El enigma del almirante Canaris- Richard Bassett

Recensiones personales de libros leídos

Moderador: David L

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2355
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

El enigma del almirante Canaris- Richard Bassett

Mensaje por David L » Mar May 14, 2019 4:04 pm

Imagen

El enigma del almirante Canaris, de Richard Bassett.

Nº de páginas:
360

Editorial:Critica
Encuadernación: Tapa dura
Idioma:castellano
ISBN: 9788484327264
Año: 2006
Barcelona
La gran cantidad de destacados personajes que nos ofrece la historia del Tercer Reich abre un abanico inmenso al género biográfico, en este caso el historiador Richard Bassett nos acerca a la figura de un más que relevante jerarca nazi, el almirante Wilheim Canaris. Un personaje al que tal vez no se le ha ofrecido la atención que mereció dada su importancia dentro del engranaje del régimen nacionalsocialista, su organización y sus oficiales estuvieron en el centro mismo de las relaciones clandestinas anglo-germanas del período de guerra intentando alcanzar un acuerdo de paz que pusiese fin a la situación de guerra en el mundo, además también legítimamente combatió con éxito en el conflicto bélico contra los servicios de inteligencia aliados a través de la entidad que dirigía, la Abwehr. Como podemos leer no fue cosa menor su labor durante su paso por el Tercer Reich. Por supuesto, el autor tampoco quiere caer en la beatificación del personaje, condujo su labor de en técnicas de desinformación y engaño de una manera eficiente, tal vez pecó en ocasiones de un exceso de credulidad frente a la perversidad nazi, pero cuando se convenció de que Hitler estaba conduciendo a su país a la ruina, tanto física como ética, decidió socavar el régimen desde dentro en aras de una paz negociada. Estamos realmente ante un personaje controvertido, denigrado por unos, y alabado por otros, Richard Bassett nos ofrecerá respuesta a nuestras cuestiones más destacadas sobre Canaris a través de esta no excesivamente extensa biografía, para el lector queda decidir valorar la persona de este destacado militar germano.

Entrando en el contenido de la biografía podemos destacar que son poco más de trescientas cincuenta páginas, muy bien estructuradas en catorce capítulos condensando con acierto la vida de Canaris desde su nacimiento el 1 de enero de 1887 en un pequeño pueblo minero de Dortmund hasta su cruel ejecución en abril de 1945. Un breve apartado fotográfico nos ofrecerá también imágenes del almirante Canaris y de personajes que tuvieron una relación directa con él.

Entremos ya en el contenido propiamente dicho de esta biografía y resaltemos la versión de Richard Bassett sobre el personaje.

Canaris siempre mantuvo una especial relación con los países mediterráneos, Italia y España fueron lugares donde el almirante siempre se encontró a gusto, tal vez, como menciona el autor, el hecho de que su familia fuese oriunda de Italia tuviese mucho que ver en esta simpatía hacia estos lugares. La Marina marcó claramente su vida desde que ingresara como cadete allá por abril de 1905, participando en la Primera Guerra Mundial Canaris nunca podría olvidar como el marxismo se infiltró en la marinería hasta causar la destrucción plena de la institución que había sido su vida. Está claro que este hecho le convirtió en un anticomunista acérrimo, aunque durante su vida defendió postulados relativamente liberales. A pesar de todo el autor deja ciertas dudas sobre el papel desarrollado por Canaris en el asesinato de los comunistas Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, él lo negaría siempre, pero para Bassett no hay duda de que fue cómplice del asunto. Clave fue también la figura de Canaris en el programa de construcción de submarinos, su papel en estas actividades clandestinas le condujeron sin duda hacia el espionaje y los servicios de inteligencia. Su nombramiento como director de la Abwehr resultó para el autor un claro caso de candidato de compromiso aceptable para las SS y los militares. Sin duda también fue el candidato de Heydrich. En 1935 Canaris se convertiría en el jefe máximo de la Abwehr.


Para Bassett tampoco genera ninguna duda la manera de conducir la organización por parte de Canaris, predominando métodos no tan brutales como los practicados por la SD, aunque se viesen obligados a actuar con dureza cuando fuese necesario. Miel mejor que vinagre, esa fue una máxima del almirante a lo largo de su carrera. Otro tema que siempre resulta polémico cuando hablamos de jerarcas nazis es su papel en el Holocausto judío, para Bassett, Canaris fue un claro anticomunista, pero tampoco se le puede acusar de ser un antisemita típico. No olvidemos que en la Abwehr era el único departamento gubernamental del Reich en el cual el servicio no estaba estrictamente limitado a las personas de raza aria. España, y en concreto el régimen franquista, fue siempre un gran aliado del almirante Canaris, el autor cree que el almirante estaba convencido de que Stalin preparaba una revolución en tierras españolas con el objetivo del ascenso de los comunistas al poder. Hitler siempre dependió de Canaris en sus tratos con España, eso jugó sin duda a favor del régimen franquista.

Realmente interesante resulta toda la trama que comienza cuando Hitler decide la invasión de Polonia, a partir de este momento el libro nos mostrará la dicotomía imposible entre un profesional que considera que su deber es la de combatir a los aliados y a su vez trabajar en aras de una paz quimérica. Creo que este es el gran eje central de este trabajo, ¿cómo puede uno mantener sus votos de lealtad a su país y al mismo tiempo trabajar para conseguir mantener vías abiertas con tus enemigos para lograr frenar la contienda mundial? ¿Cómo conseguir mantener la máxima independencia del Abwehr frente al poder del SD? Dos grandes cuestiones. Canaris ya en septiembre de 1939 se transformó definitivamente en un resistente al régimen de Hitler, había que librarse del dictador alemán antes de que condujera a Alemania al desastre. Esa dualidad que hemos mencionado anteriormente se ve claramente en el trabajo desarrollado por Canaris, por un lado organizaba el ataque contra las estructuras del espionaje enemigo, y por otra aseguraba que esa victoria no destruyese al enemigo por entero. Aunque realmente pueda parecer paradójico Hitler mantenía a Canaris como baluarte en las comunicaciones con Inglaterra de cara a una paz negociada, o al menos una “entente cordiale” entre ambas naciones muy al estilo hitleriano.

Los capítulos dedicados a su lucha personal con Heydrich son magníficos, la propia dirección de la Abwehr estaba en juego, el control por Heydrich de la misma era toda una amenaza con la cual tuvo que batallar Canaris. El asesinato de Heydrich en Praga en mayo de 1942 facilitó las cosas. Richard Bassett también quiere dejar claro que en su opinión el almirante no fue nunca un agente británico, algo de que se le acusó, existió cercanía, pero él niega la posibilidad de que Canaris trabajase para los aliados. Los contactos existieron, pero a la postre no sirvieron de mucho ante la firmeza de Churchill y Roosevelt en no negociar absolutamente nada con la resistencia alemana.

En cuanto a la decidida apuesta por la eliminación de Hitler, para el autor no queda sospecha de que Canaris estaba al corriente de todo y de que a pesar de sus reservas no veía otra opción de acabar con el régimen nazi que la muerte del dictador alemán. Jugar a la dualidad presionó a Canaris hasta tal punto que cada vez le resultó más difícil poder esconder ese doble juego, había apostado desde el verano de 1943 luchar decididamente por la derrota del Tercer Reich en la guerra. Cuando Kaltenbrunner asumió el viejo sueño de Heydrich de conseguir un servicio de inteligencia unificado bajo las órdenes de las SS, en febrero de 1944, Canaris ni tan siquiera fue arrestado o acusado de traición, se le mandó al retiro. Fracasado el atentado contra Hitler fue detenido en persona por Schellenberg y conducido a la prisión de Fürstenberg, la aparición de sus diarios probaba fehacientemente sus contactos con los británicos. Canaris sería ejecutado el 8 de abril de 1945.

La lectura de la biografía de Canaris deja muy a las claras que fue un pilar fundamental en el intento de destrucción del régimen nazi, además uno puede experimentar esa tremenda contradicción espiritual que hubo de padecer entre su juramento militar y su oposición al régimen. ¿Incoherencia? Lo resumo en esta frase que escribió el jefe de la contrainteligencia militar de la Wehrmacht en el frente del Este: “Es deber de cualquier servicio de inteligencia desarrollado conservar abierto un canal de comunicación con el servicio de inteligencia enemigo”. Este y no otro fue siempre un objetivo de Canaris a lo largo de su carrera en la Abwehr, intentando de esta manera ahorra a Europa la tragedia de la guerra, y no sólo dar ese paso cuando se creyó que la contienda estaba perdida, el autor demuestra que Canaris trabajaba ya al menos desde 1938 en pro de un entendimiento pacífico con Gran Bretaña.

Ante la falta de una biografía en español que bien merece el personaje, creo que la apuesta por esta obra cumple con su cometido y bien merece apostar por ella para acercarse a la persona que fue Wilheim Canaris.

Fuente imagen:https://www.casadellibro.com/libro-el-e ... 64/1071929
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Responder

Volver a “Reseñas”

TEST