pub01.jpg

Rommel, Auchinleck y Crusader

La guerra en el Continente Africano

Moderador: Antonio

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor José Luis » Mar Feb 09, 2010 10:13 am

¡Hola a todos!

Unas semanas antes de que Auchinleck mostrara su carta de presentación a Rommel con su ofensiva de 18 de noviembre de 1941 (Operación Crusader), Rommel había decidido (26 de octubre) rendir Tobruk mediante un ataque previsto para el 15/16 de noviembre. A pesar de que desde el OKH y desde su propio estado mayor le habían advertido que los británicos estaban preparando una ofensiva a gran escala, Rommel estaba determinado a capturar Tobruk y eliminar, así, esa piedra en el zapato que le impedía pensar en una ofensiva sobre Egipto. Desde el OKW, Keitel preguntó a Rommel si creía muy probable el éxito en la captura de Tobruk, si podía mantener el frente de Sollum y si no sería más aconsejable esperar al próximo año, cuando contaría con más fuerzas y suministros, para lanzar su ataque contra Tobruk. La respuesta de Rommel ya era un estribillo: si esperaba más tiempo para atacar Tobruk, los británicos serían mucho más fuertes que él.

Bien, ésta fue la tónica general que acompañó a Rommel a lo largo de su campaña en África del Norte, es decir, una situación generalmente caracterizada por la precariedad. La situación era algo diferente en el bando opuesto; no es que los británicos vivieran en la opulencia, pero sus expectativas de refuerzos y suministros eran mucho más altas y reales que las de sus enemigos, y, en la mayoría de las ocasiones, siempre dispusieron de una fuerza notablemente superior a la de Rommel. Este desequilibrio de fuerzas marcó finalmente la diferencia y dio la victoria en África del Norte a los británicos. Lo increíble, y en esto reside la grandeza de Rommel, es que esa victoria final de los británicos tardase en materializarse tanto tiempo. Lo que sucedió antes y durante Crusader me parece un buen ejemplo de cómo una ofensiva que debía traer una victoria cantada (y tal vez definitiva) casi estuvo a punto de convertirse en una sonora derrota, y, aun así, no consiguió destruir al DAK. Y también es un magnífico ejemplo para ilustrar las dificultades de combatir contra un hombre tan imprevisible y tenaz como Rommel.

Auchinleck no sólo contó para su ofensiva de noviembre con más fuerzas que Rommel, sino que se benefició, en un grado mucho mayor que Rommel, del servicio de inteligencia británico, en especial de la información proporcionada por el descifrado de las transmisiones de la máquina de claves alemana, Enigma, primero de la Enigma de la Luftwaffe y, después, de la del ejército de Rommel.

Gracias al descifrado de la Enigma de la Luftwaffe, la RAF y Auchinleck tuvieron informaciones regulares de la política táctica de la Luftwaffe, de su fuerza y disponibilidad, del estado y la localización de sus aeródromos, de sus transferencias y refuerzos, y de su situación de suministros. Auchinleck también fue capaz de saber el potencial aéreo con que podía contar Rommel para Crusader. De la fuerza aérea total del Eje en Cirenaica, 540 aviones, Rommel sólo tenía operacionales 313 aparatos, y carecía de reservas. A mediados de octubre la RAF contaba con un total de 528 aviones operacionales más una reserva que representaba el 50 por ciento de dicha cifra.

En julio de 1941, gracias a las interceptaciones de las comunicaciones usadas por los alemanes durante sus operaciones de peinado en Creta, el CBME (Combined Bureau Middle East) rompió el cifrado de grado medio utilizado por el ejército alemán en África del Norte. A finales de septiembre, la MI (Inteligencia Militar, Departamento de la Oficina de Guerra) estableció con bastante precisión las formaciones y unidades que integraban el Panzergruppe Afrika (PA) de Rommel.

De las varias claves de Enigma del ejército de tierra alemán (en principio de mayor complejidad que las de la Luftwaffe y usadas con mayor seguridad), se descifró una del frente ruso (llamada Vulture) en junio de 1941, pero las del PA resistieron los esfuerzos de la inteligencia británica (GS y CS, Government Code y Cypher School, respectivamente) hasta que el 17 de septiembre GS y CS descifraron una de ellas (que llamaron Chaffinch) en una escala sustancial por vez primera. Desde el 17 de septiembre al 19 de octubre de 1941 y desde el 2 de noviembre al 6 de diciembre de 1941, se leyó con cierta regularidad, aunque siempre con una semana o más de retraso. Chaffinch resultó tener tres claves relacionadas. Dos de ellas fueron usadas entre todas las principales bases de suministros en África, Roma y Salónica, y la tercera se utilizó para comunicaciones especiales, como apreciaciones diarias, entre África, Roma y Berlín. Las transmisiones para noviembre fueron capturadas el 28 de noviembre, en los primeros días de Crusader, y ayudaron a GC y CS con retraso a completar su lectura del tráfico de noviembre. Los documentos capturados también posibilitaron a GC y CS a romper el tráfico de una semana en una posterior clave de Enigma del ejército africano (llamada Phoenix en GC y CS) que se usó para comunicaciones operacionales entre divisiones y cuerpos, y cuerpos y ejército.

Durante la planificación de la ofensiva británica, estas nuevas fuentes proporcionaron valiosas identificaciones de unidades y formaciones alemanas e italianas, como las que ayudaron a esclarecer la composición del Panzergruppe Afrika*. Pero más importante aún, esas fuentes establecieron o confirmaron importantes re-disposiciones del Eje en la víspera de la ofensiva británica. Por entonces se había descubierto el movimiento de la división Ariete a Bir Gubi y, con la ayuda del reconocimiento y prisioneros de guerra, se había establecido la presencia de la división Trieste en el sector meridional, en Bir Hacheim. El 16 de noviembre, habiendo localizado ya en la zona de batalla a la 15. Panzer y a la zbV Afrika, se estableció que la 21. Panzer estaba llegando a un punto al noroeste de Capuzzo, entre Tobruk y la frontera egipcia, y que las dos unidades de reconocimiento terrestre del DAK estaban cubriendo el agujero entre la división Ariete y el mar. Esta información ayudó a la interpretación del exhaustivo reconocimiento aéreo británico de última hora que el 17 y 18 de noviembre no vio cambio alguno en el área de batalla.

Enigma proporcionó también una valiosa información de última hora sobre la fuerza del blindaje de Rommel y su disposición. Durante septiembre, la planificación procedió sobre el supuesto de que en noviembre la ratio de fuerza de tanques Eje-Británicos sería de 4:6. Este cálculo se corrigió cuando el tráfico Chaffinch produjo el 13 de noviembre el primer descifrado de un tipo que iba a estar regularmente disponible desde mediados de 1942. Dio la siguiente situación de tanques alemanes listos para la acción: total 244 (133 con la 15. Panzer: 38 Pz-II, 75 Pz-III y 20 Pz-IV; 111 con la 21. Panzer: 32 Pz-II, 64 Pz-III y 15 Pz-IV).

Al principio de la ofensiva británica, la MI estimó que el total combinado de tanques operacionales alemanes e italianos era de 385. Este cálculo fue notablemente preciso, pues la cifra verdadera era de 390 si se excluían los tanques ligeros italianos. También la MI estableció correctamente que, a diferencia de los británicos, el Eje no tenía reserva blindada.

Pero quizás lo más importante de todo fue que, desde mediados de septiembre, Enigma brindó a los británicos las intenciones de Rommel de atacar Tobruk, información que fue puliéndose notablemente en octubre y noviembre hasta facilitar casi todos los movimientos de Rommel. Por ejemplo, entre el 3 y el 11 de noviembre se supo que Rommel pedía mapas y un gran mosaico de Tobruk y más equipo de ataque, con expresiones de ansiedad de que esto no pudiera “llegar a tiempo”. A mediados de noviembre, Rommel pidió 100 cañones antitanque más, y el Fliegerkorps X pidió más combustible de aviación para el 20 de noviembre. El 7 de noviembre hablaban de un “ataque inminente”; el 10 revelaban que el Panzergruppe había suspendido los permisos y que la Trento había sido trasladada hasta Tobruk. El 16 se supo que el batallón italiano San Marco acababa de llegar a África, lo que indicaba que Rommel pensaba utilizar la infantería de marina para asaltar Tobruk desde el mar. El 17, sabiendo ya que Rommel había viajado a Roma el 1 de noviembre, se supo que regresaría al anochecer del 18 de noviembre.**

Recapitulando, para planificar su ofensiva de noviembre, el servicio de inteligencia británico, fundamentalmente, y el servicio de reconocimiento aéreo y de campaña del 8º Ejército, junto con sus interrogatorios de prisioneros, habían proporcionado a Auchinleck una información fabulosa sobre la fuerza, disposición, estado de suministros, movimientos e intenciones del Panzergruppe y su fuerza aérea, así como, esto no menos importante, fechas y rutas de los convoyes de suministros del Eje a África del Norte. Por su parte, Rommel también tenía información recibida a través de canales similares, sólo que en su caso no existía un servicio tan unificado y coherente como el británico. Las informaciones producto de la interceptación del tráfico de señales británico que recibió Rommel sobre la preparación británica de una ofensiva a gran escala, por ejemplo, no fueron corroboradas por su inteligencia de campaña (reconocimiento), y la información recibida sobre las fuerzas y equipo de guerra a disposición de Auchinleck no era tan precisa como la recibida por el jefe británico. Pero, en el fondo, Rommel no quería creer lo que le decían sus informaciones de señales porque, de hacerlo, tendría que olvidarse de su ataque a Tobruk. Saber cómo reaccionaría Rommel ante un ataque británico era ya algo que estaba fuera del alcance de la inteligencia británica; incluso fuera de la propia inteligencia alemana. Quizás fue esta peculiaridad del carácter imprevisto de Rommel lo que impidió que los británicos se beneficiaran con mayor éxito de Enigma/Ultra.

En otro momento trataré de explicar cómo planificó Auchinleck su operación Crusader y por qué estuvo a punto de fracasar estrepitosamente.

* Sólo fallaron en detalles menores. No se sabía si la División zbV Afrika estaba subordinada al DAK. Se asumió que la División Trento era parte del XXX Cuerpo italiano, que fue correctamente identificado como Corpo Mobile, cuando de hecho esa división era parte del XXI CE. Enigma ayudó a identificar a los cuerpos XX y XXI. La Sigint (Signal Intelligence, término general en inglés para el proceso de interceptación y descifrado y la información de inteligencia que produce) de campaña italiana dio detalles de las divisiones subordinadas al XXI Cuerpo y localizó su CG. Pero además de no saber con seguridad qué divisiones italianas formaban parte del PA, fue imposible establecer si la Division blindada Littorio estaba en Trípoli. Esta dificultad continuó complicando los cálculos del blindaje enemigo en los primeros meses de 1942.

** Esta información se cursó a primera hora del 18 de noviembre al coronel Keyes para que suspendiera su acción de comando contra el supuesto CG de Rommel; lamentablemente llegó demasiado tarde.

Fuente: Para la información que he facilitado del servicio de inteligencia británico he utilizado el libro de versión abreviada de Francis Harry Hinsley, British Intelligence in the Second World War (New York: Cambridge University Press, 1993), pp. 183 y ss.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor José Luis » Mar Feb 09, 2010 9:46 pm

¡Hola a todos!

Antes de pasar a comentar la planificación de Auchinleck para su Operación Crusader, vamos a hacer una composición de lugar de las fuerzas bajo mando de Rommel.

El 18 de noviembre de 1941, el grueso de combate del Panzergruppe Afrika de Rommel estaba integrado por el DAK del general Crüwell y el XXI Cuerpo de Ejército italiano del general Navarrini. El DAK formaba con las dos divisiones panzer, la 15ª del general Neumann-Silkow y la 21ª del general Ravenstein, más la División Savona del general de Giorgis; el XXI Cuerpo de Ejército italiano controlaba la División z.b.V. (para tareas especiales) Afrika del general Sümmermann, la División Bologna del general Gloria, la División Trento del general de Stefanis, la División Brescia del general Zambon y la División Pavia del general Franceschini.

Las cinco divisiones del XXI Cuerpo de Ejército italiano estaban desplegadas alrededor de Tobruk, de oeste a este así escalonadas: Brescia, Pavia, Trento, Bologna y z.b.V Afrika. Detrás de esta última división alemana, al sureste estaba la 15. Panzer, y mucho más alejada, dirección sureste, entre Gambut y Bardia, estaba la 21. Panzer. En el frente de Sollum se encontraba la Savona.

No subordinado a Rommel (hasta pocos días después) estaba el Corpo d'Armata di Manovra (XX Cuerpo Móvil) del general Gastone Gambara (jefe de estado mayor del general Bastico, el comandante en jefe del Alto Mando de las fuerzas italo-alemanas en Libia, al que Rommel estaba subordinado), que tenía bajo su control a las divisiones “blindadas” Trieste (general Piazzoni) y Ariete (general Balotta), la primera desplegada en Bir Hacheim y la última en Bir El Gobi.

Imagen
Fuente: H. Büschleb, Nordafrika 1941. Panzer zwischen Tobruk und Halfaya-Pass (Friedberg: Podzun-Pallas Verlag, 1980), p. 24

Como se puede observar, Rommel, que no creía que los británicos pudieran lanzar una gran ofensiva, tenía a sus formaciones panzer un poco dispersas. Quería atacar Tobruk con la 15. Panzer y la z.b.V Afrika encabezando la ofensiva, seguidas de la infantería de Navarrini. La 21. Panzer estaba al sur de Gambut para enfrentar cualquier amenaza del 8º Ejército británico, mientras que las dos divisiones de Gambara cubrían las rutas de aproximación por el sur. En Sollum estaba la Savona reforzada con dos batallones alemanes en medio de unas defensas que Rommel había mejorado ostensiblemente.

Mañana veremos qué urdió el amigo Auchinleck.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor José Luis » Mié Feb 10, 2010 11:43 am

¡Hola a todos!

El objetivo de Auchinleck era recapturar la Cirenaica y, si eso salía bien, capturar la Tripolitania. Para recapturar la Cirenaica había que destruir previamente el blindaje de Rommel. Así pues, a principios de septiembre Auchinleck ordenó al comandante en jefe del 8º Ejército británico*, general Cunningham, que estudiara dos planes: el primero preveía un avance desde Jarabub a través de Jalo para cortar la línea de suministros de Rommel, quizás cerca de Bengasi; el segundo pasaba por un ataque principal hacia Tobruk con ataques de finta en el sur.

* El 8º Ejército de Cunningham formaba con el XIII Cuerpo (4ª División Hindú, la División Neozelandesa y la 1ª Brigada de Tanques de Ejército) y el XXX Cuerpo (7ª División Acorazada, 1ª División Sudafricana y la 22ª Brigada de Guardias).

Avanzar sobre Bengasi desde el sur era una idea que no gustaba nada a Cunningham, salvo que Rommel, previamente, hubiera dado señales de querer retirarse. Un avance así bien podía inducir al enemigo a no hacer movimiento alguno ya que sus stocks en el área de vanguardia le permitían mantenerse por algún tiempo independiente de Bengasi. Si ocurría esto, entonces habría que atacarle, perdiendo así tiempo y el elemento de la sorpresa. Además, un avance sobre Bengasi suponía una dispersión de fuerzas, dejando el ataque sobre Bengasi expuesto a ataques aéreos cada vez más fuertes, mientras que las líneas de comunicaciones británicas, cada vez más extendidas a medida que progresara el avance, se volverían muy vulnerables. En cambio, un ataque con el grueso del blindaje británico hacia Tobruk conseguiría muy probablemente traer el blindaje de Rommel a la batalla, pues el comandante alemán no dejaría que Tobruk fuese liberado de su asedio. El 3 de octubre se escogió este plan.

Cunningham planeó cruzar la frontera a través de la zona no defendida que había entre Sidi Omar y Fort Maddalena. Una fuerza compuesta por el grueso del blindaje británico avanzaría hacia el noroeste con el objetivo de combatir y destruir el blindaje de Rommel cerca de Tobruk, tras lo cual se levantaría el asedio junto con un ataque desde la guarnición**. Mientras tanto, otra fuerza contendría y envolvería las defensas enemigas de la frontera y peinaría el área entre Bardia y Tobruk. Después reduciría cualquier bolsa de resistencia enemiga que permaneciera en el área fronteriza. Entre ambas fuerzas se previó inicialmente una fuerza central, de un grupo de brigada acorazada, cuya misión sería evitar la interferencia del blindaje enemigo con el flanco y retaguardia del principal avance. Auchinleck sopesó cualquier curso concebible abierto a Rommel y concluyó que probablemente concentraría su blindaje en algún lugar al sur de Fort Capuzzo y atacaría el flanco de la fuerza de Cunningham que avanzaba hacia Tobruk.

** La fuerza de Tobruk, al mando del mayor general Morshead, estaba formada por la 70ª División de Infantería del mayor general Scobie y la 32ª Brigada Acorazada del brigadier Willison, junto con un grupo de brigada de infantería polaca bajo el mayor general Kopenski.

En el plan final se descartó la idea de una fuerza central independiente. En su lugar, se asignó al XXX Cuerpo (teniente general Norrie) la tarea de destruir el blindaje de Rommel; para ello y como primer paso, el blindaje británico debía avanzar hacia una posición central cerca de Gabr Saleh, unos 50 kilómetros al oeste de Sidi Omar. Dependiendo de cómo reaccionara Rommel, desde ahí podría avanzar hacia Tobruk o hacia Bardia. Cunningham esperaba que Rommel moviera ficha ya el primer día; si no lo hacía, entonces se reservaba para sí la decisión de determinar en qué dirección continuaría el avance.

La guarnición de Tobruk sólo se movería una vez que el XXX Cuerpo destruyese o neutralizase el blindaje de Rommel. La intención era capturar luego las dos crestas en Sidi Rezegh y El Duda, entre las cuales discurría la principal línea de comunicaciones de Rommel. El XXX Cuerpo debía capturar Sidi Rezegh, y la guarnición de Tobruk El Duda. El general Norrie debía decidir cuándo efectuar la salida, y desde ese momento la guarnición de Tobruk estaría bajo su mando.

Al XIII Cuerpo (teniente general Godwin-Austen) se le asignó la misión prevista para la segunda fuerza en el plan inicial. Dos brigadas de la 4ª División Hindú (mayor general Messervy) debían contener al enemigo en la posición fronteriza y cubrir las bases de vanguardia y la cabeza de ferrocarril del 8º Ejército. En el primer día de la ofensiva la tercera brigada debía salir hacia Sidi Omar y asegurar el flanco del agujero a través del cual debía pasar el principal avance. Cuando Cunnigham lo ordenase -es decir, cuando el blindaje enemigo estuviera firmemente comprometido en combate- la División Neozelandesa (mayor general Freyberg) debía avanzar hacia el norte alrededor de Sidi Omar y buscar la retaguardia de la posición enemiga en la frontera. Si en vez de resistir en la frontera, el enemigo intentaba retirarse, el XIII Cuerpo debía cortarlo o, si fallaba, perseguirlo sin descanso.

Norrie no estaba convencido de que su avance hacia Gabr Saleh atrajese al blindaje de Rommel el primer día. En tal caso, debía avanzar el segundo día hacia El Adem-Sidi Rezegh, área por la cual Rommel tendría que comprometer su blindaje para mantener intactas las líneas de comunicaciones de todas sus fuerzas al este de Tobruk. Pero la llegada de la división blindada Ariete a finales de octubre a Bir Hacheim confirmó a Cunnigham su opinión de que la fuerza acorazada británica debía estar preparada bien para combatir desde su posición central, bien para moverse en cualquier dirección (a Sidi Rezegh por ejemplo) que pudiera escoger como resultado de los últimos desarrollos.

Imagen
Fuente: Winston Churchill, The Second World War. Volume III. The Grand Alliance (New York: Houghton Mifflin Company, 1950), p. 495

El cuadro general de todos esos planes presentaba a la Operación Crusader como un ataque en dos flancos. A la derecha, el XIII Cuerpo tenía que cruzar la frontera y atacar las guarniciones de Sidi Omar y Capuzzo, y acto seguido las de Sollum y Bardia. A la izquierda, el XXX Cuerpo tenía que avanzar por la línea central de Trigh El Abd (un camino que discurría desde la frontera en Bir Sheferzen en una dirección noroeste y pasaba a unos 50 kilómetros al sur de Tobruk), con la intención de atraer al combate al blindaje de Rommel. La misión del XXX Cuerpo era “encontrar y destruir el blindaje enemigo”. Se pretendía hacerlo en Gabr Saleh, a unos 56 kilómetros de la frontera. La 4ª Brigada Acorazada (Brigadier Gathouse), bajo el mando del XXX Cuerpo, debía avanzar sobre el flanco interior con la doble función de cubrir el flanco izquierdo del XIII Cuerpo a medida que avanzaba al norte para atacar los puntos fuertes de la frontera, y para actuar como reserva acorazada del cuerpo de Norrie. Las dos formaciones clave de Cunningham eran la 7ª División Acorazada (general Gott) con sus tres brigadas acorazadas (la 4ª de Gathouse, la 7ª de Davy y la 22ª de Scott-Cockhurn), su grupo de apoyo (Campbell) y el 11º Regimiento de Húsares. Gott, bajo mando de Norrie, debía destruir a las dos formaciones panzer, 15ª y 21ª, de Rommel. La otra formación clave era la División Neozelandesa de Freyberg (XIII Cuerpo), que debía aislar del Panzergruppe a sus fuerzas de la frontera.

En conjunto, Cunningham iba a desplegar una enorme superioridad sobre Crüwell. Contra los 386 tanques italo-alemanes (249 alemanes en las dos divisiones panzer y 137 italianos M13/40 en la Ariete), los británicos disponían de 738 tanques (principalmente modelos Cruiser, Stuart, Valentine y Matilda), de ellos 477 con el XXX Cuerpo, 135 con el XIII Cuerpo, y 126 con la 32ª Brigada Acorazada de Tobruk. Añadían a este blindaje, 34.000 camiones, 600 piezas de artillería de campaña, 80 cañones antiaéreos pesados y 160 ligeros, 200 cañones antitanque y 900 morteros. También estaba garantizada la superioridad aérea, como hemos visto más arriba. En personal también había superioridad británica, aunque ligera (unos 18.000 hombres más).

Bajo estas circunstancias, con una superioridad británica teóricamente decisiva en información de inteligencia, en fuerzas y equipo en tierra, cielo y mar, ¿por qué la batalla no se decantó ya desde el primer día de su inicio a favor de los británicos? ¿Por qué el Panzergruppe Afrika no fue capaz de, aprovechando su éxito inicial, frustrar definitivamente la ofensiva británica?

¿Quiénes quieren opinar?

Fuentes: La información sobre la planificación británica, su orden de batalla y fuerza procede del volumen III de Playfair, The Mediterranean and Middle East: British Fortunes Reach their Lowest Ebb. September 1941 to September 1942; Fraser, Knight's Cross: A Life of Field Marshal Erwin Rommel; Churchill, The Second World War, volumen III, The Grand Alliance; Kitchen, Rommel's Desert War, y Büschleb, Nordafrika 1941.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor beltzo » Jue Feb 11, 2010 2:19 pm

Hola a Todos:

Bajo estas circunstancias, con una superioridad británica teóricamente decisiva en información de inteligencia, en fuerzas y equipo en tierra, cielo y mar, ¿por qué la batalla no se decantó ya desde el primer día de su inicio a favor de los británicos? ¿Por qué el Panzergruppe Afrika no fue capaz de, aprovechando su éxito inicial, frustrar definitivamente la ofensiva británica?


Telegráficamente:

Para mí la primera pregunta es fácil de responder, resumiendo: el plan británico basaba gran parte de sus posibilidades en las reacciones alemanas, si ya era dudosa la respuesta alemana ante un avance en Gabr Saleh, tenían la mala suerte de tener que enfrentarse a Rommel. Sin duda tuvo bastante importancia la tardanza de Rommel en reconocer la envergadura de la ofensiva británica, se hallaba obsesionado con Tobruk (con muy buenas razones para ello) y no quería soltar su presa.

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
Uge
Miembro
Miembro
Mensajes: 478
Registrado: Lun Nov 16, 2009 12:11 am

Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor Uge » Jue Feb 11, 2010 8:15 pm

Es evidente que el avance en direcciones divergentes de las tres brigadas blindadas de la 7ª División Acorazada favoreció que el DAK pudiera ir derrotándolas por separado en sucesivas batallas.

Puede pensarse que esta dispersión no era excesivamente peligrosa, ya que cada brigada contaba con un número bastante superior de carros de combate en comparación con los regimientos blindados alemanes y que su alta movilidad permitiría, en caso de necesidad, un apoyo coordinado entre ellas.

La realidad era muy diferente, muchos factores lastraban su eficacia: estructuras orgánicas muy desequilibradas, ausencia de cooperación interarmas (doctrina Fuller), tendencia a la dispersión de recursos ( especialmente en artillería ), deficientes comunicaciones, excesiva rigidez en un mando demasiado alejado de un campo de batalla fluido…

Por parte alemana, la reacción de Cruewell terminó siendo eficaz el 22 y 23 de noviembre al conjurar el peligro sobre Sidi Rezegh y desmoralizar a Cunningham. El 24 de noviembre la batalla tomaría un nuevo derrotero al tomar carta de protagonismo Rommel y Auchinleck.

Saludos
La vanidad es yuyo malo, que envenena toda huerta. Es preciso estar alerta, manejando el azadón. Pero no falta el varón, que la riega hasta en su puerta. (Atahualpa Yupanqui)

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor beltzo » Vie Feb 12, 2010 2:14 am

Hola de Nuevo:

Me doy cuenta ahora de que he cometido un error en mi anterior escrito que paso a corregir y aquí explicaré con algo más de detalle lo que quería decir par quien no lo haya entendido del todo.

La misión del XXX Cuerpo era “encontrar y destruir el blindaje enemigo”. Se pretendía hacerlo en Gabr Saleh, a unos 56 kilómetros de la frontera.


Efectivamente, el XXX cuerpo esperaba que el blindaje de Rommel aparecería en Gabr Saleh, sin embargo el lugar elegido era bastante desafortunado ya que no era un punto suficientemente amenazador como para esperar provocar una reacción contundente por parte alemana. Hubiese sido mucho más realista esperar un enfrentamiento blindado en Sidi Rezegh, tal como quería Norrie, que si suponía una amenaza seria para los alemanes.

Los ingleses por otra parte, no tuvieron en cuenta que la inteligencia alemana, con ser buena, no disponía de nada parecido a ULTRA, esto significaba que ante un ataque en dirección a Gabr Saleh no tenían porque adivinar de inmediato la verdadera envergadura de la ofensiva y responder a ella. Esto que ya suponía un eslabón débil en el plan, se vio acentuado porque Rommel no quería soltar su presa y por tanto no quería creer en una gran ofensiva inglesa de gran envergadura.

Ocurrió lo que tenía que ocurrir, el avance sobre Gabr Saleh del día 18 no impresionó a Rommel, a pesar de que tanto von Ravenstein como Cruewell eran partidarios de concentrar a la 15ª y la 21ª P.D. en Gabr Saleh, Rommel se opuso y el plan británico empezó a descarrilar*.


*Rommel seguía sin querer creer en una ofensiva británica, en parte, porque como ya dije no quería soltar su presa, y en otra parte, porque los movimientos británicos hasta ese momento no eran demasiado claros.

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen



"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1474
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor Schwerpunkt » Vie Feb 12, 2010 10:56 am

José Luis escribió:Bajo estas circunstancias, con una superioridad británica teóricamente decisiva en información de inteligencia, en fuerzas y equipo en tierra, cielo y mar, ¿por qué la batalla no se decantó ya desde el primer día de su inicio a favor de los británicos? ¿Por qué el Panzergruppe Afrika no fue capaz de, aprovechando su éxito inicial, frustrar definitivamente la ofensiva británica?

¿Quiénes quieren opinar?


Intentaré responder de manera escueta aunque las preguntas dan para bastante disertación...

En contestación a la primera pregunta, uno de los principales motivos fue el deficiente desempeño táctico británico en la guerra de movimiento. Si bien la infantería y artillería británica disponían de material excelente y en general un buen desempeño -en especial la artillería- con buenas comunicaciones, no podemos decir lo mismo de las fuerzas blindadas y en especial de la coordinación de las mismas con otros elementos. La infantería británica era excelente a la defensiva aunque adolecía de una cierta falta de agresividad. Las fuerzas australianas y neozelandesas se convirtieron en una especie de infantería de choque. Pero el principal factor aunque se haya comentado varias veces, es que los británicos seguían sin comprender que la misión de los carros no era simplemente una especie de carga de caballería sobre orugas sino que tenía que apoyarse y coordinarse con otros elementos como grupos de exploración, artillería anticarro, ingenieros, etc. El ejército británico fracasó en comprender que contra los carros del enemigo no había que oponer los carros propios sino la artillería antitanque dispuesta en profundidad y que en general era mala idea cargar con los carros en descubierta contra posiciones artilleras antitanque enemigas camufladas. Por si fuera poco los británicos tendían a dispersar sus unidades acorazadas en vez de concentrarlas en un punto de máximo esfuerzo, lo que permitía que los alemanes las destruyeran una a una. Y la relativa facilidad con que los alemanes destruían brigadas blindadas aisladas en 1941-42 estaba además auxiliado por una falta de apoyo de las otras armas. Es sorprendente lo poco que había aprendido el ejército británico al respecto incluso en fechas tan posteriores como el verano de 1944.

A la segunda pregunta creo que habría que responder que Rommel tuvo dos errores de apreciación respecto a las intenciones británicas y sus posibilidades: la primera fue subestimar la capacidad combativa de la guarnición de Tobruk y el tamaño de las fuerzas británicas que marchaban a levantar el cerco y destruir si es posible a las fuerzas del Eje en la zona. En particular pensó que el grueso de las fuerzas británicas se encontraban cercando a las guarniciones del Eje en la costa (Halfaya, Sollum y aunque no lo estuviera todavía inicialmente, Bardia) y no marchando contra el cerco germanoitaliano en Tobruk.
El segundo error fue la limitación de su logística y el empeño en mantener un combate que debido a la disparidad numérica del VIII Ejército frente a las fuerzas del Eje (de dos a uno en carros y aviones) se convertía lentamente en desgaste y por tanto era inasumible por Rommel. Al final el bando que podía reponer sus bajas y recibir más suministros ganó al que no tenía esa capacidad aunque con retrospectiva faltó poco para que Rommel lograra su objetivo de derrotar a Auchinleck. Si el general británico hubiera perdido el nervio es posible que Rommel se hubiera salido con la suya. Su contrario tuvo la perspicacia de comprender que con una superioridad material tal y el superior apoyo logístico los alemanes tendrían que ceder aunque se hubieran sufrido algunos reveses.

Pues, esto es de manera muy resumida y sin espacio para matizaciones, lo que me parece que ocurrió.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor José Luis » Vie Feb 12, 2010 1:02 pm

¡Hola a todos!

Agradezco a los compañeros Beltzo, Uge y Schwerpunkt sus opiniones, que paso a comentar.

Beltzo subraya, con razón, que la intención del mando británico de atraer y combatir el blindaje de Rommel en Gabr Saleh no tenía mucho fundamento, pues, tal como expuso Norrie, el avance británico hacia esa área no representaba ninguna amenaza directa para Rommel. Sin embargo, el plan británico no descansaba únicamente en esa primera intención a cargo del XXX Cuerpo de Norrie. Si Rommel no lanzaba su blindaje hacia Gabr Saleh el 18 de noviembre, cosa muy probable, el XXX Cuerpo, en especial las tres brigadas de la 7ª División Acorazada, tenía varias opciones para seguir intentando atraer y combatir a las dos divisiones panzer de Crüwell: podía amagar desde Gabr Saleh hacia Gambut, o podía, con mejor criterio en mi opinión, avanzar hacia Bir el Gubi (para atacar y destruir la Ariete italiana) o incluso hacia Sidi Rezegh (amenazando así con aislar al DAK y a las fuerzas de la frontera). En cualquiera de esos casos, era casi seguro que Rommel reaccionaría atacando el flanco del XXX Cuerpo, y con ello los británicos ya tendrían su tan ansiada batalla blindada y la oportunidad de destruir a las dos divisiones panzer. De hecho, esto fue lo que sucedió y lo que había pronosticado Auchinleck, sólo que no sucedió tal como se había planeado.

En mi opinión, el plan británico (Crusader) era un buen plan; claro, sencillo y con tareas bien definidas: el XXX Cuerpo debía avanzar hacia el noroeste, buscar y destruir el blindaje de Rommel y, al mismo tiempo, cubrir el flanco izquierdo del XIII Cuerpo. Su 1ª División Sudafricana (mayor general Brink) tenía que proteger las comunicaciones de la 7ª DA en el oeste y suroeste, y después capturar la cresta de Sidi Rezegh. El XIII Cuerpo debía clavar y aislar las tropas italo-alemanas en la frontera egipcia, y después avanzar hacia el oeste, hacia Tobruk. La guarnición de Tobruk (que pasó al mando del mayor general Scobie, también al mando de la 70ª DI) tenía que efectuar una salida cuando recibiera la orden, y, finalmente, la Fuerza del Oasis (al mando del brigadier Reid, también al mando de la 29ª Brigada de Infantería Hindú) tenía que asegurar Jarabub, avanzar para proteger el punto 125, y capturar Jalo.

El problema, a mi juicio, no estuvo en el plan, sino en su ejecución, en el cuándo y el cómo se llevó a cabo.

En primer lugar, Auchinleck sabía que Rommel estaba preparando un ataque inminente contra Tobruk; sabía que con toda probabilidad lanzaría su ataque el 20 de noviembre. Así las cosas, hubiera sido más provechoso lanzar Crusader pocas horas después de que Rommel comenzase su ataque contra Tobruk. Sin duda, a Rommel le resultaría mucho más complicado desenganchar a su 15. Panzer del combate de Tobruk y re-desplegar sus fuerzas para afrontar el ataque británico. Si Auchinleck no actuó de esta forma, es muy probable que el motivo fuese la intolerable presión ejercida por Churchill, que llevaba semanas urgiendo a su comandante a comenzar la ofensiva.

En segundo lugar (y aquí ya entro en lo comentado por Uge y Schwerpunkt), el blindaje británico -por organización, entrenamiento y experiencia- no estaba al mismo nivel que el blindaje alemán. Su única oportunidad de éxito, en un enfrentamiento blindado con las dos divisiones panzer, necesitaba a la 7ª División Acorazada combatiendo en pleno y concentrada, para así hacer uso de su sustancial ventaja numérica en tanques. Pero por dos veces los británicos cometieron el mismo error: primero cuando Gott, a primeras horas del 19 de noviembre, ordenó la dispersión de su división: ordenó a la 4ª Brigada Acorazada permanecer en Gabr Saleh para proteger el flanco derecho de la división y el flanco izquierdo del XIII Cuerpo. A la 7ª Brigada Acorazada la mandó de reconocimiento hacia Sidi Rezegh, donde, si la ocasión era propicia, debía asegurar una área en la escarpadura. A la 22ª Brigada Acorazada la mandó de reconocimiento hacia Bir el Gubi y, si terciaba, asegurar el terreno en esa área. Mientras que el Grupo de Apoyo de la división debía estar preparado para operar bien con la 7ª Brigada Acorazada, bien con la 22ª Brigada Acorazada. Las operaciones de reconocimiento de las dos brigadas acorazadas (7ª y 22ª) se convirtieron en operaciones de ataque, por órdenes de Gott, contra Sidi Rezegh y Bir el Gubi, respectivamente.

Al dispersar a las brigadas de su división y comprometer a dos de ellas, separada e independientemente, en combate, Gott consiguió, esencialmente, la erosión de la capacidad de combate de la 7ª División Acorazada. La 22ª Brigada Acorazada perdió 40 tanques, incluyendo 25 de sus 136 últimos modelos ”Cruiser”, en su combate con la Ariete. La 4ª Brigada Acorazada, que se quedó sola en Gabr Saleh, fue atacada por el Kamfgruppe Stephan sobre las 16 horas p.m., con el agravante de que uno de sus regimientos (el 3º Royal Tank Regiment) había sido enviado previamente a ayudar a los coches blindados en la dirección de Sidi Azeiz. El oberst Stephan pudo así combatir con igualdad numérica de tanques a la 4ª Brigada Acorazada, causándole la pérdida de 32 tanques “Stuart”. Aunque se llamó inmediatamente al 3º RTR, cuando llegó ya empezaba a oscurecer y Stephan ya había roto el combate.

Cunningham no rectificó esa dispersión del blindaje de Gott cuando emitió sus órdenes al finalizar el 19 de noviembre. Ordenó al Grupo de Apoyo que se uniese a la 7ª Brigada Acorazada en Sidi Rezegh; a la 1ª División Sudafricana que avanzase hacia Bir el Gubi y que tuviese una de sus dos brigadas lista para moverse por la tarde del día siguiente hacia Sidi Rezegh; a la 22ª Brigada Acorazada le ordenó operar al norte de Bir el Gubi, y a la 4ª Brigada Acorazada permanecer en Gabr el Saleh.

En mi opinión, para los británicos hubiera sido más provechoso desde el mismo día que Gott llegó a Gabr Saleh mantener concentrado el blindaje de su división y atacar hacia Sidi Rezegh o Bir el Gubi. Aunque con esa operación dejaran descubierto el flanco del XIII Cuerpo, Rommel concentraría su blindaje contra la amenaza de Norrie, no contra la del XIII Cuerpo.

En cuanto al bando alemán, a Rommel le traicionó su obsesión con Tobruk. Tan pronto Rommel regresó de Italia el 18 de noviembre, fue visitado por Crüwell. El jefe del DAK le propuso concentrar las dos divisiones panzer al sur de sus actuales posiciones. Ravenstein quería trasladar su 21. Panzer a Gabr Saleh, movimiento que contaba con la aprobación de Crüwell, quien también quería enviar a la 15. Panzer por detrás para apoyar a Ravenstein. Esto irritó a Rommel, que mostró su desacuerdo. Sin saberlo, Rommel estaba frustrando la primera intención de Cunningham (combatir el blindaje alemán en Gabr Saleh), pues el “Zorro” no creía por entonces que los británicos estuviesen lanzando realmente una ofensiva. Seguía con su idea de atacar Tobruk. A la mañana siguiente, 19 de noviembre, Crüwell visitó de nuevo a Rommel. Los informes recibidos del DAK y del Panzergruppe Afrika habían reforzado la creencia de Crüwell en que estaban ante una auténtica ofensiva británica, pero Rommel sólo concedía que los británicos estaban lanzando una operación de reconocimiento en fuerza. Sin embargo, Rommel permitió cierta libertad de movimiento a Crüwell para combatir el blindaje británico. Permitió que la 15. Panzer se moviera al suroeste de Gambut, donde podía operar en reconocimiento, y acordó que la 21. Panzer enviase un kampfgruppe para apoyar a los coches blindados que estaban siendo perseguidos hacia Sidi Azeiz por los King's Dragoon Guards. Ese kampfgruppe (Stephan) fue el que atacó a la 4ª Brigada Acorazada.

Al anochecer del 19 de noviembre, Rommel seguía pensando que los británicos querían evitar su ataque contra Tobruk, o incluso que querían levantar el asedio. Ordenó a Crüwell que destruyera el blindaje británico, y éste concentró a sus dos divisiones panzer, enviándolas contra una supuesta fuerza (3º RTR) que había sido reportada como avanzando en dirección noroeste casi hasta Sidi Azeiz. En esa creencia, Crüwell ordenó a la 15. Panzer avanzar hacia el este, mientras la 21. Panzer debía avanzar hacia Sidi Omar para evitar que los británicos escaparan en dirección sur. Pero, en su avance, las dos divisiones panzer no encontraron, salvo coches blindados, ningún enemigo de consideración. A mediodía del 20 de noviembre, la 21. Panzer tuvo que detenerse entre Sidi Omar y Sidi Azeiz porque se había quedado sin combustible y escasa de municiones. Crüwell pidió a Rommel que le dejara seguir avanzando con la 15. Panzer sobre Gabr Saleh, pero éste le dijo que pospusiera su avance para el día siguiente, utilizando las dos divisiones panzer. A pesar de esto, Crüwell lanzó a la 15. Panzer con órdenes de entrar en contacto con los británicos, y ordenó a la 21. Panzer que, marchando de noche, se uniera a la 15. Panzer para el combate. Ahora Crüwell reaccionaba como había predicho Auchinleck, pero con tres días de retraso.

Entonces sucedió algo típico de la guerra: la fricción de Clausewitz. A primeras horas del 20 de noviembre, Cunningham abandonó el CG de Norrie y regresó al suyo (8º Ejército) para enterarse de que el CG del DAK estaba abandonando Bardia camino de Tobruk. Junto con otros informes recibidos sobre movimientos del enemigo en dirección oeste, Cunningham sacó la conclusión de que Rommel estaba intentando retirarse. Gott se encontraba en esos momentos en Sidi Rezegh, donde le pareció que el enemigo era débil en ese sector. Sobre las 10 horas a.m. sugirió a Norrie que el Grupo de Apoyo debía bastarse por sí solo para contactar con la 70ª División de Infantería de Scobie si a éste se le ordenaba salir de Tobruk en la mañana del 21 de noviembre. A Norrie le atrajo la idea, aunque ello significaba un cambio radical del plan inicial. Una hora más tarde, sobre las 11 a.m., gracias a los mensajes alemanes interceptados por el CG del 8º Ejército, Cunningham avisó a Norrie que las dos divisiones panzer se habían unido para atacar a la 4ª Brigada Acorazada. Inmediatamente, Norrie hizo llamar a la 22ª Brigada Acorazada de Bir el Gubi, cubriendo su plaza la 1ª División Sudafricana. Todo parece indicar que el mando británico estaba ahora convencido de que iba a combatir exitosamente a las dos divisiones panzer de Crüwell, incluso cuando no podían contar con la 7ª Brigada Acorazada, comprometida en Sidi Rezegh. Pero debía pensar que, si todo salía bien, seis batallones de tanques británicos (4ª y 22ª brigadas) se iban a enfrentar con éxito a los cuatro batallones panzer de Crüwell. No de otra forma se puede explicar el hecho de que a las 16 horas p.m., Cunningham, aprobando la idea de Gott que le expuso Norrie, ordenara a la 70ª División de Infantería que realizase su salida de Tobruk en la mañana del día siguiente, 21 de noviembre. Una de las dos brigadas de la 1ª División Sudafricana debía llegar a Sidi Rezegh sobre las 7 horas a.m. para cooperar con el Grupo de Apoyo, mientras que la otra debía sujetar a la blindada Ariete en Bir el Gubi. De esta forma, Cunningham alteraba su plan inicial, pues la salida de Tobruk (y la cooperación de la formación sudafricana en esta operación) debía realizarse después y no antes de que el blindaje alemán estuviera firmemente comprometido (y destruido o neutralizado) en combate. Al poco de tomarse esta decisión, la 15. Panzer entró en contacto con la 4ª Brigada Acorazada sin que la 22ª Brigada Acorazada llegase a tiempo desde Bir el Gubi para jugar un papel decisivo. Los británicos perdieron 26 tanques.

Recapitulando. En el bando alemán, Rommel no aceptó toda la gravedad de la situación hasta las 4 horas a.m. del 21 de noviembre, cuando, reconociendo ya la ofensiva británica y el verdadero peligro de la misma en Sidi Rezegh, ordenó a Crüwell romper contacto con las dos brigadas acorazadas británicas y avanzar a toda máquina hacia Sidi Rezegh. Von Mellenthin*, en retrospectiva, creyó que la decisión de comprometer a la 21. Panzer fue apresurada y que hubiera sido mejor para la división evitar la batalla hasta que todo el DAK estuviese concentrado. A mediodía del 19 de noviembre, según él, la situación era todavía oscura. Todo lo que sabían era que grandes fuerzas acorazadas británicas habían cruzado la frontera en el área de Fort Maddalena y que estaban atacando hacia el norte, mientras otras unidades británicas entraban en contacto con las posiciones del DAK en la frontera. Para Mellenthin, en una situación así es una buena norma concentrarse y esperar nueva información, pero Rommel, en su idea de que los británicos sólo estaban lanzando un reconocimiento en fuerza, creyó que un fuerte ataque de la 21. Panzer los haría retroceder. En realidad, la decisión de comprometer a la 21. Panzer fue más arriesgada de lo que creían los alemanes, pues en la madrugada del 19 de noviembre la 7ª División Acorazada estaba todavía concentrada en Gabr Saleh. Pero, por fortuna para los alemanes, la 7ª División Acorazada fue segregada ese mismo día como ya hemos visto. A mi juicio, el mayor error alemán fue que Crüwell lanzara a sus dos divisiones panzer a destruir un enemigo imaginario, perdiendo así tiempo y combustible de forma innecesaria, y luego lanzarse hacia Gabr Saleh, en vez de virar hacia Sidi Rezegh ya la misma tarde del 20 de noviembre o a la mañana siguiente, que era el sector donde se encontraba la verdadera amenaza británica. Así pues, el 20 de noviembre fue un día perdido para el DAK y, más importante, también una oportunidad de oro para asestar un golpe definitivo a Cunningham. Si el DAK hubiese concentrado sus dos divisiones panzer en la mañana del 20 de noviembre contra Gabr Saleh (en vez de perseguir a un enemigo imaginario hacia el área de Sidi Omar-Sidi Azeiz), habría podido destruir completamente a la 4ª Brigada Acorazada; por contra, si hubiese enviado a sus dos divisiones panzer contra Sidi Rezegh, entonces muy probablemente hubiese destruido a la 7ª Brigada Acorazada y el Grupo de Apoyo, y el Panzergruppe habría podido derrotar al 8º Ejército en Crusader.

Con todo, lo que siguió a partir del 21 de noviembre fue la batalla de tanques más importante del Desierto Occidental hasta entonces (y una de las más extraordinarias de toda la IIGM), pero eso lo podemos comentar, si hace, más adelante, pues en y tras Sidi Rezegh todavía pudo Rommel frustrar la operación Crusader.

Imagen
Fuente: F. W. Von Mellenthin, Panzer Battles (New York: Ballentine Books, 1971), p. 52

Para acabar, a mí me gustaba el plan británico, pero a condición de que la 7ª División Acorazada se mantuviese siempre más o menos concentrada. De otra forma, jamás tendría opción de destruir el blindaje del DAK, mucho más experto y hábil que el británico.

* F. W. Von Mellenthin, Panzer Battles (New York: Ballentine Books, 1971), p. 51.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor beltzo » Vie Feb 12, 2010 2:28 pm

Hola de Nuevo:

Sin embargo, el plan británico no descansaba únicamente en esa primera intención a cargo del XXX Cuerpo de Norrie. Si Rommel no lanzaba su blindaje hacia Gabr Saleh el 18 de noviembre, cosa muy probable, el XXX Cuerpo, en especial las tres brigadas de la 7ª División Acorazada, tenía varias opciones para seguir intentando atraer y combatir a las dos divisiones panzer de Crüwell


Por supuesto que no descansaba solo en esa intención, me he limitado a establecer el primer punto importante para saber porque las cosas se torcieron para los británicos puesto que no quería extenderme en más consideraciones. Lo cierto es que todo el plan descansaba en una premisa básica, el blindaje de Rommel debía de ser destruido, los británicos debieron prever que Gabr Saleh no atraería ese blindaje y que en el improbable caso de hacerlo, tardarían un tiempo en reaccionar, por tanto era más realista establecer puntos alternativos, y sobre todo, en que condiciones se debía enfrentar al blindaje de Rommel en esos puntos, que es justo lo que tú explicas aquí:

En mi opinión, para los británicos hubiera sido más provechoso desde el mismo día que Gott llegó a Gabr Saleh mantener concentrado el blindaje de su división y atacar hacia Sidi Rezegh o Bir el Gubi


Aún con todo, nada de esto garantizaba que en un enfrentamiento blindado fueran los británicos quienes salieran victoriosos, pero desde luego era su única oportunidad de conseguirlo para que el resto del plan fuese coser y cantar.

Lo que ocurrió no deja de ser curioso, Ravenstein pensando que Cruewell haría lo mismo, envió a Stephan por su cuenta contra Gabr Saleh, la reacción alemana estaba servida, pero los ingleses no estaban preparados para recibirla, y suerte tuvieron de que Cruewell no dirigiera sus fuerzas contra el mismo punto ya que entonces se daría la paradoja de que aún siendo los movimientos alemanes los previstos por los británicos, el resultado hubiese sido catastrófico para ellos.

Se puede decir con buenas razones para ello, que el principal error británico fue de ejecución, no es que este en desacuerdo con eso, pero creo que antes de ello, la planificación no fue la más correcta, en el punto a mi juicio más importante, como, cuando y donde, destruir el blindaje de Rommel.

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen



"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7271
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Rommel, Auchinleck y Crusader

Mensajepor tigre » Mié Sep 13, 2017 12:34 am

Hola a todos :-D; algo más............................................

Operación Crusader.

Imagen
Rommel durante su visita a la sede del XXI Cuerpo de Ejército italiano en África. A la izquierda está el Generale Corpo d'Armada Enea Navarini, detrás de Rommel el Oberst Paul Diesener (Kommandeur des Verbindungsstabs zum XXI. Ital. AK), y segundo desde la derecha el Generalmajor Alfred Gause (Chef des Generalstabs der Panzergruppe África)....................................................

Fuente: http://2.bp.blogspot.com/-JH6AnBMKLe0/T ... Gause.jpeg

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.


Volver a “Frente africano y mediterráneo”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado