La batalla aérea de Dunkerque

Estrategia y tácticas de combate

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2619
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: La batalla aérea de Dunkerque

Mensaje por Pierre Le Gloan » Jue Abr 04, 2019 4:02 pm

Bonjour,

Prosigo un poco más.

El final de “Dynamo”: 4 de junio de 1940

Por la noche del 3 al 4 de junio de 1940 prosiguen las operaciones de embarque a un ritmo acelerado con la retirada de más de 25000 soldados franceses. Para conseguir esto se pone en marcha una capacidad máxima de transporte de 30.000 hombres en enlace con las autoridades francesas. Desde el amanecer del 4 de junio de 1940 y con el fin de apoyar las últimas tentativas de reembarque la Royal Air Force organiza una importante protección aérea con la presencia desde las 4.30 horas de la mañana de cuatro escuadrones de Spitfire sustituidos una hora después por escuadrones de Hurricane. No se registra ninguna oposición por parte de la Luftwaffe durante las últimas patrullas aéreas. El único adversario de la caza es la niebla qué causa la pérdida de varios aparatos británicos a su regreso a las bases. Hacia las 13 horas un aparato Hudson del Coastal command sobrevuela por última vez el sector de Dunkerque. En la mar unas extrañas pequeñas embarcaciones se dirigen hacia las costas británicas. En las playas reina la desolación. Al sobrevolar de puerto exterior de Dunkerque el aparato es atacado por una batería de cañones de 20 mm, prueba de la presencia alemana en la ciudad. Al regresar el avión, el operador de radio emite un mensaje lacónico: “13 horas 27 minutos Dunkerque está en las manos del enemigo.” A las 14:28 h. el Almirantazgo británico informa que “la operación “Dynamo” ya ha terminado.” La Royal Air Force puede estimar que su trabajo de protección de la bolsa de Dunkerque ha terminado. Excepto en muy raras excepciones, sus escuadrones equipados con Spitfire no intervendrán ya sobre Francia hasta la programación del armisticio. Para la caza británica es hora de prepararse para el próximo reto que le espera: la Batalla de Inglaterra.

Imagenclosest huntington bank to me right now
Soldados británicos y franceses parten para el cautiverio después de ser apresados en Dunkerque
Fuente: http://la-guerre-au-jour-le-jour.over-b ... 05495.html

Fuente: traducción y adaptación personales del artículo publicado por Patrick Ehrhart en la revista “Histoire de Guerre” de julio-agosto de 2004 titulado “La bataille aérienne de Dunkerque”. Perdón por los errores involuntarios de traducción.
Seguiré en otro momento

À bientôt
Última edición por Pierre Le Gloan el Jue Abr 18, 2019 1:06 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2619
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: La batalla aérea de Dunkerque

Mensaje por Pierre Le Gloan » Vie Abr 05, 2019 6:42 pm

Bonjour,

Con esto termino la traducción sobre la intervención de la RAF y la Luftwaffe sobre el cielo de Dunkerque.

Una conclusión a modo preludio

Desde el 26 de mayo al 3 de junio de 1940 la Royal Air Force realizó 3.561 salidas aéreas sobre el sector de Dunkerque que se desglosan de la manera siguiente: 171 reconocimientos aéreos, 651 acciones de bombardeo y 2.739 salidas de caza. Durante este periodo la RAF reconoce la pérdida de 177 aparatos destruidos o muy gravemente dañados. El Mando de caza paga un pesado tributo con la pérdida de 106 cazas, reduciendo sus fuerzas defensivas de primera línea a 331 Spitfire y Hurricane con solamente 36 cazas que permanecen de reserva. Los pilotos de caza británicos reivindican la destrucción de 337 aparatos enemigos. No obstante, poco después esta cifra fue oficialmente revisada a la baja con un volumen de 262 victorias aéreas, a las cuales se añadirán 34 otros aparatos reivindicados por los artilleros de la Marina Real. Por parte alemana se asiste igualmente a un movimiento de exageración de las victorias aéreas, sin embargo un análisis de los informes de pérdidas de la Lufwaffe hace constar la destrucción de 132 de sus aparatos sobre el sector de Dunkerque, de los cuales un centenar de cazas lo que da a estos últimos una igualdad de pérdidas en los dos bandos.

El precio a pagar es, ciertamente, más elevado para la RAF que para la Luftwaffe si se tiene en cuenta la debilidad numérica de la caza británica, en relación a los medios de los que dispone en esa época su adversario. No hay que perder de vista que para una gran mayoría de los pilotos británicos que actuaron en Dunkerque, se trataba de su primera experiencia real de combate, frente a un adversario que ya llevaba varias semanas de ofensiva aérea. Además la caza británica estaba en una posición inversa a la que iba a actuar más tarde, puesto que debía combatir teniendo la desventaja geográfica que representaba la travesía del Canal de la Mancha.

Sea como fuere, la Royal Air Force puedo medirse, sobre Dunkerque, a su adversario al emplear un aparato de caza, el Spitfire, capaz de igualar los Bf 109. Otro elemento positivo que fue sacado de la operación “Dynamo” es el que concierne a las posibilidades de cooperación entre las fuerzas aéreas, terrestres y marítimas británicas. Estas enseñanzas permitirán, en los años siguientes, la concepción y el éxito de operaciones combinadas. En el momento de los hechos, todas estas consideraciones pasaron prácticamente desapercibidas para las tropas de tierra que estaban a la espera de un problemático reembarque. Desde punto de vista en Infante británico tenían el mismo sentimiento de abandono por parte de las fuerzas aéreas que sus camaradas franceses y belgas. Sin embargo ,la Royal Air Force había estado presente sobre el suelo de Francia y para convencerse de esto es urgente referirse a las cifras oficiales de las pérdidas sufridas en mayo y en junio de 1940 con 959 aparatos de los cuales 437 son cazas. Ciertamente la Royal Air Force no fue de gran ayuda para impedir el avance de las tropas alemanas, pero probó sus capacidades compartidas desde entonces. Desde el momento en que la RAF se encargó de un sector limitado del frente como fue el caso de Dunkerque, la RAF puede, con justicia, revindicar una parte de la victoria habiendo participado en el salvamento de la BEF llegando a jugar un papel igual con la Lufwaffe.

Imagen
Entrada de los alemanes en Dunkerque el 4 de junio
Fuente: http://la-guerre-au-jour-le-jour.over-b ... 05495.html

Lo que la historia mantendrá es el fracaso de la Luftwaffe en su empresa destructora desde que desde que tuvo enfrente un adversario determinado en combatir y que disponía de aviones adecuados. En las semanas que seguirán los pilotos ingleses mantendrán una ventaja psicológica innegable. Más allá de los problemas materiales y humanos encontrados por las fuerzas aéreas británicas, estas están, ahora, dispuestas hacer frente a un nuevo desafío lanzado por la Luftwaffe, el de la Batalla de Inglaterra cuyo duelo aéreo de Dunkerque podía considerarse el preludio.

Si es difícil designar un ganador que saliera de este duelo entre la Royal Air Force y de la Luftwaffe, sí es posible designar el gran perdedor. En efecto, si uno se atiene estrictamente a la promesa hecha por Goering a su Führer, la Luftwaffe no fue capaz de impedir la retirada de lo que quedaba de la BEF así como de la retirada de numerosas tropas francesas. Este fracaso demuestra los límites de empleo de la Lufwaffe sobre un objetivo puntual cuya importancia sobrepase sus capacidades.Para conseguir sus fines, la Luftwaffe habría debido estar presente 24 horas de 24 sobre el objetivo lo que era imposible de realizar. Hasta entonces la fuerza aérea alemana había estado acostumbrada a trabajar en estrecha relación con el Ejército de Tierra, sobre objetivos perfectamente identificados y en el marco de un plan de operaciones claramente definido. En Dunkerque aparte de la ciudad y de su puerto la Luftwaffe debió improvisar sin saber cuáles serían los blancos que debía destruir. La multitud de objetivos que se ofrecían a las bombas sobrepasaron ampliamente sus capacidades ofensivas. Ciertamente, la Luftwaffe puedo revindicar la mayoría de los 72 navíos perdidos por los aliados a causa de la acción enemiga durante la operación “Dynamo “ pero está parece muy escasa teniendo en cuenta los 933 navíos utilizados, de los cuales buen número efectuaron rotaciones. La Luftwaffe pudo molestar los movimientos de embarque cuando sus aparatos estaban en la zona, pero su acción fue nula entre bombardeo y bombardeo y durante la noche. Además la naturaleza de los blancos mayoritariamente navíos de tamaño reducido hacía difícil su destrucción sobre todo cuando estaban en movimiento, el mal tiempo, las humaredas que cubrían el sector, la artillería antiaérea, así como la caza británica fueron otros obstáculos suplementarios que tuvo que superar.

El arte de transformar una derrota en victoria

La propaganda nazi eludirá el fracaso de la Luftwaffe por el desprecio al hablar de una “huida” de las tropas británicas. Pero la propuesta más sorprendente vendrá de las filas de la misma Luftwaffe para intentar transformar este fracaso en una victoria. El 5 de junio de 1940 en visita al sector de Dunquerque, el general Milch, que, impresionado por la cantidad de material abandonado en el lugar por las tropas embarcadas, llegó a la conclusión de que aunque las tropas británicas habían podido regresar a Gran Bretaña, se encontrarían desprovistas de vehículos y de cualquier material de guerra, dos elementos necesarios para la conducción de una guerra moderna. En estas condiciones, ¿por qué no explotar esta ventaja táctica, desembarcando inmediatamente, a viva fuerza, sobre el suelo británico? Para una tal acción relámpago la Luftwaffe está perfectamente preparada al disponer de tropas aerotransportadas e importantes medios de transporte, fuerzas que habían sido probadas anteriormente. Se trataba de volver a realizar el golpe contra Noruega a una escala mucho mayor, con el fin de establecer una cabeza de puente sobre suelo británico, que bastaría con explotar posteriormente con los medios terrestres transportados por vía marítima. Esta propuesta del general Milch fue descartada por Goering, pues la Luftwaffe estaba ya volcada, al retomarse la operaciones, en el frente del Somme con vistas de derrotar definitivamente al ejército francés. Este será el fin de sus ilusiones, la Lufwaffe había dejado pasar la oportunidad de convertirse en un arma mayor e independiente. Con la perspectiva que da el tiempo, se puede afirmar que Dunkerque fue para ella el comienzo del fin.

Imagen
Caricatura de David Low en el Evening Standard el 3 junio de 1940 : "Epopeya des Flandes"
Texto : Sigue Bill. No debemos decepcionar a las gentes del país que pensaban hasta hace tres semanas que se podía la Blitzkrieg con tan pocos tanques, aviones, cañones y municiones ...

Fuente: http://la-guerre-au-jour-le-jour.over-b ... 91490.html


Fuente: traducción y adaptación personales del artículo publicado por Patrick Ehrhart en la revista “Histoire de Guerre” de julio-agosto de 2004 titulado “La bataille aérienne de Dunkerque”. Perdón por los errores involuntarios de traducción.


À bientôt

Avatar de Usuario
Firebrand
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4527
Registrado: Vie Nov 09, 2012 8:16 pm
Ubicación: RNAS Ford, 827 Sqn, Fleet Air Arm
Contactar:

Re: La batalla aérea de Dunkerque

Mensaje por Firebrand » Dom Abr 07, 2019 12:58 pm

Excelente trabajo sobre tan interesante cuestión!

Muy agradecido!
Imagen
Group Captain Firebrand
827 Sqn, Fleet Air Arm

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2619
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: La batalla aérea de Dunkerque

Mensaje por Pierre Le Gloan » Dom Abr 07, 2019 4:03 pm

Bonjour
Merci camarade Firebrand, estoy preparando una traducción sobre la actividad de la aviación francesa sobre Dunkerque para terminar el tema por mi parte.
À bientôt

Avatar de Usuario
Firebrand
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4527
Registrado: Vie Nov 09, 2012 8:16 pm
Ubicación: RNAS Ford, 827 Sqn, Fleet Air Arm
Contactar:

Re: La batalla aérea de Dunkerque

Mensaje por Firebrand » Lun Abr 08, 2019 5:39 am

De nada; me alegra saber que aún hay más...

Cheers!
Imagen
Group Captain Firebrand
827 Sqn, Fleet Air Arm

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2619
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: La batalla aérea de Dunkerque

Mensaje por Pierre Le Gloan » Lun Abr 08, 2019 1:12 pm

Bonjour,

Con estas líneas termino, por mi parte, la “Batalla aérea sobre Dunkerque” con la actuación de l’Armée de l’Air durante esos días.
Aviones franceses en el cielo de Dunkerque

Si nos atenemos a la voluminosa literatura que ha parecido al otro lado del Canal de la Mancha sobre el tema de Dunkerque podría deducirse de ello que esta batalla aérea se libró exclusivamente entre la Royal Air Force y la Luftwaffe fuera de toda presencia francesa. Es cierto que la evolución de las operaciones hacía necesaria una movilización de todas las fuerzas aéreas franceses al sur del Somme. Sin embargo, el Estado Mayor francés no podía desinteresarse de lo que sucedía en la bolsa de Dunkerque dónde se encontraba atrapados los restos del primer ejército francés. Con el fin de responder a las necesidades específicas experimentadas por este último, se organizará un destacamento aéreo francés directamente en Gran Bretaña. Este asistirá a la agonía del campo atrincherado asegurando una última presencia aérea francesa a la hora de su caída.

Con el repliegue acelerado de las tropas británicas, el primer ejército francés se encuentra que debe asumir la responsabilidad de la defensa de la bolsa. Los elementos franceses que no participan directamente en las operaciones están refugiados en las playas en una especie de inmenso campo militar improvisado apodado el “campo de las dunas”. A partir del 30 de mayo de 1940 su situación se convierte en dramática puesto que el sector de las playas se encuentra al alcance de la artillería alemana. La multiplicación de los disparos ciegos es el origen de sensibles pérdidas. Las fuerzas francesas asediadas disponen, sin embargo, de suficientes medios artilleros para enfrentarse mediante disparos de contra batería. Pero para que esta reacción fuese eficaz hace falta disponer de información precisa sobre la posición de las baterías enemigas. A pesar del riesgo de una destrucción rápida, el general Canonne comandante de las Fuerzas Aéreas del Primer Ejército decide de hacer subir un globo de observación de la compañía de aerostación del 16 Cuerpo de Ejército. Falto de reservas suficientes de hidrógeno, no es posible realizar estas observaciones. Solamente la aviación puede cumplir tal misión. Se confía al jefe del GR I/14 el comandante Fayet un destacamento especial y este se organiza rápidamente: está constituido por dos unidades, una de reconocimiento el GR I/14 y el otro de caza el GC II/8 este último debe asegurar la protección de las misiones de reconocimiento y accesoriamente debe también participar en la cobertura aérea de Dunkerque.

Imagen
Fuente: Histoire de Guerre nº49 julio-agosto 2004

En este sentido se dan órdenes por la mañana del 27 de mayo de 1940 con el fin de permitir una organización de los elementos aéreos franceses que deben operar a partir de suelo británico. El mismo día a las 9:15 tres Potez 63-11 del GR I/ 14 acompañados de un aparato Bloch 220 de transporte despegan del terreno de Fontenay-le- Marmion para alcanzar el aeródromo de Lympne situado a 22 km al sudoeste de Dover. Después de una escala técnica en Tangmere, a las 12:15 los aviones franceses aterrizan en Lympne, un terreno que no dispone de ningún acuartelamiento para albergar a los aviadores franceses. Ese mismo día el Bloch 220 hace una regresa a Francia para traer los hombres y el material necesarios para la puesta en marcha de los aparatos. Urgentemente se toman medidas para permitir al destacamento francés funcionar, lo más importante es disponer de los medios de transmisión con el fin de permitir un enlace de radio con Francia y con el mando de la bolsa de Dunkerque.

Ante la imposibilidad de establecer buenas condiciones de un enlace de radio, es necesario pasar por la línea británica para asegurar la transmisión de las órdenes. Esto será origen de numerosos retrasos. No solo que, por ejemplo, el 28 de mayo a las 9 de la mañana, el comandante Fayetrecibe la orden de efectuar una misión de reconocimiento prevista… ¡para la víspera! A la espera de que la situación se clarifique el comandante Fayet está encargado por el Air Component de Hawkinge de una misión de enlace con Francia con el fin de recuperar en Ruan-Boos los informes recogidos por la aviación de cooperación británica en el frente del Somme. El mal tiempo impide que el Potez 63-11 número 698 pueda realizar esta misión de enlace.

Por su parte, el jefe GC II/8 se prepara para llegar a las islas británicas. En un primer momento el 27 de mayo de 1940 se desplaza a Deauville el escalón de vuelo compuesto por trece Bloch 152 mandados por el comandante Amecourt, permanece bloqueado por el mal tiempo durante tres días. El 30 de mayo de 1940 a primeras horas de la tarde se aprovechan unos claros y los trece Bloch 152 despegan desde Deauville a las 13:45. Normalmente este viaje no debe plantear grandes problemas de autonomía ya que el terreno del Lympne solamente dista 275 km, lo que representa menos de tres cuartos de hora de vuelo. Sin embargo, cambios de ruta impuestos por unas condiciones meteorológicas mediocres, unidas a un violento viento de cara, retrasan la formación que termina por alcanzar Lympne después de una hora y media de vuelo, y a tiempo, puesto que todos los aparatos están punto de vaciar sus depósitos, a dos de ellos se les cala su motor en el aterrizaje.

Imagen
Bloch 152 del GC II/8
Fuente: https://www.passionair1940.fr/Armee%20d ... C_II-8.htm

Con los medios disponibles, el personal francés se instala más o menos bien gracias a las comprensión de la que hace prueba el comandante inglés de la base. El principal lamento de los aviadores franceses es la imposibilidad de tomar sus habituales bocadillos regados con vino tinto, se tendrán que contentar con el pan inglés y con té. Desde punto de vista técnico el único problema reside en la incompatibilidad del aceite inglés con los motores de los Bloch 152, además las municiones de a bordo no están disponibles en cantidad suficiente y habrá que esperar al 1 de junio para que una rotación del Bloch 220 de transporte traiga de Francia el material que falta.

No es si no al fin de la jornada del 30 de mayo, cuando es posible establecer un enlace de radio directo con el mando francés de la bolsa de Dunkerque, que solicita efectuar una misión de reconocimiento sobre el eje Dunkerque-Armentières-Lille con el fin de localizar la posición de las tropas. Los Bloch 152 están disponibles para esta misión que es ejecutada de tal manera que se pueda aprovechar de una cobertura de la caza británica presente sobre el sector de Dunkerque entre las 16:30 y las 17:30. En ese momento 18 Spitfire y 18 Hurricane de los escuadrones números 64, 610, 229 y 242 están de patrulla sin que hayan sido informados de la presencia de un aparato de reconocimiento francés en el sector. Afortunadamente no habrá que deplorar ninguna desgracia. Los Hurricane británicos que venían en ayuda del aparato francés que se encuentra frente a tres Bf 110. Por contra la DCA amiga no hace distinción. El Potez 63-11 número 698 es alcanzado pero, a pesar de todo, consigue por regresar a Lympne con útiles informes.

El 1 de junio de 1940 desde el amanecer, una patrulla de nueve Bloch 152 participa en la primera misión de protección de la caza británica de la jornada empleada en el sector de Dunquerque y que comprende los escuadrones números 19, 222 y 616 los tres equipados con Spitfire. Su misión consiste en un “barrido” general del cierre del cielo de Dunkerque para cubrir los últimos embarques de la noche que acababa de terminar. Por primera vez se les da la oportunidad a los pilotos de caza franceses de evaluar los combates que se desarrollan en tierra. Esta primera misión de la caza francesa se desarrolla sin combates.
Durante el mismo día, hacia mediodía, el destacamento francés tiene la sorpresa de ver llegar al general Canonne escapado de víspera de la bolsa de Dunkerque y que ha llegado a Gran Bretaña para coordinar la acción de los aviones franceses. Re- avituallados de aceite y de municiones los Bloch 152 están disponibles para asegurar la protección de una misión de reconocimiento aéreo organizada por el general que tiene como objetivo localizar las baterías de artillería alemana y dirigir contra ellas un fuego francés de contra batería. A las 14.30 ocho Bloch 152 despegan de Lympne para proteger al Potez 63-11 número 698 que acaba de salir de las manos de los mecánicos franceses. A causa de una fuerte bruma que recubre sector de Dunkerque, la misión debe desarrollarse a muy baja altitud con una buena protección asegurada por 4 escuadrones británicos los números 17, 111, 151 y 609. Al llegar sobre el sector de Dunkerque la formación se encuentra con unos bombarderos alemanes, estos son inmediatamente atacados por los Hurricane del 17 escuadrón que aprovechan la ausencia momentánea de la caza alemana. Los Bloch 152 participan en el combate obteniendo dos victorias aéreas homologadas, una sobre un Ju 88 por el ayudante jefe Marchais y el ayudante Nicole y otra sobre un He 111 acreditada al ayudante Nicole. Entre tanto algunos cazas británicos parece que van a atacar a los Bloch 152 franceses pero detienen a tiempo su ataque, a excepción de uno de ellos que alcanza el aparato pilotado por el subteniente Delocque-Pourcault alojando 14 proyectiles en su ala izquierda. Otros aparatos franceses también son alcanzados por diversos trozos de metralla forzando al capitán Grandbesançon aterrizar con un pistón roto después de una travesía del canal que habría podido terminar se por un amerizaje forzoso. A pesar de todo el Potez 63-11 pudo efectuar su trabajo localizando dos baterías alemanas. A las 17:45 dos Glenn Martín 147 F (los números 43 y 53) del GB I/63 aterrizan en Lympne con la misión de hacer de enlace de una carga de medicinas que deberán lanzar en paracaídas sobre Zuydcoote. Una hora después los dos aparatos despegan en dirección a su zona de trabajo, apenas llegados sobre la frontera franco-belga son localizados y atacados por disparos amigos venidos de tierra que les obligan a regresar a Gran Bretaña. Solo el número 43 podrá retomar el vuelo al día siguiente para realizar la misión solicitada. El otro aparato más seriamente alcanzado será abandonado en Gran Bretaña. Al final de la tarde el primero del 1 de junio de 1940 a las 18:30 una patrulla triple de ocho Bloch 152 está encargada de proteger a seis Chance Vouhgt de la aviación naval francesa que deben atacar unas posiciones enemigas en Gravelinas. El mal tiempo impide esta misión esta misión de protección. A la misma hora una nueva misión de localización de baterías enemigas es ordenada por el general Canonne. A falta de aviones de caza disponibles esta misión se hace de manera aislada pero el mal tiempo impide toda observación.

Imagenexotic boy names 2014
Potez 23-11
Fuente: https://www.passionair1940.fr/Armee%20d ... -63-11.htm

A partir del 2 de junio de 1940, la suerte de las tropas francesas cercadas se hace cada vez más preocupante con el desencadenamiento de una vasta ofensiva terrestre alemana. Por esta razón el mando francés teme el abandono de la protección acordada por la RAF, a partir del momento en el que las últimas tropas británicas lleguen a Gran Bretaña. De ahí la decisión de reforzar el destacamento francés estacionado en Lympne con la llegada de dos nuevos Potez 63-11 del GR I/14. Durante la jornada la RAF no está presente en el sector de Dunkerque dado que todas las actividades de reembarque diurno han sido suspendidas para limitar los efectos de los asaltos de la Luftwaffe. No es, sino a partir de las 18:30, que la Royal Air Force debe de nuevo a asegurar la protección aérea continuada. Sin esperar esta protección y a la petición insistente del almirante Nord se desarrolla una misión de localización de las baterías y de las posiciones alemanas a partir de las 17:45. La protección del Potez 63-11 está asegurada por ocho Bloch 152. La formación se enfrenta a una fuerte oposición por parte de la Flak y de la caza enemigas que provocan una dislocación de la formación. Aislado el Potez es atacado por los por unos Bf-110 que serán espantados por los Hurricane británicos recién llegados a la zona.

El 3 de junio de 1940 mientras que las últimas tropas británicas abandonan la bolsa de Dunkerque la RAF quiere desentenderse totalmente de lo que pasa sobre el continente, incluso aunque la Royal Navy continúa asegurando el reembarque de las tropas francesas. Para estos últimos el destacamento aéreo de Lympne representa la última esperanza. A petición del general Canonne, se efectúan dos misiones de reconocimiento aéreo, una a partir de las 12:15 y la otra a partir de las 18:40 con cada vez una protección asegurada por ocho Bloch 152. Como hizo notar al general Canonne, el jefe del GC II/8 en ausencia de toda presencia de la caza británica, estas misiones se arriesgan de convertirse en un desastre frente a la Luftwaffe dueña de los cielos. La respuesta del general Canonne es muy clara: “Hay todavía 30.000 franceses que evacuar y lo que importa es proteger a cualquier precio en la medida de todos nuestros medios. Esta misión tiene, tanto un carácter moral como un carácter de eficacia real. Mientras haya gente en Dunkerque se realizará la misión”. Es así que sobre el infierno de Dunkerque, el destacamento aéreo de Lympne queda solo para mostrar las insignias francesas a los combatientes en tierra. Curiosamente estas misiones calificadas de ingratas no se encuentran con la caza alemana que parece que ya ha abandonado la zona. Los Potez 63-11 pueden realizar sus últimas observaciones sin saber si será posible aprovecharlas, puesto que a partir de las 16:45 Dunkerque ya no responde a las llamadas por radio. La caída de la ciudad ha sido confirmada, el general Canonne ordena la suspensión de las misiones a partir del 4 de junio de 1940 y el regreso al continente de los aparatos franceses para el día siguiente.

Traducción y adaptación personales del “ Aviones franceses en el cielo de Dunkerque” Histoire de Guerre nº49 julio –agosto de 2004. Les pido disculpas por los errores involuntarios de la traducción.

À bientôt

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST