pub01.jpg

¿Cómo se explica el diferente grado de motivación de alemanes e italianos durante la 2GM?

Dudas e interrogantes sobre la Segunda Guerra Mundial

Moderador: José Luis

Plantigrado
Miembro
Miembro
Mensajes: 112
Registrado: Lun Sep 12, 2016 2:53 pm

¿Cómo se explica el diferente grado de motivación de alemanes e italianos durante la 2GM?

Mensajepor Plantigrado » Mar Jul 31, 2018 11:17 am

Se suele atribuir por lo general (claro, si nos fijamos en individuos habría de todo) una capacidad de sacrificio, una combatividad, una crueldad y un fanatismo superior a los alemanes que a los italianos durante la 2GM.

Sin embargo, los valores que inculcaban fascismo y nazismo eran muy similares. Y Mussolini había tenido más tiempo que Hitler en el Poder para adoctrinar y fanatizar a su Pueblo.
" El enemigo está ya a 200 metros. Nos ha invitado, con altavoces, a que nos rindamos. Le hemos contestado riéndonos".
"No hemos probado bebida ni alimento desde hace 5 días. La moral es muy alta. Vamos a librar nuestro último combate".

General Tadamichi Kuribayashi, Iwo Jima, marzo de 1945.

Miguel Panzerkorps
Miembro
Miembro
Mensajes: 64
Registrado: Sab Dic 23, 2017 5:22 am

Re: ¿Cómo se explica el diferente grado de motivación de alemanes e italianos durante la 2GM?

Mensajepor Miguel Panzerkorps » Mar Jul 31, 2018 4:15 pm

Las causas de esta diferencia en la motivación de fanatismo para luchar son muchas para empezar los italianos no perdieron la Primera Guerra Mundial (Alemania si) aunque en la repartición de colonias fueron de los menos beneficiados, hay que destacar que el Imperio Colonial Italiano siguió igual sin perder nada, en cambio los Alemanes perdieron todo gracias al Tratado de Versalles, todo esto hizo que los Alemanes tuvieran un odio y sentimiento de venganza hacia sus enemigos pasados, los italianos no compartían este sentimiento ademas algo muy importante los Franceses y Británicos fueron sus aliados durante la PGM por que pelear contra ellos?

A esto hay que sumar el resago de las fuerzas armadas italianas en muchos aspectos (Planificacion, tecnología etc) sumada a la poca motivación de entrar en el conflicto el desastre era un hecho.
Última edición por Miguel Panzerkorps el Mié Ago 01, 2018 10:52 pm, editado 1 vez en total.

TheDambuster
Usuario
Usuario
Mensajes: 2
Registrado: Mar Jul 10, 2018 9:19 am

Re: ¿Cómo se explica el diferente grado de motivación de alemanes e italianos durante la 2GM?

Mensajepor TheDambuster » Mié Ago 01, 2018 11:42 am

En el plano puramente político y social creo que se debe a dos factores fundamentales. Atendiendo al orden cronológico el conflicto podemos dividirlo en:

Antes del inicio de la IIGM:

1. Revanchismo: con la conclusión de la Gran Guerra las democracias occidentales aprietan la soga económica alemana y su potencia militar, hecho que el nuevo gobierno nacionalsocialista combate rearmando su ejército y flota (plan Z).

2. Adoctrinamiento: el nazismo fue la visión particular del fascismo de Adolf Hitler, fudamentado entre otras cosas en la actitud beligerante ante las antiguas potencias de la entente, hecho que en Italia no se dio a este nivel ya que aunque no se vieron satisfechos con su "reparto del pastel" tras la IGM, lo cierto es que habían ganado y no se les impusieron condiciones penosas. Además, en el plano social el nazismo promocionó la idea de Rassenkampf o Guerra Racial contra los judíos y otras razas, acrecentando la idea de la superioridad racial aria y a la postre el ahínco en la consecución de la visión nazi de una Europa arianizada.

Durante la IIGM:

Ahora bien, atendiendo al plano militar, una vez iniciado el conflicto, la superioridad técnica de la Wehrmacht y la Luftwaffe y sus fulgurantes victorias en Francia, los Países Bajos y el norte de Europa contribuyeron por supuesto a elevar la motivación de unas tropas que se creían capaces de conquistar lo que se les pusiera al alcance.

Por su parte, los italianos se conformaron con hundir algunos barcos británicos en el Atlántico para luego ser castigados en el norte de África hasta la llegada de Rommel.

Por último, en los estadios finales del conflicto, tras sucesivas derrotas en ambos frentes, la moral alemana decayó y se tornó en simple hecho de cumplir con el deber, plasmándose en ocasiones en acciones de fanatismo desmedido como algunas de las perpretadas por las divisiones de las Waffen SS.

A esas alturas del conflicto, no podemos calificar la motivación de las tropas italianas ya que el país estaba completamente dividido y operativamente a merced del mando alemán.

Si es que alguna vez llegaron a estar realmente "motivadas"...

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9110
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: ¿Cómo se explica el diferente grado de motivación de alemanes e italianos durante la 2GM?

Mensajepor José Luis » Jue Ago 02, 2018 7:07 am

¡Hola a todos!

Plantigrado escribió:Sin embargo, los valores que inculcaban fascismo y nazismo eran muy similares. Y Mussolini había tenido más tiempo que Hitler en el Poder para adoctrinar y fanatizar a su Pueblo.


En su mayor parte, las similitudes entre el fascismo italiano y el nazismo alemán eran puramente nominales. En el fondo, había enormes diferencias. Compartían sus posiciones en contra de las democracias, el liberalismo, los partidos políticos, parlamentos, modernismo, etc., pero había un abismo entre los principios rectores de la ideología nazi y la fascista. En esta última estaba ausente el elemento racial que, por contra, era el principio rector de la primera. Y en la nazi estaba prácticamente ausente (más allá de cierta fachada táctica) el elemento católico, fundamental en la fascista.

Las leggi razziali de 1938 fueron la consecuencia de un gesto político de Mussolini a Hitler que, sin embargo, fueron muy mal recibidas por no pocos dirigentes fascistas y por la mayoría de la sociedad italiana. No calaron ni tuvieron, ni por asomo, las nefastas y terribles consecuencias que sí tuvieron en el Tercer Reich.

En cuanto al Vaticano, que no reconocía al gobierno italiano desde la pérdida de la soberanía papal de sus territorios italianos en 1870, Mussolini y Pío XI no regatearon esfuerzos para llegar a un acercamiento que culminaría con los Acuerdos de Letrán de 1939, que convirtieron oficialmente a la Italia fascista en un estado y nación católica, entre otras cuestiones. Como estipulaba el Artículo 1 del Tratado, “Italia reconoce y reafirma el principio consagrado en el artículo 1 del Estatuto del Reino del 4 marzo 1848, por el cual, la religión católica, apostólica y romana es reconocida como la única religión del Estado”. Aparte de la enseñanza religiosa católica que ya se daba en la escuela primaria, el concordato de 1929 la extendió a la escuela secundaria.

Estas dos circunstancias, fundamentalmente, explican la ausencia de un adoctrinamiento ideológico en la Italia fascista del alcance y extensión del llevado a cabo en la Alemania nazi. Luego están las distintas circunstancias históricas de ambos países, factor ya señalado en las intervenciones que me preceden.

Dicho esto, lo del “fanatismo” del soldado alemán habría que matizarlo. Quiero decir que cuando uno lucha por salvar su vida, el esfuerzo de dicha lucha difícilmente puede denominarse fanatismo. El soldado alemán, en general y dejando al margen ciertos desempeños de tropas de la WFSS, no luchó fanáticamente hasta finales de 1943 en el frente oriental. Y cuando lo hizo fue, en general, por salvar el pellejo y no por adoctrinamiento ideológico. Este “fanatismo” es similar al mostrado por el soldado soviético, una vez comprendió cuál era el terrible destino que le esperaba si caía prisionero de los nazis. Esta conducta desesperada, por lo general, estuvo ausente en las batallas del soldado alemán contra las fuerzas angloamericanas en África, Italia, Francia y Alemania.

El soldado italiano, en términos generales y excluyendo los terribles sucesos del frente oriental en 1943, vivía en un marco de referencia completamente diferente al del soldado alemán. No veía razones suficientes para combatir esa guerra, y unido esto a las inadecuadas condiciones de la organización de sus fuerzas armadas en términos de equipamiento, alimentación, trato, permisos, etc., así como a los desastres militares de 1940 y 1942 en adelante, lo convirtieron en un soldado desmoralizado que no estaba dispuesto a jugarse la vida resistiendo hasta el final como sus homólogos alemanes. Hubo excepciones, por supuesto.

Y ni que decir tiene extender esta comparación a las distintas sociedades alemana e italiana. Ningún análisis resistiría una comparación. Afortunadamente para los italianos.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9110
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: ¿Cómo se explica el diferente grado de motivación de alemanes e italianos durante la 2GM?

Mensajepor José Luis » Vie Ago 03, 2018 11:23 am

¡Hola a todos!

Quisiera añadir un par de cuestiones que me he dejado en el tintero sobre lo que expuse en mi intervención anterior para explicar las diferencias sustanciales entre los regímenes nazi y fascista.

Hace unos años leí el que entonces parecía ser el último libro de Ian Kershaw, The End: The Defiance and Destruction of Hitler's Germany, 1944-45 (New York: The Penguin Press, 2011). En una reseña que hice del libro*, escribí:

En el prólogo sienta Kershaw el objetivo de su libro. Un país derrotado en la guerra, viene a decir, casi siempre busca los términos para un armisticio. La autodestrucción, la devastación total y la completa ocupación enemiga que suponen continuar una guerra perdida constituyen casos extremadamente raros en la historia. Pero eso fue precisamente lo que hizo Alemania en 1945.

Kershaw busca explicar las razones o las causas principales de semejante anomalía política y social:

¿Por qué? ¿Por qué siguieron obedeciéndose las autodestructivas órdenes de Hitler? ¿Qué mecanismo de gobernanza posibilitó a Hitler el determinar el destino de Alemania “cuando era obvio para todos con ojos para ver” que la guerra estaba perdida y el país estaba siendo totalmente destruido? ¿Hasta qué punto estaban los alemanes preparados para apoyar a Hitler hasta el fin, incluso sabiendo que estaba llevando al país a la destrucción? ¿Estaban, de hecho, dando a Hitler su apoyo voluntario? ¿O simplemente estaban atemorizados al hacerlo? ¿Cómo y por qué las fuerzas armadas continuaron combatiendo y se mantuvo funcionando la máquinaria gubernamental hasta el final? ¿Qué alternativas tenían los alemanes, civiles y soldados, en la última fase de la guerra? Estas preguntas, dice Kershaw, sólo pueden abordarse examinando las estructuras de gobierno y las mentalidades a medida que la catástrofe sepultó a Alemania en 1944-45.

Bien, Italia fue un caso diametralmente opuesto al caso alemán. Y al margen de las dos razones principales que he señalado anteriormente (ausencia de una ideología y política racial de calado similar a la nazi, de una parte, y la prevalencia de una cultura y educación católica de la otra), hay otros dos factores que explican esa ausencia de fanatismo en las fuerzas armadas y la sociedad italiana, en general, para seguir apoyando al régimen y su dictador cuando la guerra pintaba en negro. Uno es la propia estructura del régimen político fascista, que posibilita el segundo factor: la debilidad de liderazgo de Mussolini como pretendido Duce (incomparable con el Führer).

Recordemos que Italia seguía siendo una monarquía, aunque ésta hubiese unido su destino a la dictadura fascista de Mussolini. Y, a diferencia del Partido Nazi que estaba por completo en manos de Hitler y sometido a Hitler, el Partido Nacional Fascista estaba muy lejos de ser un juguete en manos de Mussolini. Estos dos factores estructurales explican, a nivel doméstico, la caída de Mussolini y el colapso de su régimen en 1943.

De una parte, la decisión del Gran Consejo Fascista (GCF), el órgano más alto del partido, de emitir un voto de no-confianza sobre Mussolini, y de la otra la decisión del rey Victor Emmanuel III de solicitar la dimisión de Mussolini. El propio Mussolini, con la intención de hacer frente y reducir la oposición existente dentro de su partido, convocó al GCF el 24 de julio (no se había convocado desde 1939), pero la reunión no salió como esperaba el Duce, y la moción presentada por Dino Grandi solicitando que el rey retomase sus poderes constitucionales salió aprobada por 19 votos a favor y 7 en contra. Así que al día siguiente, 25 de julio, el rey tomó la iniciativa y no sólo reemplazó a Mussolini por Badoglio, sino que ordenó su arresto **.

Todo esto era impensable por imposible en la Alemania de Hitler. La debilidad de la estructura del sistema político y del partido político de la Italia fascista (en términos comparativos con Alemania) son factores que explican, junto a los ya mencionados en este hilo, la ausencia de un fanatismo generalizado -ya en las fuerzas armadas, ya en la sociedad, o bien en las instituciones del Estado- en defensa del régimen fascista y de la guerra a la que se apuntó voluntariamente, por decisión del Duce, en junio de 1940. En otras palabras, faltaban en la Italia de Mussolini los ingredientes necesarios para cocinar e imponer un adoctrinamiento ideológico como el elaborado en la Alemania nazi, y, por supuesto, también faltaba el rosario interminable de los horrendos crímenes nazis que, por activa o por pasiva, habían amalgamado a los alemanes, en general, en torno a su Führer.

* viewtopic.php?f=87&t=15444
**Véase Elena Agarossi, A Nation Collapses. The Italian Surrender of September 1943 (Cambridge University Press, 2000), p. 50 y ss.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)


Volver a “Preguntas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados