Holocausto y exterminio

El genocidio nazi contra los judíos

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
Shomer
Usuario
Usuario
Mensajes: 4
Registrado: Lun Mar 05, 2007 2:45 pm
Ubicación: Israel
Contactar:

Holocausto y exterminio

Mensajepor Shomer » Dom Abr 29, 2007 9:16 pm

Hay muchas webs sobre la Shoah en la red, pero pocas con este nivel: http://www.ushmm.org/museum/exhibit/focus/sp_wlc/

Shalom!
Imagen
Fuerzas de Defensa de Israel
"Nuestros soldados prevalecen, no por la fuerza de sus armas, sino por su sentido de misión, por la certeza de lo justo de su causa, por su amor profundo para su país, y por su comprensión de que la pesada tarea que se puso sobre ellos es vital para asegurar la existencia de nuestra pueblo en esta tierra, y afirmar, aun a coste de sus vidas, el derecho del pueblo judío a vivir su vida en su propio estado, libre, independiente, y en paz" ... Yitzhak Rabin

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2583
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensajepor Shindler » Lun Abr 30, 2007 9:49 pm

Hola, te confieso que yo ya la conozco y es cierto la información que contiene es de primera mano.
Muy recomendable.
Gracias Shomer.




Gracias por estar
P.D.Cuando puedas contáctate conmigo.
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Nxk
Miembro
Miembro
Mensajes: 164
Registrado: Dom Ene 24, 2010 5:54 pm

Holocausto y exterminio

Mensajepor Nxk » Mié Feb 03, 2010 12:29 am

Aca encontre tambien unas fotografias, que son de la misma pagina me aprece

http://www.ushmm.org/wlc/media_ph.php?l ... diaId=7502
Aviones tanques infanteria
6 de Junio el desembarco en Normandia
Grandes sabios inventaron cosas muy impresionantes
desde las bombas V2 hasta armas antitanque


RIMA PROPIA NO ROBAR

http://www.facebook.com/Lasegundaguerra

Elías AM
Miembro
Miembro
Mensajes: 246
Registrado: Vie Ene 22, 2010 5:30 am

Holocausto y exterminio

Mensajepor Elías AM » Mié Feb 03, 2010 3:01 am

El siguiente no es un video, pero creo que la imágen habla por sí sola, la veradad, no sé que decir...
Acá les dejo el link:

http://www.wsg-hist.uni-linz.ac.at/ausc ... er-19.html

¡Saludos!
Imagen
Imagen+4

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2583
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Holocausto y exterminio

Mensajepor Shindler » Mié Feb 03, 2010 3:09 am

Hola!!!!

Amigo Elías, si quieres ver imágenes que hablan por si solas visita>>>>> IMÁGENES DEL HOLOCAUSTO


Gracias por estar
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."

Ernst Jünger

Elías AM
Miembro
Miembro
Mensajes: 246
Registrado: Vie Ene 22, 2010 5:30 am

Holocausto y exterminio

Mensajepor Elías AM » Mié Feb 03, 2010 3:23 am

Bueno...la verdad es que tenía una idea de lo que había sido el Holocausto y el asesinato de los judíos. Pero estas imágenes me han dejado perplejo. Honestamente dán una gran lástima
¡Saludos! :sgm120:
Imagen
Imagen+4

Avatar de Usuario
cetme
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 698
Registrado: Jue Feb 19, 2009 9:23 pm

Re: Holocausto y exterminio

Mensajepor cetme » Lun Oct 15, 2012 9:11 pm

Creo que aqui estara bien,esta serie de documentales.Es una serie de seis capitulos,dejo el primero,para su visionado.En el podemos ver,los testimonios de numerosos soldados,del ejercito aleman,que participaron en la invasion de la Union Sovietica,asi como los testimonios,de los supervivientes judios,que sufrieron en sus carnes,los desmanes nazis.Hay una imagenes, que nos muestran,las imagenes de la matanza que hubo,en la ciudad de Liepaja,Estas fueron tomadas.por un marinero aleman.El testimonio,de un soldado aleman,que presencio la matanza,Tambien se encuentra en este documental.No me extiendo mas.Este es el 1º capitulo.
http://www.dondocumentales.com/2012/07/ ... HxRLm8xrcA

Avatar de Usuario
cetme
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 698
Registrado: Jue Feb 19, 2009 9:23 pm

Re: Holocausto y exterminio

Mensajepor cetme » Vie Oct 19, 2012 5:00 pm

El antisemitismo en Alemania,tenia sus raices,en la derrota que la nacion sufrio en la I Guerra Mundial.Los judios,fueron acusados,por numerosos sectores de la sociedad,de ser unos de los causantes,de dicha derrota.Con la llegada de los nazis,este sentimiento,se hizo mas profundo.Los nazis,usaron todo su poder de propaganda,para presentar,a los judios,como los causantes de todos los males,de la nacion(pasados,presentes y futuros).El antisemitismo,paso a ser Politica de Estado.
Este documental,2º de la serie,nos lleva desde la llegada de los nazis al poder,hasta,principios de 1942.
http://www.dondocumentales.com/2012/07/ ... IFkWG8xrcA

Avatar de Usuario
cetme
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 698
Registrado: Jue Feb 19, 2009 9:23 pm

Re: Holocausto y exterminio

Mensajepor cetme » Vie Oct 26, 2012 10:03 pm

3ª parte de este serie.Despues de la ocupacion de Polonia,los judios son internados,en Guetos.Varsovia,Lodz,Cracovia,etc.Polonia esta llena de ellos.Los testimonios,de los supervivientes de ellos,los podemos oir aqui,las imagenes tambien.Asi era la vida dentro de los Guetos,contada por ellos mismos.
Su internamiento,sus hambres,sus miedos,sus enfermedades,sus nulas esperanzas de sobrevivir.Luego su traslado,los campos de exterminio y los metodos de muerte en masa nazis.La barbarie.
http://www.dondocumentales.com/2012/07/ ... IrUa28xrcA

Avatar de Usuario
cetme
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 698
Registrado: Jue Feb 19, 2009 9:23 pm

Re: Holocausto y exterminio

Mensajepor cetme » Vie Nov 02, 2012 1:21 pm

Otro capitulo,en este caso el 4º.Nos muestra,el campo de Exterminio de Auschwitz,la llegada de miles de judios,para su asesinato.Asesinatos en masa,en las camaras de gas y su posterior incineracion.Los testimonios nos muestran,como se llevaba a cabo todo el proceso,desde el traslado,de su pais natal hasta el campo.Traslado en tren,en vagones de ganado,hacinados,habrientos....La llegada al campo,la posterior seleccion,mujeres a un lado,niños a otro,los hombres a otro.Luego,eran llevados y engañados para que entrasen sin desconfianza,en los barracones donde serian gaseados.Asi una vez y otra vez,se acabo con miles y miles de personas.
http://www.dondocumentales.com/2012/07/ ... JOe8m9mLcA

Avatar de Usuario
cetme
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 698
Registrado: Jue Feb 19, 2009 9:23 pm

Re: Holocausto y exterminio

Mensajepor cetme » Vie Nov 09, 2012 2:12 pm

La guerra continua.Las deportaciones son cada vez mayores,los campos se llenan de personas,las cuales saben que su destino es la muerte.Los movimientos de resistencia,dentro de los Guetos y en los mismos campos de concentracion,hacen su aparicion.A mediados de abril de 1943,el Gueto de Varsovia,se levanta en armas.La sublebacion es plastada con una violencia extrema.El Gueto,queda en ruinas.
El 2 de agosto de 1943,el campo de Treblinka,se levanta en armas.El 14 de agosto de 1943,es el campo de Treblinca el que se sublebla.Todos estos movimientos son sofocados,a base de violencia,fuego y muerte.
Tambien,los judios combatieron detras de las lineas alemanas,en el movimiento partisano,aunque no eran muy bien vistos dentro del mismo movimiento.A pesar de eso,ellos alli estubieron y combatieron a los nazis.
El 5º capitulo de esta serie nos ralata todos estos acontecimientos.
http://www.dondocumentales.com/2012/07/ ... Jzac29mLcA

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 322
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Holocausto y exterminio

Mensajepor maxtor » Sab Nov 10, 2012 7:58 pm

Saludos cordiales.

El presente resúmen sobre el Holocausto de los judíos europeos es un resúmen del libro Tercer Reich en Guerra, del historiador Richard Evans, y abarcará el capítulo 3 de dicho libro: “La Solución Final”, pp. 283 – 365. He aprovechado la apertura del presente hilo a base de documentales e inserto un pequeño resúmen que iré efectuando poco a poco.

Las fuerzas alemanas nada más entrar en la URSS y los diversos territorios controlados por los nazis, fueron seguidas por los cuatro grupos operativos del Servicio de Seguridad de las SS y sus correspondientes unidades operativas, con la participación de varios batallones policiales y empezaron a cumplir las ordenes de Heydrich de matar a los civiles resistentes, a cuadros y judíos del Partido Comunista, así como a todos los prisioneros de guerra judíos, con el fín de eliminar – según ellos – cualquier posibilidad de resistencia o subversión de los “bolcheviques judíos”. En un principio la intención de los alemanes fue que esos progromos y matanzas fuesen realizados por elementos locales a quienes los nazis levantarían contra sus opresores comunistas, en consonancia con lo que Heyndrich denominaba como “medidas de autolimpieza” por parte de la población local, lógicamente, hubo elementos locales (lituanos, ucranianos, polacos….) que sí intervinieron pero la escala de las ejecuciones era pequeña, pero en esos países solamente una minoría muy reducida de nacionalistas extremistas descargó sobre la población judía local el odio al comunismo que habían acumulado durante el periodo de ocupación soviética.

El odio que algunos ucranianos sentían por los judíos era alimentado por el prejuicio religioso y los resentimientos nacionalistas derivados del hecho de que muchos judíos habían trabajado para terratenientes polacos, pero por encima de todo, tanto los milicianos ucranianos como las tropas alemanas culparon a los judíos de las matanzas de prisioneros que había llevado a cabo la policía secreta soviética en su retirada. Sólo en las primeras semanas de la invasión alemana en la URSS 7000 judíos murieron asesinados por tal motivo en Lemberg. La participación de nacionalistas ucranianos se atestiguó ampliamente y los ucranianos asesinaron sin duda a otros 2000 judíos en la ciudad al finalizar el mes, aunque dichas operaciones no fueron sistemáticas.

La falta de tal sistematicidad se denota en informes de los diferentes grupos operativos, así el grupo operativo C se vio obligado a concluir que “los intentos llevados a cabo con cautela para incitar progromos contra los judíos no han tenido el éxito que esperábamos (…) Un antisemitismo decidido con un fundamento racial o espiritual es, sin embargo, extraño a la población” (Berkhoff, Harvest of Despair, pp. 205 – 231; Longerich, Politik, pp. 337 – 343).

Estos asesinatos y progromos masivos tuvieron lugar a menudo en público y además de ser observados y atestiguados por participantes y espectadores, también fueron fotografiados. Soldados del ejército y hombres de las SS conservaban en sus carteras instantáneas de las ejecuciones y los fusilamientos y las enviaban a casa para la familia, amigos, o bien las llevaban hasta Alemania cuando tenían un permiso.

El 16 de julio de 1941, hablando con Göring, Lammers, Rosenberg y Keitel, Hitler manifestó que era necesario “fusilar a cualquiera por el solo hecho de que mire con recelo” para pacificar las áreas ocupadas – (Longerich, Politik, pp. 362). Aprovechando la guerra de guerrillas que los soviéticos emprendieron, los nazis vieron la pobisilidad de exterminar aquello que se les pusiera por delante, y en primer lugar figuraban los judíos. El 17 de julio hizo públicos dos decretos sobre la administración de los nuevos territorios conquistados en el este, dando a Himmler un control absoluto sobre las medidas de seguridad, incluyendo, la eliminación de la amenaza de “subversión judeo-bolchevique”. Himmler entendío claramente que aquello suponía desalojar a todos los judíos de esas áreas mediante una combinación de fusilamientos y confinamientos en guetos, allanando de esa forma su camino y visión hacia la reestructuración racial de Europa oriental, así como por supuesto para aumentar enormemente su poder en relación con el del jefe administrativo nominalmente responsable de la región, Alfred Rosenberg. Himmler envió a dos brigadas de caballería de las SS, contabilizando cerca de 13.000 hombres, el 19 y 22 de julio, respectivamente. (Browning, The Origins, pp. 274 y 310). Se entendió desde el comienzo de que los bolcheviques judíos alentaban a los partisanos y que una tarea básica de las brigadas de caballería era la matanza de los judíos presentes en el área.

Extender la matanza de hombres judíos a las mujeres y a los niños judíos elevó asimismo los índices de asesinatos a nuevas cotas. La escala de matanzas llevadas a cabo particularmente por las brigadas de caballería de las SS carecía de precedentes. A las órdenes del teniente general de las SS y jefe de la policía de Rusia central, Erich von dem Bach-Zelewski, una brigada fusiló a más de 25.000 judíos en menos de un mes, siguiendo una orden dictada a principios de agosto por Himmler, quien se hallaba de visita en la zona, según la cual “todos los hombres judíos deben ser fusilados. Empujen a las mujeres judías a los pantanos”.

Como tal medida no acabó con las mujeres, los oficiales de las SS empezaron a fusilarlas también, ya en la primera quincena de agosto, Arthur Nebe, el jefe del grupo operativo B, que operaba en el área de Bach – Zelewski, ordenó a sus tropas que comenzasen a fusilar a mujeres y niños al igual que a los hombres. Se empezó a matar indiscriminadamente a niños pequeños y mujeres. En todos los casos a los pocos hombres que se negaron a participar en los asesinatos les concedieron un periodo de descanso sin que hubiesen consecuencias disciplinarias contra ellos. Esto incluía a los altos mandos como por ejemplo el jefe de la unidad operativa 5 perteneciente al grupo operativo C, Erwin Schulz.

Cuando le dijeron que Himmler había ordenado el asesinato de todos los judíos que no se destinasen a trabajos forzados, Schultz solicitó una entrevista con el jefe del personal de la Oficina Central de Seguridad del Reich, quien tras escuchar las objeciones de Schultz convenció a Heydrich para relevar al reacio oficial de sus obligaciones y devolverlo a su antiguo puesto en la Academia de Policía de Berlín sin ningún menoscabo para su carrera. Sin embargo, la gran mayoría de los oficiales y los hombres tomaba parte por voluntad propia en reventarle la cabeza a un niño de 2 años y no plantearon objeciones. El antisemitismo profundamente asentado se mezclaba con el deseo de no parecer débil, avaricia, entre otros motivos.

Creo que este es un aspecto importante ya que muchas veces se ha escuchado la excusa de que eran ordenes, pero no se ha registrado ningún caso de represalias severas a quienes se negasen a fusilar a judíos civiles, el miedo no puede ser un factor de actuación en este caso y sí otros.

Saludos desde Benidorm.
Imagen

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 322
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Holocausto y exterminio

Mensajepor maxtor » Sab Nov 10, 2012 8:08 pm

Saludos cordiales.

El paso que se dio al autorizar el asesinato sistemático de niños y mujeres fue muy importante, ya que supuso el abandono definitivo de cualquier pretexto, o en muchos casos realmente la creencia de que se estaba matando a los judíos porque habían organizado la resistencia ante las fuerzas alemanas invasoras, no se podía justificar la muerte de una mujer, de embarazadas, de ancianas, de niños pequeños o recién nacidos bajo la amalgaba de excusas que sirvieron para justificar la dureza con que se trató a cualquier varón judío en los países ocupados por los nazis en el Este de Europa. Fue Himmler quién mediante continuas órdenes verbales llevó a cabo la transición hasta el asesinato indiscriminado de los judíos de uno y otro sexo y todas las edades en julio y agosto de 1941.

Él estaba convencido, entonces y más tarde, de estar realizando el propio deseo de Hitler expresado el 16 de julio de fusilar a “cualquiera por el solo hecho de que mire con recelo”. Como en otros casos aquí la cadena de mando actuaba indirectamente, no había una orden específica, precisa; Hitler estableció los parámetros generales de la acción, Himmler los interpretó y los oficiales de las SS sobre el terreno, con el estímulo de Himmler emplearon su propia iniciativa para decidir cuando y cómo llevarlos a la práctica, como claramente ponía de manifiesto el calendario desigual con el que se dio el paso de fusilar no ya a hombres judíos sino además a mujeres y niños judíos. Parece claro que el asesinato en masa de los judíos de Europa oriental que empezó en ese entonces fue por encima de todo un reflejo de los propios deseos y creencia personales de Hitler, repetidamente formulados tanto en público como en privado durante esos meses.

Así, por ejemplo el 25 de octubre de 1941 Hitler estaba cenando con Himmler y Heydrich y sus pensamientos se centraron en las masacres que habían puesto en marcha en Rusia, y en concreto en la orden de Himmler de principios de agosto de “trasladar a la fuerza a las mujeres judías hasta los pantanos”; “ En el Reichstag vaticiné a la judería que el pueblo judíos desaparecerá de Europa si la guerra no se evita. Esa raza de criminales tiene sobre su conciencia los dos millones de muertos de la Primera Guerra Mundial, y ahora de nuevo a cientos de miles. Nadie puede decirme: ¡pero no podemos enviarlos al cenegal! Pues, ¿quién se preocupa por nuestro pueblo? Es bueno que el terror producido por nuestro exterminio de la judería nos preceda” ( Werner Jochmann (ed), Monolgue im Führerbauptaquartier 1941 – 44: Die Auzfeichnungen Heinrich Heims, Hamburgo, 1980, pp. 106 – 108).

El 1 de agosto de 1941, Heinrich Müller, jefe de la Gestapo, ordenó a la Oficina Central de Seguridad del Reich remitir a Hitler informes de los diferentes grupos operativos. En total entre cuarenta y cincuenta copias de cada informe solían hacerse circular por el partido y las oficinas gubernamentales. Así por ejemplo el “Informe de Actividades número 128”, emitido el 3 de noviembre de 1941 y que contenía los primeros seis informes completos de los grupos operativos desde julio hasta octubre, se distribuyó mediante 55 copias no sólo en la Cancillería del Partido, sino también en los departamentos gubernamentales, incluyendo el Mº de Asuntos Exteriores, donde no menos de 22 funcionarios visaron el documento.( Browning, The Origins, pp. 312). Así además de Hitler y su pequeño círculo, otros muchos individuos en los estamentos superiores del partido y la administración del Estado estuvieron plenamente al corriente de las masacres de los grupos operativos llevaban a cabo en el Este.

Parece ya claro que los líderes nazis pensaban no en una escala regional sino europea. El 31 de julio de 1941, Heydrich entregó a Göring, quien estaba formalmente a cargo de la política en materia de judíos, un documento breve para que lo firmara. Éste daba a Heydrich el poder de “hacer todos los preparativos necesarios en los aspectos organizativos, prácticos y materiales para una solución total a la cuestión judía en la esfera alemana de influencia en Europa”. El efecto clave de dicho documento es que extendía la responsabilidad de Heydrich a toda Europa, era una orden no para iniciar, menos todavía llevar a la práctica una solución total de la cuestión judía – como a veces se ha interpretado – sino de hacer los preparativos de esa acción.

En octubre de 1941 la idea de la deportación abarcaba en principio al conjunto de Europa, y estaba pensada para comenzar casi de inmediato ( véase el debate general en Friedländer, Años de Exterminio, pp. 263 – 267). El propio Hitler redobló con la mayor dureza sus ataques retóricos contra los judíos, no sólo contra los de la URSS y EEUU sino también contra los del conjunto de Europa. El 28 de noviembre de 1941, reunido con el gran muftí de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini, Hitler manifestó: “Alemania está decidida a presionar a una nación europea tras otra para soluciionar el problema judío”, asegurándole al muftí que también en Palestina se ocuparía de los judíos una vez que Alemania controlase dicha área. ( citado en Hillgruber, Staatsmänner und Diplomaten, vol I, p. 664).

Casi todos los guetos creados en Europa oriental ocupada tras la invasión de la URSS eran improvisados y relativamente efímeros, pensados poco más que áreas de retención para los judíos destinados a morir en un futuro corto, por ejemplo en Yalta se creó un gueto el 5 de diciembre de 1941 al aislar un área situada en el límite de la población; el 17 de dici8embre de 1941, menos de dos semanas más tarde, el gueto se clausuró y se mató a todos los judíos. Esta dinámica de creación de los guetos fue un patrón que se siguió en muchos otros sitios, parecía claro que no se contaba con que los judíos de Europa Oriental fuesen a vivir mucho tiempo.

Los guetos tenían que quedar vacíos con el fin de dejar lugar a los judíos cuya expulsión del Antiguo Reich y el Protectorado de Bohemia y Moravia, y después del resto de Europa bajo ocupación alemana, y dicha política de deportación asesina estaba siendo reclamada de forma reiterada por Hitler. En este punto algunos historiadores han tratado de identificar una fecha concreta en la cual Hitler ordenó la expulsión y el exterminio de los judíos de Europa, sin embargo, no hay pruebas fehacientes de ello; se ha dado una gran importancia al hecho de que, muchos después de la guerra, Adolf Eichmann recordara que Heydrich lo había mandado llamar a últimos de septiembre o primeros de octubre para decirle que el “Führer ha ordenado el exterminio físico de los judíos”. Himmler iba a referirse también en más de una ocasión en el futuro a esa orden, pero en opinión del historiador Richard Evans, es dudoso de que Himmler o Heydrich recibieran una orden similar, o de hecho cualquier otra persona, de forma tan explícita.

Creo que es un debate estéril en función de lo que pasó y no creo que tenga más importancia encontrar una “pistola humeante” en forma de archivo o documento firmado por Hitler ordenando el Holocausto; las afirmaciones de Hitler recogidas en varias fuentes, muy especialmente la grabación pública de sus discursos y las anotaciones privadas de sus conversaciones en el diario de Goebbels y en “Las conversaciones privadas de Hitler”, representan el estilo y la sustancia de lo que él tenía que decir sobre el asunto. Constituye un error buscar, o imaginar una orden, ya fuese escrita u oral, como la dictada por Hitler en el caso del programa de la eutanasia obligatoria, para cuya aplicación era necesario legitimar las actuaciones de los médicos profesionales más que la de los hombres comprometidos de las SS.

Esa forma de trabajar ya era vista anteriormente como el Tribunal Supremo del Partido Nazi había observado ya a principios de 1939, bajo la República de Weimar los líderes del partido se habían acostumbrado a eludir la responsabilidad legal asegurándose de que sus acciones no sean ordenadas con absoluta claridad o con todo detalle, de la misma forma, los miembros del partido se habían acostumbrado a interpretar una orden más allá de lo que digan las palabras, “igual que se ha convertido en una costumbre extendida por parte de la gente que dicta las órdenes. (…) no decirlo todo”, y “sólo insinuar”, el propósito de una orden. (citado en Longerich, Der ungeschriebene Befehl, pp. 23 – 24).
Imagen

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 322
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Holocausto y exterminio

Mensajepor maxtor » Sab Nov 10, 2012 8:11 pm

Saludos cordiales.

Esas declaraciones de Hitler amplificadas en su resonancia por la publicidad y propraganda virulenta antisemita de Goebbels y sus medios de comunicación coordinados forjaron una mentalidad genocida con la que Himmer en Berlín y sus altos mandos destinados en el este competían para ver cómo podían realizar lo más completa y radicalmente posible la repetida promesa, o amenaza, de Hitler de aniquilar a los judíos de Europa. A menudo se enfrentaban con una falta severa de alimentos y como en Polonia, establecieron una jerarquía en lo tocante al racionamiento de los alimentos según la cual los judíos quedaban inevitablemente en el escalón más bajo. De ahí al exterminio activo no había más que un breve paso para muchos mandos locales y regionales entusiastas que ordenaron también matar a otras personas vistas como incapaces de trabajar, enfermos mentales y discapacitados. Los mataron no por motivos raciales, aunque la anterior campaña de eutanasia en Alemania había procurado un precedente importante, sino por motivos económicos. A las SS no les molestaban las influencias degenerativas en la herencia eslava; simplemente consideraban que los enfermos mentales y los discapacitados en esos territorios estaban de más.

Aunque el asesinato en masa, como insinuó Goebbels, tenía por razones obvias de orden práctico, que realizarse por estaba, no había duda de que como dijo Alfred Rosenberg hablando en una conferencia de prensa el 18 de noviembre de 1941, el objetivo era “el exterminio biológico de toda la judería de Europa”. (citado en Longerich, Der ungeschriebene Befehl, pp. 139). Por entonces estaba claro que las autoridades militares, las unidades policiales, las SS y los administradores civiles estaban cooperando sin dificultad en la aplicación del programa de exterminio.

Los fusilamientos masivos pronto dejaron claro que no podían alcanzar la intensidad exterminadora que Himmler estaba reclamando, además de otros factores como las quejas de los mandos de dichos grupos operativos respecto a las consecuencias psicológicas para sus hombres al tener que pegarle un tiro a la cabeza a un niño de 3 años delante de una zanja, hubo casos de suicidios, alcoholismo y comportamiento psicótico. Una solución a dicho problema se aportó de inmediato y siguiendo los precedentes de la operación eutanasia T-4; especialistas de la unidad T-4 expertos en el manejo del gas letal pudieron ser enviados al este. Albert Widmann, inventor de la cámara de gas estándar empleada en el programa de eutanasia, visitó Minsk y Mogilev, donde el grupo operativo B había solicitado asistencia técnica para matar a los pacientes de los hospitales psiquiátricos de la zona, después de matar a varios pacientes a base de bombear al interior de un cuarto sellado el gas del monóxido de carbono procedente del tubo de escape de un coche, Arthru Nebe, el jefe del grupo operativo, tuvo la idea de matar a la gente metiéndola en una camioneta herméticamente cerrada y canalizando hacia el interior de la misma los gases del tubo de escape. Heydrich dio su aprobación. (Yitzhak Arda, Belzec, Sobibor, Treblinka: The Operation Reinhard Death Camps, Bloomington, Ind, 1999,pp. 10 – 11).

El 13 de octubre de 1941, Himmler se reunió con los jefes de policía en la región, Globocnik y Krüger, y decidió que se debería construir un cambo en Belzec para servir como base para las camionetas de gas, sería un campo creado con el solo propósito de matar. La construcción empezó el 1 de noviembre de 1941, y el mes siguiente fueron enviados allí especialistas de la operación T-4. Un centro similar se estableció en Chelmo, donde a los judíos del gueto de Lódz los harían salir en el interior de las camionetas para gasearlos. Las tres camionetas de gas con base en Chelmo podían matar a 50 personas cada vez, transportándolas desde el campo en dirección a los bosques situados a unos 16 km y asfixiándolas en el trayecto, y luego eran enterrados. De vez en cuando alguna madre se las ingeniaba para que su chiquillo no respirada el gas por completo apretándolo contra su pecho, y al abrir las puertas de las camionetas, Jakow Grojanowski, uno de los sepultadores empleados por las SS, relató que los guardias alemanes agarraban a los bebés supervivientes y les aplastaban la cabeza contra los árboles cercanos. En total fueron 145.000 los judíos llevados a la muerte en el primer período de existencia de Chelmo, al final de la primavera de 1944, el total superó los 360.000.

El 29 de noviembre de 1941, Reinhard Heydrich ordenó a Eichmann redactar una invitación a varios altos funcionarios de los ministerior con responsabilidades de una u otra clase en relación con la cuestión judía, junto con representantes de departamentos esenciales de las SS y el Partido nazi, dicha reunión iba a celebrarse en Wannsee el día 09 de diciembre de 1941 pero fue postergada por el ataque japonés a Pearl Harbour, y la posterior declaración de guerra de Alemania a los EEUU.

Por aquel tiempo ya parecía claro para Hitler que la guerra no iba a terminar rápidamente y tenían asumido que se prolongaría todo el invierno, aunque pensaba que la URSS se vendría abajo en algún momento del verano de 1942, por lo tanto, la deportación de los judíos europeos al este se produciría antes de que la guerra hubiera acabado.

El asesinato en masa de los judíos de Europa oriental que empezó en el verano de 1941 se debía en parte al fervor ideológico de hombres como Arthur Greiser, gobernador de la región de Wartheland, y de los jefes de policía y los líderes de los grupos operativos, quienes por propia iniciativa realizaron masacres de judíos a gran escala en varios centros. Al mismo tiempo se incluían dichos asesinatos en el marco de una política global cuyos parámetros fueron establecidos por Hitler y puestos en práctica en la medida de lo posible por Himmler. El traslado general de la tecnología de los gaseamientos al este, junto a los expertos que sabían cómo montarla y usarla y la participación de instituciones como la administración del Gobierno General de Frank, el ejército, la Cancillería del Führer (que proporcionaba los especialistas en las tecnologías del gas) y la Oficina Central de Seguridad del Reich, bajo la dirección de Himmler, indicaban la existencia de una política ampliamente coordinada dependiente de un centro de dirección.

Ninguna operación de semejante envergadura y escala podría haber tenido lugar en el Tercer Reich sin el consentimiento de Hitler, cuya posición como Führer lo convertía en la persona ante quien todas esas instituciones respondían en última instancia. Fue la retórica antisemita asesina pero deliberadamente generalizada de Hitler, diluida y repetida en muchas ocasiones en la segunda mitad de 1941, la que dio alas a Himmler y a sus acólitos para ejecutar las matanzas. De vez en cuando, Hitler confirmaba directamente que aprobaba los asesinados, por ejemplo, en una reunión con Himmler, el 18 de diciembre le dijo al Jefe de las SS, según sus propias anotaciones: “la cuestión judía / que los exterminen como partisanos” ( citado en Witte et al (eds), Der Dienstkalender, pp. 294).

El 20 de enero de 1942 finalmente se pudo celebrar la reunión o conferencia de Wannsee, anteriormente se habían producido discusiones y discrepancias entre algunos sátrapas nazis, sobre todo entre Hans Frank y Alfred Rosenberg, en cuanto ver quién debía tener el control sobre la “cuestión judía” en los territorios ocupados, y Heydrich quería afirmar la autoridad de las SS. Heydrich esbozó las medidas pasadas contra los judíos y señaló que Hitler había aprobado recientemente una política nueva consistente en deportarlos al este, y aunque con carácter provisional, sí que recalcó claramente la utilidad de dicha medida como “una experiencia práctica que resulta de gran importancia para la venidera solución final de la cuestión judía” ( Roseman, The Wannesee Conference, pp. 157 – 162; Eberhard Jäckel, “On the Purpone of the Wannse Conference”, en James S.Pacy y Alan P. Wertheimer (eds), Perspectives on The Holocaust: Essays in Honor of Raul Hilberg, Boulder, Colo., 1995, pp. 39 – 49; ambos autores sostienen que el propósito de la reunión era convencer a los participantes de que Hitler había encargado personalmente a Heydrich el genocidio, una hipóstesis controvertida por otros historiadores al señalar que no existen pruebas convincentes).

Heydrich contabilizó la población judía de cada país europeo, y en total calculó unos once millones de personas judías en toda Europa. La conferencia puso mucho énfasis en el hecho del exterminio mediante el método del trabajo esclavo, y parece claro que dicha conferencia discutió la logística del exterminio, y los hombres sentados en la mesa de la conferencia de Wannsee fueron bien conscientes de ello. La selección de los judíos físicamente capacitados para trabajos procuraba una justificación conveniente para el asesinato en masa de los millones a quienes no se consideraron aptos. La conferencia en determinados momentos usó un lenguaje muy crudo y se centró en el exterminio judío con claridad y prácticamente todos los hombres que se sentaron en su mesa anteriormente ya habían impartido ordenes que mandaron a la muerte a muchos judíos.

La Conferencia de Wannsee y sus repercusiones tuvieron lugar en una atmósfera de violenta propaganda antisemita que el propio Hitler conducía, la justificación de Hitler del genocidio prosiguió a lo largo de los primeros meses de 1942, expresada de una forma que no aspiraba a ninguna claridad; su insistencia en destruir, eliminar, aniquilar, exterminar a los judíos de Europa daba continuamente alas a sus subordinados, encabezados por Himmler para seguir adelante con el exterminio de los judíos aun antes de que la guerra hubiese finalizado. Meses antes del verano de 1942 los discursos de Hitler secundaron un amplio coro de discursos antisemitas pronunciados por otros líderes nazis, así en un discurso en el Palacio de los Deportes de Berlín el 2 de febrero de 1942, el líder del Frente Alemán del Trabajo, Robert Ley, manifestó que la “judería será exterminada y tiene que serlo. Es nuestra misión sagrada. De eso se trata en esta guerra”. ( Herf, The Jewish Enemy, pp. 155).

Detrás de muchos de esos discursos había una preocupación de naturaleza ideológica que sentían los nazis ante la amenaza que ellos percibían para su seguridad respecto de los judíos, “veo un gran peligro – dijo Goebbels – en el hecho de que 40.000 judíos sin nada ya que perder anden sueltos por la capital del Reich”. La experiencia de la Primera Guerra Mundial, añadió Hitler, mostraba que los alemanes únicamente tomarían parte en movimientos subersivos si los judíos los convencían de ello. “En todo caso – escribió Goebels – la aspiración del Führer es lograr que toda Europa occidental quede libre de judíos”. Quien tradujo estos discursos a actos fue Himmler, quien se reunió con Hitler en varias ocasiones durante esos meses para mantener discusiones confidenciales, agudizando sus acciones criminales, Himmler llegó incluso a ordenar por escrito el exterminio de los judíos ucranianos que comenzó en mayo de 1942.

Buena parte del Holocausto se debe a una personalidad como Himmler, incansable trabajador que llegaba a todas partes para impartir órdenes, animar, alentar a sus comandantes de las SS, fue una frenética actividad que aseguró que el proceso no parara o se ralentizara demasiado.

Saludos cordiales y mañana continuaré el final del resúmen.
Imagen

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 322
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Holocausto y exterminio

Mensajepor maxtor » Lun Nov 12, 2012 1:39 pm

Saludos cordiales.

En esta parte final del pequeño resúmen del capítulo Solución Final, del historiador Richard Evans, abordaré la llamada "Operación Reinhard".

Ya un poco antes de la Conferencia de Wannsee, Himmler había designado a Odilo Globocnick, jefe de la policía y las SS en Lublin, para que organizara la matanza sistemática de todos los judíos presentes en el Gobierno General. Había que vaciar los guetos para dejar sitio a los judíos deportados del oeste. Globocnik tenía que crear una serie de campos para lograr ese objetivo en la “operación Reinhard”. Para dicha operación Globocnick reclutó a un amplio número de personas de la antigua operación T-4, contándose Christian Wirth entre ellos. Quien les pagaba la nómina era la oficina central del programa de la eutanasia de la Cancillería del Führer en Berlín, si bien recibían las órdenes de Globocnik.

Los tres campos de la operación Reinhard creados para proceder con el programa de exterminio estaban situados en lugares remotos al oeste del río Bug, pero bien conectados por ferrocarril con otras partes de Polonia y de acceso relativamente fácil desde los guetos principales. La construcción del primero de esos campos de la muerte, en Belzec, comenzó en el emplazamiento de un campo de trabajo existente el 1 de noviembre de 1941. Se creó bajo la supervisión de un antiguo especialista de la eutanasia, que se quedó allí para ayudar a Wirth tras el nombramiento de este último como comandante del campo en diciembre de 1941. Las cámaras de gas habían sido fabricadas con madera, pero eran herméticas y estaban provistas de tubos a través de los cuales se bombearían los gases de los vehículos, matando a quienes se encontrasen en el interior de las mismas. El 17 de marzo de 1942 fueron deportados los primeros prisioneros al campo y fueron gaseados de inmediato a su llegada. En cuatro semanas 75.000 judíos habían sido enviados a la muerte.

Wirth trató de diseñar el campo de Belzec de forma que disipara las sospechas de los judíos que llegaran hasta allí, se les decía que se trataba de un centro de tránsito y que iban a ser desinfectados antes de recibir la ropa limpia y de que les devolverían sus objetos de valor. Las mismas cámaras de gas estaban pensadas para semejar duchas. Todo esto seguía la pauta original ideada para los gaseamientos de la eutanasia, si bien a una escala mucho mayor, si bien, las falsedades no resultaron convincentes y la misma brutalidad con la cual eran detenidos tenía que dejar a los judíso con pocas ilusiones en cuanto a la suerte que les esperaba.

Las cámaras de gas en Belzec eran construcciones rudimentarias, se rompían a menudo, dejando a los deportados a la espera durante días sin comida ni agua; muchos morían. Finalmente Wirth en junio de 1942 y dado esos problemas detuvo temporalmente los transportes y desmanteló las cámaras de gas de madera sustituyéndolas con una construcción de hormigón que albergaba seis cámaras de gas con una capacidad total para 2000 personas a la vez. Entraron en funcionamiento a mediados de julio; los transportes siguieron llegando hasta medidados de diciembre. A final de 1942 se habían dado muerte en el campo a unos 414.000 judíos de la Polonia ocupada y otros procedentes de otros lugares de Centroeuropa que habían sido llevados a los guetos en el distrito de Lublin; el total pudo elevarse a 600.000 ( fuente: Arad, Belzce, pp. 126 – 127).

El segundo de los campos de la operación Reinhard se construyó en las inmediaciones de la aldea de Sobibor, su construcción comenzó en marzo de 1942, pero estaba retrasaa, de forma que Wirth asigó a Frang Stangl comandante de campo con el cometido inicial de finalizar su construcción a tiempo. El campo se hizo a imitación de Belzec con las áreas de administración y recepción cerca del ramal ferroviario y el área de exterminio a cierta distancia, fuera del alcance de la vista y a la cual se accedía por un pasaje angosto de 150 metros de longitud conocido como el “tubo”. Detrás del edificio de las cámaras de gas había fosas para los cadáveres. Un tranvía de vía estrecha que iba desde la vía férrea a las fosas servía para el transporte de los cuerpos de las personas que habían muerto durante el trayecto. Se hacían los gestos habituales para tranquilizar a las víctimas a su llegadas, pero, al igual que en Belzec solían ser ineficaces puesto que las SS y en particular los guardias ucranianos gritaban a las víctimas y las golpeaban a medida que pasaban por el “tubo”.

A mediados de 1942 casi 250.000 personas habían muerto en Sobibor; cuando Himmler visitó el campo a principios de 1943 la actividad ya se estaba ralentizando. Aunque no estaba programada la llegada de nuevos transportes regulares, la administración del campo organizó un transporte especial desde un campo de trabajo en el distrito con el fin de que Himmler observase un gaseamiento en directo. Complacido con lo que vio concedió ascensos a 28 oficiales de las SS y la policìa, entre ellos a Wirth, Strangl y otros responsables de su funcionamiento. Ordenó también que se hicieran los preparativos para el cierre de los campos y la eliminación de todas las huellas de su actividad una vez que hubieran exterminado a los últimos grupos de víctimas.
Imagen


Volver a “Shoah”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Yahoo [Bot] y 2 invitados