pub01.jpg

Blitzkrieg en los Balcanes

La guerra en el Continente Africano

Moderador: Antonio

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Blitzkrieg en los Balcanes

Mensajepor Antonio » Mar May 01, 2007 8:28 pm

Blitzkrieg en los Balcanes

El 18 de Febrero de 1941, tiene lugar un acontecimiento extremadamente importante para el trascurso de la guerra; el Bill HR-1776 se vota en el congreso estadounidense, con un resultado de 260 votos contra 165, aprobandose asimismo en el senado el 11 de marzo. La Ley de Prestamo y Arriendo está en marcha.

Imagen
Roosevelt firma la Ley de Prestamo y Arriendo

Tres horas después del voto, Roosevelt ya ha admitido a dos naciones a los beneficios de Prestamo y Arriendo. Una es Inglaterra, que recibe 28 poderosas lanchas torpederas. Otra es Grecia, a la que América cede un importante material de artillería. El funcionamiento del arsenal de las democracias empieza ya, pero para Grecia es tarde.

El 1 de marzo, Bulgaria se ha adherido al pacto tripartito. Al día siguiente, las tropas alemanas comienzan a franquear el Danubio sobre puentes construidos en 4 días.

Las fuerzas que se encaminan hacia la Hélade son aplastantes. Los cuerpos de ejercito 11, 14, 18, 30 y 40, que constituyen el XII ejército; la agrupación blindada von Kleist, que tiene las 5, 9 y 11 panzers, más la segunda panzer agregada al II cuerpo; el 8º cuerpo aéreo mandado por el general de los Flieger, Richthofen. Además, una gran variedad de tropas técnicas, en especial unidades de ferrocarriles, encargadas de sacar el mejor partido posible de la mediocre red balcánica. El mando se había confiado al principio al mariscal von Kluge, considerado como el mejor táctico alemán. En el último instante, Hitler le reemplaza por un suabo digno de la fama de pesadez de su región: el mariscal List “Los Balcanes son montañas –declara el Fuhrer- , hace falta un montañés”

Para aplastar al débil ejército helénico, ya ocupado con 24 divisiones italianas, es un despliegue colosal. Pero Alemania no asume riesgos. Un cuerpo expedicionario inglés va a intervenir al lado de los griegos: Hitler quiere demostrar a los insulares que no pueden volver a poner el pie en el continente sin quedar fulminados. También es posible que intervengan los turcos: Hitler quiere estar en condiciones de aplastarles. No está inquieto por el lado de Yugoslavia; las intrigas inglesas han fracasado y hay negociaciones en curso para que Belgrado entre a su vez en el triángulo Berlín-Roma-Tokyo.

Imagen
Las tropas alemanas patrullan ya la frontera yugoslava. la invasión es inminente

Hitler, por lo demás, no tiene ninguna gana de luchar. Entra con desagrado en terreno balcánico, donde sólo va arrastrado por la estúpida agresión de Mussolini a los griegos, a los que Hitler no tenía nada que reprochar. Las tropas que franquean el Danubio están destinadas a invadir Ucrania y, de mala gana, Hitler les ordena dar un rodeo por el mar Egeo. Todavía espera que los griegos se dirijan al Reich para pedirle que se interponga entre ellos y los italianos. El movimiento de las tropas alemanas se ejecuta con lentitud, más bien como una demostración, que como la marcha de aproximación de una Blitzkrieg. Hitler da a los griegos tiempo para reflexionar.

La actitud alemana provoca en Roma un vivo resentimiento “los alemanes –dice Guzzoni- tratan de entrar en Grecia pacíficamente, mientras los nuestros combaten y mueren”. En febrero, los italianos han conseguido su primera ventaja relativa al contener la ofensiva griega que, tras la toma de las alturas de Tepelana, se vertía hacia Valona. Mussolini trata de explotar ese escaso éxito defensivo, sueña con prevenir la intervención alemana, acude a Albania para inflamar el valor de sus tropas, pero el ataque general lanzado el 9 de marzo se detiene el 11 , tras un fracaso total. Los italianos no tienen más recurso que esperar la victoria de manos de sus aliados.

Entre los ingleses y los griegos, prosiguen las discusiones. Sir Jonh Hill hace valer que es imposible defender la totalidad del territorio helénico, pide el abandono de Salónica, el repliegue de los ejercitos de Epiro al macizo del Pindo, y la organización de la defensa sobre una corta línea que va desde la desembocadura del Haliakmon hasta el monte Kajmakcatan. Los griegos rechazan estas propuestas, rehúsan sacrificar la línea Metaxas, que cubre el frente búlgaro, pero consiente acortar el frente albanés y prometen establecer 23 batallones en la línea del Haliakmon, que los ingleses declaran no querer superar. Wawell piensa enviar a Grecia a la división neozelandesa, la 6ª división australiana, una brigada blindada, la 7ª division australiana y una brigada polaca. El general sir Maitland Wilson, llamado Jumbo, que manda ese pequeño cuerpo expedicionario, tiene por fuerza que limitar sus miras.

Pero los griegos no se pueden decidir a abandonar las conquistas albanesas, que han regado con tanta sangre. El 4 de marzo, Hill se entera de que no se ha ordenado el acortamiento del frente y que Wilson sólo puede contar con 16 batallones griegos, en vez de los 23 prometidos. A la vista de ello, el envío de un cuerpo expedicionario parece aún más insensato, y en Londres, los jefes de estado mayor se ponen de acuerdo para desaconsejarlo otra vez.

Churchill vacila. Pero le llegan de Atenas protestas indignadas “ ¡¡Cómo –cablegrafía el embajador Palairet- podemos pensar en abandonar a Grecia !! Quedaríamos clavados al poste de la vergüenza ante el mundo” . Eden, por su parte, pide el respeto a los compromisos asumidos. Una vez más, las evidencias militares y los imperativos politicos entran en conflicto. Churchill se inclina ante estos últimos.

El 7 de marzo, las tropas británicas empiezan a desembarcar en el Pireo, en Volo y Lárisa. Las lluvias de primavera han empezado, produciendo un fango espeso que atasca los vehículos y sumerge a los hombres que avanzan pesadamente a sus posiciones de combate.

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Mensajepor Antonio » Mar May 01, 2007 9:13 pm

Sin embargo, la apertura de hostilidades se hace esperar. Continúa el asedio pacífico a Yugoslavia. Hitler se entrevista con el regente Pablo en el Berghof. Este le disputa la adhesión al pacto tripartito, pero Hitler declara que está dispuesto a garantizar las fronteras de Yugoslavia, y que llegará incluso a no pedir paso para las tropas alemanas por ese territorio, pero indica que una negativa, tras de tales concesiones, sería considerada como extremadamente inamistosa. Pablo se vuelve a marchar con este ultimátum cortés.

En Belgrado, los espíritus hierven. El abigarramiento étnico de Yugoslavia estalla en divergencias provocadas por el emplazamiento alemán. Los croatas y los eslovenos apoyan una adhesión que les pondrá bajo el protectorado alemán, defendiendoles de las reivindicaciones italianas. Pero los serbios rechazan toda colaboración con Hitler. En el consejo de la Corona del 20 de marzo, 10 consejeros siguen al principe Pablo, declarandose a favor del pacto por resignación o por convicción, pero 5 se abstienen y 3 votan en contra. El patriarca de Belgrado, Gabriel Dozich, sube al púlpito para vituperar al III Reich. El regente desafía esos rayos sagrados, y el 25 en Viena se firma la adhesión, en una atmósfera de desconfianza y antipatía.

A los 2 días, tiene lugar el golpe de estado. Las tropas han sorprendido en la cama a los principales partidarios de la alianza alemana. El jefe de la aviación, general Dusan Simovich asume el poder, exilia al principe Pablo y proclama la mayoría de edad política del rey Pedro II, de 17 años, hijo de Alejandro el Asesinado. Rústicos y poéticos, belicosos y orgullosos, los serbios se entusiasman y se reunen por millares en las aldeas, cantando en coros inmensos Oi Serbio , con la impresión embriagadora de que cambian el curso de la historia al desafiar al tirano que ha destruído a Francia. En Croacia, en cambio, la mitad de los hombres no responde a la orden de movilización lanzada por Simovich. La junta de los conjurados está dividida, y aunque el pueblo esté convencido de que Yugoslavia va a detener la estrella alemana, los dirigentes miden el peligro al que se han lanzado.

De todos modos, ese sueño hubiera sido vano. Las reacciones de Alemania son demasiado rápidas. El golpe de Belgrado tuvo lugar en la noche del 26 al 27. Ya el 27 al mediodía, los jefes del ejercito y la aviación están reunidos en el gabinete del Fuhrer. Este les hace saber que ha decidido “Jugoslavien militarisch und als Staatsgebilde zu zerschlagen” , aplastar a Yugoslavia militarmente y como Estado. Inmediatamente se ponen en obra los medios necesarios. El II ejercito, generaloberst Lohr, preparará 7 grupos de caza y 3 grupos de stukas que tendrán como primera misión destruir Belgrado despiadadamente. En el sur, la tarea del XII ejército se modifica: sus fuerzas considerables le permiten atacar a la vez a Grecia y a Yugoslavia, para perforar sus lineas defensivas entre Skopje y Nis, y luego abrirse en abanico desde Monastir a Belgrado. A Mussolini, Hitler le manda por mano del general von Rintelen, una carta casi imperativa pidiéndole que no emprenda nada en Albania. Debe contentarse con resistir lo mejor que pueda los ataques que lanzarán contra él los yugoslavos.

El nuevo plan de operaciones se condensa en la directiva nº 25. Contiene la siguiente frase, cargada de consecuencias: "In diesem Zusammenhang muss der Beginn der Barbarossa Unternehmung bis zu vier Wochen verschoben werden " … ¡¡ En esta situación, el comienzo de Barbarossa debe aplazarse hasta 4 semanas !! . El ataque a Rusia, la apertura de la campaña relámpago que debe aniquilar al ejercito rojo en 4 meses, se había fijado en la punta extrema de la buena época : ¡La intromisión mussoliniana en los Balcanes la aplaza hasta el verano!

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Mensajepor Antonio » Sab May 05, 2007 1:10 am

De nuevo, los Balcanes conocen un tiempo muerto. En Albania, los combates casi han cesado. En Tracia y en Tesalia, las fuerzas griegas se combinan como pueden con los destacamentos británicos que llegan de Egipto. En Bulgaria y en Austria, las tropas alemanas prosiguen con su concentración. En Yugoslavia, la nación febril está en armas, pero el nuevo gobierno espera alejar de su tejado el incendio que va a devorar el tejado del vecino. Todo está listo y a la espera del siguiente acto.

El nuevo acto es, cuando menos, sorprendente. Un acontecimiento singular se ha producido en la noche del 5 al 6 de abril. El ministro yugoslavo en Moscú, Gabrilovich, es despertado con sobresalto para ser convocado al Kremlin. Stalin en persona le esperaba, y le ha presentado, dispuesto a la firma, un pacto de no agresión entre la URSS y Yugoslvia. Las dos potencias se comprometen a respetar su independencia, sus derechos soberanos y su integridad territorial. En el caso de que una de ellas fuera atacada por una tercera potencia, la otra promete observar una actitud amistosa respecto a ella.

… Y eso, en el momento en que la Wehrmacht se amontona al borde de Yugoslavia y se espera de un momento a otro la apertura de hostilidades.

Esta extraordinaria iniciativa soviética nunca ha recibido explicación satisfactoria. Como para tantas otras , la clave de su comprensión y su misterio está hundido en archivos que quizá no se abran nunca. Entonces, algunos creyeron que el gesto staliniano iba a tener consecuencias, y que una brusca guerra iba a surgir entre la URSS y el III Reich.

Aceptado y trompeteado en seguida por Belgrado, el pacto removió esperanzas profundas y, al principio, hizo creer a los serbios que acudía en su auxilio la gran aliada tradicional, la protectora secular de los eslavos. No hubo nada de ello.

Imagen
Stukas sobre Belgrado

EMPIEZA LA BLITZKRIEG

Unas horas más tarde, uno de los bombardeos más crueles y más inútiles de la guerra devastaba Belgrado. Una distinción indicaba los sentimientos de Hitler: mientras que en Atenas el ministro alemán, principe zu Erbach-Schonberg entregaba una declaración de guerra fundada en la entrada de los ingleses en Grecia, en Yugoslavia el gobierno del Reich se limitaba a denunciar “die verbrecherische und verschworeische Clique” a la “pandilla criminal y perjura” que se había asentado en el poder. El fuego hitleriano caía del cielo para castigarla.

Menos el heroísmo de la defensa, la guerra yugoslava es la repetición de la guerra polaca de 1939 . Muy orgullosos, convencidos de su eminente valor militar, los generales de Belgrado rehusaron escuchar los consejos ingleses y se empeñaron en defender la totalidad de sus fronteras. Un primer grupo de ejercitos cubre Croacia, de Fiume a Brod. Un segundo grupo se estira hasta las Puertas de Hierro. El tercero guarnece toda la frontera búlgara y, por añadidura, se propone invadir Albania.

Pero el término “ejercito” solo designa una agrupación de 3 o 4 divisiones, completamente desprovistas de carros blindados y armas antitanques. La aviación cuenta 700 aparatos arcaicos, la mayor parte de los cuales se aplasta en el suelo ya el primer día.

Imagen
Blindado yugoslavo
Imagen
Mark III en un paso de montaña

Contra ese ejercito de otra época, la campaña alemana sólo es admirable por la extraordinaria capacidad de superar los obstáculos naturales afrontados por las unidades mecánicas. Kleist fuerza las gargantas de Tsaribrod sobre los raíles del Orient Express, toma Nis, expide su 5ª panzer hacia Albania, baja por el valle del Morava con la 11 y la 60 motorizadas, y toma Belgrado por la espalda; luego, volviendo a lanzarse al sur, va a liquidar a los restos del ejercito yugoslavo metido en Bosnia.

Imagen ... Imagen
Belgrado a la vista .......... Los soldados yugoslavos se rinden por millares

Operando en una región aún más desprovista de rutas, Stumme toma Skopje, luego divide su columna, enlaza con los italianos en el lago de Ohrid y contornea las posiciones anglo-griegas en la región de Flórina. En Croacia, se constituye un gobierno separatista en Zagreb en el momento en que se presentan los blindados. Yugoslavia, creación artificial, se deshace en el derrumbamiento de su ejército.

En 11 días, se ha acabado la guerra. Simovich desaparece y su sucesor, el general Katafatovich, ordena deponer las armas. Los alemanes solo conservan los prisioneros serbios, en número de 344.000. La Wehrmacht acaba de obtener la menos costosa de sus victorias: 151 muertos, 15 desaparecidos, 392 heridos. La aniquilación de uno de los estados que se llamarban sucesores de la casa de Habsburgo ha exigido apenas más sangre que un fin de semana europeo en tiempo de paz.

Imagen
Panzers en Zagreb

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Mensajepor Antonio » Dom May 20, 2007 2:19 pm

LA OFENSIVA CONTRA GRECIA

En Albania, la guerra es atroz. El invierno es terrible. Los italianos están poco vestidos, pero los griegos están desnudos. Sus armas son de fabricación francesa o alemana, y el aprovisionamiento de municiones halla dificultades insuperables. Los ingleses envían 180.000 pares de zapatos, 300.000 pares de calcetines, 200.000 mantas, y el material que han tomado en Sayyidi Barrani y Bardya, volviendo contra sus constructores unos cañones que han sido tan impotentes contra ellos. Igualmente envían, bajo el mando del Air vice marshal D´albiac, una pequeña fuerza aérea, 39 cazas y 18 bombarderos, que pasan directamente de las arenas saharianas a las tormentas de nieve del Epiro. Esa ayuda no consigue evitar que los miembros helados se cuenten por millares y que la lucha se detenga, falta de medios para seguir.

Sin embargo, el pequeño general de ojos de brasa que manda el ejercito griego, Alejandro Papagos, sigue agresivo. Sus fuerzas no pasan de 13 divisiones, contra las cuales los italianos ponen en línea 24, una de ellas blindada. Con todo, se empeña en conquistar Vlore y Tirana y, con ayuda de los montañeses sublevados, espera echar a los italianos de Albania en cuanto las circunstancias atmosféricas se lo permitan.

Imagen ... Imagen
Alejandro Papagos y las operaciones en Grecia

Esa prisa de acabar está motivada por la amenaza alemana que los griegos sienten crecer sobre su flanco derecho. Bulgaria está llena de turistas con botas de la Wehrmacht, que calculan las rutas y el aguante en peso de los puentes. Papagos es informado de que oficiales alemanes de paisano, entre los cuales el coronel Zeitzler, jefe de estado mayor del 1º grupo blindado, hacen reconocimientos en Bulgaria, y se han comenzado preparativos para la construccion de puentes sobre el Danubio. Así, las victorias griegas son tan frágiles como la propia Grecia. Un pueblo de 7 millones de habitantes, sólo en armas contra todo un continente … El dueño de ese continente no puede ni dejar que sea vencido su principal aliado, ni permitir que la extremidad de la península balcánica se convierta en un aeródromo amenazador contra los indispensables pozos de petróleo rumano.

La ofensiva contra Grecia se desencadena a la vez que la ofensiva contra Yugoslavia. A pesar de las instancias inglesas, los griegos no se han podido decidir a abandonar la excelente línea Metaxas, construída contra una invasión búlgara, sustituida por la hitleriana. El general Bakopoulos dispone para defenderla de las brigadas “Evros” y “Nestos”, de las 7, 14 18 y 19 divisiones de infantería, esta última llamada motorizada, pero sin serlo apenas: en total 25 batallones, 37 baterías y 24 fuertes de cemento. Con los ingleses, que se instalan 50 km detrás, Papagos sólo ha dejado a las 12 y 20 divisiones de infantería. Así, los dos ejercitos aliados dividen sus fuerzas y preparan dos batallas distintas contra un adversario aplastante.

Imagen ... Imagen
Los fuertes de la Línea Metaxas


Imagen ... Imagen
La artillería se emplea a fondo contra la Línea.
Un panzer en su elemento



Pero los griegos son unos guerreros distintos de los yugoslavos. Las tres divisiones alemanas que atacan sobre el Nestos quedan brutalmente detenidas. En el desfiladero de Rupel, la 5ª division de montaña sufre un fracaso sangriento, y la 6ª avanza penosamente por las crestas al oeste del Struma. Durante 3 días, violentos asaltos terrestres y aéreos se suceden contra la línea Metaxas, que no cede por ninguna parte.

La situación la resuelve una de las unidades que obtuvo la gloria en Sedán, la 2ª panzerdivision, general Veier. Entra en Yugoslavia por el valle del Strumica y, sin encontrar resistencia, avanza hasta Strumica. El valle sigue hacia el oeste, pero Veier tiene una inspiración. Vira hacia el sur, hace subir su división hacia el lago Doiran por una miserable ruta de montaña, contornea el lago por el oeste, franquea la frontera serbio-griega, y baja por un camino vertiginoso al valle del Vardar. La 19 division motorizada, única reserva de Bakopoulos, no está en el sitio para detenerla. El 8 de abril, Veier recorre 90 km y entra en Salónica a medianoche.

Cercados, los defensores de la línea Metaxas reciben autorización de Papagos para capitular. Los alemanes les llenan de elogios, admiran la calidad de sus fortificaciones, y pronuncian este juicio que Hitler repetirá unos días más tarde en su canto de triunfo .. “Sois las unicas tropas que han aguantado bajo los stukas”.

Desbordada por la izquierda, la posición de Jumbo Wilson es insostenible. Papagos se esfuerza en atraerle hacia el interior para soldar el cuerpo británico con su ejercito del Epiro, pero el general inglés prefiere separarse de los griegos que del mar. Su marcha retrógrada parece una página de historia antigua: el Olimpo, el valle de Tempe, las Termópilas … Retirada terrible. Los caminos son espantosos, la montaña aún invernal. Muchos australianos ven la nieve por primera vez. Unas veces bajo una lluvia glacial, otras veces bajo el dominio aéreo enemigo, las etapas son calvarios.

El 18, en el palacio real de Hanoi, una conferencia reune a Wilson y Papagos. Se abre bajo un signo deprimente: imitando a pocos días de distancia el gesto del ministro de asuntos exteriores húngaro, conde Teleki, el primer Ministro Koritzis se ha suicidado aquella misma mañana, desesperado por la alianza de esclavitud que encadena su país al Reich hitleriano. La exposición de Papagos es tan lúgubre como la desaparición de ese hombre honrado aplastado por el destino. El ejercito del Epiro queda casi cercado por un rápido avance alemán hacia Janina. Las rutas son despiadadamente ametralladas. La moral está destrozada. La guerra está perdida. La presencia de las tropas inglesas en Grecia ya no tiene sentido. Más vale que se reembarquen. Los griegos las cubrirán lo mejor que puedan, y luego depondrán las armas para detener la devastación de su país. Pero seguirán la lucha en sus islas, con los medios que todavía poseen.

La actitud griega es leal, valerosa y realista. La de Churchill es un modelo de hipocresía “No podemos –cablegrafía a Wawell- seguir en Grecia contra la voluntad de los griegos, exponiendo su país a la devastación”. Acusa al derrumbamiento yugoslavo, al mando helénico, a la descomposición del ejercito griego, a todo y a todos, salvo a Winston Churchill, culpable de haber aventurado a las fuerzas inglesas en una trampa.

De nuevo, el mar viene en socorro de la tierra. Vuelve a entra en juego el mecanismo de una evacuación. Los efectivos, 55.000 hombres, son menores que en Dunkerque, pero los medios del Egeo no son los del mar del norte. Por suerte, el 28 y 29 de marzo, a la altura del cabo Matapán, la flota italiana ha sido duramente castigada por Cunningham, perdiendo los cruceros Pola, Fiume y Zara, y salvando penosamente el Vittorio Veneto, por lo que no es de temer su intervención. En cambio, el Air vice-marsahll John D´albiac está en sus últimos hurricane, y no puede disputar ya el cielo a la Luftwaffe. Se decide disminuir el riesgo diseminando los embarques en el gran número de pequeños puertos y radas que ciñen a Grecia. 7 cruceros, 20 destructores y 3 sloops se harán ayudar por los vapores costeros e incluso por los caiques pintarrajeados que abundan en el litoral.



Imagen
Puente en las Termópilas



ImagenImagen
Columnas hacia Atenas

En las Termópilas, se desarrolla un combate de retardo. El lugar ya no es el estrecho desfiladero que defendió Leónidas sino, a consecuencia de la retirada del mar, una llanura litoral que la 6ª brigada neozelandesa disputa a la 5ª panzerdivision. Los británicos se despegan sin demasiado esfuerzo, y prosiguen hacia el Peloponeso y en él su excursión arqueológica: Tebas, Delfos, Corinto, Mecenas, Argos, Esparta … Los embarques prosiguen, no sin algunas tragedias, como la de Nauplia, en el que el vapor holandés Slamat y los destructores Diamant y Wryneck son hundidos por los stukas con grave pérdida de vidas humanas. Luego, mientras los soldados de las panzer toman Atenas, izando la cruz gamada en la Acrópolis, los paracaidistas alemanes saltan sobre el canal de Corinto y abren el istmo a las fuerzas mecanizadas. Los últimos días de la campaña son una carrera por las malas rutas del Peloponeso. Los últimos embarques tienen lugar en la noche del 30 de abril al 1 de mayo en el puerto de Esparta, Kalamata. Otra vez, el león británico sólo se aferra al continente europeo por la roca de Gibraltar.

ImagenImagenImagen
La cruz gamada hace su aparición en la Acrópolis


Imagen
Los paracaidistas saltan sobre Corinto

Una vez más, el dominio de las olas ha limitado los daños. De los 53.000 soldados británicos, 41.000 han sido recuperados y se dirigen a Creta o a Egipto. Pero como en Dunkerque, han tenido que abandonar todo su material. Con su nueva Blitzkrieg en una península cubierta de montañas y desprovista de rutas, la Wehrmacht ha probado que está en el colmo de su agilidad y de su potencia. Aunque no sea en absoluto el apogeo de Hitler, lo roza. El cuadro que traza de la victoria, el 4 de mayo, es uno de los más magníficos que haya trazado jamás un vencedor. 660.000 prisioneros en 25 días, mientras que las pérdidas alemanas no pasan de 1.684 muertos y desaparecidos. La guerra hitleriana tiene todavía como suprema cualidad el economizar la sangre. El Fuhrer de los alemanes todavía tiene derecho a hablar con desprecio de los carniceros de 1.914 .


Homenaje a la resistencia griega:

La resistencia griega recibió un considerable homenaje por parte de los oficiales alemanes. Wilhelm Keitel dijo durante el proceso de Nuremberg: «la increíble resistencia de los griegos retrasó en uno o dos meses vitales la ofensiva alemana contra Rusia; sin ese retraso, el final de la guerra habría sido diferente en el frente del este y para la guerra en general. »

Adolf Hitler ordenó que ningún griego debía ser hecho prisionero y que aquellos que lo eran debían ser liberados del campo por respeto a su valentía. Un discurso de Hitler en el Reichstag en 1941 dice a propósito de la campaña: «hay que decir, por respeto a la verdad histórica, que de entre todos nuestros enemigos, sólo los griegos han combatido con tanto coraje y desprecio hacia la muerte.»

En el diario de Joseph Goebbels, en la página del 9 de abril de 1941, puede leerse: «Prohíbo a la prensa subestimar a Grecia, difamarla... El Führer admira la valentía de los griegos.»

La resistencia griega recibe igualmente el homenaje del resto del mundo. Winston Churchill habría dicho: «No diremos que los griegos combaten como héroes, sino que los héroes combaten como los griegos.».

El presidente estadounidense Franklin Roosevelt dijo que «todos los pueblos libres están muy impresionados por el coraje y la tenacidad de la nación griega... que se defiende a sí misma con tanto valor »

Joseph Stalin, en una carta abierta leída en la radio (Radio Moscú) dijo que «el pueblo ruso estará eternamente agradecida a los griegos por haber retardado al ejército alemán lo bastante como para que llegase el invierno, lo que nos concedió un tiempo precioso que necesitábamos para prepararnos. No lo olvidaremos jamás. »


Fuentes :

Wikipedia.org
ibiblio.org
militaryphotos.net
la Segunfa guerra mundial, R.Cartier
Paris-Macht

furet2
Usuario
Usuario
Mensajes: 9
Registrado: Dom Nov 02, 2008 6:35 pm

Blitzkrieg en los Balcanes

Mensajepor furet2 » Jue Nov 06, 2008 3:11 pm

Excelente articulo,,,,,,,¡¡¡¡ bueno,, soy nuevo en esto foreros,,, queria comentaros lo poco que existe de informacion en castellano sobre las campañas de los balcanes y la posterior resistencia. A ver si os animais y escribis algo ¡¡
Particularmente me parece fascinante los casi 5 años de guerra en esa zona montañosa...(Yugoslavia, Albania, Grecia) guerrillas,colaboracionismo,partisanos,intervenciones internacionales, unidades exoticas,,etc,, Personalmente me parece un escenario muy atractivo, sin embargo parece olvidado relegado , al igual que el frente del este cuando la guerra se libro principalmente alli¡¡
Buen articulo , pero es el unico post,,,, La ofensiva alemana en los balcanes parece la Blitzkrieg perfecta,,, sin embargo,, porque tan pocas atenciones a esta?? bueno, mucho olvido,,,en todo en ese teatrode operaciones me disgusta ver que cualquiera anecdota del frente occidental o de africa toma mucha mas importancia que los escenarios nombrados¡

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3567
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Blitzkrieg en los Balcanes

Mensajepor Audie Murphy » Dom Feb 06, 2011 2:46 pm

Los Stukas hundieron al veterano acorazado de 13000 tm "Kilkis" sito en el puerto de Salamis el 23 abril 1941. Desde 1935 estaba descomisionado para el servicio activo y servía como buque de entrenamiento

Imagen
fuente http://ww2db.com




http://www.history.navy.mil/photos/sh-f ... kilkis.htm
http://ww2db.com/image.php?image_id=1538


Imagen
fuente:" WW2 Illustrated encyclopedia, Cavendish"



La ayuda inglesa reflejada en fotos del diario "The War Illustrated" diciembre 1940

Imagen

Imagen

Imagen
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7674
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: Blitzkrieg en los Balcanes

Mensajepor Juan M. Parada C. » Mié Feb 26, 2014 10:55 pm

La Blitzkrieg en los balcanes,como lo describe Wilhelm Necker que cita el mayor general británico J.F.C. Fuller en su libro "Máquinas de guerra",se observa también la celeridad y eficiencia puesta en su máxima expresión en ese nuevo teatro de batalla como se había visto un año atrás,por decir que:

"Un oficial yugoslavo informó en Atenas el 14 de abril de 1941 que las posiciones artilleras fueron atacadas por oleadas de bombarderos en picado;cuando éstos terminaron su trabajo,llegaron cientos de transportes aéreos de tropas,que lanzaron paracaidistas armados de ametralladoras,los que,tomando posiciones detrás de las tropas yugoslavas,abrieron intenso fuego."
"También se lanzaron paracaidistas sobre los fuertes,que inmediatamente emprendieron la tarea de lanzar explosivos por las casamatas y las entradas.La mayoría de ellos fueron finalmente aniquilados,pero habían cumplido su misión."
"Cuando las motocicletas,tropas transportadas y carros descendieron por las carreteras de la montaña llegando a las defensas yugoslavas a la hora fijada,encontraron casi apagados los fuegos enemigos y pudieron detenerse,remover los obstáculos de la carretera y entendérselas con los defensores que todavía luchaban con los paracaidistas sobrevivientes.Atravesada la primera línea,se repitió el proceso una y otra vez,profundizando en territorio yugoslavo,mientras algunas unidades dejadas atrás preparaban el camino a las tropas motorizadas y a la artillería necesaria para forzar los pasos fortificados,tendían líneas telefónicas,y así sucesivamente."(Fuller,1945,página-202)

Espero que esta cita sea de alguna utilidad para esta sección.Gracias por la atención.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7273
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Blitzkrieg en los Balcanes

Mensajepor tigre » Sab Feb 04, 2017 10:28 pm

Hola a todos :-D; espero sepan disculpar la demora..............................

Paracaidistas en Yugoslavia 1941.

Interesante la cita de Fuller, pero más admirable (y conveniente) aún la imaginación del oficial yugoslavo al explicar la rápida y pavorosa derrota sufrida por sus fuerzas armadas. Si Alemania hubiera tenido suficientes tropas paracaidistas (y aviones de transporte) para luchar en Yugoslavia, luego en Grecia continental y más tarde en Creta.........que despelote hubieran armado. Me hace acordar a Francia 1940 donde todas las monjas eran paracaidistas disfrazados. Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.


Volver a “Frente africano y mediterráneo”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado