El Bismarck y el U-556

Flotas de superficie. Navíos de guerra.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Responder
Avatar de Usuario
Von Bulow
Usuario
Usuario
Mensajes: 19
Registrado: Jue Jun 23, 2005 11:03 pm

El Bismarck y el U-556

Mensaje por Von Bulow » Dom Ago 07, 2005 4:04 am

Tan seguro estaba Lütjens de que el Bismarck no sobreviviría a la batalla que se aproximaba, que en las primeras horas de la mañana del 27 de mayo decidió enviar a Francia el diario de guerra de la Escuadra, para que no se perdiese. Se daba cuenta de que tendría un valor inapreciable, no sólo para el Seekriegsleitung, sino también para que, en cualquier análisis del “ejercicio Rin”, se supiese:

¿Porqué él, un marino con experiencia y éxito en operaciones atlánticas, no tomó la radioseñal del 21 de mayo, descriptada por su equipo de Inteligencia, por la que supo que los británicos habían sido alertados, como una advertencia de que éstos intensificarían su vigilancia en el estrecho de Dinamarca y en la zona situada al sur de éste y adecuarían, consecuentemente, sus planes? Los mensajes enviados el 22 de mayo por el “Grupo Norte” diciendo al almirante que su salida de Noruega había pasado, al parecer, inadvertida a los ingleses y que éstos le buscaban muy por el sur, ¿desvanecieron los temores que pudo haber tenido el almirante de ser detectado si se dirigía hacia el norte? ¿Aceptó ciegamente lo que decían aquellos mensajes?.

Imagen

¿Porqué no aplazó el “Rheinubung” e invirtió el rumbo al toparse por primera vez con el Suffolk y el Norfolk, como había hecho durante la fase equivalente de la operación llevada a cabo con el Schanhorst y el Gneisenau, tres meses atrás?.
¿Porqué, cuando decidió continuar a rumbo, no intentó hacer todo lo posible para echar a pique a sus perseguidores?.
¿Porqué abandonó la persecución del con toda evidencia gravemente averiado Prince of Wales, renunciando con ello a la posibilidad de alcanzar otra victoria aparentemente fácil e importante?.
¿Porqué interrumpió tan pronto el “Ejercicio Rin” después de la batalla de Islandia y trató de dirigirse a puerto?.
¿Porqué, en la anochecida del 24 de mayo, consideró de repente la situación del combustible del Bismarck tan grave que le obligaba a arrumbar directamente a Saint Nazaire, en vez de dar un rodeo por el Atlántico, lo que pudo haber sido nuestra salvación?.
¿Porqué, en la mañana del 25 de mayo, supuso que el enemigo seguía conociendo la posición del Bismarck”?.

El diario mostraría también exactamente cuándo y con qué intervalos, en la noche del 24 al 25 de mayo, efectuó el Bismarck” el gradual cambio de rumbo a estribor que originó la rotura del contacto.

Imagen

“Entre las 05:00 y las 06:00 se izó uno de los aviones sobre la catapulta y se le preparó para que llevase el diario de guerra a lugar seguro. Maniobramos a toda máquina tratando de llevar hacia barlovento la extremidad de estribor de la catapulta, con el fin de poder lanzar el avión. Pero este no despegó. La tubería de aire comprimido a la catapulta estaba doblada. Se probó otra vez, pero sin resultado. El carril estaba inutilizado. No contábamos con medios para repararlo y, tras algunas consideraciones, se canceló el lanzamiento.

Evidentemente, el “Arado” no podía dejarse en la catapulta, donde en combate sería sólo material altamente inflamable. Así que, con las alas plegadas y agujeros en los flotadores, se le empujó hasta el extremo del carril y se lanzó por la borda. Le vimos derivas y desaparecer.

Ignoro que averió la catapulta, pero sospecho qaue fue el impacto que, durante la batalla de Islandia, deshizo uno de los botes de servicio”.
A las 07:10, Lütjens, en otro esfuerzo para salvar el diario de guerra en el corto espacio de tiempo que quedaba antes del combate final, radió al “Grupo Oeste”: “envíen un submarino para recoger el diario de guerra”. Éste fue su último mensaje a la patria.

¡Enviar un submarino! Era la última esperanza, la vaga posibilidad de salvar el diario de guerra. Al fracasar el lanzamiento del “Arado”, el Bismarck había agotado sus propios medios de poder realizar tal misión. Y tras enviar aquel mensaje al “Grupo Oeste”,Lütjens ya nada podía hacer para que se cumplieran sus deseos sino esperar la respuesta del mundo exterior. Esperar y esperar.
Desde luego, al principio, Lütjens tenía razones para suponer que enviarían un submarino. De hecho, a las 08:01, el “Grupo Oeste” le informó: “U-556 recogerá diario de guerra”. Pero durante el transcurso de la mañana no apareció sumergible alguno. Presumiblemente, pensé yo entonces, no había ninguno lo bastante cerca o con combustible suficiente para desviarse hasta nosotros.

Para comprender por qué nunca vimos al U-556 es necesario retroceder un día en la cronología.

El 26 de mayo, cuando se adoptaron las disposiciones para apoyar al Bismarck, en situación cada vez más difícil, se cursaron muchas instrucciones a los submarinos que se encontraban en el Golfo de Vizcaya. Uno de ellos era el U-556, a cuyo comandante, el teniente de navío Herbert Wohlfarth, se le ordenó reconocer y operar en la zona donde el Bismarck había dado su última posición geográfica. Cuando Wohlfarth recibió estas órdenes se hallaba en viaje de regreso de una patrulla que había comenzando el 1º de mayo. Le quedaba, pues, poco petróleo, y en la navegación hacia el Bismarck tendría que hacer grandes economías con el disponible. Además, había utilizado todos los torpedos contra los convoyes británicos.

Wohlfarth llegó a la zona próxima al Bismarck en la anochecida del 26 de mayo. Hacia las 19:50 avistó al Renown y al Ark Royal, que salían de entre la calima a gran velocidad –eran los buques pesados de la “Fuerza H”-. No pudo hacer más que inmersión. “Enemigo de proa, diez grados por estribor, sin destructores, sin hacer zigzag”, como Wohlfarth los describió más tarde. No hubiera tenido que buscar una posición de ataque. Todo lo que habría tenido que hacer era colocarse entre el Renown y el Ark Royal y lanzar sus torpedos contra ambos buques simultáneamente. ¡Si hubiera dispuesto de torpedos! Observó actividad en la cubierta de vuelo del portaviones. Tal vez hubiera podido ayudarnos. Sí, tal vez- eso fue lo que el submarinista pensó entonces-. Pero lo que había visto era la actividad tras el lanzamiento del segundo y decisivo ataque contra el Bismarck. Así que, aunque hubiera dispuesto de torpedos, no habría podido evitarnos el impacto en el timón. Ya hacía tiempo que los “Swordfish” habían sobrevolado el Sheffield y estaban a punto de atacarnos”.

Imagen

Cincuenta minutos después, a las 20:39, Wohlfarth emergió y lanzó al éter este mensaje: “Enemigo a la vista, un acorazado, un portaviones, rumbo 115º, moviéndose a gran velocidad. Situación, 48º 20’ norte, 16º 20’ oeste”. Wohlfarth trató de que este informe lo recogiera alguno de sus compañeros que podían encontrarse en la vecindad y hacer rumbo de ataque.
Después se dirigió, en superficie y a toda velocidad, en pos del Renown y del Ark Royal. El rumbo de éstos hacia el Bismarck coincidía casi exactamente con el suyo. De vez en cuando se sumergía para, con los hidrófonos, tomar marcaciones a ambos buques, pero después de las 22:00 dejó de oírlos. La regata entre su pequeño submarino y los dos grandes buques enemigos fue una prueba desigual.
A las 23:30, Wohlfarth, entonces a 420 millas de Brest, volvió a dar la alarma. Un destructor salió de entre la calima a gran velocidad. Una vez más, el U-556 se sumergió rápidamente. Había alcanzado los treinta metros de sonda cuando el enemigo le pasó por encima, las hélices haciendo un ruido infernal. Aliviado, anotó en su diario de guerra: “Otra vez con los dedos cruzados; ¡no hay cargas de profundidad!”
Era probablemente uno de los destructores de Vian, pero en aquél momento no le interesaba el submarino. Estaba demasiado ocupado en seguir y torpedear al Bismarck.
Hay otra entrada en el diario de guerra de Wohlfarth que dice: “27.5.000, [viento] noroeste 5 mar 5, chubascos de agua, visibilidad moderada, noche muy oscura. A superficie. ¿Qué puedo hacer por el Bismarck? Veo disparar proyectiles iluminantes y los fogonazos de los cañones del Bismarck. Es una sensación terrible, estar cerca y no poder hacer nada. De lo único que soy capaz es de observar y dirigir a los submarinos que tienen torpedos. Mantengo contacto en el límite de visibilidad, doy por radio la posición y envío señales direccionales llamando a otros submarinos.”

A las 03:52: “Doy un rodeo hacia el este, por el sur, a fin de situarme más cerca. En vista del petróleo disponible, pronto alcanzaré el límite de lo que puedo hacer. En otro caso no llegaré a puerto.”

Las 04:00: “Las olas arbolan cada vez más. El Bismarck sigue combatiendo. Informo para la Luftwaffe del estado del tiempo.”

Alrededor de las 06:30 avistó Wohlfarth al U-74, uno de los restantes submarinos que habían estado en el golfo de Vizcaya. Ópticamente y por megáfono transfirió a su comandante, el teniente de navío Eitel-Friedrich Kentrat, la misión de mantener el contacto con el Bismarck. Dió a Kentrat la posición del acorazado basándose en la observación de los iluminantes disparados durante la noche y añadió: “No le he visto directamente. Reanuda el contacto. No tengo más petróleo.” Y tras parpadear un saludo para Kentrat, se alejó.

Imagen Ernst Lindemann

En el diario de guerra, Wohlfarth dejó esta anotación. “Hacia las 06:30 di el último informe del contacto. avistado el U-74, le di por semáforo la misión de mantener el contacto. Sólo puedo permanecer por aquí empleando los motores eléctricos a bajas velocidades. En superficie necesito petróleo, y tendría que retirarme.”

Imagen Herbert Wohlfarth

Después de transferir su misión, Wohlfarth se sumergió y no volvió a superficie hasta las 12:00, cuando las señales radiotelegráficas se repetían rutinariamente. Entonces recibió por primera vez la orden radiada para él entre las 07:00 y las 08:00 de recoger el diario de guerra del Bismarck. Sin más idea de la que tendría el Cuartel General, en tierra, de que, en el intervalo transcurrido, el Bismarck se había hundido, pidió inmediatamente al comandante en jefe de los submarinos que transfiriese dicha misión a Kentrat (1). En el transcurso de la mañana, Wohlfarth oyó una serie de explosiones, pero no pudo interpretar su significado.
Cuando Kentrat recibió por radio la orden dada en respuesta a la petición de Wohlfarth: “Unterseeboot de Kentrat, recoja diario de guerra del Bismarck”, ya sólo pudo buscar en vano.

El que el U-556 fuese el buque designado para recoger el diario de guerra del Bismarck todavía me parece algo más que una mera coincidencia, por que, para nosotros, los de a bordo, el U-556 no era un buque cualquiera. Existía un lazo especial entre el pequeño sumergible y el gigantesco acorazado. Ambos habían sido construidos por “Blohm und Voss”, y en el verano de 1940 fueron frecuentemente vecinos en los astilleros. Durante la entrega del U-556, la alterosa proa del Bismarck se alzaba sobre el submarino. Wohlfarth, conocido en los círculos por “sir Parsifal”, pensó que la ceremonia de entrega no sería completa sin banda de música, y ya que el u-556, por supuesto, no llevaba ninguna, pidió a su gran vecino que le prestara la suya. Así que vino a ver a Lindemann, y no se fue de vacío. A cambio, ofreció al Bismarck el padrinazgo de su buque, cosa que Lindemann aceptó de buen grado. De manera que Wohlfarth consiguió su banda y, desde entonces, el dibujo que hizo sobre el padrinazgo colgó en el Bismarck.

Lindemann y Wohlfarth se hicieron amigos. A comienzos de 1941, el Bismarck y el U-556 permanecieron juntos durante los ejercicios de tiro efectuados en el Báltico, y en una ocasión incluso utilizaron el mismo blanco. El U-556, al que Lindemann permitió que le precediera, dejó el blanco tan estropeado con diez impactos, que el Bismarck no pudo emplearlo aquel día. Pero Lindemann no se lo tomó a mal y pronto disipó los temores de Wohlfarth de que le recibiera con una reacción de mal humor. “No me molesta en absoluto. Y deseo que pueda alcanzar en el Atlántico tales y tan rápidos éxitos, que obtenga por ellos la Cruz de Caballero.” Aliviado, Wohlfarth le respondió: “Espero que, en nuestra lucha común en el Atlántico, ambos recibamos la Cruz de Caballero (2).
Wohlfarth se enteró por la radio, durante la operación que acababa de terminar contra los convoyes, del hundimiento del Hood. Al principio no podía creerlo. Ahora, tan sólo dos días después, la situación del Bismarck había cambiado dramáticamente, era casi desesperada.

¿Qué decía su Patenschaftsurkunde (Certificado de Padrinazgo): “Nosotros, el U-556 (500 toneladas), declaramos por la presente y ante Neptuno, rey de los océanos, lagos, mares, ríos, riachuelos, lagunas y arroyos, que permaneceremos junto a nuestro gran hermano, el acorazado Bismarck (42.000 toneladas), durante cualquier acontecer que pueda amenazarle por mar, tierra o aire. Hamburgo, 28 de enero de 1941. El comandante y la dotación del U-556.”
Uno de los dibujos del certificado representa a “sir Parsifal” protegiendo con una espada en la mano derecha, al Bismarck de un ataque aéreo y deteniendo, con el pulgar izquierdo, a los torpedos que se dirigen hacia el acorazado. El otro dibujo representa al Bismarck a remolque del U-556. Casi parece como si, al diseñar aquel certificado, Wohlfarth hubiera gozado del don de hacer profecías.
Ayuda contra aviones y torpedos, y después, el remolque. Eso fue exactamente lo que necesitó el Bismarck y, entre todos, él, el padrino, Wohlfarth, estuvo cerca del acorazado. Pero no pudo auxiliarle.


(1) Preguntándole por que, el 27 de mayo de 1941, el U-556, que había estado en la mar casi durante cuatro semanas y era de presumir estuviese en situación precaria respecto al combustible, fue designado para recoger el diario de guerra, en 1978 escribí a Wohlfarth. Me contestó: “El Mando Operativo de los submarinos sólo tenía una idea general de mis existencias de combustible, a través de un informe que le envié estando al altura de Groenlandia, explicando que regresaba debido a la escasez de petróleo. Y no sabía que, tras arrumbar a puerto, pasé medio día operando a gran velocidad contra un convoy arrumbado al noroeste, lo que agotó mis últimas reservas. El almirante Dönitz me seleccionó para la recogida por que estuve dando informes del contacto durante toda la noche. El U-74, al que, hacia las 06:00 de aquella mañana, encomendé la misión de mantener el contacto, habría automáticamente asumido la responsabilidad de cumplimentar la orden. Pero no creo que fuese radiada hasta aproximadamente las 01:00; así que tampoco Kentrat pudo cumplimentar dicha misión con el U-74. Permanecí en inmersión desde las 06:00 hasta las12:00, y no recibí señal hasta esta última hora, momento a partir del cual las señales se repitieron regularmente.

(2) Wohlfarth fue, de hecho, condecorado con la Cruz de Caballero el 15 de mayo de 1941, justo 12 días antes del hundimiento del Bismarck.”


Bibliografía: “El acorazado Bismarck. Relato de un superviviente”. Capitulo 30.
Autor: Burkard Von Müllenheim-Rechberg

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8688
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

El Bismarck y el U-556

Mensaje por Eriol » Sab May 02, 2009 1:36 am

curioso que el submarino que fuera padrino del Bismarck tuviera que ver como no pudo salvarle por no tener torpedos.si los barcos sintieran este supongo que regreso a puerto llorando
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
Andrés Darío Cardozo Höhn
Miembro
Miembro
Mensajes: 477
Registrado: Mar Oct 16, 2007 3:51 am
Ubicación: Asunción, Paraguay

El Bismarck y el U-556

Mensaje por Andrés Darío Cardozo Höhn » Jue May 21, 2009 3:44 pm

Eriol, efectivamente sir Parsifal, su tripulación y el U-556 habrán regresado a puerto llorando, impotentes, frustrados y conmovidos. Pero, de cualquier forma, si hubieran tenido torpedos lo más que hubieran podido hacer era, quizás, torpedear al Renown y al Ark, que no participaron de la batalla final, por lo que jamás hubieran podido salvar al Bismarck, que por entonces ya estaba condenado y en camino sus verdugos: el KGV y el Rodney.

Von Bulow, qué lástima que el diario de guerra del Bismarck efectivamente no haya sido salvado, y está visto que así tenía que haber sido, pues se intentó de todo, y no hubo caso. Aquí el POW tuvo parte de la culpa.

Un abrazo
Tres facultades hay en el hombre: la razón que esclarece y domina; el coraje o ánimo que actúa, y los sentidos que obedecen. Platón
Imagen

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3377
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

El Bismarck y el U-556

Mensaje por minoru genda » Vie May 22, 2009 11:22 am

Andrés Darío Cardozo Höhn escribió:Eriol, efectivamente sir Parsifal, su tripulación y el U-556 habrán regresado a puerto llorando, impotentes, frustrados y conmovidos. Pero, de cualquier forma, si hubieran tenido torpedos lo más que hubieran podido hacer era, quizás, torpedear al Renown y al Ark, que no participaron de la batalla final, por lo que jamás hubieran podido salvar al Bismarck, que por entonces ya estaba condenado y en camino sus verdugos: el KGV y el Rodney.

Von Bulow, qué lástima que el diario de guerra del Bismarck efectivamente no haya sido salvado, y está visto que así tenía que haber sido, pues se intentó de todo, y no hubo caso. Aquí el POW tuvo parte de la culpa.

Un abrazo
Andrés resalto eso que has puesto porque tiene su aquél.
Parece ser según diferentes fuentes que el Ark Royal fue localizado antes de lanzar el fatidico ataque de los Swordfish contra el Bismarck por tanto y de haber sido así y haber sido hundido el portaviones, el Bismarck podía haberse salvado :sgm120: .
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
Andrés Darío Cardozo Höhn
Miembro
Miembro
Mensajes: 477
Registrado: Mar Oct 16, 2007 3:51 am
Ubicación: Asunción, Paraguay

El Bismarck y el U-556

Mensaje por Andrés Darío Cardozo Höhn » Vie May 22, 2009 4:47 pm

Minoru, si eso fue así, entonces la historia podría haber tenido un final diferente, ciertamente.
Me pondré a buscar algo sobre este tema, en los libros específicos sobre el episodio del Bismarck, a ver si encuentro algo en ese sentido.

No obstante, en este post mi comentario se remonta al momento en que el U-556 se situó entre el Renown y el Ark, sin tener torpedos, hecho que fue posterior al ataque de los Sworsfish.

Un gran abrazo
Tres facultades hay en el hombre: la razón que esclarece y domina; el coraje o ánimo que actúa, y los sentidos que obedecen. Platón
Imagen

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8688
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

El Bismarck y el U-556

Mensaje por Eriol » Vie May 22, 2009 4:53 pm

Yo por lo que tenia entendido fue antes de lanzar el ataque que causo el impacto en el acorazado.
Saludos!
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
Andrés Darío Cardozo Höhn
Miembro
Miembro
Mensajes: 477
Registrado: Mar Oct 16, 2007 3:51 am
Ubicación: Asunción, Paraguay

El Bismarck y el U-556

Mensaje por Andrés Darío Cardozo Höhn » Dom May 24, 2009 4:06 am

Bueno, he estado indagando el libro de Müllenheim-Rechberg sobre este asunto de si el U-556 hubiera podido salvar al Bismarck si disponía de torpedos cuando avistó al Renown y al Ark Royal. Este avistamiento se produjo a las 19:50 horas de la noche del 26 de mayo, y para ese entonces el Ark ya había lanzado 15 Swordfish, fue a las 19:15, y a las 20 horas los 15 ya estaban sobre el Sheffield que les condujo hasta el Bismarck.
Por lo tanto, atendiendo a esta versión, el U-556 sólo hubiera podido, en el mejor de los casos, torpedear a uno o ambos navíos (Renown y Ark Royal), pero los Swordfish ya estaban a punto de encarar al Bismarck en unos cuantos minutos más. La suerte del gran acorazado ya estaba sentenciada en la anochecida del 26 de mayo de 1941.

Un abrazo
Tres facultades hay en el hombre: la razón que esclarece y domina; el coraje o ánimo que actúa, y los sentidos que obedecen. Platón
Imagen

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3377
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

El Bismarck y el U-556

Mensaje por minoru genda » Dom May 24, 2009 1:00 pm

Si el avistamiento del Ark Royal se produce a las 19:50 horas, tal y como dices, ciertamente no había nada que hacer porque según mis datos el Ark Royal lanzó la segunda oleada de Swordfish a las 19:10 y un avión de ese segundo grupo fue el que acertó en los timones (la primera había sido lanzada a las 14:50 y fue la que atacó por error al Sheffield)
Gracias por la aclaración Andrés :sgm120:
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
Andrés Darío Cardozo Höhn
Miembro
Miembro
Mensajes: 477
Registrado: Mar Oct 16, 2007 3:51 am
Ubicación: Asunción, Paraguay

El Bismarck y el U-556

Mensaje por Andrés Darío Cardozo Höhn » Mié May 27, 2009 2:38 pm

Hoy se cumple un aniversario más del hundimiento del Bismarck. En total ya suman 68 años de ese episodio de la SGM y que resultó un golpe decisivo para la Kriegsmarine.
Vayan mi recordación y homenaje a los valientes marinos de este gran acorazado
Tres facultades hay en el hombre: la razón que esclarece y domina; el coraje o ánimo que actúa, y los sentidos que obedecen. Platón
Imagen

Responder

Volver a “Marina de guerra del Eje”

TEST