las rutas de marcha, que causan baja por agotamiento o enfermedad.

A finales de agosto de 1941 el comandante de la retaguardia del HM (Schenkendorff) emitió un informe sobre el talante de la población bielorrusa:
Las palizas inhumanas a que son sometidos los prisioneros de guerra soviéticos que al final de las columnas no pueden seguir debido al hambre y debilidad provoca una disposición muy desfavorable de la población bielorrusa. Casos de ese tipo se han repetido en Orsha del 18 al 20 de agosto de 1941 ante los ojos de la población civil. Los bielorrusos que me lo contaron aclaraban que no veían nada de malo si se golpeaba a un prisionero sano pero gandul, pero someter a palizas a prisioneros medio muertos de agotamiento despierta en la población amargura y odio. A estos bielorrusos, conocidos por mi y favorables a Alemania, esto había provocado un claro cambio de talante.

También en el sector del HS se recogieron muestras de malestar. A finales de septiembre de 1941 el jefe del Estado Mayor Económico Ost, Schubert, informó:
La dureza del trato a los prisioneros de guerra y el heho de que los prisioneros con frecuencia caen derrumbados por su debilidad provoca extrañeza en el pueblo llano bielorruso.

Tras la Batalla de Kiev, en octubre de 1941, el comandante de la 24ª División de Infantería, Hans von Tettau, promulgó una orden para prohibir que los prisioneros agotados que no pudieran seguir las marchas fueran ejecutados:

Donde se trata del mantenimiento de la disciplina entre los prisioneros es exigible los medios más duros. Sin embargo nuestro honor de soldado y el respeto a la vida nos prohibe emplear las armas contra prisioneros de guerra desarmados y debilitados ... para prevenir un embrutecimiento de la tropa queda prohibido, con esta orden, el empleo de armas por iniciativa particular, salvo en los intentos de fuga o resistencia manifiesta.

El 25.10.1941 el comandante del Dulag 240 de Smolensk informó:
Ha ocurrido en diversas ocasiones que los prisioneros de guerra han sido tratados con dureza exagerada por parte de las unidades de escolta. Así, durante la noche del 19 al 20 de este mes 30.000 prisioneros para los que no se halló alojamiento en al campamento norte tuvieron que seguir marchando hacia la ciudad. En la mañana del día 20 se contaron, en el tramo entre la estación de tren hasta el campamento norte, 125 cadáveres. La mayoría de ellos en el margen de la carretera y con disparos en la cabeza. En la mayoría de los casos no respondían a intentos de fuga ni a un acto de resistencia que requirieran siquiera el empleo de armas. Para evitar hechos similares en el futuro se enseñará a las unidades de escolta que los prisioneros de guerra debe ser tratados de forma severa pero humana.

En noviembre de 1941 el Departamento de Propaganda W notificó al comandante de la retaguardia del HM:
Ocurre una y otra vez que los prisioneros que debido a su extrema debilidad no pueden continuar la marcha a las zonas de retaguardia, son simplemente tiroteados.

Y en el mismo mes, el Departamento de Propaganda B se quejó al Wehrmachtbefehlshaber Ostland que el trato dispensado a los PGS desvirtuaba su trabajo propagandístico:
Los prisioneros se hallan extremadamente debilitados debido a la falta de alimentos y se derrumban en los mismos lugares de trabajo, quedan tendidos durante los transportes y son abatidos a tiros ante los ojos de la población civil.

Informes similares a finales de enero de 1942 son indicativos de que el mando no conseguía poner fin a la matanza. Por ejemplo en la misma calle principal de Minsk, donde habían sido abatidos prisioneros supuestamente por intentar fugarse, permaneciendo después la ruta entre la estación de tren y el campo de prisioneros sembrada de cadáveres que no comenzaron a recogerse hasta el anochecer.

Para los Bock, Schenckendorff, Tettau y otros era difícil frenar las atrocidades por parte de los soldados que componían las escoltas. Estos no se entendían con unas masas de prisioneros que poco antes había combatido contra ellos y que la propaganda había tachado de peligrosos y aviesos. Las escoltas eran notoriamente insuficientes y las condiciones muy difíciles para ellos para controlar y hacer marchar a prisioneros a los que la desnutrición y el maltrato en general habían vuelto recalcitrantes.

Las órdenes para no matarlos no conseguían imponerse en un entorno donde las escoltas percibían el profundo menosprecio del que los PGS eran objeto por parte del alto mando, vistas las condiciones inhumanas en las que determinaban realizar las marchas.

Además de lo anterior y la propaganda, las propias órdenes criminales del OKW y OKH habían creado un clima en el que las vidas de los PGS carecían de valor, por lo que cualquier soldado alemán tenía prácticamente carta blanca para disponer de ellas, y solo debía cuidarse de la presencia de testigos. Y no eran solo las órdenes. La mayoría había conocido, y algunos presenciado o incluso participado (en), los fusilamientos masivos de judíos, y visto en los pueblos los cadáveres de partisanos y colaboradores que, para el escarmiento, se dejaban durante días ahorcados. En esta corriente de embrutecimiento e inhumanidad, el hecho de que la presencia de los PGS supusiera para los mandos locales una molestia, ponía sus vidas en mayor riesgo, si cabe.

3. Conclusión

Hemos visto como la muerte masiva de PGS durante los traslados no se produjo por las dificultades logísticas que su gran número y precariedad del transporte supusieron, sino por la decisión de Alemania de no aplicar en el Frente Oriental la legislación internacional y, al no ser en un primer momento necesarios para la economía del Reich, considerarlos prescindibles. No solo no importaba que murieran sino que su suerte estaba ligada al deseo de la cúpula nazi de reducir numéricamente a la población eslava.

Si el que se probaran las cámaras de gas con los PGS anticipaba la suerte de los judíos europeos y establecía un nexo entre ambos colectivos de víctimas, antes lo habían hecho las marchas de PGS respecto a los “Todesmärsche” (marchas de la muerte) perpetrados por las SS en 1944-45 cuando se retiraban de los campos de concentración ante el avance aliado.

* * *

Próximamente veremos las muertes por el hambre.

Un saludo a todos
Grossman

■ STREIT C “Keine Kameraden. Die Wehrmacht und die sowjetischen Kriegsgefangenen 1941-1945”. Dietz (1997) p.162-71
■ REUSS E “Kriegsgefangen im 2. Weltkrieg. Wie Deutsche und Russen mit ihren Gegnern umgingen”. Edition Ost (2010) p.22-3
■ DIECKMANN C ”Murders of Prisoners of War” p.4-10 en http://www.komisija.lt/Files/www.komisi ... er_ENG.pdf
■ BRAUNWALD E “Harrison’s Principles of Internal Medicine”. McGraw Hill (1987) p.384, 1675
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2106
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

El crimen contra los prisioneros de guerra soviéticos

Mensajepor Grossman » Sab Sep 04, 2010 12:52 pm

Causas combinadas de muerte y evolución de la mortalidad

Inanición, epidemias, frío y hacinamiento no operaron aisladamente para matar a los prisioneros de guerra soviéticos (PGS). El estado físico de los obligados a marchar, que vimos en el post anterior, se comprometía porque no recibían suficiente alimento, y el de los que transportaban en tren porque, además de desnutridos, estuvieron durante días expuestos a temperaturas bajas. Por añadidura, el frío y el hacinamiento de los transportados en vagones y en los campos de prisioneros favorecía la propagación del tifus exantemático epidémico (llamado también tifus exantemático o tifus epidémico, y en España en la posguerra, el “piojo verde”), y la mortalidad, de por sí alta de esta infección, aumentaba aún más por la desnutrición de los afectados.

¿Qué fue lo que más mató? La desnutrición era una condición crónica, de semanas o meses de duración, el tifus exantemático, en cambio, una enfermedad de evolución aguda. Dado que todos PGS estaban desnutridos, cuando morían de la infección ¿a qué causa achacarlo? Planteo esta cuestión porque afirmaciones que yo mismo he reflejado en cuanto a que lo que más mató fue el hambre y después las marchas, o la del propio Streit de que el tifus exantemático mató en una proporción baja, son discutibles y han de mirarse con ojo escéptico.

Hecha esta aclaración vamos a ver la evolución de la mortalidad de los PGS hasta abril de 1942 en los campos de prisioneros. No están disponibles de todos los meses y no están incluidos los muertos en el punto de captura y durante los traslados.

Comenzamos por la circunscripción del Heer. En la del HM la mortalidad mensual fue la siguiente:

    10% en junio, julio, agosto y septiembre
    15-20% en octubre 1941
    40% en noviembre 1941
    25% en diciembre 1941 (nº=64.165)
    23% en enero 1942 (44.752)
    15% en febrero 1942 (19.117)
    10% en marzo 1942 (11.582)
    ..6% en abril 1942 (8.476)
No hay cifras de mortalidad de los HN y HS antes del verano. Para todo el territorio del OKH fue la siguiente:

    15% en diciembre 1941 (89.693)
    19% en enero 1942 (87.451)
    13% en febrero 1942 (46.579)
    ..9% en marzo 1942 (32.703)
    ..6% en abril 1942 (19.535)
De la mortalidad en el territorio asignado al OKW (Reich, Generalgouvernement, Reichskommissariat Ostland, Reichskommissariat Ukraine) los datos son menos detallados. En el Reichskommissariat Ostland (RO) el 29% (68.000) entre noviembre 1941 y el 1 de enero 1942, en el Reichskommissariat Ukraine (RU) en diciembre 1941 el 46% (134.000). En enero la mortalidad bajó abruptamente, con proporciones de 8% (13.000) en el RO y 10% (15.000) en el OU.

En los campos de prisioneros del Generalgouvernement (GG) habían muerto 54.000 hasta el 20.10.1941, los 10 días siguientes (del 20.10.1941 al 30.10.1941) 45.690, que era el 17% de los existentes. La mortalidad los meses siguiente fue:

    38% en noviembre 1941 (83.000)
    46% en diciembre 1941 (65.000)
    13% en enero 1942 (10.000)
    20% en febrero 1942 (13.678)
    ..9% en marzo 1942 (5.470)
    ..8% en abril 1942 (1.772)
De los 361.612 PGS que se hallaban en los Dulag del GG en otoño de 1941, el 15.4.1942 quedaban con vida 44.235. De la diferencia:

    ....7.559 se habían fugado
    292.560 habían muerto
    ..17.256 fueron fusilados
En cuanto a los Stalag del Reich, la mortalidad fue de un 18% en diciembre de 1941 (72.000 de 390.000) y desde el principio de Barbarroja hasta abril de 1942, de un 47%.

En la totalidad de la circunscripción del OKW la evolución de la mortalidad fue:

    32% en diciembre 1941
    10% en enero 1942 (68.400)
    ..5% en febrero 1942 (33.244)
    ..8% en marzo 1942 (54.184)
Hasta el 1.2.1942 habían sido tomados 3.350.000 PGS de los que el 60% habían muerto por distintas causas, ejecuciones incluidas.

* * *
Hechas las aclaraciones y vista la evolución de la mortalidad, en el próximo post entraremos ya en el tema de la inanición de los PGS.

Saludos cordiales
Grossman

Fuente: STREIT C “Keine Kameraden. Die Wehrmacht und die sowjetischen Kriegsgefangenen 1941-1945”. Dietz (1997) p.130-4
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************


Volver a “Crímenes de guerra”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados