Auschwitz: investigación sobre un complot nazi- Florent Brayard

Recensiones personales de libros leídos

Moderador: David L

Responder
Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2374
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Auschwitz: investigación sobre un complot nazi- Florent Brayard

Mensaje por David L » Vie Oct 02, 2020 11:49 am

Imagen

Auschwitz: investigación sobre un complot nazi de Florent Brayard

576 páginas
140 x 213 mm
Tapa dura
ISBN 978-84-17623-01-2
Publicado en enero de 2019

Florent Brayard, es un historiador especializado en el estudio del genocidio Judío y del nazismo, la obra aquí reseñada se ha publicado en la editorial Arpa y representa el primer acercamiento a las tesis de este autor en lengua española.

Es un libro de más de quinientas páginas, una obra de investigación, como así acertadamente determina su título, sobre el conocimiento entre las élites alemanes del genocidio Judío. Una búsqueda en clave casi policial sobre hasta qué punto estaban informados o no algunos de los más altos dirigentes del Tercer Reich sobre el exterminio Judío. Para ello, Brayard toma como referente los diarios de Goebbels y es a través de estos escritos cómo Brayard va a confeccionar su teoría sobre el mencionado nivel de conocimiento.

Todo parte del cuestionamiento que hace el autor del nivel de conocimiento de Goebbels sobre el devenir de los judíos alemanes deportados al Este, y sobre todo del momento temporal en el que el Ministro de Propaganda es consciente de que estos judíos germanos corren la misma suerte que sus congéneres locales, es decir, su asesinato en las cámaras de gas o manos de los Einsatzgruppen. Brayard partía de la base de que Goebbels sabía que la deportación era sinónimo de muerte inmediata desde primera hora, pero para el autor esto es un hecho erróneo. Su principal hipótesis es que solamente a partir de octubre de 1943, y en concreto, gracias a la conferencia que Himmler ofreció en Posen ante los más altos dirigentes del Partido Nazi, Goebbels pudo ser conocedor con exactitud de la suerte de los judíos alemanes y del resto de la Europa occidental. Un secreto compartido, autorizado, pero más restringido de lo que uno pudiera creer a la vista de los acontecimientos.

Hitler, Himmler y Goebbels, tres protagonistas principales en esta historia, aunque uno de ellos por razones bien diferentes. Los dos primeros conocedores del sistemático aniquilamiento de los judíos, y un tercero no tan informado como pudiéramos creer sobre dicho genocidio. Esta es la base teórica de este trabajo. Y otro elemento fundamental para asentar dicha tesis, el hecho de la disociación analítica entre el asesinato de los Judíos del Este y la padecida por el resto de judíos procedentes del resto de Europa.

El autor explica también concienzudamente el motivo por el que esta información no fue rendida públicamente, o mejor dicho, se mantuvo en un silencio paradójico que puede resultar sorprendente visto el nivel que alcanzó este genocidio. Esa contradicción parece venir dada por la inconveniencia inicial de hacer público demasiado pronto esta política criminal. Florent Brayard también entra en temas ciertamente espinosos, o cuestionamientos que son difíciles de responder. Un ejemplo puede ser la supuesta diferencia entre dejar morir a una población o hacerla asesinar directamente, para Brayard constituye una suerte de invariante antropológica que hasta las mismas tesis nazis no han logrado borrar totalmente.

Como muy bien menciona Brayard, es para todos nosotros mucho más aceptable aceptar que todos los dirigentes nazis conocían el alcance de las matanzas que cuestionar este planteamiento, pero también deja muy a las claras que este hecho no cambia la magnitud del exterminio Judío. En el caso de Goebbels, éste pensaba que los judíos alemanes eran retenidos en los guetos vaciados por expreso deseo del Gobierno general en espera de su reasentamiento definitivo. Él estaba equivocado, y este equívoco duró más de lo que pudiéramos creer, sus diarios diseccionados por el historiador francés intentar avalar esta hipótesis. Cuando Goebbels hablaba de “exterminio Judío” hay que contextualizarlo en el periodo en el que se menciona, Brayard afirma que este discurso público no parece ligar la suerte de al menos la población judía alemana en la mentalidad del dirigente nazi en aquellos momentos. Ni tan siquiera la Conferencia de Wannsee, en enero de 1942, parece definitiva en este término, como hemos mencionado anteriormente hay que trasladarse a octubre de 1943 y a la Conferencia de Posen dada por Himmler para acotar y definir con propiedad el exterminio Judío como un hecho ya público a todas luces entre los más altos dirigentes del Partido Nazi.

En definitiva, un trabajo de investigación en donde el autor se implica a través de sus averiguaciones intentando desmarañar un asunto altamente delicado, el del momento exacto a un nivel más general del exterminio Judío. A través de Goebbels fundamenta Florent Brayard su teoría, para unos puede resultar una fuente excesivamente ligera, pero para otros puede resultar todo lo contrario, era nada más y nada menos que el Ministro de Propaganda de Hitler, y dejó por escrito muchas líneas sobre la vida del Tercer Reich.




Fuente imagan: https://arpaeditores.com/products/auschwitz
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9513
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Auschwitz: investigación sobre un complot nazi- Florent Brayard

Mensaje por José Luis » Vie Oct 02, 2020 7:22 pm

¡Hola a todos!
David L escribió: Todo parte del cuestionamiento que hace el autor del nivel de conocimiento de Goebbels sobre el devenir de los judíos alemanes deportados al Este, y sobre todo del momento temporal en el que el Ministro de Propaganda es consciente de que estos judíos germanos corren la misma suerte que sus congéneres locales, es decir, su asesinato en las cámaras de gas o manos de los Einsatzgruppen. Brayard partía de la base de que Goebbels sabía que la deportación era sinónimo de muerte inmediata desde primera hora, pero para el autor esto es un hecho erróneo. Su principal hipótesis es que solamente a partir de octubre de 1943, y en concreto, gracias a la conferencia que Himmler ofreció en Posen ante los más altos dirigentes del Partido Nazi, Goebbels pudo ser conocedor con exactitud de la suerte de los judíos alemanes y del resto de la Europa occidental.
No leí el libro de Brayard, pero me choca mucho lo que se dice en la cita de arriba. Hay bastantes pruebas, a mi juicio, que muestran que Goebbels sabía, mucho antes de octubre de 1943, el destino mortal que estaban recibiendo los judíos. Un breve repaso al Goebbels de Longerich me sirve para extraer los siguientes ejemplos que siguen.

El primero, cronológicamente, es de 16 de noviembre de 1941, fecha en la que Goebbels escribió un artículo en el periódico semanal Das Reich donde afirmaba que la profecía de Hitler de 30 de enero de 1939, de la destrucción de la raza judía de Europa, se estaba convirtiendo en una realidad: ["We are now experiencing the realization of that prophecy and the Jews are experiencing a fate which, while hard, is more than deserved. Sympathy with them or regret about it are completely inappropriate.” “World Jewry,”
Goebbels continued, was now suffering a “a gradual process of annihilation,” a phrase that left little doubt about the fate of those who had been deported
]. (Peter Longerich, Goebbels. Vintage, 2015, p. 487).

El segundo, unos cinco meses después. Tras conocer sobre el asesinato masivo en cámaras de gas dirigido por Globocnik en Belzec, iniciado el 16 de marzo de 1942, Goebbels escribió en su diario unos días después, 27 de marzo: “The Jews are now being deported to the east from the General Government, beginning with Lublin. A fairly barbaric procedure, not to be described in any detail, is being used here, and not much is left of the Jews themselves. In general it can probably be established that 60 percent of them will have to be liquidated, while only 40 percent can be put to work.” Y unas frases más adelante sigue la entrada: “A judgment is being carried out on the Jews that is barbaric but thoroughly deserved. The prophecy that the Führer gave them along the way for bringing about a new world war is beginning to come true in the most terrible fashion. There must be no sentimentality about these matters. If we didn’t ward them off, the Jews would annihilate us. […] No other government and no other regime could produce the strength to solve this question generally. Here too the Führer is the unswerving champion and advocate of a radical solution that the situation requires and therefore appears unavoidable.” (Peter Longerich, Goebbels. Vintage, 2015, p. 514.

En diciembre de 1942 se publicó en la prensa internacional un creciente número de informes sobre el asesinato masivo de los judíos en la Europa ocupada por los nazis. Al respecto, Goebells comentó el 14 de diciembre: “We can’t respond to these things. If the Jews say that we’ve shot 2.5 million Jews in Poland or deported them to the east, naturally we can’t say that it was actually only 2.3 million. So we’re not in a position to get involved in a dispute, at least not in front of world opinion.” (Ibid., 563).

En fin, habrá que leer el libro de Brayard, pero mientras tanto me parece difícil aceptar su tesis respecto a Goebbels. ¿Dice algo Brayard en contra de estos ejemplos que he puesto y otros muchos que he omitido?

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9513
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Auschwitz: investigación sobre un complot nazi- Florent Brayard

Mensaje por José Luis » Sab Oct 03, 2020 8:10 am

¡Hola a todos!

He leído la introducción del libro de Brayard. Y he vuelto a leer la exposición del compañero David L. Me doy cuenta de que la tesis del "desconocimiento real" de lo que les sucedía a los judíos se ciñe en primer lugar a los alemanes judíos, y, por extensión, a los judíos de la Europa occidental. Por ejemplo:

"En concreto, quería volver sobre un conocido pasaje que ya había comentado por extenso y que planteaba problemas. El 28 de marzo de 1942, Goebbels transcribió que acababa de ser informado sobre el asesinato de los judíos en el Gobierno General, el territorio polaco bajo yugo alemán pero no integrado en el Reich. Pero una de las frases era ambigua. No se podía decidir, solo con leer el texto, si los judíos alemanes deportados a ese territorio y confinados en guetos tenían que conocer o no el mismo destino que los judíos locales, deportados y exterminados en el campo de Belzec". (p. 16).

Y unas líneas más abajo en la misma página, escribe Brayard:

"Me faltaba una confirmación interna extraída del propio Diario: la encontré finalmente gracias a esta investigación sistemática. Goebbels no dejaba entender que los judíos alemanes deportados a los territorios polacos también fueran a ser exterminados, porque tres meses más tarde, como veremos, supuso que aún estaban vivos. Los seguía considerando una amenaza real cuyo confinamiento en los guetos permitía subyugar de manera solo provisional".

"La cuestión, desde entonces, fue la siguiente: ¿en qué momento supo Goebbels que los judíos alemanes deportados al Este estaban corriendo la misma suerte que sus congéneres locales, que los estaban asesinando en cámaras de gas como los otros habían sido gaseados o asesinados por los Einsatzgruppen? La investigación me condujo a un resultado muy alejado del que me esperaba: habían hecho falta bastantes meses para que Goebbels supiera o, en el peor de los casos, fuera informado, de que la deportación era sinónimo de asesinato inmediato e indiscriminado".

Brayard presenta, en sus propias palabras, una propuesta, la siguiente: [la «solución final de la cuestión judía», ese asesinato sistemático del conjunto de judíos europeos, fue concebida en el más absoluto de los
secretos, o al menos en el mayor secreto posible]. (p. 24).

Luego Brayard delimita el alcance de ese desconocimiento, esto es el alcance del complot, para usar sus palabras: "En definitiva, y esta es la limitación más importante, el complot solo afectó a un aspecto de la «solución final», pero a un aspecto crucial: el asesinato de los judíos alemanes y de los países aliados de Alemania, lo que en sí era, por naturaleza, más transgresor y diferente que matar a los Ostjuden. La masacre de millones de judíos del Este, soviéticos o polacos, se había perpetrado a través de diferentes modalidades, había obedecido a un calendario pospuesto, y era a la vez concebida y comprendida a través de categorías específicas. Los Ostjuden eran los que más contrastaban con los arios, por su apariencia, su
modo de vida y el poder de los fantasmas que se proyectaban sobre ellos: eran la encarnación de las peores concepciones racistas nazis
". (...) "En cambio, el asesinato de los judíos alemanes, y más concretamente de los que vivían en el oeste, el sur y el norte de Europa, tenía una carga transgresora mucho mayor, por el propio hecho de su proximidad con los miembros de las sociedades en las que vivían. Esta diferencia sustancial, que era vivida como una evidencia por los contemporáneos pero que, subyugados por nociones como la «Shoah» o el «Holocausto», ya no alcanzamos a comprender, se puede sentir a muchos niveles, como podremos observar. El asesinato de los judíos occidentales se decidió más tarde y fue objeto de procedimientos específicos, y justamente para ocultarlo se llevó a cabo un secreto reforzado, superlativo, que asimilo por ello a un complot". (p. 28).

Bien, en este orden de cosas claramente delimitado (La disociación de orden analítico entre el asesinato de los judíos del Este y el de los otros judíos..., escribe Brayard en p. 31), cambia del todo lo que he escrito en mi anterior mensaje, escrito sin tener en cuenta esa "disociación". Y sólo me resta leer el libro de este historiador francés para ponderar la solidez de su propuesta.

Mientras tanto, me permito adelantar que el capítulo de la introducción me parece magnífico en su exposición, claridad y estilo, lo que me habla muy bien del trabajo del traductor (Javier García Soberón). Los argumentos iniciales de Brayard me parecen sólidos, especialmente en su revisión del significado de la Conferencia de Wannsee. En concreto respecto a la Conferencia de Wannsee:

[La disociación de orden analítico entre el asesinato de los judíos del Este y el de los otros judíos se revela fundamental en la presente investigación. Se encuentra combinada con una revisión de la conferencia de Wannsee. El 20 de enero de 1942, Reinhard Heydrich fue claro: llegado el momento, todos los judíos debían
morir. ¿Explicó igual de bien que había que matarlos a todos? El dispositivo descrito por el jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA) era, según los informes de que disponemos, más heterogéneo: los judíos alemanes y occidentales, que constituían el objeto de la reunión, serían deportados al Este o
morirían de maneras sofisticadas, entre las que estarían la deportación a tierras inhóspitas o los trabajos forzados. Como complemento a esa «disminución natural» que se extendería durante un periodo indeterminado, Heydrich indicaba que los que sobrevivieran serían tratados «de manera apropiada»; y yo también creo que se refería a matarlos, algo cuya importancia era sin embargo marginal en la economía general del proyecto. No obstante, ver en esta descripción, como suele hacerse, una especie de anunciación de las cámaras de gas de Auschwitz es una simplificación, o peor: un anacronismo. Porque la construcción
de los cuatro complejos de gasificación y de cremación que dieron al campo su dimensión industrial se decidió medio año más tarde. Pero un semestre es un periodo más que largo en el corto tiempo de la guerra, y aún más en esa ventana tan pequeña en la que se inscribe el paso al asesinato, para el que la unidad de
tiempo utilizada son los meses o los días
]. (pp. 31-32).

O bien: "La reordenación que propongo aquí —poco ambiciosa en verdad— se inscribe en la recta línea de mis trabajos precedentes. Consiste en tomarse en serio este dispositivo de múltiples disparadores que, si bien estuvo presente en Wannsee, se ejecutó de forma efectiva en los meses que siguieron: un estado de cosas que constituye una última objeción a la lectura consagrada de Wannsee. En otras palabras, es conveniente, creo, retrasar unos meses respecto al relato tradicional el paso definitivo al asesinato indiscriminado y sin esperas. De hecho, entre abril y junio de 1942, el esquema original de desaparición a corto o medio plazo de todos los judíos dio lugar a una deportación rápida a las cámaras de gas de Auschwitz, de Sobibor o de Treblinka. De un proyecto político de extinción, como el que se expuso en Wannsee, se pasó entonces a una política de exterminio". (pp. 32-33).

Por último e importante: "El sentido que yo le otorgo a Auschwitz en el presente libro es aún más restringido: no pretendo designar con este nombre el conjunto del genocidio, sino la última configuración de la política antijudía, por la que todos los judíos, y ya no solo los judíos del Este, debían ser asesinados. Auschwitz remite por tanto a la vez a un dispositivo y a una temporalidad que son indisociables. Porque el campo fue transformado progresivamente en un sitio industrial de exterminio a partir de la primavera de 1942, en el momento en que la política nazi dio el paso al asesinato total y se volcó en su ejecución". (p. 33).

En definitiva, esta introducción de Brayard me resulta muy interesante en todos sus aspectos, lo que me llevará a leer su libro, sin duda alguna. Sólo me resta agradecer a David L que haya llamado mi atención sobre este libro y este historiador francés del que no había leído nada hasta hoy.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Rorrete
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 620
Registrado: Mié Sep 17, 2008 2:00 pm
Ubicación: Granada

Re: Auschwitz: investigación sobre un complot nazi- Florent Brayard

Mensaje por Rorrete » Dom Oct 18, 2020 12:16 am

Muy buena reseña, David, y muy buenos comentarios José Luis. Me habéis convencido y ya lo he comprado,

Saludos
Nunca discutas con un estúpido; te hará descender a su nivel, y allí te vencerá por experiencia - Mark Twain
http://rorrete.blogspot.com.es/

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2374
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Auschwitz: investigación sobre un complot nazi- Florent Brayard

Mensaje por David L » Mar Oct 27, 2020 6:41 pm

Gracias Rorrete, en el fondo los jerararcas nazis sabían perfectamente que la sociedad alemana no estaba preparada para afrontar con pleno apoyo el exterminio judío y, más en concreto, el destino final de sus conciudadanos judío-alemanes. Ni el propio Goebbels, protagonista de esta magnífica investigación de Florent Brayard, conocía ese terrible desenlace que esperaba a los mencionados judíos alemanes. Es evidente que no fue algo improvisado, la experiencia en el manejo de la cuestión judía en el propio Reich sirvió a su vez de experiencia a la hora de ocultar dicho destino trágico. En la reunión celebrada en Posen el 6 de octubre de 1943 se pusieron las cartas boca arriba.

Saludos.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Responder

Volver a “Reseñas”

TEST