Yo creí en Hitler-Baldur Von Schirach

Recensiones personales de libros leídos

Moderador: David L

Responder
Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2315
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Yo creí en Hitler-Baldur Von Schirach

Mensaje por David L » Mié Sep 05, 2018 11:08 am

Imagen

Yo creí en Hitler, de Baldur Von Schirach.

Nº de páginas: 338 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: Luis de Caralt
Lengua: CASTELLANO
Depósito legal: B 44517-1968 HI05
Año: 1968
Baldur Von Schirach fue el máximo dirigente de las Juventudes Hitlerianas, el artífice de esa macro-organización que consiguió aglutinar sin contestación a la juventud germana en una sola dirección, en 1940 fue nombrado Gauletier de Viena, declarado culpable en los Juicios de Nuremberg consiguió salvarse de la horca, pero pagó su pasado nazi con veinte años de prisión en la cárcel de Spandau. Sus memorias fueron publicadas en 1967, la editorial Luis de Caralt las editó en español un año más tarde, en 1968.

Schirach es un personaje que ha quedado en parte “oculto” ante las otras figuras más mediáticas como pudieron ser las de Speer o Hess, ambos por distintas razones, pero no por ello su influencia y papel dentro del organigrama nacionalsocialista puede ser considera de menor importancia. Esta reseña no quiere hacer un relato biográfico de su figura, simplemente analizar y ofrecer una pincelada de lo que el propio protagonista plasmo al papel. Lo primero que me sorprendió es conocer que su padre había sido un funcionario real y su madre una ciudadana norteamericana, de hecho su abuelo había emigrado a los EEUU llegando a ser oficial del Ejercito Unionista durante la Guerra de Secesión, además él mismo reconoce que su lengua materna fue el inglés, estamos pues ante un personaje de clase media-alta, culto, con estudios superiores y con un sentido lírico que hizo de la poesía algo más que una afición. Siempre ligado a movimientos ultranacionalistas, aunque fuesen de carácter conservador, fue esta ideología la que llevaría a Schirach a escuchar los cantos de sirena del nacionalsocialismo, otro personaje que reconoce que el hecho de escuchar a Hitler en un miting le uniría a este último para siempre y consolidaría su base ideológica. No olvidemos también un hecho que describe como fundamental para ser proclive a estas proclamas extremistas, su hermano Karl incapaz de soportar la derrota alemana en la Gran Guerra se suicidaría en octubre de 1919. Sin duda este suceso cimentaría la base doctrinaria que ya había recibido en su ámbito familiar.

Otro hecho muy destacado es el de que Hitler fue amigo de la familia, llegó a visitar su casa familiar en varias ocasiones, el líder nazi sabía perfectamente que necesitaba a gente como Schirach para “centrar” su movimiento político. Y eso es lo que hizo Schirach con las juventudes hitlerianas tal y como él describe en sus memorias. Consiguió unificar bajo su mando a todas las dispersas organizaciones juveniles del país mostrando un gran orgullo en sus escritos. Después pasaría ser Gauletier de Viena, una ciudad que estaba siendo en cierta manera complicada de gestionar para los nazis, en parte demasiado “radical”, Schirach debería poner orden en el lugar y “pacificar” a los suyos. Además contribuiría con su labor a la “limpieza” de los judíos de la ciudad enviándolos hacia una muerte segura al Este de Europa. Él, como no podía ser menos, echa balones fuera y, cómo no, reniega de su responsabilidad en este tema, aunque intenta mostrar una cierta culpabilidad ya que él era nada más y nada menos que el gobernador de la ciudad. Olvida mencionar en sus memorias que tras el atentado de Heydrich escribió a Martín Bormann proponiendo que después de la deportación de los judíos le siguiese la de los checos…¡Ahí es nada!...Hasta el propio Hans Frank, máximo dirigente del Gobierno General en Polonia, protestó ante la insistencia de Schirach en su determinación de enviarle a los judíos de la ciudad. Él fue también uno de los presentes en la famosa conferencia que expuso Himmler en mayo de 1944 en Poznan, aquella donde se dejaría constancia para la historia del genocidio judío con la premisa de que este fuese ocultado con gran secreto por sus oyentes, Schirach estuvo ahí. En sus memorias no sabe cómo salir de esta situación tan embarazosa, se considera cómplice más por omisión que por acción. Cada cual es muy libre de auto justificar lo injustificable. Una vez que el desastre se cernía sobre su cabeza, decidió huir rápidamente de Viena y al final fue capturado, él cuenta que se entregó. Una vez detenido relata su odisea carcelaria y su terrible sufrimiento en los juicios de Nuremberg, realiza un análisis somero de la vida en prisión de sus compañeros de celda y, relata con gran angustia como oyó el ruido de los ahorcamientos de los ajusticiados en los mencionados juicios de Nuremberg. Una pincelada no muy extensa sobre su paso en Spandau donde pasaría veinte años, y después su salida de la cárcel el 1 de octubre de 1966 a los 59 años junto a Speer.

Para finalizar este reseña sobre las memorias de Baldur Von Schirach, la conclusión que yo he sacado en claro sobre este personaje es que estamos ante un nuevo sujeto que disponiendo de una formación alta se dejó deslumbra por la figura de Hitler, de la cual no reniega por mucho que maquille ciertos aspectos de su relación con el nazismo. Pudo haber orientado su vida hacia espacios más productivos para la sociedad o para la cultura, era un apasionado de la poesía, y se le ofreció una carrera profesional en los EEUU rechazando la misma para continuar su labor al frente del partido. Eligió su destino y pagaría las consecuencias.
Fuente imagen: https://www.google.es/search?q=yo+crei+ ... tjOcMdkH8M:
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Plantigrado
Miembro
Miembro
Mensajes: 123
Registrado: Lun Sep 12, 2016 2:53 pm

Re: Yo creí en Hitler-Baldur Von Schirach

Mensaje por Plantigrado » Mié Sep 05, 2018 1:24 pm

Baldur Von Schirach y Albert Speer mostraron arrepentimiento durante los Juicios de Nuremberg. ¿Se trataba de una añagaza oportunista para que sus jueces fuesen benévolos o había algo de sinceridad en ese arrepentimiento?

Aunque según el traductor Sigfried Ramler fue Speer el único que asumió de forma clara su culpabilidad.

https:/www.abc.es/20101120/internacional/nurem ... 01046.html

Bueno, yo diría que Hans Frank también lo hizo, aunque me parezca uno de los acusados que se había manchado especialmente durante el nazismo.

Yo pienso que la maldad en el fondo no es sino inconsciencia. ¿Eran Von Schirach y Speer conscientes del horror que estaban propiciando? Creo que había un punto ciego psicológico propiciado por la ideología nazi en su conciencia. Creo que eran culpables, pero no tan culpables como por ejemplo Kalterbrunner o Streicher. Es como si no hubiesen visto lo que no querían ver y los testimonios del Juicio les hubiesen hecho caer la venda de los ojos.

Que hubiesen podido ser buenas personas si no hubiera sido por las malas compañías.
" El enemigo está ya a 200 metros. Nos ha invitado, con altavoces, a que nos rindamos. Le hemos contestado riéndonos".
"No hemos probado bebida ni alimento desde hace 5 días. La moral es muy alta. Vamos a librar nuestro último combate".

General Tadamichi Kuribayashi, Iwo Jima, marzo de 1945.

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2315
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Yo creí en Hitler-Baldur Von Schirach

Mensaje por David L » Jue Sep 06, 2018 11:39 am

Schirach fue un personaje excesivamente influenciable, por lo que su asunción de culpabilidad durante los Juicios de Nuremberg adujo precisamente de esa falta de personalidad fluctuando entre la culpa y el orgullo por su pasado. Por supuesto, su defensa debía velar por conseguir al menos evitar la ejecución de Schirach, así que es difícil poder valorar su sinceridad.


En cuanto a su culpabilidad creo que no hay duda de que sabía mucho más de lo que adujo en el juicio, su papel en el envío de los judíos de Viena al Este de Europa está comprobado, además conocía perfectamente lo que les esperaba allí. La acusación de Nuremberg esgrimió que los informes sobre los "tratamientos" realizados por los Einsatzgruppen perpetrados contra los deportados judíos vieneses en 1942 eran recibidos por el principal asistente de Schirach, el Dr Dellbrugge, aunque el Gauletier de Viena esgrimiría en los juicios que esos informes solamente le eran mencionados muy por encima a modo de "información". La insensibilidad ante semejante respuesta dice mucho de su insensibilidad hacia el destino de miles de personas.

Schirach tuvo la oportunidad de hacer carrera en los EEUU, él mismo lo comenta en sus memorias, un tío suyo que vivía en ese país le aconsejó que lo hiciera, pudo haber elegido otra manera de vivir, y no lo hizo.

Saludos.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Responder

Volver a “Reseñas”