La División Wiking en el Cáucaso 1942-1943. Massimiliano Afiero

Recensiones personales de libros leídos

Moderador: David L

Avatar de Usuario
David L
Moderador
Moderador
Mensajes: 2244
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

La División Wiking en el Cáucaso 1942-1943. Massimiliano Afiero

Mensajepor David L » Jue Mar 23, 2017 9:50 pm

Imagen

La División Wiking en el Cáucaso 1942-1943, de Massimiliano Afiero.

Nº de páginas: 191 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: ALMENA EDICIONES
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 978849454147

Verano de 1942 la Operación Fall Blau estaba ya en marcha y sus objetivos bien establecidos: aniquilación de las tropas soviéticas desplazadas entre la cuenca del Donets y el Don, la conquista de los pasos del Cáucaso y los ricos yacimientos petrolíferos del Caspio, además de un objetivo mucho más ambicioso, nada más y nada menos que la conexión con las fuerzas italo-alemanas que venían de Egipto y con las japonesas que venían de la India. Como podéis leer las esperanzas en esta nueva campaña germana apuntaban el listón muy alto y para ello necesitarían de todas las fuerzas posibles en aras de lograr sus metas. La División Wiking, unidad compuesta en su gran mayoría por voluntarios escandinavos aunque también la conformaban soldados de otros lares de Europa, participaría de lleno en esta operación. La trayectoria de esta unidad desde el verano de 1942 hasta su retirada hasta línea de retaguardia en la cabeza de Rostov es el espacio temporal que va a cubrir esta obra de Massimiliano Afieri. El libro forma parte de la colección de Almena Imágenes de guerra.

La obra consta de poco más de 190 páginas, acompañada de un sinfín de fotografías espectaculares todas ellas y que son el gran tesoro de esta trabajo, la sensación que produce leer la marcha de la Wiking junto a imágenes de guerra relativas a la misma consiguen un efecto de realismo en el relato que en mi opinión dan mucho valor a la historia de esta unidad.

La misión de la Wiking no era baladí, la división debía llegar el 18 de julio a la región noreste de Tanganrog, en el mar de Azov, y establecer una cabeza de puente al otro lado del Mius. Desde aquí debía progresar en dirección a Rostov y conquistar la ciudad. Tras la caída de Rostov, las fuerzas germanas habrían tenido acceso libre a todo el Cáucaso occidental. Su rápido avance tras la caída de Rostov y el cruce del Don presagiaba un gran éxito, pero los soviéticos ya no cometían tan fácilmente los errores de la primera campaña y se mostraban mucho más aguerridos acometiendo una defensa móvil que evitaba aquellas grandes trampas que habían sufrido en ese primer año de guerra. El SS Gruppenführer Felix Steiner, al mando de esta unidad lo expresó muy claro en estas palabras a las puertas del Cáucaso: “Debemos conquistar medio millar de kilómetros cuadrados de la estepa y después ahí estará el Cáucaso”. Sin duda estában ante un reto inmenso, avanzar del mar Negro al mar Caspio, pasando por una de las cordilleras más grandes del mundo, bisagra entre Europa y Asia. Adentrados en el Cáucaso la Wiking batalló sin cesar encontrando grandes dificultades, a pesar de sus aguerridas fuerzas las bajas comenzaron a ser un lastre y su capacidad logística comenzaba a verse afectada por la gran extensión de sus líneas, Stalingrado sería la puntilla que lastraría a la Wiking a una retirada en aras de ayudar a sus camaradas atrapados en la zona, el empuje soviético acabó por obligarla a llegar de nuevo a Rostov si no querían verse ellos mismos copados. Toda esta larga travesía es narrada por el autor con tal ímpetu que resulta difícil no poder imaginar la penuria de dicha retirada. Las imágenes que acompañan al texto vuelven a hablar por si solas. El repliegue hacia el oeste no fue un camino de rosas, los muertos, heridos y hospitalizados se contaban por centenares. Los caídos quedaban en muchas ocasiones sobre el terreno sin posibilidad de mantener la posición en ayuda de los mismos, el abandono era total, la defensa de las últimas posiciones en la orilla oriental del Don en febrero de 1943 acabó con el sueño de la conquista del Cáucaso. El SS Gruppenführer, Felix Steiner , reunió aquella fría mañana del 8 de febrero a sus oficiales de estado mayor y no pudo ser más realista: “…los soviéticos están a punto de cruzar el Donets en su confluencia con el Dnieper. Amenazan ya la ciudad de Izium, debemos agregarnos al I Panzerarmee para participar en la contraofensiva…..¡va ser duro muy duro! “…..pero eso ya fue otra historia….


Fuente imagen: https://www.casadellibro.com/libro-la-d ... 76/4787778
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Volver a “Reseñas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados