Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Una invitación mensual a la reflexión y discusión, sobre temas escogidos por los usuarios invitados a escribir.

Moderador: Francis Currey

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Lun Oct 26, 2020 6:44 pm

Introducción
A pesar de las apariencias y de la enorme superioridad material soviética, muchos lectores se sorprenderán ante el hecho de que a pesar de contar con muchos menos cañones, los alemanes lanzaron bastantes más proyectiles que sus oponentes durante gran parte de la guerra.

Veremos varios ejemplos del consumo artillero en las batallas de Kharkov en 1942 -primer período de la guerra- y Kursk y Smolensk en 1943 en el segundo período de la guerra cuando los alemanes se encontraban a la defensiva prácticamente en todas partes.

A continuación analizaremos como el consumo de munición afectó al desempeño táctico soviético y a diversas operaciones e intentaremos averiguar las razones.


Escasez de munición de artillería en la batalla de Kharkov
A principios de mayo de 1942 el Frente Suroeste del mariscal Timoshenko junto a dos ejércitos del Frente Sur de Malinovski emprendieron una ofensiva con el fin de reconquistar Kharkov y desorganizar a los alemanes en Ucrania. El Frente de Timoshenko contaba con unas 1.114 piezas de artillería y unos 1.700 morteros. De ese número de piezas 224 eran de 152 mm y 253 de 122 mm.

Los ejércitos soviéticos del Frente Sur de Malinovski encargados de la pinza norte del ataque contaban con varios cientos de piezas de artillería aunque no conocemos la cifra exacta.

Aunque fueran unas cifras considerables en esta fase de la guerra la triste realidad es que contaban con bastante poca munición. Así pues las piezas de 152 mm contaban con tres cargas básicas de munición (80 proyectiles por carga básica) pero las piezas de 122 mm contaban con menos de dos cargas básicas de munición (80 proyectiles por carga básica) y los cañones regimentales de 76.2 mm con menos de 2 cargas básicas (140 proyectiles por carga básica) Se anticipaba que el primer día de la ofensiva se dispararía una carga básica. A partir de ahí habría que racionar el consumo pues el reamunicionamiento llegaría con cuentagotas.(1) (2)

Imagen
Pieza inutilizada de 122 mm capturada por los alemanes junto al tractor que la remolcaba.
Fuente foto: http://www.o5m6.de/RussianTractors.html

Los alemanes contaban con más munición de 105 mm y 150 mm para un combate sostenido. Se da la circunstancia de que el plan de ruptura de Timoshenko se basaba en un bombardeo sostenido de artillería que por motivos obvios no se podía prolongar más allá de los dos primeros días. Otra razón del relativo fracaso de la barrera artillera del primer día en el sector norte es que se efectuó un bombardeo con 800 piezas medias y pesadas en un frente de 50 km, demasiado amplio para causar un efecto muy destructivo sobre los alemanes que estaban atrincherados.

En el sector sur la preparación artillera corrió a cargo de 485 piezas y consiguió algo más de éxito que en el sector norte. De todas formas además de la escasez de munición, otro de los problemas de los soviéticos es que una parte apreciable de su artillería eran cañones y morteros de la I Guerra Mundial y que ya estaban claramente sobrepasados por las piezas alemanas modernas.

A partir de aquel momento los soviéticos tuvieron que utilizar la artillería con parsimonia ante la escasez de munición. Como además el saliente sur de Barvenkovo quedó cercado a los pocos días de la ofensiva, la escasez de munición se convertiría en un problema angustioso.

Los alemanes por el contrario no parece que sufrieran este problema pues sus piezas se utilizaron de manera liberal. De hecho ante la escasez de piezas antitanque capaces de enfrentarse a los carros pesados soviéticos, muchas piezas medias de campaña fueron utilizadas en alza cero como anticarro destruyendo numerosos carros enemigos. El precio pagado fueron bastantes baterías arrolladas durante los primeros días de la ofensiva soviética.

Notas:
(1) Robert Forczyk: Kharkov 1942: The Wehrmacht strikes back (pág. 22 y 30) Osprey Publishing 2013
(2) Desglose de las cargas básicas de munición artillera soviética en http://www.dupuyinstitute.org/ubb/Forum ... 00031.html (Soviet WWII Artillery Ammunition Combat Loads)

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Lun Oct 26, 2020 7:25 pm

Consumo de munición de artillería en la batalla de Kursk
Así pues al principio de la batalla de Kursk, el Frente de Voronezh contaba con 8.356 cañones y morteros de los cuales 1.944 eran de 76mm o calibres mayores. Por el contrario las unidades alemanas envueltas en la ofensiva contaban con 4.630 cañones y morteros de los cuales 1.336 eran de 105 mm o calibres mayores. O sea la superioridad numérica soviética en tubos artilleros era 1.8 a 1.

Sin embargo cuando se analiza la munición disparada durante la batalla los alemanes consumieron 51.083 t de munición total durante la batalla de las cuales un 49% fue munición de artillería mientras que los soviéticos del Frente de Voronezh y el Frente de la Estepa consumieron 21.867 t de munición de las cuales un 36% fue munición de artillería.

En otras palabras, aunque en bocas de fuego los soviéticos superaban a los alemanes 1.8 a 1 si calculamos la munición disparada de artillería en realidad fueron superados en 2.34 a 1 por los alemanes.

Y cuando se analiza el consumo de munición en los flamantes regimientos de lanzacohetes soviéticos, los Katyushas, emerge una imagen similar. El Frente de Voronezh contaba con 13 regimientos independientes de morteros de Guardias (lanzacohetes) que aprestaban 312 lanzaderas de 8 tubos. El peso potencial de una descarga de todos ellos era muy grande. Y sin embargo efectuaron muy poco fuego. En total unas 2.422 t de munición lo que supone 7.32 t por lanzadera. Los alemanes por su parte dispararon unas 5.916 t de munición de lanzacohetes para sus 324 Nebelwerfer y 16 Wurfrahmen, o sea 17.4 t por lanzadera alemana. En otras palabras más del doble de fuego en peso sobre su oponente.(3)


Tercer ejemplo: la ofensiva de Smolensk 1943 (Operación Suvorov)
El Frente Occidental de Sokolovsky contaba con la friolera de 3.445 cañones, 5.131 morteros y 500 lanzacohetes frente a tan sólo 736 piezas de campaña alemanas y 585 piezas antiaéreas, algunas de ellas emplazadas en el frente. No están incluidas las piezas del Frente de Kalinin de Yeremenko que serían aproximadamente la cuarta parte del Frente Occidental. Así pues los soviéticos superaban a los alemanes en 8 a 1 en piezas de artillería.

Sin embargo tan enorme número de piezas sólo contaba con un suministro totalmente insuficiente de munición. El Frente Occidental sólo recibió 2.5 cargas de munición para su gran número de piezas. Esta asignación se estimaba para 4 días de combate. El Frente de Kalinin recibió incluso menos. Por si fuera poco la tremenda barrera artillera con la que los soviéticos acostumbraban a comenzar sus ofensivas iba a consumir en menos de dos horas casi el 50% de todas las existencias de munición el 7 de agosto. Cuando el Frente de Kalinin comenzó su fase de la ofensiva una semana después consumió gran parte de su munición artillera en una barrera preliminar de 35 minutos. Los alemanes paradójicamente contaban con más reservas de munición y lograron mantener el fuego artillero, una de las bazas de su excelente defensa, sin sufrir las carencias de sus oponentes.

En la segunda fase de la ofensiva a finales de agosto, se volvió a sufrir el mismo problema… Yeremenko, comandante del Frente de Kalinin, pidió más munición de artillería y varios días más para reformar sus unidades. En sus memorias escribía:

"Estaba seriamente preocupado con el hecho de que la ofensiva se desvanecía y la tarea no era completada, aunque no nos faltara gente. La causa principal de nuestro fracaso fue la incapacidad de la artillería de destruir las posiciones fuertemente fortificadas del enemigo. La esencia de la cuestión era no el número de bocas de artillería sino el número de proyectiles. En cuestión de munición estábamos bajo una ración mísera y al mismo tiempo se nos ordenaba realizar un rápido avance. Debido a la situación en otros frentes, el Stavka no tuvo la capacidad de proveernos de suficiente munición."(4)

La consecuencia fue que la operación Suvorov fue en realidad una serie de esfuerzos ofensivos soviéticos discontinuos por la necesidad de interrumpir la operación durante varios días o semanas ante la falta de munición y combustible. El resultado fue conceder tiempo de respiro a los alemanes para que se recuperaran y sufrir partes de bajas aterradores ante la necesidad de romper las posiciones alemanas con muy poco apoyo.

Notas:
(3) Christopher A. Lawrence: German versus Soviet Artillery at Kursk: octubre 2018, artículo en http://www.dupuyinstitute.org/blog/2018 ... -at-kursk/
(4) Robert Forczyk: Smolensk 1943: The Red Army's Relentless Advance. Osprey Publishing 2019.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Mar Oct 27, 2020 12:45 pm

Consumo de munición en el Frente del Este: comparativas
Veamos la munición de artillería consumida por ambos contendientes en número de proyectiles:

Año - URSS / Alemania
1942 - 37.983.800 / 45.261.822
1943 - 82.125.480 / 69.928.496
1944 - 98.664.568 / 113.663.900

Imagen

Notas:
a) En las estadísticas soviéticas sólo se cuenta la munición de morteros de 50 mm en adelante, artillería de 76.2 mm de calibre pero excluye el consumo de artillería antitanque de 45 y 57 mm así como la antiaérea.
b) Las estadísticas alemanas incluyen el consumo de munición artillera anticarro que puede oscilar entre un 1.8% del total en 1942, 2.2% del total en 1943 y sólo en 1944 alcanza un 5.9% del total y excluye el consumo de artillería antiaérea muy considerable en 1943 y 1944.
c) El peso de los proyectiles se computa como peso del proyectil propiamente dicho sin incluir el propelente, o sea el peso del metal y explosivos descartando las vainas de cartuchos.

Las tablas son muy prolijas pero es importante comprender la conversión de proyectiles por su peso unitario al tonelaje total de munición gastada.

Si vemos lo que representa esta cantidad en peso o tonelaje la diferencia es aún mayor:

Año - URSS / Alemania
1942 - 446.133 / 709.557
1943 - 828.193 / 1.121.545
1944 - 1.000.962 / 1.540.933

Imagen

Notas:
- Las estadísticas alemanas no incluyen los proyectiles de tanque antiblindaje pero sí la munición de los cañones anticarro como se ha mencionado antes.
- Las estadísticas soviéticas si que incluyen ambos apartados aunque visto el consumo germano no parece que sean significativos.
- El consumo alemán incluye el realizado en todos los frentes por lo que a partir del desembarco de Normandía a mediados de 1944 se producen diferencias importantes respecto al gasto ocurrido en el Frente Oriental.

Otra manera de analizar estos datos en contexto es calcular el consumo de proyectiles por pieza.

En el Ejército Rojo el consumo promedio diario era de 3.6-3.8 proyectiles (sólo para cañones de más de 76.2 mm). Estas cifras se mantienen bastante estables durante varios años, así en 1944 la media diaria era 3.6 para todas las piezas, 3.0 para el obús de 122 mm, 3.7 para los cañones divisionarios y de tanques de 76.2 mm. Tan solo la cifra de consumo de proyectiles de mortero crece: de 2.0 en 1942 a 4.1 en 1944. Más tarde veremos una posible razón de este crecimiento en la producción y consumo de proyectiles de mortero.

Calcular el consumo medio diario de los alemanes es más complicado. Se puede estimar mediante el número de piezas disponible total y el consumo total. Así se consiguen unos valores estimativos de 8.5 proyectiles diarios para las piezas de 75 mm y más calibre en 1944.

Para la artillería divisionaria de 105 mm y principal activo artillero germano, se alcanzan unos 14.5 proyectiles diarios de media. Para la artillería pesada divisionaria de 150 mm la cifra es de 10.7 diarios.

Los morteros alemanes eran utilizados mucho menos intensivamente. Así los de 81 mm disparaban unos 4.4 proyectiles diarios de media y los de 120 mm tan sólo 2.3.

Otra comparativa interesante es el consumo de proyectiles y munición de artillería por división puesto que la división era la unidad básica organizativa en ambos bandos.

En 1942-1944 la URSS contaba con aproximadamente unas 500 divisiones de fusileros sin contar las reservas y otras unidades. Así en 1942 la media era de 425 divisiones, 494 divisiones en 1943 y en 1944 unas 510 divisiones. Las fuerzas terrestres soviéticas eran unos 5.5 millones de hombres. Así pues la división contaba con unos 11.000 hombres incluyendo unidades de apoyo no directamente adscritas a las divisiones en sí.

Los alemanes por su parte contaban con un número de tropas por división, incluyendo elementos de apoyo no adscritos a las mismas de 16.000 hombres en 1943 decreciendo a 13.800 hombres en 1944. Así que una división alemana era entre 1.45 a 1.25 mayor que una soviética.

El consumo diario promedio para las divisiones soviéticas era de 2.9 t en 1942, 4.6 t en 1943 y 5.4 t en 1944. Ahora bien las divisiones alemanas consumían en 1944 unas 16.2 t frente a las escasas 5.4 t soviéticas. Por cada 10.000 hombres esto significa que los soviéticos en 1944 consumían 5 t de munición pero los alemanes 13.8 t, casi el triple.(5)

Notas:
(5)Tablas traducidas al inglés de las realizadas por Isaeev en en https://docs.google.com/spreadsheets/d/ ... edit#gid=0
Artículo original en ruso https://fat-yankey.livejournal.com/143255.html y traducido al inglés en https://forums.spacebattles.com/threads ... w2.308559/

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8114
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Juan M. Parada C. » Mar Oct 27, 2020 3:19 pm

Interesante análisis sobre el consumo de municiones, tanto de artillería pesada y ligera, del ejército germano en el frente oriental. Tal hecho en cuestión nos demuestra, a mi modo de ver, la importancia que tenía para ellos la lucha empeñada contra los "Ivanes"; especialmente, si no estoy equivocado, en lo referente a la estrategia defensiva germana en las últimas fases de la lucha ahí empeñada.

Saludos y bendiciones a todos los foreros.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Mar Oct 27, 2020 4:54 pm

Consumo de munición por la Luftwaffe y VVS en la II Guerra Mundial
Cuando se analiza la munición empleada por las fuerzas aéreas en el Frente Oriental otro hecho atrae la atención:

Año --- VVS -- Luftwaffe
1941 - 66.371 t 128.405 t
1942 – 152.015 t 288.108 t
1943 – 181.801 t 283.752 t
1944 – 178.181 t 55.508 t (solo los 4 primeros meses del año)
1945 – 117.900 t
Total - 696.268 t (6)

En 1941 y 1942 la Luftwaffe arrojó sobre los soviéticos el doble de peso en bombas que el recibido. Y en 1943 cuando Alemania se encontraba prácticamente a la defensiva en todo el Frente Oriental la Luftwaffe arrojó sobre los soviéticos un 56% más de peso en bombas que los que sufrió. Incluso en 1944 el primer cuatrimestre se lanzó contra los soviéticos casi el mismo tonelaje en bombas que el lanzado por la aviación soviética. Especialmente en 1943 en las operaciones defensivas alemanas (operación Kutuzov, Suvorov, etc) la Luftwaffe propinó un eficaz castigo a las unidades atacantes soviéticas y facilitó por tanto la acción defensiva germana.


Consecuencias de esta escasez de proyectiles
La conclusión más evidente es que el ejército soviético aunque contara con un enorme número de cañones no dispuso de la munición suficiente para ponerlos en acción de manera simultánea e intensiva. Esto se traducía en una potencia de fuego de sus divisiones bastante menor que sus contrapartes alemanes. Y menor potencia de fuego significaba un rendimiento táctico bastante inferior y bastantes más bajas al tener que encajar muchos proyectiles enemigos. Algunas misiones que en la mayoría de ejércitos se daban por sentadas tales como fuego de contrabatería, fuego de supresión frente a concentraciones enemigas eran imposibles de acometer por falta de stocks de munición.

Las estadísticas anteriores no son irrelevantes, dado que la artillería era responsable del 50 al 70% de la mortalidad en el campo de batalla. La conclusión más inmediata es que la mortalidad de los soviéticos era mucho mayor y que los alemanes incluso en situaciones defensivas con gran inferioridad material disponían de una gran baza, una artillería con abundancia de munición.

¿Significa esto que parte de la superioridad táctica alemana se debía tan sólo a un mayor consumo de munición ? Es evidente que sí aunque sea complicado el analizar en que proporción.

Veamos abajo el diagrama con la potencia de fuego de una división soviética de fusileros. Cuando se compara con una división alemana de infantería la división soviética tenía una potencia de fuego que era casi la mitad. Así por ejemplo el peso de una salva de artillería de la división alemana era de unos 1.210 kg pero la de la división de fusileros tan sólo de 450 kg. Suponiendo que los efectivos estuvieran al completo, la división completa alemana contaba con unos 17.000 hombres pero la soviética tan sólo unos 10.500 hombres con lo que la proporción de fuego por soldado alemán era de 0.071 kg mientras que en el caso soviético era de 0.043 kg. Si a eso le añadimos que la disponibilidad de munición fuera el doble significa que cada soldado alemán estaba apoyado por el triple de fuego artillero que su oponente soviético. O sea la potencia de fuego de la división soviética era muy reducida.

Imagen
Fuente: http://english.battlefield.ru/analytics ... -1945.html

El diagrama muestra la potencia de fuego -en peso de salva- de una división típica de fusileros soviética:
- La línea verde muestra la potencia artillera y sufre un gran descenso tras la reorganización del verano de 1941 cuando las divisiones soviéticas fueron aligeradas de gran parte de su artillería. No fue hasta finales de la guerra cuando se intentó devolver parte del complemento artillero perdido.
- La línea azul muestra la potencia de fuego -en peso de salva- de los morteros. Se ve como se intentó recuperar algo de la capacidad de fuego artillera perdida en la reorganización. Posteriormente en el verano de 1943 se añadieron morteros a la división que aumentó algo su potencia de fuego.
- La línea roja muestra la potencia de fuego de las armas ligeras y ametralladoras. También en el verano de 1943 se reforzaron las escuadras de fusilemos con más subfusiles y fusiles ametralladores que explican ese aumento de potencia de fuego.

Los proyectiles disparados por los germanos eran en promedio más pesados que los soviéticos. Obviamente el efecto explosivo y destructivo de un proyectil de 105 mm era bastante más considerable que el de uno 76.2 mm. Veamos los diagramas de abajo que describen gráficamente los pesos diferentes así como la distribución del fuego de artillería en uno y otro ejército.

Imagen
Fuente de los diagramas: Tablas traducidas al inglés de las realizadas por Isaeev en en https://docs.google.com/spreadsheets/d/ ... edit#gid=0

Se advierte como casi la mitad del fuego artillero soviético provenía de los morteros de infantería mientras que en el Ejército alemán casi tres cuartas partes del fuego artillero provenía de la artillería de campaña con un mayor calibre. Así pues el el proyectil promedio alemán pesaba 14.4 kg mientras que el soviético pesaba 10.1 kg en 1944.

No obstante hay que entender también la diferente distribución de la artillería en uno y otro ejército. Aunque la Wehrmacht en el Frente Oriental contara con la mayor parte de la artillería asignada a sus divisiones y tan sólo una pequeña parte en batallones independientes -en general de calibres pesados- a nivel de Ejército, en el Ejército Rojo era más bien al revés. Las divisiones de fusileros soviéticas contaban con una asignación muy parca de artillería en general de calibres ligeros mientras que gran parte de la artillería y en especial la pesada estaba asignada a divisiones y cuerpos de ruptura y que eran puestos en acción en sectores considerados claves y en general en operaciones defensivas. A pesar de esta puntualización, el hecho innegable es que con independencia de como estuviera encuadrada la artillería de ambos bandos, los alemanes disparaban bastantes más proyectiles por boca de fuego y en general de mayor calibre.

Esto relativiza muchas de las afirmaciones de que la artillería alemana comenzaba a perder la potencia que le caracterizaba ante los avances de la artillería soviética. El que una pieza alemana standard sFH 18 de 150 mm fuera superada en alcance por la pieza soviética ML-20 de 152 mm pierde bastante importancia si la pieza alemana disparaba muchos más proyectiles que la soviética.

La cruda realidad era que el mando soviético asignaba prioridades de suministro de munición a los frentes o ejércitos que iban a desempeñar una misión ofensiva. El resto de las unidades terrestre se encontraban con unas raciones de munición muy reducidas e incapaces de acometer acción ofensiva alguna.

Incluso las unidades soviéticas involucradas en una operación ofensiva tras una barrera artillera inicial se encontraban a menudo sin apenas apoyo artillero una vez comenzada la misma al tener que atacar una segunda o tercera posición alemana. La consecuencia inmediata era un crecido parte de bajas y en ocasiones la imposibilidad de romper la posición enemiga. Incluso los reportes alemanes de estas batallas defensivas mencionan una barrera inicial intensa pero una vez emprendida la ofensiva, el esfuerzo artillero soviético descendía drásticamente y en numerosas ocasiones la infantería soviética tenía que seguir el ataque sin apenas apoyo.

Notas:
(6) http://stsokol.ru/vvs_tsifra/gl_1/1.16.html (Tabla de la web http://stsokol.ru/index.html sobre la Aviación Soviética en la II Guerra Mundial)

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Mié Oct 28, 2020 4:51 pm

¿Cuáles fueron las razones de esta escasez de proyectiles ?

1. Problemas de gestión política industrial
Diversos estudiosos han argumentado que este es el clásico caso de fracaso en la gestion económico-industrial de una economía de planificación socialista. Se prestaba excesiva atención a artículos bélicos muy glamurosos como los tanques, cañones y aviones pero bastante menos al soporte material y logístico de los mismos como la munición, medios de transporte, reparación, etc.

Algo de razón debe de haber en esto, cuando se leen los memorándums del Politburó se observa una gran énfasis en la fabricación de carros de combate, aviones, cañones pero en cambio hay mucha menos atención y documentación relacionada con la fabricación de munición. Son conocidos los telegramas y mensajes amenazadores emitidos por Stalin y el Politburó a los gestores de las fabricas de aviones Shturmovik, carros T-34 advirtiéndoles de las consecuencias de no aumentar la producción pero apenas hay ejemplos parecidos a los directores de las fábricas de municiones.

La presión que sufrían los gestores de las industrias bélicas soviéticas iba encaminada a conseguir volúmenes de producción elevados aunque la calidad se resintiera. Los problemas de la industria aeronáutica soviética son conocidos: enorme número de aviones fabricados pero en demasiadas ocasiones la calidad de muchos componentes era muy pobre. Esto no era producto de una baja calidad per se de la industria sino a que la industria estaba siendo operada por muchos adolescentes y mujeres que no habían sido adiestrados convenientemente. Al operar con mano de obra poco cualificada y bajo la presión de conseguir cifras elevadas de producción, no es de extrañar que la calidad y la producción de materiales y componentes para la logística se resintiera.

Hay una comparativa interesante: cuando se leen las notas de “La Economía de la URSS durante la II Guerra Mundial” en la versión soviética inicial de 1947 se constata que la URSS fabricó 29 veces más piezas de artillería que el Imperio ruso durante la I Guerra Mundial. Ahora bien tan solo se fabricaron 8.2 veces más proyectiles de artillería que el Imperio zarista.(7)


2. Problemas en la industria química y metalúrgica soviética
La producción soviética química no sólo era mucho menor que la alemana sino que además estaba bastante más atrasada tecnológicamente. La industria alemana era junto a la norteamericana la líder mundial, capaz de fabricar combustibles y cauchos sintéticos, aditivos, alcoholes, explosivos y un sinnúmero de productos vitales para la economía bélica. Pero el factor crucial era una mucho mayor capacidad productiva. A eso hay que añadir que Alemania contaba con la industria química francesa, belga y holandesa bajo su dominio.

De hecho entre los artículos suministrados con el Préstamo y Arriendo los siguientes tienen singular importancia: El porcentaje indica la parte en el consumo total soviético durante la guerra suministrada por los angloamericanos:

24% Explosivos
45% Cobre
59% Gasolina de aviación

Durante la guerra los soviéticos produjeron aproximadamente 0.505 mill. de t de explosivos así como unas 0.400 mill. de t de pólvora sin humo. El Préstamo y Arriendo sirvió unas 0.280 mill de t de explosivos y pólvora. Lo cual significa que sin la ayuda angloamericana la escasez de munición aún habría sido mayor.

Y finalmente no podemos olvidar la escasez de cobre, vital para la fabricación de vainas de cartuchos. El cobre era uno de los pocos metales en los que la URSS tenía pocos yacimientos. De hecho fue uno de los artículos más demandados a los angloamericanos que suministrarían nada menos que el 45% del consumido durante la guerra.

Como vemos sin el Préstamo y Arriendo la producción de municiones soviética hubiera sido grosso modo un tercio menor.

Otro de los problemas de la industria soviética fue que al perder gran parte de la industria localizada en Ucrania, la industria metalúrgica tuvo que enfrentarse a un problema de pérdida de capacidad productiva importante pero también de dificultad para fabricar aleaciones de acero. La escasa capacidad que quedaba fue asignada a la producción de carros de combate y cañones mientras que a la producción de municiones se asignaron aceros inferiores. En especial en 1942 y 1943 la calidad de la munición artillera soviética era pobre. Un buen porcentaje de los proyectiles no explotaban. En particular la munición antitanque adolecía de espoletas de poca calidad que resultaban en la detonación del proyectil ante de que hubiera penetrado el blindaje o bien estaban fabricados muy pobremente con hierro colado con una pequeña adición de acero de baja calidad lo que causaba la desintegración del proyectil antes de la penetración y explosión.(8)

Es sintomático que aunque el consumo de la munición de artillería media y pesada no creciera demasiado durante gran parte de la guerra la de mortero si lo hizo con más rapidez. Algunos estudiosos comentan que al utilizar aceros inferiores en la fabricación de la munición de mortero y los mismos morteros esto podría ser una de las razones. Desde el punto de vista industrial y táctico era una forma barata de dar una cierta potencia de fuego a las divisiones de fusileros soviéticas. Ya que no era posible de dotarlas de un complemento artillero al nivel de los alemanes y con la misma disposición de munición, los morteros eran un substituto aunque obviamente imperfecto.

Todo parece apuntar a una serie de desequilibrios dentro de la industria soviética, falta de capacidad de la industria química y metalúrgica en parte producto de la caída de Ucrania en poder de los alemanes junto a disfunciones organizativas poniendo demasiado énfasis en la producción de una serie de componentes bélicos a expensas de otros como la munición.

El resultado sería el mayor parque de artillería del mundo atendido por un suministro de munición a todas luces insuficiente. Baste decir que los aliados angloamericanos que contaban con muchísimas menos piezas de artillería dispararon bastantes más proyectiles que los soviéticos -y más que los alemanes- y como consecuencia ahorraron mucha sangre en el campo de batalla. Los soviéticos por el contrario contarían con muy baja potencia de fuego en la mayor parte de sus divisiones lo que se traduciría en partes de bajas escalofriantes en sus misiones.

Notas:
(7) Christopher A. Lawrence: German versus Soviet Artillery at Kursk: octubre 2018, artículo en http://www.dupuyinstitute.org/blog/2018 ... -at-kursk/
(8) https://www.flamesofwar.com/hobby.aspx?art_id=1011

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Sab Ene 02, 2021 10:24 pm

¡ Saludos a tod@s !

Lo bonito de la historia es que nunca dejan de sorprendernos los nuevos datos, la nueva interpretación. Y la II Guerra Mundial no es una excepción a esto...

En las últimas semanas me he encontrado con datos y fuentes nuevas que servirán para profundizar un poco más en este tema. Cuando realicé este pequeño artículo no era consciente de la existencia de algunos de ellos, así que si los lectores del foro no tienen a mal pasaré a continuación a adjuntarlos.

Los nuevos datos no suponen en absoluto una ruptura con las tesis e interpretaciones anteriores, ahora bien arrojan más luz en lo que es una reinterpretación de las economías bélicas y de sus efectos en el campo de batalla.

En breves líneas la interpretación de estos datos son como sigue:

- En contra de lo que parece la URSS luchó durante toda la guerra con una perenne escasez de munición de artillería y explosivos. El resultado fue una potencia de fuego muy baja para sus divisiones y preparación de ofensivas. Como consecuencia se sufrieron una cantidad aterradora de bajas y muchas de sus operaciones fracasaron o quedaron estancadas.

- Alemania por contra luchó durante la mayor parte de la guerra con una disponibilidad de munición mucho mayor. Aunque los informes alemanes hablen continuamente de la superioridad artillera soviética la realidad es la contraria, los alemanes disfrutaron de superioridad de fuego. Incluso a la defensiva los alemanes tuvieron stocks de munición en general adecuados lo que se tradujo en un potencial de combate superior.

- A pesar del gigantesco esfuerzo productivo soviético durante la mayor parte de la guerra hubo una disparidad enorme entre el parque artillero y la munición para hacerlo efectivo. Las razones parecen ser de orden económico y de gestión.

- Un corolario de todo lo anterior es que el esfuerzo bélico alemán no fue tan mediocre como podríamos pensar. Gran parte de la producción bélica alemana fue en munición. Los estudiosos parece que se han centrado tal vez demasiado en la producción de tanques, cañones y aviones.

En los próximos días haré las dos o tres entregas que resumen las nuevas aportaciones...

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Dom Ene 03, 2021 3:14 pm

Ejemplos adicionales de fracasos y éxitos soviéticos: el empleo de artillería
Como hemos podido ver la escasez de munición de artillería soviética fue una de las razones principales en el bajo rendimiento de las divisiones de fusileros así como en los terribles partes de bajas durante gran parte de la guerra.

Primera Ofensiva de Zhizdra-Bolkhov en julio de 1942
Los soviéticos habían efectuado una gran concentración de cuerpos blindados al pensar que los alemanes atacarían en el Verano de 1942 en dirección a Moscú. Cuando se vió que la ofensiva alemana tenía lugar en el sur de Rusia Zhukov recomendó realizar una ofensiva contra el 2 Ejército panzer alemán que defendía la zona norte de Orel. Se pretnedía quitar presión al Frente de Briansk y distraer el blindaje de Hot hen la zona de Voronezh hacia el norte.

Imagen
Se atacaría con dos cuerpos blindados y varios ejércitos de fusileros en dos ataques divergentes en 90 km. Como apenas se planificó la operación y los preparativos logísticos fueron muy rudimentarios la coordinación entre los dos sectores de ataque soviéticos iba a ser mínima.
El primer sector del ataque comandado por el 61 Ejército de Belov se lanzó a la ofensiva la mañana del 5 de julio atacando a dos divisiones alemanas (la 112 y 296) Se realizó una preparación artillera con 250 piezas pero la mayor parte de la munición fue utilizada en ella. Se logró una penetración local de 3 km antes de llegar a la zona principal de defensa alemán. A continuación la artillería alemana comenzó a realizar un fuego mortífero en las expuestas tropas soviéticas. A pesar de no haberse realizado penetración operacional alguna, los soviéticos lanzaron al 3 Cuerpo blindado con 192 tanques el 7 de julio. Los carros e infantes soviéticos se encontraron sometidos a un cañoneo incesante de piezas antitanque, antiaéreas y de cañones de asalto. Como no se había penetrado la zona defensiva alemana, los soviéticos además se veían constreñidos por campos de minas alemanes y como la artillería soviética se había quedado prácticamente sin munición no había manera de hacer fuego de contrabatería. El ataque siguió durante cinco días más sin éxito ninguno pero con un abultado parte de bajas.

El Segundo sector de ataque comandado por Rokossovky con su 16 Ejército se produjo el 6 de julio. Al esperar un día extra Rokossovsky logró lanzar más fuerzas sobre todo blindadas se logró una pequeña penetración de 3-5 km. El 10 Cuerpo blindado con 152 tanques esperaba para explotar la brecha. La preparación artillera y aérea fue mayor con 400 piezas y 600 salidas aéreas aunque el terreno boscoso y pantanoso dificultó todos los esfuerzos. Por si fuera poco la 17 y 18 Divisiones panzer entraron en liza para reforzar el sector alemán destrozando los carros soviéticos que no habían realizado ninguna penetración significativa. Aunque los carros alemanes sufrieron también pérdidas significativas al retener el terreno lograban retirar los carros averiados, cosa que los soviéticos no consiguieron. La marcha del 10 Cuerpo blindado soviético fue caótico, sin ningún tipo de planificación, control de tráfico y exploración. Como resultado el cuerpo estaría atascado en columnas frente a la línea alemana el 8 de julio. La Luftwaffe lo bombardeó a placer por la manaña. Los días siguientes fueron una repetición de ataques soviéticos frente a la línea principal alemana sin éxito ninguno pero sufriendo tremendas bajas. La artillería alemana siguió machacando sin interferencia apreciable de su oponente soviética que estaba casi sin munición y además mal dirigida. Al finalizar el 12 de julio el cuerpo había quedado reducido a menos de la mitad. Para esa fecha la ofensiva había terminado sin ningún resultado. (10)

Ofensiva de Jassy-Targu-Frumos en mayo de 1944.
Ya en una fase avanzada de la guerra la ofensiva soviética hacia Rumanía que fracasó, estuvo lastrada por una escasez de munición y una aún mayor escasez de combustible. Claramente era difícil emprender una ofensiva cuando la disponibilidad de proyectiles era como sigue a finales de abril de 1944:

76-mm cañones regimentales – 200 (o sea 1.5 carga básicas de munición)
76-mm cañones divisionarios guns – 100 (o sea 0.7 carga básica de munición)
122-mm morteros – 50 (o sea 0.6 carga básica de munición)
152-mm morteros – 110 (o sea 1.4 carga básica de munición)
152-mm cañones-morteros – 40 (o sea 0.5 carga básica de munición)
Por si fuera poco la disponibilidad de combustible era ridícula, una décima parte de lo necesario.

Esta operación es muy conocida por ejemplo de defensa móvil por parte de los alemanes pero es mucho menos conocido el como la falta de fuego artillero soviético condenó esta operación. Durante la misma el contraataque alemán del 7 de mayo fue precedida por una barrera artillera alemana ante la cual los soviéticos no pudieron hacer nada. El propio 27 Ejército soviético reconocía tras la operación que entere las razones del fracaso se encontraban la descoordinación entre las diversas armas y unidades y la falta de munición que tras la preparación inicial estaba prácticamente agotada impidiendo dar apoyo de ningún tipo a las unidades soviéticas.(11)

Por el contrario hay ejemplos que atestiguan como la abundancia de fuego artillero salvó vidas y contribuyó a la ruptura rápida del frente alemán.

Así por ejemplo la operación Bagration en junio de 1944 fue un ejemplo de lo que deberían de haber sido todas las ofensivas soviéticas. Así la barrera artillera del día 23 de junio de 1944 además de un enorme número de piezas utilizó dos cargas básicas por pieza. Esto aplicado a las piezas de 122 mm significaba que cada pieza disparaba unas 4 toneladas de explosivo. Además de contar con más munición que la empleada por ejemplo en las operaciones Suvorov o Kutuzov, se utilizaron una serie de mejoras tácticas en su aplicación, además de tirar contra las trincheras de primera línea, se disparaba sobre todo a la línea principal alemana a unos 6 km del frente y en ciertos sectores se empleó una doble barrera móvil, lo cual no había sido utilizado antes. Los alemanes que sufrieron esta barrera de fuego comentaban que no habían experimentado nunca un fuego de esa intensidad y profundidad en el Frente Oriental. Estos refinamientos tácticos tuvieron su recompensa, en líneas generales se consiguió la ruptura táctica en los sectores cruciales.(12)

Durante la operación del Vístula en enero de 1945, en la cabeza de puente de Baranow, un sector de unos 66 km de frente, los soviéticos emplearon una potencia de fuego jamás vista, con alrededor de 4.000 bocas de fuego contra unas 200 piezas alemanas, o sea una superioridad de 20 a 1 en piezas. Los soviéticos dispararon unos 400.000 proyectiles y consiguieron la ruptura operacional ya el primer día de la ofensiva. Es de reseñar no obstante que los alemanes a pesar del escaso número de piezas dispararon unos 75.000 proyectiles lo cual significa que el inmenso número de piezas soviéticas lanzó 100 proyectiles por pieza pero los alemanes 350. La inmensa disparidad de números decidió el resultado en pocas horas pero no deja de ser llamativo como los alemanes en una fase tan avanzada de la guerra todavía contaran con stocks importantes de munición.(13)

Notas:
(10) https://weaponsandwarfare.com/2019/11/2 ... gust-1942/
(11) David M. Glantz: Red Storm over the Balkans: The failed Soviet Invasion of Romania, Spring 1944 (pág. 270-271) University of Kansas 2007.
(12) Steven Zaloga: Bagration 1944: The Destruction of Army Group Centre (pág. 44-47). Osprey Publishing 1997.
(13) Gerhard Donat: Beispiele für den Munitionsverbrauch der deutschen Wehrmacht im zweiten Weltkrieg. ASMZ: Sicherheit Schweiz: Allgemeine schweizerische Militärzeitschrift. Tomo 129, 1963.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Mar Ene 05, 2021 7:27 pm

Un documento esclarecedor: la carta del coronel Talkoniuk a Stalin

Hay un documento muy esclarecedor escrito por el coronel Talkoniuk, jefe de operaciones del 33 Ejército el 30 de marzo de 1944 y dirigido nada menos que al propio Stalin. No hay constancia de que Stalin haya leído este informe pero es de suponer que al menos alguno de sus consejeros si lo hiciera. El 33 Ejército era uno de los que había estado en liza durante la operación Suvorov en septiembre y octubre de 1943 y luego durante los fracasados intentos de romper el frente del Grupo de Ejércitos Centro y penetrar hacia Vitebsk:(16)

“Analizando las operaciones sin éxito realizadas por el 33 Ejército en recientes meses y considerando las razones de este fracaso y desperdicio de fuerzas y recursos, considero mi deber el compartir con Vd. mis observaciones y conclusiones para hacer una serie de sugerencias que podrían ser útiles a nuestra gran causa en esta guerra.

(Sigue una larga exposición sobre los motivos de la carta así como los errores de los jefes de artillería que a continuación se detallarán…)

Entre la segunda mitad de 1943 hasta principios de 1944 (de septiembre de 1943 hasta marzo de 1944) el 33 Ejército en cooperación con otros ejércitos del Frente Occidental realizó cinco operaciones ofensivas principales (y muchas intermedias) con el objetivo de romper las defensas enemigas y capturar primero Orsha (operando al este de Orsha) y luego la ciudad de Vitebsk (operando al sureste de Vitebsk)

Con gran celo y deseo la mayoría de generales y oficiales se aplicó a esta misión pero a pesar de sufrir pérdidas colosales, no se consiguieron los resultados deseados. Durante este período, el 33 Ejército sufrió 20.975 muertos y en total perdió 103.011 muertos, heridos y desaparecidos incluyendo 3 comandantes de división muertos y uno herido así como otros oficiales. Durante el mismo período el ejército perdió 419 tanques y 60 piezas autopropulsadas destruídas por la artillería y aviación enemiga. El 2 Cuerpo de Guardias blindado quedó fuera de combate.
La preparación de cada una de estas operaciones llevó de 5 a 10 días, la duración de las operaciones entre 5 a 22 días.

Se rompió la defensa enemiga en un frente de 4.8 a 9 km, cada división del primer escalón avanzaba en una franja de 1 a 2 km.
La densidad de artillería empleada en estas operaciones osciló entre los 126 a 206 cañones por km de frente (excluyendo los cañones de 45 mm, cañones antitanque y morteros de 82 mm).
Se utilizaron 1.801.600 proyectiles y minas.

Como resultado de una lucha dura y prolongada el ejército realizó un avance entre 2 y 13 km de profundidad. En algunas operaciones no se logró ningún avance. Se ocuparon 148 km cuadrados y se liberaron 82 localidades.

Dado el gran esfuerzo y recursos gastados, muchos de nosotros estamos oprimidos por los fracasos, algunos “se tiran de los pelos” y en general hay gran nerviosismo, sin obtener satisfacción en la batalla, con pena y desilusión maldecimos la situación que se ha desarrollado en el frente usando frecuentemente la palabra fatal “mala suerte”.

Cuales son las razones principales que han llevado al fracaso de operaciones bien concebidas y a grandes pérdidas en hombres y material ?

1) La primera y principal razón es que las fuerzas y recursos fueron empleadas en nimiedades en vez de asestar un golpe demoledor al enemigo. Los golpes iniciales fueron pequeñas molestias de las que se recuperaron rápidamente.

Si golpeas a una persona con un tronco la matarás, pero si el tronco está dividido en astillas y golpeas a la misma persona con esas astillas, resistirá fácilmente estos golpes y no perderá su vitalidad. De esta manera figurativa puedo explicarle los golpes al enemigo por parte de nuestro 33 Ejército.

(Sigue otro ejemplo figurado que ilustra sobre la importancia de golpear fuerte una vez y no una serie de golpes menores…)

2) Deficiencias en la planificación, preparación y conducción de las operaciones. Cuando se planificaban las próximas operaciones el Frente indicó al ejército la composición de las fuerzas a comprometer y el área de la penetración. La localización de la rupture fue determinada sólo por la configuración del frente sin tener en cuenta las condiciones del terreno. El frente del Ejército y el área de ruptura fueron determinadas por el comandante del Frente y eran tan estrechos que excluían cualquier elección del terreno conveniente. Además el frente de la ruptura era muy estrecho (4-6 km) lo que puso a nuestras unidades atacantes en una cuña bajo el fuego cruzado y de flanco de todo tipo de armas enemigas. Esta es una de las razones importantes del fracasos y las grandes pérdidas. La nachura de la ofensiva para las divisiones atacantes era de 1 a 2 km, el orden de batalla de la división estaba profundamente escalonado de manera que las divisiones atacaban casi siempre con dos batallones y luego las otras divisiones eran puestas en combate sucesivamente, o sea que las divisiones entraban en batalla mediante batallones. En estas condiciones, ni la potencia de fuego ni el efecto de choque de la división era utilizado de manera simultánea sino dispersa. Sólo los batallones avanzados tomaban parte en la batalla y las restantes partes de la división, escalonadas en profundidad eran dispersadas por el fuego artillero enemigo antes siquiera de realizar contacto perdiendo completamente su capacidad de combate.

Su orden nº 306 respecto a las nuevas órdenes de combate en el ejército no fue llevada a cabo y el comandante del ejército o bien no la entendió o no reconoció su importancia así como sus beneficios (se refiere al antiguo comandante, Coronel-General Gordov)
Las operaciones en general se prepararon apresuradamente, no fue posible reconocer las defensas enemigas adecuadamente (las fotos de reconocimiento fueron obtenidas un par de días antes de la operación y con frecuencia el mismo día)
Las tropas que se trajeron a la batalla con muchos reemplazos sin entrenar. Los oficiales tomaron el mando durante este movimiento y marcharon a la batalla sin conocer a sus subordinados quienes tampoco conocían a sus oficiales.

Varias divisiones entraron en la batalla con poco armamento: pocas armas automáticas, ametralladoras entre 16 y 30 unidades por división.
Si consideramos que la mayor parte de los soldados tenían sólo fusiles y la cantidad ya pequeña de armas automáticas, junto con el bajo entrenamiento, está claro que la potencia de fuego de las divisiones era extremadamente baja.

Estas circunstancias y el empleo poco prudente de la artillería en combate como señalaremos más adelante crearon las condiciones en las cuales se produjo la ausencia de la interacción de las diversas armas en el campo de batalla. La artillería disparaba, la infantería se agazapaba y cuando la infantería se lanzaba al ataque, la artillería quedaba en silencio.

Los oficiales y unidades poco entrenados no maniobraban en el campo de batalla, se limitaban a ponerse cuerpo a tierra y a ser exterminados con impunidad por el enemigo. Muchos de nuestros infantes no contaban siquiera con herramientas de zapa para atrincherarse. Durante uno o dos días de batalla la división que avanzaba perdió a casi toda su infantería sin conseguir resultados. Las pérdidas en personal fueron motivadas por el fuego enemigo de morteros. Esto está confirmado por el hecho de que del total de los heridos las heridas de metralla son responsables del 70 a 90% de las heridas.

(A continuación viene un párrafo clave en todo el escrito, lo he puesto en negrita para subrayar su importancia)

3) En nuestra práctica habitual del uso de artillería hay una tendencia perniciosa y poco formada de contar la densidad de la artillería por el número de cañones por kilómetro de frente y no por el número de municiones destinadas al consumo.
Para este propósito un gran número de unidades artilleras y formaciones se aprestaron en el frente de ruptura y para ellos la anchura del frente de ruptura y de las divisiones participantes se estrecharon al límite. Los proyectiles se asignaron para el período inicial a razón de 1 a 1.5 carga básica por cañón. Esta cantidad se podría haber disparado con cuatro o cinco veces menos artillería. El reducir el número de unidades artilleras de apoyo a cada división con lo complejo de su control así como el incrementar el consumo de munición por cañón, habría simplificado grandemente la organización y control de las tropas en la dinámica de la batalla y hubiera incrementado la efectividad del fuego.


Continuará...

Notas:
(16) https://dr-guillotin.livejournal.com/122457.html: La carta es de una gran longitud y acompañada con tablas y datos adicionales. La traducción es mía y por tanto aproximada.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9625
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por José Luis » Mié Ene 06, 2021 9:57 am

¡Hola a todos!

Sigo con interés este hilo, del cual me ha llamado la atención la siguiente frase del coronel Tolkonyuk:
Schwerpunkt escribió: Si golpeas a una persona con un tronco la matarás, pero si el tronco está dividido en astillas y golpeas a la misma persona con esas astillas, resistirá fácilmente estos golpes y no perderá su vitalidad. De esta manera figurativa puedo explicarle los golpes al enemigo por parte de nuestro 33 Ejército.
Lo que me hizo recordar la famosa frase de Guderian: "Man schlägt jemanden mit der Faust und nicht mit gespreizten Fingern" ("Golpea con el puño y no con los dedos abiertos"), en referencia a la concentración de fuerzas en un único punto de ataque (normalmente, el más débil del enemigo).

No sé si Tolkonyuk conocía esta frase de Guderian, pero sospecho que sí. El teniente general (graduación que ostentaba cuando murió) Illarion Avksentievich Tolkonyuk (1913 - 1995) tuvo a bien escribir sus memorias* entre 1971 y 1991, rompiendo la tónica habitual de las memorias de los militares soviéticos bajo el régimen comunista, escribiendo una versión de la guerra que se aleja muchísimo de la versión oficial de posguerra.

Tolkonyuk era un oficial de artillería (había ingresado como cadete en la escuela de artillería Lebedev en noviembre de 1933) que pasó luego (1938-41) por la Academia Militar Frunze, sirviendo durante la guerra en tareas de estado mayor (comenzó la guerra en julio dentro del 19º Ejército). El 33º Ejército, del que nos habla ese informe de Tolkonyuk a la comisión rusa, era un ejército muy bregado desde el comienzo de la guerra, diezmado y reconstruido en varias ocasiones. Tolkonuyk fue herido durante la batalla de Moscú y, tras recuperarse, fue nombrado jefe de estado mayor de la 120ª Brigada en mayo de 1942 (entonces dentro ya del 33º Ejército, un ejército de la milicia popular de Moscú que se había creado en julio de 1941 si no recuerdo mal). Desde junio de 1942 se convirtió en el subjefe del departamento de operaciones del Estado Mayor (cuyo jefe era el mayor general A.P. Pokrovsky) en el Cuartel General del 33º Ejército al mando de los coroneles generales V.N. Gordov (hasta marzo de 1944) e I. E. Petrov (marzo-abril de 1944). En mayo de 1944, cuando el 33º Ejército estaba bajo el nuevo mando del teniente general V. D. Kryuchenkin, Tolkonyuk, inspeccionado unidades del ejército, tuvo la mala fortuna de que su caballo pisara una mina antitanque, de la que el jinete resultó gravemente herido, aunque se recuperó en agosto. En septiembre de 1944 fue nombrado jefe del departamento de operaciones del 8º Ejército de Guardias (el antiguo y famoso 62º Ejército de Stalingrado en su nueva denominación).

Lo curioso de ese informe de Tolkonuyk es que lo que decía no era nada nuevo en absoluto. Si hubiera que buscar el inicio original de este tipo de informes quizá deberíamos remontarnos a los que realizó Zhukov tras la batalla de Khalkhin Gol en 1939. Pero ya en guerra, hubo un montón de generales que escribieron informes o informaron a Stalin de errores o defectos como los mencionados por Tolkonyuk, especialmente en la dispersión de fuerzas, ataques frontales, apoyo artillero, etc. Y el propio Stalin, así lo manifestó en varias ocasiones, era consciente de la falta de preparación del Ejército Rojo en operaciones ofensivas, insistiendo repetidamente a sus generales de esas fallas.

*http://militera.org/books/pdf/memo/tolkonyuk_ia01.pdf

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Jue Ene 07, 2021 10:22 am

¡ Saludos a tod@s !
José Luis escribió:
Mié Ene 06, 2021 9:57 am
No sé si Tolkonyuk conocía esta frase de Guderian, pero sospecho que sí. El teniente general (graduación que ostentaba cuando murió) Illarion Avksentievich Tolkonyuk (1913 - 1995) tuvo a bien escribir sus memorias* entre 1971 y 1991, rompiendo la tónica habitual de las memorias de los militares soviéticos bajo el régimen comunista, escribiendo una versión de la guerra que se aleja muchísimo de la versión oficial de posguerra.
Desconocía estas memorias de Tolkonyuk y la aportación biográfica que hace Jose Luis es muy interesante. Desde el luego el informe realiza una serie de observaciones de una franqueza incontestable. Fue probablemente un hombre con agallas para hacer constar su opinión de técnico frente a la propaganda de la época.

Continuación del informe del coronel Tolkonyuk:

La duración y el orden de la preparación artillera no fue determinada por un cálculo razonable basado en la naturaleza de las defensas enemigas, sino en el número de piezas disponibles y la disponibilidad de munición. Se realizaba una barrera artillera de un sólo golpe y una duración que variaba entre varias decenas de minutos a una hora y media. Se suponía que esta así llamada fase de destrucción era suficiente aunque los artilleros en realidad no sabían si este era el caso. Luego se realizaba un descarga de 10 a 20 minutos en el frente más avanzado del enemigo y la artillería cesaba tras lo cual la infantería comenzaba el ataque.

El trabajo de la artillería fue organizado de tal manera que nuestra artillería nunca pudo suprimir la artillería enemiga y que por tanto ésta pudo elegir el momento más conveniente para desatar su fuego sobre nuestra infantería en objetivos predeterminados destruyéndola casi por completo. En los períodos más importantes el campo de batalla estaba dominado por el fuego enemigo (el defensor) y no por el nuestro (el atacante). La artillería propia fue casi incapaz de combatir a los tanques y cañones autopropulsados enemigos. Se hicieron intentos de por parte de las compañías que avanzaban de poner cañones en tiro directo pero siempre quedaban atrás, eran inutilizados y quedaban sin efecto.

3) La preparación práctica de las operaciones próximas fue llevada a cabo de una manera bastante torpe, a plena vista del enemigo: unos pocos días antes del comienzo de la operación las tropas que iban a emprender la ruptura fueron aprestadas en la línea de frente y luego se acumularon los recursos materiales. Deberíamos haber hecho lo contrario, primero acumular los recursos y, reconocer las defensas enemigas, preparar las posiciones y la artillería y entonces traer las tropas a la posición de comienzo no antes de un día antes del ataque. Esta es una de las garantías importantes de la sorpresa.

(Sigue a continuación un largo párrafo ahondando en los motivos del escrito y explicando que con una mejor preparación se podría realizar una penetración decisiva en el frente enemigo)

Los fallos de las operaciones hay que atribuirlos a la planificación inepta y primitiva así como a la implementación práctica. Ni la escala de las operaciones ni la forma en que fueron preparadas y realizadas corresponden a los objetivos que se fijaron.

En esta carta no acuso a nadie ni quiero recabar todos las cosas malas para acusar a nadie (aunque sería necesario hacerlo) si no que considero mi deber anotar que muchas cosas fueron malas e inapropiadas en las operaciones militares realizadas por el 33 Ejército. Para evitar estas deficiencias en el futuro. Y todas estas deficiencias se repiten persistentemente, voluntaria o involuntariamente: divisiones que sólo cuentan con tres mil hombres son empujadas al ataque sin apoyo artillero.

PROPUESTAS:

Considero apropiado:

1) Prohibir los intentos de romper las defensas enemigas en menos de 12 km de frente, o sea en un frente que pueda exponer la zona de ruptura al fuego enemigo oblicuo y de flanco.

2) Las divisiones con 4.500 hombres o menos deben de ser retiradas para ser reconstituídas pues no tienen capacidad de combate.

3) Las divisiones que hayan recibido al menos un 50% de reemplazos en su fuerza total deben de contar con al menos 30 días para su entrenamiento y consolidación.

4) Para salvar a la infantería y en ausencia de suficiente munición para suprimir a la artillería enemiga y sus morteros no se deberán realizar operaciones a la luz del día.

5) La planificación debe ser realizada con detalle en el cuartel general del Frente, el cual permitirá una elección mayor del terreno conveniente, el área de ruptura y la concentración de esos recursos donde sea necesario (a escala del ejército, esto a menudo no puede ser hecho).

6) Formaciones de infantería de combate, cuando se rompa frente a las defensas de campaña enemigas, debe hacerse en estricta concordancia con la orden nº 306 sobre formaciones de combate. Prohibir (ante todo a los comandantes de cuerpo que son los principales violadores de la orden) el escalonamiento en profundidad de las divisiones y utilizar a las divisiones por partes sin usar su poder de ataque completo.

7) Cuando se realice la planificación de las operaciones artilleras de apoyo, ante todo considerar la posibilidad de la complete supresión y destrucción parcial de las baterías de artillería y morteros enemigos, puesto que son los principales enemigos de nuestra infantería. Cuando el fuego artillero enemigo domine el campo de batalla, prohibir el ataque de infantería y tanques.

8 ) Para combatir los tanques y cañones autopropulsados enemigos que son la principal amenaza para nuestra infantería cuando se encuentra en lo más profundo de la defensa enemiga, es necesario crear unidades especiales armadas con cañones autopropulsados y tanques que acompañen a la infantería, con la tarea de destruir los pequeños grupos de de tanques y cañones de asalto enemigos. Se puede mover a artillería antitanque de las divisiones de fusileros mediante pequeños tanques o transportes blindados de personal para asegurarse el movimiento.

9) Prohibir el uso de formaciones blindadas en zonas boscosas y pantanosas. (bosques y pantanos bielorrusos)

10) Para cada una de las operaciones realizadas, pedir un informe escrito especial al comandante con una conclusión establecida por personas neutrales en la cuestión. Esto incrementará la responsabilidad, expandirá los horizontes tácticos y operacionales del estado mayor y ayudará a revelar las deficiencias y errores cometidos de una manera oportuna que se tomarán en cuenta para futuras operaciones.

Atentamente
Coronel Talkoniuk

Comentario adicional: Más tarde A. I. Talkoniuk sirvió como jefe de operaciones en el 8 Ejército de Guardias comandado por Chuikov.

El documento a pesar del tono de ingenuidad expone con bastante claridad la falta de coordinación y apoyo entre las diversas armas, el defectuoso reconocimiento realizado y en general una planificación pobre. También hace hincapié en lo absurdo de enviar reemplazos sin entrenamiento y lanzarlos a la batalla sin ningún tipo de encuadramiento y aclimatación.

Pero donde pone el dedo en la llaga es en el papel de la artillería, enormes masas de cañones con escasa munición y empleados de manera poco efectiva. El control y mando de esta enorme cantidad de unidades y piezas era además un problema añadido en un ejército que no iba sobrado de comunicaciones fluidas y con poca iniciativa y autonomía individual. Esta enorme masa de unidades podía ser aprestada y dirigida para el primer día de la ofensiva pero en el momento en que la operación entraba en una fase de movimiento era sencillamente imposible coordinarla. Muchas unidades artilleras soviéticas simplemente quedaban atrás ante la falta de órdenes claras para su avance y redespliegue y dejaban de prestar apoyo a las unidades de infantería o móviles que avanzaban.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9625
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por José Luis » Jue Ene 07, 2021 12:30 pm

¡Hola a todos!

El informe de Tolkonyuk que nos ha resumido Schwerpunkt parece un compendio de los grandes errores y defectos del Ejército Rojo en operaciones ofensivas a nivel táctico (hasta cuerpo de ejército) y operacional (ejército). A excepción de subrayar la no conveniencia de realizar ataques frontales contra posiciones defensivas preparadas, de evitar penetraciones profundas cuando no vienen acompañadas detrás por un fuerte contingente de infantería (esto último aplicable también a los alemanes), y la conveniencia de contar con el apoyo al suelo de la aviación de combate, Tolkonuyk completa la lista de carencias en el ejército soviético en la ofensiva.

Ahí está el ejemplo de dispersión/concentración de fuerzas en el centro de gravedad del ataque, falta de reconocimiento del terreno para poder propiciar un despliegue integral de las fuerzas ofensivas en vez de comprometerlas escalonada e interrumpidamente (esto debido muchas veces también al precipitado despliegue de formaciones distantes y su tardía llegada a cuentagotas a la línea de arrancada), descoordinación en el despliegue y ataque de las armas combinadas de las fuerzas ofensivas, escasez de elementos de comunicación (entre otras cosas, muy importantes para el señalamiento y rectificación de los objetivos de la artillería atacante), la falta de iniciativa propia en el mando de línea de frente (una rigidez en la cadena de mando que obedecía principalmente al terror de los mandos que podían ejercerla ante las respuestas punitivas del mando superior), etcétera. Y por supuesto, que es el hincapié aquí, la inconveniente explotación del arma artillera (que tiene su aplicación igualmente al terrible defecto, compartido en el campo alemán, de constituir nuevas unidades -casi siempre mal dotadas- en vez de reforzar las existentes), que nos lleva otra vez a la famosa frase de Guderian: golpear con el puño cerrado (esto es concentrado las fuerzas) y no con los dedos abiertos (dispersándolas), significando en este caso que es preferible atacar (o defender) con, por ejemplo, 3 divisiones bien dotadas de hombres y material que con 6 divisiones con grandes carencias en ambos aspectos.

Al margen de otras circunstancias igualmente importantes (como por ejemplo el estiramiento de las líneas de comunicaciones con sus consecuencias logísticas, y el punto de culminación), los apuntes de Tolkonyuk explican en gran parte el punto que asombra en las operaciones ofensivas del Ejército Rojo contra el ejército alemán: la increíble cantidad de bajas.

La aportación de Schwerkpunkt en su artículo es excelente en todos los sentidos. Mi enhorabuena.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Jue Ene 07, 2021 8:42 pm

¡ Saludos a tod@s !

Tal como señala Jose Luis los errores y defectos del Ejército Rojo no se circunscriben a la artillería sino al empleo de armas combinadas, reconocimiento, planificación, comunicación, iniciativa individual, etc, etc. El sentido de mi aportación es arrojar luz sobre una dimensión bastante olvidada en esta guerra: la artillería. No olvidemos que la artillería mataba o hería al menos al 50% -a veces más- de los combatientes pero no goza de la atracción que puedan tener los aviones o los tanques. Su papel ha sido por tanto arrinconado injustamente.

Y hay otra dimensión que emerge de este estudio: gran parte de la efectividad táctica de los alemanes provenía de una artillería atendida en general por suministros adecuados de munición dando como resultado unos terroríficos partes de bajas soviéticos. El bajo rendimiento táctico soviético tiene mucho que ver con esa infantería arrojada a la batalla con poco apoyo artillero a pesar de que se contara con miles y miles de piezas.

Me quedan tan sólo dos pequeñas aportaciones más y dejaré el artículo visto para sentencia...

Documentación adicional sobre la producción soviética
Hemos señalado que la producción soviética de tanques, aviones y cañones aumentó de una manera prodigiosa. Sin embargo el aumento de producción de munición no fue parejo con el aumento de las piezas destinadas a lanzarla.

Hay un documento muy interesante que es el memorándum de I. P. Sergeyeev, Comisario para la Producción de Munición, una especie de secretario ministerial de la industria bélica, a 20 de marzo de 1941.(17)

El documento que no traduciremos por su longitud y detalles técnicos hace hincapié que ya antes de la guerra la URSS se estaba quedando atrás en la producción de explosivos. La falta de capacidad venía dada por un cierta falta de inversión en planta productiva así como la falta de productividad de varias de las fábricas. También se comentaba la falta de coordinación entre varios departamentos técnicos. No obstante, el principal cuello de botella era la falta de capacidad productiva en un momento que se estaba aumentando la producción bélica a un nivel gigantesco.

Asimismo Harrison en su obra “Soviet Planning for Peace and War” anota que aunque gran parte de la industria bélica fue evacuada, parte de la industria química situada en Ucrania no lo fue y eso constituyó un cuello de botella durante gran parte de la guerra. En cualquier caso el gráfico adjunto a continuación es muy explícito y hace ver claramente el problema de la falta de adecuación entre bocas de fuego y suministro de munición.

Imagen

Así pues, el crecimiento de producción de cañones y tanques entre 1941 a finales de 1942 fue de aproximadamente el 500% mientras que la producción de munición (Mines & Shells) permaneció constante hasta principios de 1942 y luego creció a un nivel modesto hasta llegar a algo menos del 200%. La fabricación de morteros se disparó hasta más del 1.000% respecto a 1941.

¿Cuáles pueden ser las razones de este desequilibrio tan fuerte? La primera es que la evacuación industrial soviética no fue una simple relocalización de industrias en el territorio sino una reconversión de muchas factorías de fabricar unos artículos a otros. Así las fábricas de material rodante ferroviario, locomotoras, tractores y automotrices se reconvirtieron en fábricas de carros de combate. La fabricación de tractores, locomotoras prácticamente se detuvo y se reconvirtió en carros de combate. La producción de rodamientos que se realizaba en exclusivamente dos fábricas de Moscú se amplió a los Urales resultando en una producción dividida a partes iguales en Moscú y en los Urales. (18) Otras factorías que producían determinado equipo industrial como por ejemplo astilleros navales fueron reconvertidas para producir aviones, cañones y un sinfín de artículos bélicos. Sin embargo la industria química soviética sufrió varios problemas algunos de ellos de anteguerra que hicieron que no pudiera ser reconvertida de una manera tan sencilla:

1) La capacidad productiva estaba estancada ya antes de la guerra por efecto de la poca inversión y productividad.(19)
2) La industria química soviética estaba bastante atrasada frente a la alemana. No era capaz de producir productos químicos avanzados.
3) La pérdida de Ucrania condujo a una pérdida de capacidad productiva. Además las dificultades de 1942-1943 con escasez de carbón, acero y otras materias primas estranguló mucho la producción de productos intermedios como ácido sulfúrico, ácido nítrico, potasa, tolueno, etc.

La fabricación de morteros con acero de poca calidad era muy simple y realizable en muchas factorías con personal poco especializado. Esto explica el impresionante crecimiento de esta categoría. Pero la fabricación de tolueno, TNT, pólvora, etc, no lo era.

Notas:
(17) http://istmat.info/node/58557 (Informe de I. P. Sergeyeev, Comisario de Municiones al Secretario general del Comité Central de la URSS, Stalin sobre el trabajo del Comisariado en 1939-1940, 20 de marzo de 1941)
(18) Relocation of Soviet Industry: Informe de la CIA (Central Intelligence Agency) del 10 de septiembre de 1948. Disponible en: https://www.cia.gov/library/readingroom ... 0001-4.pdf
(19) El gasto en municiones que era uno de los principales desembolsos del presupuesto del Comisariado de Defensa experimentó un declive del 35% en 1938, 36% en 1939 y sólo el 31% en 1940 a pesar del aumento enorme en producción de tanques, cañones y aviones. Ver Mark Harrison: The Soviet Defense Industry Complex in World War II. University of Warwick, March 1993.

Avatar de Usuario
motorsalva
Miembro
Miembro
Mensajes: 106
Registrado: Dom Feb 07, 2010 9:59 pm
Ubicación: El Prat de Llobregat

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por motorsalva » Vie Ene 15, 2021 10:17 pm

Saludos!
Un tema realmente desconocido e interesante que ahora Schwerpunkt nos ha regalado, ni más ni menos.

Yo tenía entendido que un factor muy importante (que no el único, ni mucho menos), de la gran cantidad de bajas en las ofensivas soviéticas fue la falta de unidades de infantería mecanizada al estilo de los anglonorteamericanos o los panzergrenadier (unidades muy costosas y que los soviéticos no se podían permitir al nivel de sus aliados).
Así pues, el tema del deficiente uso de la artillería por parte soviética también arroja más luces al asunto.

No conocía el dato de la grave situación de la industria química soviética de la época. De todas formas, creo que ( y esto es una simple suposición mia), no habría sido nada fácil para el estado soviético desarrollar más este crítico sector, pues, además de inversión, se necesita mucha investigación, y no sé si se contaba con la cantidad de técnicos especializados e instalaciones para realizar tales trabajos en vista a medio y largo plazo.

También comentar que si bien, a tenor de lo expuesto más arriba, los grandes fallos y negligencias a la hora de la planificación y la ejecución de ciertas operaciones ofensivas, se tendrían que tener en cuenta las presiones y prisas del Stavka y del propio Stalin para realizarlas, Y ya sabemos lo que pasa cuando se hacen las cosas con prisas...hay veces que van bien, pero se tiene muchos números para que salgan mal.

Espero con curiosidad y ganas futuras intervenciones de Schwerpunkt sobre el tema.
"Ese cabrón de Halsey -escupió- nos ha dejado con el culo al aire". Clifton Sprague, comandante de Taffy 3 en la batalla del Golfo de Leyte

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1593
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Datos sorprendentes... El Consumo de Munición en el Frente Oriental

Mensaje por Schwerpunkt » Sab Ene 16, 2021 7:30 pm

¡ Saludos a tod@s !
motorsalva escribió:
Vie Ene 15, 2021 10:17 pm
No conocía el dato de la grave situación de la industria química soviética de la época. De todas formas, creo que ( y esto es una simple suposición mia), no habría sido nada fácil para el estado soviético desarrollar más este crítico sector, pues, además de inversión, se necesita mucha investigación, y no sé si se contaba con la cantidad de técnicos especializados e instalaciones para realizar tales trabajos en vista a medio y largo plazo.

También comentar que si bien, a tenor de lo expuesto más arriba, los grandes fallos y negligencias a la hora de la planificación y la ejecución de ciertas operaciones ofensivas, se tendrían que tener en cuenta las presiones y prisas del Stavka y del propio Stalin para realizarlas, Y ya sabemos lo que pasa cuando se hacen las cosas con prisas...hay veces que van bien, pero se tiene muchos números para que salgan mal.
Es muy complicado encontrar cifras para analizar hasta que punto la caída de Ucrania en manos alemanas limitó la producción química y de munición. Es evidente que la limitó aunque no sabemos hasta que punto. Tengamos en cuenta que algunos de los problemas de la industria química databan de antes de la guerra en capacidad y productividad.

Realmente los soviéticos se encontraron con una situación endiabladamente complicada y en la que incluso con la mejor voluntad y gestión no podría haber mejorado considerablemente. De hecho sin los suministros del Préstamo y Arriendo angloamericano los soviéticos habrían sufrido una escasez aún mayor.

No obstante hay que reseñar que los soviéticos se entregaron a una producción desaforada de piezas de artillería y morteros para los que no había munición suficiente. Este hecho es llamativo porque no parece que hubiera una presión política para aliviar esa brecha entre piezas de artillería y munición para utilizarlos o al menos dedicar algunos de los recursos de esa producción a aliviar la escasez de munición.

Gran parte del consumo artillero se empleaba en la barrera artillera inicial previa a una ofensiva (a veces se llegó a consumir tres cuartos de la munición disponible) y muy poca munición para el apoyo posterior. Esto se traducía en una infantería y fuerzas móviles privadas de apoyo en la fase de explotación.

Los alemanes por contra disfrutaron durante toda la guerra de un suministro en general suficiente y desde luego mucho más generoso para su menor parque artillero. Las escaseces de munición en general fueron puntuales y tuvieron que ver más con problemas logísticos como los avances a finales de 1941 o verano de 1942 donde los transportes no podían atender las necesidades de las vanguardias alemanas o lugares puntuales como Stalingrad en donde la deficiente infraestructura de comunicaciones creó escaseces puntuales. En general el Ejército alemán no experimentó escasez de munición hasta febrero de 1945 cuando el efecto combinado de la caída de Silesia, la ofensiva aérea y en general la descomposición del sistema productivo y de comunicaciones llevó a esta situación.

Como curiosidad algunos estudiosos señalan que la mayoría de piezas soviéticas jamás disparó más de 3.000 proyectiles en toda la guerra. En Moscú se expone una pieza de 122 mm que disparó 5.050 proyectiles como una verdadera rareza, lo cual dice mucho de los consumos medios.(20) Los alemanes desde luego dispararon de media muchísimos más proyectiles y tuvieron que acometer mucho más trabajo de reparación (recalibrado de ánimas por desgaste por ejemplo) entre su parque artillero.

Lo principal de este estudio es que relativiza las tremendas superioridades numéricas del parque artillero, señala la ventaja táctica alemana en este terreno a pesar de la inferioridad numérica y explica en parte la sangría descomunal que sufrió el Ejército Rojo durante la guerra.


Notas:
(20) Gerhard Donat:Der Munitionsverbrauch im 2. Weltkrieg: IV. Der Munitionsverbrauch im taktischen Rahmen an Hand von Beispiele (http://michaelhiske.de/Wehrmacht/Heer/S ... p05_01.htm)

Responder

Volver a “Tribuna”

TEST