La "Solución Final"

El genocidio nazi contra los judíos

Moderador: José Luis

maximus

La "Solución Final"

Mensajepor maximus » Mar Jun 23, 2009 10:34 am

Tras leer el largo documento de Ian Kershaw que José Luis ha tenido la amabilidad de traducirnos (y que no se refiere solo a la cuestión de si hubo una decisión única de exterminio de los judíos y cuándo se dio ésta), y considerando el carácter de este foro de proporcionar información asequible para el público en general, quiero precisar lo que me atrevo a llamar algunas inconsistencias.

La tesis que apoya finalmente Kershaw, en el largo debate acerca de esta importantísima cuestión es:

Parece improbable que Hitler diera alguna vez una única y explícita orden para la “Solución Final”. Dentro del marco inalterable de su “profecía”, no necesitaba más que proporcionar la autorización necesaria en el momento apropiado a Himmler y Heydrich para seguir adelante con las distintas etapas de la escalada que culminaron con el asesinato de los judíos de Europa.


Esto implica que

sería un error ver en el mandato de Göring de 31 de julio de 1941 un reflejo de una orden fundamental de Hitler para la “Solución Final”, es decir, extender el genocidio que ya tenía lugar en la Unión Soviética a un programa para el exterminio físico del conjunto de los judíos de Europa. Más bien, según Burrin, el mandato de Göring caía dentro de las instrucciones de obtener un acuerdo territorial en el este una vez la guerra hubiera terminado. El mandato, que había sido elaborado en la propia oficina de Heydrich para la firma de Göring, estaba ideado para establecer la autoridad -en un asunto donde había muchas instancias competidoras- del jefe del Reichssicherheitshauptamt en todos los asuntos concernientes a la solución de la “Cuestión Judía”. La falta de autoridad que evidentemente todavía prevalecía entre las autoridades nazis a finales del verano y principios del otoño de 1941 significaba, para Burrin, que todavía no se había tomado ninguna decisión para la “Solución Final”. Razonó que semejante orden en septiembre de 1941 era sinónima de la decisión de deportar a los judíos al este, una decisión tomada incuestionablemente por Hitler, y en un


Y que en suma

os problemas para llevar a cabo los planes de deportación, surgidos del inesperado fracaso de derrotar rápidamente a la Unión Soviética durante el verano y otoño de 1941, habían movido a los sátrapas nazis en los territorios ocupados del este a comenzar a tomar la iniciativa para matar a los judíos en sus regiones. La matanza obtuvo una sanción retrospectiva desde arriba, pero sólo gradualmente, en 1942, se convirtió en un exhaustivo programa de exterminio. Por tanto, no había habido un diseño a largo plazo para la aniquilación física de los judíos de Europa. Y no había habido ninguna orden específica de Hitler [Marti


Bueno, pues a mí no sólo me parecen estos argumentos poco convincentes, sino también poco documentados e incluso tendenciosos.

Para empezar, Kershaw barre de un plumazo los testimonios de Eichmann y Hoess acerca de que en el verano de 1941 (cuando la guerra en Rusia iba más o menos según los planes y, por lo tanto, los nazis estaban "eufóricos") se les comunicó que Hitler había dado la orden de exterminar a todos los judíos. Asegura que se trata de un error en la memoria de los dos. E incluso dice que Eichmann habla de que la entrevista en que la Solución Final le fue relevada se produjo "tres meses" después del inicio de la guerra contra Rusia (en el ejemplar que yo tengo de "Eichmann en Jerusalem" se dice "entre seis y ocho semanas después").

Igualmente, minimiza la misión de matar a todos los judíos que tenían los Einsatzgruppen. Precisa, sí, que la orden de matar también a mujeres y niños llegó después de la invasión (pero a finales de Julio aún se estaba en la euforia). De ahí los telegramas que registré más arriba. Considera que matar a todos los judíos rusos no tenía nada que ver con matar a todos los judíos polacos o del Reich.

También minimiza la existencia del campo de Belzec. Afirma que se empieza a construir en noviembre de 1941 y que el campo es "pequeño"

viewtopic.php?f=35&t=2493

En realidad, ya se estaba preparando su construcción en Octubre de 1941 y en el campo "pequeño" fueron asesinadas más de medio millón de personas.

Y, lo peor de todo, ignora los planes para el futuro de Rusia que se habían preparado antes de la invasión

El Plan Oldenburg del 29 de marzo de 1941

en el que se precisa


1.- La guerra podrá ser continuada sólo si nuestras fuerzas armadas son aprovisionadas en su totalidad por Rusia en el cuarto año de hostilidades.
2.- No hay duda de que millones de individuos morirán de hambre si tomamos de ese país cuanto nos haga falta.


Este plan será complementado por el llamado Generalplan Ost (memorandum con fecha 27 Abril 1942)


http://en.wikipedia.org/wiki/Goering's_Green_Folder


Estos planes siniestros sobre el futuro de la Rusia conquistada estaban a cargo ¡qué casualidad! de Goering, el mismo que firma la autorización a Heydrich que según Kershaw no implica el genocidio de los judíos.

Y aquí viene la paradoja: si según Kershaw y los otros historiadores que cita, hasta que "las cosas comenzaron a torcerse" el plan era deportar a los judíos a Rusia, una vez este país fuese conquistado... ¿millones de rusos iban a morir de hambre... para hacer sitio a los judíos deportados?

No creo que haga falta añadir más. Por qué algunos historiadores sostienen que el exterminio fue una obra casi espontánea y gradual de algunos funcionarios nazis que se puso en marcha cuando los planes de deportación a Rusia fueron impracticables "cuando las cosas empezaron a torcerse" sería otro tema.



http://www.elgrancapitan.org/foro/viewt ... &sk=t&sd=a
(esto es el Plan Oldenburg)


La cronología quedaría entonces, a mi parecer, así:

-primavera 1941. Hitler decide el exterminio de los judíos rusos, polacos y del Reich, en el marco de sus grandes proyectos para el Este. Se lo comunica a Himmler

-Himmler se lo encarga a Heydrich, el cual solicita una orden explícita de Goering, obteniéndola el 31 de julio de 1941.

-Heydrich comunica la resolución a sus subordinados de mayor grado, como Hoess, Eichmann o Globocnik, ordenándoles que elaboren un plan detallado ajustado a las prioridades, necesidades y circunstancias. Por supuesto, éste no es un asunto prioritario en comparación con la guerra en Rusia que está teniendo lugar en este momento.

-octubre 1941. Ya está en marcha el plan de los campos de exterminio para los judíos polacos (Belzec, Chelmno... Treblinka), mientras los Einsatzgruppen matan judíos a miles en Rusia. Se barajan todos los métodos: fusilamientos, cámaras de gas, furgones de gas...

-noviembre 1941. Con suficiente trabajo y experiencia ya hechos, Heydrich convoca la conferencia de Wannsee para ultimar los últimos detalles.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La "Solución Final"

Mensajepor José Luis » Mar Jun 23, 2009 12:28 pm

¡Hola a todos!

Estimado Maximus,

Creo que todavía no tienes bien aclarados ciertos conceptos fundamentales y partes además de supuestos un poco "ligeros". Por ejemplo, y sin pretender analizarlos todos.

Parece que confundes o identificas la "guerra de exterminio" (Vernichtungskrieg) que representaba la Operación Barbarroja contra la Unión Soviética, y que suponía la muerte de millones de personas en la URSS (no sólo judíos) con la "Solución Final" (Endlösung), que representaba el asesinato masivo, planificado y sistemático de todos los judíos de Europa. Las tareas iniciales encomedadas a los Einsatzgruppen (ya hablaremos luego de ello) o la explotación económica de los territorios que serían conquistados en la URSS (Generalplan Ost), que supondría la muerte de varias decenas de millones de habitantes de la URSS, no eran ni deben ser identificadas con la "Solución Final". A pesar de algunas pocas excepciones, hay un consenso unánime entre los historiadores en cuanto al hecho de que antes de iniciarse Barbarroja, no existía ningún plan -tal como se entiende la "Solución Final"- para el asesinato masivo de todos los judíos de Europa, y ni siquiera de todos los judíos de la Unión Soviética, lo que nos hace volver a las misiones iniciales de los Einsatzgruppen. Como Browning trató este tema en su The Origins of the Final Solution, te voy a resumir lo que comenta al respecto.

Comenta (página 226) que el personal asignado a los Einsatzgruppen antes de la invasión comenzó a reunirse lentamente en la fronteriza escuela de entrenamiento de policía en Pretzsch y en las ciudades limítrofes de Düben y Bad Schmiedeberg en Sajonia durante mayo y junio. Ahí fueron visitados e inspeccionados a menudo por Streckenbach (jefe de personal de Heydrich), que estaba a cargo de estos grupos y su equipamiento, y al parecer también aparecieron por allí Heydrich y Müller en una o más ocasiones. Pero muchos de los oficiales de los Einsatzgruppen (EG en adelante)todavía estaban en Berlín o regresaron allí para mantener frecuentes reuniones con los principales jefes de división de la RSHA (Hans Nockemann, Arthur Nebe, Heinrich Müller, Walter Schellenberg y Otto Ohlendorf) y otros expertos para tratar en detalle las misiones que iban a realizar. Además, hubo una reunión de todos los oficiales de los EG con Heydrich en Berlín el 17 de junio de 1941, y Heydrich también se dirigió a ellos en la ceremonia de clausura en Pretzsch antes de que partieran las unidades.

Entrando en materia, Browning dice que las órdenes precisas que los EG recibieron antes de la invasión ha sido materia de debate. Según el testimonio de Ohlendorf en el TMI y el de cinco oficiales más, acusados, de los EG (Blobel, Sandberger, Blume, Nosske, y el comandante suplente del Sonderkommando (SK en adelante) 7b, Waldemar Klingelhöfer) en el juicio de los EG ante el Tribunal Militar Americano en Nuremberg en 1948, a los oficiales de los EG se les dio una orden (por Streckenbach, y en algunas versiones por Heydrich) pocos días antes de la invasión para matar a todos los judíos soviéticos. Esta versión fue cuestionada solamente por el comandante del EG C, Otto Rasch, entonces enfermo en fase terminal, y el comandante del Einsatzkommando (en adelante EK) 5, Erwin Schulz, que aseguraron que sólo habían recibido semejante orden a mediados de agosto de 1941. Browning dice que la versión de Ohlendorf "fue generalmente aceptada incluso después de que Streckenbach, que hasta entonces se creía muerto, regresó de su cautiverio en la URSS y negó haber transmitido tal orden" (p. 227). En la investigación judicial que siguió con Streckenbach, "sólo uno de los cinco coacusados del ahora ejecutado Ohlendorf, Klingelhöfer, continuó acusándole de transmitir la exhaustiva orden de matar. Otros dos, Sandberger y Blume, exoneraron a Streckenbach, pero mantuvieron que habían recibido esa orden pre-invasión de Heydrich. Nosske se posicionó ahora del lado de Schulz, que permaneció consistente en su versión de una orden de mediados de agosto. De los ocho adicionales comandantes de EK y SK encontrados e interrogados, cuatro (Batz, Jäger, Filbert, y Zapp) apoyaron la existencia de una exhaustiva orden de matar de pre-invasión, aunque ninguno apoyó la versión original de Ohlendorf de que había sido distribuida por Streckenbach; dos (Bradfisch y Prast, suplente de Seetzen para el SK 10a) afirmaron haber recibido esa orden más tarde; y dos (Ehrlinger and Kroeger) negaron haber recibido jamás tal orden" (pp. 226-227).

Sigue Browning, lo dejo en inglés y si alguien quiere lo traduzco después, pues me están llamando:

Out of the welter of conflicting and changing testimony, and from his own
preparation of the judicial case against sk 4a, Alfred Streim concluded that
Ohlendorf had organized a conspiracy among the original defendants (which
only Rasch and Schulz would not join) to provide false testimony as part of a
legal defense strategy of binding orders, and that the hapless Streckenbach had
been chosen as the alleged disseminator because he was presumed dead. In the
last decade most historians have accepted the Streim thesis and do not rely on
the early testimonies of the captured Einsatzgruppen officers. More credence
is given to the surviving ss documentation, scant in comparison to the military
documentation elucidating the development of the Kommissarbefehl and Gerichtsbarkeitserlass,
and to the general mood and outlook on the eve of the Nazis’
‘‘war of destruction’’ against the Soviet Union. (p. 227).

Ahora debo dejarlo, pero sirva de ejemplo para rebatir las "fáciles" objeciones de Maximus.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La "Solución Final"

Mensajepor José Luis » Mar Jun 23, 2009 3:08 pm

José Luis escribió:
Sigue Browning, lo dejo en inglés y si alguien quiere lo traduzco después, pues me están llamando:

Out of the welter of conflicting and changing testimony, and from his own
preparation of the judicial case against sk 4a, Alfred Streim concluded that
Ohlendorf had organized a conspiracy among the original defendants (which
only Rasch and Schulz would not join) to provide false testimony as part of a
legal defense strategy of binding orders, and that the hapless Streckenbach had
been chosen as the alleged disseminator because he was presumed dead. In the
last decade most historians have accepted the Streim thesis and do not rely on
the early testimonies of the captured Einsatzgruppen officers. More credence
is given to the surviving ss documentation, scant in comparison to the military
documentation elucidating the development of the Kommissarbefehl and Gerichtsbarkeitserlass,
and to the general mood and outlook on the eve of the Nazis’
‘‘war of destruction’’ against the Soviet Union. (p. 227).


A ver, que traduzco ahora ese texto:

[Fuera del fárrago del testimonio contradictorio y cambiante, y desde su propia preparación del caso judicial contra el SK 4a, Alfred Streim concluyó que Ohlendorf había organizado una confabulación entre los acusados originales (a los que solamente no se unirían Rasch y Schulz) para proporcionar falso testimonio como parte de una estrategia de defensa legal de órdenes vinculantes, y que el desventurado Streckenbach había sido escogido como el supuesto distribuidor porque estaba presuntamente muerto. En la última década la mayoría de los historiadores han aceptado la tesis de Streim y no confían en los testimonios anteriores de los oficiales EG capturados. Se da más crédito a la documentación SS que ha sobrevivido, escasa en comparación con la documentación militar que aclara el desarrollo de la Kommissarbefehl y Gerichtsbarkeitserlass, y al ambiente y perspectiva generales en vísperas de la "guerra de destrucción" contra la Unión Soviética].

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La "Solución Final"

Mensajepor José Luis » Mar Jun 23, 2009 5:54 pm

¡Hola a todos!

Unas cuantas cosas más.

maximus escribió:
Bueno, pues a mí no sólo me parecen estos argumentos poco convincentes, sino también poco documentados e incluso tendenciosos.


Bueno, que te parezcan poco convincentes es algo que no entro a valorar (aunque sospecho, corrígeme si estoy errado en mi suposición, que no es mucha la literatura académica que has leído sobre esta materia y desconozco, por tanto, la cuantía y naturaleza de tus contra-argumentaciones, al margen de lo que llevas expuesto, que es la razón y origen de mi sospecha), pero que te parezcan poco documentados los argumentos de Kershaw es algo un poco asombroso, sobre todo si en la balanza ponemos los tuyos. Por último, que te parezcan "incluso tendenciosos" es una opinión gratuita mientras que no demuestres lo contrario.

maximus escribió: Para empezar, Kershaw barre de un plumazo los testimonios de Eichmann y Hoess acerca de que en el verano de 1941 (cuando la guerra en Rusia iba más o menos según los planes y, por lo tanto, los nazis estaban "eufóricos") se les comunicó que Hitler había dado la orden de exterminar a todos los judíos. Asegura que se trata de un error en la memoria de los dos. E incluso dice que Eichmann habla de que la entrevista en que la Solución Final le fue relevada se produjo "tres meses" después del inicio de la guerra contra Rusia (en el ejemplar que yo tengo de "Eichmann en Jerusalem" se dice "entre seis y ocho semanas después").


Kershaw no barre de un plumazo, como tú dices, los testimonios de Eichmann y Hoes (que me gustaría pusieras en concreto, cada uno y por separado), sino que los contrasta con las demás pruebas y toma un criterio. Decir, como tú dices que dijeron esos dos, que en el "verano de 1941" habían sido informados de que Hitler ya había dado la orden de exterminar a todos los judíos (¿de dónde?) presenta dos problemas: 1) el verano va, nominalmente, de 21 de junio a 21 de septiembre, y para el tema que estamos tratando es importante concretar las fechas. Por eso te pido que pongas literalmente las citas de Eichmann y Hoes; es importante porque muchos historiadores colocan el "proceso de toma de decisiones" para la "Solución Final" entre julio y septiembre, y Kershaw no está desautorizando esas fechas, sino poniendo sus pros y contras, y luego dando su criterio razonado 2) Las pruebas demuestran que en septiembre de 1941, Eichmann todavía estaba esperando por la "Solución Final". Por ejemplo, en la página 322 del libro de Browning (The Origins....), versando sobre las relaciones Eichmann-Höppner, se dice que el 3 de septiembre Höppner remitió a sus dos superiores en la RSHA, Ehlich y Eichmann, una propuesta para una gran reestructuración y expansión de la UWZ para manejar deportaciones a gran escala en el período de posguerra, no sólo con respecto a los judíos, sino también referentes a todos los demás elementos racialmente indeseables. El memorando se había confeccionado sobre la base de la reciente consulta con Eichmann en Berlín. Y a continuación escribe Browning:

This ‘‘recent consultation’’ would have taken place at virtually the same time that
Eichmann altered the wording of one of his stock formulations. Where in past
correspondence with the Foreign Offce he had referred to the ‘‘imminent Final
Solution’’ (kommende Endlösung), on August 28, 1941, he added the phrase ‘‘now
in preparation’’ (die kommende und in Vorebereitung befindliche Endlösung).

Es decir, sólo a finales de agosto de 1941 habla Eichmann de una Endlösung "en preparación", cuando antes de esas fechas hablaba de una Endlösung "inminente". Otra prueba de que por esas fechas no se había llegado a la "Solución Final" (es decir, no se había terminado ese "proceso" que condujo finalmente a ella), es que Hitler sólo autorizó la deportación de los judíos del Antiguo Reich y del Protectorado el 18 de septiembre de 1941 (Browning, 325). En fin, y así sucesivamente.

maximus escribió: También minimiza la existencia del campo de Belzec. Afirma que se empieza a construir en noviembre de 1941 y que el campo es "pequeño"

http://www.forosegundaguerra.com/viewto ... =35&t=2493

En realidad, ya se estaba preparando su construcción en Octubre de 1941 y en el campo "pequeño" fueron asesinadas más de medio millón de personas.


Desde luego tus interpretaciones sí que son asombrosas. Kershaw no está minimizando la existencia del campo de exterminio de Belzec, ni se expresa en la forma enrevesada que haces tú, sino que dice que Belzec fue un campo de exterminio pequeño, y no hay que ser tan retorcido para entender que lo está comparando con los cuatro campos restantes.

Y, puestos a citar con propiedad (algo que te exijo) y a no desautorizar gratuitamente, los preparativos de la construcción del campo de exterminio de Belzec no comenzaron, como dices tú siguiendo el trabajo de nuestro compañero TMV en el enlace facilitado, en octubre de 1941. En esa fecha comenzó el reclutamiento de la mano de obra, y en noviembre la construcción del campo:

La construcción el campo comenzó (con el reclutamiento de mano de obra para su construcción en octubre de 1941), en noviembre de 1941 y finalizó completamente el 16 de marzo de 1942

Yo no tengo inconveniente en debatir contigo sobre lo que crea oportuno debatir, pero para ello te exijo que cites con propiedad, pues si ya no precisas con textos tan claros como el de TMV, no quiero ni pensar qué "conclusiones" sacarás de otros textos que desconozco en su versión española.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
wintermute
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4273
Registrado: Mié Jun 10, 2009 2:11 am

La "Solución Final"

Mensajepor wintermute » Mié Jun 24, 2009 2:53 am

Hola que tal ? soy nuevo en el foro, doy gracias por admitirme y espero aportar algo dentro de mis modestos conocimientos de la sgm .
Conseguí un libro de un tal Reinmund Schnabel llamado: Poder Sin Moral Historia de las SS, editado en 1958 en alemania y en españa en 1966 - al menos mi ejemplar, en perfecto estado de conservación.
La editorial es seix barral.
Contiene el mismo 184 ducumentos, 153 gráficos, 34 citas y 27 informes internos de los SS ,
para empezar transcribiré el documento (D132) pág. 220 que refiere sobre un presupuesto por un horno crematorio enviado por la fábrica Toft, en una fecha anterior ó ya instalado, ó en proceso de ...no puedo saberlo .

Al Reichfüher de la SS Erfurt, a 14 de julio de 1941
Jefe de la Policía Alemana
Oficina Central de Edificios y viviendas Mauthausen/Alto Danubio.
Junta de Obras de la SS en Mauthausen


Rel. : Su escrito del 9 de julio de 1941.
Ref. : Hornos de incineración.

Referente a nuestro escrito antes indicado le enviamos, según sus deseos, folleto por triplicado con las instrucciones de empleo del horno, rogándole, al mismo tiempo, cuelgue uno de los tres en el crematorio de ésta en un lugar bien visible.
Los otros dos puede incluirlos en acta.
En el creamatorio de doble mufla "Toft", alimentado con carbón de coque pueden ser incinerados, en unas 10 horas, de 10 a 35 cadáveres.
El número indicado puede, sin más, ser incinerado diariamente, sin sobrecarga para el crematorio.
No hay inconveniente , si las circunstancias así los indiquen, en proseguir la incineración día y noche sin interrupción. Sucede, en efecto, que la arcilla refractaria resiste más tiempo si reina en el horno una temperatura continuamente uniforme.
Con lo dicho, esperamos haberle complacido, quedando entretanto a su disposición.

¡ Heil Hitler!
Por encargo de Topft & Hijos
Firma

El D133 es un presupuesto de Toft e Hijos para la construcción de un horno para Auschwitz el 1/4/43, detallando los materiales, el precio y las condiciones generales.
Lo transcribiré en otro momento

Saludos a todos y hasta la próxima.
Todos los comentarios son bienvenidos.
ImagenImagen

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La "Solución Final"

Mensajepor José Luis » Mié Jun 24, 2009 7:58 am

¡Hola a todos!

Bienvenido, wintermute.

La firma Topf & Sons había sido contratada por la SS para la construcción de hornos crematorios (móviles o fijos) para los campos de concentración, y tu documento debe referirse al campo de Mauthausen, tal como se infiere del encabezamiento del mismo. En octubre de 1941 sería contratada para nuevos crematorios en Auschwitz.

En el siguiente enlace, mensaje núm., 2, he puesto el enlace de descarga de un archivo (en inglés) sobre Topf & Sons:
viewtopic.php?f=35&t=868&start=45

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Germana
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1170
Registrado: Vie May 22, 2009 3:29 pm
Ubicación: Salamanca

La "Solución Final"

Mensajepor Germana » Mié Jun 24, 2009 9:08 am

Buenos días.
Magníficos post los vuestros.
Me he pasado un rato leyendo las traducciones de José Luis acerca de "La solución final" y he de decir que es un documento impresionante. Había leído acerca de todo ello pero no con tanta profundidad. Es asombroso.
Un saludo a los escritores, en especial a José Luis por su impresionante aportación.
Eva.
ImagenImagenImagen
ImagenImagen
"Lo esencial es invisible a los ojos"

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La "Solución Final"

Mensajepor José Luis » Mié Jun 24, 2009 10:03 am

¡Hola a todos!

maximus escribió:Para empezar, Kershaw barre de un plumazo los testimonios de Eichmann y Hoess acerca de que en el verano de 1941 (cuando la guerra en Rusia iba más o menos según los planes y, por lo tanto, los nazis estaban "eufóricos") se les comunicó que Hitler había dado la orden de exterminar a todos los judíos. Asegura que se trata de un error en la memoria de los dos. E incluso dice que Eichmann habla de que la entrevista en que la Solución Final le fue relevada se produjo "tres meses" después del inicio de la guerra contra Rusia (en el ejemplar que yo tengo de "Eichmann en Jerusalem" se dice "entre seis y ocho semanas después").


Retomando lo que he dicho sobre la importancia de concretar los testimonios de personajes a los que aludimos, he estado repsando mi biliografía sobre Eichmann y Hoess (Höss) con respecto a la frase de Maximus arriba citada.

Höss explica en sus memorias:

[I am unable to recall when the destruction of the Jews began -probably in September 1941, or perhaps not until January 1942] [Soy incapaz de recordar cuándo comenzó la destrucción de los judíos, probablemente en septiembre de 1941, o quizás no hasta enero de 1942]. [Rudolf Höss y Steven Paskuly (ed.), Death Dealer: The Memoirs of the SS Kommandant at Auschwitz (Da Capo Press, 1996), p. 31.

Eichmann comentó a su interrogador en Camp Iyar, el 31 de mayo de 1960:

[It was late summer (1941), that Heydrich sent for me. I reported; he said to me: The Führer, so it is with emigration etc etc he began with a little speech: “The Führer has ordered physical annihilation”]. [Fue a finales del verano (1941) cuando Heydrich mandó a buscarme. Me presenté; me dijo: .......: "El Führer ha ordenado la aniquilación física"]. [David Cesarani, Becoming Eichmann: Rethinking the Life, Crimes, and Trial of a “Desk Murderer” (Da Capo Press, 2007), p. 91.

Jersak escribe:

[Adolf Eichmann218 and Rudolf Höß219 reported that a Führer order for the murder of the European Jews had been conveyed to them by their respective superiors, Heydrich and Himmler, in autumn 1941]. [Adolf Eichmann218 y Rudolf Höß219 informaron que se les había transmitido por sus respectivos superiores, Heydrich y Himmler, en otoño de 1941, una orden del Führer para el asesinato de los judíos europeos] [Tobias Jersak, "Decisions to Muder and to Lie: German War Society and the Holocaust", en Ralf Blank et al., Germany and the Second World War. Vol. IX/I, German Wartime Society 1939–1945: Politicization, Disintegration, and the Struggle for Survival (Oxford: Oxford University Press, 2008), p. 323.

(218) Eichmann, Memoiren, 171-2
(219) IMT, xi. 438–66, here 440. Similarly in Höß, Commandant of Auschwitz, 148, 188.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La "Solución Final"

Mensajepor José Luis » Mié Jun 24, 2009 5:37 pm

¡Hola a todos!

Hasta ahora hemos visto, en superficie y de la mano de Kershaw, las posiciones que han tomado los autores más importantes sobre el tema de situar en el tiempo el momento de la “Solución Final”, siempre entendiendo esta última expresión como el asesinato masivo, planificado y sistemático, de todos los judíos de la Europa en manos nazis. Y subrayando que la inmensa mayoría de esos autores descartan una única y específica orden de Hitler para la “Solución Final”, sino que lo consideran más bien un proceso de toma de decisiones, más o menos duradero en el tiempo, según las posiciones de cada cual. También hemos visto, en resumen, la posición del propio Kershaw, que centra dicho proceso en torno a la “profecía” de Hitler de 30 de enero de 1939 sobre los judíos, invocada reiteradas veces, por él mismo o por sus subordinados más importantes, como referencia para “trabajar en la dirección del Führer”. Quien desee un relato más pormenorizado de la posición de Kershaw puede leer su libro Hitler, the Germans and the Final Solution (Yale University Press, 2008) o su versión en español. Aquí Kershaw dedica la primera parte de su libro (Hitler and the Final Solution) a exponer con más alcance lo que nos ha ofrecido en el ensayo que he traducido, con cuatro capítulos: 1. “Working towards the Führer”: Reflections on the Nature of the Hitler Dictatorship; 2. Ideologue and Propagandist: Hitler in Light of His Speeches, Writings and Orders, 1925-1928; 3. Improvised Genocide? The Emergence of the “Final Solution” in the “Warthegau”; 4. Hitler's Role in the “Final Solution”. La segunda parte está dedicada a la opinión popular en la Alemania nazi con respecto a los judíos, a su persecución, exterminio, etc. La tercera parte analiza la “Solución Final” en la historiografía, y la cuarta versa sobre el nazismo.

Ahora me gustaría resumir, con más detalle que la reseña de Kershaw en su ensayo, la posición de Browning. Aquí recomiendo igualmente la lectura de su libro The Origins of the Final Solution, donde más de 600 páginas (con la colaboración de Jürgen Matthäus) dan cuenta del tema. Sin embargo, quien no pueda leer este libro tal vez se contente con la conferencia que dio Browning en 2003 (Ina Levine Annual Lecture, 13 March 2003) bajo los auspicios del United States Holocaust Memorial Museum en Washington, bajo el título Initiating The Final Solution. The Fateful Months of September-October 1941, de la que paso a resumir los puntos de mi consideración.

Browning sitúa el proceso de toma de decisiones para la “Solución Final” entre septiembre y octubre de 1941. Empieza subrayando la importancia del encuentro Hitler-Goebbels de 19-20 de agosto de 1941, cuando el ministro de Propaganda solicita del Führer su aprobación para marcar y deportar a los judíos del Reich, consiguiendo lo primero pero no lo último. Browning dice que este episodio es de capital importancia en tres sentidos: primero, que los más directos colaboradores de Hitler tenían claro que debían solicitar su aprobación para llevar a cabo medidas importantes de la política anti-judía, como la marca (“Estrella Amarilla”) y la deportación. Podían proponer medidas así, pero nunca ponerlas en práctica sin el consentimiento de Hitler. Segundo, Hitler concibió la “aniquilación” de los judíos en dos fases: la que ya estaba teniendo lugar para los judíos soviéticos, y la que tendría lugar “en el futuro” y “tras el final de la campaña oriental” para los judíos del Reich. Tercero, no hay ninguna insinuación de que la profecía de Hitler y el asesinato de los judíos, ya en marcha en la URSS y previsto para los judíos alemanes después de la victoria, estuvieran vinculados a la noción de una “guerra mundial” relacionada fundamentalmente con la entrada de Estados Unidos.

A continuación Browning expone la situación de los que tenían que llevar a cabo realmente el plan y su conocimiento del verdadero significado del mismo. Examina el memorando de Rolf-Heinz Höppner, el jefe de la limpieza étnica en la Warthegau, tras una discusión con Eichmann. El 2 de septiembre de 1941 Höppner se quejaba de que “los planes para la deportación a los 'territorios de recepción' tenían que permanecer 'en retales' 'pues no conozco las intenciones del Führer', Himmler y Heydrich”. Se lamenta de que llevar a cabo esos planes, en concreto la preparación y organización de las áreas de recepción en Rusia, en detalle sería pura fantasía, porque antes de nada tendrían que tomarse las decisiones básicas y tendría que prevalecer una claridad total con respecto a lo que “finalmente sucederá a esos elementos étnicos indeseables deportados.....¿El objetivo es asegurarles un cierto nivel de vida a largo plazo, o serán totalmente erradicados?”. (las cursivas de Browning). Browning concluye que el memorando de Höppner confirma que incluso los más fanáticos hombres de la SS que estaban ansiosos de “trabajar en la dirección del Führer” necesitaban “decisiones básicas” y “claridad total” para llevar a cabo los planes, fuesen de deportación o de erradicación total de los judíos. Y parece obvio, sigue, que a principios de septiembre de 1941, como demuestra el memorando de Höppner, no se habían tomado las “decisiones básicas” ni se había alcanzado la “claridad total”.

Browning comenta que, visto en conjunto, las entradas del diario de Goebbels* y el memorando de Höppner presentan cinco preguntas fundamentales sobre las “decisiones básicas” de Hitler y los objetivos de la política judía nazi. Primera, ¿cuándo cambió Hitler su posición de agosto de 1941 y ordenó que comenzara la deportación de los judíos del Reich? Segunda, ¿cuál fue el contexto para esta decisión? Tercera, ¿la deportación significaba la expulsión al este pero con el destino final de los deportados todavía indeciso o al menos sin especificar, o se había obtenido la “claridad total” sobre la erradicación total? Cuarta, ¿cuándo se tomaron las decisiones para construir los primeros campos de la muerte equipados con instalaciones de gaseo? Y quinta, ¿fueron los primeros campos de la muerte solamente improvisaciones regionales para una matanza regional, o fueron parte de una visión para una Solución Final de alcance europeo?

* Se me olvida¡ó anotar las entradas de Goebbels, que ahora resumo. Anota, tras su conversación con Hitler, que la "profecía" se está empezando a cumplir en Rusia ("En el este los judíos ya están pagando el precio"), se ha cumplido en parte en Alemania y se tendrá que cumplir aún más en el futuro ("En Alemania ya han pagado en parte y tendrán que pagar todavía más en el futuro"). Con respecto a ese fatídico futuro, anota Goebbels: "Además, el Führer me ha prometido que puedo deportar a los judíos de Berlín inmediatamente tras el fin de la campaña oriental".

Un descanso y continuamos.
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

raymundo roca
Usuario
Usuario
Mensajes: 11
Registrado: Sab Jun 13, 2009 8:24 pm

La "Solución Final"

Mensajepor raymundo roca » Mié Jun 24, 2009 5:42 pm

Disculpen mi ignorancia si lo que voy a decir es tonto , pero despues de leer por muchos años esto de la solucion final , yo solo veo un grupo de asesinos que se tomaron el poder en un estado y saciaron su sed de asesinar gente .

Esto lo he mirado en otras epocas de la humanidad , he inclusive lo he mirado en pequeña escala aqui en mi pais.

Lo que no comprendo es como pudo suceder esto en una nacion como alemania , en la que el nivel cultural es alto , algunos autores dicen que fue consecuencia de la primera guerra mundial , que la poblacion se sentia golpeada y humillada , que la situacion economica y que otras cosas mas , pero aun asi , no lo entiendo.

A mi parecer ( y sin animos de entrar en polemicas sobre teorias de psiquiatria ) hitler estaba loco , y los que lo siguieron eran simples delincuentes que miraron una oportunidad de tener algo de poder y la aprovecharon , pero lo del ciudadano comun de alemania y su apoyo a este señor es lo que no entiendo y creo que nunca entendere.

Atte. ray

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La "Solución Final"

Mensajepor José Luis » Mié Jun 24, 2009 7:54 pm

¡Hola a todos!

Bien, después de la digresión del compañero Ray, continuamos.

La decisión de deportar a los judíos del Reich no ofrece problemas para fecharla con precisión: “Tras las reuniones entre Hitler, Himmler y otros el 16-17 de septiembre, Himmler informó al Gauleiter de la Warthegau, Arthur Greiser, el 18 de septiembre de la decisión de Hitler de deportar a los judíos del Reich a Lodz 'como el primer paso' para limpiar el Reich de judíos". Sin embargo, esta deportación a Lodz fue simplemente una medida provisional que se tomó “para deportarlos todavía más al este la próxima primavera”. Browning la une a la situación militar, de “euforia de victoria”, que explica. Goebbels oye de Hitler que éste espera el final del combate (en plan serio) y el cerco de Moscú para el 15 de octubre.

El 10 de octubre en Praga, Heydrich anunció el objetivo de Hitler de limpiar el Reich de judíos en la medida de lo posible a finales de año. Cinco días después tiene lugar la primera deportación a Lodz. Así, Browning dice que la decisión de la deportación se tomó en la euforia de la victoria, no en la frustración de la derrota. ¿Pero qué significaba la deportación para el destino de los deportados? Browning opta, para responder, por analizar las primeras preparaciones de campos de la muerte con instalaciones de gaseo.

En Auschwitz el Zyklon B se probó en el búnker 11 el 3 de septiembre, seguido de una prueba a gran escala en el viejo crematorio el 16 de septiembre. En contra de la confusa declaración de posguerra de Höss sobre Auschwitz, esas pruebas no se concibieron como una preparación del papel principal que iba a jugar finalmente este campo en la Solución Final. Como consecuencia de la orden de Hitler para detener el programa de "eutanasia" a finales de agosto, ya no se podían enviar para su gaseo en Sonnenberg (como parte de la Aktion 14f13) a los prisioneros seleccionados en Auschwitz, y de esta forma Auschwitz tuvo que llevar a cabo sus propios experimentos de gaseo. Más tarde en el otoño, pequeños contingentes de judíos seleccionados de los campos de trabajo de la Organización Schmelt en la Alta Silesia fueron enviados en camiones a Auschwitz y gaseados en el viejo crematorio. Y en octubre también se realizaron diseños para un nuevo crematorio especialmente adecuado para convertir la morgue subterránea en una cámara de gas. Browning comenta que esos desarrollos en Auschwitz “fueron probablemente” el resultado de una “iniciativa local”, que muestra lo extendida y común que se había convertido la noción de gasear a los judíos, pero que todavía no sugiere que hubiera conciencia del futuro papel del campo en la Solución Final.

Pone tres ejemplos para demostrar la intensa interrelación existente entre el centro y la periferia en la preparación de instalaciones de gaseo. A mediados de septiembre se envió a Albert Widmann a Bielorrusia, donde llevó a cabo con éxito experimentos de gaseo con monóxido de carbono para matar a pacientes mentales. Widmann regresó a Berlín y mostró los resultados a Heydrich, quien seguidamente autorizó a la RSHA a diseñar y construir furgones de gas. A finales de octubre o principios de noviembre, se envió a Sachsenhausen un prototipo de furgón de gas y se probó con prisioneros de guerra soviéticos. La RSHA contrató a continuación la conversión de treinta camiones en furgones de gas.

El 1 de octubre Globocnik escribió a Himmler pidiendo una reunión urgente para presentar una documentación relativa a la “extracción” de población extranjera del Gobierno General. El 13 de octubre se mantuvo una reunión de dos horas de duración entre Hitler, Globocnik y Krüger (un alto cargo SS y líder de la Policía en el Gobierno General). Browning dice que los dos mayores expertos sobre el distrito de Lublin, Pohl y Musial, consideran esta reunión como el momento en que Himmler aprobó la construcción del campo de la muerte de Belzec. El 1 de noviembre comenzó la construcción del campo de Belzec.

También, en algún momento en octubre Herbert Lange (el jefe del equipo móvil de “eutanasia” estacionado en Poznam) fue llevado por su chófer Baumeister a la Warthegau y luego a Berlín para consultas; regresó a Chelmno, cerca de Lodz, y confiscó edificios clave en la ciudad, comenzando la construcción del campo a finales de octubre o principios de noviembre.

Browning comenta que esas acciones también han sido consideradas por otros autores como ejemplos posteriores de iniciativas regionales para matar a judíos regionales. Así que pasa a estudiar el caso de Belzec. Dice que algunos historiadores han expresado que la capacidad para matar de las iniciales cámaras de gas en Belzec fue tan limitada que el comienzo de su construcción el 1 de noviembre no indicaría ninguna intención o plan para una Solución Final de alcance europeo. La construcción de Belzec sería, supuestamente, una iniciativa de Globocnik con el propósito de matar a una parte de la judería polaca. Browning dice que esto es un argumento especulativo de pruebas circunstanciales. Y que está basado en una suposición cuestionable sobre la secuencia: que la planificación y construcción de adecuadas instalaciones para matar es el indicador clave para fechar las decisiones para la Solución Final, no los experimentos y preparaciones iniciales a tal fin. Y también hay, en opinión de Browning, declaraciones de posguerra razonablemente creíbles de lo contrario.

En septiembre de 1941 Bouhler y Brack, de la Cancillería del Führer, que habían estado al cargo de la ahora cancelada T-4 o programa de “eutanasia”, visitaron a Globocnik en Lublin. En algún momento de “finales del verano” de 1941, Christian Wirth, del programa T-4, comentó a un asociado que “iba a ser transferido a un instituto de eutanasia en el área de Lublin”. En numerosos testimonios de posguerra, sigue Broning, incluyendo el informe pos-juicio recién liberado que Eichmann tituló “Ídolos” o “Falsos Dioses” (Götzen), Eichmann comentó que había sido llamado por Heydrich, que le había comunicado una orden del Führer para “la destrucción física de los judíos”. Y luego fue enviado a Lublin, donde Globocnik supuestamente estaba con preparativos para dicho propósito, utilizando fosas antitanque. A continuación Eichmann fue conducido a un lugar (una casa de madera a un lado de la carretera donde fue recibido por Wirth, quien lo condujo hasta dos pequeñas cabañas que le explicó “tenía que sellar herméticamente todas las ventanas y puertas. Cuando acabara el trabajo, los judíos entrarían en las habitaciones y morirían al exhalar el gas....”. Pero, “el motor todavía no estaba allí y la instalación no estaba todavía operando”.

Browning se pregunta cuándo tuvo lugar este viaje y encuentro con Wirth en Lublin. Eichmann dice que fue en el otoño de 1941, pero antes de su viaje a Lodz (algún momento antes de septiembre de 1941) y “poco después” de la orden para preparar la primera deportación (que salió el 15 de octubre).

Para Browning, quienes descartan este testimonio de Eichmann presentan tres argumentos (nada persuasivos en su opinión) contra su credibilidad. El primero es que, según el testimonio del ayudante de Wirth, Oberhauser, Wirth no llegó y tomó el mando de Belzec hasta diciembre de 1941. Pero, dice Browning, Oberhauser no llegó a Lublin hasta octubre o noviembre, y por tanto no puede invalidar la presencia de Wirth en Lublin en septiembre. Segundo, afirman que Eichmann estaba ingeniando una defensa legal invocando falsamente una decisión anterior de Hitler. Pero la estrategia legal de Eichmann era retrasar las fechas, no adelantarlas, con el objetivo de contrarrestar el testimonio de Höss de que estaba involucrado con la elección de Birkenau como lugar de cámara de gas y Zyklon B como método para matar ya en el verano de 1941. Además, al admitir su conocimiento previo del destino final de los que había deportado (pero que no fueron asesinados inmediatamente en el otoño de 1941), Eichmann estaba aumentando, no disminuyendo, su auto-participación. Finalmente, esos autores argumentan que Eichmann no pudo haber estado en Lublin hasta después del 1 de noviembre, cuando comenzó la construcción, y que no estuvo allí probablemente hasta el invierno, dada su referencia de haber visto dos (en ocasiones tres) cabañas. Pero este argumento no se mantiene si Eichmann estaba visitando no el campo de muerte de Belzec, sino más bien un previo sitio cercano experimental.....

En opinión de Browning, Eichmann visitó un sitio experimental en el bosque cerca de Belzec, donde Wirth estaba preparando dos cabañas de madera. Y esto ocurrió aproximadamente al mismo tiempo que Widmann estaba en Bielorrusia, y que tanto Widmann como Eichmann reportaron a Heydrich en Berlín antes de que partiera para Praga el 27 de septiembre. Las pruebas de Wirth se convirtieron en la base de la carta posterior de Globocnik de 1 de octubre solicitando una reunión con Himmler, encuentro que tuvo lugar el 13 de octubre, propiciando la decisión de Himmler de construir Belzec, no en el interior del bosque, sino al filo de la ciudad en una línea ferroviaria que permitiera el manejo de transportes continuos. Y al mismo tiempo, las pruebas de Widmann llevaron a la construcción primero de un prototipo y después de una flota de treinta furgones de gas.

A los diez días de esa reunión del 13 de octubre, hubo una extraordinaria proliferación de potenciales lugares para campos de muerte equipados con instalaciones de gaseo además de Belzec y Chelmno. El 23-25 de octubre Himmler visitó Mogilev y discutió la construcción de cámaras de gas. A mediados de noviembre la Compañía Topf e Hijos había recibido el encargo de construir enormes crematorios cuyos hornos fueron más tarde desviados a Birkenau.

Y mañana el resto.
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

raymundo roca
Usuario
Usuario
Mensajes: 11
Registrado: Sab Jun 13, 2009 8:24 pm

La "Solución Final"

Mensajepor raymundo roca » Jue Jun 25, 2009 3:39 am

Admirable tu aporte jose luis.

Sigo con mucho interes tu transcripcion.

Atte. ray

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La "Solución Final"

Mensajepor José Luis » Jue Jun 25, 2009 9:30 am

¡Hola a todos!

Browning cree que la proliferación de planes para cuatro campos de gaseo (Belzec, Chelmno, Mogilev y Riga), dejando a un margen los campos de Birkenau y Sobibor (el primero porque no puede relacionarse directamente con Berlín, y ambos porque sus fechas no pueden establecerse con certeza), entre el 13 y el 23 de octubre, no estaba ideada sólo para judíos polacos y soviéticos. Se basa para esta creencia en que la ubicación de tres de esos sitios (Chelmno, Riga y Mogilev) estaba en o cerca de los tres destinos para la deportación de los judíos del Reich, y también en una explícita declaración de Erhard Wetzel (del Ministerio del Reich para los Territorios Orientales Ocupados, Ostsministerium) de que los judíos del Reich que no estaban trabajando enviados a Riga podían ser eliminados inmediatamente. Browning añade, además, una serie de documentos de esa época que indican un alcance europeo mucho más amplio.

Aquí traduzco literalmente, pues afecta a la España de Franco: [El 13 de octubre de 1941, la Oficina de Exteriores informó a la RSHA de Heydrich de una solicitud española para conseguir la liberación de aquellos judíos de ciudadanía española que habían sido capturados en el arresto masivo de judíos parisinos como represalia por el ataque de agosto a un oficial alemán en el metro de París. A cambio el gobierno español ofreció evacuar al Marruecos español a todos los judíos españoles en Francia, unos 2.000. Puesto que esto estaba completamente en línea con el objetivo que prevalecía hasta la fecha de sacar a todos los judíos de Europa por cualquier medio, la Oficina de Exteriores estaba a favor de aceptar la oferta española. Pero el 17 de octubre, sólo tres días después de que Himmler y Heydrich hubieran mantenido una reunión de cinco horas, la Oficina de Exteriores fue informada de la oposición de la RSHA por dos razones. Primera, el gobierno español no tenía ni la voluntad ni la experiencia para guardar judíos en Marruecos. “Además esos judíos estarían demasiado fuera del alcance directo de las medidas para una solución básica a la cuestión judía para ser promulgada después de la guerra”. Este cambio fundamental de una política de expulsión fue confirmado el día siguiente en una conversación telefónica entre Himmler y Heydrich, como está crípticamente anotado en el diario telefónico de Himmler: “Ninguna emigración de los judíos al extranjero”. La prohibición de toda emigración judía se hizo oficial el 23 de octubre, y desde entonces fue política alemana mantener a todos los judíos en Europa, no sacarlos fuera. Y, uno debe preguntar retóricamente, ¿qué significaba la expresión “medidas para una solución básica a la cuestión judía para ser promulgada después de la guerra” en el justo momento en que los nazis estaban planificando al menos cuatro campos de muerte con instalaciones de gaseo?] (Initiating...., 11-12).

Al mismo tiempo que tenía lugar lo descrito anteriormente, Rademacher (un experto en judíos de la Oficina de Exteriores) y Suhr (un estrecho colaborador de Eichmann) estaban en Belgrado buscando una solución a la cuestión judía serbia. Su estancia reveló que las fuerzas alemanas en Serbia estaban en proceso de matar a todos los judíos varones (y gitanos), aunque no a las mujeres, niños y ancianos judíos. El 25 de octubre Rademacher informó que estos últimos (las mujeres, niños y ancianos judíos) serían encarcelados provisionalmente. “Luego tan pronto como exista la posibilidad técnica dentro del marco de una solución total a la cuestión judía, los judíos serán deportados por vía fluvial a los campos de recepción en el este”. Y Browning vuelve a preguntar retóricamente qué tipos de campos de recepción se estaban ideando en ese preciso momento para los judíos no aptos para trabajar.

Para Browning, concluyendo su charla, en los “fatídicos meses” de septiembre-octubre de 1941, la política judía nazi pasó de ser una política de expulsión y muerte a una de exterminio total y sistemático. Todavía había que tomar un montón de decisiones (sobre cómo, cuándo, a qué ritmo, en qué secuencia, y con qué excepciones provisionales), pero ya estaban tomadas las “decisiones básicas” y la “claridad total” deseadas por Höppner a principios de septiembre. Los que estaban “trabajando en la dirección del Führer” en la cuestión judía ya no tenían ahora duda alguna sobre su significado y lo que se esperaba de ellos.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La "Solución Final"

Mensajepor José Luis » Jue Jun 25, 2009 11:33 am

¡Hola a todos!

Quisiera exponer mi posición personal sobre este tema de la “Solución Final”.

En mi opinión, el primer punto clave consiste en plantearse si antes del ataque alemán contra la Unión Soviética el 22 de junio de 1941 existía un plan nazi, una “Solución Final”, para el exterminio masivo, planificado y sistemático, de la judería europea. En mi criterio, las pruebas existentes vienen a demostrar que no, que no existía dicha “Solución Final” para la judería europea, sino una “Solución Territorial” que pasaba por la deportación de los judíos del Reich a los territorios que se pensaban conquistar en la Unión Soviética una vez se concluyera victoriosamente la campaña militar. Evidencian igualmente que esta “Solución Territorial” no deparaba nada diferente, en el destino final, de los deportados a lo que significó, después, la “Solución Final”, aunque cambiasen de manera drástica los medios de ese destino mortal: muerte por explotación y extenuación en territorios inhóspitos (“Solución Territorial”) frente al asesinato masivo directo por gaseo y otros medios (“Solución Final”).

En segundo lugar, debe repetirse el planteamiento anterior, pero esta vez aplicado a la judería soviética. ¿Existía una “Solución Final” para la judería soviética antes del ataque del 22 de junio de 1941? A mi juicio, la respuesta es igualmente negativa. La guerra que Hitler ideó contra la Unión Soviética era una “guerra de aniquilación”, es cierto, pero esa expresión tenía un significado especialmente ideológico, y su alcance aniquilador era limitado. Como el propio Hitler manifestó a sus generales, esa “guerra de aniquilación” enfrentaba dos concepciones del mundo totalmente diferentes y encontradas, la nazi, racialmente superior, y la comunista, que él identificaba con el judeo-bolchevismo, el enemigo número uno de los nazis. Así pues, esa guerra tenía que ser a vida o muerte, de aniquilación, y los primeros objetivos de esa destrucción física, al margen de los militares (pero íntimamente ligados a los militares), venían dados por la intelectualidad judeo-bolchevique y por los comisarios políticos de las formaciones de combate del Ejército Rojo. De tal manera que el primer objetivo de los Einsatzgruppen era el asesinato de los individuos que conformaban esa intelectualidad, objetivo que ya se les había asignado casi dos años antes en la campaña polaca, pero que ahora tenía un alcance mucho mayor.

La ejecución inmediata, e in situ, de los comisarios políticos y de todo “resistente” o “partisano” (conceptos no sólo limitados a su significado literal, sino auténticos eufemismos para la ejecución de judíos soviéticos), era otro importante objetivo de esa “guerra de aniquilación”, objetivo que no sólo fue asignado a y ejecutado por los Einsatzgruppen y otras fuerzas bajo Himmler, sino que también formó parte del trabajo de las unidades del Ostheer, que, salvo contadas excepciones, participaron en esos asesinatos no sólo prestando el apoyo logístico a las unidades de la SS, sino también ejecutando directamente a esas víctimas. Y en esos asesinatos también participaron, y en ocasiones como principales protagonistas, los grupos nacionalistas de las regiones del Báltico y Ucrania.

Pero estos asesinatos masivos, en su mayor parte de víctimas judías, no fueron, durante las primeras semanas de Barbarroja, asesinatos indiscriminados en tanto en cuanto y por regla general las ejecuciones sólo se ciñeron a judíos varones, quedando provisionalmente al margen las mujeres, niños y ancianos judíos.

Sin embargo y a mi juicio, el aspecto más esclarecedor para descartar la existencia con anterioridad a la invasión de una “Solución Final” para la judería soviética, al margen de cómo se desarrolló en este sentido el asesinato masivo de las unidades de la SS y del Ostheer, viene determinado por las expectativas iniciales de Hitler y el alto mando alemán (OKW y OKH) sobre la duración de la campaña militar. Esas estimaciones preveían un final victorioso de la guerra contra la Unión Soviética en el curso de tres meses, cuatro a lo sumo. Y creo que se puede comprender fácilmente que en ese corto período de tiempo, y teniendo en cuenta el tamaño inicial de los Einsatzgruppen y los medios a su disposición, era materialmente imposible ejecutar una supuesta “Solución Final” a la cuestión judía soviética. Todo hace pensar que al grueso de la judería soviética, junto con el resto de la judería europea, se le aplicaría la “Solución Territorial” después del final de la campaña militar. O bien se le aplicaría una solución similar, o más brutal, tanto da; lo importante es que dicha solución sería aplicada después del final de la guerra en la URSS.

Si mi criterio es acertado, es decir, si antes de la invasión alemana del 22 de junio de 1941, la idea dominante en Hitler era primero derrotar completamente al Ejército Rojo y destruir al régimen soviético, y, después, solucionar definitivamente la cuestión judía soviética y europea, aunque por el camino ya se fuese liquidando parte de la cuestión judía soviética, la pregunta crucial no es tanto, a mi juicio, la obsesiva cuestión, que ocupa el debate de los historiadores, de fechar la “Solución Final” (entendida como el exterminio masivo, planificado y sistemático de los judíos de Europa, y no como una orden única y explícita a tal fin, sino como un proceso, más o menos largo, de toma de decisiones a tal fin), sino determinar en qué momento la “Solución Territorial” fue perdiendo preponderancia en Hitler hasta quedar finalmente descartada, y por qué.

Es evidente que hubo un momento o momentos circunstanciales en los que Hitler decidió, de un plumazo o paulatinamente, abandonar la “Solución Territorial” a la cuestión judía para adelantar una solución más drástica y acelerada. Y es evidente igualmente que esto tuvo lugar después de iniciada la Operación Barbarroja. En mi opinión, ese cambio tuvo lugar a finales de julio y durante agosto de 1941, tiempo durante el cual Hitler dejó de tener fe en la “Solución Territorial”. ¿Cuáles fueron los motivos? El más importante de todos, a mi juicio, fue la situación militar, que por primera vez hizo dudar a Hitler que la victoria en la URSS pudiera lograrse, como se había planificado inicialmente, en 1941. Hay otros motivos (dificultades de mantenimiento de los guetos, presiones de los que estaban a su cargo, etc.) que podemos discutir, pero el principal, en mi opinión, vino dado por los reveses militares de finales de julio y agosto. Hitler dudó de una victoria en 1941 y dudó igualmente de la viabilidad (o incertidumbre futura) de una “Solución Territorial” de la cuestión judía para después de la victoria en Rusia.

Así que no es tanto, parafraseando a Browning y Jersak, que las primeras decisiones importantes para la “Solución Final” tuvieron lugar en la “euforia de la victoria” de mediados de julio, y que el momento decisivo para la “Solución Final” tuvo lugar en septiembre-octubre durante la “euforia de la victoria” y no durante la “frustración de la derrota”, sino más bien que la “Solución Territorial” empezó a perder fuelle durante la “incertidumbre” de finales de julio y agosto, y quedó completamente descartada durante la “frustración” de finales de octubre y noviembre. Y durante ese tiempo, el de la “incertidumbre” y el de la “frustración”, y después, pero no antes, tuvo lugar el proceso de toma de decisiones que condujo a la “Solución Final”.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

maximus

La "Solución Final"

Mensajepor maximus » Jue Jun 25, 2009 12:09 pm

Parece que confundes o identificas la "guerra de exterminio" (Vernichtungskrieg) que representaba la Operación Barbarroja contra la Unión Soviética, y que suponía la muerte de millones de personas en la URSS (no sólo judíos) con la "Solución Final" (Endlösung), que representaba el asesinato masivo, planificado y sistemático de todos los judíos de Europa. Las tareas iniciales encomedadas a los Einsatzgruppen (ya hablaremos luego de ello) o la explotación económica de los territorios que serían conquistados en la URSS (Generalplan Ost), que supondría la muerte de varias decenas de millones de habitantes de la URSS, no eran ni deben ser identificadas con la "Solución Final".


Le agradezco a todo el mundo (y especialmente a José Luis y a Roy) su contribución a este asunto, pero tengo que precisar que es a mí a quien le parece que se confunde lo que quise decir con respecto a los planes futuros para Rusia una vez ganada la guerra (planes que habrían sido confeccionados en la primavera de 1941 con la aprobación del mismo Goering). Repito con mayor claridad y en mayúscula para que no se vuelvan a confundir:

SI SE PREVEÍA DEPORTAR A MILLONES DE JUDÍOS A LOS TERRITORIOS CONQUISTADOS EN EL ESTE (NO MATARLOS), ¿CÓMO SE ESPERABA ENCONTRAR RECURSOS PARA MANTENERLOS ALLÍ, HABIDA CUENTA LOS PLANES EXPLÍCITOS DE QUE EN RUSIA NI SIQUIERA SE DEJARÍAN RECURSOS SUFICIENTES PARA ALIMENTAR A LA POBLACIÓN LOCAL?

La única explicación sería que Hitler apreciaba más la vida de los judíos que la de los eslavos. Evidentemente, no puede ser eso.


A pesar de algunas pocas excepciones, hay un consenso unánime entre los historiadores en cuanto al hecho de que antes de iniciarse Barbarroja, no existía ningún plan -tal como se entiende la "Solución Final"- para el asesinato masivo de todos los judíos de Europa, y ni siquiera de todos los judíos de la Unión Soviética



En efecto que hay excepciones, y por lo tanto no hay consenso unánime. Por ejemplo, Kershaw menciona a Eberhard Jäckel, Richard Breitman, Andreas Hillgruber y otros (pag 418 y 419 de su libro traducido al español “Hitler, los alemanes y la solución final”). Si de verdad hubiese habido consenso unánime yo no me hubiese atrevido a desconfiar, por supuesto. No me importa hacer un poco de provocador para suscitar respuestas, pero tampoco incordio por incordiar.

que te parezcan poco documentados los argumentos de Kershaw es algo un poco asombroso, sobre todo si en la balanza ponemos los tuyos. Por último, que te parezcan "incluso tendenciosos" es una opinión gratuita mientras que no demuestres lo contrario.


Todo tiene explicación. Para empezar, hace tiempo que me di cuenta de que no todos los historiadores bien documentados son fiables (por ejemplo, David Irving y Ricardo de la Cierva pero ¿por qué solo estos casos tan chocantes?).

Mis propios conocimientos no vienen al caso: ningún historiador puede vivir sólo para su comunidad de colegas (comunidad no siempre bien avenida, por cierto).

Lo que más me asombra de los artículos de Kershaw es que no mencione para nada los planes que Hitler y Goering estaban haciendo para el futuro de la Rusia ocupada, lo que descarta que hubiese un plan para deportar allí a los judíos, puesto que no habría recursos con que sustentarlos. O esto es asombrosa falta de documentación o es tendencioso. Si quieres que te diga la verdad, José Luis, yo esperaba que me probaras que documentos como el famoso “Plan Oldenburg”, con fecha de marzo de 1941, son falsos o insustanciales. Hubiera sido la única defensa de que en verdad existía un propósito de Hitler de evacuar y reasentar a los judíos en el Este. Como no lo has hecho, no me queda más remedio que pensar que ya en el famoso documento firmado por Goering el 31 de julio de 1941, se utilizaban los términos de “deportación” o “reasentamiento” como eufemismos de exterminio, igual que el protocolo de Wannsee en enero de 1942. Y esto concordaría con los testimonios de Eichmann y otros.

Todos los testimonios que me habéis traído acerca de "titubeos" con respecto a las órdenes de exterminio en el verano de 1941 no me sorprenden nada. No me extraña que antes de entrar en Rusia a los Einsatzgruppen no se les dijera que su gloriosa misión iba a ser, entre otras cosas, la de asesinar mujeres y niños, ni tampoco me extraña que en las primeras semanas Eichmann se mostrarse reservado con respecto a la Solución Final y que incluso es posible que de verdad intentara en algún caso hacer derivar los convoyes destinados al exterminio hacia los ghettos de Polonia fingiendo no haber comprendido las órdenes recibidas. También los magníficos ensayos de Kershaw se refieren a que hubo dudas en cuanto a qué hacer en el Báltico con los convoyes de judíos del Reich enviados a partir de septiembre. Nada de eso me asombra, sobre todo cuando las órdenes no podían proclamarse en discursos radiados ni tan siquiera en documentos que cayesen en manos no autorizadas. Una orden semejante tenía que ser confidencial, secreta y tendrían dificultad en hacerse obedecer por los escalones más bajos del mando. A mí, lo que muchos historiadores como Kershaw consideran una prueba de que no había una voluntad inicial de Hitler de exterminar a los judíos, me hace pensar más en que para que una orden tan difícil de cumplir se llevase a cabo se exigía una voluntad determinante de Hitler.

Por cierto, que yo no pienso que Kershaw sea un revisionista que quiere exculpar a Hitler de una decisión que al final se le fue de las manos. A mí lo que me parece es que Kershaw tiene el típico vicio determinista de tantos historiadores: hay una mano invisible del Destino que lleva las cosas hasta el extremo. Kershaw dice, por ejemplo, que el régimen nazi se encaminaba a la autodestrucción (¿como Marx decía que el capitalismo sucumbiría a sus propias contradicciones?) y que en 1941 la guerra ya estaba perdida. De la misma forma, parece que considera que el antisemitismo de Hitler acabó arrastrando a sus subordinados a tomar monstruosas decisiones individuales. Entonces, ¿qué decir del anticomunismo de Hitler?, ¿hubiese llevado a que los subordinados nazis hicieran inviable el pacto nazi-soviético que dejó a todo el mundo con la boca abierta en agosto de 1939?

Y, finalmente, como pobre lector de libros de historia, diré que no me creo que iniciativas como el exterminio aunque sea de los judíos rusos y polacos puedan ser tomadas individualmente por gobernadores o jefes de policía. El juicio a Eichmann demostró que los asesinos eran hombres "normales" (aunque de pocas virtudes profundas) que obedecían órdenes en un estado autoritario dirigido por un personaje extrañísimo como era Hitler y en un contexto social e histórico determinado. El famoso y terrible experimento psicológico Milgram, que tuvo como origen, precisamente el juicio a Eichmann

http://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_de_Milgram

demostró hasta qué punto pueden manipularse los peores instintos de personas de pobre psicología. Y como el mismo Eichmann declaró, los altos mandos sabían qué podían exigirle a cada uno


Volver a “Shoah”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados