Campaña polaca: análisis y lecciones de la Wehrmacht

La guerra en el este de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9407
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Campaña polaca: análisis y lecciones de la Wehrmacht

Mensaje por José Luis » Lun Oct 30, 2006 8:00 pm

¡Hola a todos!

Lo que sigue es la traducción (Capítulo 11: Conclusiones) del análisis de la campaña polaca realizado por algunos de los altos oficiales alemanes (Halder, Blumentritt, Kippelsrich, Salmuth, Bock, etc.) en el informe (DA-PAM 20-255 de 1956) de la serie de informes alemanes para el Departamento del Ejército estadounidense.

CONCLUSIONES

La campaña alemana en Polonia en 1939 ha sido considerada por muchos como poco más que una maniobra para la joven Wehrmacht. Sin embargo, las cifras de bajas y pérdidas de material del periodo de combate [8.082 oficiales y hombres muertos, 27.278 heridos, y 5.029 desaparecidos en 36 días de operaciones. 277 tanques destruidos entre el 1 y el 30 de septiembre, incluyendo 89 Pz-I, 83 Pz-II, 26 Pz-III y 19 Pz-IV. 400 aviones de todo tipo destruidos] muestra que la campaña fue algo más que un ejercicio con munición real. Rundstedt defendió esta opinión de la operación de Polonia en uno de sus escasos comentarios tras la IIGM. Tuvo que comprometerse el grueso de las fuerzas armadas alemanas para superar a los polacos, y el gasto de munición, gasolina y material fue tal como para evitar posteriores operaciones alemanas de una escala similar en el Oeste o en cualquier otro lugar.

La irrealista impresión de la campaña fue acentuada por el esfuerzo de la propaganda alemana que siguió el ritmo de las operaciones de campaña. Los ejércitos alemanes fueron descritos como altamente motorizados, con un apoyo de tanques fuera de proporción con el número real de vehículos blindados que tenían disponibles, y con flotas aéreas apoyando a las unidades de tierra de forma rápida y con la máxima eficacia. Poco se habló de las columnas de suministros transportados a caballo, o de las divisiones de infantería que con frecuencia avanzaron a pie a un ritmo de 30 millas diarias, o de los repetidos bombardeos de la Luftwaffe sobre unidades alemanas avanzadas.

La exageración del cuadro de la nueva máquina de guerra alemana no debería ser interpretada para significar que la Wehrmacht no era una muy eficiente organización de combate y que no llevó a cabo mucho de lo escrito sobre la teoría de guerra móvil en la práctica de la batalla. Las divisiones “Panzer” y la “Luftwaffe” pronto se convirtieron en términos familiares en inglés y otras lenguas extranjeras. Era obvio incluso para los no versados en asuntos militares que el modelo de la era de la guerra de trincheras de la IGM había terminado. El elemento del movimiento había sido recuperado para la guerra, incluso aunque menos de una de cada seis divisiones alemanas movilizadas durante el periodo de la campaña polaca eran divisiones panzer o motorizadas. Excepto los cuerpos XVI y XIX, la fuerza panzer alemana también había sido comprometida de forma irregular, y no se aprovechó toda la ventaja del poder de choque de la división panzer en la campaña de Polonia.

La oportunidad de un exitoso ataque aliado contra el Muro del Oeste había pasado en el momento en que se acabó la campaña polaca. Hitler y sus generales estaban bien enterados del riesgo que habían tomado al arrojar casi todos sus recursos en el juego de una rápida victoria en el este, como lo demuestra el re-despliegue de divisiones y altos mandos desde el teatro polaco hasta la Muralla del Oeste antes de que las operaciones en Polonia hubieran sido completadas.

La situación a la que se enfrentaban británicos y franceses en octubre de 1939 era la de un fait accompli. Alemania había derrotado completamente a Polonia y había re-desplegado fuerzas suficientes al Muro del Oeste para resistir una tardía ofensiva aliada. El éxito de Adolf Hitler en Polonia también reforzó la opinión del Führer sobre sus propias capacidades como estratega, y posteriormente lo animó a menospreciar el consejo de su personal militar y comandantes superiores. El incremento de la fuerza de Alemania y la continuada inactividad de los aliados occidentales pronto inclinaron a Hitler a ordenar la planificación para comenzar una campaña de rápido movimiento para subyugar a Francia y destruir la Fuerza Expedicionaria Británica. Sólo el comienzo del invierno y las fuertes objeciones de sus asesores militares llevaron a Hitler a demorar su campaña hasta la siguiente primavera.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9407
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun Oct 30, 2006 8:05 pm

LECCIONES APRENDIDAS POR LA WEHRMACHT

Las fuerzas alemanas aprovecharon la oportunidad para observar la eficacia y utilidad de sus nuevas armas y otro material, la organización y las tácticas de las operaciones de combate en Polonia, y se encontró necesario realizar ciertas mejoras. Se podían realizar algunos cambios antes de la campaña de Francia de la primavera siguiente, mientras que otros tendrían que esperar.

Material

Entre las armas de infantería, la ametralladora Modelo 1934 se vio que estaba sujeta a frecuentes interrupciones al utilizarse en terreno escarpado, especialmente en zonas embarradas y con polvo. Se aceleró la investigación de una nueva ametralladora, y el Modelo 1942 que se desarrolló continuaría operando a pesar de la exposición a muchas de las condiciones que dificultaban el empleo del Modelo 1934. El mayor alcance de fuego de la ametralladora 1942 iba a ser de considerable importancia en posteriores operaciones. Se encontró justificado el esfuerzo realizado por Alemania en el desarrollo de artillería de todos los tipos. Según el coronel Blumentritt, oficial de operaciones de Rundstedt, los mismos polacos testimoniaron la eficacia del fuego de la artillería alemana en el ataque a Varsovia. Los defensores habían sido avisados de ataques aéreos con la aparición de la aviación alemana y el bombardeo había sido de duración limitada. Sin embargo, el fuego sostenido de artillería acabó con la resistencia de la guarnición de la capital polaca.

Se encontró especialmente eficaz el cañón antiaéreo de 88 mm en su empleo contra búnkeres y fortificaciones preparadas. El VIII Cuerpo se refirió a esto del nuevo cañón al atacar las fortificaciones polacas de Nikolai. Según el informe del VIII Cuerpo, el cañón podía penetrar las paredes de los búnkeres y edificios reforzados como puntos fuertes.

Los tanques Pz-I no se consideraron satisfactorios en operaciones, y los Pz-II sólo fueron útiles para reconocimiento. Esto sirvió para confirmar la creencia de que esos tanques eran demasiado ligeros para operaciones y debían ser reemplazados por tipos más pesados. Las unidades panzer fueron equipadas a partir de entonces con una mayor proporción de tanques Pz-III y Pz-IV. El más pesado de los dos, el Pz-IV, fue señalado por Guderian como un arma altamente eficaz para ser producida en cantidad. El Pz-II fue utilizado durante un tiempo como vehículo de reconocimiento, y finalmente los chasis de los Pz-I y Pz-II fueron utilizados como plataformas de cañón para las unidades de cañones autopropulsados organizadas para operaciones de asalto. En general, el suministro de piezas de recambio y el sistema de mantenimiento de tanques fueron inadecuados para las necesidades de las unidades panzer en combate.

Los rápidos y asombrosos éxitos y las ligeras pérdidas de personal de las nuevas fuerzas de tanques alemanas en la campaña polaca, como ilustraron los movimientos del XIX Cuerpo a través del Corredor polaco y desde Prusia del Este a Brzesc, convencieron a Hitler de la eficacia de estas nuevas armas. En 10 días de operaciones el XIX Cuerpo cubrió 200 millas en su avance sobre Brzesc. Las unidades de reserva polacas todavía agrupadas en las áreas de retaguardia fueron completamente sorprendidas y destruidas antes de que pudieran organizar una defensa. En una acción en Zabinks, al este de Brzesc, elementos del XIX Cuerpo interrumpieron la descarga de tanques en un lado del ferrocarril y destruyeron las unidades blindadas polacas antes de que pudieran desplegarse y dar batalla. Las pérdidas del cuerpo totalizaron 2.236, incluyendo 650 muertos, 1.345 heridos y 241 desaparecidos, menos del 4% de la fuerza completa de Guderian. A partir de entonces, como en la siguiente campaña francesa, las unidades panzer iban a jugar una parte cada vez más importante en la planificación alemana.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9407
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun Oct 30, 2006 8:10 pm

Organización

Guderian recomendó que los cuarteles generales de batallón y regimiento de las unidades panzer fuesen situados más en vanguardia para dirigir la batalla. Los cuarteles generales deberían ser más móviles, reducidos a unos cuantos vehículos blindados y bien equipados con comunicación radial. El comandante del XIX Cuerpo también recomendó una mejor comunicación con las columnas y trenes de suministros de las unidades motorizadas y blindadas.

Se concluyó que las divisiones ligeras tuvieron poca potencia permanente en operaciones sostenidas en Polonia. Esas divisiones ya tenían al menos un batallón de tanques cada una. El añadido de un número suficiente de tanques para formar un regimiento de tanques para cada división posibilitó completar la conversión planificada de las cuatro divisiones ligeras en divisiones panzer, llevando el número de 6 a 9.

Las divisiones de infantería motorizada fueron poco manejables en las operaciones en Polonia. Para permitir un mejor control, se sacó un regimiento de infantería motorizada de cada una de las divisiones motorizadas.

Equipo

Algunos comandantes de infantería se quejaron de las incómodas y pesadas cargas llevadas por las tropas, recomendando cambios para permitir al soldado individual una mayor libertad de acción y mayor confort. Uno de los comandantes recomendó el transporte de la munición de ametralladoras por las tripulaciones de cañones en contenedores similares a los utilizados por las tripulaciones de morteros, verbigracia, en una caja especial llevada por el soldado individual en vez de en cajas llevadas a mano. Esto permitiría al portador de municiones operar con un fusil, dando a la tripulación de cañones más protección y potencia de fuego. Además, se recomendó una saca de granadas especial para el soldado individual. También se requirió que un fusilero en el pelotón de infantería fuese suministrado con una mira telescópica para permitirle mayor precisión de fuego sobre objetivos cercanos o más distantes.

La 57ª División de Infantería preparó un informe sobre sus experiencias ilustrando un número de pequeños descuidos que añadieron a los problemas de los comandantes de pequeñas unidades. La división era de la organización de la Oleada II, compuesta mayormente por reservistas que habían completado recientemente sus periodos de servicio activo. Durante sus dos años de servicio activo habían sido entrenados en la ametralladora Modelo 1934. Cuando fueron movilizados para la campaña de Polonia, muchos no sabían cómo operar con los tipos de armas más viejos de la IGM con los que algunas unidades de la Oleada II todavía estaban equipadas. Otro descuido fue el suministro de herraduras, hechas de un tamaño común a los caballos militares pero muchísimo más pequeñas para las pezuñas abiertas de los caballos agrícolas requisados en el momento de la movilización.

Se encontraron algunas fallas en el equipo llevado por los ingenieros de asalto. Sus pesadas herramientas les impidieron ejecutar su papel de asalto con la infantería. Se recomendó que su equipo fuera distribuido de manera tal que los ingenieros pudieran operar eficazmente como parte del equipo de ingeniería-infantería en las operaciones de asalto.

Entrenamiento y tácticas

Las tácticas de infantería de los alemanes fueron criticadas por Bock, que pensó que se había sacrificado demasiado por razones de cautela. Esto puede parecer algo contradictorio en vista del periodo de tiempo en que los alemanes destruyeron una fuerza polaca numéricamente casi tan fuerte como la suya propia y capturaron un número de áreas fuertemente fortificadas que los polacos defendieron tenazmente. Realmente Bock hacía referencia a las frecuentes demoras producidas cuando la artillería tenía que ser traída a vanguardia para apoyar a las unidades de infantería. El general pensaba que algunas baterías de artillería debían estar siempre agregadas directamente a las unidades de infantería, para prestar apoyo cercano en un ataque o movimiento de avance. El resto de la artillería debería ser suficientemente móvil como para avanzar con poca demora para apoyar a la infantería atacante. Bock expresó la opinión de que el viejo adagio de “La infantería debe esperar por la artillería” debía ser cambiado por “La artillería no debe demorar a la infantería.”

Luego Bock pensó que las directrices de entrenamiento de la infantería alemana eran obsoletas y ampulosas. El comandante del grupo de ejércitos septentrional era de la opinión de que esas regulaciones deberían ser acortadas poniendo el énfasis en la misión y acción agresiva para cumplirlas. Regulaciones breves y pertinentes debían ser más fáciles de recordar y debían impresionar al oficial, suboficial y soldado de la gran importancia de la tarea que debía representar en combate, con la mínima distracción.

Otra característica de la guerra en Europa oriental aprendida por los alemanes fue la considerable actividad de guerrilla en las áreas de retaguardia. En consecuencia, varios comandantes recomendaron que los trenes de suministros, talleres y otras instalaciones de retaguardia fuesen mejor equipadas con armas, especialmente armas automáticas, y apoyo de personal entrenado en su uso.

Los exitosos ataques nocturnos de los polacos causaron una considerable impresión en los alemanes. Aunque conocedores de la ventaja de moverse de noche, una táctica que usaron repetidamente, los alemanes no apreciaron completamente las potencialidades de atacar bajo la protección de la oscuridad hasta que fue demostrado por los polacos. Con la seguridad adecuada, esas operaciones podían causar gran confusión cuando se lanzaban en las fronteras entre unidades, como demostró el ataque nocturno de los polacos el 12 de septiembre en la división entre las líneas de la 207ª División de Infantería y la Brigada Eberhard ante Gdynia.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9407
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun Oct 30, 2006 8:12 pm

Apoyo aéreo

La Luftwaffe en Polonia consiguió demostrar su potencia ofensiva como arma de ataque, a pesar de las protestas de algunos comandantes superiores de ejército cuyas tropas fueron bombardeadas en operaciones de apoyo cercano. La Luftwaffe demostró sus capacidades al aislar el frente polaco bombardeando puentes y líneas ferroviarias, e impidiendo el movimiento de suministros y tropas polacas bombardeando las columnas de camiones en las carreteras. La Luftwaffe también rindió asistencia material a las columnas blindadas avanzadas alemanas y bombardeó en picado fortificaciones polacas antes de ser atacadas por las fuerzas terrestres. Desde este punto la Luftwaffe iba a tener un importante papel como parte del equipo de ataque alemán.

La completa cobertura dada por la Luftwaffe a las fuerzas terrestres en Polonia favoreció grandemente al ejército en cuanto a camuflaje se refiere. A pesar de las instrucciones, hubo poca necesidad real de realizar paradas para cobertura y ocultamiento por las unidades avanzadas alemanas; así como la artillería en levantar redes de camuflaje para ocultar cañones, municiones y transportes; o para que los puestos de mando limitaran el tráfico de vehículos en su vecindad inmediata. La Fuerza Aérea Polaca fue incapaz de sacar ventaja de la relajación de muchas unidades, y el ritmo de la campaña hizo imposible que los altos comandantes llevaran a cabo acciones correctivas mientras las operaciones todavía se estaban desarrollando. En consecuencia, se relajó la disciplina de camuflaje en muchas unidades, y la carencia de una acción ofensiva por la Fuerza Aérea Polaca imposibilitó subrayar lo que podría haber ocurrido si la Wehrmacht fuese comprometida contra un enemigo que poseyera una fuerza aérea comparable a la Luftwaffe.

Esto es todo.
Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

quetzacoal
Expulsado
Mensajes: 131
Registrado: Jue Oct 19, 2006 12:57 am
Ubicación: Barcelona

Mensaje por quetzacoal » Mar Oct 31, 2006 12:26 am

Hola a todos!

Hola Jose Luis, este informe realmente rompe con el mito de la superioridad alemana (desde el punto de vista militar) al menos deja patente que la wermacht estaba muy lejos de ser la maquina perfecta que acabaria siendo.
La rapida victoria conseguida ante una no tan debil Polonia, la increible victoria sobre Francia y el cuerpo expedicionario Ingles y la arrolladora barbarroja se dan como consecuencia de un nuevo concepto de guerra aplicado por los Alemanes, un ataque muy virulento, que aturde al enemigo, y lo desconcierta, creando el panico y la desorganizacion.

un saludo
La verdad, se corrompe tanto con la mentira, como con el silencio. Ciceron

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9407
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mar Oct 31, 2006 2:24 am

¡Hola, Quetzacoal!

Lo de la Wehrmacht como "máquina de guerra perfecta" es un mito cuyo origen es completamente ajeno a la gran mayoría de oficiales superiores de la misma. Pero eso no debe llevar tampoco a un vuelco del mito. Sólo hay que hacerse un juicio razonablemente objetivo: la Wehrmacht era un ejército que durante 1939-1941 había demostrado poseer la doctrina militar más adecuada durante los años de entreguerras, y en ese sentido había entrenado a sus hombres, en conjunto, extraordinariamente bien.

En el aspecto negativo, también había dejado asomar durante las campañas de Polonia y Francia algunas de las puntas del escabroso iceberg que más tarde, durante la campaña rusa, íría emergiendo lenta pero constantemente, iceberg que contenía la mayoría de los problemas todavía no resueltos del desafío de llevar a la práctica una guerra de movimiento de ejércitos de armas combinadas en frentes relativamente grandes en amplitud y profundidad sin que las dificultades logísticas interrumpieran el ímpetu y ritmo del avance en el mejor de los casos, o lo estancaran dejándolo a merced del enemigo en el peor de los supuestos. En este sentido los alemanes nunca pudieron superar completamente el titánico reto que suponía el teatro de guerra soviético.

Pero Polonia, primero, y el Oeste, después, demostraron en buena medida los peligros potenciales de esa nueva y espectacular manera de hacer la guerra.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

FVdeC
Usuario
Usuario
Mensajes: 22
Registrado: Mié Sep 17, 2008 3:19 pm
Ubicación: Madrid

Re: Campaña polaca: análisis y lecciones de la Wehrmacht

Mensaje por FVdeC » Vie Jul 13, 2012 7:56 am

Buenos días a todos.

Hace años de la existencia de este hilo, pero al releerlo, me surge una duda, que imagino sea fruto de mi ignorancia.

Jose Luís, en su intervención inicial, nos aporta el dato de 8.082 muertos, 27.278 heridos y 5.029 desaparecidos. Este último dato es la causa de mi duda. Entiendo que en una batalla, con la cual no finaliza un conflicto, se desconozca el paradero de una cantidad de tropas. Pero en este caso, en el que se trata de una campaña con "punto y final", ¿ que engloba esa cantidad de desaparecidos?

Muchas gracias de antemano.

FVdeC

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9407
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Campaña polaca: análisis y lecciones de la Wehrmacht

Mensaje por José Luis » Vie Jul 13, 2012 5:36 pm

¡Hola a todos!
FVdeC escribió:
Entiendo que en una batalla, con la cual no finaliza un conflicto, se desconozca el paradero de una cantidad de tropas. Pero en este caso, en el que se trata de una campaña con "punto y final", ¿ que engloba esa cantidad de desaparecidos?
"Desaparecidos en acción" es una categoría de bajas de guerra en la que se incluyen todas las bajas cuyo destino se desconoce: pudieron morir pero no se han encontrado sus restos, pudieron ser hechos prisioneros de guerra no reportados, pudieron desertar o simplemente desaparecer. En el caso de la campaña polaca, la cifra de los alemanes desaparecidos en acción incluye esos ejemplos, incluso el de prisioneros de guerra, pues pudo haber prisioneros de guerra no reportados que murieron (de la forma que sea) durante su cautividad, no hallándose posteriormente sus restos.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Frente oriental”

TEST