Los nazis y Albert Einstein

Dudas e interrogantes sobre la Segunda Guerra Mundial

Moderador: José Luis

Responder
Avatar de Usuario
nanys-04
Usuario
Usuario
Mensajes: 3
Registrado: Mar Jun 19, 2012 1:51 am

Los nazis y Albert Einstein

Mensaje por nanys-04 » Mié Jul 04, 2012 6:25 am

Tengan todos un buen dia.
Ya que soy nueva en el foro, mi pregunta no es de gran importancia; pero he tenido cierta curiosidad sobre Einstein y los nazis.
Lo que me lleva a la pregunta: ¿Cual era el pensamiento de los nazis (en especial de Adolf Hitler) al saber que uno de los hombres mas inteligentes del siglo XX era un aleman de origen judio?
"El magnicidio debe ser intentado a toda costa. Incluso si no debiese triunfar, un intento de tomar el poder en Berlín debe llevarse a cabo. Lo que importa ahora no es el objetivo del golpe, sino probar al mundo y registrar en la historia que los hombres de la resistencia se atrevieron a dar el paso. Comparado con este objetivo, nada es más importante”.

Henning von Tresckow

Avatar de Usuario
Antonio Machado
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5048
Registrado: Mié Ago 03, 2011 3:40 pm
Ubicación: Nueva York, E.E.U.U.

Re: Los nazis y Albert Einstein

Mensaje por Antonio Machado » Mié Jul 04, 2012 1:30 pm

Hola Nanys-04, estimada nueva forista !


Muy buena pregunta, veamos las respuestas y perspectivas de los compañeros foristas...


Bienvenida a este gran Foro de la SGM, aquí encontrarás toneladas de información y conocerás nuevos amigos.


Aquí todas las preguntas son importantes, todos aprendemos de todos: cada quien camina a su propio paso y entre todos nos ayudamos a continuar a avanzando.


Te sugiero suscribir los Foros y Temas que más te interesen, así recibirás directamente en tu buzón electrónico las actualizaciones inmediatamente se vayan produciendo.



Saludos cordiales desde Nueva York,


Antonio Machado.
Con el Holocausto Nazi en contra de la Raza Judía la inhumanidad sobrepasó a la humanidad.

Avatar de Usuario
enrique falcon
Miembro
Miembro
Mensajes: 183
Registrado: Lun Sep 20, 2010 6:00 am
Ubicación: lima peru

Re: Los nazis y Albert Einstein

Mensaje por enrique falcon » Mié Jul 04, 2012 8:07 pm

Albert Einstein no sólo era un científico en Alemania,sino un organizador de la comunidad judia.Cuándo el antisemistismo fue cobrando más virulencia, los científicos alemanes consideraron la Teoría de la Relatividad como "física judea comunista" y Einstein se vio obligado a bandonar Alemania a fines de 1942.
Esta es sólo una introducción que espero amplíen los demás foristas.

Saludos.

Avatar de Usuario
von Thoma
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3948
Registrado: Lun Feb 18, 2008 5:40 am

Re: Los nazis y Albert Einstein

Mensaje por von Thoma » Mié Jul 04, 2012 10:26 pm

Albert Einstein,que era hombre inteligente,aplicó sus teorias y escapó de Alemania a la velocidad de la luz en 1933.
De no haberlo hecho hubiese tenido sin duda muchos problemas,y seguramente habría terminado internado en un campo.
Para los nazis era visto solamemte como un judio peligroso que propagaba ideas nuevas,que sus colegas científicos rechazaban,y no como una cabeza privilegiada.
En ningún caso la hubieran podido usar en su propio beneficio,dado que Einstein era primero judio y después alemán.

Imagen

Carl von Ossietzky,Premio Nobel,es un ejemplo del maltrato nazi,y eso que era pacifísta.
Albert Einstein hubiera seguido el mismo camino.

Foto:http://www.plastikland.net/kunden/cjz/v ... r_2009.php
«El derecho de creer es el derecho de quienes no saben»

Avatar de Usuario
Widerstand
Miembro
Miembro
Mensajes: 269
Registrado: Jue Jun 25, 2009 8:00 pm

Re: Los nazis y Albert Einstein

Mensaje por Widerstand » Jue Jul 05, 2012 7:38 am

enrique falcon escribió:Albert Einstein no sólo era un científico en Alemania,sino un organizador de la comunidad judia.
Pues en las pocas biografías que he leído sobre Einstein (aunque más bien breves) no aparece nada de su papel como "organizador" de la comunidad judía alemana...
enrique falcon escribió:Cuándo el antisemistismo fue cobrando más virulencia, los científicos alemanes consideraron la Teoría de la Relatividad como "física judea comunista" y Einstein se vio obligado a bandonar Alemania a fines de 1942.
von Thoma escribió:Albert Einstein,que era hombre inteligente,aplicó sus teorias y escapó de Alemania a la velocidad de la luz en 1933.
Parece ser que Einstein no se vio obligado a huir de Alemania en 1942, sino que viajó a los EEUU a finales de 1932 y ya nunca más regresó a Alemania. Hay una "ligera" diferencia en las fechas.

Por otra parte, no recuerdo haber leído nada sobre la opinión que Hitler tenía sobre Einstein en particular.
El atentado debe tener lugar coûte que coûte. Aunque no logremos el éxito, es necesario actuar. Lo esencial es que la resistencia alemana se atreva a realizar la acción decisiva ante el mundo y ante la historia.

Generalmajor Henning Hermann Robert Karl von Tresckow (10 enero 1901 – 21 julio 1944)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Los nazis y Albert Einstein

Mensaje por José Luis » Jue Jul 05, 2012 9:18 am

¡Hola a todos!

Efectivamente, como indica Widerstand, Einstein no se vio obligado a abandonar Alemania, ni decidió marchar para no volver. Dejó Berlín en diciembre de 1932 porque le habían ofrecido, y aceptó, en junio de 1932 un trabajo de profesor en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, New Jersey. Fue luego, cuando Hitler fue nombrado canciller el 30 de enero de 1933, cuando Einstein decidió no regresar jamás, dejar de ser miembro de la Academia de Ciencias prusiana y renunciar a su ciudadanía alemana (mantuvo la suiza y en 1940 recibió la estadounidense). Walter Isaacson, Einstein. His Life and Universe (New York: Simon & Schuster, 2007), p. 402 y ss.; Alice Calaprice y Trevor Lipscombe, Albert Einstein. A Biography (Westport: Greenwood Press, 2005), pp. xxi-xxii.

No sé si Hitler alguna vez se pronunció sobre Einstein, pero este nombre no aparece en el Hitler's Table Talk 1941-1944 de Trevor-Roper. Sin embargo, es un hecho que un montón de personalidades de origen judío notabilísimas en los campos de la física y la química dejaron Alemania por culpa de los nazis y su legislación antijudía. Algunas fueron claves en el descubrimiento de la fisión nuclear y su desarrollo hasta la consecución de la bomba atómica.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
nanys-04
Usuario
Usuario
Mensajes: 3
Registrado: Mar Jun 19, 2012 1:51 am

Re: Los nazis y Albert Einstein

Mensaje por nanys-04 » Sab Jul 07, 2012 11:22 pm

Muchas gracias a todos por tomarse el tiempo y responder. :-D
"El magnicidio debe ser intentado a toda costa. Incluso si no debiese triunfar, un intento de tomar el poder en Berlín debe llevarse a cabo. Lo que importa ahora no es el objetivo del golpe, sino probar al mundo y registrar en la historia que los hombres de la resistencia se atrevieron a dar el paso. Comparado con este objetivo, nada es más importante”.

Henning von Tresckow

Avatar de Usuario
fermat
Miembro
Miembro
Mensajes: 247
Registrado: Dom Oct 19, 2008 9:26 pm

Re: Los nazis y Albert Einstein

Mensaje por fermat » Mié Ago 08, 2012 1:57 am

Hasta donde yo sé Hitler nunca se pronunció específicamente sobre Einstein, pero teniendo en cuenta que Einstein era judío no es difícil deducir la opinión de Hitler sobre él.
Desde el punto de vista nazi la física propuesta por Einstein era física judía, principalmente teórica, y por supuesto opuesta a la física aria de carácter experimental. Físicos destacados como Johannes Stark y Philip Lennard; los dos, premios Nobel de Física e impulsores del movimiento Deutsche Physik, defendían esta postura. En su libro Nationalsozialismus und Wissenschaft (Nacionalsocialismo y Ciencia) publicado en 1934 Stark atacaba la física teórica, afirmaba que la física debía estar al servicio de la Nación y también defendía que solo los alemanes racialmente puros debían ocupar posiciones de responsabilidad en la física en Alemania. Incluso en un artículo publicado en el periódico de las SS Das Schwarze Korps calificó a Heisenberg de Weiss Jude (Judío Blanco) por su defensa de las teorías de Einstein.
Otros físicos de origen judío también fueron víctimas de los prejuicios nazis. El caso más destacado es, posiblemente, el de Lise Meitner. Meitner trabajaba con Otto Hahn en el Kaiser Wilhelm Institut investigando sobre la fisión nuclear. Era judía pero al tener nacionalidad austriaca estaba a salvo de las medidas contra los judíos. Tras el Anschluss, Lise Meitner dejó de ser una extranjera para convertirse en súbdita del Reich, y por ese motivo tuvo que dejar su trabajo. Poco después abandonó Alemania y se instaló en Suecia, país del que se convirtió en ciudadana en 1949.
Afortunadamente la aversión de los nazis a la física judía hizo, muy probablemente, que no llegasen a desarrollar la bomba atómica.
Nunca se hace el mal tan plena y alegremente como cuando se hace por motivos de conciencia (B. Pascal)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9358
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Los nazis y Albert Einstein

Mensaje por José Luis » Mié Ago 15, 2012 6:50 am

¡Hola a todos!
fermat escribió:
Otros físicos de origen judío también fueron víctimas de los prejuicios nazis. El caso más destacado es, posiblemente, el de Lise Meitner. Meitner trabajaba con Otto Hahn en el Kaiser Wilhelm Institut investigando sobre la fisión nuclear. Era judía pero al tener nacionalidad austriaca estaba a salvo de las medidas contra los judíos. Tras el Anschluss, Lise Meitner dejó de ser una extranjera para convertirse en súbdita del Reich, y por ese motivo tuvo que dejar su trabajo. Poco después abandonó Alemania y se instaló en Suecia, país del que se convirtió en ciudadana en 1949.
La mención de fermat es importante en tanto en cuanto pone de manifiesto un notable ejemplo de las consecuencias de la política racial nazi en el terreno científico de Alemania. Permitidme hilar un poco esta historia de la carrera nuclear iniciada en 1939.

Meitner dirigió el departamento de física del Instituto de Química Kaiser Wilhelm, donde trabajó como colaboradora del químico alemán Otto Hahn durante unos 30 años. En 1926 fue nombrada profesora en la Universidad de Berlín, la primera mujer profesora de física de Alemania. Siendo austriaca (como su sobrino Otto Frisch) y de ascendencia judía, de nada sirvió para las leyes raciales nazis que se hubiera convertido en una cristiana protestante que se había retirado de la fe judía y bautizado a los 30 años de edad. Tras muchas dificultades, pudo dejar Alemania el 13 de julio de 1938 camino de Copenhagen y luego a Estocolmo donde obtuvo un trabajo de investigadora en el grupo sueco de investigación físico Manne Siegbahn.

Su sobrino Otto Frisch también era un judío austriaco, físico de la Universidad de Hamburgo, que había abandonado Alemania en octubre de 1933 como consecuencia de las primeras leyes raciales nazis de abril de 1933 que afectaron a la administración civil. De Hamburgo se fue al londinense Birkbeck College y un año después a Copenhagen llamado por el Nobel danés Niels Bohr.

Frisch se reunió con Meitner en las navidades de 1938 en Kungälv, un pueblo cercano a Gothenburg. Meitner le habló a su sobrino de la carta que había recibido el 19 de diciembre de Otto Hahn, donde el químico le hablaba de los experimentos que estaba llevando a cabo con su ayudante Fritz Strassman, consistentes en bombardear el núcleo de uranio con neutrones, resultando una virtual desintegración del núcleo de uranio en dos. Tía y sobrino discutieron sobre la energía resultante de este proceso, que por fuerza debía conservarse. Recordando la teoría de la relatividad de Einstein, Meitner sabía que las masas nucleares de los fragmentos creados por la desintegración de un núcleo de uranio no incrementarían la masa del núcleo original. Estas masas diferían alrededor de un quinto de la masa de un simple protón y la masa tenía que haberse “perdido” en la reacción nuclear. Así que, Meitner concluyó, un neutrón hacía que el núcleo de uranio se desintegrara en dos, convirtiendo una diminuta cantidad de masa en energía.

El 3 de enero de 1939 Frisch regresó al instituto de Copenhagen y le contó a Bohr lo que habían descubierto él y su tía Meitner. Siguiendo el consejo de un biólogo y pese a las reservas de Bohr, Frisch echó mano del término “fisión” para describir la fragmentación del núcleo de uranio en el documento que estaba preparando con Meitner.

Bohr partió para la Universidad de Princeton (USA) el 7 de enero de 1939 en el MS Drottningholm con destino Nueva York, con la idea de tratar con Einsten asuntos sobre la teoría cuántica, aunque finalmente prevaleció el tema de la fisión nuclear que se había descubierto mediante la cuidadosa identificación de las sustancias químicas que habían resultado de la misma. Bohr arribó el 16 de enero de 1939.

Christian Moller, colega danés de Frisch, sugirió que la desintegración del núcleo de uranio podía continuar liberando más energía y creando más neutrones, resultando una cascada, una reacción en cadena que podía liberar energía nuclear a gran escala. Si se controlaba esa reacción en cadena se conseguiría un “reactor” nuclear. Una reacción en cadena no controlada sería una bomba de un poder destructivo sin precedentes.

A su llegada a Nueva York, Bohr fue recibido por un jocen físico de la Universidad de Princeton llamado John Wheeler, quien había trabajado con Bohr en Copenhagen en 1934-35, y por Enrico Fermi, quien en diciembre de 1938 había recibido el Nobel por su trabajo sobre el bombardeo de neutrones, y que había dejado la Italia fascista para proteger a su mujer Laura de las leyes antisemitas que acababa de aprobar el gobierno de Mussolini. Había aceptado un puesto en la Universidad de Columbia, llegando a Nueva York el 2 de enero de 1939. Bohr no comentó nada a Wheeler y Fermi sobre la fisión nuclear, pero Léon Rosenfeld (un protegido de Bohr que lo acompañaba en su viaje, junto con el hijo de Bohr, Erik), desconocedor de las reservas de su jefe, comentó el asunto a Wheeler, y la noticia se divulgó rápidamente entre la comunidad física americana, repleta ahora de emigrados europeos.

Otto Hahn había contactado con Paul Rosbaud el 22 de diciembre de 1938 para tratar sobre los resultados experimentales, y Rosbaud lo ayudó a publicarlos. Los trabajos de Hahn y Strassman sobre el bombardeo con neutrones del uranio fueron publicados en el Naturwissenschaften el 6 de enero de 1939, y aunque Meitner había tomado parte en los mismos, su nombre no apareció por políticamente inaceptable.

Los trabajos de Frisch y Meitner sobre la fisión nuclear del uranio fueron publicados en la británica Nature el 11 de febrero de 1939, y el trabajo de Frisch informando de los resultados de un experimento de verificación de la fisión fueron publicados en la misma revista una semana más tarde, el 18 de febrero. Y para asegurarse de que Frisch y Meitner fuesen adecuadamente acreditados con el descubrimiento, Bohr publicó un breve documento sobre el asunto en Nature el 25 de febrero.

La posibilidad de fabricar una bomba atómica desató la carrera nuclear. En una conferencia de 29 de abril de 1939, Abraham Esau, jefe de la sección física del Consejo de Investigación del Reich (Ministerio de Cultura) recomendó la creación de un proyecto de investigación del uranio bajo su propio liderazgo. Reunió a un número de prominentes físicos nucleares alemanes y se refirió a ellos como el Uranverein (Club del Uranio), encargándoles la tarea de investigar el potencial para la energía atómica, y urgiéndoles a que se aseguraran de todos los stocks de uranio en Alemania y prohibieran su exportación.

El 24 de abril de 1939 el químico de Hamburgo Paul Harteck y su ayudante Wilhelm Groth escribieron una carta al jefe de la oficina de investigación del Heereswaffenamt (HW), Erich Schumann, llamando su atención sobre los recientes descubrimientos en la física nuclear y la posibilidad de desarrollar un arma de poder destructivo increíble, con las consecuencias que ello supondría para el país que primero la poseyera: “Nos tomamos la libertad de llamar su atención sobre los últimos avances en física nuclear, los cuales, en nuestra opinión, probablemente harán posible producir un explosivo...más poderoso que los explosivos convencionales. El país que primero haga uso de él tiene una ventaja insuperable sobre el resto”.

Schumann mostró la carta a uno de sus principales físicos, Kurt Diebner, quien consultó el asunto con un físico nuclear llamado Erich Bagge, que había trabajado en la Universidad de Leipzig con Heisenberg, Premio Nobel en 1932 por sus trabajos en teoría cuántica. Cuando estalló la guerra en septiembre, el ejército, abusando de su superior posición y fuerza, se hizo cargo del proyecto del Club del Uranio ninguneando al Ministerio de Cultura. El HW convocó a una serie de científicos nucleares escogidos para una conferencia que tuvo lugar el 16 de septiembre de 1939 con el objeto de consolidar los dos proyectos de investigación del uranio que había en Alemania y discutir algunos de los problemas científicos que debían afrontar. Erich Bagge, uno de los científicos reunidos, sugirió que se llamase al más importante físico teórico de Alemania, el Nobel Werner Heisenberg de la Universidad de Leipzig para ingresar en el Club del Uranio. Heisenberg recibió la notificación de su reclutamiento el 25 de septiembre de 1939. Cuando Heisenberg llegó a Berlín encontró ya reunidos a algunos de sus colegas, entre ellos Harteck, Otto Hahn (co-descubridor de la fisión), Hans Geiger (el del Contador Geiger), Carl Friedrich von Weizsäcker (un protegido de Heisenberg y físico teórico de primera línea) y Walther Bothe (el principal físico experimental nuclear de Alemania). Debatieron sobre la posibilidad de ayudar a construir una bomba de fisión. En 1945 Bagge recordó que Bothe y Geiger terminaron la discusión con Bothe diciendo: “Caballeros, debe hacerse”, con Geiger apostillando: “Si existe la más ligera oportunidad de que sea posible debe hacerse”. Así que se lanzó el proyecto para explorar las potencialidades de la fisión y para construir, de ser posible, una bomba atómica alemana.

Fuente: Jim Baggott, The First War of Physics. The Secret History of the Atom Bomb, 1939-1949 (New York: Pegasus Books, 2010); Jeremy Bernstein, Hitler's Uranium Club:The Secret Recordings at Farm Hall (New York: Springer-Verlag, 2001).

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Preguntas”

TEST