Campaña de Guadalcanal

La guerra en el Pacífico

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
Antonio Machado
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5048
Registrado: Mié Ago 03, 2011 3:40 pm
Ubicación: Nueva York, E.E.U.U.

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por Antonio Machado » Sab May 18, 2013 10:58 pm

Hola Audie Murphy, estimado amigo !

Muy interesante corto-video, muchas gracias por compartir...!

Especialmente conmovedor el hecho de los compañeros que visitan diariamente su tumba, uno de ellos inclusive con neumonía; lo mismo que los testimonios y recuerdos de sus compañeros de combate afirmando que Douglar Munro salvó muchas vidas incluyendo las de ellos mismos.

Saludos cordiales desde Nueva York hasta la bella Argentina,

Antonio Machado :sgm65:
Con el Holocausto Nazi en contra de la Raza Judía la inhumanidad sobrepasó a la humanidad.

Avatar de Usuario
Alex Vraciu
Usuario
Usuario
Mensajes: 2
Registrado: Mar Mar 19, 2013 4:11 am

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por Alex Vraciu » Dom Jun 16, 2013 3:12 am

Me uno a los demás foristas en las felicitaciones a Gerkamp por su muy interesante recopilacion de información sobre la campaña de Guadalcanal, A lo escrito por Ruben que se menciona como tal
Hola.
Enhorabuena a Gerkamp por el extenso trabajo. Guadalcanal es mi batalla favorita del Pacífico y creo que de la IIGM, la única en la que se combinan por parte de ambos bandos grandes ejércitos de tierra, mar y aire.

Hace unos años recopilé las cifras en pérdidas navales, aéreas y humanas de ambos bandos. Corresponden al periodo entre Agosto de 1942 y Febrero de 1943. Aquí os las dejo.
Fuente de mi pág. web: http://www.eurasia1945.com/guadalcanal.htm
Hago la siguiente observación: la liga a la pagina de internet ha cambiado a: http://www.eurasia1945.com/batallas/con ... adalcanal/

y efectivamente la Enterprise se le ha contabilizado dos veces como buque averiado en la campaña de Guadalcanal...

Saludos a Todos

Alex Vraciu

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3683
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por Audie Murphy » Vie Ene 17, 2014 9:10 pm

mapa de la campaña
http://www.imagebam.com/image/3a4800467375525


Guadalcanal Odyssey, documental presentado en 1975 por el actor Leslie Nielsen







Uncommon valor, documental de TV en 1955, presentado por General Holland M. "Howlin' Mad" Smith




Battlefield: Guadalcanal



prisioneros nipones
Imagen
fuente: "Enciclopedia La Segunda Guerra Mundial", edita Códex p191 tomo 4
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9175
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por tigre » Mié Oct 09, 2019 2:06 am

Hola a todos :-D; algo más al respecto..................................

La épica defensa de 'Chesty' Puller.

El último gran esfuerzo japonés, y el único contraataque que tuvo alguna posibilidad real de recuperar el aeródromo Henderson de manos de la 1ra División de Infantería de Marina, comenzó el 24 de octubre. En la primera noche de esa batalla, solo un batallón se interpuso entre la División japonesa Sendai y la vital pista de aterrizaje. Afortunadamente para los estadounidenses, el 1er Batallón, 7mo de Marines (1/7), fue comandado por uno de los líderes más duros y decididos del Cuerpo de Marines, el Teniente Coronel Lewis B. Puller, apodado "Chesty" por su torso de barril, comportamiento de bulldog y disposición para decir lo que pensaba, él ganaría su tercera de las cinco Cruces de la Armada por su firme liderazgo durante la lucha que pronto se bautizaría como la Batalla por Henderson Field.

Puller y su batallón llegaron a Guadalcanal con el resto del 7mo Regimiento de Infantería de Marina (Marines) el 18 de septiembre. Aunque Chesty había entrenado bien a sus hombres, la unidad, aún verde (bisoña), no tuvo un comienzo auspicioso. Después de haber sufrido más del 10 por ciento de bajas (incluido el oficial ejecutivo del batallón y los tres comandantes de la compañía) al final de los primeros 10 días en la isla, la moral del 1/7 estaba en un punto bajo.

El 28 de septiembre, Vandegrift emitió órdenes para que el 1/7 subiera y reemplazara al 2/7 del Teniente Coronel Herman Hanneken en el perímetro. La zona asignada estaba al sur de Henderson Field en las llanuras selváticas. En el flanco derecho estaba el 3/7, ocupando la cresta de Edson. A la izquierda estaba el sector del 1ro de Marines, que daba a un campo de hierba kunai y luego se curvaba hacia el norte hasta llegar a la costa. La nueva casa del 1/7 había estado en gran parte desocupada hasta la llegada del 7mo de Marines, y los hombres de Hanneken habían estado construyendo obras defensivas allí durante la semana anterior. Chesty inmediatamente ordenó a sus marines a mejorar lo que encontraron.

Las tropas excavaron la maleza para crear sectores de fuego anchos y entrelazados para sus ametralladoras y armas antitanque, que colocaron en bunkers cubiertos por troncos y sacos de arena. Tendieron cercas de alambre de púas dobles y colgaron latas de raciones que contenían guijarros para evitar que intrusos cortaran silenciosamente el obstáculo. Los profundos pozos de zorro de los fusileros se extendían por todo el sector; muchos de ellos lucían una cubierta superior a medida que avanzaba el trabajo. Aproximadamente 100 yardas hacia atrás, los hombres cortaron un camino paralelo a la línea del frente, para que pudieran moverse de flanco a flanco sin ser observados por el enemigo. En el oeste, este carril estrecho se vinculaba con el camino de tierra que bajaba desde la cresta de Edson y conducía de regreso a la pista de aterrizaje. En la dirección opuesta, se conectó con una ruta de comunicaciones similar en la zona del 1ro de Marines. Unos 50 metros más atrás del sendero, cerca del extremo izquierdo de la línea, había un búnker cubierto de troncos y sacos de arena que albergaba el puesto de mando de Puller. Cada día, mientras dos tercios del batallón cavaron, cortaron y construyeron, una patrulla del tamaño de una compañía penetró en la jungla en busca de signos de los japoneses.

Imagen
Teniente Coronel Lewis B. 'Chesty' Puller......................................................

Fuente: 'Chesty' Puller's Epic Stand. Jon T. Hoffman for World War II Magazine.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9175
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por tigre » Mar Oct 15, 2019 11:46 pm

Hola a todos :-D; algo más..................................

La épica defensa de 'Chesty' Puller.

Con el paso del tiempo y el establecimiento de una apariencia de rutina, los oficiales y hombres del 7mo de Marines comenzaron a adaptarse a su entorno. Según un miembro del regimiento, encontraron a Guadalcanal "más caliente, más montañoso, más accidentado, más salvaje" que Samoa, pero se estaban acostumbrando a los "ruidos extraños de la jungla" que impregnaban la noche. Sin embargo, los mosquitos y las incomodas incursiones de medianoche de los aviones enemigos continuaron robándole a todos un sueño precioso.

La comida se mantuvo escasa a pesar de las raciones traídas por el regimiento. Incluso con el suplemento de las raciones japonesas capturadas, solo había dos comidas al día. Un oficial señaló en su diario: “Todos más que hambrientos. Parece que los hombres no pueden comer lo suficiente ". El agua también era difícil de obtener, ya que tenía que cargarse en latas de 5 galones a cientos de metros del río más cercano. Los soldados del 7mo de Marines pronto comenzaron a parecerse a los otros veteranos de la campaña, adquiriendo gradualmente la apariencia delgada de los desnutridos y el rostro ojeroso de los exhaustos.

Durante esta pausa, Puller intentó mantener el bienestar mental y físico de su fuerza. Hizo que las compañías cavaran pozos y luego ordenó a los hombres que comenzaran a afeitarse. El doctor Edward L. Smith, el cirujano del 1/7, también notó el énfasis de su comandante en lo espiritual: "No era un hombre exteriormente religioso, alentó que se brindaran los servicios litúrgicos en primera línea con frecuencia para los hombres que los requerían". Puller habría dado él mismo los servicios antes que no tener ninguno. En varias ocasiones estaba insatisfecho con la charla de un capellán, y se quejó de que tal vez era hora de probar suerte el mismo". Smith también notó que" era el deseo del coronel siempre mantener a los hombres bien informados con cualquier noticia. allí estaba”. Todos los días, Puller se movía entre las crecientes obras defensivas y se detenía para conversar con las tropas. Un oficial notó que "los chicos comienzan a sentirse mejor".

Mientras la división fortaleció sus defensas a principios de octubre, las patrullas del 5to de Marines revelaron una acumulación continua de fuerzas japonesas al oeste del río Matanikau. Vandegrift lanzó el 1/7 y varios otros batallones en una versión mucho más grande de la operación de finales de septiembre que había salido mal. La unidad de Puller jugó un papel importante en la renovada acción, esta vez derrotando fácilmente a un batallón enemigo y casi barriéndolo. Las cosas se habían vuelto decididamente a favor de Chesty y el resto de la división.

La Tercera Batalla de Matanikau fue solo el preludio de una serie de acciones importantes de fuego rápido en la campaña de vaivén de Guadalcanal. Cerca del Cabo Esperance, en la noche del 11 al 12 de octubre, una flota estadounidense derrotó a una fuerza naval enemiga que escoltaba un convoy de refuerzo a la isla. La victoria no fue completa, sin embargo; los japoneses desembarcaron cuatro piezas de artillería de gran calibre para bombardear el campo Henderson. Además de ocupar las principales líneas defensivas, la división ocuparía una posición a horcajadas sobre el Matanikau para mantener los cañones japoneses fuera del alcance. La clave de este esquema fue la llegada de un convoy de los Estados Unidos en la mañana del 13 de octubre. Este proporcionó al 164º Regimiento de Infantería del Ejército, una unidad de la Guardia Nacional de Dakota del Norte con una orgullosa herencia de guerras anteriores. Con esa fuerza adicional, Vandegrift podría permitirse establecer un puesto avanzado de dos batallones en forma de herradura a lo largo del Matanikau.

Fuente: 'Chesty' Puller's Epic Stand. Jon T. Hoffman for World War II Magazine.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9175
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por tigre » Mié Oct 23, 2019 12:05 am

Hola a todos :-D; algo más..................................

La épica defensa de 'Chesty' Puller.

Como parte de la reorganización de las fuerzas, el 3/7 marcharía a la nueva posición en el oeste, el 1/7 iría a la reserva cerca de la pista de aterrizaje principal y el 2/7 asumiría la responsabilidad de todo el sector del 7mo de Infantería de Marina . Los marines de Chesty sabían que su nueva ubicación los pondría en el centro del blanco para los bombardeos aéreos y navales japoneses. Lo que nadie previó fue el gran aumento en la escala de los ataques enemigos. El batallón de Puller afortunadamente evitó lo peor. Durante la última noche de sus hombres en primera línea el 13 y 14 de octubre, los acorazados japoneses Kongo y Haruna golpearon el campo principal y la pista de combate auxiliar recientemente abierta con casi mil proyectiles de 14 pulgadas. Durante el resto de la noche, los aviones japoneses acosaron el perímetro. El diluvio de acero puso fuera de servicio a gran parte de la llamada Fuerza Aérea Cactus, destruyó casi todo el stock de combustible de aviación y mató a 41 hombres.

Los ataques aéreos a gran escala y los primeros proyectiles de los cañones de 150 mm del enemigo se sumaron a la devastación al día siguiente, aunque se tomaron medidas para desactivar los cañones. La unidad de Puller se abrió camino hasta el aeródromo entre ataques y entró en reserva. Esa noche, dos cruceros dispararon más de 750 proyectiles de 8 pulgadas en el perímetro, uno de los cuales mató a un marine del 1/7. La noche siguiente, otra fuerza de tarea alcanzó posiciones estadounidenses con casi 1.300 granadas de 5 y 8 pulgadas. Un hombre de inteligencia en el puesto de mando de Chesty recordó el bombardeo del acorazado como "la noche más aterradora de [su] vida". El capitán Charles Kelly, el oficial ejecutivo del batallón, pasó la noche en el refugio con Puller y luego dijo "no hay nada más desmoralizador que disparos navales: se puede escuchar que cada proyectil sale del barco y llega como un tren de carga ". Un sargento en el 1/7 registró en su diario:" Me estremecí y temblé durante toda la primera noche, más asustado [por] mi vida como nunca había estado antes ".

A través de esfuerzos hercúleos, la Fuerza Aérea Cactus logró que algunos aviones volaran para atacar un convoy de seis naves que descargaba tropas y suministros el 15 de octubre. Los aviadores estadounidenses pudieron destruir tres de los transportes, pero no hasta que la mayoría de sus cargamentos fueron depositados en Las playas al oeste del perímetro. Los refuerzos incluyeron alrededor de 4.500 hombres y más obuses de 150 mm. Las ejecuciones rutinarias del "Tokyo Express" nocturno durante octubre agregaron otras 9.000 tropas y suministros adicionales a esos totales. Con este nuevo refuerzo de personal y material, los jefes japoneses planearon una nueva ofensiva que eclipsaría sus esfuerzos anteriores para retomar el aeródromo. Su plan requería un ataque de distracción en dos frentes a lo largo del Matanikau. Una compañía de tanques y dos batallones de infantería atacarían a través de la desembocadura del río, mientras que tres batallones de infantería se moverían para girar por el flanco interior del 3/7. Esos ataques gemelos serían coordinados con el esfuerzo principal de la División Sendai del Teniente General Masao Maruyama, que golpearía el lado sur del perímetro de los Marines. A pesar de la experiencia de la Brigada Kawaguchi en Edson’s Ridge, los japoneses estaban seguros de que el sector sur estaba indefenso. No realizaron ningún reconocimiento para verificar esa suposición. La fecha programada para los tres ataques fue el 22 de octubre.

Antes de que la Sendai se dirigiera hacia Edson’s Ridge, Maruyama informó a sus oficiales y hombres de lo que estaba en juego: "Esta es la batalla decisiva entre Japón y Estados Unidos en la que se decidirá el ascenso o la caída del Imperio japonés". Si no tenemos éxito en la ocupación de estas islas, nadie debería esperar regresar con vida a Japón. [Debemos] superar las dificultades causadas por la falta de material y seguir adelante sin cesar mostrando un trabajo en equipo invencible. Golpea al orgulloso enemigo con un puño de hierro para que no pueda volver a levantarse.

Los elementos principales de la división comenzaron su marcha de aproximación por un sendero montañoso y angosto de la jungla el 16. Además de las cargas normales, cada soldado llevaba comida extra más un proyectil de artillería para las armas de montaña que se desplazaban desarmadas sobre el terreno accidentado. A pesar de la exhortación de su general, el estado de ánimo de los Sendai había caído. Las tropas estaban limitadas a media ración o menos por día; a menudo ni siquiera podían cocinar su arroz. Los hombres hambrientos solo se debilitaron mientras luchaban de arriba abajo por empinadas barrancas y soportaban noches de insomnio en medio de las lluvias tropicales. Un teniente registró en su diario: "Muchos soldados temen los disparos de artillería enemiga, y la moral de los soldados es muy pobre".

Fuente: 'Chesty' Puller's Epic Stand. Jon T. Hoffman for World War II Magazine.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9175
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por tigre » Mar Oct 29, 2019 2:43 pm

Hola a todos :-D; algo más..................................

La épica defensa de 'Chesty' Puller.

El 20 de octubre, el 1/7 regresó a las líneas, asumiendo la responsabilidad de la mitad izquierda del sector del 7mo de Marines, mientras que el 2/7 se desplegó en la mitad derecha. Los hombres se pusieron a trabajar nuevamente mejorando sus defensas, a las que Puller consideró completas solo en un 30 por ciento. A pesar de su baja estimación, era una posición formidable. Además de las sendas de fuego, alambre de púas, búnkers y pozos de combate, ambos batallones estaban generosamente equipados con armas pesadas. Cada uno tenía su complemento normal de morteros (seis de 60 mm y cuatro de 81 mm) y ametralladoras calibre .30 (24 pesadas y seis ligeras). Los batallones de infantería también contaron con un par de ametralladoras calibre .50. El regimiento tenía tres pelotones antiaéreos y antitanques, cada uno con cinco ametralladoras calibre .30 y dos ametralladoras calibre .50 y cuatro cañones antitanque de 37 mm. El 7mo de Marines había emplazado a todos esos pelotones en las primeras líneas de su sector en septiembre y los mantuvieron allí durante los movimientos de los batallones. Los miembros emprendedores del regimiento también pudieron incorporar algunas ametralladoras adicionales de aviones destrozados u otras fuentes. Como resultado, las defensas estaban erizadas con armas automáticas y cañones de fuego directo. En términos de personal, el 1/7 estaba en buena forma según los estándares de Guadalcanal, con un 80 por ciento de su fuerza autorizada a mano y razonablemente apto para el servicio. (La malaria, la peor amenaza para la salud en la isla, tuvo un período de gestación relativamente lento, por lo que pocos hombres en el 7mo se vieron afectados para ese momento). Un oficial en el batallón creía que desde la PGM no había ejemplo perfecto de una posición defensiva militar fija ". Vandegrift lo describió como" un paraíso para los artilleros ". El comandante de la división afirmó:" Estoy seguro de que si podemos tener entre cincuenta y cien yardas de espacio despejado frente a nosotros, bien conectados, minado y con trampas caza-bobos, nuestro fuego y granadas detendrán cualquier asalto que puedan hacer ".

El 21, el Coronel Amor L. Sims, Comandante del 7mo, le dijo a Puller que colocara un puesto de observación de magnitud de un pelotón (OP) en una loma a 1.500 yardas al sur del flanco izquierdo de sus líneas. Chesty y su oficial de operaciones, el Capitán Charles J. Beasley, no estaban contentos con la orden. En caso de un ataque importante, asumieron que el pequeño OP sería arrollado. Sin embargo, Puller envió un pelotón al sitio y luego lo reemplazó con un grupo nuevo cada día. El puesto avanzado retenía un terreno que dominaba una gran área de hierba plana. El campo abierto tenía unos cientos de yardas de ancho y se extendía hacia el sur por aproximadamente 2.000 yardas desde el frente izquierdo de la posición del 1/7. El 164º de Infantería, que ahora mantenía el sector a la izquierda de Chesty, apodó acertadamente esta estrecha llanura, la "Bolera".

El regimiento continuó ejecutando patrullas diarias, pero ahora estaba empleando varios elementos del tamaño de escuadra (grupo) en lugar de una sola compañía. Descubrieron algunas pequeñas señales del enemigo. A pesar de esos datos, Vandegrift y su personal estaban convencidos incluso el 23 de octubre de que "todas las señales apuntan a un ataque fuerte y concertado desde el oeste". La división decidió reorganizar sus fuerzas y colocó tropas de un solo regimiento en el OP Matanikau. Los líderes de infantería de marina finalmente estaban aprendiendo de las dificultades anteriores a lo largo de ese río: querían pelear la próxima batalla con una unidad cohesiva que operara bajo su comandante normal. El 7mo de Marines asumió la tarea, pero la reorganización de las fuerzas requirió un acto de malabarismo para mantener cubiertas todas las misiones. El 164º de Infantería continuaría manteniendo el flanco oriental del perímetro, con su derecha enlazada con el sector del 7mo de Marines en el sur. El 1ro y 5to de Marines continuaron siendo responsables de las áreas suroeste y oeste del río Lunga. Tanto el 164º como el 5to tuvieron un batallón en reserva de regimiento, mientras que el 3/2 sirvió como reserva de división. Vandegrift eligió enviar a Sims y el 2/7 al oeste el 24 de octubre, donde se unirían al 3/7 en el OP Matanikau y relevarían el 3/1 para reasignarlo a la anterior posición de Hanneken. Mientras ese intercambio estaba en curso, el 1/7 defendería todo el sector sur por sí mismo, apoyado solo por un puesto de comando de regimiento bajo el mando del Teniente Coronel Julian Frisbie, el oficial ejecutivo del 7mo. Era un riesgo calculado, pero la Division confiaba en que no hubiera una amenaza inmediata para esa zona. El jefe de Estado Mayor, el Coronel Gerald C. Thomas, en realidad pensó que sería una oportunidad para que el batallón de Chesty evitara otra batalla y descansara después de "dos espectáculos bastante difíciles".

Fuente: 'Chesty' Puller's Epic Stand. Jon T. Hoffman for World War II Magazine.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9175
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por tigre » Mar Nov 05, 2019 10:09 pm

Hola a todos :-D; algo más..................................

La épica defensa de 'Chesty' Puller.

Al recibir el cambio en los planes, Puller y su oficial ejecutivo consultaron y decidieron que sería demasiado complicado desplazar a todo el batallón para extenderlo sobre los 2.500 metros de frente. También supusieron que el terreno elevado de Edson’s Ridge presentaba una posición más defendible. Así que Kelly tomaría un pelotón de cada compañía de fusileros, más una porción de la compañía de armas y el puesto de mando del batallón, y ocuparía la antigua posición del 2/7 (donde la mitad de las armas pesadas del regimiento permanecían en su lugar). Puller también envió a la mayoría del personal de su cuartel general para reforzar la línea. El batallón se instaló en el nuevo despliegue en la tarde del 24. De izquierda a derecha, estaban las compañías Able, Charlie y Baker y la formación provisional de Kelly. Esa disposición táctica tenía una grave debilidad (no había reserva), pero Puller no podía hacer otra cosa, dada la pequeña cantidad de tropas a su disposición.

El Capitán Regan Fuller estaba especialmente incómodo acerca de su parte en el despliegue. Su Compañía A solo tenía un pelotón de fusileros en su zona "tristemente descuidada", ya que uno estaba con el oficial ejecutivo del batallón y el otro estaba en el OP por la noche. Además de la preocupación del capitán, una senda de jeep salía de su posición hacia el campo de hierba. Pero el batallón tenía esta probable vía de aproximación a las líneas de los marines cubiertas con al menos cuatro ametralladoras pesadas, dos cañones de 37 mm y objetivos de mortero pre-reglados. Era, recordó un marine, "una asombrosa concentración de fuego coordinado".

Los japoneses también estaban haciendo sus despliegues finales. La fuerza de diversión continuó sus exitosos esfuerzos para engañar a los estadounidenses, con fuego de artillería el 18 de octubre y un reconocimiento blindado el 20. La fuerza principal, sin embargo, se estaba retrasando mientras luchaba por el terreno muy difícil al sur del campo Henderson. El 21, Maruyama recibió permiso para retrasar el ataque de su División Sendai hasta la noche del 23 de octubre. Pero las cosas solo empeoraron con el paso del tiempo. El plan requería un asalto de dos regimientos, con el 29º de Infantería atacando a Edson’s Ridge y el 230º de Infantería penetrando apenas hacia el este. El 16º de Infantería seguiría en reserva.

Durante el día del 23 de octubre, el comandante de la derecha abogó por un cambio más hacia el este y movió su fuerza en esa dirección. Maruyama rápidamente relevó a su rebelde subordinado. El general también descubrió que no estaba tan cerca de las líneas de los marines como había pensado, y sus unidades se estaban desorganizando a medida que se extendían en formación de ataque y presionaban a través de la densa vegetación. Nuevamente buscó y se le concedió un retraso de un día. Esa orden no llegó a la fuerza de diversión, que lanzó un asalto con los tanques a través de la boca del Matanikau en la noche del 23. Los cañones antitanques de la infantería de marina destruyeron a los blindados; La artillería mató a cientos de soldados de infantería en las zonas de reunión de la orilla occidental. El costo para los estadounidenses fue de 13 muertos y heridos. El otro ala de la fuerza de distracción no atacó, tampoco había logrado alcanzar su punto de partida a tiempo.

Imagen
Algunos de los hombres de Puller se desplazan cautelosamente durante el patrullaje de la zona de responsabilidad del batallón.......................................................

Fuente: 'Chesty' Puller's Epic Stand. Jon T. Hoffman for World War II Magazine.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9175
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por tigre » Mar Nov 12, 2019 10:28 pm

Hola a todos :-D; algo más..................................

La épica defensa de 'Chesty' Puller.

Al día siguiente, la División Sendai se preparó para su asalto, ahora programado para las 19:00 horas. Al final de la tarde, cuando los dos regimientos principales se movieron hacia las líneas de los marines, comenzó a caer una lluvia torrencial. Un almirante japonés en el mar lo consideró "un fenómeno enviado por el cielo" que enmascararía la aproximación final de sus colegas del ejército. Maruyama y sus hombres no estaban tan extasiados. La combinación de sendas resbaladizas y follaje espeso, además del inicio de la oscuridad absoluta, ralentizó y confundió el despliegue de fuerzas. En una repetición de errores anteriores cometidos por la Brigada Kawaguchi, la Sendai tampoco había podido reconocer y marcar los carriles de aproximación que conducían al perímetro estadounidense. Como resultado, el ala derecha se desvió hacia el noreste en el transcurso de la noche. Terminaría perdiendo en gran medida las defensas de los marines. El ala izquierda también se desplazó hacia el este; en lugar de hacer contacto con Edson’s Ridge, se dirigió hacia el centro y a la izquierda de la posición del 1/7.

Cuando los japoneses se tambalearon hacia adelante, su presencia finalmente llamó la atención de los defensores. Alrededor de las 16:00 horas, los exploradores nativos entraron en el flanco derecho del sector del 164º de infantería e informaron que habían observado a unos 2.000 soldados enemigos no muy lejos de las líneas. Un francotirador explorador de la Marina también llegó a la División con la noticia de que anteriormente había observado lo que parecía ser "el humo de muchos fuegos de arroz" hacia el sur. La confirmación final llegó alrededor de las 21:00 horas, cuando el sargento de pelotón Ralph M. Briggs, comandante del Puesto Observatorio (PO) del 1/7, telefoneó al puesto de mando para que oyera a un gran número de soldados enemigos que pasaban la loma. Se ordenó al pelotón que se quedara hasta que los japoneses estuvieran fuera del área; después de eso, Briggs podría intentar mover a sus hombres a través del callejón del bowling y fuera de la línea de fuego. Puller pasó la orden de retener el fuego hasta el último momento posible. Eso les daría a los hombres en el PO tiempo para escapar y maximizaría el efecto de las armas pesadas fde los marines.

Esta no fue la única amenaza esa noche. Durante la mañana, los marines en el 3/7 habían observado brevemente la segunda ala de la fuerza de distracción moviéndose hacia el flanco izquierdo o sur de su posición a lo largo del Matanikau. El batallón inmediatamente comenzó a trabajar sobre las posibles rutas de aproximación con ataques aéreos y artillería. El comando de división también cambió la misión del 2/7. En lugar de reemplazar al 3/1 en el lado del mar del puesto avanzado de Matanikau, Thomas ordenó a Hanneken que formara una línea orientada al sur para cubrir el flanco izquierdo del 3/7. El batallón estaba en posición al anochecer.

Alrededor de 21:30 horas, Briggs y su unidad llegaron a la senda del jeep que bordea el callejón del bowling. Allí observaron un batallón enemigo moviéndose silenciosamente por la senda hacia el 1/7. Briggs ordenó a los miembros del pelotón que se dividieran en grupos más pequeños y regresaran a las líneas amigas. Para entonces, la tormenta había pasado y la brillante luz de la luna se filtraba a través de las aberturas en el dosel de la jungla. Sin embargo, ocasionalmente los nubarrones continuaron durante toda la noche.

La primera de las unidades japonesas alcanzó el perímetro estadounidense alrededor de 22:00 horas. Esta unidad (probablemente la que había pasado a Briggs) atacó desde la vecindad de la senda del jeep hacia el cruce de los sectores del 7mo de Marines y el 164º de Infantería. Los japoneses salieron de las sombras al borde de la jungla, corriendo precipitadamente hacia el alambre de púas de doble faldón y los cañones de las armas americanas. Los defensores abrieron fuego con todo lo que tenían y pidieron concentraciones de mortero y artillería. La división dedicó dos batallones de obuses (un complemento de apoyo normal para dos regimientos de infantería) para responder a las repetidas llamadas de observadores avanzados que trabajan con el 1/7. Las unidades adyacentes del 164º de Infantería añadieron el peso de sus morteros y ametralladoras contra el flanco enemigo. Las balas y proyectiles hicieron su trabajo mortal habitual, pero los cañones de 37 mm añadieron una dimensión extra. Sus tripulaciones emplearon granadas con submuniciones, esencialmente enormes proyectiles que rocían pequeñas bolas de acero, diseñadas específicamente para lidiar con la infantería en masa al aire libre. Más de un marine quedó asombrado por la devastación causada por estos cañones. Uno recordó: "Realmente desató el infierno en todo alrededor". La valiente pero imprudente carga japonesa simplemente se disolvió frente a esta abrumadora potencia de fuego.

Imagen
Ataques japoneses 24 al 26 de octubre de 1942..................................................
http://www.raritan-online.com/jb-henderson-field.htm

Fuente: 'Chesty' Puller's Epic Stand. Jon T. Hoffman for World War II Magazine.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9175
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por tigre » Mar Nov 19, 2019 11:37 pm

Hola a todos :-D; algo más..................................

La épica defensa de 'Chesty' Puller.

La repentina e inesperada amenaza al perímetro sur preocupaba a los líderes de los Marines. Los hombres de Puller habían evitado un golpe, pero era casi seguro que habría más antes de que terminara la noche. Las líneas del 1/7 se extendieron, y el batallón no tenía reserva, por lo que había una posibilidad real de que los japoneses pudieran abrir una brecha en las defensas. Cualquier fuerza enemiga considerable que irrumpiera en las áreas de retaguardia podría cortar rápidamente la artillería y el poder aéreo que eran los ejes de la fuerza estadounidense. El puesto de mando de la división todavía estaba distraído por la batalla en curso en el Matanikau, pero sin embargo tomó medidas inmediatas para lidiar con la situación. Como primer paso, Thomas ordenó al 2º Batallón del 164º de Infantería que proporcionara sus reservas locales al 1/7. Poco después, tres pelotones de las compañías E y G se movían a lo largo del camino de comunicación que conducía a la zona de Puller. Cuando las unidades del Ejército llegaron a la zona de retaguardia del Capitán Fuller, las llevó rápidamente a sus líneas, donde ocuparon posiciones de combate vacías o reemplazaron bajas en bunkers tripulados por los marines.

Puller estaba contento de tener la potencia de fuego adicional de estos soldados, pero sabía que necesitaba muchos más hombres para mantener la larga línea del batallón. Alrededor de las 23:00 horas, Chesty llamó por teléfono a Frisbie y solicitó refuerzos adicionales. Un poco antes de la medianoche, Thomas acordó subir la apuesta y el Teniente Coronel Merrill Twining (el oficial de operaciones de la división) ordenó al 164º de Infantería enviar su batallón de reserva para reforzar el 1/7. El Teniente Coronel Robert K. Hall fue al frente de inmediato. Su tercer batallón se formó en su lugar de campamento cerca de Henderson Field y se dirigió hacia el sur hacia las 02:00 horas. Los recién llegados a la isla no sabían exactamente a dónde ir, pero Frisbie, Puller y su personal ya habían resuelto ese problema. El capellán católico del regimiento, el padre Matthew Keough, había estado en el perímetro en numerosas ocasiones. Guió a los soldados hasta la cresta de Edson y luego al sendero de comunicaciones. A medida que la larga columna avanzaba por ese camino, los marines regresaron de las líneas del frente y cada uno condujo un pelotón del Ejército a través de los últimos cien metros de selva. De la misma manera que la primera ola de refuerzos del 2/164, los hombres del 3er Batallón llenaron los bunkers vacíos y las bajas de la lucha. El proceso se completó en su mayor parte a las 03:30 horas. Los hombres adicionales hicieron una diferencia notable; A lo largo de la línea, recordó un participante, el sonido y el ritmo de los disparos aumentaron enormemente.

Los japoneses habían estado ocupados con sus propias maniobras. El segundo asalto significativo de la noche se produjo aproximadamente media hora después de la medianoche, cuando los elementos principales de un batallón del 29º de Infantería alcanzaron el borde de la zona despejada directamente frente a la Compañía Able. La primera compañía se arrastró por el espacio abierto y comenzó a cortar el alambre de púas. Este intento sigiloso fracasó cuando algunos soldados se revelaron imprudentemente antes de que se completara la brecha. La fuerza combinada de los Marines y el Ejército se desató con todas las armas disponibles y masacró a la unidad expuesta en menos de media hora. Los asaltos posteriores se realizaron con igual valentía pero mucho menos habilidad o pensamiento táctico. Los comandantes japoneses intentaron poco o nada de coordinar esfuerzos; La mayoría de las unidades atacaron tan pronto como llegaron a la zona despejada que marcaba las líneas de los Marines. Los japoneses tampoco lograron aportar mucha potencia de fuego de apoyo. Se dispararon muy pocas granadas con los cañones y morteros de montaña de la Sendai, y las ametralladoras rara vez se empleaban para enfrentarse en duelo con sus homólogos estadounidenses. Una compañía de infantería del 29º de Infantería lanzó una carga típica contra la Compañía Charlie del 1/7 a las 01:15 horas. Los soldados de infantería japoneses se lanzaron hacia adelante, ayudados solo por sus propios gritos de "¡Banzai!" y "¡Sangre para el Emperador!", todos estaban muertos o moribundos frente a la valla de alambre doble. Kelly comentó más tarde: "No podría haber sido una situación más ideal desde el punto de vista de la defensa".

Puller y su personal contaron seis asaltos importantes en sus líneas antes de las 03:30 horas. Hasta ahora, los marines y los soldados habían aguantado, pero los continuos ataques estaban pasando factura. Las municiones se estaban agotando y las armas se estaban desgastando. El Sargento John Basilone, líder de dos secciones de ametralladoras pesadas en la zona de la Compañía Charlie, se desempeñó magníficamente para mantener sus armas en funcionamiento. Cuando un par de armas quedaron fuera de combate, trajo una de reemplazo para los miembros de la tripulación sobrevivientes, reparó la otra y luego la operó él mismo hasta que llegaron hombres adicionales a la escena. En medio de los ataques enemigos, se movió a lo largo de la línea repartiendo nuevos cinturones de municiones. Las altas tasas de fuego hirvieron el agua en las camisas de enfriamiento de las armas, y Basilone les dijo a sus hombres que orinaran en ellas para mantenerlas en funcionamiento. No muy lejos en la zona de retaguardia, los morteristas usaban pausas breves en la acción para cavar y volver a colocar los tubos enterrados en el suelo empapado por la lluvia por el retroceso de disparos casi continuos.

Fuente: 'Chesty' Puller's Epic Stand. Jon T. Hoffman for World War II Magazine.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9175
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por tigre » Mar Nov 26, 2019 11:02 pm

Hola a todos :-D; algo más..................................

La épica defensa de 'Chesty' Puller.

A pesar de todo, Puller se mantuvo en calma. Durante la mayor parte de la noche, él y un grupo muy pequeño de oficiales de Estado Mayor y suboficiales trabajaron con una linterna en el búnker de comando mientras os proyectiles japoneses perforaban la jungla arriba de ellos. Supervisaron el flujo de refuerzos y municiones hasta el frente y mantuvieron a Frisbie y la Division al tanto de la acción. Cuando el 3er Batallón llegó a la escena, Chesty salió al sendero de comunicaciones para saludar a Hall y llevarlo al puesto de mando. Los dos tenientes coroneles conversaron brevemente y acordaron que Puller debería continuar dirigiendo el programa, ya que él ya tenía un control sobre la situación. Más de una vez, la actitud de bulldog del comandante de Marines estabilizó a sus hombres en apuros. En un momento, Regan Fuller volvió a llamar al puesto de mando con la noticia de que se estaba quedando sin municiones. Chesty respondió en su manera típicamente brusca y descuidada: "Tienes bayonetas, ¿no?", Puller sabía que "no había tal cosa como retroceder". Sus tropas estaban en las mejores posiciones defensivas posibles, y no había mucho terreno para ceder en ningún caso antes de que el enemigo llegara al vital aeródromo. Un marine del personal de Frisbie expresó la opinión de muchos en el perímetro esa noche: "¡Cristo, me alegro de que el coronel Puller esté allí!"

Los últimos asaltos japoneses de la noche llegaron casi al amanecer. El Coronel Masajiro Furimiya, comandante del 29º de Infantería, dirigió un ataque, acompañado por los colores del regimiento y la compañía encargada de protegerlos. En los últimos minutos de oscuridad, dirigió su pequeña fuerza a través del campo abierto y a través del alambre maltratado. Los defensores estaban cansados, sin municiones y distraídos por un gran empuje simultáneo hacia el oeste. Las bajas también habían reducido la línea. Los estadounidenses cobraron un peaje, pero Furimiya y unos 60 de sus hombres pasaron los búnkeres y entraron en la jungla detrás de la línea. Fue la única penetración significativa de la noche. También resultó inútil, ya que los japoneses no se habían detenido para destruir las posiciones de los defensores y, por lo tanto, crear una brecha para que las fuerzas seguían explotaran la misma. En cambio, la fuerza del coronel constituyó un pequeño bolsillo en la retaguardia estadounidense. Otro ataque justo después del amanecer falló miserablemente. Además del enclave de Furimiya, unas pocas docenas de otros soldados japoneses se habían infiltrado aquí y allá. Maruyama sabiamente canceló más intentos y retiró sus fuerzas. La Sendai lo intentaría de nuevo esa noche.

La luz del día el 25 de octubre trajo cielos despejados y reveló una escena de carnicería absoluta en el terreno. Cientos de cuerpos alfombraron la estrecha franja despejada que da a la mitad oriental del sector de Puller. En algunos lugares, los cadáveres fueron apilados de a dos o tres de profundidad. Cerca del flanco izquierdo de la Compañía A, los muertos yacían en hileras, escindidos por proyectiles de cañón de 37 mm mientras sus formaciones se movían a lo largo del camino del jeep y salían del Bowling Alley Los escombros de la guerra estaban en todas partes: armas rotas, contenedores de municiones desgarrados, equipo perdido, vendas sucias, trozos de uniformes y trozos de alambre de púas roto. En medio de esa casa de charnel, los oficiales y los suboficiales estadounidenses comenzaron automáticamente el proceso de reorganización de sus hombres, reabasteciendo municiones y respondiendo al fuego ocasional de armas pequeñas de rezagados japoneses en frente y detrás de las líneas. Marines y soldados se movieron sobre la pequeña fuerza de Furimiya y la ahogaron, matando a 52 tropas enemigas en el proceso. Los soldados de infantería estadounidenses mataron a 43 enemigos adicionales dispersos por el perímetro.

Chesty siguió sus líneas y estimó conservadoramente que había más de 300 muertos en las sendas de fuego, además de cientos más dentro de la jungla más allá del terreno despejado. Los estadounidenses habían ganado decisivamente la primera ronda, pero Puller envió un informe garabateado apresuradamente que no daba motivo para una celebración inmediata. Estaba seguro de que el enemigo tenía una fuerte reserva y estaba listo para usarla: "Creo que los japoneses atacarán con grandes fuerzas esta noche". Chesty todavía estaba tratando de determinar el alcance de sus pérdidas, pero sabía que tenía más de un muerto y 12 heridos ya contados. Hubo una noticia positiva. Temprano en la tarde, hombres en la zona de la Compañía A observaron a los japoneses disparando a alguien en la hierba kunai del Bowling Alley. Al ver que los objetivos eran supervivientes del OP, Regan Fuller ordenó a sus hombres que proporcionaran fuego de cobertura mientras conducía un jeep para sacarlos. Una carrera loca dejó el vehículo lleno de agujeros de bala, pero trajo a algunos de los marines. Los soldados del 164 duplicaron esa hazaña con un carrier y rescataron al resto del grupo. Todavía faltaba gran parte del pelotón, pero parecía un milagro que alguien hubiera superado el cerco japonés.

Fuente: 'Chesty' Puller's Epic Stand. Jon T. Hoffman for World War II Magazine.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 9175
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Campaña de Guadalcanal

Mensaje por tigre » Mar Dic 03, 2019 11:04 pm

Hola a todos :-D; algo más..................................

La épica defensa de 'Chesty' Puller.

Briggs fue uno de los que había ocupado la posición. Chesty lo llamó y le pidió detalles sobre el enemigo. El Sargento del pelotón contó todo lo que pudo y notó que el comandante del batallón "lo digería con calma, como si estuviera sentado en su tienda de campaña en New River, en lugar de en el barro y la sangre". Puller ya estaba concentrado en los preparativos para La noche que se venía. Con la destrucción de la mayoría de los infiltrados japoneses, él y Hall comenzaron a resolver sus fuerzas. Decidieron que el batallón del ejército se haría cargo de la mitad izquierda del sector, mientras que el 1/7 se consolidó a horcajadas sobre la cresta de Edson.

Fue un momento difícil para todos en Guadalcanal. La Fuerza Aérea Cactus luchó todo el día para hacer despegar aviones desde el bombardeado Henderson y la pista fangosa. Los ataques aéreos enemigos fueron más intensos ​​y más frecuentes de lo habitual, y los destructores de la Armada Imperial Japonesa tuvieron una rara aparición a la luz del día en Lunga Point. La artillería estadounidense y japonesa también intercambió fuego. Ambas partes drenaron sangre en el aire, en el mar y en tierra durante el curso de lo que se llamaría el "Domingo de refugio". Los japoneses dirigieron la mayor parte de su esfuerzo contra los aeródromos, pero unos pocos aviones bombardearon y ametrallaron las defensas perimetrales, y los cañones de 150 mm dispararon proyectiles en esa dirección.

Mientras la lucha se extendía en otra parte, la División Sendai se reagrupó en la selva y se preparó para su segundo intento. El 29º de Infantería, muy agotado, volvería a servir como punta de lanza, a pesar de que su 3er Batallón prácticamente fue aniquilado la noche anterior. En reconocimiento de las pérdidas de ese regimiento, el 16º de Infantería reforzaría el esfuerzo. El 230º de Infantería estaba destinado a perderse la pelea por segunda noche consecutiva. El comandante del regimiento temía un contraataque flanqueante de los estadounidenses, por lo que desplegó su fuerza en una postura defensiva orientada hacia el este. Los japoneses intentaban rectificar algunos de sus errores. Esta vez, el Teniente Coronel Watanabe, Comandante del 2do Batallón de Furimiya, reconoció el frente él mismo antes de liderar el asalto renovado. Y la Sendai reunió sus pocos cañones y morteros de montaña para un bombardeo preparatorio de las líneas estadounidenses.

La reorganización estadounidense del sector sur se completó al anochecer, y los defensores se prepararon para otra noche agitada. No tuvieron que esperar mucho. La División Sendai disparó su limitado suministro de proyectiles en un bombardeo débil a partir de las 20:00 horas. Luego, los soldados de infantería japoneses salieron de la jungla en un intento de cruzar las pocas docenas de yardas del campo abierto mortal frente a las líneas estadounidenses. Su vía de aproximación parecía ser el punto donde la senda del jeep desde el Bowling Alley entraba en el perímetro. Los asaltos duraron toda la noche, pero ninguno llegó contra las posiciones del 1/7. El batallón de Puller estaba en el extremo receptor de solo un puñado de proyectiles y alguna actividad menor de francotiradores. El 164º de Infantería, con la ayuda de elementos de la 7ª Compañía de Armas de Infantería de Marina, rechazó cada ataque e infligió cientos de bajas nuevas a los japoneses. El ala interior de la fuerza de diversión finalmente lanzó su ataque contra la línea ocupada por la unidad de Hanneken. A ese esfuerzo enemigo no le fue mejor que a los demás.

Maruyama admitió la derrota al día siguiente, 26 de octubre, pero algunos sobrevivientes de la Sendai continuaron la acción esa noche. El 164º de Infantería rechazó varios asaltos nocturnos, y una breve descarga de mortero en la noche golpeó el flanco izquierdo del 1/7, matando a cinco hombres. Algunas de estos sondeos fueron intentos de recuperar los colores del 29º de Infantería, aunque dado el estado de las comunicaciones japonesas, varias unidades pueden no haber recibido la orden de retirarse. A los exhaustos japoneses les tomaría tiempo desprenderse por completo y comenzar la ardua marcha de regreso al mar, pero la batalla había terminado.

Fuente: 'Chesty' Puller's Epic Stand. Jon T. Hoffman for World War II Magazine.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Responder

Volver a “Frente del Pacífico”

TEST