pub01.jpg

Libros sobre la División Azul

Recensiones personales de libros leídos

Moderador: David L

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2290
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Libros sobre la División Azul

Mensajepor David L » Jue Feb 05, 2015 3:23 pm

Imagen

Legión Española de Voluntarios en Rusia, de Manuel Pérez Rubio & Antonio Prieto Rubio.

Datos del libro
Nº de páginas: 476 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: ACTAS
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788497391481


La editorial Actas ha apostado una vez más por mantener el interés entre los aficionados a la IIGM, y en concreto, a los españoles que marcharon al frente oriental encuadrados en la División Azul, en este caso los autores Manuel Pérez Rubio y Antonio Prieto Barrio se adentran en la microhistoria al ofrecernos la crónica del epílogo de la presencia hispana en Rusia: la historia de la Legión Española de Voluntarios en Rusia.

El libro en su presentación es magnífico, de gran dimensión, se divide en 12 capítulos con 9 anexos a cuál más interesante, la aportación gráfica es de primer orden y la documentación ofrecida pone el listón muy alto para igualar o superar este trabajo.

De todos es conocida la participación de la DEV en la contienda mundial en el frente del Este, pero no parece que su último resquicio, la llamada Legión Azul, haya dado tanto que hablar, la verdad es que las dimensiones entre una unidad y la otra es claramente evidente, mientras la DEV era una División de infantería, la LEV sólo alcanzó el nivel de lo que sería un regimiento. Como podéis comprobar el hecho diferencial numérico la hace claramente perdedora frente a su hermana mayor, la División Azul, además el contexto situacional y temporal ofreció menores posibilidades de lucimiento a la Legión que a la Blau, aunque siempre se puede alegar que esta última no lo hizo nada mal ante una posición muy complicada como fue afrontar la ofensiva de invierno soviética contra el Grupo de Ejércitos Norte (GEN) de la Wehrmacht aquel invierno de 1943-1944. Su inclusión en la 121 División alemana a mediados de diciembre de 1943 y obligados por la ofensiva de enero del 44 rusa frente al GEN llevó a los españoles a retirarse junto a sus colegas de armas alemanes y con ello a compartir con ellos las tremendas dificultades que suponía una retirada hacia el oeste. Las retiradas siempre tienen mala fama, pero no es nada sencillo realizarlas en orden y consiguiendo perder los menos efectivos y material pesados posibles, la LEV mantuvo el tipo y logró cumplir con efectividad ese cometido, siendo muy destacado su participación en la defensa de Lyuban en enero de ese año de 1944. De todo esto nos habla este gran trabajo de investigación.

El tema gráfico es para destacar, si antes mencionaba que la historia de la Legión Azul puede considerarse microhistoria si nos atenemos al inmenso océano que suponía el frente del Este con sus grandes formaciones militares y la cantidad inmensa de recursos utilizados en el mismo, la cantidad y el detalle del material fotográfico hace ya de este trabajo una joya, hay para todos los gustos, fotografías detalladas de los soldados, con sus nombres y apellidos, el nivel de detalle al que se somete a la misma es para nota. ¡Qué gran trabajo de investigación!.

Además, no hay un detalle que se quede sin explorar de esta unidad, desde la laboriosa y complicada situación política que hizo casi imposible su creación, su génesis como unidad regimental, la uniformidad, su despliegue en el frente, lista de combatientes, condecoraciones logradas, armamento utilizado, aspectos de militaría que seguro que hace las delicias a los aficionados a esta temática. En fin, un trabajo muy completo, muy enfocado en su vertiente militar, y que sin duda deja el listón muy alto para futuras publicaciones. Una obra de referencia sobre el tema.

Un saludo.

Fuente imagen: http://www.casadellibro.com/libro-legio ... 81/2407690
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2290
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Libros sobre la División Azul

Mensajepor David L » Dom Sep 13, 2015 1:42 pm

Imagen Subido en subir imagenes

Legión Azul y Segunda Guerra Mundial, de Xavier Moreno Julia.

Nº de páginas: 904 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: ACTAS
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788497391474

La presencia española en el frente del Este junto a las unidades de la Wehrmacht tuvo un claro protagonista, la División Azul, una fuerza que combatió con dureza y cumplió con creces su cometido durante dos años. El desarrollo de la guerra y las presiones Aliadas acabaron por obligar al régimen franquista a repatriar esta división y de esta manera a renunciar en cierta manera a brindar un apoyo más que evidente a la Alemania de Hitler. Pero… ¿estaba dispuesto Franco a abandonar a su compañero de lucha anti bolchevique en el mencionado frente oriental? La Legión Azul es la respuesta a esta incomoda cuestión. La génesis de esta pequeña unidad equivalente a un Regimiento, compuesta a su vez de tres Banderas o Batallones, y de aproximadamente 2269 hombres, conformaron aquella pequeña unidad, un microcosmos como se la ha denominado en otros estudios, y su presencia responde a la idea de continuidad en la lucha contra el comunismo soviético.

La Legión Azul, tal y como reconoce el autor, es la gran olvidada de la presencia española en la lucha contra Stalin, numéricamente muy inferior a su hermana mayor la División Azul, apenas estuvo en el frente ya que su estancia allí no pasó de cinco meses, sus labores fueron principalmente orientadas a la lucha antipartisana….y lo más importante a destacar y que intenta demostrar el profesor Julia , su existencia estuvo marcada por su contenido político, es decir, había que intentar mantener un mínimo de decoro con sus aliados germanos y a su vez demostrar a los británicos y norteamericanos que se estaba en el camino de renunciar al apoyo militar al régimen nazi. Para ello, en los capítulos más interesantes de este trabajo Moreno Julia nos muestra la titánica lucha del ministro de AAEE, general Jordana, y la del embajador en Berlín, Sr Ginés Vidal y Saura, a la hora de lidiar y contemporizar con los gobiernos alemán, británico y norteamericano, una dura pelea donde no siempre pudieron lograr el éxito, las presiones internas desde los sectores falangistas y una parte del Ejército no contribuyeron desde luego a alcanzar el objetivo deseado: ir soltando lastre de la dependencia germana y ofrecer una cara más amable a los Aliados que sirviera para obtener sobre todo petróleo con el que mantener la mínima capacidad industrial y de servicios de la España franquista. En este tema es donde el libro del profesor Moreno Julia alcanza la excelencia.

Entrando ya en lo que es este ensayo propiamente dicho, recalcar que estamos ante una exposición político-militar contextualizada en el conjunto de la contienda tal y como ya había realizado en su anterior trabajo sobre la División Azul; Xavier Moreno Julia estructura el contenido de este libro realizando inicialmente un planteamiento general de la guerra hasta 1943, incluyendo en ella un breve análisis de los movimientos de voluntarios europeos que marcharon al frente del Este junto a sus compañeros germanos, y resaltando los últimos recovecos de la estancia divisionaria en frente Norte. A partir de aquí es cuando el libro queda organizado en tres grandes bloques: la guerra entre los meses de septiembre a diciembre de 1943 y posteriormente enero-abril de 1944, la participación de la Legión Azul en acciones bélicas en esos meses de tiempo mencionados y la trama que se desarrollaba en la retaguardia, es decir, lo que estaba pasando en España en esos momentos contextualizado a la importancia de esta unidad en las relaciones España- Aliados- Eje. Para acabar, un epilogo y unas conclusiones que remarcan claramente qué significó la Legión Azul y qué consecuencias tuvo para el régimen de Franco su existencia. Además, para todos aquellos que quieran entrar en el sinuoso mundo de la diplomacia internacional hay también una serie de documentos donde podemos llegar a comprender lo complicado que resultó mantener la Legión Azul en aquellos difíciles momentos. Y por último y realmente brillante, el autor nos ofrece los nombres completos, la unidad a la que estaban adjuntados, el lugar y fecha de nacimiento, número de chapa, batallón de llegada, procedencia y nombre y lugar del beneficiario en caso de caer en combate de 2199 de los 2269 soldados que combatieron en la Legión Azul.

Magnífico trabajo del profesor Xavier Moreno Julia que pone la guida a años de estudio sobre la presencia española en el frente del Este en la lucha contra el comunismo soviético.


Fuente imagen: http://www.casadellibro.com/libro-legio ... 74/2407691
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2290
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Libros sobre la División Azul

Mensajepor David L » Lun Ago 08, 2016 9:38 am

Imagen

Un artillero de trinchera. Memorias de un divisionario valenciano, de Constantino Georgacopulos Teja.

Nº de páginas: 221 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Vicente J. Sanjuan ediciones
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 978-84-606-5443-8
Año: 2015

La presencia española en el frente ruso está sin duda marcada por una peculiar unidad de la Wehrmacht, la división 250, aquella compuesta por unos miembros a los que la Guerra Civil española marcaría sus vidas para siempre, son los divisionarios que conformarían la llamada División Azul.

Serían unos 45.000 hombres los que irían pasando por la Blau durante sus dos años de presencia real en el frente Norte, Leningrado fue su gran punto de referencia. A pesar de ser un número muy reducido, si eso lo contraponemos al total de fuerzas implicadas en el frente del Este, la gran cantidad de libros de memorias es una constante desde que aquellos aventureros regresaron de Rusia, actualmente esta dinámica continúa con gran éxito, estas nuevo libro de recuerdos divisionarios es una buena muestra de ello.

Nuestro protagonistas esta vez es el divisionario Constantino Georgacopulos Teja, como podéis haber comprobado por su primer apellido su padre era griego y su madre española, él nació en Mahón pero se crio en Valencia y se sintió siempre un valenciano de pro. Constantino pertenecía a lo que hoy llamaríamos clase media, es decir, tenía sus estudios universitarios, era Maestro Nacional, además fue un “camisa vieja”….a lo mejor muchos os preguntaréis qué quiere decir esto, se les llamaba de esta manera a todos aquellos miembros de Falange Española que habían pertenecido a la organización desde su fundación, así que Constantino estaba bregado en la lucha callejera tan frecuente en aquellos tiempos complicados del final de la II República española. Siendo miembro de Falange, seguidor de José Antonio Primo de Rivera estaba claro que su vida no iba a ser precisamente tranquila. Cuando estalló la Guerra Civil acabó englobado en las fuerzas republicanas, su deseo de pasarse a zona nacional no tuvo éxito así que cuando acabó esta se dio la paradoja, muy comentado por él durante todo el relato, de que aquel “camisa vieja” parecía que tenía que comenzar de cero de nuevo. Ahí es cuando la División Azul hace su acto de presencia y da la oportunidad a nuestro protagonista de luchar contra el comunismo, algo que no pudo realizar durante la contienda española.

Georgacopulos es el típico soldado que realizando el servicio militar, estaba destinado en el Regimiento de Artillería nº 44 de Barcelona, aprovechó la oportunidad de alistarse más fácilmente para combatir en Rusia, el hecho de pertenecer al arma de artilleros le condujo a acabar ligado a la Artillería divisionaria, una unidad que tenía como lugar de reagrupamiento el cuartel de Artillería de Calatayud( Zaragoza), que junto al de Logroño, en este caso se reubicaban las unidades de infantería, servirían como lugares de Deposito, de ambos sitios saldrían lo que se denominó Batallones de Marcha. Constantino saldría desde Calatayud el 16 de septiembre de 1942 en el 16º Batallón de Marcha, si os habéis dado cuenta la fecha de salida es relativamente tardía, a finales de 1942 ya se sabía que la campaña de Rusia no sería un paseo triunfal y que eso de desfilar por las calles de Moscú no parecía que fuese a ser tan fácil, además el número de bajas españolas demostraba que ir a Rusia no era ninguna fiesta, pero los relevos siguieron a buen término y la convicción de luchar contra el comunismo era una máxima en la gran mayoría de divisionarios . Todos conocemos que estas unidades tardías han recibido siempre críticas en el sentido de que se ha querido demostrar su poco apego voluntario, por decirlo de alguna manera, podría estar en parte de acuerdo. La guerra se estaba poniendo muy fea y ya se sabía que ir a Rusia no era una bicoca, pero hay que entender que la División Azul fue una consecuencia de la Guerra Civil española, la gran mayoría de divisionarios eran anticomunistas, una gran mayoría de ellos católicos, Constantino lo era y muy ferviente, y prácticamente no había divisionario que no hubiese tenido un familiar muerto en la Guerra de España. Sin entender esto no se puede llegar a comprender la génesis y desarrollo de la División Azul. El caso de Constantino es un ejemplo. Camisa Vieja, un hermano en las filas socialistas que acabó asesinado, parece ser, por miembros del PCE en Francia durante la IIGM, católico practicante, su perfil encaja perfectamente con la mentalidad con la que fue creada la División.

¿Qué papel jugó nuestro protagonista en Rusia? Bueno, estuvo en Artillería, hecho que le dio un acceso y una convivencia más prolongada con sus compañeros germanos, a veces sus unidades estaban relativamente cercanas y eso hizo que convivieran mucho más juntos que sus compañeros infantes. Constantino tuvo la muerte muy cerca, vio y padeció las bajas de sus compañeros, se enamoró como cualquier joven de su época de las “pañencas” nombre con el que bautizaron los divisionarios a las mujeres ya fuesen polacas o rusas, y también pudo comprobar por sus propios ojos la terrible existencia de los Judíos de la zona, presos de los germanos.

Las memorias contiene anécdotas muy buenas, desde luego Constantino no deja de comparar al infante español y su “relajada” disciplina con la de su homologo alemán. Comenta por ejemplo que estando trabajando en un pueblo en ruinas su compañero alemán le pregunta por la ubicación del retrete….Constantino mira a su alrededor como diciendo… ¿necesitas retrete entre todas estas ruinas?...pues bien, parece que los alemanes solían realizar un agujero muy cerca de los bunkers parece aliviar sus necesidades y cuando estaba lleno lo tapaban y volvían a abrir otro cercano. Pues bien, según cuenta Georgacopulos los españoles eran más pudorosos en ese sentido y se alejaban más de la cuenta en ocasiones para realizar sus necesidades habiéndose dado más de un disgusto por ese motivo. El respeto a las normas no parecía estar entre las prioridades de los divisionarios, trabajar con la gorra ladeada, el cinturón desabrochado y la camisa abierta, recomendaciones de llevar a cabo una tarea por la noche y sin embargo hacerlo de día ante la incrédula mirada de los germanos, caminar por encima de las trincheras en vez de hacerlo por dentro de las mismas etc...De todas formas también todo esto se ve compensado por un sincero compromiso con la lucha anticomunista, ellos estaban allí voluntarios…y eso era muy valorado…..no se puede uno desligar de la realidad contemporánea que vivieron aquellas generaciones criadas en la guerra y en un mundo donde el ascenso y consolidación de los fascismos representaba una ruptura total con el orden establecido. La guerra y su final puso las cosas en su sitio, pero hombres como Constantino Georgacopulos nunca abnegaron de su presencia en el frente de ruso, de su implicación en la contienda contra el comunismo de Stalin….y así lo hicieron hasta el final de sus días.


Fuente imagen: http://www.cervantes.com/libro/97884606 ... alenciano/
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2290
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Libros sobre la División Azul

Mensajepor David L » Jue Abr 20, 2017 8:33 pm

Imagen

Españoles en gulag de Stalin. VVAA.

Nº de páginas: 284 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Vicente J. Sanjuán ediciones
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 978-84-617-7917-8
Año:2017

La participación española en el frente más sangriento de la Segunda Guerra Mundial está protagonizada sin duda por la División Española de Voluntarios también conocida como División Azul, más de 45000 hombres pasaron por sus filas, de éstos cayeron en torno a los 5000, si a ello sumamos los casi 9000 heridos, los más de 2000 mutilados y los prisioneros que se calcula rondaron los 450, bien podemos hacernos una idea muy concreta de la capacidad combativa de esta unidad de voluntarios anticomunistas.

De todas estas cifras mencionadas nos quedaremos con la última de ellas, la referente a los prisioneros, porque de su paso por los gulag de Stalin trata este doble libro de memorias escrito por los divisionarios Manuel Sánchez Lozano y Miguel Antonio Moreno Moreno, ambos capturados en la Batalla de Krasny-Bor el 10 de febrero de 1943. Nuestros dos protagonistas pasaron más de once años en los campos de concentración soviéticos, teniendo la suerte de salir vivos de allí y poder regresar a España en el Semiramis, un barco mercante que les traería de vuelta a casa el 2 de abril de 1954.

Entrando ya de lleno en el libro lo primero que me gustaría destacar es su presentación, notas a pie de página, algo que siempre es de agradecer, unas excelentes ilustraciones dibujadas por el también ex-preso y divisionista Manuel Rodríguez Martín y, para acabar, una gran selección de fotografías y documentos que complementan la narración de los hechos con un nivel excelente.

El libro en sí no es demasiado extenso, apenas 200 páginas de texto, una interesante introducción sobre la vida y la organización interna de los gulag nos servirá para situarnos en el peculiar mundo concentrionario estaliniano, este prólogo es muy importante para poder entender posteriormente la trayectoria sufrida por los prisioneros divisionistas durante su cautiverio.

Como he mencionado anteriormente, estamos ante un doble libro de memorias, el primero de ellos titulado “Y llegó la primavera” escrito por Manuel Sánchez Lozano, con una introducción biográfica llevada a cabo por el mejor especialista en el tema de los divisionarios españoles en Rusia, Carlos Caballero Jurado, todo un referente en la materia.
Pasamos ya a analizar brevemente estas primeras memorias; Manuel Sánchez Lozano fue un divisionario alistado desde primera hora….pero he aquí lo más importante, ¡no fue llamado a filas hasta el año 1942!, es decir, prácticamente más de un año después desde su alistamiento. ¿Qué queremos resaltar con esta afirmación? Pues algo muy sencillo y que cae por su propio peso, estos hombres a pesar de comenzar a conocer las bajas en Rusia siguieron manteniendo su compromiso en su lucha contra el comunismo, base muy importante para afrontar lo que posteriormente sería su cautiverio en los Gulag de Stalin. Estas memorias fueron transcritas a papel allá por los años 80 y abarcan toda su trayectoria en la División Azul, desde su alistamiento hasta su regreso a España en el Semiramis en 1954, trece años de vida divisionaria y once de cautiverio. Sus numerosas vivencias, pasó por numerosos gulag a lo largo de todos estos años, muestran brillantemente cómo fue la horrible vida diaria a la que tuvieron que enfrentarse estos hombres a los que Stalin negaba la aplicación del Convenio de Ginebra en torno a los prisioneros de guerra. A pesar de todas las penalidades sufridas y narradas en estas memorias, me quedaría con su noble recuerdo del pueblo ruso, al que consideraba tan víctima del totalitarismo bolchevique como a él mismo.

Entramos ya de lleno en el segundo libro de memorias, el escrito por Miguel Antonio Moreno Moreno, titulado “El gran presidio”; el prologo corre a cargo de su sobrina, Josefa Moreno, la cual nos realiza un esbozo de lo que fue la vida de este divisionario, sin duda marcada por su dura experiencia durante la Guerra Civil española y clave una vez más para entender la principal motivación de hombres como Miguel Antonio Moreno Moreno en su alistamiento en la División Azul. En cuanto a este relato, nos encontramos ante unas memorias mucho más cercanas, es decir, fueron escritas prácticamente regresado de Rusia y, por tanto, los recuerdos tienen esa proximidad temporal que para mí le dan mucho más valor todavía, son recuerdos frescos no debilitados por el tiempo, además están escritos en tercera persona, algo que reconozco que me despistó inicialmente tras iniciar su lectura. En este relato el tema central radica exclusivamente en su paso por los gulag de Stalin, aquí no hay referencias a su trayectoria en la División Azul a excepción claro está de aquella jornada fatídica donde Miguel Antonio Moreno Moreno caería preso en Krasny-Bor por los soviéticos. A partir de esta fecha, y hasta su vuelta en el Semiramis onces años después, solamente conoceremos, por deseo expreso de su autor, las interioridades de la vida de los presos españoles en los presidios estalinianos. Son tantos los detalles que nos plasma en papel este divisionario, que sus apenas cien páginas de narración resultan totalmente suficientes para hacerse una idea muy certera de la existencia de estos más de 450 españoles en los tristemente famosos Gulags de Stalin.

Nos encontramos pues ante un excelente y atrayente tema el de los presos de la División Azul en los Gulags de Stalin, asunto no tan conocido como pudiera ser la trayectoria político-militar pero no por ello menos interesante. Estas originales aportaciones al mundo bibliográfico de memorias divisionistas son siempre de agradecer para todos aquellos que nos sentimos atraídos por la historia de esta singular unidad. Libro que no debería faltar en una buena biblioteca sobre la División Española de Voluntarios.


Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2290
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: Libros sobre la División Azul

Mensajepor David L » Mié Ene 24, 2018 7:45 pm

Imagen

Diario de campaña de un médico de batallón, de José Luis Cáceres García de Viedma.

Nº de páginas: 285 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: La Biblioteca del Guripa
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 978-84-697-6021-5

“Médico de Batallón, tú que aguantas sobre la tierra removida de las batallas los peligros cruentos, tú que llevas a la misma mochila preciosa de los conocimientos adquiridos paciente, laboriosamente en las aulas, en las clínicas, en los quirófanos, en la guerra misma, eres un soldado digno de serlo. Tú, señor de la ciencia, de la serenidad y el sacrificio, por tu aportación constante y valiosa al mecanismo de la guerra, tienes uno de los puestos preferentes en el desfile de los hombres soldado, tú, Médico de Batallón”. Con esta glosa dedicada por E. Casamayor, soldado del grupo de Sanidad de la División Española de Voluntarios en Rusia, me gustaría comenzar esta reseña sobre este nuevo libro de memorias de un voluntario de la División Azul, en este caso se trata de José Luis Cáceres García de Viedma, médico de Batallón integrado en el III/ 263º Regimiento de la 250ª División de Infantería, soldado que se mantuvo en el frente del Este desde los inicios de la invasión germana en julio de 1941 hasta septiembre de 1942 , de dónde regresó de nuevo a España tras permanecer más de un año en primera línea de combate.

La Biblioteca del Guripa es la editora de este nuevo trabajo donde el interés por la recuperación de estos escritos memorísticos son ya una garantía de éxito a la vista de sus últimas publicaciones, una de las virtudes de esta obra reside en su riguroso análisis y la prolífica sección de notas que hacen de estas memorias algo más que un recuerdo trasmitido al papel, la combinación entre diario personal y supervisión del historiador profesional conforman un tándem que aporta una calidad máxima hacia este tipo de ediciones. Como he comentado anteriormente, la sección de notas requeriría un punto y aparte, hay en ellas un gran aporte a cargo del mejor especialista en España de la División Azul, Carlos Caballero Jurado, además de una brillante introducción. El otro prologuista, Juan Manuel Poyato Galán, autor de, Bajo el Fuego y sobre el Hielo La Sanidad en la Campaña de la División Azul, editorial Actas, 2015, es el encargado de introducirnos en el mundo de la sanidad militar que acompañó a la División Azul en el frente del Este y que servirá para ponernos en situación al comenzar a leer estos interesantes diarios.

El protagonista de este diario, José Luis Cáceres García de Viedma, fue un médico valenciano militante de Falange Española desde 1935, seguidor de José Antonio Primo de Rivera pertenecía a una clase media acomodada, quintacolumnista en su ciudad durante la Guerra Civil española decidió una vez acabada la misma continuar la batalla contra el comunismo alistándose a la División Azul pocos días después de que estallara la guerra contra Rusia. Una vez más nos encontramos con un voluntario con carrera universitaria muy comprometido con la causa en su lucha contra el bolchevismo, un personaje que no hubiera necesitado arriesgar su vida en aquellas tierras de sangre a no ser que el idealismo fuese su principal motivación para hacerlo. Se vuelve a dejar en evidencia una vez más la sola idea de que fue la penuria económica la que obligó a muchos de aquellos voluntarios a partir a Rusia, y remarco este hecho porque suele ser la gran tara que acompaña al estudio de esta unidad militar. Ciñéndonos a lo que podemos encontrar en este diario, es de destacar que nuestro protagonista no hace proselitismo del falangismo, no lo lleva a cabo porque está completamente convencido de la justicia de su lucha, no hay ninguna duda al respecto cuando lees sus escritos. A pesar de ser médico, y poder haberse establecido en cualquier hospital de retaguardia, decidió permanecer en primera línea de combate con lo que sus impresiones son todavía más valiosas si cabe. La rutina suele ser la norma de un soldado, desde luego Cáceres la refleja muy bien en estos escritos ofreciéndonos una temática costumbrista digna de tiempos pretéritos. A destacar también en el relato dos aspectos bien diferenciados, por una parte nos encontraríamos con la evolución personal que experimenta el personaje con el devenir de los días y, por otra, su responsabilidad como profesional de la medicina. No deja de ser interesante comprobar el encaje de los médicos españoles en las unidades sanitarias germanas, no olvidemos que la División Azul adoptó la misma estructura de un Grupo de Sanidad alemán y fue a esta dinámica de trabajo a la que debieron adaptarse los sanitarios divisionistas. Para hacernos una idea del riesgo al que se veía sometido un médico sanitario como José Luis Cáceres, habría que mencionar que una vez que se producía una baja y el herido era evacuado al Puesto de Socorro u “hospitalillo” este se encontraba a menos de un kilometro de la línea de combate por lo que su cercanía hacía de su profesión algo muy peligroso. Son numerosas las anécdotas sobre su actuación in situ en la atención a soldados abatidos en el campo de batalla donde su valor personal es puesto a prueba. Por supuesto, y esto sigue siendo una tónica en las lecturas de memorias de soldados de la División Azul, son siempre divertidos los chascarrillos sobre el diferente comportamiento de los infantes españoles y sus compañeros germanos, como modo de ejemplo Cáceres menciona la rigurosidad alemana en cuanto a uniformidad o las referentes a las normas de seguridad, ambas regulaciones no fueron siempre seguidas al pie de la letra por los españoles, algo de lo que se hace eco con un tono de autocritica el autor. Muñoz Grandes, primer general al mando de la División Azul, también tiene su momento en este diario, José Luis Cáceres García de Viedma pudo compartir un breve momento junto a él y así lo refleja con orgullo. Y, para finalizar, cuando la guerra se estaba poniendo cada día más complicada vuelve un lugar en la memoria de nuestro protagonista que nunca olvidaría, ese sitio sería el pequeño poblado de Sapolje. En julio de 1942 su batallón, el “3º de Vierna ( III/263º), se cubriría de gloria siendo el lugar de responso de muchos de sus compañeros, él mismo salvó la vida de milagro, en medio del fragor de la batalla una bomba de mano golpeó su espalda pero afortunadamente para él no estalló, la suerte nunca está de más.

La historia necesita palabras, y estas a su vez necesitan historias, es así como debemos acercarnos a estos libros de memorias rescatados del silencio para los cuales no estuvieron predestinados. Concluyo esta reseña con esta breve reflexión que se ajusta perfectamente a la intención de esta nueva publicación editada por la Biblioteca del Guripa y a la cual agradecemos todos aquellos aficionados a la historia de la División Azul.


Fuente imagen: https://www.google.es/search?q=diario+d ... rToP556rtM:
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
von Thoma
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3659
Registrado: Lun Feb 18, 2008 5:40 am

Re: Libros sobre la División Azul

Mensajepor von Thoma » Sab Abr 14, 2018 2:17 am

"Rusia marcó mi destino. Diario de campaña del Teniente Usunáriz" 1942-1943.

Autor: Pablo Sagarra - Editorial: Galland Books -ISBN 9788416200603
Idioma : Español - Fecha de Publicación 2018 - Nº de páginas 111
Formato Rústica - Precio Aprox: 18,00 Eur.

Imagen

Foto:http://www.libreriagaudi.com/
«El derecho de creer es el derecho de quienes no saben»


Volver a “Reseñas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados