pub01.jpg

Beda Littoria, objetivo Rommel

La guerra en el Continente Africano

Moderador: Antonio

kurt meyer
Usuario
Usuario
Mensajes: 27
Registrado: Mié Jun 28, 2006 1:23 am

Beda Littoria, objetivo Rommel

Mensajepor kurt meyer » Dom Jul 09, 2006 7:57 am

En el libro "Los zorros del desierto" (titulo original "Die wüsten füchse") de Paul Carell se menciona el intento de capturar a Rommel por parte de un comando britanico al mando del mayor Geoffrey Keyes.

La accion habria transcurrido en Beda Littoria donde los britanicos creian que Rommel seguia teniendo su cuartel general (ya lo habia trasladado) y se saldo con la muerte del mayor Keyes y de cuatro soldados alemanes.

El autor lo da como un hecho cierto, pero ¿es real o historia-ficcion?
Supongo, que en el caso de haber sido cierto, la informacion de operaciones de este tipo no sera ni muy abundante ni muy fiable.

¿Alguien conoce algun detalle significativo del hecho?
"Matar a un hombre es algo muy duro... le quitas todo lo que tiene y todo lo que podria tener"

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensajepor beltzo » Dom Jul 09, 2006 8:22 am

Hola:

Aquí va el relato del suceso según la obra sobre Rommel de Desmond Young.

Se ha explicado ya cómo Rommel escapó una vez más a la muerte o al cautiverio por estar ausente de su Cuartel General de Beda Littoria, cerca de Cirene. Resumiendo los hechos, recordemos que un comando británico, conducido por el coronel Geoffrey Keyes, desembarcó de un submarino en un lugar convenido, donde esperaba un oficial de valor temerario, llamado John Haseldon — que, por cierto, caería muerto en combate poco después—, el cual salió al encuentro del comando y guió sus pasos hasta el Cuartel General de Beda Littoria. Disfrazado de árabe, Haseldon vivía detrás de las líneas enemigas. "Cuando penetra uno en el pueblo viniendo de Cirene —ha escrito el comandante Kennedy-Shaw en su obra Lang Rang Desert Group—, lo primero que ve, a su derecha, en un silo para granos, luego una hilera de pabellones y, finalmente, otro inmueble más grande, de dos pisos, sombrío y de aspecto bastante siniestro. Allí era donde vivía Rommel en 1941...

"A medianoche, Keyes, acompañado de dos de sus hombres, Campbell y Terry, llamó a la puerta de entrada de aquel inmueble, pidiendo a gritos en alemán que se le abriera. El soldado que montaba la guardia entreabrió la puerta y aunque disparó tan pronto estuvieron dentro los intrusos, fue abatido por éstos. Dos oficiales, que acudieron al oír los disparos, cayeron también junto a las escaleras. Entonces todas las luces del inmueble quedaron apagadas y se hizo un espeso silencio. Keyes comenzó por registrar las habitaciones del sótano. La primera estaba vacía, pero de la oscuridad de la segunda surgió un disparo y Keyes se derrumbó, mortalmente herido. También Campbell fue herido y cayó prisionero. Terry, en cambio, pudo huir. El coronel Keyes (que sería condecorado con la Cruz Victoria a título postumo) está enterrado en Beda Littoria, junto con cuatro alemanes, en lo alto de una colina, a dos quilómetros del pueblo, yendo hacia el sur."

Rommel, que había salido de Roma en avión el 16 de noviembre, estaba ya en camino, por lo demás, de precisar los últimos detalles de su plan de ataque contra Tobruk. De todos modos, no hubiera podido caer prisionero en la Prefettura; esta mansión siniestra, edificada en medio de un grupo de cipreses, no era, en efecto, el Cuartel General de Rommel, sino el de su oficina "Q" (Intendencia). Su propio Cuartel General estaba en la Casa Bianca, en Ain Gazala, al este de Derna. Rommel acudía ciertamente a Beda Littoria algunas veces, pero nunca pasaba la noche allí, a pesar de que tenía reservado, para él o para algún otro visitante de alta graduación, un pabellón que todos llamaban "la Casa de Rommel". Las informaciones que poseía John Haseldon eran, pues, equivocadas; los informadores árabes sólo podían haber visto a Rommel, en aquellos parajes, de día, o tal vez, de noche, le habían confundido con otro oficial alemán...

Cuando recibió el informe sobre la fallida incursión británica, Rommel ordenó a su capellán, Rudolph Damrath, que marchara a Beda Littoria para celebrar funerales cristianos en sufragio de Keyes y de los cuatro alemanes caídos también en el asalto. Durante treinta y seis horas, Damrath tuvo que rodar sobre carreteras azotadas por la lluvia y a través de los wadis inundados a causa de una tormenta reciente. Llegó a Beda Littoria diez minutos antes de la hora fijada para las exequias, con el tiempo justo para pronunciar un sermón y bendecir las tumbas (la de Keyes es la última comenzando por la derecha). Un oficial del Estado Mayor alemán depositó sobre ellas unas coronas; se dispararon tres salvas; pusieron en pie unas cruces de madera y plantaron unos jóvenes cipreses. Después de la guerra, Damrath y Ernest Schilling, jefe del Cuartel General alemán en Beda Littoria, enviaron un informe sobre la muerte y los funerales de Geofrey Keyes a Lady Keyes, madre de éste.

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Beda Littoria

Mensajepor José Luis » Dom Jul 09, 2006 6:06 pm

¡Buenos días a todos!

kurt meyer escribió:
El autor lo da como un hecho cierto, pero ¿es real o historia-ficcion?
Supongo, que en el caso de haber sido cierto, la informacion de operaciones de este tipo no sera ni muy abundante ni muy fiable.

¿Alguien conoce algun detalle significativo del hecho?



¡Hola, Meyer!

He trasladado el topic a este subforo, por parecerme más oportuno. En el anterior estaría mejor un topic dedicado a los comandos en general, pero ésta fue una operación de guerra en el Desierto Occidental.

!Por supuesto que la operación fue real, y tanto!

Beltzo ya ha dado los detalles del asalto a la casa de Rommel, según la cuenta de Desmond Young. Yo voy a proporcionar otros detalles previos.

Esos comandos eran parte del Comando Escocés que se había puesto a disposición del 8º Ejército a principios de octubre. Lo componían 6 oficiales y otros 53 rangos.

Este comando no sólo debía llevar a cabo el asesinato de Rommel, sino tres misiones más. Para ello se formaron cuatro destacamentos: el primero para dar cuenta de Rommel, el segundo para atacar el CG italiano en Cirene, el tercero para atacar el centro de inteligencia italiano en Apolonia, y el cuarto para cortar las comunicaciones telefónicas y telegráficas.

Para su transporte hasta la playa elegida se utilizaron dos submarinos: el H.S.M. "Torbay" y el H.S.M. "Talisman". Estos navíos debían acercar a los comandos a la costa para luego proceder al desembarco en botes de goma. Partieron de Alejandría el 10 de noviembre y el primer desembarco se realizó en la tarde-noche del 14 de noviembre a bordo del "Torbay". La localización del punto exacto de acercamiento a playa no sería posible sin la intervención del capitán británico J. E. Haselden, quien se había internado en la retaguardia enemiga vistiendo a la usanza árabe y entablando relaciones de amistad con los lugareños de la zona elegida para el desembarco. Con las señales que Haselden hizo desde tierra, los hombres del "Torbay" afianzaron su acercamiento a costa. El desembarco llevó más tiempo (cinco horas) del previamente estimado (una hora), pero fue finalmente exitoso.

En cambio, el desembarco del "Talisman" fue un desastre por el mal tiempo y oleaje. Sólo el coronel Laycock y siete hombres alcanzaron la playa; el resto retornó al submarino.

Una vez en tierra se reunieron los dos grupos desembarcados, pasando la noche en un wadi.

El coronel Laycock decidió cambiar sus planes previos en vista del parcial éxito de los desembarcos. Dividió el grupo en dos destacamentos: uno a cargo del teniente coronel Keyes, con la misión de atacar el CG y la casa de Rommel. Keyes contaba con el capitán Campbell y 17 hombres más. El segundo destacamento (7 hombres) lo comandaba el teniente Cook, y su objetivo era cortar las líneas telefónicas y telegráficas en los cruces de carreteras al sur de Cirene. Laycock permanecería en la playa con un sargento y dos hombres más para establecer una especie de cabeza de puente que debía recibir a los comandos que regresaran de sus operaciones. Éstas no comenzarían hasta el cabo de dos días, por diversos factores como el tiempo y guías.

Los comandos dejaron sus posiciones guiados por unos árabes que los abandonarían al cabo de unas cuantas millas, pero el encuentro con otros grupos árabes amigos facilitaría el acercamiento de Keyes a unas diez millas de Beda Littoria. A las siete de la tarde del 17 de noviembre el destacamento de Keyes estaba listo para iniciar las operaciones. Keyes fue guiado por unos árabes hasta muy cerca de la casa de Rommel, donde esperó a la hora cero (un minuto para la medianoche) para arrancar con su misión. En esa espera fueron descubiertos por una patrulla árabe uniformada que fue tranquilizada cuando el capitán Campbell le explicó, dirigiéndose en alemán, que formaban parte de una unidad alemana.

Keyes había planificado la operación distribuyendo así las tareas de los 17 hombres: él, Campbell y el sargento Terry entrarían en la casa de Rommel; tres hombres debían destruir la planta de luz eléctrica; cinco tenían que vigilar el jardín y el parque de automóviles; dos permanecerían cerca del hotel para evitar que nadie saliera de él; dos vigilarían la carretera a ambos lados de la casa; los dos restantes debían cubrir la ruta que Keyes eligiera para adentrarse en la casa.

Lo sucedido en la casa ya ha sido contado en el relato de Young puesto por Beltzo. Keyes resultó mortalmente herido, y Campbel (también herido) no pudo seguir con Terry y sus hombres y fue hecho prisionero. El grupo consiguió llegar a la playa donde los esperaba Laycock, pero de momento no pudieron reembarcar en el "Torbay" por culpa del mal tiempo. Se les envió un bote con provisiones y munición, y todavía realizarían algunas acciones de combate.

La fuente de esta información:
Combined Operations: The Oficial Story of the Commandos (Kessinger Publishing, 2005) pp. 43-47

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

kurt meyer
Usuario
Usuario
Mensajes: 27
Registrado: Mié Jun 28, 2006 1:23 am

Mensajepor kurt meyer » Dom Jul 09, 2006 9:35 pm

Gracias, Beltzo y Jose Luis por la confirmacion...

por cierto, mañana me voy por segunda vez a Normandia, a empaparme de historia una vez mas.

Dare detalles al volver.


Un saludo.
"Matar a un hombre es algo muy duro... le quitas todo lo que tiene y todo lo que podria tener"

sagir00
Usuario
Usuario
Mensajes: 12
Registrado: Mié Ene 03, 2007 10:14 pm

Objetivo: ROMMEL. La operación de Keyes

Mensajepor sagir00 » Jue Mar 01, 2007 11:46 pm

En otoño de 1941, en el desierto occidental egipcio, el 8vo Ejército inglés, a las órdenes del Gral Cunnigham, se disponía a poner fin al sitio de Tobruk. Para apoyae el avance de este ejército, los ingleses prepararon algunas operaciones especiales con fuerzas del SAS, que serían lanzadas en paracaídas tras las líneas alemanas, con el objetivo de poner fuera de combate los aviones del Eje que se encontraran en tierra. Pero el plan más ambicioso y audaz de todos era el de desembarcar algunos comandos detrás de las líneas alemanas con el objetivo de destruir el PM (Puesto de Mando) de Rommel y captural al propio Zorro del Desierto.

A principios de Octubre 6 oficiales y 53 hombres, entre suboficiales y soldados del 11º Comando escocés, a las órdenes del Tte Cor. Geoffrey Keyes, pasaron a depender del mando operativo del 8vo Ejército, formando parte de la reducida Layforce.

El trabajo preliminar de investigación para la acción lo realizó el Cap. JH Haselden, figura ya legendaria en el desierto. Desembarca en una playa cercana a Hamma, junto a un árabe de la Libyan Arab Force y dedica varios días a la observación de la región, regresando el 27 de Octubre. Mientras tanto, en otra playa de Alejandría, Keyes y sus hombres se adiestran en las técnicas de desembarco y en el plan final de la operación.
El Cap. Haselden regresó a la zona de desembarco y el 10 de Noviembre el grupo de acción de Keyes embarcó en los submarinos Torbay y Talismán, agregándose a otro grupo de 25 comandos que tenía la misión de interrumpir y desorganizar las comunicaciones en la retaguardia alemana. El 13 de Noviembre, los dos submarinos llegan al lugar designado para el desembarco donde los esperaba Haselden acompañado de un guía árabe. El tiempo había empeorado y el mar estaba agitado, por lo que la operación de desembarco fue prácticamente un fracaso. Del equipo previsto al principio para desarrollar la operación solo pudo desembarcar la mitad de los efectivos. El ambicioso plan concebido al principio incluía:
-Atacar la villa de Rommel y el PM retrasado alemán.
-Sabotear el PM italiano en Cirene, interrumpiendo las líneas telefónicas y telegráficas.
-Hacer una incursión en las oficinas del Servicio Secreto italiano en Apollonia e interrumpir las líneas de enlace entre El-Faidia y Lamluda.
Pero la escasez de hombres hizo que Keyes renunciara a los ataques contra Cirene y Apllonia y concentrara sus esfuerzos contra el PM alemán y sobre la villa de Rommel.

Uno de los primeros inconvenientes, ya en tierra, para el grupo de Keyes fue la deserción del guía árabe. Desde ese momento el grupo se orientó solamente por un mapa mediocre y una brújula, pues las condiciones atmosféricas impedían orientarse por las estrellas. Después de un breve descanso diurno, dispersos entre la maleza del lugar, se les acercó un grupo de árabes y uno de ellos aceptó guiarlos hasta el PM de Rommel por una compensación de 1000 liras. Cuando se hizo de noche, los hombres se pusieron nuevamente en marcha hacia Bedda Littoria, donde se encontraban los objetivos principales de la misión. Los informes de un muchacho árabe, componente del grupo de nativos que encontraron, le facilitó a Keyes trazar un mapa del enlace existente entre el PM, la villa y el parque de automóviles. A las 18.00 horas de aquella tarde el comando se puso en movimiento después de haber sido actualizados los objetivos y misiones de cada componente.
Después de varios incidentes, afortunadamente sin consecuencias, cada subgrupo estaba situado en el lugar designado. Keyes liquidó sin ruido al centinela exterior de la Villa y dio la señal para el ataque general. Hasta aquí llegaría la buena suerte de esta mal planificada operación.
Keyes condujo a sus hombres hasta la parte trasera del edificio, pero una vez allí descubrieron que la puerta estaba bloqueada y las ventanas, muy altas, cerradas con postigos, por lo que se vieron obligados a lanzar el ataque por la puerta principal. Al llegar a ésta uno de los miembros del equipo llamó, en alemán, y solicitó entrar. La puerta se abrió y apareció un soldado con un pesado capote y casco de acero. Sin perder un instante Keyes le metió la pistola en las costillas, pero el hombre logró desasirse y comenzó a gritar. Campbell, otro de los miembros del grupo, no tuvo más remedio que dispararle y como ya no se podía contar con el factor sorpresa, Keyes ordenó a sus hombres que se apresuraran a entrar. Se encontraron en un gran patio, con una escalera a la derecha que conducía al piso superior. Numerosas puertas se abrían a este patio y de una de ellas, situada a la izquierda, se filtraba luz. Allí, al cabo de algunos instantes, se organizaría una verdadera carnicería.
Después de la barahúnda que se produjo después del disparo de Campbell y la balacera entre los dos bandos, Keyes abre la puerta de una habitación donde se encontraban cerca de 10 alemanes, dispara una ráfaga de metralleta y vuelve a cerrarla, esperando que Campbell quitase el seguro de una granada de mano, entonces volvió a abrirla para que su compañero pudiera arrojar la bomba, pero un disparo desde el interior lo deja mortalmente herido. Estalla la bomba, se apaga la luz y se hace un silencio de muerte. Campbell arrastra el cuerpo sin vida de Keyes hasta el jardín y volvió a entrar. En la oscuridad reinaba un profundo silencio, nada denunciaba la presencia de enemigos en el interior del edificio. Campbell decide reunirse con el resto del grupo que se había quedado fuera, en funciones de cobertura, pero recordó demasiado tarde las órdenes que aquellos hombres habían recibido y fue alcanzado por una descarga de sus propios compañeros que le destrozó una pierna. Como la patrulla no contaba ya con oficiales, el Sgto Terry ordenó colocar los explosivos para volar la casa, pero se dieron cuenta de que con la lluvia las mechas se habían mojado y estaban inutilizadas, por lo que se contentaron con lanzar una granada de mano por el ducto de ventilación de la planta de energía, dejándola inutilizada. Después de haber lanzado otras granadas en el parque de vehículos, los supervivientes se alejaron, dejando abandonado a Campbell, ya que era imposible transportarlo hasta la playa.
Caminaron todo el día y al caer la noche, comandados por Sgto Terry alcanzaron la playa, donde les esperaba el Cor. Laycock, Jefe de la Layforce. El otro grupo, que debía hacer saltar el poste próximo a Cirene, no había dado señales de vida. Luego se supo que habían cumplido su misión, pero habían sido capturados.
Al anochecer se avistó al submarino Torbay, completamente emergido cerca de la costa, pero las señales hechas por Laycock quedaron sin respuesta. Los 22 sobrevivientes se retiraron a un wadi próximo para pasar el día y organizar la retirada. El 19 de noviembre, al mediodía, fueron atacados por árabes y más tarde por soldados italianos.
Laycock ordenó dividirse en grupos, explicándoles que podían escoger entre intentar alcanzar el Long Range Desert Group, en el sector de Slonta, volver a la playa esperando que cualquier submarino los recogiese o esconderse en los wadi próximos a Cirene con la esperanza de que el avance del 8vo Ejército llegase más temprano o más tarde a salvarlos.
Sin embargo, cualquiera que fuese la alternativa que escogieron, todos fueron capturados, a excepción del Cor. Laycock y el Sgto Terry, quienes 41 días después de haberse alejado de la playa encontraron en Cirene la vanguardia del 8vo Ejército.

Nada se logró con esta operación comando. Las pérdidas inglesas fueron muy superiores a las alemanas o italianas y el objetivo fundamental de capturar a Rommel y volar su PM atrasado no se alcanzó. El fracaso se debe atribuir, sobre todo, a la insuficiencia de las informaciones preliminares recogidas.
El PM de Bedda Littoria era utilizado solo de vez en cuando por Rommel y este, por aquellos días, se encontraba donde hubiera sido lógico imaginar que se encontraría un general como él, en la fase preparatoria de una ofensiva inminente: en el PM avanzado de Ain el-Gazala.
Cuando aparecía por Bedda Littoria con los oficiales de su Estado Mayor, en el poblado se le reservaba una casa que se conocía como Rommel Haus y de este hecho circunstancial las fuentes informativas árabes habían sacado la conclusión de que Rommel residía en ella regularmente. La confianza inglesa en estas informaciones fue el error fundamental de la operación.
Rommel quedó muy impresionado ante la audacia de esta incursión y lo demuestra el hecho de que envió a su propio capellán a celebrar, con todos los honores militares, los funerales del Tte Cor Keyes y de los soldados alemanes muertos en la acción.

A Keyes se le concedió (pobre compensación) a título póstumo, la Victoria Cross


Tomado del artículo: Objetivo Rommel. De Michael Mason en el libro: Así fue la Segunda Guerra Mundial.

sopas
Miembro
Miembro
Mensajes: 132
Registrado: Mié Ago 03, 2005 2:50 am
Ubicación: Madrid, España
Contactar:

Mensajepor sopas » Dom Mar 11, 2007 8:31 pm

Hola,

Esta operación de los comandos de Keyes sale al comienzo de la película El Zorro del Desierto (1951) en la que James Mason hace de Rommel. Un gran prólogo para una buena película. :-D
Si no la habéis visto la recomiendo.

En uno de esos libros clásicos de la Editorial San Martín, titulado Comandos creo, también se relata esta operación.

saludos

Avatar de Usuario
Gaetano La Spina
Miembro
Miembro
Mensajes: 279
Registrado: Sab Dic 02, 2006 11:02 pm
Ubicación: CARACAS VENEZUELA

Mensajepor Gaetano La Spina » Mar Ene 29, 2008 6:30 am

sopas escribió:Hola,

Esta operación de los comandos de Keyes sale al comienzo de la película El Zorro del Desierto (1951) en la que James Mason hace de Rommel. Un gran prólogo para una buena película. :-D
Si no la habéis visto la recomiendo.

En uno de esos libros clásicos de la Editorial San Martín, titulado Comandos creo, también se relata esta operación.

saludos


Gracias por el dato, no he visto la película por no tener alguna opinión...
Tomare nota también del libro de San Martin...
saludos!
"Y él (Zeus), de su cabeza, dió a luz a Atenea de ojos glaucos, terrible, belicosa, conductora de ejércitos, invencible y augusta; a quién le encantan los tumultos, guerras y batallas" Hesíodo "Teogonía"

Avatar de Usuario
Neumann-Silkow
Usuario
Usuario
Mensajes: 37
Registrado: Lun Mar 10, 2008 11:38 pm
Ubicación: Barcelona

Mensajepor Neumann-Silkow » Sab Mar 15, 2008 6:13 pm

Bueno.... al respecto de la escena inicial de la película... qué voy a decir, es cine y había que hacerla más... espectacular. Más que un retrato de la realidad se refleja el fracaso de la operación, pero casi todo lo demás está bastante cambiado.

En el libro de Paul Carell titualdo en Castellano por Inèdita Editores como "Afrika Korps", se hace una detalladísima descripción de lo que sucedió aquella noche y de la auténtica chapuza en la que se convirtió el intento de asesinato/captura de Rommel por parte de los comandos británicos.
Si no recuerdo mal, al final sólo escaparon el Sgto Terry y el Coronel Laycock, el resto murió o fue capturado, entre ellos el Mayor Keyes (que fue hecho enterrar por Rommel con todos los honores junto a los muertos alemanes en el asalto).


Los senussis que apoyaban la causa inglesa estaban bajo el mando de Idris
Imagen
fuente "Kill rommel! Operation Flipper editorial Osprey
Sol, arena y acero... no soy más que polvo en el desierto.

Avatar de Usuario
Neumann-Silkow
Usuario
Usuario
Mensajes: 37
Registrado: Lun Mar 10, 2008 11:38 pm
Ubicación: Barcelona

Puntualizaciones

Mensajepor Neumann-Silkow » Dom Mar 16, 2008 5:51 pm

Puntualizar:
-Los inconvenientes ya comenzaron en el agua debido al fuerte oleaje. En el grupo de Layckoc, que desembarcó desde el submarino "Talisman", hubo dos hombres que perecieron ahogados y del resto sólo siete alcanzaron la playa. Es por eso que Keyes quedó “escaso” de hombres.
-El árabe con el que se encuentran no es un simple guía, se trata del Coronel John Haselden, oficial del "Long Range Desert Group", que tras informar al grupo se marcha, pues no querían comprometerle con su participación en el asalto.
-El asalto tiene lugar bajo una tormenta. Los truenos y la lluvia amortiguaban todo sonido, incluida la voladura del grupo eléctrico por parte de la gente de Keyes.
-Los hombres de Keyes no consiguieron acabar con el guardia, que por cierto sobrevivió a la acción, y a pesar de la tormenta pudo alertar a sus compañeros dando un golpe en la puerta. De hecho el tte Kaufholz pudo escuchar sus gritos de auxilio.
-La puerta la abrió el sargento Lentzen arma en mano y disparando a ciegas. Keyes es ligeramente herido pero antes lanza sus granadas dentro del edificio.
-Kaufholz, ya en la escalera y a la luz de la explosión de las granadas, distingue a los ingleses y dispara su pistola un par de veces antes de morir por disparos de Campbell. Un disparo mata a Keyes y el otro hiere a Campbell en la pierna.
-El grupo que debía entrar por la puerta de atrás la encontró bloqueada desde el interior. Uno de los soldados alemanes utilizaba de “pestillo” un depósito de agua lleno y una estantería, pues la puerta no tenía cerradura.
-El teniente Yäger escapa sorprendido de la casa, vestido en pijama, por una ventana, yendo a caer en manos de los ingleses, que dispararon contra él pues no podían hacer prisioneros. Eso provocó que los comandos que estaban en la casa, tanto dentro como en la puerta trasera, creyeran que se había iniciado una batalla en el exterior y/o que habían caído en una trampa. A los ingleses les entra el pánico y huyen, matando al otro soldado alemán por el camino.
-Los ingleses se ocultaron entre los árabes y a los alemanes les fue imposible encontrarlos, hasta que apareció un vetrano “carabinieri” italiano que ofreció 80 libras de harina y 20 de azucar a los árabes por cada inglés que descubrieran. Gracias a ello casi todo el comando cayó en manos alemanas.
-Rommel no es que se ausentara, es que su centro de mando ya no estaba allí. Aquel era, desde hacía un tiempo, el mando del jefe de avituallamiento e intendencia.

-datos extraídos de "Afrika Korps" de Paul Carell, Inèdita Editores-
Sol, arena y acero... no soy más que polvo en el desierto.

Angel
Usuario
Usuario
Mensajes: 25
Registrado: Dom Jul 31, 2005 1:00 pm
Contactar:

Re: Objetivo: ROMMEL. La operación de Keyes

Mensajepor Angel » Jue Mar 20, 2008 10:04 pm

sagir00 escribió:
El PM de Bedda Littoria era utilizado solo de vez en cuando por Rommel y este, por aquellos días, se encontraba donde hubiera sido lógico imaginar que se encontraría un general como él, en la fase preparatoria de una ofensiva inminente: en el PM avanzado de Ain el-Gazala.


Sagir00, lo que refieres es inexacto; Rommel no se encontraba en su puesto de mando avanzado de Ain – Gazala en dicho momento, sino a muchos kilómetros de allí, en Roma; de acuerdo a la versión de su Ayudante de Campo de aquel entonces Heinz Werner Schmidt:

“Un comando inglés mandado por el teniente coronel Geoffrey Keyes, hijo del famoso almirante, desembarcó de un submarino en un punto de la costa de Cirenaica con el audaz propósito de matar o capturar a Rommel en los comienzos de la ofensiva. La aventura, planeada sobre falsos informes, fracasó como luego diré.
Los tenientes coroneles Keyes y Laycock, otros cinco oficiales y unos cincuenta soldados debían llegar a la costa cirenaica en dos submarinos. Keyes y todos sus hombres, excepto dos que resultaron heridos, desembarcaron de uno de los submarinos, mientras Laycock sólo consiguió llegar a tierra con siete de sus soldados, desembarcados del otro… Keyes, dos oficiales y veinticinco hombres se reunieron con un oficial disfrazado de árabe, quien les dijo que el Cuartel General de Rommel estaba en Beda-Littoria. Unos indígenas los guiaron en una noche lluviosa en la primera parte de su marcha de dieciocho millas, abandonándolos después. A la noche siguiente se desembarazaron de de gran parte de sus provisiones y herramientas. Una partida de árabes amigos a los que se encontraron les dijo que el Cuartel General de Rommel no estaba en Beda-Littoria, sino en una casa de Sidi Rafa’a. Keyes cambió de plan.
La noche siguiente, los árabes los guiaron a la casa, a la que llegaron minutos antes de la medianoche. Dispararon sobre el centinela de la puerta y arrojaron una bomba de mano en medio de los hombres que ocupaban la primera habitación que encontraron. En una segunda, los alemanes apagaron rápidamente la luz.
Con gran audacia, Keyes abrió la puerta para atacarlos, pero cayó mortalmente herido de un pistoletazo. Otro oficial de los que la acompañaban arrojó dos granadas dentro de la habitación, que estallaron cuando empujaba la puerta entornada. Dos compañeros de Keyes se lo llevaron fuera, pero falleció casi en el acto.
Cuando emprendían la retirada, un disparo rompió una pierna al otro oficial, que cayó prisionero. Cuatro oficiales alemanes de Intendencia de la sección Ib que mandaba el teniente coronel Otto resultaron muertos y fueron enterrados en Sidi Rafa’a con Keyes, a quien los ingleses condecoraron a título póstumo con la Cruz Victoria.
Fue una intrépida hazaña y una mala suerte para ellos estar tan mal informados, pues aquel día ni siquiera estaba Rommel en África, por haberse trasladado a Roma, donde se daba una fiesta en su honor con motivo de su cumpleaños, en la que estuvieron presentes la señora Rommel y von Ravenstein (I).
La casa de Sidi Rafa’a asaltada por Keyes era, en efecto, una en la que Rommel, Gause, Cavallero, otros jefes y yo habíamos cenado cuando Rommel visitó por primera vez a «Bombástico» en Cirene, enterándose de la creación de su Grupo Acorazado de África. También se pensó destinarla a residencia privada de Rommel en la que pudiera descansar algunos días, lejos del Estado Mayor y los problemas bélicos. Debe recordarse que la ictericia le molestó bastante durante toda su estancia en África y que –a pesar de su vitalidad y su infinita energía en el frente- la mayor parte del tiempo fue un hombre enfermo.
Pero Rommel no estuvo en Sidi Rafa’a más de un par de veces. El servicio de espionaje británico padeció, pues, un grave error al creer que el General pasaba allí las noches, sobre todo en aquellos días.”

(1) Fueron invitados a la Ópera. Después de la guerra, el general von Ravenstein me contó que en el entreacto, después de escuchar a los magníficos cantantes, Rommel paseó con él por el foyer hablando no del espectáculo, sino de lo que evidentemente embargaba sus pensamientos, y le dijo: «Von Ravenstein, debemos trasladar los batallones del sector de Meddaua.» - N. del A.

Fuente: HEINZ WERNER SCHMIDT. CON ROMMEL EN EL DESIERTO. Cuarta edición. Editorial Juventud. Barcelona. 1959; págs. 110-112.

Saludos

Avatar de Usuario
Neumann-Silkow
Usuario
Usuario
Mensajes: 37
Registrado: Lun Mar 10, 2008 11:38 pm
Ubicación: Barcelona

Mensajepor Neumann-Silkow » Vie Mar 21, 2008 3:11 am

Bueno, por parte de los Ingleses hay varias versiones de los hechos, la mayor patre bastante vagas e imprecisas. Los británicos apenas pusieron el pie en el interior de la casa.

Los cuatro muertos alemanes fueron:
Suboficial Kovacic (muerto por las granadas arrojadas a la habitación)
Teniente Kaufholz (muerto por los disparos de Campbell)
Teniente Yäger (abatido por un centinela británico a quemaropa. Recibió once impactos a tres metros de distancia)
Soldado Matthe Boxhammer (abatido por Terry y sus hombres en la huída)

Además no sólo no encontraron a Rommel, sino que además los jefes alemanes del acuartelamiento estaban en el hospital por disentería y pulmonía. Se encontraban sustituyendolos el capitán Weitz y el mayor Poeschel.

Las versiones británicas sobre el asalto son imprecisas en casi todos los puntos del asalto. En ellas se habla de "un alto número de muertos alemanes", "Keyes perdió la vida en feroz lucha cuerpo a cuerpo"... La situación posterior del resto del comando ni siquiera es tratada en su relato, tan sólo que Terry y Laycock lograron regresar a sus líneas.
En todas las versiones británicas los alemanes aparecen presos del pánico y los aliados parecen unos valientes sin miedo a la muerte...

Sigo citando como fuente el libro de Carell, que entrevistó a todos los testigos alemanes del asalto que sobrevivierona a la guerra (entre ellos el sargento Lentzen, quien abrió la puerta y efectuó los primeros disparos, hiriendo a Keyes) y se documentó con el informe original redactado por el sargento Hirsch y el cabo Barth al día siguiente del asalto.

PD: He de rectificar/completar algunas cosas que no indiqué correctamente antes.
-es cierto que Haselden no acompañó al comando, pero sí que les proporcionó tres guías árabes.
-El guardia no vigilaba en el exterior de la casa sino en el interior del vestíbulo con la puerta abierta. Intentaron acabar con él silenciosamente en la oscuridad, no disparando ningun arma.
-La puerta donde golpea el guardia es la de la oficina de Armas y Aparatos.
-Lentzen dispara desde su habitación, que comparte con Kovacic y Bartel, al vestíbulo que está a oscuras.
-Yäger tenía su habitación contigua a la oficina de Armas y Aparatos y escapó por la ventana (abierta debido a la onda expansiva de las granadas).
-Los ingleses se quedaron en el vestibulo sin siquiera llegar a las escaleras y huyeron en seguida. Cuando el mayor Poeschel salió del primer piso hacia las escaleras acompañado por varios oficiales, los británicos ya no estaban.
-Las exageradas ráfagas que los guardias ingleses emplean para acabar con el pobre Yäger, que corre en pijama y desarmado, hacen pensar a sus compañeros que se ha iniciado un combate en el exterior y que los alemanes contraatacan.

Salut!
Sol, arena y acero... no soy más que polvo en el desierto.

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Vie Mar 21, 2008 11:57 am

Para más información sobre Geoffrey Keyes:

http://www.forosegundaguerra.com/viewto ... ght=rommel

Avatar de Usuario
thewolf
Miembro
Miembro
Mensajes: 86
Registrado: Lun Nov 09, 2009 2:36 am
Ubicación: ARGENTINA

Objetivo: ROMMEL. La operación de Keyes

Mensajepor thewolf » Mié Ene 12, 2011 12:13 am

Hola, agunos detalles mas de esta historia que termina tragicamente, pero con un detalle caballeresco, caracteristico de la guerra del desierto. Al enterarse del intento fallido y de la muerte del coronel Keyes ( hijo del almirante Keyes ), Rommel envia inmediatamente a un capellan, el pastor Rudolph Damrath, a Beda Litoria, para celebrar unos funerales cristianos para el ingles y los 4 alemanes muertos en el hecho.
El capellan viaja 36 horas por esas tortuosas carreteras, llenas de baches y maltratadas por las lluvias de otoño, consigue llegar poco antes del entierro, y con el tiempo justo para una oracion, bendice las 5 tumbas, ubicadas sobre una pequeña colina que domina la aldea.

Avatar de Usuario
magón
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 536
Registrado: Lun Abr 09, 2007 8:59 pm
Ubicación: Isla Perejil

Re: Objetivo: ROMMEL. La operación de Keyes

Mensajepor magón » Sab Feb 02, 2013 11:30 pm

Interesante podcast de ivox sobre el atentato contra Rommel (a partir del minuto 49)

http://www.ivoox.com/p-174-los-secretos ... 265_1.html

Saludos desde las Rias Bajas

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7670
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: Objetivo: ROMMEL. La operación de Keyes

Mensajepor Juan M. Parada C. » Sab Ago 10, 2013 9:29 pm

Es interesante ver la actitud de Rommel ante este hecho,que lejos de reprocharlo eleva sus más vivas admiraciones hacia estos comandos,al punto de ordenar un entierro decente para Keyes.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642


Volver a “Frente africano y mediterráneo”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado