pub01.jpg

Las conspiraciones contra Hitler-Danny Orbach

Recensiones personales de libros leídos

Moderador: David L

Responder
Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2333
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Las conspiraciones contra Hitler-Danny Orbach

Mensaje por David L » Mar Nov 20, 2018 2:25 pm

Imagen

Las conspiraciones contra Hitler, de Danny Orbach.

Nº de páginas: 480 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: TUSQUETS EDITORES
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788490665633
Año:2018

En 1933 Hitler se convirtió en el canciller de Alemania y poco tiempo después acabaría ocupando literalmente todas las esferas de poder del país, a partir de este momento cualquier disidencia sería combatida con la máxima severidad, a pesar de ello nunca se dejó de conspirar contra el nuevo régimen nacionalsocialista, tal como atestigua el historiador Danny Orbach. Este trabajo habla de todo ello, de aquellos intentos por asesinar a Hitler y derrocar al régimen nazi prácticamente desde el primer día de su existencia.


El libro consta de cuatrocientas ochenta páginas, dividido en veintiún capítulos en los que se sigue un hilo cronológico sucediendo en ocasiones que en uno sólo de ellos se narre toda la conspiración desde su inicio hasta el final. El autor ha investigado siguiendo fuentes primarias y secundarias por países como Alemania, EEUU, Inglaterra, o Rusia entre otros. Su gran objetivo es, tal y como el propio autor menciona, el de lograr situar en su justa medida todas aquellas conspiraciones y conspiradores desechando aquellas simplificaciones en las que se presentaba a estos resistentes como héroes o, todo lo contrario, como unos antisemitas criminales de guerra y en cierta manera oportunistas. Para Orbach había una tarea que replantear en el debate moralizante actual, redefinir sus términos y reenfocarlo en su conjunto. Para ello la orientación seguida va más en la línea de las dinámicas sociales, psicológicas o militares y, sobre todo, en las razones que llevaron a toda ese grupo de personas a dar un paso tan drástico. El autor plantea numerosas cuestiones a las que quiere ofrecer respuestas: ¿por qué ciertas personas, y no otras, se implican en una resistencia activa a pesar de los riesgos morales que implica? ¿Quién es más probable que se convierta en un luchador de la resistencia? ¿Qué podemos aprender sobre los motivos complejos y fluidos que empujan a las personas a resistir? Como se puede apreciar, no sólo vamos a descubrir cómo y de qué manera se gestaron aquellas acciones de resistencia, sino que iremos un paso más adelante para entrar en las cuestiones motivacionales no siempre concordantes entre los participantes de las mismas. No se puede seguir un modelo estándar para definir al resistente, los factores que conducen a una persona involucrarse en un proceso de resistencia son muy variados y, en ocasiones, divergentes entre los mismos miembros de un grupo de resistencia. No siempre unos determinados conceptos, como podrían ser el patriotismo o la moralidad inherente al mismo, son percibidos de la misma manera y sin embargo arrastraron a diferentes resistentes a lanzarse a una lucha donde confluyen en un mismo objetivo a pesar de sus diferencias. Los luchadores de la resistencia alemana entendían por la palabra “moralidad” algo muy diferente del significado generalmente aceptado hoy día. Algunos de ellos creían que muchos de los principios del nacionalsocialismo eran esencialmente morales y que sólo era inmoral la manera en la que eran ejecutados. El asesinato como medio de cambiar la historia no siempre resultó fácil para muchos de estos hombres que basaban sus vidas en seguir los parámetros de una moralidad fundadas en sus creencias religiosas o éticas. Aparte de todo este dilema moral la empatía hacia la vida de otras personas consolidó un sistema de valores que condujo indirectamente a posicionarse en contra de Hitler, en mi opinión, esta es una de las bases de este trabajo.


El autor recoge también en una crónica muy detallada todas las conspiraciones que se llevaron a término, haciendo hincapié en las interacciones entre los diversos grupos resistentes estableciendo de esta manera un hilo conductor entre las diferentes organizaciones de resistentes. La cantidad de personajes que formaron de una u otra forma parte de estas conspiraciones es inmensa, casos como el alcalde de Leizpig, Carl Friedich Goerdeler el cual decidió dar el paso definitivo en la lucha contra el régimen nazi tras la retirada de una estatua de Mendelssohn (músico judío) aprovechando su ausencia de la ciudad, todo ello viniendo de un hombre con ideas antisemitas y muy nacionalista pero poco dispuesto a permitir este acto fuera de toda lógica y para algunos hasta banal. Otro ejemplo fue el jefe de Estado Mayor Ludwig Beck, un militar partidario también del denominado ”espacio vital”, pero siempre dentro de una prudencia ligada directamente a los habitantes de habla alemana. Estos iniciales participantes en hechos conspiratorios se aprovecharon de la ventaja que suponía ser un número reducido, aunque este motivo también les condujo a los primeros fracasos. El caso de Georg Elser fue seguramente el intento más meticulosamente planeado y más cercano al éxito, para Orbach supera al atentado de Stauffenberg del 20 de julio de 1944, la fortuna de la que siempre había hecho gala Elser le acabó fallando en el atentado y su posterior huida. Para Orbach las personas se convierten habitualmente en conspiradores cuando conexiones sociales legítimas se transforman en revolucionarias, Elser y Stauffenberg son dos caras de la misma moneda. El autor también remarca que en el caso de la Operación Valkyria el fracaso radicó principalmente porque los implicados eran muy profesionales, a veces muy alejados de los estándar militares donde la velocidad y la improvisación prevalecen por partes iguales. En cierta manera, también su educación frente a un proceso que no dejaba de ser revolucionario fue su condena.


Para acabar, Danny Orbach nos pregunta si hubiéramos estado dispuestos a sacrificar nuestra carrera profesional para proteger a los perseguidos como hizo Goerdeler, o si nos hubiéramos negado a cumplir una de cada noventa y nueve ordenes como afirmo Olbritch, otro importante resistente, o si pondríamos en riesgo la vida de amigos, seres queridos y familiares como hicieron Stauffenberg, Oster o Tresckow. Si nos hacen reflexionar, para el autor habrá cumplido su objetivo.


Fuente imagen: https://www.casadellibro.com/libro-las- ... 33/6764166
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9230
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Las conspiraciones contra Hitler-Danny Orbach

Mensaje por José Luis » Mié Nov 21, 2018 11:37 am

¡Hola a todos!

La importancia de este libro de Orbach no viene dada, principalmente, por su historia de las conspiraciones contra Hitler, algo que ya se ha narrado a lo largo del tiempo, donde sigue estando vigente la vasta obra de Peter Hoffmann sobre la resistencia alemana y Stauffenberg. La principal aportación de Orbach es su crítica a las posiciones revisionistas de autores como Gerlach, Mommsen y otros historiadores alemanes que clasificaron a los participantes en los complots contra Hitler, especialmente el de 20 de julio de 1944, como criminales antisemitas que decidieron intentar acabar con la vida de Hitler sólo cuando vieron que la guerra estaba perdida. Esta crítica ya la hizo también Hoffmann en varios artículos, expresando que estos revisionistas (en especial Gerlach) basaban toda su crítica en unos cuantos documentos oficiales (informes) que, sin embargo y en su soledad, no bastaban para explicar y comprender las complejidades y los dilemas que acompañaron a los militares y civiles que en un momento dado decidieron conspirar contra Hitler y, en última instancia, atentar contra su vida. Orbach, insatisfecho con las explicaciones de los revisionistas (y de los tradicionalistas), intentó investigar todo este tema para sacar sus propias conclusiones, y, fruto de ellas, es el libro reseñado arriba por el compañero David. Por tanto, aparte de matizar y corregir algunas de las afirmaciones de los revisionistas (Gerlach en cabeza), Orbach examina y explica en su libro la complejidad y los dilemas que en los ámbitos profesionales (políticos y militares), familiares, morales, etc., y en medio de una guerra, vivieron los hombres y mujeres que eligieron finalmente formar parte de las conspiraciones e intentos de asesinato realizados contra Hitler.

Antes de la publicación de este liro (New York, 2016), Orbach escribió el siguiente artículo que creo puede interesar a quienes todavía no han leído el libro aquí reseñado: Criticism Reconsidered: Te German Resistance to Hitler in Critical German Scholarship. The Journal of Military History 75 (April 2011): 523-556, que puede leerse aquí:
http://www.academia.edu/4312992/Critici ... cholarship

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Plantigrado
Miembro
Miembro
Mensajes: 144
Registrado: Lun Sep 12, 2016 2:53 pm

Re: Las conspiraciones contra Hitler-Danny Orbach

Mensaje por Plantigrado » Mié Nov 21, 2018 1:24 pm

José Luis escribió:
Mié Nov 21, 2018 11:37 am
La principal aportación de Orbach es su crítica a las posiciones revisionistas de autores como Gerlach, Mommsen y otros historiadores alemanes que clasificaron a los participantes en los complots contra Hitler, especialmente el de 20 de julio de 1944, como criminales antisemitas que decidieron intentar acabar con la vida de Hitler sólo cuando vieron que la guerra estaba perdida.
Yo no he leído el libro de Orbach, ni conozco exactamente su argumentación, ni en que documentos se apoya. Pero tengo una idea formada respecto al núcleo conspirador de la Operación Valkyria y coincide bastante con eso de que decidieron intentar acabar con la vida de Hitler sólo cuando vieron que la guerra estaba perdida.

Si esta idea previa mía está equivocada para aclarar eso creo que estamos aquí y así poder tener entre todos una visión lo más justa y veraz posible de lo que fue la Historia.

Yo no calificaría a Stauffenberg y a sus camaradas conspiradores de Valkyria como criminales antisemitas, como unos nazis decididos y claros, pero sí que los entiendo como unos compañeros de viaje del nazismo, que sólo tomaron la iniciativa para escapar del viaje cuando ya era evidente de que éste iba a acabar en una caída en un precipicio.

Yo pienso que Stauffenberg y los conspiradores de Valkyria representaban a la derecha tradicional alemana que se acomodó o asimiló con el nazismo cuando era triunfante.

Si Hitler hubiese tenido éxito aplastando a la URSS de Stalin probablemente incluso lo hubiesen celebrado, aparte de que me imagino no hubiese habido una Operación Valkyria.

El plan de la conspiración del 20 de julio de 1944 era, si no estoy mal informado, deponer a Hitler y hacer la paz con los angloamericanos pero continuar la lucha contra el comunismo, a poder ser con su ayuda. O sea, algo parecido a lo que proponía Himmler a Bernardotte en sus conversaciones secretas al final de la guerra.

No pretendo igualar moralmente a un claro nazi como Himmler con Stauffenberg y los suyos, de ideología mayormente conservadora con ribetes autoritarios y religiosos; pero aparte de una diferente catadura moral/ filosófica/ política de fondo, creo percibir también algo de oportunismo en sus respectivas traiciones a Hitler.

A pesar de ser menos conocidos por el gran público, hubo otros luchadores antinazis a mi modo de ver mucho más reivindicables y ejemplares que los involucrados en la Operación Valkyria.
" El enemigo está ya a 200 metros. Nos ha invitado, con altavoces, a que nos rindamos. Le hemos contestado riéndonos".
"No hemos probado bebida ni alimento desde hace 5 días. La moral es muy alta. Vamos a librar nuestro último combate".

General Tadamichi Kuribayashi, Iwo Jima, marzo de 1945.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9230
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Las conspiraciones contra Hitler-Danny Orbach

Mensaje por José Luis » Mié Nov 21, 2018 7:28 pm

¡Hola a todos!
Plantigrado escribió: Si esta idea previa mía está equivocada para aclarar eso creo que estamos aquí y así poder tener entre todos una visión lo más justa y veraz posible de lo que fue la Historia.
Sin duda, pero hay que hacerlo en el lugar correcto (seguro que hay hilos en el foro sobre Stauffenberg y demás colaboradores). Aquí, en este hilo, se hace una reseña del libro de Orbach, se añade información y se abre la posibilidad de debatir sobre su contenido. De otra forma, desvirtuaríamos el propósito principal del hilo.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9230
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Las conspiraciones contra Hitler-Danny Orbach

Mensaje por José Luis » Mié Nov 21, 2018 11:16 pm

¡Hola a todos!

Quisiera ampliar un poco ciertas cuestiones que he señalado anteriormente y que pueden servir de complemento a la reseña que ha realizado nuestro compañero David.

Antes de nada, el libro que yo tengo es la versión original en inglés: The Plots Against Hitler (New York: Houghton Mifflin Harcourt, 2016). El Dr. Danny Orbach es un historiador militar (doctorado en Harvard) especializado en el estudio de golpes de estado, asesinatos políticos y desobediencia militar*. Además de este libro que reseñamos aquí, tiene otro libro publicado sobre el ejército japonés, libro que recuerdo haber citado en un hilo del foro sobre un debate acerca de un supuesto fascismo japonés. El libro es Curse on This Country: The Rebellious Army of Imperial Japan (New York: Cornell University Press, 2017). Había leído su The Plots Against Hitler, que me gustó, y comencé a leer Curse on This Country movido por la curiosidad, y ya no pude dejar de leerlo hasta el final. Orbach es un excelente historiador y narrador que combina magistralmente el estilo académico con el popular. Para mí ha sido un placer leer estos dos libros.

El libro que nos ocupa es un buen estudio de la resistencia alemana, tanto para el lector especialista (y para el historiador especialista) como para el lector que se adentra por primera vez en este complejo asunto. Básicamente, no hay libro sobre la resistencia alemana frente a Hitler y el nazismo que no se haya visto afectado, en mayor o menor grado, por un enfoque moral. En otras palabras, se ha tratado de valorar (unos para enaltecer y otros para condenar) el papel de los conspiradores en base a su moralidad o inmoralidad. Y también en base a sus complicidades, reales o ficticias, con parte de la ideología racial nazi y con algunos de sus crímenes más terribles. Así que, dependiendo de la valoración moral, ideológica y política que haga el autor, los conspiradores pueden aparecer como héroes o como meros oportunistas. Contra esta visión ciertamente maniquea del asunto entra a romper Orbach.

En su introducción, la primera palabra que aparece es "Culpa" (Guilt), para añadir que ninguna otra palabra tiene tanta importancia cuando se considera la historia alemana, incluida la historia del atentado del 20 de julio de 1944. "La historia de la resistencia alemana", dice Orbach, "tiene un componente moral crucial". Comenzando por el fundador de la historiografía alemana sobre la resistencia, Hans Rothfels, "Los historiadores tradicionalistas alemanes, desde la década de 1950 hasta hoy, han tendido a ver la historia de la resistencia alemana como un 'espacio de luz' en la oscuridad de la era nazi", señala Orbach. Sin embargo, a partir de la década de 1960, jóvenes historiadores alemanes "comenzaron a examinar sin piedad los 'mitos' del pasado", y la resistencia alemana no se libró de esa crítica acerada. Dudas sobre la integridad de la resistencia salieron a relucir en los estudios de historiadores de la izquierda del espectro político, como Hans Mommsen, Christoph Dipper, y Christian Gerlach. "Para ellos", sigue Orbach, "la mayoría de quienes eran oficiales militares y burócratas conservadores, eran figuras dudosas para empezar. Realmente, el Conde Stauffenberg intentó asesinar a Hitler y pagó por ello con su vida. ¿Pero no había cooperado con el régimen nazi durante muchos años antes? ¿Y sobre los conspiradores? ¿Eran realmente hombres y mujeres morales, antinazis hasta el tuétano, que intentaron organizar una 'revuelta de conciencia', o eran más bien personajes oportunistas que cooperaron con los nazis hasta que la guerra ya no se podía ganar?".

"Deben haber aprendido muy lentamente a odiar al régimen nazi y oponerse a la mayoría de sus crímenes, expresa Mommsen, pero eran también reaccionarios antidemocráticos. Albergaban fuertes sentimientos antisemitas, escribió Christoph Dipper en un estudio altamente influyente publicado en 1984. No eran simplemente antisemitas, sino también asesinos y criminales de guerra, expresó Christian Gerlach en 1995. Muchos conspiradores prominentes, primero y ante todo, el mayor general Henning von Tresckow, tomaron parte voluntariamente en los asesinatos masivos de rusos, judíos y polacos. Los historiadores tradicionalistas, afirma Gerlach, habían blanqueado los crímenes de los conspiradores y escrito 'disparates' sobre su historial supuestamente impecable. La triste verdad fue que resistieron a Hitler no a causa de sus crímenes, sino porque no estaban de acuerdo con él sobre la 'mejor manera de ganar la guerra'".

El texto anterior resume, en palabras de Orbach, el posicionamiento de los revisionistas alemanes sobre la resistencia alemana y sus integrantes. Y el debate continúa.

El propio Orbach, que reconoce que no es un espectador neutral en esta historia, escribe que al principio de su interés por la resistencia, siendo un joven estudiante en Israel, quedó impresionado por lo que consideró "valentía desinteresada" de los conspiradores alemanes. Siendo descendiente de tercera generación de los sobrevivientes del Holocausto, Orbach quedó conmovido al leer sobre la simpatía de los conspiradores hacia los judíos perseguidos. Pero quedó igualmente desilusionado al descubrir su supuesto antisemitismo y complicidad en crímenes de guerra en los relatos de Dipper y Gerlach. Por ello decidió profundizar en las fuentes y "formar mi propia opinión".

Orbach pasó diez años investigando antes de publicar Valkyrie, una monografía en hebreo sobre la resistencia. Su investigación fue realmente exhaustiva, visitando unos trece archivos en Alemania, Inglaterra, Rusia y Estados Unidos. Y a veces quedó sorprendido por sus propios hallazgos, sintiéndose gradualmente más y más desilusionado con los estudios de la escuela de resistencia "crítica" e izquierdista: "Aparentemente, hallé que los especialistas críticos culparon a los combatientes de la resistencia alemana por oportunismo, antisemitismo y crímenes de guerra basados en evidencia sesgada, distorsiones y malinterpretaciones de fuentes primarias. La representación de la resistencia a cargo de tales académicos es a menudo una caricatura, un 'espejo torcido' que nos enseña más sobre los sesgos políticos de los académicos que sobre la propia resistencia alemana".

Pero Orbach tampoco pudo conciliarse con la imagen de la resistencia que presentaron los tradicionalistas: "Sin embargo, no pude volver a la imagen acogedora y heroica presentada por muchos historiadores tradicionalistas".

Y es en la aproximación al tema donde gana terreno Orbach. Cita un texto del medievalista Aviad Kleinberg sobre los santos católicos, que creo que es de gran importancia y para tenerlo en cuenta siempre que nos acerquemos no sólo a la historia de la resistencia alemana, sino a la Historia en general y a la historia de la IIGM en particular. Creo que merece la pena traducirlo:

La cuestión de lo que motiva realmente al asceta carece de sentido, al igual que la cuestión de si existe realmente un "auténtico" santo. Si "auténtico" significa perfectamente puro, la respuesta será siempre negativa. Nada en el mundo es puro. ¿Significa esto que todo en el mundo es completamente impuro? De nuevo la respuesta será siempre negativa. En este mundo siempre tratamos con valores relativos...Además, lo que hace actuar a una persona en un momento no es necesariamente lo que le hace actuar en otro. A veces la gente hace cosas sin intentar hacerlas; a veces el honor, el poder, el hábito, o la fatiga pueden alterar las intenciones más puras. Raramente la gente se ajusta a modelos claros y precisos, al igual que raramente tienen pies que se ajusten perfectamente a zapatos de talla 11. Encajan, más o menos. Fluctúan y cambian de un modelo a otro. En un momento dado sus acciones reflejan el equilibrio de impulsos y contingencias que resultan de una situación única que no se puede reproducir.

En este sentido de relatividad, pero no sólo en él, se centra el núcleo de la aproximación de Orbach a la resistencia alemana. Tiene a su favor la exhaustiva investigación y consulta de fuentes primarias que ha llevado a cabo, haciendo uso de la colección de documentos de un historiador cuya obra yo aprecio mucho, cual es el finado Harold C. Deutsch, que me sirvió de base para escirbir el hilo que dediqué al juicio del Generaloberst Werner von Fritsch en viewtopic.php?f=59&t=3580 . Y también de los archivos privados (en el Instituto de Historia Contemporánea de Munich) de Eberhard Zeller y Bodo Scheurig, dos de los más destacados historiadores de la resistencia y de algunos de sus conspiradores.

Yo llevo muchos años leyendo sobre la resistencia alemana y fruto de este interés son los más de 50 libros y artículos que tengo sobre el tema. He leído a Mommsem y, en menor medida, a Gerlach. No leí nada de Dipper. Mommsen es un excelente historiador, y su libro sobre la revolución alemana quizá de lo mejor que se ha escrito. Pero ya he destacado en el foro algunas diferencias que mantengo sobre sus valoraciones y conclusiones sobre las resistencia alemana y sus protagonistas, especialmente en el caso de Rommel. Gerlach peca, a mi juicio, de hacer categoría de la anécdota en el tema de la resistencia, especialmente con Tresckow, al margen de su distorsión de las fuentes. Peter Hoffmann sigue siendo para mí el mejor exponente de la historia de la resistencia alemana en general y el mejor biógrafo de Stauffenberg en particular (así como Bodo Scheurig lo es de von Tresckow). No obstante, considero que el libro de Orbach se sitúa entre lo mejor que se ha escrito sobre el tema y es, así, una lectura obligada para los aficionados (y los profesionales).

Saludos cordiales
JL
* https://en.asia.huji.ac.il/people/dan-orbach
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2333
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Las conspiraciones contra Hitler-Danny Orbach

Mensaje por David L » Vie Nov 23, 2018 12:41 pm

Plantigrado escribió:
Mié Nov 21, 2018 1:24 pm
José Luis escribió:
Mié Nov 21, 2018 11:37 am
La principal aportación de Orbach es su crítica a las posiciones revisionistas de autores como Gerlach, Mommsen y otros historiadores alemanes que clasificaron a los participantes en los complots contra Hitler, especialmente el de 20 de julio de 1944, como criminales antisemitas que decidieron intentar acabar con la vida de Hitler sólo cuando vieron que la guerra estaba perdida.
Yo no he leído el libro de Orbach, ni conozco exactamente su argumentación, ni en que documentos se apoya. Pero tengo una idea formada respecto al núcleo conspirador de la Operación Valkyria y coincide bastante con eso de que decidieron intentar acabar con la vida de Hitler sólo cuando vieron que la guerra estaba perdida.

Si esta idea previa mía está equivocada para aclarar eso creo que estamos aquí y así poder tener entre todos una visión lo más justa y veraz posible de lo que fue la Historia.

Yo no calificaría a Stauffenberg y a sus camaradas conspiradores de Valkyria como criminales antisemitas, como unos nazis decididos y claros, pero sí que los entiendo como unos compañeros de viaje del nazismo, que sólo tomaron la iniciativa para escapar del viaje cuando ya era evidente de que éste iba a acabar en una caída en un precipicio.

Yo pienso que Stauffenberg y los conspiradores de Valkyria representaban a la derecha tradicional alemana que se acomodó o asimiló con el nazismo cuando era triunfante.

Si Hitler hubiese tenido éxito aplastando a la URSS de Stalin probablemente incluso lo hubiesen celebrado, aparte de que me imagino no hubiese habido una Operación Valkyria.

El plan de la conspiración del 20 de julio de 1944 era, si no estoy mal informado, deponer a Hitler y hacer la paz con los angloamericanos pero continuar la lucha contra el comunismo, a poder ser con su ayuda. O sea, algo parecido a lo que proponía Himmler a Bernardotte en sus conversaciones secretas al final de la guerra.

No pretendo igualar moralmente a un claro nazi como Himmler con Stauffenberg y los suyos, de ideología mayormente conservadora con ribetes autoritarios y religiosos; pero aparte de una diferente catadura moral/ filosófica/ política de fondo, creo percibir también algo de oportunismo en sus respectivas traiciones a Hitler.

A pesar de ser menos conocidos por el gran público, hubo otros luchadores antinazis a mi modo de ver mucho más reivindicables y ejemplares que los involucrados en la Operación Valkyria.
Hola Plantigrado,

Precisamente la obra de Orbach podría darte nuevos puntos de vista a tus planteamientos, intentando ofrecerte una amplitud de miras sobre los diferentes motivos y factores que condicionaron a esos resistentes a dar ese paso tan drástico y peligroso. Como ha comentado José Luis, las obras de Peter Hoffmann son una joya expositiva sobre los movimientos resistentes en la Alemania nazi, Orbach creo que va en la misma dirección y, sobre todo remarca que las conspiraciones comenzaron prácticamente desde que Hitler llegó al poder estando influenciadas por motivos a veces muy contradictorios entre sus miembros. Además, Orbach insiste en no simplificar los mencionados motivos personales, interiorizando y llenando de contenido términos tan determinantes en la vida privada de cada uno de los resistentes como podrían sus posicionamientos morales o éticos, muy diversos y condicionados en muchas ocasiones por su educación o trayectoria vital en sus vidas. Stauffenberg actuó en 1944, la guerra para Alemania estaba ya en una posición muy complicada, pero no olvides amigo Plantigrado que desde 1938 ya se habían planteado importantes jefes militares germanos actuar contra Hitler, por lo que podríamos ver en este movimiento resistente una continuación lógica de los iniciales complot. Esta es una de las ideas que he podido apreciar de la obra de Orbach, cada uno de los resistentes que fueron uniéndose en el tiempo a las conspiraciones tuvieron sus propias razones, pero estas fueron tal vez producto de ese efecto dinámico que comenzó en 1938.

Saludos.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9230
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Las conspiraciones contra Hitler-Danny Orbach

Mensaje por José Luis » Vie Nov 23, 2018 8:49 pm

¡Hola a todos!
David L escribió: Stauffenberg actuó en 1944, la guerra para Alemania estaba ya en una posición muy complicada, pero no olvides amigo Plantigrado que desde 1938 ya se habían planteado importantes jefes militares germanos actuar contra Hitler, por lo que podríamos ver en este movimiento resistente una continuación lógica de los iniciales complot. Esta es una de las ideas que he podido apreciar de la obra de Orbach, cada uno de los resistentes que fueron uniéndose en el tiempo a las conspiraciones tuvieron sus propias razones, pero estas fueron tal vez producto de ese efecto dinámico que comenzó en 1938.
Bueno, una cosa es conspirar y otra llevar a cabo los planes de los conspiradores. El primer intento de asesinato organizado por parte de los militares conspiradores (entonces liderados por Tresckow) no se llevó a cabo hasta principios de 1943. En esa época, no es que la guerra estuviera complicada para el Tercer Reich; estaba perdida. Ahora bien, entre la primera conspiración del verano de 1938 durante la crisis checa y el primer intento de asesinato, el referido de 1943, habían cambiado muchas cosas.

El motivo principal que llevó a ciertos militares y civiles a conspirar contra Hitler en el verano de 1938 fue el temor al desencadenamiento de una guerra si Hitler ordenaba la invasión de Checoslovaquia, como todo hacía suponer. Esos conspiradores creían que era una guerra que llevaría a Alemania al desastre, y tenían bien presente el desastre culminado en 1918. Las maldades inherentes al régimen nazi, la figura diabólica de Hitler y sus tiranías criminales, los arrestos y encarcelamientos masivos de comunistas y socialdemócratas, la persecución de los alemanes judíos, etc., no constituían el motivo principal que unió a esos conspiradores para tal fin, sino que, y en el mejor de los casos, eran aspectos secundarios del motivo principal: evitar el desastre de una guerra. Entre esos conspiradores no había ningún demócrata, no al estilo de hoy sino al estilo de la República de Weimar y de lo que entonces significaban las democracias liberales europeas. Quiero decir que la violación de los derechos humanos estaba muy lejos de tener el peso político y social que tienen hoy en día, más allá de que se sigan violando sistemáticamente en todas partes. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de enjuiciar a los conspiradores en el terreno de la moral, la moralidad y los motivos que les llevaron a conspirar. Todos estos conspiradores no estaban entre los defensores de la República de Weimar, y la mayoría de ellos habían recibido con entusiasmo el nombramiento de Hitler como Canciller del Reich el 30 de enero de 1933. Es igualmente cierto que en el verano de 1938 todos ellos ya estaban desilusionados o desengañados, por unos u otros motivos, con Hitler, pero lo que los decidió a conspirar fue el miedo a una guerra.

En cambio, en febrero-marzo de 1943 el desastre de la guerra para Alemania ya estaba en plena marcha. Hasta entonces habían cambiado muchas cosas desde aquel verano de 1938. Alemania había invadido Polonia el 1 de septiembre de 1939, pero los conspiradores de 1938 no reanudaron sus planes para evitar esa guerra, quizá porque se trataba de Polonia (odiada) y porque se habían dejado ganar por la convicción de Hitler de que Francia y Gran Bretaña no irían a la guerra por Polonia. Pero cuando Hitler ordenó un plan militar para atacar a Francia en el otoño de 1939, otra vez regresó al seno de los conspiradores el miedo al desastre alemán. Y volvieron a conspirar, pero tibiamente (tan tibiamente como el carácter de su líder militar, Halder). Con la victoria militar sobre Francia en junio de 1940 y su capitulación, desapareció por completo todo rastro de conspiración entre los caballeros de 1938. Es cierto que hubo individuos (Beck, Goerdeler, Oster, Witzleben, por citar los más famosos) que no se dejaron embargar por la borrachera de euforia que reinaba en los cuarteles alemanes en el verano de 1940, pero nada más. Los primeros crímenes masivos, preludio de los grandes crímenes iniciados tras la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, ya estaban teniendo lugar en la antigua Polonia, cuando los militares alemanes estaban ebrios de éxito tras la campaña del Oeste. Alemania estaba en su apogeo, y cuando en junio de 1941 se dio rienda suelta al crimen para llevar a cabo una guerra de exterminio contra la URSS, tampoco hubo rastro de planes de los conspiradores de 1938 para evitarlo, pues, a diferencia de entonces, creían que esa guerra no traería el desastre, sino la victoria. También es cierto que algunos de aquellos conspiradores así como otros oficiales del ejército mostraron sus reticencias, y en algunos casos su rechazo, por la naturaleza criminal de esa guerra plasmada en las órdenes criminales de Barbarroja. Pero nada de conspiración y menos de un atentado. Ni siquiera cuando se evidenció el fracaso final de Barbarroja en el otoño de 1941, ni cuando Estados Unidos declaró la guerra a Alemania (tras haberlo hecho previamente ésta a Estados Unidos), ni siquiera entonces, digo, hubo conspiradores para tejer un plan y llevarlo a cabo. Sólo cuando se gestó y consumó el desastre de Stalingrado en el invierno de 1942-1943, sólo entonces comenzaron los planes para asesinar a Hitler. Y aquí llegamos al fallido atentado de las botellas de licor de 13 de marzo de 1943 urdido por Tresckow. Mientras tanto el Holocausto y otros crímenes terribles del Frente Oriental ya eran una realidad insoportable para los conspiradores (algunos de los cuales habían participado en ella, aunque esto da para tratarlo aparte), más aún sabiendo que la guerra ya estaba perdida. El desastre alemán que tanto habían temido en el verano de 1938, y que los empujó a conspirar entonces, y el que también temieron en otoño de 1939, y que los volvió a empujar a conspirar, se había disipado en el verano de 1940 junto con sus temores, y desastre y temores no volvieron hasta el desastre de Stalingrado.

Estos son unos hechos que no se pueden ignorar a la hora de señalar cuál fue el motivo principal de los conspiradores a la hora de planear acabar con Hitler. Siempre y en todo momento fue el temor a que se repitiera un desastre bélico como el de 1918, sólo que en este caso sería mucho peor. Mientras primó el temor se impuso la conspiración, y ésta se disipó cuando despareció el temor y se impuso la euforia.

Por esto es difícil argumentar con cierto rigor en contra de quienes sostienen que los conspiradores se decidieron a atentar contra Hitler “sólo cuando vieron la guerra perdida”. Si refinamos el anterior entrecomillado por “sólo cuando temieron el desastre de una guerra por perder o perdida”, entonces creo que se vuelve irrefutable. En cambio, discrepo de quienes consideran a los conspiradores (en todo o en parte) unos asesinos y criminales de guerra, y también estoy en desacuerdo con quienes los presentan como unos héroes sin tacha. Ni héroes ni villanos. Sin embargo, tengo una cosa muy clara: más allá de las motivaciones y circunstancias individuales de cada caso, los conspiradores del atentado y golpe de estado de 20 de julio de 1944 fueron los principales (que no únicos) creadores del único asidero de decencia, la resistencia antinazi, al que se pudo agarrar la sociedad alemana en su conjunto tras el final de la guerra para encarar el futuro y superar el pasado.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2333
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Las conspiraciones contra Hitler-Danny Orbach

Mensaje por David L » Dom Nov 25, 2018 1:03 pm

Creo José Luis que has explicado perfectamente la idea central que ha querido mostrarnos Orbach en su libro, ni héroes ni villanos, hombres con sus defectos y sus virtudes, personas que aceptaron el nacionalsocialismo desde el primer día y que decidieron actuar contra él dado su deriva, también personajes antinazis desde primera hora; en definitiva, una amalgama de individuos que actuaron con motivaciones muy dispares a veces entre ellos, con unos conceptos éticos y morales muy personales difíciles de juzgar desde una óptica homogénea y actual. Esta es la idea principal del trabajo de Orbach, por eso resulta tan interesante ofreciéndote así otro punto de vista sobre la resistencia y los resistentes. En mi opinión es un libro de diez.

Saludos.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Responder

Volver a “Reseñas”

TEST